Firman convenio para tren ligero en Monterrey

Comparte este artículo:

El Gobierno federal firmó un convenio con el Estado con el fin de fortalecer el Sistema Integral de Movilidad Metropolitana, que incluye la asignación de más de de 62 kilómetros de vías ferroviarias para un proyecto de tren ligero de pasajeros del municipio de García al Aeropuerto.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, Manuel Vital, dijo que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) asignó alrededor de 200 millones de pesos para concluir este año los estudios técnicos, con la intención de arrancar la obra en el 2020.

El funcionario estatal detalló que el gobierno federal aportará parte de la inversión y el Estado recurrirá a un esquema de Asociación Público-Privada para complementar el costo del tren ligero.

“Esperamos terminar las ingenierías de aquí a fin de año para que en el Presupuesto del año que entre, como oyeron al Presidente, hay el compromiso de ir juntos en este proyecto”, dijo Vital.

Por su parte, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, dijo que este medio alterno de transporte recorrería unos 62 kilómetros, a lo largo de los cuales se construirían 27 estaciones y conectaría con las Líneas 1 y 2 del Metro y Ecovía.

De acuerdo al plan presentado durante la firma del convenio en el Palacio de Gobierno, el tren ligero atravesará los municipios de García, Santa Catarina, San Pedro, Monterrey, San Nicolás y Apodaca, con un radio de influencia que beneficiará hasta 850 mil pasajeros.

Se estima que la obra este lista para el 2021 y sea utilizado por unos 250 mil pasajeros por día.

En la firma del convenio estuvo presente el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Jaime Rodríguez Calderón “el Bronco”.

#EspacioPúblico: “Movilidad para usuarios, por derecho y con Ley”

Comparte este artículo:

En las últimas horas del periodo legislativo y enmarcado por una terrible crisis en el transporte público, la bancada del PAN entregó su iniciativa de una Ley de Movilidad para el estado de Nuevo León. Feliz día del niño, se ganaron su estrellita, pero otros ya habían hecho su labor y no hay que perderlos de vista.

A la iniciativa presentada por el PAN se suman otras tres. Una presentada por el Gobierno del Estado, otra por la fracción de MORENA y una más presentada por organizaciones de la sociedad civil.

¿Qué nos dice todo esto?    

Con la misma relevancia yo veo cuatro puntos. 

En primer lugar que el sistema que regula el transporte público tiene que cambiar.

Meses de fallidas negociaciones con concesionarios y dejar a la ciudad una mañana sin transporte afectando a cerca de 800 mil usuarios y daños a la economía en más de 500 millones de pesos son señales de la ineficiencia de un arcaico sistema manejado por unos cuantos sin tener en cuenta las necesidades de miles de usuarios. 

En segundo lugar, vemos la presencia de organizaciones de la sociedad civil presentando una iniciativa de Ley de Movilidad.  Dejó de ser una sociedad que exige al gobierno soluciones y se convierte en una sociedad que propone, critica, construye y aporta la perspectiva de usuarios para ser analizada y ser la base para generar una propuesta final que logre cambiar de manera radical la movilidad en el estado.

La propuesta de la sociedad civil organizada se entregó hace meses y en términos populares en estos tiempos, no tengo pruebas pero tampoco dudas que sirvió para que las fracciones de MORENA y el PAN consideraran puntos importantes en sus iniciativas.

El tercer punto relevante de este análisis es en lo que siempre se debió beneficiar: Usuarios primero.

Una ley basada en los usuarios puede hacer la diferencia para cambiar de ahora en adelante la movilidad en el área metropolitana de Monterrey.  Tres propuestas ven claramente a la movilidad como un derecho para cualquiera que se mueva en las calles y con eso hablamos de peatones, personas con discapacidad, ciclistas, motociclistas, usuarios de transporte público, transporte de carga y automóviles. Deja de verse como una ley de transporte que se preocupa por que los concesionarios den un servicio y se convierte en una ley que asegure la movilidad de las personas con las mejoras que esto implique. 

Y como cuarto y último punto vemos un gobierno del estado reactivo pero poco estratégico y muy lejano a ‘la raza’  tratando de solucionar una crisis con acciones que no cambian el problema de fondo y tarde o temprano repetirán los problemas actuales. 

