#HojaDeRuta: “Los designios de Adrián”

Comparte este artículo:

Adrián de la Garza es el alcalde Monterrey. O cuando menos, eso consta en documentos oficiales, notas de prensa, algunas fotos y afortunados testigos que, aseguran, han llegado a verle. 

El avistamiento público más reciente se reportó en un conocido gimnasio de la zona San Jerónimo, donde el funcionario con alma de policía aprovecha la tranquilidad de la media mañana para tonificar el cuerpo. Quizá se tomó muy en serio ese viejo adagio priísta de que siempre hay que mostrar músculo.

Aunque no se sabe dónde, se presume que el munícipe debe tener uno o varios sitios de reclusión, espacios casi monásticos donde medita sobre las profundidades de la inmortalidad crustácea para encontrar la sabiduría que requiere dirigir la polis. Uno, en su limitada y particular visión, apenas si puede imaginar destellos de ese complejo proceso de pensamiento iluminado, pero habría que intentarlo para tratar de comprender el misterio tras la intención de construir segundos pisos para automóviles en las principales avenidas de la capital.

Aventuremos, irresponsable y humildemente, algunas reflexiones que podrían acercarnos levemente a la luz del pensamiento adrianista, procediendo con calma con Prometeo en la mente, pues robar el fuego de los dioses puede costar caro:

  1. “Cuando se trata de consultas, lo que importa es la intención. El método es vanidad”. La ciudadanía, evolucionada de su forma primitiva de pueblo, no quiere ni necesita consultas reales, solo sentir que se le preguntó. Como decían los antiguos de mecedora: si me invitas a la fiesta, ya sabes que no voy a ir, pero quedas bien.
  2. “La rueda y el metal son la forma más pura del progreso”. Junto al descubrimiento del fuego (que también encuentra un eco sagrado en la chispa de la bujía de cada coche), la rueda es el invento que hizo al hombre un ser civilizado. La edad de hierro nos enseñó que el metal, el mismo del que se forjaron espadas y hoy da forma a los capotes, ha sido fiel acompañante de la historia: como la espada cortó, la bala atravesó, el auto se estrelló: golpes todos de un destino histórico que debe honrarse.
  3. “El embotellamiento es una extensión del desarrollo”. En momentos complejos para la economía del globo entero, una ciudad pujante necesita aumentar y sacar provecho de sus ventajas competitivas. El aumento de horas en el tráfico genera bienestar: se consume más gasolina; se averían más autos, dando trabajo a los talleres mecánicos; se enferman más personas de las vías respiratorias, vigorizando el mercado hospitalario y farmacéutico; se consumen más bebidas plastificadas en tiendas de conveniencia; proliferan los programas de radio y las suscripciones a los servicios de música por Internet. Se llama visión.
  4. “Cada choque es una nueva historia”. Monterrey es la ciudad que más percances viales registra en México, quizá en América Latina, proporcionalmente. Además del impulso a la industria aseguradora y a talleres de enderezado y pintura, imaginen cuántas bellas historias no surgen de perder horas entre claxonazos y refrescadas maternas: quizá alguien encontró al amor de su vida, hizo una nueva amistad o conoció los límites de su ira. Pocas cosas tan poderosas como conocerse a uno mismo. Seguro, algunos cientos de muertes y miles de lesiones habrá por calendario, pero no se fijen.
  5. “El transporte público mata el espíritu individual, alma del emprendimiento”. El egoísmo construye, la desigualdad natural ordena: la lagartija grande siempre habrá de comerse a la pequeña. Por ello siempre los sujetos evolucionados podrán ir a cuatro ruedas, enviando con marca y modelo el claro mensaje del merecimiento: el trabajo duro todo lo puede (aunque si uno hereda, ayuda mucho) ¿Cómo podríamos perder la inspiración que significa ver pasar un auto de lujo para el miserable? Necesitamos verles pasar, brillantes y veloces, para decir: “un día ese seré yo”, aunque ese yo sea uno entre mil, como diría Mijares. Eso de dar a todos oportunidades iguales es truco de perezosos: ¿quién estaría dispuesto a perder la ferocidad del lobo por unas horas menos de tedio y sudor cada día? Hay prioridades. 

