Izquierda, religión y la 4T: una relación confusa

Comparte este artículo:

El gobierno de AMLO ha acertado en iniciar su gestión de forma lenta y conservadora: no es fácil pasar de tantos años de oposición al gobierno; podemos decir que se aprovechó este primer año para “tantear las aguas”. [1]. Al hacerlo, sacrificó algunas de las demandas más históricas y representativas de la izquierda, o por lo menos eso parece a primera vista. Ahora, con el terreno ya reconocido, con una oposición moralmente derrotada y desarticulada, con más campo de acción y con los sectores más izquierdosos ya hablando de traición, lo previsible es que este gobierno empiece, ahora sí, a enfilarse a cumplir con las reivindicaciones históricas de la izquierda. 

¿Por qué tardar tanto? El poder de la iglesia

Con la llegada de un gobierno de izquierda, lo lógico era que todos los que conformaban la llamada mafia del poder se alinearan para hacerlo fallar. Esto era real hace un año y lo sigue siendo ahora. [2]. La iglesia, que tradicionalmente se queda un poco al margen de la política en el país, funcionaba como una especie de carta oculta aliada a los conservadores para impedir políticas progresivas y para golpear a los sectores que las impulsaran. 

Pero esto ha cambiado en este primero año. La estrategia política que ha empleado el grupo de AMLO, ir lento y sólo emprender actos fuertes en donde más legitimidad tiene, ha funcionado y hoy la oposición se encuentra gravemente fraccionada y cada vez más lejos de representar una amenaza real. Con el tema de la religión, han ayudado varios factores: los escándalos de pederastia, una juventud cada vez menos religiosa y (este es el principal) la toma del poder jerárquico por parte del sector más progresista de la iglesia: el que encabeza el papa Francisco. 

Esto hay que tenerlo claro siempre que hablamos de este tema: la iglesia es una de las organizaciones más rígidas y jerarquizadas. Hoy en día, compiten la cúpula más alta del poder religioso en México el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera, quien es uno de los religiosos más conservadores y tradicionalmente aliado al PAN y el arzobispo primado, Aguiar Retes, religioso progresista y amigo cercano del papa Francisco. 

Esto último no es nada menor. La entrada del nuevo arzobispo primado que vino a reemplazar al impresentable Norberto Rivera, vino a cambiar radicalmente el panorama de la actividad política de la iglesia. Norberto Rivera también era conservador, defensor de Marcial Maciel y aliado histórico del priismo, Aguiar Retes representa la cara más progresista de la iglesia. Y no, no es una cosa de AMLO, de hecho el cambio vino desde febrero del 2018, aun con Peña, y ayudó a cimentar el camino sobre el cual pudo ganar AMLO: la iglesia nunca se metió en la elección, a pesar de que en la coalición gubernamental participaba el PES, grupo de evangélicos con fuertes influencias estadounidenses.

Morena y la izquierda

Muchos se han apresurado a decir que Morena había abandonado la lucha social de izquierda y las reivindicaciones que con ella vienen por su alianza con el sector religioso. Usaban como ejemplo la alianza electoral con el PES y la divulgación de la cartilla moral en las iglesias. Esto es cierto desde una perspectiva simplista e ignorando ciertos datos. 

Una mirada más amplia permite interpretar estos movimientos en sus respectivas coyunturas: la alianza con el PES respondió a la necesidad de sumar aliados (y restar enemigos) para la elección, principalmente por el presupuesto para campaña, el tiempo en radio y televisión y por el historial de robo de elecciones que existía (el fantasma del 2006 seguía pesando); los lazos que han acercado al ahora gobierno con la iglesia obedecen a la necesidad de mantenerlos cerca para mantener fraccionada a la oposición, evitar que logre formar junto al PAN, medios de comunicación y empresas conservadoras, una gran coalición que pueda ser una amenaza real. 

Lo que no ven los que siguen esta línea es el historial progresista de Morena y la fuerte presión interna por lograr avances reales en estas áreas. En los estatutos del partido se habla abiertamente del compromiso con causas como el derecho al matrimonio de personas del mismo sexo el derecho al aborto. Aunque Morena se encuentra en una transformación ahora que es gobierno (con grupos más pragmáticos y menos apegados a los ideales tomando fuerza), los sectores más a la izquierda siguen dominando el partido e impulsando estas políticas.

