Abren puertas del PRI para candidatos ciudadanos a la Presidencia de la Republica

Monterrey (10 de agosto de 2017).- A menos de un año de las elecciones presidenciales del 2018, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), abrió la puerta a todas aquellas personas que quieran postularse, con la oportunidad de no tener que estar afiliado al partido.

Esto debido a que los estatutos del PRI han sido modificados el día de ayer en una de las mesas previas a la Asamblea Nacional que se llevara acabo este próximo sábado.

Dicha modificación hecha, elimina que el candidato que exigía ser aspirante a gobernador o jefe de gobierno tuvieran como mínimo 10 años de militancia en el partido.

Ahora la nueva redacción en la cual se establece que un simpatizante tendrá la oportunidad de ser postulado.

“El militante o el ciudadano simpatizante del partido que pretenda ser postulado por el partido a cargo de elección popular deberá cumplir con requisitos; en tratándose de ciudadanos simpatizantes, deberán atender lo dispuesto al articulo 198 de nuestros estatutos”, se lee en el texto.

Por su parte José Ramón Martel, impulsor del cambio, asegura que con el los priistas enviaran un “mensaje claro de inclusión”.

“Es momento de enviar un mensaje claro de inclusión para poder decirle a la ciudadanía que seguimos siendo un vehículo para que la ciudadanía pueda acceder a un poder político”, agregó.

 

 

 

 

 

 

 

Se encuentra Sistema Nacional Anticorrupción sin fondos para operar

A menos de tres meses de que de manera oficial entre en vigor el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), la falta de recursos económicos por parte de Hacienda podría complicar las futuras labores de este organismo.

Luis Manuel Pérez de Acha, miembro de este comité ciudadano, señaló que hacienda no les ha entregado los recursos como marca la ley y que esto podría conducirlos a un fracaso a la hora de que se realicen las labores para las cuales fue creado este sistema.

“Pensando mal, a lo que están apostando con la falta de presupuesto es a nuestra muerte por inanición. No por inacción, porque nosotros nos estamos moviendo, hemos cumplido todos los plazos que marca la ley, sin herramientas” señaló Pérez de Acha.

De acuerdo al decreto del Presupuesto de Egresos, Secretaría de Hacienda esta obligada a proveer los ingresos correspondientes a la SNA para su financiación, sin embargo, la dependencia no lo ha hecho a dos días de ser elegido el Secretario Técnico.

Pérez de Acha también señalo que ya se acercaron a los funcionarios de Hacienda en busca de una entrega a corto plazo de los recursos, pero que de momento no se ha llegado a una resolución.

El director de Transparencia Mexicana, Eduardo Bohórquez, ha declarado que aún no se tiene una definición clara acerca de cuántos recursos necesitará la SNA, pero en la Cámara de Diputados, se realizó una estimación dando un total de 350 millones de pesos.

Quedaría Javier Duarte libre el 7 de julio por esto…

La semana pasada el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, pospuso su viaje a Guatemala, programado para el desde junio. Durante su visita al país Centroamericano, se esperaba que el 5 de junio hablara consumo homologo en ese país, Jimmy Morales,  sobre el proceso de extradición del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, mismo que se encuentra detenido en aquel país desde el mes de abril.

El 24 de abril las autoridades guatemaltecas notificaron al gobierno mexicano que tenían un plazo de 60 días para solicitar la extradición del Duarte, mismo que no se ha realizado, esto a pesarle que el 25 de abril, el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, anunció que México solicitaría la extradición del ex mandatario veracruzano, en lugar de la deportación, con el objetivo de evitar que Duarte no tuviera una posible ventaja procesal que podía llevarlo a su liberación.

Hasta el díade hoy la Procuraduría General de la República (PGR) no ha hecho la petición formal de extradición, por lo que el plazo sigue corriendo y el 7 de julio Duarte podría quedar libre.

 

Cuauhtémoc, el último emperador azteca

Este fin de semana tuvimos el retiro de unos de los jugadores más emblemáticos en la historia del futbol nacional. Cuauhtémoc Blanco, ídolo de multitudes, querido, odiado; a sus 43 años regresó del retiro para jugar un partido oficial.

