#HojaDeRuta: “El imperio ataca y la prensa contraataca”

Comparte este artículo:

“La oportunidad de evitar la derrota está en nuestras manos, pero la oportunidad de derrotar al enemigo la proporciona el enemigo mismo” -Sun Tzu

Que la prensa está perdiendo confianza en el mundo entero, irónicamente, no es noticia. Pero en estos días ¿quién no la está perdiendo? Liderazgos, partidos, gobiernos, empresas, instituciones, caen de sus antiguas torres de marfil. Lo advirtieron las barbas de Marx: lo que antes era sólido hoy se desvanece en el aire.

Vivimos una era de impensables (o cuando menos, improbables): las videollamadas prometidas por la ciencia ficción hoy son cosa de todos los días; los polos empiezan a derretirse; en México ganó un presidente de izquierda; los rusos intervienen en las elecciones norteamericanas, y consecuencia, ese país es gobernado por un ultra conservador en el que laten ideas oscuras y peligrosamente similares a las que pusieron al mundo en guerra hace menos de un siglo.

El país que se preciaba de ser la cuna de la democracia tiene un presidente que no ganó la mayoría de los votos y que echado por tierra el carácter intocable que creían tener sus instituciones. Si algo ha demostrado el trumpismo es que el cinismo y la bravuconería son rentables políticamente, y que pocos catalizadores son tan potentes como el enojo.

La opresión del tirano es terrible, pero por naturaleza genera rebeldía. La resistencia es producto de una circunstancia opresora, o de una circunstancia liberadora que se desea oprimir. Esa tensión se ve reflejada particularmente en la pugna que Donald Trump mantiene con la prensa. Ninguna buena enemistad es casual: si deseas crear tu propia verdad sin el más mínimo fundamento, no basta creer que la luna es de queso, debes atacar a quienes lo niegan. Ellos son los disparatados, no el que cree que los lácteos y los cuerpos celestes son deliciosa combinación.

El Boston Globe, diario con más de 140 años de tradición, ha iniciado una rebelión abierta contra Trump con el arma máxima del periodismo (quizá, de la humanidad misma): el discurso. Su Consejo Editorial ha partido de una potente oración: “Los periodistas no son el enemigo”.

Empiezan su posicionamiento diciendo: “Reemplazar a la prensa libre con una prensa controlada por el Estado siempre ha sido el primer punto en la agenda para cualquier régimen corrupto que se apodera de un país. Hoy en Estados Unidos tenemos un Presidente que ha creado un mantra: los miembros de la prensa que no apoyen abiertamente las políticas de la actual administración son “enemigos del pueblo”. Esta es una de las muchas mentiras que han sido lanzadas por este Presidente, muy parecido a los charlatanes de antaño que arrojaban polvo o agua mágicos sobre una esperanzada multitud”.

Las rebeliones contra la opresión deben ser, por definición, momentos de solidaridad. Por eso el Boston Globe ha llamado a todos los periódicos norteamericanos a publicar editoriales defendiendo la libertad de prensa. El fenómeno toca el corazón: desde el New York Times hasta periódicos de pequeñas ciudades y pueblos se han unido a través de su editorial. Ya suman más de 300 en unos cuantos días.

La batalla no solo es por la verdad, sino por la razón: de acuerdo a una lista compilada por el Washington Post, en los primeros 558 días de su presidencia, Trump hizo 4,229 declaraciones falsas o engañosas. No hay que confundir “verdad” en términos ideológicos, con verdad en términos de evidencia científica y hechos comprobables.

Lo que está sucediendo es una señal de esperanza, no solo al rescate de la esencial labor del periodismo para el aliento democrático, sino porque comienza a pelear contra Trump en el terreno del discurso. “Fake News” no es solo una categoría para noticias falsas, es un grito de guerra, es una identificación del “enemigo”, es señala al “infiel” sin fe, es aquél que se niega a creer en la verdad única del único líder.

Michel Foucault creía que retar al poder se trata de separar al poder de la verdad de las formas de hegemonía social, económica y cultural que operan en el presente. El discurso puede ser un espacio de poder, pero también de resistencia. “El discurso transmite y produce poder, lo refuerza, pero también lo socava y lo expone, lo hace frágil y permite frustrarlo”.

