No es lo mismo ser oposición a ejercer el poder como gobierno

Comparte este artículo:

Morena está sintiendo la presión de ejercer el poder con la realidad de no cumplir al 100% sus promesas.

A casi 3 meses del 1 de julio, ya con el cambio en el Congreso de la Unión, lo que estamos viendo es un adelanto en el cambio de poderes. Enrique Peña Nieto ha desaparecido desde que dio su último informe de gobierno, si no es que había desaparecido ya, opacado por la figura de López Obrador. 

Hoy prácticamente todos en México ven a Morena y a AMLO como el gobierno en funciones. Esto se potencia más con el cambio en el Congreso de la Unión, donde Morena y sus aliados tienen un control casi absoluto. 

Pero no es lo mismo prometer que ejercer el poder y cumplir los compromisos. El nuevo gobierno y su congreso se han enfrentado a distintas realidades, haciéndoles ver que no será fácil conseguir su anhelada cuarta transformación. 

Entre decisiones controversiales, como el apoyo a Manuel Velasco para que obtuviera su licencia y volviera como gobernador, o el que la disminución al salario de los diputados se discutirá hasta el próximo año, hay ciertos sin sabores que le pueden costar en un futuro al Movimiento de Regeneración Nacional. 

A todo esto hay que sumarle la inexperiencia del nuevo equipo de gobierno, falta coordinación en las decisiones del movimiento. Mientras Esteban Moctezuma organiza foros y asegura que muchas de las cosas en la Reforma Educativa se tienen que mantener, los diputados de la coalición Juntos Haremos Historia sacan un exhorto para que el gobierno federal suspenda la evaluación docente. 

Hasta el momento no hay puntos rojos y el bono democrático de López Obrador sigue creciendo, pero lo que es un hecho es que la figura de un solo hombre, no bastará para asegurar el buen resultado de las cosas. La inexperiencia, la novatez o lo que sea que esté pasando al interior del nuevo gobierno, deberán matizarse pronto, porque el país no espera y los problemas se deberán atender a la brevedad. 

Lamenta EPN el impacto negativo de la “Casa Blanca”

Comparte este artículo:

El Presidente Enrique Peña Nieto admitió que el tema de la Casa Blanca marcó a su administración y lamentó que por ese tema se haya restado credibilidad a la Institución presidencial.

En otro video con motivo de su 6to Informe, el mandatario comentó que “el tema de la Casa Blanca es uno de los que sin duda marca esta administración, sobre todo por la forma en que escaló este asunto en distintos ámbitos y si bien se trató de un asunto estrictamente legal, también es cierto que impactó negativamente en la credibilidad del gobierno”.

Por otro lado, Peña Nieto admitió que la manera en la que se manejó en su momento la explicación del asunto, no fue el correcto, debido a que no debió permitir que su esposa Angélica Rivera “La Gaviota” diera esa explicación.

“Era yo el que tenía la responsabilidad, el cuestionamiento era sobre el presidente, sobre lo cual, además, ofrecí una disculpa pública no tanto porque se hubieres actuado equivocadamente sino por cuanto afectó la credibilidad de la institución presidencial, por cuando afectó a la credibilidad del gobierno”, dice el mandatario en el video con duración de dos minutos.

Agregó, que su gobierno ha sido respetuoso de las instituciones del Estado mexicano, de igual manera de la forma de pensar de cada mexicano, y que se ha gobernador “en pluralidad y esto significa respetando las distintas expresiones políticas”.

“Hemos sido un gobierno especialmente respetuoso de la libertad de prensa, de la libertad de expresión, hubo quien nos habrá señalado, criticado y esa crítica muchas veces ha enriquecido el quehacer del gobierno”, aseguró EPN.

Por último, dijo que a pesar de la “Casa Blanca”, no se podía dejar de reconocer que su gobierno ha sido democrático, plural y respetuoso de la libertad de expresión.