Esto se puede ver en las recientes expulsiones del partido que se han hecho a algunos diputados locales de Nuevo León (que formaban parte de la bancada de Morena, pero que venían del PES) por hacer comentarios misóginos y por negarse a impulsar los ideales de izquierda. [3] También por las recientes iniciativas de despenalización del aborto que se han comenzado a discutir en comisiones en el Congreso de la Unión [4] y que son consecuencia lógica de la pronto a aprobarse ley de amnistía que busca sacar de la cárcel (entre otras) a mujeres que abortaron. [5]

¿Y ahora?

Lo cierto es que ahora es el momento para impulsar este tipo de leyes. La oposición se encuentra fragmentada y moralmente derrotada; los que más han resistido se encuentran a la defensiva y poco dispuestos a iniciar batallas frontales contra leyes impulsadas por el gobierno. Los grupos religiosos, que siguen siendo los mayores opositores en potencia, responden a una jerarquía que se ha vuelto lo más progresista posible y que ve con relativos buenos ojos a este gobierno. Además, la aprobación gubernamental está en su punto más alto y la época del año es propicia, con festejos patrios que logran reforzar la unidad del país y la popularidad del gobierno. 

Si el gobierno quiere mantener sus apoyos internos y lograr avances sustanciales en derechos humanos, esta es su oportunidad. Por lo que veo, parece que esto mismo están pensando y que estos meses veremos mucho movimiento en la materia. Ya el tiempo nos dirá si este gobierno realmente traicionó a la izquierda y sus luchas. Falta ver con qué fuerza y de qué lado entran los grupos religiosos a la escena política. Sólo el tiempo lo dirá. 

Notas

  1. Sobre esto hablo en mi columna pasada: http://altavz.com/2019/09/16/gobernar-para-todos-la-prudencia-como-estrategia-politica/
  2. De hecho, mucho se ha comentado hoy en día sobre un intento de “golpe blando” que se podría estar gestando desde grupos de la sociedad civil (MCCI y medios de comunicación), el poder judicial (quienes otorgan los amparos que paralizan los proyectos emblemáticos de la administración) y la oposición tanto en el poder legislativo como en las gubernaturas (PAN, PRI, PRD, etc.). Más información aquí: https://bit.ly/2kqRTkq
  3. No es el único caso, pero sirve de referencia: https://www.milenio.com/politica/expulsan-a-diputado-de-morena-por-comentarios-homofobicos
  4. No he hallado los dictámenes de comisiones, aunque no dudo que pronto se harán públicos. Aquí hay una conferencia de prensa en la que se anuncian: https://www.lapoliticaonline.com.mx/nota/125501-morena-anuncio-que-buscara-despenalizar-el-aborto-a-nivel-nacional/
  5. Una columna que explica más de la ley y sus beneficios aquí: https://politica.expansion.mx/voces/2019/09/18/por-que-podemos-estar-a-favor-de-la-ley-de-amnistia

La continuidad-ruptura y el simbolismo: un balance en materia política de los primeros nueve meses del gobierno de López Obrador

Comparte este artículo:

Actualmente, no existe en México mejor político que Andrés Manuel López Obrador. Si entendemos lo político según Maquiavelo -la capacidad de obtener y conservar el poder-, el presidente, en ese sentido, se debe comparar con Carlos Salinas de Gortari. 

Continuando un balance de los primeros nueve meses de su gobierno -anteriormente lo hicimos en la dimensión económica-, en términos políticos hay mucho que decir al respecto. 

López Obrador es el presidente de las formas y los símbolos. Desde antes de asumir la Presidencia, el originario del estado de Tabasco ha transformado los modos del quehacer político. Sin duda existen grandes similitudes con los gobiernos priistas del siglo pasado -la centralización del poder, el culto a la personalidad del presidente, la retórica populista, etc.-; sin embargo, también encontramos elementos diametralmente opuestos a los gobiernos anteriores. 