Esta unión de espacios editoriales en defensa de la libertad de prensa nos recuerda que el oficio es hermoso, que los poderosos deben ser puestos al ojo público y llamados a cuentas por sus actos, que el poder de unos cuantos no está por encima de las mayorías, que la justicia, a veces, esas benditas, pocas y dolorosas veces, se alcanza. 

“Hubo un tiempo en que el periodismo no era una carrera, era un llamado”, dice Mackenzie Davis en The Newsroom. Es tiempo de volver a escuchar.

Liderazgo Político Joven en América Latina

Comparte este artículo:

El liderazgo como tal tiene varias definiciones, pero en general podemos coincidir en que es la capacidad de inspirar y mover a los demás hacia cierto objetivo en común. El liderazgo como concepto es transversal, no es exclusivo de la política y la función pública, lo hay en nuestra casa con nuestros padres, con los maestros, entre los propios amigos y muchos otros casos más. Latinoamérica como tal es una región que actualmente se caracteriza por vivir una crisis de liderazgos nacionales, la gran mayoría de los países de esta región han virado drásticamente de partidos de derecha a izquierda o izquierda a derecha con un común denominador que es el descontento con sus gobernantes, líderes sindicales y en algunos casos inclusive clase empresarial.

Latinoamérica es un continente con población primordialmente joven, la edad promedio es de 24 años y sus países están viviendo el mayor bono demográfico en su historia enfrentando una gran demanda por empleo, vivienda y oportunidades de estudio. Los países conquistados por España y Portugal heredamos una cultura organizacional más monárquica y vertical, más autoritaria, donde generamos la necesidad de alguien que nos cuide y nos controle porque si nos dejan sin correa sobran quienes quieren aprovecharse del sistema y enriquecerse o sacar algún beneficio de él, hay poca participación pero mucho interés y desorganización. Por el otro lado algunos países conquistados por Reino Unido o Francia como Estados Unidos que no tuvieron un mestizaje sino un proceso de movilización masiva de poblaciones de continente a continente heredaron la cultura de organizarse en comunidad, de gobernarse en lo local y ser menos autoritarios al fortalecer sus instituciones, en gran medida influenciados por los grandes pensadores del Siglo XIX. 

El reto para los jóvenes de Latinoamérica que queremos participar en política es romper con la idea que la juventud está peleada con la experiencia, pero también dejar de creer que solamente por ser jóvenes merecemos recibir algo a cambio y todavía peor, caer en la trampa de la escalera. Donde el joven que logra hacer la excepción y subir la escalera al llegar arriba la tumba para que no suba otros jóvenes, por miedo a ser superado en competencia, cuando la competencia es buena y la juventud es una condición, no una cualidad ni mucho menos una ventaja en términos de mérito.

Los jóvenes tenemos que buscar fortalecer las instituciones en las que participemos séase políticas, académicas o empresariales, buscando que la agenda la pongamos nosotros con temas de nuestro interés. Mezclar la curiosidad y versatilidad de los millennials y centennials con la estabilidad y determinación de la generación X y los Baby Boomers.

La edad promedio de la población de América Latina y el Caribe casi se duplicará entre 1950 y 2050, pasando de 28 a 40. Debemos ser congruentes como sociedad, para exigirle al político que no robe debemos empezar en nuestras casas no mintiendo, no copiando la tarea, no dándole la mordida al oficial de tránsito. Mostremos que el trabajo dice más que mil palabras y que solidarizándonos entre nosotros podemos hacer grandes cosas.

#Kleroterion: “El metro centímetro a centímetro…”

Comparte este artículo:

Uno de los medios de transporte más utilizados en los estados, es sin duda, el metro, en México algunas ciudades apostaron por este transporte y otras están analizándolo, las ciudades que cuentan con este servicio son el de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.

La creación de este transporte en estas tres ciudades significó un gran avance, ya que la primera problemática que se tenía en común, era la gran población, seguida por el excesivo tráfico, afectando de manera directa la movilidad en estos estados, sin embargo no todos han tenido la igualdad en apoyo, inversión, remodelación e infraestructura, en específico, me refiero al de mi estado, al Sistema de Transporte Colectivo Metrorrey.

