¿Intercampañas?

Comparte este artículo:

Las precampañas presidenciales han terminado pero la incertidumbre política y económica no. El 11 de febrero fue el último día para hacer propaganda que en teoría iba dirigida a los miembros y simpatizantes de los partidos aunque en la realidad no había forma de escaparse de ella. Aún y que faltan 90 días de campaña más, los días de intercampaña ya podemos ver un panorama más claro, todos los precandidatos han incrementado considerablemente su exposición a medios y el nivel de conocimiento del público a incrementado. Algunos se han mantenido sin cambios y otros han ido subiendo y bajando pero en general el factor desconocimiento ya no está tan presente en esta contienda a nivel presidencial.

Del 12 al 29 de marzo los precandidatos tienen prohibido llamar al voto pero pueden seguir asistiendo a eventos privados y seguirán presentes con declaraciones en los medios de comunicación. Los partidos pueden seguir haciendo su propaganda general pero no pueden mencionar ni identificar al candidato en sus anuncios. En Nuevo León las campañas locales inician el 29 de abril, un mes después de las federales pero de igual manera, la carrera comenzó desde ya y muchos sondeos muestran cuales van a ser las tendencias y retos para muchos candidatos. Para nadie es secreto que se vislumbra una contienda competitiva pero sobre todo incierta, lo cual es un reto porque nos hace vulnerables a estrategias de división del voto con candidatos satélite y payasos cuya única intención es captar voto antisistema para beneficiar a los mismos, pero también representa una oportunidad para la gente de valorar su sufragio y aplicar el voto útil, no dejarse llevar por una tendencia mundial antisistema y mediática que premia al que todo promete pero nada comprueba, al que de todo se queja pero nada propone y aún peor a veces hasta beneficia a quienes quieren defender lo indefendible.

Es natural que con la efervescencia de las precampañas y campañas los candidatos comiencen a expresar comentarios cada vez más fuertes y polémicos como contestación a otros o como patadas de ahogado para revertir alguna tendencia que en las encuestas pareciera irreversible. Pero también hay que considerar que como dice la frase el horno no esta para bollos, México se encuentra en un panorama internacional y económico complejo donde los comentarios de los candidatos pueden afectar posibles inversiones que pudiese recibir el país y otros factores que pueden repercutir seriamente en la generación de empleos y la actividad económica.

Según la SHCP el Riesgo País de México incrementó en 22 puntos base con respecto a la semana pasada, si combinamos esto con la posible postergación de la renegociación del TLCAN entonces tenemos un ambiente adverso para las inversiones, bien dicen que en elecciones todo se vale pero los precandidatos también tienen que tener un sentido de responsabilidad en sus comentarios para evitar problemas más allá de lo político.

El período de intercampañas deben de saber aprovecharlo para lo que es, redefinir sus estrategias y acercarse en lo privado con los grupos de interés y sectores de la sociedad, que puedan incluirse en cierta plataforma de gobierno, veremos y diremos, no se pueden cambiar las reglas del juego y menos esperar que se dejen de usar estrategias para dividir el voto o inhibir la participación pero mientras la gente se siga dejando llevar por estas medidas, entonces veremos cada 3 años una mayor degradación de la política en nuestro país, como lo hemos visto del 2000 para acá porque no hemos sabido consolidar esa transición y lograr gobernar con la pluralidad.

La mejor inversión para una sociedad es su juventud

Comparte este artículo:

Mucho se ha hablado del gran poder de participación que tendrán los jóvenes en estas próximas elecciones, pues representan alrededor del 40% en la lista nominal de electores. 

Pero en realidad, ¿los jóvenes quieren votar por otro joven? Un estudio realizado por “De las Heras Demotecnía”, para trazar en lo general el “perfil ideal de un candidato” hizo varias preguntas a la población, donde se destaca, que el 70 por ciento de los ciudadanos considera que la preparación académica influye mucho en la elección de un candidato. Es decir, el simple hecho de ser joven un candidato no asegura tener ventaja si no demuestra una buena preparación para abanderar el cargo.