La astucia política del presidente le ha permitido combinar aspectos del pasado con otros que lo presentan como un nuevo sujeto transformador. Con ello, el proceso del gobierno de López Obrador es uno de continuidad-ruptura. Comencemos con las continuidades. 

La continuidad más relevante, que le permite renovar incesantemente su legitimidad, es de carácter histórico. Al igual que el PNR se colocó como legítimo heredero de la Revolución mexicana -al institucionalizarla, la contuvo-, AMLO se coloca como el desenlace natural, lógico y teleológico de la historia mexicana. No por nada la cuarta transformación solamente se equipara a la Independencia, la Reforma y la Revolución. El presidente busca reconstruir la historia para posicionarse como el resultado evolutivo y, por lo tanto, necesario del acontecer mexicano. 

Otro elemento de continuidad es el de la base social. La consolidación del Estado moderno mexicano fue, en parte, gracias a la base social que lo constituye. Con el PRM, Lázaro Cárdenas logró integrar las distintas fuerzas sociales al partido, desde el cual se canalizaban las disputas, colocando a la institución del Presidente por arriba de ellas.

López Obrador no ha perdido este elemento, sabedor del apoyo popular que ha adquirido a lo largo de su carrera política. Tal es el caso que no ha roto con la CNTE, incluso cuando algunos integrantes de Morena lo han exigido. Asimismo, ha incluido nuevos actores sociales en su base de apoyo. El programa social de Jóvenes Construyendo el Futuro, no es más que un intento clientelar para atraer en seis años a los jóvenes beneficiarios a las urnas para apoyar al candidato que seguramente designará. 

Su distanciamiento con el empresariado le ha costado caro y lo ha obligado a recapacitar. A diferencia de mediados del siglo pasado, el Estado ya no tiene la capacidad productiva ni financiera para condicionar a la iniciativa privada y liderar los proyectos económicos. El caso de los gasoductos es una muestra pragmática y de reflexión del presidente: sabe que no podrá cumplir su promesa de crecimiento sin estos actores. 

Por último, la continuidad de que el presidente sea cabeza de partido es evidente. No hay duda de que AMLO controla Morena desde la Presidencia. Y no podríamos esperar menos, el presidente es el fundador de Morena, gracias a él este partido tiene mayoría en el Congreso y en más de la mitad de las legislaturas locales. Morena representa la extensión del poder del presidente. 

En cuanto a las rupturas, mencionaré una que en realidad es el escenario en el cual otras acontecen: la ruptura simbólica. El presidente internalizó e hizo palpable el hartazgo social ante la corrupción y la impunidad. Ante su capacidad para explotarlo, su retórica ha estado anclada, en todo momento, a combatir ambos males.

El simbolismo en su quehacer político es abrumador: apertura de los Pinos como acercamiento al pueblo y de éste con el poder; la disminución de su sueldo para reafirmar sus acciones por compromiso, no por interés; la cancelación del aeropuerto en Texcoco como su posición de siervo del pueblo; la construcción de la refinería en Dos Bocas como confirmación del papel nuevamente del Estado para impulsar el crecimiento económico; la práctica reiterada en cada “mañanera” de informar al pueblo sobre las acciones y los resultados de su gobierno. 

López Obrador ha transformado las formas del quehacer político, reivindicando el acercamiento con el pueblo y distanciándose de la indiferencia de los presidentes anteriores frente a los más desprotegidos. El apoyo social que tiene AMLO es abrumador, tal que muchas de sus propuestas, que carecen de todo rigor técnico, han sido justificadas y defendidas. 

Empero, a lo largo de su sexenio, el elemento simbólico puede desgastarse ante la falta de resultados concretos. Si bien el PRI reafirmaba su legitimidad a través de su retórica historicista, también lo hacía a partir del crecimiento económico. El discurso no es suficiente para preservar la legitimidad de un presidente.