Metrorrey es una empresa pública descentralizada del Gobierno del Estado y fue creada el 9 de noviembre de 1987, teniendo como labor, construir, administrar, operar y mantener el servicio público de transporte colectivo del Metro de Nuevo León. Este transporte está compuesto por un sistema de tren ligero eléctrico que cruza gran parte de Monterrey, así como algunos tramos de Guadalupe y Escobedo. La línea 1 arrancó operaciones el 25 de abril de 1991 y la línea 2 arrancó operaciones el 30 de noviembre de 2008 y hasta la fecha estas líneas transportan a más de 16,000 personas diariamente según el INEGI.

Ahora bien, este transporte ha sido insuficiente para la gran demanda que se exige, ya que somos una ciudad en crecimiento y si hay algo que preocupa a los neoloneses es que no seamos una ciudad de vanguardia, con todos lo servicios de punta, ya que de acuerdo a la Misión de Metrorrey, lo que se espera es un servicio de transporte seguro, rápido, puntual y sustentable, coadyuvando a mejorar la calidad de vida de la población, siendo una columna principal en el sistema de transporte metropolitano.

Por otro lado, como bien mencionamos, no hemos tenido la igualdad en presupuesto, mientras el Gobierno Federal otorga apoyos con recursos  presupuestales directos a fondo perdido para la construcción de sistemas de transporte, a Nuevo León se le condiciona el apoyo a través de esquemas de Asociación Público Privados basados en deuda, donde se empeña la futura tarifa para garantizar el lucro de los inversionistas privados.

Por ejemplo, en un comparativo de designación de presupuesto del PEF 2017 se destinaron recursos por $6,576,138,128.00 para la Ampliación del Sistema de Tren Eléctrico Urbano en la zona Metropolitana de Guadalajara, así como $17,840,573,824.00 para la primera etapa de la construcción del Tren Interurbano México-Toluca, por supuesto en ningún momento se demeritan los anteriores proyectos que serán de mucha utilidad para su población.

Los únicos recursos que se han obtenido para el transporte del metro fueron $359,518,893 en 2013, $1,116,702,540 en 2015, $628,723,631 para el 2017 y $630,054,430 para el 2018, por lo que hasta ahora van $2,734,999,496 que se otorgan en lo que va del año 2012 al actual 2018, por lo que es notoria la diferencia de las demás designaciones.

Otros ejemplos en el Estado de México son los $13,487,431,126 asignados para establecer un corredor de movilidad tipo Metro en la ruta La Paz- Chalco, así como los $27,812,161,469 para una extensión de la Línea 4 del STC Metro de Martín Carrera a Tepexpan. Por su parte, en Jalisco se designaron $ 29,288,061,927 para la construcción de la infraestructura y equipamiento necesarios para dar servicio de transporte masivo urbano de pasajeros mediante un Tren Ligero.

Con estos números solo quiero mostrar cómo el metro de Nuevo León ha tenido que salir adelante sin presupuesto asignado, ya que estas dos líneas han podido brindar servicio a miles de usuarios, pero nos vemos con una gran desventaja en materia de presupuesto, siendo que Nuevo León es por si solo, un estado que aporta muchísimo a la Federación.

En la actualidad sabemos que el Gobierno estatal no puede parar este servicio, con o sin presupuesto, por lo que se trabaja de manera permanente para poder invertir, licitar o utilizar cualquier instancia legal que pueda brindar recursos en todo lo posible, pero por supuesto estamos de acuerdo que no se pueden hacer milagros, por lo que es necesario un presupuesto adecuado para mantenimiento, seguridad, renovación, ampliación, concluir la Línea 3 del metro, terminales y talleres, compra de mas vagones, hacer túneles, puentes, reforzamiento de todo el sistema, mantenimiento, planes hidráulicos, en fin, una serie de requerimientos totalmente justificados.

Por lo anterior, es importante resaltar que este servicio, es vital en esta gran ciudad que día a día transporta a su trabajo, escuela, casa o cualquier otro destino a miles de neoloneses, estoy convencido que se ha procurado tener lo mejor posible este medio, pero sobre todo es muy importante demostrar cómo sin que se le designe un solo peso se ha salido avante, sabemos que existen carencias y por supuesto es necesario se designe presupuesto, pero se ha justificado que sin tener presupuesto como el de Guadalajara y el Estado de México, hemos podido tener nuestro sistema de transporte.