Prueba de ello, hace unos días se viralizó el video de una joven cuyo máximo nivel de estudios es la preparatoria y a la edad de 23 años aspira a ser candidata a la Alcaldía del municipio de Rayones Nuevo León por el Partido Revolucionario Institucional. En el video se hace notar su falta de experiencia en el ámbito político y sobre todo su nula preparación en atender a los medios de comunicación, para responder preguntas simples que tarde o temprano, se las tenían que realizar.

Por lo anterior, pudiera justificarse por el hecho de que nadie nace hablando elocuentemente ante una cámara, puesto que el conocimiento y práctica se va adquiriendo en el campo.

Sin embargo, manejar un municipio no es un juego ni cualquier cosa insignificante, es más que “estar dispuesta a echarle todas las ganas y salir adelante” como lo mencionó Deisy Karely.  

Ante estos hechos, la respuesta en redes sociales sobre dicho video es muy negativa, pues ha estado expuesta a burlas y duras críticas (la mayoría de ellas son de los mismos jóvenes en redes).

Es por ello que hay que resaltar la importancia de los cuadros juveniles en los partidos políticos, pues es precisamente donde los jóvenes comienzan a forjarse con capacitaciones, recorridos en las calles, tratando directamente con el ciudadano. Es en otras palabras, la escuela que prepara jóvenes que tomarán un cargo importante en el presente o en un futuro cercano.

Hoy sin duda, los jóvenes tenemos ganas de cambiar las cosas, más por voluntad propia, que impulsen una causa común, que recibir algún sueldo o bonificación a cambio. La mejor retribución, sin duda para los jóvenes con voluntad de cambiar las cosas, es: la experiencia y el beneficio para su comunidad.

Por lo tanto, es a esos jóvenes los que deben impulsar los Partidos Políticos, a aquellos que con trabajo, sacrificio y esfuerzo han demostrado estar dispuestos a trabajar por un bien común en nuestra sociedad. 

Finalmente está comprobado: de poco sirve tantos años en el poder, tantas gubernaturas y hasta la Presidencia de la República, si no les das herramientas suficientes a tu juventud para desarrollarse.

#ElTalónDeAquiles: “¡Hasta la vista, baby!”

Comparte este artículo:

El domingo 11 de febrero cerré un ciclo de mi vida, un episodio que al final habrá durado seis años. Algún momento habrá para explicar las razones que me llevaron a hacer maletas y salir de México. Quienes me conocen bien, tanto adentro, pero sobre todo afuera del país, saben por qué Cholula se convirtió en la última página de este capítulo. Por ahora, yo que presuntuosamente me defino como una simbiosis cultural única, focalizo en lo que me llevo de este hermoso país, y que ya forma parte de mi cosmovisión.

Sin duda, la más hermosa idea que integro a mi bagaje cultural, es la celebración del día de los muertos, simbolizada por la famosa Catrina. Esta tradición lo tiene todo, iniciando por sus raíces revolucionarias. Algún día del siglo XIX, dice la historia, empezaron a aflorar en periódicos, caricaturas de calaveras bien “catrineadas”, a pie o a caballo, tomando pulque en fiestas de diversos estratos sociales. Dichas figuras retrataban la miseria y la hipocresía, así como las derivas políticas que ya desde ese entonces aquejaban a la sociedad mexicana, en manos de los gobiernos de Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada, y Porfirio Díaz. La imagen se fusionó luego con la tradición precolombina mesoamericana de rendir culto a los muertos. Presente en el calendario mexica, pero también, entre otras, en la cultura maya, dicho hábito, dirigido originalmente por la diosa Mictecacíhuatl, o “Dama de la Muerte”, es hoy relacionado con la Catrina. La celebración de la vida de los muertos, que fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2008, va mucho más allá que un desfile capitalino de James Bond. Es la más bella y profunda postura filosófica que injiero de México, y que tiene un impacto cotidiano: a la muerte no se le teme; se baila y se bromea con ella, pues es parte de la vida. Y cuando me lleve, pues con ella me iré, sin dramas.

