#HojaDeRuta: “El colapso de la confianza”

Comparte este artículo:

Si en el verano, en medio del fervor de una elección presidencial votó el 56% del padrón elegible en la elección ordinaria para la alcaldía de Monterrey ¿Qué porcentaje sería realista esperar que acuda a un proceso extraordinario que tendrá lugar un 23 de diciembre? Razones sobran para suponer que será considerablemente más bajo, pero todas tienen un hilo conductor: la desconfianza.

Zygmunt Bauman definió la crisis de la democracia como “el colapso de la confianza”, agregando que la gente ya no creía en el sistema porque este no cumple sus promesas. La grieta es profunda: ¿Cómo creer en un sistema que promete seguridad cuando se vive con miedo y no paran los asesinatos? ¿Cómo creer en un sistema que asegura que mejorará la calidad de vida, pero se trabaja más y el salario vale menos? ¿Cómo creer en representantes que prometen honestidad, y acaban desfalcando el dinero público?

La principal promesa rota del proceso electoral fallido del verano pasado, en el caso de la capital neoleonesa, es la misma que por años se ha vejado en México: la de respetar la voluntad popular. No sorprenda entonces que la decepción venga por partida doble: de aquellos que creen que su voto no fue respetado, y de quienes sienten que su trabajo como funcionarios de casilla no sirvió de nada.

Un dato adicional para dimensionar mejor la decepción: en México, el 50% de las personas que han participado en una actividad política, se han decepcionado del resultado, de acuerdo al Informe País para la Calidad de la Ciudadanía en México publicado por el INE en colaboración con el Colegio de México. La misma cantidad de ciudadanos dijo no creer en la democracia.

Lo anterior en un contexto de una ciudadanía esencialmente despolitizada y desmovilizada. De acuerdo al mismo estudio del INE, hay tres razones por las que la ciudadanía en nuestro país es débil: 1. La desconfianza que existe entre la ciudadanía, y de la ciudadanía hacia la autoridad; 2. La desvinculación en redes que vayan más allá de la familia, amistades o religión y 3. La decepción ante los resultados de la democracia.

Despolitizados, porque participamos poco y cuando lo hacemos, nos decepcionamos. Desmovilizados porque tenemos baja capacidad y espacios de organización política, por lo que la presión que puede ejercerse desde la ciudadanía hacia los poderes formales o fácticos es muy limitada, al estar usualmente dispersa. De pronto hay olas en coyunturas clave, pero igual que en la playa, alcanzan la cresta y rompen con rapidez.

Lo ocurrido y por ocurrir en la elección de Monterrey trasciende el resultado del 23 de diciembre: es ahondar la percepción de que la democracia no funciona, que no cumple sus promesas, que no se puede creer en ella. 

Ni hablar de la innecesaria participación de todos los candidatos minoritarios, pues aunque legalmente es una elección extraordinaria que repone el mismo proceso, su presencia resulta intrascendente. 

La elección será una segunda vuelta de facto, pero con menos participación y por tanto, mayor peso de las estructuras tradicionales. También representará un reto en términos de legitimidad, pues supongamos que participa un 30% del padrón. Aún obteniendo la mitad de los votos, quien resulte electo tendría el apoyo de apenas el 15% de las personas en posibilidad de sufragar.

El rescate de la confianza en los procesos democráticos no pasará entonces por lo que ocurra en un par de semanas, sino en reforzar la capacidad de politización, organización y movilización para empujar agendas concretas y ganar espacios. Si el sistema no cumple sus promesas, quizá sea en gran medida porque no tiene mucho apuro en cumplirlas.

#Kleroterion: La Modernidad no debe rebasar la Privacidad

Comparte este artículo:

Hoy en día el mundo vive una modernidad arrasadora, quedando atrás los sistemas análogos, los teléfonos de disco, las videocaseteras, el fax, las películas VHS y hasta los CDs, las televisiones de cinescopio, los vehículos con carburadores, las bibliotecas, los viejos celulares que eran literalmente unos tabiques, etc. Por su parte, el gobierno también ha cambiado, los sistemas jurídicos, la burocracia, el sistema de salud y casi cualquier trámite ha sido modernizado, entre muchas cosas más, lo que sin duda, hace una nación más moderna, rápida y eficaz.