(Con información de MVS Noticias)

#HojaDeRuta: “TLCAN: 3 apuntes de la renegociación”

Comparte este artículo:

Tras un turbulento periodo de negociaciones, Estados Unidos y México han alcanzado un preacuerdo comercial, lo que significará el siguiente capítulo en los mecanismos de libre comercio entre ambos países. En las próximas horas se sabrá si Canadá se suma y el acuerdo se mantiene trilateral.

“El mercado”, ese ente etéreo que cual dios antiguo cambia de humor a la menor provocación, parece haber reaccionado de buena gana ante la ofrenda que ha significado el entendimiento mexicoamericano. 

“El mejor acuerdo posible bajo las circunstancias actuales”, sentenció el informe para clientes generado por el banco BBVA tras el anuncio del acuerdo, quizá resumiendo el espíritu del momento. El Banco de México dijo que será bueno para la inversión. De lo perdido, lo hallado, diría la voz popular.

Si bien es cierto que se evitó una crisis de mayores proporciones, México cedió en temas sensibles como el sector automotriz y los mecanismos de solución de controversias. La lectura del momento político y el “mérito” del acuerdo llegan en un momento peculiar: el periodo de transición presidencial. Tres apuntes al respecto:

– El equipo de EPN llevó la negociación, pero el de AMLO ayudó a cerrarla. Luis Videgaray como Canciller e Ildefonso Guajardo como Secretario de Economía llevaron las prolongadas rondas de negociaciones. Según se ha reportado, hubo tensión entre ambos funcionarios sobre la postura y enfoque que debía adoptar México. 

Es cierto que los actuales funcionarios federales lograron evitar un descarrilamiento de las negociaciones y llevarlas cerca de buen puerto, dentro de lo que cabe, logrando por ejemplo sacar el tema del muro fronterizo del texto final. Sin embargo, la incorporación de Jesús Seade como representante del presidente electo acabó siendo decisiva, pues logró destrabar la famosa “Cláusula Sunset”, con la cual los norteamericanos pretendían que cada lustro el tratado terminase automáticamente, lo cual generaba una importante incertidumbre.

Seade propuso una duración de 16 años, con revisión cada 6 sin implicar terminación automática, lo cual finalmente fue aceptado por los norteamericanos ¿El detalle? Jesús Seade conoce a Robert Lighthizer, negociador en jefe de la delegación nortamericana, desde hace 25 años de otros rodeos desde la Organización Mundial de Comercio y el Banco Mundial, según apuntó Mario Maldonado para El Universal.

El aporte de Seade fue reconocido públicamente tanto por Videgaray como por Guajardo, lo cual se leerá como un importante acierto político del presidente electo y su equipo cercano (probablemente Marcelo Ebrard)

– Con el acuerdo comercial terminará una era en la relación México-EEUU y comenzará otra. El sexenio de Peña Nieto estará marcado por la pifia histórica de haber recibido a Donald Trump como candidato, a pesar de los múltiples insultos,  amenazas e injurias que para entonces había espetado hacia las y los mexicanos.

Es un secreto a voces que aquel vergonzoso episodio fue orquestado por Luis Videgaray (entonces Secretario de Hacienda) a través de su cercanía con Jared Kushner, yerno y asesor del hoy presidente norteamericano.

Quizá la administración de EPN ha evitado el descarrilamiento del acuerdo y una eventual guerra comercial con sus consecuencias socioeconómicas, pero resulta difícil que la opinión pública otorgue importantes bonos al presidente. Será un bálsamo para el cierre del sexenio, pero no alcanzará para redimir a un presidente en desgracia política que fue castigado brutalmente en las urnas el pasado julio.

Termina la era del “back-channeling” entre Videgaray y Kushner. Se tenderán nuevos puentes (como el que evidentemente tiene Jesús Seade) y se notará la mano del nuevo canciller, Marcelo Ebrard, que evidentemente operó de manera importante en este último tramo de negociación, como se lo reconoció el propio AMLO ante su gabinete.

– La postura de México ante Trump está por verse. Si bien desde campaña AMLO ha sido insistente en una postura digna pero conciliadora hacia Donald Trump, es un hecho que los intereses mexicanos siguen bajo asedio del presidente norteamericano.