La segunda tradición que integro a mi bagaje no es exclusiva de México, aunque ahí es donde más se ha desarrollado. Se trata de las posadas decembrinas, también celebradas en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, y Panamá. En Colombia y Ecuador toman el nombre de la “Novena de Aguinaldos”. Como costarricense, debo aceptar que no solo nunca celebré una posada, sino que la tradición la conocí en México. El aspecto religioso -el fundamental algunos dirán- es para mí insignificante, si bien la actividad recuerda el peregrinaje de María y José entre Nazaret y Belén. En mi opinión, la relevancia de las posadas radica en la muestra de solidaridad, tan necesaria hoy en día, que implica aceptar en su recinto a migrantes desconocidos. De 2012 a 2017, acudieron a mis apartamentos mexicanos personas de todas las edades, de múltiples nacionalidades, y de diversos estratos sociales. Festejamos todos, lejos de poses, estatus, y de posiciones de autoridad. Ese despojo, que nos hace simplemente ver como seres humanos, impregnados de vulnerabilidad, es un auténtico acto de generosidad, el cual es formador. 

Muchos Méxicos existen. Los problemas sociopolíticos que enfrenta el país en el corto y el mediano plazo, sobre todo en este año electoral, son complejos. Pronto me referiré a algunos de ellos. Desde un punto de vista cultural, creo que la simulación, una noción que aprendí este último año de residencia en el país, y que no desaparecerá de la noche a la mañana, es probablemente el problema más grave. También, otro momento habrá para dedicarle una columna al tema. Por el momento, México querido, te digo: me recibiste con los brazos abiertos y me diste oportunidades que ningún otro país me dio. De vos me sorprende tu diversidad y tus contrastes. Puntos negativos tenés, pero gracias por las entrañables amistades con las que me agasajaste, y que con gusto me llevo. ¡Hasta la vista, baby!

Fernando A. Chinchilla

San José (Costa Rica), febrero de 2018

Espacios Deportivos como punto de Transformación

Comparte este artículo:

Este año es fundamental para el rumbo del país, las propuestas por parte de todos los postulantes a presidente comenzarán a revelarse conforme pasen las semanas. Desafortunadamente, sexenio con sexenio, las propuestas en favor de los espacios deportivos y sobre todo, las acciones hacia estos espacios al momento de ser electos, terminan por pasar a segundo término. Y es que más que construir espacios deportivo de calidad, todos los tomadores de decisiones deben entender que un espacio deportivo también es una intervención educativa y de integración social.

El deporte se ha convertido en nuestros días en una forma muy particular de vida para quienes lo practican de una u otra forma, pero cuando no existen las condiciones o los espacios necesarios para poder llevarlas a cabo, la visión de niños, jóvenes y adultos, comienza a migrar hacia otras actividades o prioridades. ¿Un ejemplo? Que en México siempre estamos pelando los primeros lugares por tener los mayores índices de obesidad. ¿Otro ejemplo? Cuantas medallas de oro hemos logrado en los más recientes Juegos Olímpicos. Quienes han hecho deporte alguna vez en centros deportivos públicos podrán explicarlo mejor con base en su experiencia.

Implementar programas deportivos es mucho más que regalar balones u organizar eventos dominicales que incentiven la activación física. Por ello, es fundamental fomentar la apropiación de estos espacios en función de mejorar las relaciones y la seguridad de nuestras comunidades. Si bien, Nuevo León es uno de los estados en México que más invierte en infraestructura deportiva, el rezago se puede notar en los altos índices de actos delictivos por parte de menores de edad.

Los espacios deportivos son de gran importancia para el desarrollo social, pero si estos presentan carencias, daños, descuidos y un desprecio por alcaldes, gobernadores y presidentes, nuestros niños y jóvenes pensarán que estos espacios en realidad no son importantes y que todo lo que suceda allí dentro, es irrelevante para su formación personal y social. Afortunadamente, en México aún estamos en una etapa en donde podemos darle su debida importancia a los espacios deportivos, pero si continuamos bajo la misma línea, difícilmente podremos tener cambios que ayuden a mejorar las cosas en nuestro país.