Primera Dama

Comparte este artículo:

Las ambigüedades siguen y crecen en las manifestaciones públicas (y aparentes)  de la cuarta transformación. La esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez Müller, rechazó en su momento el título de Primera Dama y pretende dedicarse a su rol de madre de familia y de historiadora, para reinterpretar roles y asignar méritos a los héroes de la historia, particularmente del siglo XX. 

Visto su aparente desinterés por figurar cómo esposa del presidente, llamó poderosamente la atención su protagonismo en el balcón presidencial después del grito y de los interminables vivas que lanzó el presidente durante la ceremonia protocolaria en la noche del 15 de septiembre. Respetando el protocolo, siempre un paso atrás de su marido, siempre un paso atrás del presidente, movió más los brazos en señal de saludo que el propio presidente.  

¿Sería el entusiasmo contagioso de la multitud a sus pies? ¿Sería la oportunidad de manifestar su presencia después de tantos meses de discreción deseada o impuesta? Sorprende que la que no quiere ser Primera Dama se comportó cómo tal y no haya dejado lugar a duda en cuanto a su deseo de parecer.  ¿Porqué será tan difícil para los personajes públicos demostrar esta congruencia entre los dichos y los correspondientes hechos?

Dicha congruencia da confianza; su ausencia solamente exhibe personajes de los cuales más vale desconfiar. ¿Porqué se exponen de manera tan evidente, cuando la discreción se impone? La vida pública está llena de trampas reveladoras. Después de esto, nadie podrá decirse sorprendido. 

Gobernar para todos: la prudencia como estrategia política

Comparte este artículo:

Ahora que ya pasó un año de la elección presidencial, tenemos suficiente material para analizar la estrategia política de AMLO y su de equipo o, como a veces se le llama por influencia de Cosío Villegas, el estilo personal de gobernar. De todas las posibles líneas desde donde se puede describir esta estrategia, escogí señalar dos principios que destacan mucho y que parecen pasar desapercibidos para la mayoría de los comentaristas políticos: gobernar desde el centro y avanzar poco a poco; en una palabra: prudencia. 

Una encuentra reciente de El Financiero [1] mide la aprobación al gobierno federal por estado. Muestra dos cosas interesantes: en todos los estados del país, incluso en los tradicionalmente panistas y conservadores como Nuevo León y Guanajuato, hay una más aprobación que desaprobación (Nuevo León de hecho está en el octavo lugar con mayor aprobación: 76% de la población); el estado más progresista y tradicionalmente echado a la izquierda es el que más ha disminuido su aprobación, hoy se encuentra en el lugar 31 de 32.

Podemos sacar dos conclusiones de esta información: primero, que el avance ha sido tan lento que ha desilusionado al electorado más izquierdoso del país; y segundo, que la estrategia está funcionando. 

La estrategia de la prudencia

Un sector importante de votantes esperaba que la llegada de la izquierda al poder significaba la transformación radical del país, un giro de 180 grados; hasta el mismo presidente habla apuntando en esa dirección. Sin embargo, no ha sido así. AMLO ha gobernado desde el centro con miras a la izquierda. Ha habido cambios importantes [2], pero no son tan radicales como se esperaban y además aún quedan muchos temas de la agenda de la izquierda que ni se han tocado y que ahora se perciben como una prueba de la traición de AMLO al proyecto de la izquierda que él mismo encabezó. 

No me cabe duda de que a este gobierno (y a su gente) le gustaría encarcelar a los líderes de los partidos de oposición por antidemocráticos, a la cúpula empresarial por corrupta, a los medios por mentirosos, a líderes sindicales por hipócritas y a muchos religiosos por cómplices. Y, sin embargo, no lo ha hecho. En vez de esto, los ha dejado actuar y criticar, sólo exponiendo a algunos de ellos e investigando contados casos. 

¿El resultado? Los medios que vivían del erario han caído en quiebra y ahora hacen de todo por desacreditar al gobierno. Los partidos de oposición se encuentran descompuestos, sumidos en peleas internas y revelando su complicidad. Los empresarios han pasado a la defensiva: algunos aplauden y llaman a apoyar a quien antes señalaban como “un peligro para México”; otros critican, pero más quedito, procurando evitar la enemistad; todos, y esto es de celebrarse, se encuentran temerosos por la nueva realidad de la política fiscal y económica que ya no les permitirá robarle al fico ni construir riquezas a base de contratos amañados con políticos. 