Trump, hábilmente, se ha expresado bien del presidente electo, pero ha seguido fustigando a las y los mexicanos. No hay que confundirse, para todo fin práctico, Donald Trump es un personaje hostil y contrario a México.

Durante el primer año de su administración, AMLO tendrá que fijar una postura clara ante Estados Unidos, que si bien es de esperarse que busque el entendimiento, no debiera ser caracterizada por la genuflexión que tuvo EPN y que caló profundamente en el ánimo nacional. Por el contrario, firmeza y dignidad es lo que se espera de un presidente que constantemente alude al patriotismo. 

Viene un importante reto en la redefinición de la política exterior y el encuadre discursivo que la acompañe. Nuevamente, el rol de Marcelo Ebrard será fundamental.

Un momento decisivo vendrá en noviembre -apenas unos días antes de que AMLO asuma la presidencia- cuando las elecciones intermedias de EEUU definan si el poder de Trump se afianza, o por el contrario, se acota de manera importante en caso de que los demócratas recuperen al menos una de las cámaras.

De tres quedaron dos

Comparte este artículo:

Después de un arduo año de renegociaciones del TLCAN, finalmente se anunció un avance contundente. Ayer por la mañana, se dio a conocer la conclusión exitosa de este proceso, con lo que se materializa el Acuerdo Comercial de Estados Unidos y México. Sin embargo, hay varios puntos que pueden resultar inusuales o hasta sospechosos.

El primero, es la ausencia de Canadá en esta noticia. De haber sido un acuerdo trilateral, hoy se tienen confirmados solo a México y a EEUU. Llama la atención, porque para México, Canadá tiene una importancia monumental. Si bien, no es el 81% que representa EEUU, Canadá es el segundo destino para las exportaciones nacionales. Y, aunque México tiene algunos privilegios comerciales a través del TPP11, este último no brinda los mismos beneficios que una zona de libre comercio, por lo que la inclusión de este tercer país en el acuerdo debió haber sido fundamental en la negociación. Aunque Peña Nieto declaró que estaba en comunicación con Canadá para lograr su incorporación al acuerdo, queda claro que la batuta la tiene Trump, quien anunció que Canadá solo se les unirá si asume las condiciones estadounidenses. 

El segundo punto, es el momento en el que se anuncia el cierre de las negociaciones. Parecería que, para los dos presidentes de los países involucrados, hay otros intereses de por medio. Para Donald Trump, y su partido, vienen las elecciones de medio término, en las que se vota por los 435 asientos en la Cámara de Representantes y por 35 de 100 puestos en el Senado. Para la administración de Trump, mantener la mayoría en ambas cámaras es de vital importancia. Por el otro lado, Peña Nieto tiene el fin de su sexenio persiguiéndolo de cerca. Al quedar pocos meses de su gobierno, podría parecer que las últimas negociaciones fueron aceleradas y bajo presión, para poder contar este acuerdo entre los logros del sexenio de Peña.

Por último, llama la atención que se haya optado por dejar de lado el nombre después de 24 años bajo el título TLCAN. Según palabras del mismo Trump, se decidió cambiarlo porque NAFTA, por sus siglas en inglés, tiene una connotación negativa, al haber sido el peor acuerdo comercial en la historia de los Estados Unidos. A pesar de que puede parecer un detalle pequeño, es un ejemplo de los caprichos a los que México se tuvo que someter. Si bien, el desempeño del equipo encabezado por Guajardo ha sido aplaudible, es innegable lo asimétrico de nuestra relación con el país vecino. No nos pudimos dar muchos lujos con diferencias políticas y económicas tan grandes. 

El acuerdo es preliminar y no hay nada escrito aún, por lo que la jugada podría cambiar. Sin embargo, por la prisa que demuestran tener tanto México como Estados Unidos por cerrar la negociación, hasta este momento todo parece indicar que de tres, quedaron dos, volviendo el TLCAN un acuerdo bilateral.