Y esto apenas comienza.  El Congreso entra en receso unos meses y tendrá tiempo suficiente para estudiar, reflexionar y organizar las prioridades del siguiente período legislativo. No hay duda que esta ley es de altísima prioridad.

El Congreso del estado de Nuevo León tiene varios retos  en sus manos. Tiene el reto de incluir a la sociedad civil en el trabajo legislativo, el reto de dejar los egos partidistas buscando quién tiene su mejor propuesta, el reto de hacer un trabajo transparente que promueva la participación de usuarios de la movilidad, pero sobre todo tiene el reto de demostrar que entre todas y todos se pueden lograr cambios de fondo en la manera de movernos.

En sus manos está  ser la legislatura que desde su trinchera cambie la movilidad en el estado o simplemente ser otra más que aprueba leyes bajo presión de tiempo para ser corregidas por un futuro grupo legislativo.  

Asegura AMLO que Nuevo León recibe gasolina de buena calidad

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que Nuevo León recibe gasolina de buena calidad, esto ante los cuestionamientos y exigencias de que se envíe los mismo hidrocarburos que se usan en la Ciudad de México y Guadalajara.

“Se esta ofreciendo gasolina de buena calidad, es de la que se compra en Estados Unidos, no sé si sea bueno o malo, pero el 95% que se compra en el extranjero se compra en Estados Unidos”, dijo López Obrador al llegar a Monterrey,

El mandatario detalló que solo se producen 200 mil barriles diarios y se cobran 600 mil barriles diarios, de los cuales 95% se compran de refinerías de Estados Unidos, principalmente del estado de Texas.

“Lo que queremos es que no falte gasolina y que no aumente el precio; no van a haber gasolinazos, porque no vamos a hacer lo que hicieron los anteriores gobiernos”, aseguró.

#ContraPortada: “Un Gobernador Escondido”

Comparte este artículo:

Para nadie es novedad que el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón ha sido totalmente ineficiente, un gobernador que generó altas expectativas y que poco a poco ha logrado derribarlas una por una. 

Pero si algo debíamos reconocerle es que siempre daba la cara, era entrón a los problemas y tenía respuestas a cada nuevo desafío que surgía. Hoy no le queda ni eso, tenemos un gobernador que está escondido en algún rancho de Nuevo León.

Los problemas de seguridad lograron devolver el pánico y la sensación de miedo en Nuevo León. El 2018 fue el año más violento con más de 800 ejecuciones, 96 feminicidios, violaciones y homicidios dolosos prácticamente a diario. Jamás ha salido el gobernador a dar la cara, a explicar el problema, a atender soluciones o al menos a intentar explicar su estrategia [¿existe una?] fallida.

Las contingencias ambientales han causado que Monterrey sea la ciudad más contaminada del país y se encuentre dentro del top a nivel continental. 14 años ignorando el tema y hoy, en plena crisis ambiental, el gobernador no ha detallado una sola acción para combatir los daños ambientales que causan más de 3 mil muertes al año, sí, más que los homicidios relacionados al crimen organizado. 

Hoy el transporte público del Estado vive una severa crisis, los empresarios paralizaron el servicio y tienen sometidas a las autoridades que no ven otra solución más que aumentar las tarifas del transporte urbano. La estira y afloja ha sido desgastante y tiene al menos 8 meses de disputa, todo el golpeteo se lo ha llevado Manuel González, el secretario de gobierno quien ha enfrentado las exigencias de los transportistas.

Sumado a los meses en que se aventuró creyendo que podría ser presidente de México en una campaña que jamás levantó y que lo llevó a perder la totalidad de las casillas electorales del Estado, absolutamente ninguna de ellas lo dio ganador en Nuevo León.

Pareciera que el gobierno independiente vive sus últimos segundos, un gobernador totalmente desacreditado que ya va de salida. Pero no, le quedan aún poco más de dos años de una de las gestiones más grises de las últimas décadas.

¿Dónde está el gobernador? Una pregunta que quizá ni su familia pueda contestar. No, hoy en Nuevo León no tenemos gobernador.

La Ciudad es Nuestra

Comparte este artículo:

En la zona metropolitana de Monterrey, y casi en todas las ciudades del país,  todos hemos sido testigos transitando por un lugar o visitando un parque, plaza, o área pública descuidada y en total abandono, en muchos casos esa es la imagen normalizada en la que se encuentran, estando mucho más tiempo en el abandono que con alguna mejora o atención por parte de las autoridades. Otro ejemplo del descuido de los espacios públicos es la lentitud y total desinterés en reparar o restaurar la infraestructura que ha sido dañada por algún accidente o vándalos. 