¿Qué dicen los críticos?

En una columna de opinión, María Amparo Casar, quien hoy dirige la ong MCCI y a quien en mi columna pasada identifico como miembro de la oposición con una historia cuestionable [3], menciona que hay rasgos que no se deben incluir en el “estilo personal de gobernar”, como son la disminución de salarios y la erradicación de los lujos; y señala que el estilo de AMLO es la destrucción de las instituciones y los recortes presupuestales. [4].

En lo que Amparo Casar erra es en reconocer que la comunicación es política y que se gobierna comunicando. Si en algún momento la oposición retoma el poder (toco madera), a la primera señal de lujos, el pueblo reaccionará con enorme indignación. Si esta transformación sigue su ritmo, nos dejará con una visión de la política muy distinta a la que ella está acostumbrada. 

También erra al pensar que señalas corrupción en las instituciones es debilitarlas. Para fortalecer las instituciones, éstas tienen que funcionar; señalas sus errores apunta en esa dirección. Pero sobre todo se equivoca al no reconocer que esto es apenas el inicio del gobierno y que nunca se gobierna igual el primer año que el segundo o el último. La austeridad es ahorro (algo prudente para un país endeudado con casi el 50% de su PIB) y este primer año ha sido para tantear las aguas de cara al futuro. 

A un año de la elección, las críticas se resbalan, el apoyo se fortalece y la oposición, que antes parecía capaz de sabotear al gobierno a base de notas falsas y descalificaciones, se muestra débil. Ahora, el gobierno parece estar metiendo la segunda con las reformas fiscales que presenta. Poco a poco, el proyecto de transformación política se va cimentando.

Lo siguiente: En mi próxima columna ahondaré sobre el gobierno desde el centro, la relación con la izquierda y con la religión. 

Fuentes

  1. Fuente: https://elfinanciero.com.mx/nacional/amplio-apoyo-a-lopez-obrador-en-los-estados?fbclid=IwAR0O3nQocxY1Zi_wAFEZfCgXxRLn_ABdRj0XsU3KKjkvjaKw9R4MkrHY_IM
  2. La pura reforma laboral en materia de relaciones obrero-patronales, reforma que tomó lugar cuando AMLO ni si quiera había entrado en funciones, representa, por sí sola, un cambio mayor que todas las reformas introducidas en los tres sexenios pasados, salvo tal vez la de Transparencia y Acceso a la Información (2002) y la de Telecomunicaciones (2014). La reforma fiscal, que acaba de aprobar su primera ley ayer y que prevé más cambios en los próximos años, puede sobrepasar todo lo anterior. No cabe duda de que, a pesar de ser más lento de lo que mucha gente quisiera, este sexenio pasará a la historia como el inicio de una transformación política del país. 
  3. Disponible en: https://altavz.com/2019/09/05/moralmente-derrotados-si-pero-no-tanto/
  4. Fuente: https://www.excelsior.com.mx/opinion/maria-amparo-casar/el-estilo-personal-de-gobernar/1314344

Megaproyectos de AMLO

Comparte este artículo:

Parte esencial de la política es plantear una visión de futuro para un país, la cual se construye mediante leyes, políticas públicas, programas, proyectos y obras. Hoy el gobierno de López Obrador plantea una visión más justa y equitativa, con oportunidades para todos y con menor dependencia exterior. Para lograrlo se están desarrollando tres megaproyectos: el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería en Dos Bocas y el Tren Maya, que de manera integral deberían impulsar el desarrollo económico, energético y turístico del país. 