Sin embargo, esta modernidad desgraciadamente también trae consigo factores preocupantes, como nuevas formas de extorsión, robos, delincuencia cibernética, piratería, así como diferentes maneras de relacionarse con la gente y en su caso, varios escenarios de acoso, respecto a este último, en la actualidad encontramos términos o tipos, como por ejemplo, bullying, ciberbullying, grooming y sexting, pero que en muchas ocasiones todos estos términos están ligados para llegar a un mismo fin.

En primer lugar, debemos entender estos términos, para la SEP el acoso escolar es una forma de violencia entre compañeros, en la que uno o varios molestan de manera constante a uno o varios compañeros, quienes no pueden defenderse y generalmente están en una posición de desventaja o inferioridad; el ciberacoso o ciberbullying, que no se presenta sólo en el ámbito escolar, se da en específico a través de dispositivos digitales, como smartphones, computadoras y tabletas, por medio de videos, redes sociales, mensajes de texto, apps y videos; grooming, esta modalidad se refiere cuando un adulto se va ganando la confianza de un niño o adolescente, con la finalidad de conseguir favores o concesiones de carácter sexual, también es conocido como child grooming y, por último, el sexting, que se da cuando se envían a través de un smartphone u otro dispositivo que contenga una cámara, fotos o videos propios o producidos por uno mismo, con alguna connotación sexual.

Ahora bien, abundaré un poco más en este término, ya que tiene algunas variantes que son muy importantes para poder distinguirlo, debemos identificar cuándo se está en un riesgo, ya que en sí no es un problema de seguridad, sino más bien una práctica que puede llevar consigo de manera posterior un riesgo, ya sea en mujeres, hombres y sobre todo en menores de edad.

Aquí la problemática principal abunda en que una vez que se envían estos videos o contenidos, no tenemos la certeza de cómo serán utilizados, pero, ¿cuáles son las características de estos contenidos?, primera, son realizados de manera voluntaria y enviados por ellos mismos, segunda, tienen un carácter sexual, ya sea desnudez total o parcial y en muchos casos, pauta o descripción de actividades sexuales y tercera, lo anterior se realiza por medio de un dispositivo electrónico con capacidad para grabarlo, ya sea video, webcam, chat o videollamada (en estos dos últimos casos se le denomina sexcasting).

Pero existe también otra situación, ya que puede darse de manera involuntaria, cuando otra persona puede enviarlo desde un dispositivo que no es el suyo, que en muchos casos se da cuando roban o pierden el dispositivo, o simplemente de manera dolosa lo reenvían, además de que también existe la posibilidad de ser grabados sin su consentimiento, por lo que se convierte en una invasión total a la privacidad.

El problema del sexting, de acuerdo a un estudio por la Universidad de Michigan, reside en que no es posible controlar el uso de estos contenidos y como dijimos anteriormente, no sabemos qué uso le puedan dar, que sin lugar a dudas, por el hecho de ser algo íntimo, puede sobrepasar los efectos básicos de la privacidad, en dicho estudio efectuado a 3447 mujeres y hombres en un rango de 18 a 24 años, se llegó a una conclusión bastante curiosa, ya que al entrevistarlos manifiestan este concepto como una nueva forma de cortejo, por lo que para ellos, no se trata de una conducta sexual arriesgada o inadecuada, es entonces que concluyen cómo la tecnología está influyendo en una forma impresionante en la vida de las personas, lo que para mi punto de vista como abogado y padre de familia no me convence en su totalidad.        

Insisto y estoy totalmente convencido que la vida sexual en cualquiera de sus modalidades, formas o modos es respetada, además de saber que en muchos caso el sexting es muy común en muchas parejas, ya sea esposos, novios o cualquier tipo de relación que se tenga. Sin embargo, como expliqué anteriormente, durante el proceso puede no pasar nada, e incluso experimentar o motivar la relación, pero ¿qué sucede cuando se termina la relación?, ya sea en  buenos o malos términos o cuando hace por inconsciencia, moda o sin autorización, es ahí cuando no podemos predecir cómo serán utilizados estos contenidos, que pueden producir graves problemas en su vida, trabajo, amigos, pareja y en muchas ocasiones hasta para motivar algún delito como extorsión o presión para realizar algo, que en varios casos fue motivo de violaciones y un acoso sexual más severo.