Concluyo diciendo que todo estado tiene derecho a este transporte tan útil, pero sobre todo, debemos tener paridad y justicia cuando se designe presupuesto a este servicio y más cuando somos una ciudad potencia que contribuye a la Federación de manera notable, es por eso que es importante un presupuesto digno y estoy convencido que avanzaremos por el Metro, centímetro a centímetro.

#ElNidoDelGavilán: “Liga MX Femenil: Logros y retos”

Comparte este artículo:

La Liga MX Femenil en esta temporada Apertura 2018 cuenta con 18 equipos, los mismos 18 de Liga MX masculina. El proyecto que a muchos pareció innovador, pero con poco interés al plantearse la idea, sorprendió dado que, desde la temporada pasada, primera temporada de dicho torneo, las entradas no fueron malas, la calidad del espectáculo no quedó a deber y la final de ese torneo tuvo presencia de los equipos regiomontanos, casi a la par del primer “Clásico Regio” en la final masculina.

La Liga MX Femenil la cual está integrada únicamente por jugadoras mexicanas es un interesante proyecto para construir a futuro una selección nacional competitiva en el mundo y un escaparate para las jóvenes que gusten del futbol.

Aun la liga tiene deficiencias por atacar tanto en la selección de perfiles, como de salarios. Sin embargo, la Liga MX Femenil es un ejemplo de que el futbol femenino también puede ser rentable en México, como en otras partes del mundo.

La idea de que esta liga solo representa gasto para los equipos deberá ser refutada con más y mejores patrocinadores, así como en los derechos de transmisión.

La Liga MX Femenil además pone a prueba este concepto nacionalista de la “cantera” o fuerzas básicas como detonador del desarrollo. En una liga sin extranjeras, la calidad en la selección de jugadoras impactará de una forma u otra en la selección nacional, donde actualmente la presencia de mexico-americanas es alto. 

Sin duda, la Liga MX Femenil tiene potencial para generar más y mejores ingresos y además, tener presencia en otros lugares de la República, esto es, abrir a clubes no asociados a la Primera División a tener presencia en dicha liga.

Actualmente, en el caso de que un equipo de la Primera División descendiese, su similar femenino estaría en riesgo de desaparecer ante el ascenso de un nuevo equipo. Aunado al hecho, de que los clubes de ascenso (En su mayoría) apenas pueden cumplir el cuaderno de cargos de la Primera División donde se establecen las condiciones mínimas para el ascenso. Es decir, si no pueden mantener un equipo en la división masculina (que representa la mayor inversión) aun menos pudieran mantener un equipo adicional.

La Liga MX Femenil aun tiene que trabajar en el tema de arbitrajes, detección de talentos y reducir las brechas entre jugadoras, esto debido al hecho de la presencia de resultados bastante abultados (más de 5 goles) entre los clubes con mayor poder económico y los de menor. Algo que no sucede en la Primera División frecuentemente.

Finalmente, la Liga MX Femenil es un proyecto exitoso de la tan criticada Liga MX y ayuda a fomentar el deporte, generar ingresos y aumentar la oferta deportiva-entretenimiento del país.

Lo dicho, dicho está.

Ficciones del feminismo moderno

Comparte este artículo:

Eres cantante, compositora, joven, mujer. Tienes 25 años y quieres conocer el mundo. Viajas a Costa Rica, emocionada por las aventuras que podrás vivir. Eliges la fecha de manera estratégica, para poder regresar el 15 de agosto, ya que tienes un concierto programado en México, para cantar el primer álbum que acabas de publicar. Haces amigos, disfrutas el día, y en la noche decides caminar por la costa con tu nueva amiga de Gran Bretaña. Dos hombres llegan y las asaltan. Empiezan a forcejear con ustedes, a amenazarlas. Tu amiga se suelta, se va corriendo y logra escapar. Tú, no corres con la misma suerte. A ti te violan, te matan, y te dejan tirada en el mar. 

Esta es la historia de María Trinidad, la mexicana que el pasado 5 de agosto fue víctima de un feminicidio. Un acontecimiento que nos llena de tristeza, coraje e impotencia. Se podría pensar que, una historia como la de María exigiría hacer algo al respecto, que la sociedad empatizaría con las urgencias de la agenda de género. Idealmente, este triste suceso debió de haber sido especie de ultimátum. Un wake up call, para aquellos escépticos de la ideología feminista.