Críticas hay muchas, debido a que como alcalde, no puede participar en eventos deportivos de la Liga, sin embargo, el América se pasó por el arco del triunfo el reglamento y el juego se llevó a cabo.

Cuauhtémoc Blanco, ídolo de multitudes, querido, odiado; a sus 43 años regresó del retiro para jugar un partido oficial.

Hablar de Blanco no es solamente hablar de un futbolista común. Blanco reúne todas las características para ser un ídolo popular. Nacido en el barrio, criado en el barrio, mentalidad ganadora; llegó a la Primera División por su talento y su calidad. Fue el gran holandés Leo Beenhakker quien le dio constancia en la titularidad a pesar de su juventud, algo poco común ahora con tan pocos debuts por temporada.

Cuauhtémoc, encarna hasta en el nombre la estirpe de gente del pueblo. Talentoso, líder, polémico… y muchos dirán “hasta con las mujeres era bueno”.

De su carrera política, no hay que hablar mucho, no le veo la vocación ni disposición para tener un cargo así.

Una trágica lesión de un jugador trinitario le cortó el sueño de tener una buena temporada en España donde jugó poco pero metió algunos goles, incluyendo uno al Real Madrid en su casa.

De su carrera política, no hay que hablar mucho, no le veo la vocación ni disposición para tener un cargo así. Lo que importa es su carrera deportiva, su legado, sus goles, su Cuauhtemiña contra Corea del Sur, su personalidad y el hueco tan grande que deja en nuestro fútbol.

Te recordaremos siempre, Blanco, por tu gol contra Bélgica en 1998, cuando salvaste a la selección contra Honduras en 2002, contra El Salvador en 2010, tu gol histórico contra Francia en el mundial de Sudáfrica.

Se marcha el último ídolo del equipo más odiado de México, un equipo que tardará años en encontrar su sucesor.
Gracias CuauhtÉmoc, gracias por tanto…

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

La relajación política en su máxima expresión

El día de ayer fue anunciado que los integrantes de la Cámara de Diputados de nuestro país llegó a un acuerdo que consideraron justo dada la fuerte carga de trabajo a la que se ha enfrentado, sobre todo por el tema del gran número de iniciativas de ley presentadas. La resolución: trabajar un día más a la semana. Marko Cortés Mendoza, coordinador de la fracción panista de la Cámara, declaró que además de las sesiones preestablecidas los días martes y jueves, los días miércoles también se laborará, dedicando este día exclusivamente a la revisión de las iniciativas de ley.

¿Por qué algo como esto no se había propuesto antes? ¿Qué había hecho falta para detectar la evidente falta de tiempo disponible dada la altísima carga de trabajo? ¿Será por esto que muchos proyectos de ley no logran materializarse?

Me atrevería a decir que por la mente de más de una persona acaba de pasar un pensamiento que contiene alguna de las siguientes palabras: “sinvergüenzas”, “flojos” (o algún sinónimo más fuerte), “increíble”; frases como “qué descaro” y preguntas como “¿es en serio?”, “¿pues qué tanto hacen?” y otras tantas más. Naturalmente, y para no únicamente generar un argumento lleno de negatividad, considero que debemos de darle algún tipo de crédito a nuestros legisladores, pues esta iniciativa (de alguna manera) es justificable. La pregunta es: ¿por qué algo como esto no se había propuesto antes? ¿Qué había hecho falta para detectar la evidente falta de tiempo disponible dada la altísima carga de trabajo? ¿Será por esto que muchos proyectos de ley no logran materializarse?

Quienes fungen como legisladores actualmente no se dedican únicamente a esta función: hay algunos que son investigadores, otros dan cátedra, y alguno que otro realizará alguna otra actividad en el resto de los días (conferencias, impartir talleres, etc.). Lo que verdaderamente causa impresión es cuando hacemos un comparativo con su situación y la nuestra, pues algo me dice que los sueldos y los horarios probablemente no son proporcionales al tipo de actividad o el perfil requerido. ¿Cómo sería nuestro México si contáramos con funcionarios comprometidos las veinticuatro horas del día con su país?