Concluyo diciendo que seamos responsables con estos contenidos como adultos, pero sobre todo, para los que tenemos hijos, estemos atentos de sus redes sociales, de sus novios, de sus celulares, que por supuesto en ningún momento significaría invadir su privacidad, ya que se hace por una causa natural que es la seguridad, estemos muy pendientes de sus amistades, así como también es muy importante que aprendan, por ninguna causa, a compartir datos personales, enseñarles a ser totalmente responsables con el uso de los dispositivos electrónicos que hoy en día son una herramienta para todos, pero que tampoco que no se vuelvan indispensables para poder relacionarnos o convivir con otras personas y que cuando ellos sientan que están algún tipo de peligro, tengan la confianza de poder decirlo y actuar de manera inmediata, adoptando que la modernidad es una necesidad, pero nunca deberá rebasar a la privacidad.

Día internacional de la Anticorrupción

Comparte este artículo:

Este domingo 9 de diciembre, fue el Día Internacional de la Anticorrupción. La Corrupción es una plaga mundial ya que cómo lo señaló el Secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, el costo de la corrupción representa aproximadamente el 5% del PIB mundial, cerca de 2.6 billones de dólares, (trillones según la escala americana) respaldada por una impunidad que se extiende peligrosamente en todos los ámbitos, ya que parece demasiado peligroso enfrentar la corrupción en forma abierta.  

En el México de Peña Nieto,  el costo de la corrupción fue más cercano al 10% del PIB nacional. Sin embargo, en México, este domingo fue día dedicado a las refinerías y al regreso a políticas del siglo XX, gracias a un presidente que ya olvidó que el respaldo de 30 millones de electores fue por su discurso anticorrupción. Sin embargo,  ya decidió sumarse a los partidarios de la impunidad, declarando perdón a los corruptos de los últimos tres sexenios, incluyendo sus predecesores en la presidencia. 

Los 30 millones de electores tendrán que buscar otras formas de combatir la corrupción. Este régimen no lo hará. ¿Engaño electoral que anuncia más corrupción durante el sexenio? ¿O cobardía frente a los poderosos intereses encubiertos por la corrupción reciente? No tardaremos mucho en saber cual de las dos opciones es la buena, o si cómo es muy probable, las dos son muy reales. 

En el show armado para celebrar la nueva refinería de Tabasco, varios gobernadores aceptaron formar parte del elenco y aplaudir las migajas que les ofrecen para rehabilitar las refinerías ubicadas en sus estados. De estas migajas, verán pocos impactos en sus estados. Cuando mucho impactos de corrupción cómo sucedió en Cadereyta con empresas coreanas y alemanas en la última reconfiguración que no sirvió para gran cosa en términos técnicos. Es significativo que ya regresamos a los espectáculos priistas de hace 40 años, cuando era impensable no ser visto en la cercanía del gran tlatoani.  

Mientras los países del primer mundo programan la desaparición de los vehículos que usan combustibles contaminantes, México será el último país de la OCDE en quemar gasolina cuando todos los demás ya estarán en la era de los coches eléctricos. ¿Será para permitir y proteger el huachicoleo que le da buena vida a muchos? 

La verdadera esperanza de México

Comparte este artículo:

El pasado 1 de diciembre el país le dio la bienvenida a un nuevo presidente. Muchos observaban el acontecimiento con ojos esperanzados, otros tantos con cierto escepticismo. Millones de personas escucharon por poco más de una hora el discurso de toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador en aquel recinto donde en el año 2005 fue sometido a proceso de desafuero y en donde ahora tomó protesta como presidente de México. Durante su discurso, el mandatario se comprometió a acabar con la corrupción, respetar la democracia , los contrapesos del poder y criticó fuertemente el modelo neoliberal implementado en el país. Mucho se ha hablado sobre lo sucedido el 1 de diciembre en el Congreso de la Unión y lo que esto transmitió a los invitados internacionales, a los inversionistas y a todos los mexicanos. 

Andrés Manuel López Obrador comenzó su gobierno con un 66% de aprobación según la encuesta del periódico El Financiero, esto se traduce en un alto grado de legitimidad para la toma de decisiones a lo largo de su gestión. Los mexicanos depositaron su confianza en esta nueva administración y elevaron sus expectativas con la esperanza de lograr un México mejor, un país que ciertamente todos merecemos. Resulta indispensable exigir al Estado una respuesta a las millones de demandas acumuladas día con día y de las que aun no existe respuesta, pero también es necesario cuestionar nuestro rol como participes en el funcionamiento del mismo Estado. El ser miembro de un país nos dota de privilegios, pero también de responsabilidades. 