Sin embargo, no todas las reacciones fueron las esperadas. Se cuestionó la necesidad de viajar sola, surgió la interrogante: ¿por qué exponerse si ya saben cómo es el mundo?, depositando gran parte de la culpa en ella y en sus decisiones “imprudentes”. Y, unos días después, la opinión pública pareció olvidar el tema. Las redes sociales volvieron a sus temáticas habituales, y con ello, reaparecieron las comunes malinterpretaciones de lo que es la ideología feminista. 

Se volvió a tuitear y retuitear sobre el tema de género, desde una perspectiva que pareciera en realidad desconocer las bases teóricas del movimiento. Entre las más comunes, están: Las feministas son intolerantes, violentas, y se la pasan buscando qué criticar, son egoístas porque luchan por los derechos de un solo grupo“. Y, la que considero la peor, no por su gravedad, pero por la ironía de la frase:

No soy ni machista ni feminista. No creo en la superioridad de la mujer. Creo en la igualdad de género“.

Y fue esta oración la que me llevó a escribir esta columna. Hay un malentendido mayúsculo, para una población importante -al menos de los internautas-. El feminismo no es la contraparte del machismo, esta sería el hembrismo. El feminismo no lucha por la superioridad de la mujer, sino por la igualdad básica. Entonces, si crees en la equidad entre hombres y mujeres: igualdad de oportunidades, de calidad de vida, de goce de derechos… ¡Felicidades, eres feminista! O podrías serlo, si comienzas a ejercer este pensamiento. 

No estoy segura en qué momento se distorsionó el significado de la palabra. Creo que esta ficción en torno al concepto nace principalmente de nuestra incomodidad, de nuestra dificultad de hacer las cosas de manera diferente a como las hemos hecho por siglos. Esta tergiversación no es una casualidad. Lo hemos visto con otros temas: nos damos cuenta de que somos parte del problema, y entonces preferimos minimizarlo, ridiculizarlo, darle la vuelta. Porque nos señala y nos exige hacer las cosas diferente, y eso nos cuesta. 

Hombres y mujeres, hoy nos damos cuenta de que muchas de nuestras acciones cotidianas pueden tener poco -o bastante- de sexismo en ellas. Nos damos cuenta de que, aquel famoso patriarcado, es nada más y nada menos que el sistema en el que crecimos. Es lo que generaciones enteras han absorbido, y hoy se refleja en nosotros. Es con lo que millones de mujeres tuvieron que cargar, por un tiempo, silenciosamente.

 Entonces, resulta estas pequeñas acciones que hacemos por inercia, son producto de algo que es perjudicial para ambos sexos. Pero, de nuevo, nos cuesta. Preferimos quitarnos el peso de los hombros. Preferimos inventar el término de “feminazi” y burlarnos de alguien que está luchando por un principio básico: la equidad. Historias como la de María, deben de abrirnos los ojos. No hay espacio para dudas. Hoy existe consciencia sobre el tema, y nos va a seguir empujando, sacándonos de nuestra zona de confort. Pero esta es la única manera en la que podremos conseguir la equidad.

El contenido y la forma en el quehacer político

Comparte este artículo:

En múltiples aspectos de la vida social se ha priorizado la forma sobre el contenido, lo formal sobre lo material. En filosofía, Kant generó una revolución epistemológica: el entendimiento se fundamenta en categorías apriorísticas que le otorgan forma a las percepciones. Asimismo, la moralidad kantiana no es otra cosa que un receptáculo que moldea las circunstancias concretas para transformarlas en leyes morales.

El derecho moderno, resultado de un largo proceso histórico, fomenta el procedimiento y demerita el contenido: la validez de la creación de una ley se sustenta en el estricto seguimiento de un proceso determinado previamente. Al derecho no le interesa el contenido de una ley -siempre y cuando no atente contra una ley jerárquicamente superior-, sino el fiel cumplimiento del procedimiento.

Para una rama de la teoría económica ortodoxa, existe una estructura general y a-histórica que rige la acción de los agentes económicos. Sin importar qué bien se consuma o en qué circunstancia se encuentre el agente, siempre obtendrá una menor utilidad de la segunda unidad consumida con respecto a la primera. Por lo cual, estará dispuesto a pagar un precio más alto por la primera que por la segunda. 