También podemos observar, por ejemplo, la calle Morelos en el Barrio Antiguo de Monterrey, donde hace algunos años se remodeló y se generaron mejores espacios peatonales y limitaciones a los vehículos privados, sin embargo, al transitar hoy en día podemos apreciar un total descuido, banquetas rotas, alcantarillas expuestas poniendo en peligro al peatón, así como la falta de alumbrado público, además de que los pedestales de concreto que fueron instalados para proteger al peatón se han ido desapareciendo, nunca remplazados. Esto es lamentable, que en el primer cuadro de la ciudad, a pocos metros del Palacio de Gobierno, Presidencia Municipal y del Congreso del Estado, tengamos una infraestructura urbana en pésimas condiciones y en un aparente abandono. 

Es verdaderamente inaceptable que tengamos gobiernos que no atiendan sus responsabilidades y que no tengan la más mínima intención de ponerse al servicio de la ciudadanía. Nadie se hace responsable. 

Adentrándose en la ciudad, en algunas colonias los parque públicos son arreglados en muy pocas ocasiones, y muchas de estas solo coincidentes con procesos electorales, sin embargo, solo se les da mantenimiento por “encimita”, sin considerar los gustos, intereses o necesidades de los vecinos. 

Todo este abandono y descuido de parte de los gobiernos, principalmente municipales, es un claro reflejo del desinterés, corrupción e ineptitud de quienes están al cargo, y uno de los principales promotores de barrios inseguros. Todo esto tiene que terminar, se debe cambiar el modelo de Gobierno Municipal escuchando a la ciudadanía para resolver sus demandas y necesidades para generar espacios públicos de calidad y utilidad, poniendo al ciudadano en el centro de la toma de decisiones, para que sea parte nuclear de los proyectos en los que se gasta el dinero de todos. Porque la ciudad es nuestra, de todas y todos, y en este momento solo jugamos un papel de espectadores.

La movilidad en Monterrey: entre contaminación y tarifazos

Comparte este artículo:

Desde hace algunos días se había anunciado que los regiomontanos se iban a encontrar con una sorpresa regresando de Semana Santa: el transporte público sería sujeto (nuevamente) a aumentos en sus tarifas. Pues el día de ayer anunció Manuel González, el secretario General de Gobierno, que el llamado Santo Tarifazo no se producirá, sino que durante la semana de Pascua se revisará. Más que suponer un tipo de alivio, realmente alarga la agonía. 

Desde finales de 2018 ya se había anunciado que los aumentos también se registrarían en materia vehicular, con rubros que sufrieron un incremento de hasta el 90% y con un pago de refrendo que asciende a los $3092 para vehículos en una franja de diez años (2009-2019). Si comparamos este último dato con los costos del año 2015 -año en que El Bronco recibió la gubernatura- el refrendo tenía tres costos según el vehículo: aquellos con cuatro años o menos pagaban $1401, los de entre cinco y nueve años pagaban $686 y los de diez o más años, una cuota de $379. Es decir, en algunos casos, los incrementos han sido de hasta el 451% en un lapso de cuatro años. A lo anterior hay que sumarle que la línea 3 del metro no entrará en funciones sino hasta octubre de 2020, a pesar de que las obras iniciaron en 2013.

Y es que, si con los aumentos de inicio de año a los automóviles se pretendía fomentar el uso del transporte público, el Santo Tarifazo es todo lo contrario. Pagar $15 por viaje en camión -para llegar a $18 en 2021- no es la manera correcta de incentivar el uso del transporte pues, aunque permite a los usuarios hacer recorridos largos, el transbordo sigue teniendo penalización. A esto hay que agregar la poca capacitación que se ofrece a los choferes y las condiciones en las que se encuentran la mayoría de las unidades y el ya evidente problema que tenemos en la ciudad: el tráfico, lo que se traduce directamente a contaminación.

Entonces, ¿cuál es la solución? Depende del problema a atacar. Resolver los aumentos por sí solos es muy complicado, pues el gobierno tendría que otorgar subsidios, lo que descompensa en otras áreas y provoca problemas en otros rubros. No nos dejaron de otra: habría que esperar a que saliera un nuevo presupuesto para revertir los aumentos, pero este tipo de ajustes rara vez se producen. Este pronóstico suena nada alentador.