Me encuentro escribiendo esto, con la convicción de que los ciudadanos somos una pieza fundamental para lograr una democracia estable, con instituciones certeras, justas y eficaces. Según datos del CONEVAL, 62,8 millones de personas en México viven en pobreza, por lo tanto no cuentan con al menos dos de los servicios básicos como: agua potable, vivienda digna, electricidad, salud, seguridad, entre otras. Esto conlleva a su poca o nula participación en la vida pública del país. El hecho de tener acceso a servicios básicos y herramientas de información y tecnología, nos hace ser parte de un sector privilegiado y por esto, debemos hablar por aquellos que no pueden hacerlo e impulsar que puedan y sean escuchados.

Actualmente se vive en un México polarizado, con una división entre los mexicanos que otorgaron su confianza al ahora presidente de la República y los que no lo hicieron, como si se tratase de los que están a favor de un México mejor y los que están en contra, cuando la realidad es otra. Todos son parte de un mismo México, sí, con inseguridad, desigualdad y desconfianza, pero también de un México, con calidez, valores y tradiciones. Esto no se trata de formar bandos, sino de ser críticos sea el representante que sea. Se necesita una participación real, que trascienda más allá de las urnas, una participación social, en el que las asociaciones y organizaciones civiles se encuentren realmente involucradas con el fin de ser un contra peso a las acciones gubernamentales. De igual manera, se necesita una participación comunitaria basada en la autoayuda social y en la restauración del tejido social. Así mismo, de una participación política activa con miras a la reconstrucción de un Estado fuerte. Es necesario reconocer el papel prioritario que la ciudadanía tiene en la construcción de un México del que todos estemos orgullosos de ser parte. Para mí la verdadera esperanza de México es su gente.

#ElNidoDelGavilán: “La ola de violencia en la semana”

Comparte este artículo:

Los narcomensajes son usados por los grupos delictivos para ganar respeto y crear reputación entre los rivales. 

En los últimos días, Nuevo León ha experimentado una ola de violencia inusitada. Cuerpos mutilados han sido encontrados en diferentes zonas del Estado. El domingo, 2 ejecutados en Santa Catarina y un 1 ejecutado en Galeana. El lunes, en Monterrey, en General Terán y restos destazados en la zona rural de China y Cadereyta.

Aldo Fasci ha salido en prensa diciendo que el nuevo gobierno no cambia la situación existente y que la coordinación con el gobierno federal debe prevalecer.

Estas noticias, aunque parezcan nuevas, simplemente son demostraciones de fuerza cíclicas entre los cárteles. 

El gobierno de Nuevo León ha sido sistemáticamente incapaz de desarticular a los grupos criminales, detener las oleadas del crimen y apoyar a las víctimas y familiares.

Ya en el 28 de noviembre aconteció que en el exterior de los tres penales estatales, Topo Chico, Cadereyta y Apodaca, fueron dejados esparcidos los restos de un capo identificado como Luis Reyes, El Rex, que fue asesinado en la cárcel de Nuevo Laredo.

Su cuerpo fue robado de la funeraria donde era velado y los restos cercenados esparcidos en estos tres centros penitenciarios.

Los penales del estado hace mucho que viven intervenidos por los grupos criminales, los internos a merced de ellos y autoridades siendo cómplices.

Estos actos delictivos en los últimos días pudieran estar orquestados desde estos centros penitenciarios como hace algunos años, descartar esta opción es trabajo de la Fiscalía del Estado.

La prensa ha reportado estas noticias para golpear al gobierno del Bronco y a la figura de Aldo Fasci que tal parece algunos grupos delictivos no quieren.

Sin duda alguna, esta ola de violencia es un hecho orquestado y no fortuito, por la manera en que ocurrió, por la disparidad geográfica y el mismo patrón de comportamiento.

Hay que seguir pendientes y al tanto del seguimiento de estas noticias para detectar a los grupos delictivos involucrados y las medidas tomadas por el Bronco-gobierno.

Lo dicho, dicho está. 

Teléfonos Inteligentes nos hacen menos Inteligentes

Comparte este artículo:

No queda la menor duda que la penetración de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación ha aumentado exponencialmente en los últimos 20 años, ahora, tener un teléfono con acceso a redes sociales, aplicaciones, mensajes y llamadas es algo accesible para la gran mayoría de los mexicanos. Una de estas nuevas herramientas es el Smartphone o teléfono inteligente que ha revolucionado la forma en la que nos comunicamos, como nos llega la publicidad, como se hace política y como nos mantenemos informados “o desinformados”.