Recuerdo que hace unos meses algunos diputados y candidatos a puestos políticos plantearon en sus campañas que trabajarían duro por nuestros intereses y que estaban enteramente comprometidos con su país y su nuevo cargo. En el caso de NL, recuerdo al ahora diputado Samuel García hablando de este tema y exponiendo los motivos por los cuales él no aceptaría el pago completo de su sueldo, exhibiendo a su vez la débil correlación entre los sueldos y los horarios de trabajo de los legisladores. De igual manera recuerdo la promesa de Fernando Elizondo, quien nos cautivó al anunciar que donaría íntegramente su sueldo a otros menesteres y no lo dejaría en su cuenta bancaria.

Mi misma ética me impide premiar a alguien que pregona una mejora en el cumplimiento de sus obligaciones cuando éstas, precisamente, deberían ser sus únicas preocupaciones.

Me encantaría decir que aplaudo la medida que se toma en la Cámara de Diputados. Me encantaría decir que con este tipo de acciones verdaderamente se logrará el cambio que el país necesita. Me encantaría, pero no puedo, y si no puedo es porque mi misma ética me impide premiar a alguien que pregona una mejora en el cumplimiento de sus obligaciones cuando éstas, precisamente, deberían ser sus únicas preocupaciones. Dejemos el reconocimiento y las palmadas en la espalda para el final de la legislatura, que es cuando deben entregarse: a quien no cumple mínimamente con sus obligaciones, no se le debe premiar.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿Por qué el gobierno necesita un Happiness Manager?

NuevoLogo

No solemos cuestionar el porqué de la existencia de ciertos puestos de gobierno. Más bien, no tenemos idea, además del alcalde, los secretarios y algunos directores, qué otros puestos hay dentro de las administraciones de gobierno, tanto municipales como estatales y federales. ¿Sabemos quién se encarga de las compras del municipio? ¿Quién decide a qué proveedor se le van a comprar los uniformes para las secretarias del ayuntamiento? En todos los gobiernos hay una masa de personas a los que no les ponemos ni nombre ni cara que se encargan de llevar a cabo todo esto a lo que llamamos “burocracia”: entrega y recepción de oficios, pagos a proveedores, elaboración de reportes, seguimiento a trámites ya sea de licencias de manejar, de permisos para abrir un bar, de plantar un árbol en la banqueta de la casa, entre muchas otras cosas.

Generalmente son personas que han desempeñado su puesto desde 5 hasta 15 años, son legendarios en las oficinas de gobierno, se conocen entre todos porque o son parientes o llevan toda la vida ahí. Hay muy poca rotación en estos puestos (a veces cambian de puesto pero ahí mismo en gobierno, no entran personas nuevas) y los requisitos para entrar no son muchos, de hecho, no es necesario haber terminado la preparatoria. Entonces, cuando estés en medio de un trámite burocrático preguntándote ¿cómo es posible que tarden dos semanas en entregarme un simple papel? Piensa en que probablemente quien se esté encargando de tu papel es una persona que empezó a trabajar ahí sin nunca haber usado una computadora, y su trabajo no incluye capacitaciones para aprender a usar el sistema y poder dar un mejor servicio al usuario, que en este caso es el ciudadano.

Generalmente son personas que han desempeñado su puesto desde 5 hasta 15 años, son legendarios en las oficinas de gobierno, se conocen entre todos porque o son parientes o llevan toda la vida ahí.

Y es en este momento en donde podemos tomar la pregunta del título: ¿por qué el gobierno necesita un Happiness Manager? Nos encanta ver imágenes de las oficinas de Google y de Apple, cómo sus empleados tienen acceso a áreas comunes con sillones de colores, alberca de pelotas y comida ilimitada. ¿Es válido, no? Ese dinero lo hacen ellos con su trabajo día a día, es una empresa privada; si dentro de su reglamento se permite tener una siesta diaria dentro de la oficina, ¡adelante! Aunque, ¿tendrían acceso a todo esto sin nosotros los consumidores? ¿Qué no es nuestro dinero, al comprar un iphone, una tablet o un cargador para mi celular lo que hace que ellos puedan llevar este estilo de vida en el trabajo?