#ElNidoDelGavilán: “El Mikelazo”

Comparte este artículo:

Mikel Arriola, candidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, en la semana se pronunció en contra de las parejas del mismo sexo y de la marihuana de uso recreativo en un mitin de su partido.

No se han hecho esperar los ataques a su persona y las acusaciones de vivir en el medievo en una capital de avanzada. La postura de Arriola es francamente polémica en una ciudad con valores progresistas a nivel mundial. 

Sin embargo, aunque muchos digan que Arriola sepultó su carrera política y sus aspiraciones a gobernar la ciudad, lo cierto es que está explorando una estrategia bastante rebuscada para competir.

Dicha estrategia es apelar a valores conservadores para tumbar el voto del panismo en la ciudad, sí, el voto del PAN que no quiere al PRD, que no quiere a Alejandra Barrales y que no cree ni quiere valores progresistas en la ciudad.

El PRI históricamente no figura en la Ciudad de México, pero ahí está la apuesta, revalorizarse apelando a un público conservador, mayoritariamente del PAN, que ciertamente no es el mismo que en Guanajuato o Nuevo León.

Quien debe estar celebrando este Mikelazo es Claudia Sheinbaum que aspira a ganar la ciudad compitiendo con Barrales de cerca. Si Arriola es capaz de robarle votos al PRD, MORENA ganará la ciudad casi con el 40%.

En una semana donde el PRI tiene pinta de Titanic, con un presidente que tiene menos carisma y arraigo que un tanque de gas LP y donde Meade tiene la sombra de Francisco Labastida muy de cerca, este tipo de comentarios no solo le afectan a nivel Ciudad de México, sino nacional, donde ni apelando a “la familia” y “los valores” se sacan de encima la loza de escándalos.

El afamado jugador de cesta vasca, jai alai, Arriola, es quizás lo mejor que pudo mandar el PRI a una ciudad donde perder ya era el resultado conocido. Aun así, reprochable y criticable que se usen estos temas donde la Corte ya habló, para dividir al electorado y armar show político.

Lo dicho, dicho está.

#Kleroterion: “El Híbrido, Reflexión Personal”

Comparte este artículo:

Cuenta Paloma Cabrera, en su libro Seres Híbridos de la mitología griega, que el hibrido era un ser que traspasaba los límites de la normalidad, donde las normas se invertían y el hombre común entra en comunión con los dioses.

No existe mejor forma de describir mi participación en la política, un ciudadano común y corriente que entró en comunión con estos seres casi mitológicos de nuestro país que son la clase política.

En medio de la disputa de quién es más santo o más virginal, si el político de partido o el político independiente, emprendí esta aventura convertido en un accidente de la política, situación que sin lugar a dudas ha sido el mas alto honor que he tenido como mexicano.

Por entonces una duda rondaba en mi cabeza ¿Se puede ser ciudadano y estar en un partido político sin ser militante o sólo la vía independiente sirve para los ciudadanos?

Cuando recibí la invitación para ser legislador puse dos condiciones: voto en conciencia y respeto a mi propia agenda legislativa, mismas que fueron aceptadas. Con esas dos premisas bajo el brazo emprendí mi aventura en la Cámara la cual me dio las experiencias y resultados que enumeró a continuación:

– Jamás asistí a ninguna reunión del Consejo Político Nacional o local del PRD.

– Voté diferenciado en muchas leyes, e incluso en la más polémica, la Ley de Seguridad Interior, lo hice a favor, pese a que el frente no sólo voto en contra, sino que algunos legisladores culparon a las fuerzas armadas de la violencia en el País (opinión que no comparto desde luego, pero que respeto).

– Fui el único legislador de 500 que firmó convenios de transparencia respecto a los recursos federales que conseguí para Nuevo León.

– También fui el único legislador que pidió desaparecer, después del temblor, el tristemente denominado “fondo de los moches”, y al menos conseguí se desapareciera el “FORTALECE” uno de los dos fondos asociados a “los moches”, el otro, lamentablemente, aun existe.