Por otro lado, si lo que de verdad se quiere resolver es el tema de la contaminación (hay que recordar que es una de las justificaciones del alza en materia vehicular), entonces aumentar los impuestos en este rubro sí tendría lugar, pero la estrategia se cumple sólo si se acompaña de bajadas en los precios y reinversión al transporte público. Igualmente, se requiere una medida que ponga fuera de circulación los vehículos altamente contaminantes, pues su constante uso perjudica en ambos sentidos: más tráfico y más contaminación.

Aparte de esto, debe haber una transición entre vehículo particular y el transporte público. Mejoras al sector del taxi podrían ser una solución, pues una de las principales razones por las que los neoleoneses no utilizan el transporte público es la rapidez y la comodidad. En este sentido, la próxima uberización del taxi es podría ser un buen comienzo, pues reequilibra la balanza entre los servicios de transportación y favorece a la competitividad.

Visto de esta manera, queda claro que el Santo Tarifazo no resuelve ni uno ni otro problema, sino todo lo contrario: perjudica a la gran mayoría de la población y sigue hipotecando nuestro futuro. Ojalá y después de la semana de Pascua, ya con un poquito de claridad y descansados, Manuel González y compañía, ahora sí, diseñan una estrategia centrada en el uso eficiente de los recursos y pensando en la gente.

#QueremosAireLimpio: Cultura del transporte colectivo

Comparte este artículo:

El tema de seguridad ambiental ha sido tratado por muchos medios de información, que difunden noticias que alarman a la población al mostrar los índices de contaminación en el aire. Pero, exactamente ¿qué es la seguridad ambiental? ¿por qué es importante? ¿cómo se relaciona con el uso del transporte?

Según Geoffrey y David Dabelko, la seguridad ambiental “representa un paradigma alternativo para ordenar y para enfrentarse a ciertas amenazas en el mundo cada vez más interdependiente y con un medio ambiente cada vez más degradado”; con esto, la seguridad ambiental se refiere a las acciones correctivas a desempeñar para contrarrestar el daño al medio ambiente. 

Dicho daño, es el resultado de múltiples conductas humanas en el medio urbano, principalmente, de la dependencia y el uso excesivo de los vehículos motorizados. En el Área Metropolitana de Monterrey, se encuentra el municipio con la mayor proporción de automóviles por habitante; San Pedro Garza García, donde cada persona cuenta con 1.2 automóviles en promedio. Este dato fue proporcionado por el actual alcalde del municipio, Miguel Treviño, en el panel “Contaminación: ¿Es esta la ciudad que queremos?”, organizado por la SALED del Tec de Monterrey, el 8 de abril del presente año. Esto es alarmante y desencadena preguntas como, ¿por qué hay tantos autos en manchas urbanas como esta? ¿es necesario que los haya? 

La respuesta a la primera de las preguntas es extensa. Un parte de ella hace referencia a la falta de disposición para usar el transporte público, lo que está relacionado con la falta de acceso al mismo y su deficiencia ecológica y sustentable. No obstante, es importante reconocer que el problema vial se debe a la motivación para usar este tipo de transporte, y no solamente a su ausencia. La organización geográfica de las ciudades y su conjugación con el crecimiento de la concentración poblacional es en el fondo, la raíz del caos vial. En el Área Metropolitana de Monterrey, y en muchas otras ciudades de México y del mundo, las zonas habitacionales se encuentran considerablemente lejos de empresas y universidades, lo que obliga a los habitantes a hacer uso de vehículos motorizados para llegar a (y regresar de) sus destinos, a diario. Es por esto que, la opción de trasladarse activamente; es decir, de usar una bicicleta o caminar para llegar al lugar deseado, no es una opción para gran parte de los viajes que las personas realizan día tras día en el AMM. De aquí nace la inevitabilidad de usar dichos medios de transporte. 

Ahora, si bien no es viable reubicar oficinas y escuelas para que se encuentren cerca de las zonas habitacionales de la ciudad; la gestión y adaptación del sistema de transporte público, sí lo es. Y se trata de una demanda real y urgente. Pero, ¿es la falta de acceso al transporte público de calidad, ecológico y accesible, el único impedimento para que los regios hagan uso de él? En caso de que éste exista, ¿se reducirían los problemas viales en el AMM? 