Santa Lucía, actualmente suspendido por un amparo hasta resolver, constitucionalmente, la razón de la cancelación y posible destrucción del NAIM. El proyecto busca una vinculación de los aeropuertos de Toluca, AICM y Santa Lucía. Por sí sólo tiene un costo estimado de 95 mil mdp, pero aunado a esto hay que considerar las adecuaciones viales y de infraestructura en los tres aeropuertos, lo que tiene un costo estimado de 175 mil mdp. Algo no muy lejano de la proyección de 285 mil mdp del NAIM. La cancelación se argumentó por corrupción y sobrecostos del NAIM, algo aún pendiente de comprobar e incluso negado por la SCT. Los dichos son que los terrenos aledaños son del grupo Atlacomulco (EPN, Del Mazo, etc.). Urzúa, ex de Hacienda, se opuso e incluso planteó continuar con el NAIM y expropiar los terrenos del grupo priista, algo posible gracias a la legitimidad democrática de AMLO. Ahora tenemos una suspensión y problemas de factibilidad ambiental, geográfica y logística para su construcción, acceso y uso. 

Dos Bocas, proyecto que busca soberanía energética y empleos en Tabasco. Con un costo aproximado de 150 mil mdp, busca aumentar en 16% la capacidad de refinación para abastecer el mercado interno. El reto es mayor, las fallas de Pemex en ésta última década se pueden resumir en tres: presupuestal, ineficiencia operativa y baja extracción. El gobierno de EPN decidió importar gasolina en lugar de atender las necesidades de Pemex Transformación, pasando así de 200 mil barriles diarios en 2010 a 440 mil en 2018. La extracción de crudo en México se ha reducido drásticamente en los últimos 18 años cayendo en 37.3%. Y una ineficiencia operativa grave en las 6 refinerías, pasando de 75% entre 1990 y 2013 a menos del 40% en 2018. A todo esto hay que sumar que tenemos refinerías para crudo ligero cuando extraemos crudo pesado, por lo que es más difícil de refinar, provocando paros inesperados constantes por falta de suministros esenciales como hidrógeno, agua, vapor, etc. Hoy la alternativa es Dos Bocas, en lugar de mejorar la eficiencia de las refinerías, a pesar de las renuncias de las dirigencias de la ASEA, CRE y CNH, y en contra de los pronósticos de las constructoras expertas. 

Tren Maya, proyecto de atracción turística y desarrollo económico para las comunidades de la península de Yucatán. Con un costo de 120 mil mdp, constará de 15 estaciones a través de 1,500 kms de recorrido. La idea es desarrollar “pueblos bicicleteros” en estas estaciones a fin de impulsar el desarrollo de acuerdo a las necesidades de las comunidades. La ironía está en la falta de apoyo de las mismas comunidades al proyecto, en el que 56% de los predios son de ejidos. La FONATUR, quien dirige el proyecto, se encuentra negociando con los ejidatarios. Pero el acercamiento presenta sólo la propuesta y condiciones que el gobierno y empresarios quieren, anteponiendo sus intereses al desarrollo educativo, social y mejora de servicios en estas comunidades. 

Tres proyectos en los que no se ha visto interés real del gobierno para escuchar a los afectados. No hay análisis de impacto, ni consultas conforme a ley para su aprobación. Y sumado a todo seguimos aferrados a producción y consumo de energías fósiles para la transportación y turismo de nuestro país. Todo se resume en las palabras del director de FONATUR “la decisión ya está tomada, o se suben al tren o se los lleva el tren”.

“Nadie está autorizado para ajusticiar, para rematar heridos, para masacrar”, dice AMLO

Comparte este artículo:

AMLO ha reiterado que elementos del Ejército mexicano no deberían acudir al uso indebido de la fuerza, como ha pasado en los sexenios pasados. Por esto mismo, este miércoles 11 de septiembre AMLO estableció los límites a “la legítima defensa de las Fuerzas Armadas”.

Tras la agresión a los militares en el municipio de Acajete en Puebla, y la Sedena (Secretaría de la Defensa Nacional) mencionó que sí pueden actuar en legitima defensa en casos de que sean blancos de una agresión durante sus “tareas de seguridad y paz, el presidente López Obrador marcó los límites de la respuesta de los uniformados.”

 

“Nada de que son delincuentes. No, son seres humanos todos y nadie está autorizado para ajusticiar, para rematar heridos, para masacrar (…) La ordene es tajante: No a la represión.”