– Tuve el honor de ser Presidente de la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional.

– Como Presidente de la única comisión investigadora en San Lázaro, que tenia que ver con los contratos del gobierno a particulares, fui el único que avanzó en las investigaciones. Lamentablemente, puesto que la presidencia era rotativa y sólo permanecí en ella 5 meses, después que entregue la presidencia, ni el PRI ni MORENA, convocaron de nuevo para reuniones de trabajo y seguimiento a la labor que había emprendido.

– Fui secretario de la Comisión de Hacienda, e integrante de Economía y Justicia, así como de dos comisiones especiales, la de Participación Ciudadana y la de Alumnos con Altas Capacidades Intelectuales.

La AC, Borde Político me calificó como el mejor de los 500 diputados de la Cámara.

– La Institución “DIA DEL ABOGADO”, me dio dos años seguidos el reconocimiento al mérito legislativo.

– CANACINTRA me otorgó el reconocimiento al mérito legislativo.

– Los recursos federales que conseguí a Nuevo León, lo hice de manera equitativa a Municipios o Gobierno, Independientes, del PRD, PRI o PAN, e incluso al Hospital Universitario.

12.- Me convertí, en mi opinión, en una de las voces públicas ciudadanas para señalar el incremento de la inseguridad.

En resumen… Sí se puede ser ciudadano, formar parte de un grupo legislativo, y diferenciarse del partido, pero sobre todo te genera condiciones para sobresalir este modelo híbrido.

Considero que hay anomalías en el sistema que a veces, aunque accidentales y pasajeras, deberíamos luchar porque fueran constantes.

Yo pagaré mi deuda moral con el PRD siendo candidato al Senado, bajo dos premisas: 1.- NO recibiré fondos públicos y 2.- Mantendré mi agenda ciudadana, de entrada sólo pediré el voto por mi formula, no en cascada. Aclaro que recibí invitaciones de partidos más competitivos en el estado, pero no acepté porque la gratitud y la congruencia no existen en la política, pero si en mi familia.

Se que corto el riesgo de que este sea el fin de mi carrera política, y acepto con tranquilidad esto, pero creo deberíamos impulsar más”accidentes” como el mío que refrescan a los partidos políticos, pero también permiten espacios de participación ciudadana que se traducen en resultados.

#PulsoUrbano: “La alergia nuestra de cada día”

Comparte este artículo:

La escena se repite. Una “nata” gris divide entre el cielo que emerge del imaginario más poético y esa parte “baja” de la ciudad en donde ni se pierde incluso la visibilidad.

El problema de la contaminación del aire es que el aire no se ve. Así que la vida cotidiana pasa mientras respiramos “quiénsabequécosa” sin darle demasiada importancia. Sin embargo, eso no quiere decir que no exista.

La mala calidad del aire es y cada vez más se presenta en la alteración de la salud pública de los habitantes. Si preguntamos a nuestros conocidos sobre los síntomas que no les permiten “vivir en paz” en la ciudad, nos daremos cuenta que la mayoría apunta a ligeros y no menos graves señales de que algo no está bien: dolores de cabeza, alergias, nariz tapada o dificultad para respirar.

Es esto último, respirar, uno de los verbos de los que depende la vida humana. Por eso es tan importante, hablar del problema lacerante para la calidad de ida colectiva que representa la contaminación del aire.

Lamentablemente, su medición como regulación, dependen de las instituciones públicas competentes. Las mismas que “brillan por su ausencia” una vez que lo único que hoy tenemos en el Estado de Nuevo León es una irrisoria medición que ni siquiera alcanza los estándares tecnológicos para hacerla de forma oportuna y correcta.

A lo más que ha llegado la acción gubernamental ha sido a difundir esa medición imprecisa, emitir recomendaciones para que nosotros hagamos algo en términos de prevención y conferencias o talleres para que sepamos de qué se trata.

Dos que tres batallas legales contra las famosas “pedreras”, pero hasta ahí.