Recordemos que vivimos en una sociedad fragmentada, donde la idea de contar con un automóvil para uso individual, representa para muchas personas un sinónimo de prestigio y evidencia de abundante poder adquisitivo. En otras palabras, se percibe el uso del automóvil como un acto que va más allá de un mero traslado, y apela a la comodidad y placer de los conductores. Una postura de esta naturaleza y la constante justificación del automóvil para uso individual por encima de los medios colectivos, ya que “para eso tengo coche”, tiene un poder más grande que los esfuerzos de la esfera pública por invertir en el transporte público sostenible y confiable. Esta baja de conciencia cívica debe cambiar para volver a tener aire limpio en la ciudad.

Trabajemos en pro de la cultura de uso del transporte colectivo. Dejemos de alimentar el discurso consumista y clasista que nos lleva a desechar la idea de utilizar el transporte público. Demandemos a las autoridades gubernamentales, construcción de la infraestructura de este transporte, y sumémonos a la solución en lugar de sumarnos al problema. 

Alcaldes dialogan sobre contaminación en el Monterrey y su AM

Comparte este artículo:

Alcaldes metropolitanos coincidieron en que la contaminación de la Ciudad tiene que ser atacada con una visión integral e involucrando a la sociedad civil en la toma de decisiones, esto durante un encuentro organizado por la asociación alianza 2030 y la sociedad de alumnos de Derecho y Finanzas del Tec.

Al foro se dieron cita los alcaldes de Monterrey, San Pedro, Guadalupe, Apodaca y Santa Catarina. Los ediles señalaron que aunque están limitados en sus atribuciones legales, es urgente crear una agenda común para mejorar la calidad del aire.

Por otro lado, también plantearon las acciones que implementan actualmente o que planean implementar en sus respectivos municipios.

El alcalde de Monterrey, Adrián de la Garza, adelantó que adquirirán cuatro equipos móviles para detectar vehículos contaminantes, y sacarlos de circulación.

De la Garza detalló, que en los primeros meses sólo se darán amonestaciones, pero posteriormente multas. Además, dijo que es necesario crear un Instituto Municipal de Impacto Climático, para mejorar la calidad del aire.

Por su parte, el alcalde de San Pedro, Miguel Treviño, dijo que ante la gravedad de la contaminación, es necesario platearse la posibilidad de aplicar medidas como el cargo por congestión, que en otros países se aplica al usar avenidas saturadas de tráfico.

El alcalde de Santa Catarina, Héctor Castillo, planteo que exista un reglamento homologado ambiental para el área metropolitana. César Garza, de Apodaca, dijo que se deben de crear consejos ambientales, esto con el fin de involucrar a la sociedad civil.

Por último, la alcaldes de Guadalupe, Cristina Díaz, planteó que se debe de mejorar el transporte público y ampliar el Metro, con el fin de bajar la contaminación.

El panel fue moderado por el Dr. Julio César Chavira.

#EspacioPúblico: “Peatones seguros en una ciudad de autos”

Comparte este artículo:

Desde hace cerca de seis años, la organización a la que represento se ha dedicado al tema de movilidad peatonal. En un inicio se enfocó al tema más recurrente que encuentra un peatón en la ciudad: autos estacionados sobre el espacio público dedicado al peatón. Pero pronto nos dimos cuenta que el problema era mayor.

Con el tiempo hemos expandiendo nuestra participación hasta formar parte de consejos consultivos ciudadanos, como miembros de la plataforma de evaluación “Alcalde, ¿Cómo Vamos?, sugerir reformas a reglamentos municipales, apoyar en proyectos distritales y académicos y hoy aquí participando en este foro exponiendo nuestra perspectiva de cómo se vive hoy esta ciudad y poder ayudar en el proceso de este proyecto de ley.

Ser peatón en una ciudad como Monterrey es un reto que muchos realizan cada día, pero que también es una situación que muchos se niegan a ver. Una ciudad que por años ha dado preferencia a todo aquello relacionado con el automóvil privado difícilmente voltea a ver las necesidades de peatones , no entiende que la infraestructura es para cualquier usuario de la calle, que la ciudad mueve personas y no está hecha únicamente ( aunque así lo parezca) para trasladar autos.