El mismo método científico no es más que un envase en el cual se vierte algún fenómeno de la realidad, y si adquiere la forma del envase, es decir, si cumple con cada requisito, al conocimiento producido se le otorga el vanagloriado término de científico.

El amor por la forma no es exclusivo de la racionalización de la vida social que se dio en la modernidad, sino que proviene desde sociedades tradicionales. La misma religión católica se fundamenta en los ritos, los cuales no son otra cosa que el cumplimiento de prácticas previamente establecidas para la consecución de un fin. En el sacramento de la Eucaristía, la transubstanciación -convertir el pan y el vino en cuerpo y sangre de Jesucristo- no se concreta sin toda la estructura de ritos que le precede.

El carácter formal de algunos elementos de la vida social son comprensibles y hasta deseables: la gran contribución del derecho moderno es que es auto-determinante, es decir, que contempla en sí mismo el mecanismo a partir del cual es capaz de modificarse sin la necesidad de recurrir a otros elementos, como lo económico o lo político.

Sin embargo, existen otras esferas sociales en las cuales es conveniente priorizar el contenido sobre la forma; ese es el caso de la política. En un sistema político de corte democrático, el contenido de las reformas importa más que su dimensión formal, ya que es el contenido el que generará las consecuencias materiales positivas o negativas en la sociedad. 

Hace unas semanas, Jesús Silva-Herzog criticó a López Obrador por priorizar el símbolo por encima de las consecuencias: el cambio debe ser producido y no meramente representado. A ello, yo apuntaría que la forma del quehacer político de AMLO es en sí misma un símbolo. Reconoce que representa una transformación de alcance nacional, por lo cual adquiere un conjunto de modos, formas y maneras de actuar que lo revindiquen como tal. Empero, en ese proceder suyo se olvida del contenido: busca la reconciliación como forma de gobernar sin reparar en lo que implica Bartlett para la democracia mexicana; desea incluir a las masas en la estructura del poder, como es el caso de la consulta popular para la construcción del nuevo aeropuerto sin contemplar la magnitud del proyecto; exige austeridad fiscal como forma de combate a la corrupción dispersando las dependencias gubernamentales sin prever las consecuencias económicas y sociales.  

López Obrador se sabe el líder de un movimiento que marca un hito en la historia política del país, por lo cual reproducirá formas y modos que lo legitimen como la figura del cambio. Empero, debe de reparar en el contenido de su quehacer político y no solamente preocuparse por el aspecto formal, si es que desea ser recordado como tal.

Atentado en Venezuela

Comparte este artículo:

El atentado ocurrido hace unos días contra Nicolás Maduro, es otro síntoma de una nación convaleciente por las malas decisiones de gobierno y el resultado de políticas externas que han vulnerado su soberanía. Venezuela es el país con más reservas de petróleo probadas en el mundo y es uno de los principales productores de la OPEP. Su política externa, desde tiempos de Hugo Chávez, se ha caracterizado por tener fuertes encontronazos contra Estados Unidos y otras economías occidentales. El problema es que las consecuencias de las sanciones y estrategias de estos países para desestabilizar Venezuela, lejos de tumbar al gobierno, lo que han causado es un incremento brutal en la inflación, el desempleo y por ende en la desigualdad social, con miles de personas migrando a Brasil y Colombia en busca de más y mejores oportunidades.

Aún y con la cuestionada refundación de la república en tiempos de Hugo Chávez, Venezuela siguió y sigue siendo una democracia vulnerable, como las mayoría en América Latina pero democracia al fin. La oposición lejos de unirse para hacerle competencia al régimen ha batallado elección tras elección con divisionismo en sus propias filas tanto en partidos de derecha, socialdemócratas e izquierda radical. Muchos gobernadores de provincias venezolanas, incluido Capriles son de la oposición, el tema es que para las elecciones federales han llegado a boicotearlas entregándole la mayoría a Maduro, en lugar de competir y tener de nuevo su mayoría como la tuvieron un año antes.