Contrario a la lógica que nos haría suponer que estos teléfonos nos hacen más eficientes la realidad de las cosas es que las implicaciones en muchos casos son negativas y no se limitan a la productividad. Por ejemplo, según un estudio del World Economic Forum en una escala del 1 al 5 de humor el estudio indica que el usar nuestro teléfono cuando estamos con alguien más empeora nuestro humor y perjudica a la persona o personas con las que estamos, irónicamente, estos aparatos nos acercan a los lejanos y alejan a los cercanos. 

En la Universidad de Virginia registraron el comportamiento de 174 estudiantes “millennials” por una semana, y encontraron que el utilizar el teléfono y navegar mientras se estudia o se hace la tarea distrae al estudiante de tal forma que tarda en promedio dos y medio veces más en realizar la misma tarea sin la distracción del teléfono. En Francia recientemente entró en vigor, una ley federal promovida por el Presidente Macron para prohibir el ingreso y uso de teléfonos celulares para alumnos en escuelas de educación básica.

Vale la pena mencionar que hay estudios que indican que compartir nuestras vidas y compararnos con los demás, por lo general disminuye la felicidad del ciudadano promedio y le puede generar traumas, además de reforzar estereotipos y distorsionar la naturaleza de muchas relaciones humanas. Al final, podemos concluir que el uso actual que le damos a los teléfonos inteligentes nos hace menos productivos y felices, por lo que sería poco inteligente no medir como nos afecta a cada uno en nuestra circunstancia y cuidar que la próxima generación “centennial” no crezca con estos problemas considerando que nacieron en una era donde no solamente ya existía el internet sino donde desde niños interactuamos con las redes sociales.

#Kleroterion: ¡La Toma de Protesta!

Comparte este artículo:

En estos días, una gran cantidad de mexicanas y mexicanos a nivel nacional, seguimos de cerca la toma de protesta del Lic. Andrés Manuel López Obrador, en la Cámara de Diputados, acto que demuestra sin duda, lo que significa la perseverancia; ahora bien, me parece pertinente en primer lugar mencionar por qué debe ser en ese lugar y los supuestos que podrían darse, además de saber cuáles son las facultades que a partir del 1 de diciembre tuvo el nuevo Presidente de la República.

De acuerdo al artículo 87 de nuestra constitución política, el Presidente tomará posesión y protesta de su cargo ante el Congreso de Unión, si por cualquier circunstancia el Presidente no pudiere rendir la protesta en estos términos, lo hará de inmediato ante las Mesas Directivas de las Cámaras del Congreso de la Unión,  pero en el caso de que esto tampoco sea posible, lo hará de inmediato ante el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Siendo entonces Presidente Constitucional de México, es necesario saber cuáles serán las facultades y obligaciones, que de acuerdo al artículo 89 de la misma Constitución Política, tendrá el Lic. Andrés Manuel López Obrador, dentro de este precepto se establece que puede promulgar y ejecutar leyes que expida el Congreso de la Unión; nombrar y remover libremente a los Secretarios de Estado, embajadores, cónsules generales y empleados superiores de Hacienda, así como los Coroneles y demás oficiales superiores del Ejército, Armada y Fuerza Aérea Nacionales y presentar la terna para la designación de Ministros de la SCJ (éstas con aprobación del Senado); nombrar a los demás oficiales del Ejército, Armada y Fuerza Aérea Nacionales, así como preservar la seguridad nacional y disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación, también podrá disponer de la Guardia Nacional para los mismos objetos, declarar la guerra en nombre de los Estados Unidos Mexicanos, intervenir en la designación del Fiscal General de la República y removerlo, dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, convocar al Congreso a sesiones extraordinarias y facilitar al Poder Judicial los auxilios que necesite para el ejercicio de sus funciones, habilitar toda clase de puertos, establecer aduanas marítimas y fronterizas y designar su ubicación, conceder indultos a los reos sentenciados por delitos de competencia de los tribunales federales; conceder privilegios exclusivos a los descubridores, inventores o perfeccionadores de algún ramo de la industria y, en cualquier momento, optar por un gobierno de coalición con uno o varios de los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión, además de las que confiera expresamente la Constitución.