¿Se puede hacer más? Por supuesto que sí. Sobre todo, porque Nuevo León tiene una gran posibilidad de involucrar a una sociedad civil cada vez más preocupada por solucionar este problema y cuyo conocimiento y propuestas deberían estar como prioridad en estos momentos de crisis ambiental en la que todos los días estamos con el semáforo en rojo.

Lo cual se traduce en enfermedades y, por tanto, en altos costos en salud que se termina pagando con dinero privado y también con dinero público.

Debemos hacer la gran apuesta que no sólo considere a los baches como el problema de Nuevo León, sino… ¿Qué estamos respirando? Preguntemos una y otra vez para darnos cuenta que esa nata nuestra de cada día debe desaparecer si queremos garantizar nuestra calidad de vida.

#HojaDeRuta: “Elegía para J.M.”

Comparte este artículo:

Tenías nombre. Tenías cuerpo. Aunque nadie la oyera, tuviste voz. Rostro de carboncillo: tus ojos tristes a lápiz fueron lo único que alcanzó a llegarnos. Retrato hablado de quien no pudo hablar.

Estuviste siete años en este mundo. Siete. Inimaginable lo largos que fueron hasta que tu débil cuerpecillo terminó seco y débil como la yerba amarilla del árido final.

Cada uno de los golpes que anidaron en tu inocencia me sacude de vergüenza y rabia por el país que somos. Un país que no supo cuidar tu brillo, donde a nadie le importó tu derecho a reír, abrazar, escuchar el mar. Ahora dicen que venías de Tamaulipas ¿alguna vez habrás sentido la arena en tus pies? No sé, pero imagino que aún en medio de tanta sombra, encontraste ratitos de candor, aunque se hayan perdido como las centellas de una fogata que flotan hacia la noche.

Ya pocas cosas que tengan que ver con morirse violentamente llaman la atención, pero tu partida no pasó desapercibida. Fuiste portada de diarios en incontables ciudades, ocupaste largos minutos en la imagen de los televisores, brotabas en las líneas temporales de las redes. Todo para preguntar lo que ya no podías responder: ¿quién eras?

Nadie preguntó si te gustaba la leche con chocolate, si preferías ser portero en las cascaritas de tu barrio o te emocionaban los cuentos. Tampoco si ya soñabas con ser bombero o, cuando menos, escaparte del tormento y tener espacio para hacer de tus sueños lo mínimo que debían ser: las ganas de una vida mejor.

Hoy vi un comercial que promocionaba una nueva serie de un canal de tele inglés. Imagínate: dos hombres y una mujer expertos en arte recorrieron 31 países del mundo para apreciar obras de todo tipo y tiempo, tejidas por un hilo común que nos une: la necesidad humana de crear. Me hubiera encantado que la vieras. Que cuando menos así viajaras entre exquisitos tallados africanos, hermosas geometrías árabes, alegres colores latinoamericanos. Seguro te estoy confundiendo, pero lo que quiero decirte es que tenías derecho a toda esa belleza: sentirla, apreciarla y después crear la propia.

En cambio eres un universo al que de pronto le cerraron la cortina, como la hora de dormir en un rancho cuando uno quería seguir viendo las estrellas ¿se veían muchas desde tu casa? Espero que hayas tenido algunas noches tranquilas donde pudiste disfrutarlas antes de que nos enterásemos de que existías porque un transeúnte miró tu mano pequeña ya sin vida.

Entonces te rodearon sirenas, uniformes, cintas amarillas, cámaras. Llegaron tarde para lo que importaba, que era tu vida, como tantas cosas a las que llegamos tarde últimamente.

Hace ya muchos años, un señor que escribía muy bien puso en un papel: “Según parece ya nos viene de a derecho la de malas. Nada de que hay que echarle nudo ciego a este asunto. Nada de eso. Desde que el mundo es mundo hemos andado con el ombligo pegado al espinazo y agarrándonos del viento con las uñas. Se nos regatea hasta la sombra, y a pesar de todo así seguimos: medio aturdidos por el maldecido sol que nos cunde a diario a despedazos, siempre con la misma jeringa, como si quisiera revivir más el rescoldo. Aunque bien sabemos que ni ardiendo en brasas se nos prenderá la suerte”.