Llegan México y Estados Unidos a un acuerdo bilateral; Canadá próximo a unirse a negociaciones

Comparte este artículo:

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, dieron a conocer que ambos países alcanzaron un acuerdo bilateral que abre las puertas para un nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El mandatario estadounidense dijo en conferencia de prensa, en la que Peña Nieto estuvo enlazado vía telefónica, que llamarán a ese pacto el Acuerdo Comercial Estados Unidos-México, deshaciéndose del nombre Tratado de Libre Comercio de América del Norte, mismo que dijo “tiene mala connotación”.

Por su parte, el mandatario mexicano dijo que esperaba que con Canadá, el acuerdo se logre materializar rápidamente, aunque Trump que se podría hacer un acuerdo separado con Canadá o incluirlo en pacto con México, además amenazó con imponer aranceles sobre autos canadienses si no se llega a un acuerdo.

Minutos antes, Peña Nieto había enviado un mensaje por Twitter sobre el acuerdo comercial entre ambos países y su deseo de que Canadá se incorporé a las negociaciones.

El nuevo tratado requeriría que el 75% del contenido de los automóviles sea fabricado en ambos países, por encima del nivel actual del 62.5%, y también exigiría que entre el 40-45% del contenido de los autos sea hecho por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora.

Trump dijo que el acuerdo también beneficia a los granjeros estadounidenses, y hasta se aventuró a decir que desde ya, Peña Nieto se comprometió a comprar todo lo posible de productos agrícolas de Estados Unidos.

Robert Lighthizer,  Representante Comercial de Estados Unidos, informó que probablemente el acuerdo se firme en noviembre y que se envíe el viernes al Congreso.

#HojaDeRuta: “7 conclusiones de la elección en Nuevo León”

Comparte este artículo:

La semana pasada abordamos 5 lecciones que dejó la elección presidencial. Esta ocasión la dedicaremos a analizar los efectos que dejó en el panorama sociopolítico de Nuevo León el reciente proceso electoral.

Nuevo León tiene invertidas sus elecciones respecto a lo nacional, es decir, cuando hay elecciones generales en el país y se elige presidente, a nivel local realmente son intermedias, pues tocan justo a la mitad del mandato de quien ostente la gubernatura. Por tanto, en 2021 la entidad vivirá una elección general al cambiar de gobernador, que coincidirá con la elección de medio término de la presidencia de AMLO.

Lo anterior es fundamental, ya que los resultados de esta elección delinean el estado de las fuerzas políticas con miras a la gubernatura que se disputará en 2021. Tomando esto en cuenta, ofrecemos las 7 conclusiones de la elección de 2018 en Nuevo León:

  • El efecto AMLO también fue evidente en el estado. Si bien Nuevo León fue el segundo “peor” estado para López Obrador en margen de triunfo -Guanajuato fue el único que perdió-, la realidad es que el virtual presidente electo subió en alrededor de 70% su votación con respecto a lo obtenido en 2012 en la entidad. La coalición que postuló a AMLO emergió como segunda fuerza en el congreso local, la pregunta es si seguirá unida. Juntos Haremos Historia consiguió la impresionante cantidad de 15 escaños, lo que le dará un enorme poder de negociación, siempre y cuando logre consolidarse como bancada. Existe el escenario de que PT y PES decidan jugar solos o incluso negociar con otras bancadas, sumando a esto el riesgo de divisiones al interior del propio Morena, que aún no ha terminado de madurar en su vida orgánica como partido local y tiene dentro de sí diversos grupos
  • El PAN queda como la fuerza política más fortalecida para enfrentar la elección de 2021. En primera instancia, recuperó Monterrey y Guadalupe, los dos municipios más poblados de la zona metropolitana, y mantuvo San Nicolás y Santa Catarina, aunque perdió San Pedro. Además será la primera fuerza en el congreso local con 16 escaños, apenas uno más que la coalición que encabeza Morena. Nuevo León se mantiene como uno de los estados donde el blanquiazul, a pesar de su guerra intestina, es competitivo, siendo parte del corredor Occidente-Bajío-Noreste que sigue mostrando preferencia por el voto conservador.
  • El PRI local sufrió las consecuencias del rechazo existente tanto hacia la marca como hacia la administración de EPN. Recibió duros golpes en todos los frentes: perdió los dos municipios metropolitanos más poblados; pasó de 15 diputados locales a 6; obtuvo un solo triunfo por mayoría a diputación federal y pasó de tener 3 escaños por Nuevo León en el Senado a ninguno. Tanto a nivel nacional como local, le espera una cirugía mayor de reconstrucción de reputación y estrategia política, pues resulta evidente que la fuerza territorial palidece ante el desprestigio de la institución
  • El Gobierno del Estado iniciará la segunda mitad del mandato aislado políticamente. El grupo político ligado al gobernador Jaime Rodríguez se encuentra debilitado en varios frentes: pagará el costo político de la decisión de contender por la presidencia; no tendrá un solo diputado(a) local para impulsar su agenda; no tendrá un solo diputado(a) federal para bajar recursos, tampoco senadores. Esto significa una notable anomalía a nivel nacional: es el único ejecutivo estatal que no tiene representación legislativa. Además, el gobernador se ha mantenido agresivo hacia AMLO tras la elección, desairando la primera reunión de la CONAGO con el virtual presidente electo y criticando algunas de sus medidas. Ninguna candidatura afín al grupo político del gobernador logró ganar municipios metropolitanos, manteniendo solo García. Lo anterior marca claramente un camino de negociación con alguna de las fuerzas políticas del congreso, o más precisamente, con algunas figuras de esas fuerzas políticas, mientras enfrenta problemáticas como el aumento de la inseguridad y la debilidad financiera de la entidad
  • El triunfo de Miguel Treviño en San Pedro puede significar el inicio de una nueva fuerza política. Este resultado, junto con la victoria de Samuel García al Senado, se convirtió en la novedad de la elección. El triunfo de Treviño resulta simbólico por lo que significa San Pedro a nivel local y nacional, además de ser una amalgama de panistas tradicionales desplazados con diversos liderazgos y organizaciones ciudadanas. El proyecto que se construya en San Pedro podría ser el génesis no solo de ciertas innovaciones en la gestión pública, sino en una fuerza política independiente distinta a la del gobierno estatal
  • La relación del gobierno estatal con la nueva administración federal tendrá un elemento clave en la figura de Judith Díaz, quien ya fue anunciada como “coordinadora” estatal, una suerte de súper-delegada que probablemente se convertirá en el enlace con las secretarías federales y los diputados federales, en particular para el presupuesto de egresos
  • Ya comienzan a perfilarse algunos posibles tiradores por la gubernatura en 2021: Por el PAN, Víctor Fuentes, Felipe de Jesús Cantú y Víctor Pérez. Por Morena, Judith Díaz y Tatiana Clouthier. Por el PRI, Clara Luz Flores, Pedro Pablo Treviño e Ildefoso Guajardo. Por MC, Samuel García. Por el grupo independiente del gobierno estatal, no hay un perfil claro todavía.

#HojaDeRuta: “5 lecciones de la elección”

Comparte este artículo:

La elección presidencial donde resultó ganador Andrés Manuel López Obrador fue histórica: obtuvo la votación más amplia en porcentaje desde 1982, ganó todos los estados a excepción de Guanajuato y tendrá mayoría legislativa por primera vez desde 1994, además de que será el debut de una opción de izquierda al frente del país.

La contundente victoria de AMLO, que además provocó un crecimiento exponencial de Morena, sacudió al sistema político mexicano y abre una nueva etapa histórica e institucional en México. Además de haber rebasado el umbral del 50%, un dato ilustra la dimensión del resultado: en las tres elecciones presidenciales anteriores, la diferencia entre ganador y segundo lugar había sido de 6 puntos (2000), 0.5 puntos (2006) y 6 puntos nuevamente en 2012. AMLO superó a Anaya por 30 puntos. 