Retomando el tema de tan comentada y para muchos, esperada toma de posesión presidencial, se contó con distintos funcionarios y personalidades en diversos ámbitos, tanto a nivel nacional como internacional, entre los que estuvieron el Vicepresidente de EUA Mike Pence y el secretario de Energía Rick Perry, así como Ivanka Trump, el rey de España Felipe VI;  el embajador de Finlandia en México, Roy Eriksson; Antonio Costa, Primer Ministro de Portugal; Martín Vizcarra Cornejo, Presidente de la República del Perú y Salvador Sánchez Cerén, Presidente de la República de El Salvador.

También estuvieron presentes diversos Gobernadores de México como Manuel Velasco, Cuauhtémoc Blanco, Javier Corral, Jaime Rodríguez Calderón, Carlos Mendoza Davis, Héctor Astudillo, Alejandro Moreno, Silvano Aureoles, Alejandro Murat, entro otros; asimismo, Evo Morales, el mandatario de Bolivia; el Secretario de Relaciones Exteriores de Ghana, Charles Owiredulos; empresarios como Joaquín Vargas, presidente de Grupo MVS; Germán Larrea, dueño de Grupo México; José María Rioboó y Carlos Slim, también el cantautor Silvio Rodríguez; Iván Duque Márquez, Presidente de la República de Colombia; Brahim Ghali, Presidente de la República Arabe Saharahui Democrática; Kim Yong Nam, Presidente de la Asamblea de la República Popular Democrática de Corea; Mario Abdo Benítez, Presidente de la República del Paraguay; el obispo Norberto Rivera; el Presidente del Consejo de Ministros de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel; así como parte del gabinete entrante, entre muchos invitados más.

Dentro de lo expuesto en el primer discurso oficial de más de una hora del Presidente entrante, destacó en primer instancia el agradecimiento al ex mandatario Peña Nieto, al no intervenir en el proceso electoral, posteriormente,  su promesa de combatir a la corrupción y emprender la cuarta transformación; asimismo, mencionó que no tiene derecho a fallar, además de comprometerse a no robar y a no permitir que nadie se aproveche de su cargo, también comentó que el Presidente de México nunca dará la orden de reprimir al pueblo, así como decir que van a bajar los sueldos de los de arriba, porque van a aumentar los sueldos de los de abajo, otro punto que muchos simpatizantes no han recibido con mucha agrado, es reiterar que no habrá un enjuiciamiento de administraciones anteriores, diciendo que su fuerte no es la venganza, que si bien no olvida, sí es partidario del perdón y la indulgencia, un mensaje muy importante fue el de su plan para construir refinerías y suspender la importación de hidrocarburos, por mencionar algunos.

Concluyo deseando un gran éxito para México y para el nuevo Presidente de la República, nuevamente se tiene la esperanza de un verdadero cambio, millones de mexicanas y mexicanos confían en esta nueva administración, pero es muy importante entender que el cambio no sólo se da a través del ejecutivo federal, es responsabilidad de todos nosotros ser respetuosos de las leyes y de las instituciones, transitando en una sociedad con derechos y obligaciones, pero sobre todo seguir luchando para bien desde nuestros hogares, eso sería un gran aliado para la administración entrante, por lo que ahora que se tiene la idea de un nuevo comienzo político, también debe tenerse  la idea de una buena relación con el gobierno en todas sus instancias, trabajemos duro, estemos orgullos de ser mexicanos y de pertenecer a una sociedad que ha podido salir de cualquier adversidad, comencemos pues con esta cuarta transformación, adoptando como propia, la toma de protesta…

Andrés, no tienes derecho a fallarnos

Comparte este artículo:

AMLO se enfrenta a una expectativa peligrosa en la que se le evaluará por lo que deje de hacer más que por lo que haga

El 1 de diciembre fue un día histórico. Por primera vez la izquierda ideológica asume el poder en la figura de Andrés Manuel López Obrador. Hubo muchos simbolismos que le dieron color al primer día de gobierno de AMLO, como la apertura de los pinos al público general, o la colocación de la banda presidencial. Pero sobresalió un peculiar momento: cuando un ciclista se le emparejó al jetta blanco del Presidente Constitucional. 

La toma de ciclista platicando con López Obrador sobresalió entre otras cosas porque mostró una genuina cercanía entre el poder político y la ciudadanía de a pié, pero cobró más relevancia cuando en el discurso de apertura en el congreso, AMLO hizo público un extracto de su conversación. 