Estas aproximaciones son una mera interpretación, como Pythia en el templo de Apolo, buscando traducir los designios superiores, porque de otra manera, los simples mortales no podríamos entender la genialidad que debe esconderse tras ir en contra de las ciudades desarrolladas del mundo, ignorar brutalmente la toxicidad creciente de nuestro aire y perpetuar la desigualdad lacerante que beneficia a los privilegiados. 

¿Quiénes somos para contravenir los designios del alcalde del sol y la luz, el Apolo policía que se ejercita a la hora sagrada de los tacos mañaneros?

Vuelve San Pedro a ser el municipio más seguro del país

Comparte este artículo:

Este miércoles el INEGI dio a conocer la más reciente Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), en la cual la mayoría de los municipios metropolitanos se redujo la percepción de inseguridad.

El municipio de San Pedro Garza García regresó al primer lugar, esto tras haber crecido en la percepción de inseguridad en la anterior medición, misma que logró reducir prácticamente a la mitad, al pasar de 34.5% en marzo a 18.9% en junio, con lo que retomo el primer lugar nacional como el municipio más seguro del País.

El municipio que tuvo mayor mejoría fue Guadalupe, que bajó su percepción de inseguridad de 67% a 52.1%, seguido por San Nicolás, que cayó de 41.7% a 31.5%.

Por otro lado, en menor proporción se encuentra Santa Catarina, que pasó de 65% a 55.3%; Escobedo, de 55.9% a 46.2%, y Apodaca, de 62.2% a 60.3%.

El municipio de Monterrey también registró una baja considerable, al pasar de 82.7% a 76.6%.

Inmovilidad

Comparte este artículo:

En las últimas semanas hemos sido testigos del abandono, ineptitud y lentitud con la que el gobierno de Nuevo León aborda la problemática del transporte y la movilidad en nuestro estado. Si bien, es cierto que el sistema de transporte público en la zona metropolitana de Monterrey está totalmente rebasado desde hace años por la demanda de la ciudadanía, no podemos dejar pasar por alto que esto se debe a innumerables descuidos y falta de planeación en el crecimiento de nuestra ciudad. Durante décadas Monterrey creció de forma horizontal y desmedidamente, sin criterios para el transporte y la movilidad de los habitantes, lo que hoy ocasiona los graves problemas que tenemos para los traslados de municipios como García, Juárez, Zuazua, etc. hacia el interior de la ciudad. 

Es totalmente inaceptable que han pasado gobiernos enteros y no se ha podido abrir ni un metro más al sistema de metro de la ciudad, o que los proyectos “innovadores” como la ecovía sean un total fracaso, la ciudad metropolitana de Monterrey merece y necesita con urgencia un sistema integral, eficiente y a buen precio, que cubra la necesidad de traslados en la ciudad.

Es innegable que también es necesaria la participación de la ciudadanía para mejorar la movilidad en la ciudad, así como contribuir a aminorar los niveles de contaminación del aire utilizando menos los vehículos privados, sin embargo, los esfuerzos de la iniciativa privada en algunas empresas o algunas universidades como la UDEM, son insuficientes y es necesaria la implementación de políticas públicas coordinadas con una visión metropolitana, porque pareciera que algunos municipios siguen pensando que son entes aislados y que no forman parte de la metrópoli, pues los problemas de la ciudad son intermunicipales y así deben ser tratados. 

Además a todo esto, se suma la reciente y evidente incapacidad de las autoridades estatales para mediar y generar mejores condiciones a los servicios de plataformas digitales como Uber, DiDi y Cabify, así como para los trasportistas tradicionales. Estas problemáticas, por la falta de organización y la ineptitud de la autoridad, afecta principalmente a la ciudadanía más desfavorecida y que se ve afectada por un lado por la ineptitud y abandono de sus representantes, así como por una ciudadanía que no termina de organizarse.

El taxi vs Uber: ¿cuánto cuesta resolver el problema?