En la agencia que dirijo hemos realizado un análisis de lo ocurrido el primero de julio, buscando arrojar luz sobre los factores que generaron el resultado y consecuencias de este, mismo que hemos estado compartiendo con clientes, líderes de opinión y grupos de interés.

De ese documento comparto un extracto en la forma de cinco grandes lecciones que deja la elección presidencial de 2018:

  • La victoria de AMLO fue, principalmente, la combinación de dos factores: el enojo hacia las opciones tradicionales por su falta de resultados en seguridad, economía y combate a la corrupción, junto a la tenacidad de López Obrador de sobrevivir y sobreponerse a sus dos derrotas previas, para convertirse en el momento clave en la única opción de cambio. Fue capaz de mantener su base en su totalidad y convencer a votantes molestos e indecisos.
  • Fue una elección de muchos brincos, donde el suelo siempre estuvo parejo. De acuerdo a los ejercicios de poll of polls o agregados de encuestas que hicieron Oraculus y El País, la tendencia siempre fue la misma: un solo puntero que iba creciendo, con dos perseguidores lejanos peleando por el segundo lugar. A pesar del ruido y polémica que rodearon al proceso, en los hechos fue una elección sin sorpresas.
  • AMLO tendrá una fuerza política inusitada proveniente de tres factores: primero, la legitimidad que le brinda su margen de triunfo que se distribuyó por todo el país. Segundo, que ese triunfo fue construido prácticamente por todos los segmentos de la sociedad en términos de edad, estudios e ingresos, resaltando el hecho de que las personas con escolaridad de universidad o más (65%) y de ingresos altos (64%), fueron quienes más le votaron, de acuerdo a la encuesta de salida de Parametría. Tercero, su partido tendrá la mayoría simple en ambas cámaras federales y en 19 de los 32 congresos locales.
  • La gravedad de la derrota sufrida tanto por el PAN como por el PRI obligará a tensiones y reacomodos al interior de ambas fuerzas políticas. Ricardo Anaya obtuvo la votación más baja para un candidato panista desde 1988, mientras que José Antonio Meade no logró ganar ni una sola de las 300 secciones electorales del país. Anaya resquebrajó al blanquiazul en el proceso de adjudicarse la candidatura, lo que ha dejado como resultado que al menos haya cinco grupos en pugna por el control del partido: el del propio Anaya; el calderonismo; el nuevo frente de gobernadores panistas (GOAN); el grupo Puebla de Moreno Valle y los conservadores. El PRI estrenó líder en la figura de Claudia Ruiz Massieu, quien ha dejado entrever que contempla la posibilidad de un cambio de identidad del partido, en un momento donde el PRI requiere, más que una cirugía estética, una ética.
  • El dinero y estructuras no pueden contra un fenómeno sociopolítico. No se puede comprar la realidad: un país sumido en una crisis de violencia (el sexenio de EPN ya superó al de Calderón en homicidios dolosos); que no crece en términos reales desde hace 25 años; donde los casos de corrupción e impunidad se apilan y donde la movilidad social para los más pobres es tan baja, la existencia de un enojo generalizado resulta una obviedad. Por suerte, los agravios se expresaron a través de las urnas, porque las condiciones para un arrebato social hace tiempo que están dadas.

En la próxima entrega compartiremos algunos puntos del análisis desde la perspectiva de Nuevo León.

Lozoya le pone trabas a industria de fertilizantes: Reforma

Comparte este artículo:

Hoy en su primera plana el Periódico Reforma pública la manera en la que el ex Director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, puso trabas a la industria de fertilizantes en México, además de afectar al erario público al adquirir la planta de chatarra de Agro Nitrogenados, en la que se ha gastado al menos 473 millones de dólares.