El ciclista cual representante del pueblo mexicano le dijo al mandatario que no tenía derecho a fallarnos. Una brutal frase que refleja el hartazgo al que hemos llegado las y los mexicanos. Y es que la victoria de López Obrador tiene muchas aristas pero una de ellas y muy importante es el cansancio a los constantes fracasos de los gobiernos en turno. 

Enrique Peña Nieto deja al país con un magro crecimiento económico, con una violencia sin precedentes y con una estela de corrupción como nunca antes se había visto. 

La vara es muy alta y AMLO lo sabe, él mismo lo dice y cree que a pesar de eso, cumplirá con las expectativas. Por el bien de México esperemos que sí, pero es tanta la esperanza y son tantos los obstáculos y rezagos, que ni con el mejor de los optimismos se espera que se cumplan todas las promesas, y los mexicanos parecen no perdonar un fracaso más en su gobierno. 

El ciclista tiene razón, Andrés no tiene derecho a fallarnos. Hay un dicho que dice que prometer no empobrece, pero en los políticos las promesas salen disparadas como si de dulces se trataran. Si López Obrador en verdad es un político diferente a los demás, sabrá que no puede dejar un vacío, que la prosperidad se tiene que reflejar en todos los rubros de nuestra vida. Con esa vara lo mediremos y con esa misma sabremos si seguir confiando en su proyecto o no. 

Perdón e indulgencia

Comparte este artículo:

Para un gobierno electo a nombre del combate a la corrupción y la impunidad, el perdón y la indulgencia a los corruptos es la primera incongruencia dentro de la cuarta transformación. Ya sufrimos el engaño en Nuevo León, ¿se repetirá a nivel nacional? 

El perdón se acuerda a los culpables. Si no hay culpables, ¿a quién acordarán el perdón? ¿A todos en forma genérica? ¿Valdrá algo un perdón sin arrepentimiento? ¿Se arrepentirán los miles de servidores públicos que disfrutarán tranquilamente de los productos de sus malversaciones? ¿O vendrán espontáneamente a devolver las toneladas de dinero y de propiedades mal habidas durante sus administraciones?  ¿Tendrá caso seguir ejerciendo una Justicia selectiva que no tendrá sustento ni justificación? A partir del día 1º de diciembre, ¿quiénes serán sujetos a persecuciones por una Justicia que perdió el derecho de decidir quien es culpable y quien es inocente, si el gran juez, en Palacio Nacional será el único en rendir sentencias? 

Mal empieza un régimen que se atribuye derechos supra naturales para definir la justicia y dictaminar impunidad a quienes saquearon el país durante los últimos sexenios. De democrático, no tiene nada. No entiende ni respeta la separación de los poderes. Más preocupante todavía, cómo lo señala Mauricio González Ochoa en su editorial dominguero, “¿Cómo van a redactar una Constitución Moral aquellos que están perdonando actos inmorales?” La discrecionalidad en las decisiones de Justicia no hará más que perpetuar dos siglos de injusticia que la cuarta transformación pretende erradicar. 

Desgraciadamente, estas posturas erráticas no dejan de ser el reflejo de la sumisión del nuevo régimen a una “mafia del poder” que no dudará en usar el poderío económico y financiero acumulado a costas del erario público para hacer valer su fuerza y hacer prevalecer sus intereses. La lucha será sin piedad. El Presidente sabe el precio que tuvo que pagar para que se respetará la voluntad popular. 

Si es sincero en el combate a la corrupción, algún funcionario de su nuevo equipo de gobierno debería pisar la cárcel en menos de seis meses para que le otorguen credibilidad. ¿Será un fiscal a sus ordenes que designará el chivo expiatorio? Bien lo escribió Gabriel Zaid hace treinta años. “La corrupción es el Sistema”. Parece que aún con cuarta transformación, el nuevo régimen seguirá adoptando el mismo Sistema. 

Crecimiento económico o estabilidad macroeconómica

Comparte este artículo:

López Obrador, quien tomará posesión el próximo sábado, ha establecido que su gobierno respetará la estabilidad macroeconómica. Esa no es una promesa menor si revisamos los acontecimientos de la crisis de la deuda de 1982, la crisis de 1987 y el “error de diciembre” de 1994. Aquí nos concentraremos en la primera, la cual sumió al país en una de las peores crisis de su historia reciente. 

Cuando Luis Echeverría asciende a la Presidencia en 1970, el gobierno se enfrenta a dos problemas centrales: la pérdida de legitimidad política por los sucesos de 1968 y a un recesión económica. 