Fuera de teorías de conspiración el atentado contra Maduro solamente lo beneficia a él, legitima su figura frente a los seguidores y beneficiados por su partido el PSUV. No defiendo a Maduro ni a la oposición, pero esta segunda tiene la labora monumental de unirse y participar democráticamente, los problemas de Venezuela deberían resolverse en Venezuela y no convertirse en una lucha de poder y mediática internacional en donde los únicos perdedores son los propios venezolanos. 

El nuevo debate sobre el porte de armas en EUA: ¿impresión 3D?

Comparte este artículo:

Hoy, nos encontramos de nuevo frente a un reto legislativo que se origina por un avance tecnológico. En los últimos años, el debate por temas de esta naturaleza se ha incrementado y se ha demostrado que en muchas ocasiones la ley no puede competir con la evolución constante y rápida de la tecnología y sus diversas aplicaciones. En este caso, la posibilidad de imprimir armas 3D desde el anonimato tienen a Estados Unidos en una discusión activa. 

Al día de hoy, once estados en EEUU han realizado una demanda a la administración de Trump. Esto porque el gobierno llegó a un acuerdo con la empresa texana Defense Distributed, en el que resolvieron que se podrían hacer públicos los distintos modelos de armas para impresión 3D. Así, con unos clicks y muy pocos dólares cualquier persona con acceso a internet puede hacerse de su propio modelo, imprimirlo, y estrenar su nueva pistola.

Sin embargo, el juez federal Robert Lasnik, afirmando que esto podría conllevar un “daño irreparable” emitió una orden con la que se bloquea temporalmente la publicación de estos archivos. Habrá una audiencia el próximo 10 de agosto, y de ahí podría surgir una resolución de carácter permanente.

Como con otros temas en los que se involucra la tecnología, existe una laguna legal. Y esta laguna, a su vez, acrecienta la discusión y polariza a la opinión pública estadounidense. Los que apoyan la publicación de los modelos, afirman que el temor es exagerado y siguen la línea discursiva que se ha presentado al dialogar sobre el porte de armas. Sin embargo, la diferencia aquí, y lo que preocupa a muchos, es el carácter anónimo que brindarían estos artefactos. A diferencia de las fabricadas por las industrias tradicionales, no contarían con un número de serie y por lo tanto, harían imposible su rastreo o el control sobre su posesión.

A muchos les preocupa, además, que estas caigan en manos de las personas incorrectas. Al estar libres en internet, podrían terminar fácilmente como una adquisición de criminales, menores de edad, o personas que normalmente no obtendrían un permiso de porte de armas.  

Desde hace tiempo que en EUA el porte de armas es un tema delicado y complejo. Con cada tiroteo en lugares públicos, y el incremento de estos sucesos en el ambiente escolar, hay muchos que abogan por una política de uso de armas más estricta, en la que incluso se replantee la necesidad de que un ciudadano común y corriente cargue con un arma. No obstante, la NRA es uno de los lobbies con mayor peso político en Estados Unidos. La importancia de la industria armamentista ha mermado este debate y lo ha inclinado hacia el mantenimiento del statu-quo.

Me parece sorprendente que después de tantas incidencias, tantas víctimas, y tantos inocentes, el porte de armas siga siendo un tema que se toma a la ligera y para muchos amerita políticas laxas. Hoy, al debate se añade el tema del internet y de la tecnología, y lo vuelve más complejo aún. 

La controversia en la regulación del internet, de lo que un individuo puede o no hacer público, hoy se entrelaza con el tema de porte de armas. Entonces, surge de nuevo la pregunta del millón: ¿hasta qué punto se puede involucrar el gobierno? Con una cuestión tan delicada, ¿será válido auxiliarse con la desprestigiada censura? Definitivamente es una discusión acalorada, con muchos intereses económicos y políticos de por medio. Será interesante mantenerse pendiente a la decisión del gobierno estadounidense.

Más Carlos

Comparte este artículo:

Me llené de asombro y alegría después de haber escuchado la historia de Carlos Antonio Santamaría, el niño que con tan solo 12 años logró entrar a la Facultad de Ciencias de la UNAM para cursar la carrera de Física Biomédica. 

Y este mismo suceso me hizo reflexionar: ¿dónde están los otros niños como Carlos? No necesariamente me refiero a los que tienen una alta capacidad cognitiva, sino a niños que podrían interesarse sobre temas actuales y quieran empezar a saber más.