En esta ciudad se aplauden los proyectos que privilegien la velocidad, el flujo continuo de autos y pone en duda la efectividad de proyectos que favorezcan a peatones y ciclistas y con mayor razón si eso implica quitar carriles, cajones de estacionamiento o incluir semáforos.

Peatones a diario caminan por banquetas en malas o muy malas condiciones, cruzan calles sin pasos peatonales claramente marcados, esperan el transporte público en lugares riesgos y en ocasiones bajan del transporte en segunda o hasta tercera fila de una avenida para después esquivar autos que invaden banquetas, espacios para personas con discapacidad, esquinas y rampas.

Ayer me quedé tarde leyendo el documento de la Ley General de seguridad vial con el que hoy estamos trabajando. Lo considero valioso por ser una ley enfocada a salvar vidas, quisiera compartir algunas de las experiencia que hemos tenido en estos años y que de alguna manera, espero, sean vistas para enriquecer el proyecto.

Algunas cifras nos ayudan a visualizarlas las condiciones de seguridad para el peatón. Siendo concretos, de acuerda a la última encuesta “Así vamos 2018”, realizada por la plataforma “Alcalde, ¿Cómo vamos?”, en la ciudad de Monterrey alrededor del 85% de los encuestados consideró que las banquetas se encuentran dañadas y con obstáculos y solo un 35 % percibe cruces peatonales adecuados para los traslados a pie.

De acuerdo al Informe sobre la Seguridad vial 2017, la gran mayoría de los hechos de tránsito que involucran fallecidos en el estado, más del 90 %, se dan en el área metropolitana de Monterrey. Pero el caso específico de la ciudad de Monterrey es alarmante ya que cerca del 56% de las personas fallecidas en hechos de tránsito fueron Peatones. Y por otro lado la mayor parte de los egresos hospitalarios son generados por ocupantes de medios motorizados, especulando un poco, los peatones ni siquiera llegan al hospital.

La seguridad para el peatón, en la actualidad, es una carrera de obstáculos muchas veces ocultos, en la que muchos participan para llegar a sus casas, trabajos o escuelas y algunos no llegan a la meta.

La seguridad vial es un tema prioritario si queremos que esta ciudad cambie en su estilo de vida y realmente se vean acciones acordes a la jerarquía de movilidad que hoy ya está por escrito en manuales y reglamentos pero poco llevada a la práctica.

Un tema que veo de gran importancia en la ley es la parte de la gestión de infraestructura, en específico la municipal. Muchos de los temas que la ley marca ya se tratan en reglamentos locales o se manejan en los discursos de ejecución de obras.

Calles completas, accesibilidad, jerarquía de movilidad, ciclovías, escala humana no es algo nuevo.

Pero que se conozcan los temas no quiere decir que se ejecuten correctamente.

La falta de estándares de calidad al ejecutar obras públicas, falta de empatía con los usuarios, presión por finalizar una obra y recursos limitados que siguen siendo aplicados con prioridad al enfoque automovilista da como resultado obras que en lugar de favorecer la seguridad la pueden dejar peor.

Una rampa de accesibilidad mal aplicada, falta de señalética en calles, incorrecta aplicación de colores en los cruces de una ciclovía, la mala ubicación de una parada de transporte o la falta de mantenimiento físico y la impunidad en el cumplimiento del reglamento de tránsito en una calle peatonal son algunos ejemplos de lo que al realizarse inadecuadamente, en lugar de ayudar a salvar vidas las pueden poner en riesgo. Estas cosas suceden, lo hemos visto en muchas ocasiones, siempre buscamos la forma de hacer las observaciones a quienes las realizan, sin embargo al señalar las fallas es común escuchar justificaciones como: “es con lo que contamos”, “lo sabemos pero no teníamos material”, “había que salir en los tiempos marcados” ó “Ya después se corregirá” (cosa que rara vez sucede) .

Este me parece el reto más importante de esta ley. Que al llegar a la gestión de infraestructura por parte de los municipios se cuente con los candados necesarios para que estándares de calidad se cumplan y se logren los objetivos de generar infraestructura segura a los usuarios del espacio público y de no ser cumplidos , se ejerzan sanciones.