En el 2013 Pemex volvió a la producción de fertilizantes amoniaco-urea, esto durante la gestión de Lozoya, la petrolera mexicana clasificó como competidores a los demás productores y canceló la renta de una terminal a la empresa Proman, con lo que se puso en juego una inversión de 5 mil millones de dólares de la compañía alemana-suiza-

“Pese a que se tenían pláticas avanzadas, cuando ellos incursionaron en el mercado de los fertilizantes, a partir de ese momento, ya no tuvimos acceso.”, dijo Arturo Moya, representante de Proman par América Latina, y que señaló que en el 2011 entró en pláticas con Pemex por instalaciones en Topolobampo, Sinaloa.

“Hoy ya estaríamos construyendo la planta y estaríamos teniendo amoniaco para ofertar al País a finales del 2019, ahorrando así cientos, por no decir miles de millones de dólares en importaciones”, agregó Moya.

Inicialmente la paraestatal mexicana vio con agrado el proyecto, pero una vez que entro la administración de Enrique Peña Nieto, Pemex anunció la compra de la planta de chatarra de Pajaritos, Veracruz, misma que hoy sigue sin producir y la se sigue importando casi todo el producto.

(Con información de Grupos Reforma)

EPN asegura que dará respaldo a quien gane

Comparte este artículo:

El Presidente de México, Enrique Peña Nieto, aseguró que dará su respaldo a quien resulte ganador de la elección del día de hoy.

Alrededor de las 12 del día, el Presidente se presento en la casilla 4990 básica, ubicada en la Primaria El Pípila, acompañado por su familia. Tras emitir su voto, el mandatario dio un mensaje por motivo de las elecciones.

“Hago votos porque la jornada transcurra y siga transcurriendo en un clima de civilidad, armonía y de orden y lo que resulte de este proceso electoral sea para bien de México”, dijo Peña Nieto.

Al ser cuestionado de si estaba listo para aceptar el resultado, el Presidente resaltó que aunque no le favorezca a su partido el resultado, el respaldará a quien resulte electo.

“Como autoridad, aunque me pregunten, no sólo lo digo hoy, lo he dicho siempre, el Presidente de la República y su Gobierno será absolutamente respetuoso y dará respaldo a las autoridades que resulten electas en esta jornada electoral”, aseguró Peña.

Se espera que Enrique Peña Nieto de un mensaje a la nación después de que el Consejero Presidente del INE, Lorenzo Cordova, de a conocer los resultados del conteo rápido a las 23 hrs.

#Kleroterion: “Luis Pazos, la estadística de la Desolación”

Comparte este artículo:

En estos días tuve la oportunidad de leer el libro “La Herencia de EPN”, del multicitado autor Luis Pazos, donde me pareció alarmante una serie de gráficas donde menciona que en este sexenio se retrocedió en diversos temas como seguridad, confianza, economía y paz social, dejando una herencia costosa para el próximo Presidente.

Respecto a la inflación, subimos de 3.57% a 6.7%, la devaluación subió de 26.3% a 49%, un dato también importante fue como lo llama el autor, la precarización  de salarios la cual se elevó de 28.1% a 32.5%, los ingresos por impuestos subieron de 9.8% a 13.2%, otro tema relevante para México es la deuda pública, que se incrementó de 37.7% a 48% contemplando interna y externa, la deuda de PEMEX subió un 50.2% y el porcentaje de gasolina importada respecto al consumo nacional incrementó de 48% a 72% y en el caso de las tomas clandestinas subió un 568.6%.

Un tema de mucha importancia para una gran cantidad de mexicanos adultos mayores, es el tema de gastos de pensiones y jubilaciones, donde se tuvo un aumento de 62.4%, así como el índice de percepción de corrupción, penosamente nos colocó en el peor lugar  en los últimos 10 años, el robo a negocios incrementó 15.7%. Todo lo anterior por supuesto no lo supuso el autor, son datos arrojados por instancias oficiales como SHCP, BANXICO, INEGI, PEMEX y Transparencia Internacional.

Dentro de los diversos temas que el autor desprende, encontramos que en el presente sexenio, el verdadero resultado de la situación económica fue negativo, aún presumiendo que es el gobierno del empleo, ya que en gran parte no significaron empleos nuevos, por ejemplo, muchos trabajadores informales sólo fueron regulados. Respecto a PEMEX, sólo se incrementó el endeudamiento y saqueo, así como el alza de tomas clandestinas.