Chamaco: lo tuyo es parecido. Tenemos tanta gente pobre que acabamos por volverlos fantasmas. Rencores vivos, diría ese señor del que te contaba. Se llamaba Juan.

No pasará mucho antes que se olvide tu pelo crespo y rostro a blanco y negro. Hoy, J.M.E.T., no encuentro otra cosa que decirte más que pronuncio tu nombre, lo escribo y reconozco que exististe. Que fuiste niño mexicano, que tenías derecho a todo, aunque todo te fuese negado. Que todo daño hecho a tu pequeñez debería rompernos el alma. Ciertamente jode la mía. Que tu tragedia no es tuya nada más, sino que viene de un largo camino de pobres.

Lo escribió mejor el señor Juan, ese que te decía hace rato: “el mundo está inundado de gente como nosotros, de mucha gente como nosotros. Y alguien tiene que oírnos, alguien y algunos más, aunque les revienten o reboten nuestros gritos”.

J.M.: aunque la voz se te apagó, yo te hubiese querido oír.

(Dedicado a la memoria de J.M., niño asesinado que fue encontrado el martes 30 de enero en un baldío de la colonia La Alianza, en Monterrey) 

#ContraPortada: “¿Cómo ganar el voto Millennial?”

Comparte este artículo:

En México el voto de los jóvenes millennial y los que tendrán la oportunidad de elegir por primera vez en su vida, será decisivo para todo aquel que pretenda ser el siguiente presidente o presidenta del país.

Con poco más del 40% de representación en la lista nominal con derecho a voto, los jóvenes se saben decisivos en las elecciones de éste año, conocen mucho más a los candidatos y, por el contexto social que vivimos, exigen con mayor capacidad y constancia.

Además, presentan características complejas de analizar, segmentar o estudiar; son un segmento poblacional que definitivamente tiene el poder de la incertidumbre. Utilizan un Smartphone 7 horas al día, levantan el celular alrededor de 150 veces y es en la arena digital donde encuentran su principal forma de organización.

No están contentos con el futuro que les han construido sus antecesores, sienten un descontento profundo con sus gobernantes y la clase política les resulta oportunista y repugnante.

¿Cómo ganar el voto millennial? Desde la Cumbre Mundial de Comunicación Política, les comparto mis 7 claves para llegar a ellos.

  1. Sé directo: 

A los millennials les molestan los rodeos, los discursos mareadores y las palabras sin fondo que históricamente se pronuncian en campaña. Quieren saber qué harás y cómo, si no lo encuentran buscarán otra opción.

  1. Propón justicia: 

A los jóvenes no les basta con saber que cambiaremos de partido en el gobierno o que una nueva cara llegará al poder. Quieren saber cuándo y dónde meterás a la cárcel a los corruptos que saquearon sus estados, a las personas que destruyeron sus oportunidades y a los que les han causado molestia en exceso por su cinismo.

  1. Muéstrate sincero: 

Ellos ya no creen en la figura perfecta y celestial que los consultores políticos crean alrededor de los candidatos, mucho menos en promesas de cambio radical que resulta un insulto a su inteligencia. Quieren conocer humanos, con errores y aciertos pero dispuestos a transformar las cosas con acciones puntuales.

  1. Estrategia digital empática: 

En México hay 60 millones de usuarios en Facebook (prácticamente la mitad de la población lo utiliza), 8 millones en Twitter y poco más de 6 millones en Instagram; justo las redes son el mejor canal para llegar a ellos.

  1. Involúcralos: 

No les hables de oportunidades si en tu gabinete no tienes a un solo joven trabajando contigo, tampoco les digas que son el futuro si no has propuesto empleo, educación y mejores condiciones de vida.

  1. Sé coherente: 

El principal hartazgo de los jóvenes para con la política es la cartera de mentiras que circulan campaña tras campaña, no confían en las ovejas que se convierten en lobo feroz. Quieren cambio, sí, pero no de la noche a la mañana.