Y lo anterior no lo cerraría únicamente al trabajo de obra pública municipal. Hay también un reto importante para los departamentos de Desarrollo Urbano con la construcción privada, que olvida integrar a sus proyectos el espacio público marcando diferencias entre lo que está al interior de un predio, cómo si los usuarios de la obra jamás usaran el exterior, especialmente en zonas preexistentes, en las que se promueven proyectos que generen mayor número de peatones cómo son los proyectos para El Centro de Monterrey.

Así es esta ciudad, así la hemos construido y en nosotros está también cambiarla. No será sencillo pero lo que vale la pena rara vez es fácil.

Hoy somos un estado, y en específico “Un área metropolitana”, con un alto número de hechos viales en los que se pierden vidas a pesar de contar con infraestructura, reglamentos y programas de prevención. 

Mi conclusión es que no hay ley que por sí sola salve vidas. Para que se salven vidas se requiere de una ley clara y precisa y ésta lleva buen camino, procesos auditables que ayuden a que la ejecución de la ley no pierda en el camino el espíritu para el cual fue hecha, reglamentos en los que quepa la certeza que sus usuarios han entendido y serán verdaderamente cumplidos y de ser necesario se sancione debidamente, pero sobretodo se necesita de ciudadanas y ciudadanos conscientes que al seguir reglas de convivencia en las calles se convierten en agentes de seguridad . Las vidas no se salvan por escrito, se salvan con actos.

Texto Presentado por Eduardo Quintanilla, representante de la Organización La banqueta se respeta en el Foro Regional de la Ley General de Seguridad Vial realizado en Monterrey el 4 de Marzo de 2019.

¡Ah para fiestecitas! Comitiva de EPN consumió 746 botellas de alcohol en el avión Presidencial

Comparte este artículo:

Durante el sexenio el ex presidente Enrique Peña Nieto, se consumieron 746 botellas de alcohol en el avión Presidencial, así lo reporta el periódico El Universal.

Durante el periodo del 2012 a 2015, se consumieron 522 litros de alcohol como vino tinto, whisky, tequila y coñac con un gasto total de 271 mil 14 pesos.

En el primer viaje de la comitiva del expresidente priista se consumieron bebidas abordo del Boeing 157-225 Presidente Juárez TP-01 el 6 de diciembre de 2012, en la primera gira oficial.

El viaje se realizó a la ciudad de Monterrey, y los acompañantes del presidente pidieron once botellas de vino a pesar de que el viaje tenía una duración de máximo una hora y media. La dinámica se hizo costumbre durante los siguientes años.

En un viaje en territorio nacional de la Ciudad de México a Acapulco, Guerrero, mismo que tiene una duración de menos de media hora, se consumieron a bordo de la aeronave presidencial, 35 botellas con un costo total de 9 mil 730 pesos.

En los viajes internacionales es cuando más se consumieron bebidas alcohólicas, por ejemplo en un viaje a Santiago Chile, donde el expresidente participaría en la primera Cumbre de Jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), los funcionarios llegaron a destapar 78 botellas con un costo total de 27 mil 936 pesos.

Y es que Peña Nieto y su comitiva no tomaban cualquier cosas, entre las marcas predilectas de botellas están en vino tino: Monte Xanic Cabernet, Sauvignon y Merlot, en la cual se consumieron 62 botellas de 750 mililitros, con un costo de 21 mil 960 pesos.

La segunda bebida más consumida fue el whisky Chivas Regal 12 años, de las cuales se compraron 20 botellas de 750 mililitros que representó un gasto de 10 mil 101 pesos.

El tequila Maestro Tequilero Reposado se encuentra en tercer lugar de preferencia para Peña Nieto. De 2012 a 2015 se compraron 20 botellas de 750 mililitros y se pagó por ellas 7 mil 360 pesos.

En viajes internacionales se llegaron a consumir 598 botellas de 32 marcas distintas, Entre ellas se cuentan 81 botellas de whisky Chivas Regal 12 años con un valor de 41 mil 658 pesos. También están botellas de coñac Hennessy VSOP de 70 mililitros, con un valor de 37 mil 476 pesos, equivalente a 48 botellas, así como el vino tinto Casa Madero Merlot con 102 botellas, por las cuales se erogaron 26 mil 953 pesos, y 49 botellas de tequila El Milagro Añejo de 750 mililitros, cuyo precio fue de 15 mil 65 pesos.