Por otro lado, señala que en el actual gobierno llegó a récords inimaginables en diversas materias, desgraciadamente no son temas favorables, se refieren a  inseguridad, robos, homicidios, devaluación y un tema tan mencionado en México, la desviación de recursos federales y el enriquecimiento ilícito de gobernantes, pero sobre todo la impunidad.

En cuestiones de partidos políticos menciona un aspecto muy interesante del PRI, cuando el Presidente de la República en turno es de ese partido, los Gobernadores se manejaban por instrucciones de él en todos los aspectos, pero en los sexenios que no fueron Priistas, los Gobernadores se convirtieron en los verdaderos  “reyes” de sus estados, así como de su propio partido, ellos eran los que designaban a sus Diputados y Senadores y al siguiente Presidente de la República, por lo que no le daban cuentas a nadie, lo que los convertía en verdaderos Estados “Libres y Soberanos”.

Muchos de estos poderosos Gobernadores, fueron los principales aportadores económicos para apoyar al actual Presidente Peña Nieto, desgraciadamente fueron millones de recursos ilegales, ya que yacieron principalmente de recursos federales, tales ejemplos se reflejaron en estados como Coahuila, Tamaulipas y Veracruz, que generaron una corrupción inimaginable en sus estados, aunado a el apoyo ilegal que tuvieron estos con el crimen organizado, por lo que estos grupos criminales se sintieron con la libertad de traficar drogas, secuestros y hasta cobrar derechos de piso con total impunidad, así, en conclusión, el regreso del PRI a la Presidencia sólo incrementó la violencia y corrupción.

Otro tema tan sensible en este sexenio fue la impunidad, encontrándonos en un penoso cuarto lugar a nivel mundial, es muy triste ver que existieron muchas denuncias relativas a corrupción, además de tener los elementos suficientes para proceder legalmente, pero nunca prosperaron, lamentando más cómo en otros países con menos elementos se encarcelaba a funcionarios públicos y hasta presidentes, siendo esto una muestra más de la impunidad y corrupción.

Existieron denuncias acerca de la triangulación de recursos del sindicato de PEMEX en año 2000 para el PRI, para apoyar al candidato de ese entonces,  por supuesto este tema quedó impune, en el 2012 la compañía brasileña Odebrecht entregó recursos al Coordinador de Vinculación Internacional en la campaña de EPN, lo que el autor le llamó un nuevo “Pemexgate”, por supuesto esta ayuda de la empresa se reflejó posteriormente en millonarios contratos con sobreprecios a la benefactora, nuevamente, la impunidad ganó.

El autor expone muchos ejemplos más, todos comprobados, el problema fue que después de leer este libro, no me llevo nada más que la verdad irrefutable que hemos cargado durante muchos años los mexicanos, en ningún momento menosprecio al autor, al contrario es muy adecuando documentar y dejar postrado un antecedente de lo fueron los sexenios priistas, ya que muchos de ellos y no sólo los de este partido, apuestan siempre al país de “no pasa nada” , al país que “todo olvida”, al país de “pan y circo”.

Estoy seguro que cada día el mexicano se da cuenta de la realidad de nuestro país, entiende con dolor lo que significan los actos de corrupción y por supuesto llegan al límite, porque no puede asimilar que su familia no tenga bienestar y seguridad, estoy seguro que en las próximas elecciones se votará con la consciencia, con la razón pero sobre todo con una justicia que nos merecemos todos los mexicanos.

Tal vez la mayor herencia de EPN no serán todas estadísticas, sino el odio, la desolación y la degradación de la clase política ante los ojos del ciudadano que si bien es cierto, no es toda la responsabilidad de él, pero sin lugar a dudas fue el principal responsable de esta percepción, haya sido como haya sido.

Espero que este libro en un futuro se recuerde no como “La Herencia de EPN”, sino como un antecedente de “La Herencia que nadie quiso”.