  1. No ser un candidato de ‘cartón’: 

Ya nadie les cree a los políticos tradicionales, nadie quiere a un candidato acartonado. Para convencer al electorado millennial necesitan salir de lo políticamente correcto, retarlos y buscar conectar de una manera espontánea. Los políticos de siempre solo causan aburrimiento y desinterés.

Andrés Manuel López Obrador es el favorito de los millennials con el 38% de preferencia entre ellos según la última encuesta de El Financiero; el voto fuerte de Anaya también se concentra en la preferencia juvenil, mientras que Meade está lejos de conectar con un sector que está resentido, indignado y muy molesto con el partido que abandera.

Así se gana una elección donde los millennials definirán el rumbo, menos política ficción y mucha más política de acción.

Sin Neta No Hay Voto

Comparte este artículo:

El 2018 representa un año histórico para los jóvenes, en esta elección prácticamente 1 de cada 3 votantes será parte de nuestra generación y tendrá en sus manos la capacidad de definir la elección. Hoy en día gracias a las redes sociales nos es más fácil el comunicarnos entre nosotros y estar informados sobre temas de interés común, pero también ha hecho más propensa a la población de caer en las noticias falsas y la guerra sucia que deterioran la calidad de la participación ciudadana en nuestro país. Los que formamos parte de la generación Milennial (y Centennial) naturalmente estamos más expuestos a esta información ya que crecimos rodeados de tecnología.

Veo con tristeza a candidatos que no les queda de otra más que recurrir al humor y a otros métodos para esconder su falta de propuestas y oscuros pasados. Veo con desánimo a candidatos que ante los cuestionamientos de los jóvenes sigue prefiriendo contestar como políticos del siglo pasado, saliéndose por la tangente, cambiando de tema o jugando con las preguntas. Al final, la cada vez mayor oferta política combinada con la libertad de expresión y el acceso que cada vez más personas tienen a redes genera que los mayores perjudicados al no contestar sean los propios candidatos. La gente ya no quiere dinosaurios que busquen simular que están en una década distinta a la cual están, aunque hay políticos jóvenes con mañas viejas y viejos con corazón de joven.

Los jóvenes pedimos que nos hablen con la neta, esto no es un tema de partidos sino un tema de voluntades. Muchísimos casos hay a nivel nacional de políticos y figuras de interés público que han sabido tomar ventaja de esta realidad, que han dado la sorpresa en elecciones municipales y estatales yendo contra el sistema, aprovechando la energía de los jóvenes y el hartazgo de los ciudadanos hacía la política en general para canalizarla a su favor. 

Siempre habrá oportunidad de mejorar y de corregir errores, es mejor dar la cara y hablar de frente aunque pueda herir la sensibilidad o la relación con algunos pocos que arriesgar toda una elección por defender lo indefendible. Mi opinión no tiene dedicatoria y creo que en cierta medida aplica o puede aplicar  para todos los partidos e inclusive para algunos independientes. ¿Cuál es la tendencia mundial de la política? ¿Qué perfil tienen los candidatos que están ganando presidencias en Latinoamérica y Europa? Algunos son viejos, otros jóvenes pero la mayoría tiene en común denominador el hecho que hicieron campañas innovadoras y hablaron de frente, no solamente a los jóvenes, también a los maestros, trabajadores y demás sectores clave de la sociedad que pueden definir una elección.

No quisiera adelantarme a ser un falso profeta y dar por sentado un triunfo en la elección presidencial cuando aún ni han empezado las campañas constitucionales, cuando aún hace falta que varios candidatos con bajo nivel de reconocimiento se den a conocer pero lo que si puedo adelantar es que quien quiera hacer campañas como se han hecho antes no le quedara de otra más que aceptar la victoria de quienes decidieron cambiar y hablar con la neta. Bien decía Salvador Allende, ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica, quien no quiera hacer una revolución en campaña con los jóvenes será víctima de una como hemos visto en el pasado, no solamente en México.