Lo primero que viene a mi mente es que el modelo educativo mexicano tiene fallas, porque lo que hace el niño es memorizar en lugar de razonar, comprender y poner en práctica su aprendizaje. Los datos del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) 2015, muestran que México tiene un rendimiento por abajo del promedio que el de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); por ejemplo en ciencias México obtuvo 416 puntos mientras que el promedio de la OCDE es de 493 y en matemáticas 408 contra 490. 

También existe un problema de accesibilidad y calidad en la educación. Según la Encuesta Nacional de Hogares del 2016 del INEGI, 34% de la población se encuentra en un rezago educativo. Los estados que sufren más de esta condición son Chiapas, Oaxaca y Michoacán (52%, 51% y 48%) y por el otro lado, los que tienen menor rezago son la Ciudad de México, Nuevo León y Sonora (21%, 23% y 25%). 

Sueño con un México donde la educación sea accesible para todos, donde no haya diferencias por haber nacido en el norte o sur del país, dentro o fuera de una capital o estar en una escuela pública o privada. Un México donde los niños quieran aprender por gusto más que por obligación y les enseñen a sobrepasar límites para crear un mejor entorno para todos. Así como existe Carlos, también hay otros que al igual que él tienen muchas ganas de aprender pero no tienen las mismas oportunidades para hacerlo.

La gobernabilidad que tendrán López Obrador y Morena

Comparte este artículo:

Mucho se habla de la votación histórica del tabasqueño, pero también vale la pena analizar la fuerza que tendrá en el poder legislativo. 

El reordenamiento del poder que se dio el 1 de julio no solamente hace referencia al cambio de partido en el gobierno de la república. La fuerza con la que López Obrador ganó las presidencias impactó también en la conformación del Congreso de la Unión.

Morena y sus aliados tendrán aproximadamente 311 Diputados Federales que representan el 62.2% del total de la cámara baja. En el caso del senado serán 69 de 128 senadurías, representando un 52.3%. En ambos casos, se garantiza el tener una mayoría absoluta, que implica el tener un 50% más uno de los legisladores presentes. 

Esta mayoría le permite por sí mismo a AMLO y Morena aprobar el presupuesto de ingresos y egresos así como algunos nombramientos y todas las modificaciones legales que no requieran el voto de una mayoría calificada (que es el tener el apoyo de más de las 2/3 partes de los miembros del Congreso presentes).

Como se aprecia, esa mayoría calificada no es inalcanzable, ya que solamente requiere negociaciones con grupos pequeños de legisladores. Teniendo eso, AMLO y Morena pueden enviar propuestas de reforma de ley, como revertir la Reforma Educativa o Energética, o implementar la revocación de mandato para el Presidente de la República. 

Pero hay otro factor que se debe tomar en cuenta. Para reformar las leyes en México no solamente se requiere el apoyo de los Diputados Federales y Senadores, sino también de 17 de los 32 congresos locales. 

Este año se renovaron 27 congresos estatales de los cuales Morena obtuvo una mayoría absoluta en 17 de ellos, por lo que solamente requiere atraer a grupos minoritarios en la cámara de diputados y senadores, para hacer ajustes constitucionales desde revertir las reformas hasta crear leyes como la propuesta de amnistía o la legalización de las drogas. 

¿Es sano para un sistema democrático tener tal concentración de poder? ¿esa fuerza implica que AMLO y Morena serán una dictadura? 

En lo personal sí veo como un riesgo el que tanta fuerza se concentre en las manos de una persona o partido, pero no aprecio algo antidemocrático en ello, porque esa fuerza fue entregada a través de una elección libre que los ciudadanos ejercieron el 1 de julio. Tampoco considero que viviremos en una dictadura, ya que los contrapesos en nuestro país no solamente lo marcan los congresos. También tenemos autoridades y organismos autónomos, una sociedad civil con puntos en la agenda que estarán impulsando, así como ciudadanos cada vez más despiertos y críticos a lo que hacen sus gobiernos.

Veremos cómo se van dando las cosas a partir del 1 de septiembre, fecha en la que asume el nuevo Congreso de la Unión y en la que quitando apariencias, López Obrador despachará como presidente, a pesar de que el inicio de su cargo sea formalmente el 1 de diciembre.