 

(Con información SDP Noticias)

Reitera Ebrard a Estados Unidos: “México no será Tercer País seguro”

Comparte este artículo:

El canciller de México, Marcelo Ebrard, reiteró ante funcionario de Estados Unidos que México no será Tercer País Seguro.

“Siempre hay el tema y México siempre lo ha manifestado, que respecto a migración no aceptaremos el famoso Tercer País Seguro, ellos lo sabe, lo que hicimos hoy fue desarrollarlo más a detalle”, dijo Ebrard en conferencia de prensa.

El titular de la SRE detalló que la reunión fue larga y amistosa, y explicó que se hablo de las medidas migratorias, gracias a pascuales ha habido una disminución del flujo migratorio.

El funcionario también destacó que tocaron el tema del Plan de Desarrollo Integral e informo que la delegación mexicana insistió en detener el flujo de armas ilegales.

Por parte de la delegación mexicana estuvieron en el encuentro Martha Bárcena, Embajadora de México ante Estados Unidos; Alejandro Celorio, Consulto Jurídico de la SRE, y Roberto Velasco, vocero de la Cancillería.

Por parte de la delegación estadounidense acudieren el Vicepresidente de EU, Mike Pence; el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo; el consejero legal del Presidente Donald Trump, Pat Cipollone; el asesor y yerno de Trump, Jared Kushner; y el encargado de Seguridad Nacional, Kevin McAleen.

(Con información de Grupo Reforma)

#ContraPortada: “La vergonzosa farsa en el Congreso de Nuevo León”

Comparte este artículo:

No es que los políticos se caractericen por la congruencia y los principios, no seamos ingenuos, pero lo que hoy está pasando en el [¿H.?] Congreso de Nuevo León está superando la vergüenza y el ridículo de cualquier otra legislatura.

Desde el primer día con la investidura de diputado local varios lobos se quitaron el disfraz de ovejas y mostraron los dientes con acuerdos en lo oscurito, sin recordar en lo más mínimo el discurso nostálgico y conmovedor, en ocasiones hasta de justicia social, que pronunciaron para solicitar el voto de los nuevoleoneses semanas anteriores en épocas de campañas políticas, que básicamente vienen asimilándose a la navidad electorera.

¿Cómo te explicas que en la peor época del PRI y con solo dos diputados ganados por mayoría hoy sean una de las fuerzas políticas más sólidas en el Congreso? Es aberrante.

El caso del diputado Melchor Heredia [vaya que me cuesta trabajo llamarlo diputado] que en tan solo un año ha pertenecido a 3 partidos políticos. Compitió con el PES, inmediatamente se fue con el PRI y ahora resulta que se identifica con MORENA realizando, nuevamente, su cambio de bancada. ¿Qué intereses puede representar esta persona? ¿Cómo les respondes a los ciudadanos que “representas”? imposible no pensar en acuerdos que vayan más allá de su trabajo legislativo.

La vergonzosa farsa que se construye en el Congreso de Nuevo León va más allá de la poca moral, de los valores obsoletos y del nulo compromiso con los ciudadanos; es el claro mensaje de la desaparición de ideologías en los partidos políticos. Desde hace años que la doctrina, los estatutos y las ideas que argumentaban representar los partidos han desaparecido, hoy se atiende única y exclusivamente al mercado electoral como la ley de oferta y demanda lo entienda.

¿De qué manera te explicas una alianza del PAN con el PRD? ¿Izquierda y derecha juntos? La única razón era intentar detener el tren que significaba la figura de Andrés Manuel López Obrador y vaya que no solo fracasaron en el intento, sino que desvirtuaron la oferta política de sus partidos, peor aún, dividieron los grupos al interior de sus institutos políticos. ¿Qué es hoy el PRD? Sí, para ti que estás leyendo esto, al parecer aún existe el PRD.

¿Cómo explicas que partidos pro-aborto y partidos pro-vida compitan juntos en una misma elección? ¿Dónde carajos está la representatividad? Lo único claro es que ganar la elección es el bien máximo de una política débil y donde cada vez menos depositan su confianza.