El autoritarismo mostrado en la represión estudiantil representaba el agotamiento del sistema político. Asimismo, la recesión económica de 1971 expresaba el fin del periodo denominado “desarrollo estabilizador”. Periodo en el cual la economía presentó un crecimiento sostenido y una estabilidad macroeconómica, es decir, bajos niveles de déficit y deuda, así como una inflación controlada. 

Sin embargo, los aspectos negativos del modelo de sustitución de importaciones iban agudizándose a medida que terminaba la década de los sesenta: cuellos de botella en la producción, baja productividad y, por ende, baja competitividad, una burguesía conformista y la dependencia estructural de bienes de capital externos. 

Con ello, Echeverría buscó recuperar la legitimidad política a través de un inusitado gasto público dirigido a sectores poco productivos. El entonces presidente pensaba que el “desarrollo estabilizador” había provocado una mayor desigualdad, por lo cual su proyecto, denominado “desarrollo compartido”, debía concentrarse en la redistribución del ingreso nacional. 

Bajo este populismo económico, el aparato burocrático se expandió de forma desmedida, el déficit aumentó y el financiamiento tuvo que hacerse a través de la emisión de dinero por parte del Banco de México y de endeudamiento externo. 

Con la devaluación de 1976, la lucha contra la iniciativa privada y el acuerdo de estabilización pactado con el Fondo Monetario Internacional parecía que el gobierno había aprendido la lección. Sin embargo, ante el descubrimiento de nuevos yacimientos de petróleo en 1977, la dirección de la política económica no sólo continuó por la misma senda, sino que se intensificó. Entre 1977 y 1981, el PIB creció a una tasa promedio anual de 7.8%.

López Portillo buscó redirigir los excedentes provocados por la bonanza petrolera a otros sectores como el campo; sin embargo, los ingresos generados por las exportaciones del petróleo eran usados fundamentalmente para cubrir los gastos de PEMEX. 

Por lo tanto, el gobierno buscó financiarse a partir de deuda externa. En esa época, ante la confianza que generaba el hallazgo de petróleo, existía gran disponibilidad de préstamos para el país. Deuda que era pagada a partir del aumento de riqueza gracias al crudo. De esa manera, lo que hacían los bancos internacionales era simplemente reciclar los petrodólares.

Aunque la inflación había crecido en menor medida que la producción, el tipo de cambio fijo provocó el aumento de la demanda de bienes importados con lo cual el peso se encontraba sobrevalorado y presionaba a la balanza de pagos. Para cubrir el déficit en la balanza de cuenta corriente, el gobierno aumentó su deuda externa, con lo cual la tendencia se reforzaba. 

Ante la caída del precio internacional del petróleo en 1981, la expectativa devaluatoria presionó aún más al tipo de cambio. Al ver que las reservas internacionales del Banco de México se agotaban, el gobierno no tuvo otra opción más que hacer flotar el peso. Sin embargo, el peso se encontraba aún sobrevalorado y, aunado a ello, debido al encarecimiento de las importaciones, López Portillo aumentó los salarios, con lo cual se dispararon los precios. 

Ante la desconfianza de los mercados y con la necesidad de financiar el déficit, el gobierno buscó financiarse a partir del aumento de la masa monetaria en circulación, lo que generó un mayor aumento de los precios. 

La expropiación de la banca en 1982 y el control generalizado de cambios para detener la fuga de dólares solamente empeoraron la desconfianza y agudizaron la crisis. Ante ello, el entonces Secretario de Hacienda, Jesús Silva-Herzog, declaraba impagable la deuda externa y México se hundía en una severa crisis.

A más de treinta años de ese suceso, México ha aprendido su lección. La autonomía del Banco de México, organismo encargado de velar por la estabilidad de precios y mantener el poder adquisitivo de la divisa nacional, evita que el gobierno siga financiándose a través de la impresión de billetes. Por ello, la designación de Gerado Esquivel y Jonathan Heath como subgobernadores del Banco genera confianza. 

Nadie niega la necesidad de la economía mexicana de aumentar las tasas de crecimiento. Para comenzar a revertir la pobreza, la economía debe de crecer por lo menos al 5 % anual, pero ello no implica descuidar la estabilidad macroeconómica.

Como diría Rodrigo Gómez, Director del Banco de México de 1952 a 1970, en ningún momento se debe sacrificar la estabilidad de los precios en aras de un mayor crecimiento económico.