Ahora veamos una oficina de gobierno, y no estamos hablando de la oficina del gobernador, si no de la oficina en donde se atienden los trámites ordinarios del día a día. Todos aquellos que hemos hecho un trámite en oficinas de gobierno nos hemos topado con ventanillas pequeñas, pisos viejos, sillas insuficientes, puertas rotas, baños sucios, etc. ¿Te imaginas ver eso todos los días en tu espacio de trabajo? Claramente estas personas no están trabajando para crear un celular o una tablet que va a hacer tu vida más feliz, pero sí están trabajando y lo están haciendo con las herramientas que tienen disponibles y a su alcance.

—Director, quería ver si había manera de conseguirme un escritorio nuevo. El mio tiene humedad y le está saliendo un hongo en una pata.
Íjole, ¿sabes qué? Ahorita no tenemos recurso para eso. Tú llevas ya 8 años aquí, ya sabes como son las cosas; ahorita como no somos del mismo partido de la federación, nos traen bien cortos de dinero.

Y así pasan los días en las oficinas burocráticas. Sin recursos para material nuevo, sin áreas comunes y con un microondas para que 30 personas calienten la comida de su tupper. Porque en realidad no importa, el alcalde tiene el mismo sueldo pase lo que pase, su equipo no tiene que vender más para que él tenga su salario asegurado. Su “cliente” es el ciudadano, y por las particularidades del sistema, lo que gana el alcalde no está relacionado a la calidad de su desempeño ni del de su equipo. Una nota en el periódico no le descuenta el día.

¿Por qué un Happiness Manager?

Un Happiness Manager es la persona que propicia a que haya un ambiente de trabajo sano. No se trata de hacer fiestas o de contar chistes. Es alguien que está enterado de las necesidades del equipo, y que prioriza las compras internas a favor del desempeño óptimo del empleado. No es la persona encargada de llevar el pastel de cumpleaños, es la persona que sabe que de regalo de cumpleaños, te hará feliz una memoria externa para tu computadora porque vas a trabajar mejor. No es la persona que organiza la posada en diciembre, es la que identifica qué tipo de talentos hay en el equipo y comunica el potencial que se tiene al estar trabajando todos juntos; tiene la información suficiente para contestar las preguntas ¿quiénes somos, y qué podemos lograr?

Un Happiness Manager es la persona que propicia a que haya un ambiente de trabajo sano.

¿Qué pasaría si alguien dentro de gobierno se encargara de identificar el potencial de cada quién y llevarlo al nivel máximo? Si se supiera que hay personas trabajando en la Secretaría de Educación que no terminaron la prepa y se quedaron con ganas de estudiar administración. Alguien que les consiguiera un curso intensivo nocturno para que aprendieran excel avanzado, y mejorara los procesos de admisión de solicitudes. Que alguien viera que a las 2:00 de la tarde se hace una fila de 30 minutos para poder calentar la comida en el único comedor del edificio. ¿Nos importaría que con nuestros impuestos se pagara un segundo microondas?

La manera en que el gobierno resuelve los problemas es deplorable. Desde pavimentar una calle hasta responder a los familiares de los desaparecidos. Es algo sistemático, ya con mucha raíz. ¿Por qué no trabajamos con lo que hay, y hacemos que alguien se encargue de que estas personas den lo mejor que tienen? Alguien que desde adentro se encargue de levantar los ánimos, que incite a hacer los trámites a tiempo. Difícilmente creo que el puesto no exista porque al gobierno no le conviene. El problema es que está mal visto que en gobierno haya un ambiente de trabajo divertido, liviano. Lo alegre lo relacionamos con lo ineficiente, y creemos que deben de estar en malas condiciones porque se lo merecen. ¿Será que por que trabajan en ambientes …. los resultados son ineficientes?

¿Qué pasaría si llegas a una oficina de gobierno, y te reciben con café, té y unas galletas? Y en la televisión de la sala de espera un tutorial sobre cómo sembrar tus propios huertos, en vez de la novela de Televisa.

El Happiness Manager tendría la responsabilidad de conseguir recursos destinados al ambiente laboral, y así al ambiente en el que se atiende al ciudadano.

Es necesario que haya un intermediario entre las necesidades de un equipo de trabajo y el funcionario público. El Happiness Manager tendría la responsabilidad de conseguir recursos destinados al ambiente laboral, y así al ambiente en el que se atiende al ciudadano.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”