La gran farsa en el Congreso de Nuevo León está consumada, ya no existen las ideologías en los partidos políticos y hoy solo se mantiene la ambición de ganar. ¿Ganar para qué? Esa es la pregunta.

México podría ser líder comercial de marihuana: Jesusa Rodríguez

Comparte este artículo:

La senadora Jesusa Rodríguez aseguró que México podría convertirse en líder comercial en la producción de la marihuana y de las sustancias que contiene, si se logra regular.

En el arranque del ciclo de conferencias, “Rumbo a la Regulación del Cannabis”, en el Senado, la senadora de Morena refirió que el estigma sobre el uso de la marihuana aún es enorme, debido a los tabúes qué hay en el papis, los cuales afirmó que deben de caer.

“Su regulación es algo urgente. Es muy importante lo que esta pasando en México con relación a este tema. Sabemos que el estigma aún es enorme. Hay muchos tabúes en México”, dijo Rodríguez.

La legisladora morenista detalló que existe interés de la sociedad, más allá del asunto médico, aunque una de las urgencias de su regulación es que pueda atender enfermedades, ya que es un medicamento que esta revolucionando el mundo de la medicina, y es prioritario para las familias donde alguno de los suyos lo requiere.

“En este ejercicio recibiremos ideas y sugerencias de la sociedad que realmente está interesada en el tema. El Senado en coordinación con organizaciones sociales y civiles, ha realizado múltiples foros y encuentros como este. Tratamos de acercarnos hacia lo que será el Parlamento Abierto para llegar ya a la decisión final de una regulación precisa. La que México necesita”, expresó.

Por último, destacó que se puede incrementar la recaudación de impuestos; combatir la corrupción, el uso de tecnología e innovación en las bases de datos; además de que aumenta el ingreso, fomenta el empleo, se ataca el comercio desleal, y permite un manejo más responsable en el uso del cannabis.

El otro México

Comparte este artículo:

El Presidente de la República escogió no entregar personalmente el Premio al Mérito Exportador. Por su significado económico y por la importancia de las exportaciones en el desarrollo económico de México, desde su creación, este premio siempre había sido entregado por el Presidente, en persona. No por persona interpuesta cómo sucedió este viernes, cuando el Jefe de la Oficina de la Presidencia , el regio Alfonso Romo fue delegado para realizar la entrega. 

Desgraciadamente, al ser cuestionado sobre la ausencia del Presidente, Alfonso Romo tuvo esta respuesta bastante desafortunada: “Esto, yo no lo puedo responder, es su agenda, pero va a todos los eventos de empresarios y nos reunimos con todas las mesas sectoriales. Pero, agregó, tiene que dedicarle también en sus giras espacios al otro México, que es el pueblo!” 

Este tipo de respuestas profundizan la división promovida por el presidente entre el “pueblo bueno”, el de los trapiches de San Luis Potosí, el “otro México” representativo de la economía que pretende empujar el presidente y unos empresarios que generan divisas a través de sus exportaciones frutos de inversiones cuantiosas, pero que no merecen el apoyo ni e interés del presidente. 

Desgraciadamente, no se pierde ninguna oportunidad de resaltar las diferencias entre este “otro México” el México del pasado, el México que exhibe la imagen oficial del gobierno y lo que nos gustaría ver de un México del futuro, un México pujante, partícipe de la globalización, peleando los avances tecnológicos del siglo XXI, en lugar de resaltar las bondades de los héroes del siglo XIX y del siglo XX. 

El trapiche de San Luis Potosí con su caballo demacrado y medio ciego no deja de ser folclórico y tradicional. Pero “el otro México” no será capaz de generar los recursos para generalizar el bienestar del cual nos hablan a cada rato. ¿Queremos que el México exportador desaparezca y se identifique con el “otro México”, de los trapiches y de las milpas familiares? Entonces, que el presidente siga visitando el “otro México” cada fin de semana. Ojalá haya quien aporte los recursos para entregar las dadivas que recibe el “otro México”.  

La gallina de los huevos de oro necesita comer y ser apapachada. Sin los cuidados necesarios, podría dejar de poner los huevos de la abundancia que necesita el presidente para sostener “el otro México.”