Comparte este artículo:

La cacería de brujas que comenzó en estos días contra los choferes de Uber, Didi y Cabify en Monterrey ha puesto a gran parte de la ciudadanía en contra del gobierno del estado. La premisa es que los conductores de las plataformas no siguen los mismos parámetros que los taxistas convencionales ni pagan la misma cantidad de impuestos por prestar un servicio que -en esencia- es básicamente el mismo y, por lo tanto, los pone en el terreno de la ilegalidad. ¿Es esto del todo cierto? ¿Cuál es el verdadero problema?

Por un lado, se encuentran los taxistas; los de toda la vida. En el mejor de los casos, un taxista tiene que hacer una inversión inicial de varios cientos de miles de pesos para comprar un carro y las placas de taxi que, por cierto, a estas alturas las dos cosas cuestan casi lo mismo. Podría decirse que en total se necesitan unos $300,000 para empezar, dependiendo del año y modelo del vehículo. Los problemas vienen cuando los conductores no pueden invertir dicha cantidad y trabajan para alguien más; alguien que puede pagar y que, cual señor o señora que tienen una casita aparte, lo que quieren es “vivir de sus rentas”. Es decir, el negocio está en tener taxis rentarlos. En Monterrey, un chofer paga unos $400 o $450 diarios al dueño del taxi.

El taxi “verde” tuvo el monopolio durante mucho tiempo y logró sobrevivir a pesar de las circunstancias: la inseguridad (tanto por parte de conductores como de usuarios), las bases y taxis “pirata”, el pésimo servicio, los taxímetros alterados. Los taxis “de base” o “de sitio” (los blancos, pues) luego fueron la alternativa: los pedías por teléfono y hasta los podías agendar para que te recogieran en un día y hora específicos; todo ello a cambio de pagar más. ¿Y cuál fue el problema? Pues que, por ejemplo, algunos de los “taxis ejecutivos” cobraban según tarifas sin sentido y a veces con un criterio completamente subjetivo: dependiendo la hora, el lugar, el destino e incluso dependiendo del cliente, cobraban lo que querían. ¿Cuánto vale una carrera al aeropuerto? Lo que el chofer o la compañía quieran (te veo a ti, Totsa).

Luego está Uber, la tecnología; el que abrió la brecha para los demás. Hay una tarifa fija (o no), que garantiza la seguridad de los pasajeros (o no), en la que los pagos se realizan a través de transferencias para evitar robos (o no) y que permite al usuario en todo momento saber la ruta que el conductor seguirá (o no). Uber le arrebató el negocio a los taxis sencillamente porque su servicio es de mayor calidad (o no), aunque ello implique un costo adicional (¿o no?). ¿Has oído hablar de la tarifa dinámica? ¿Te acuerdas del caso de María Fernanda Castilla y Cabify? ¿Qué pasa si mi conductor no trae cambio? ¿Y si no cancela el viaje, aunque ya me haya bajado? ¿O si se va por una ruta por la que yo no le dije? Estoy plenamente consciente de que la proporción es mucho menor (afortunadamente), pero una cosa no quita la otra.

¿Y entonces? ¿Por qué preferimos Uber? Fácil: porque en México desconfiamos de todo aquello que es propiedad del gobierno. ¿Y por qué? Porque nos suena a corrupción, malos manejos, pésima calidad y mal servicio. ¿Por qué pagamos seguros de gastos médicos mayores? Para no ir al IMSS. ¿Por qué pagamos cable o servicios de streaming? Porque no hay nada bueno en la tele abierta (y menos en los canales del gobierno). La gente espera que la administración funcione como un buen intermediario y no como el propietario, pero esto es otro problema.

En Monterrey estamos tan acostumbrados a pagar de más por todo que si alguien nos dijera que con una cantidad se resuelve el tema de Uber, ya estaríamos juntando. Pero bueno, mejor no doy ideas.

Democracia en peligro

Comparte este artículo:

En mi personal apreciación, es lamentable que los organizadores de la manifestación “anti AMLO” de este domingo en los alrededores de la macro plaza de Monterrey, hayan caído en un mimetismo insensato, o irreflexivo, para, burlándose de las prácticas inválidas del peje, recurrir a una votación a mano alzada para decretar el juicio político contra el presidente. 

Burlarse de las prácticas ofensivas del presidente y aplicarlas al mismo tiempo, es validarlas; por lo menos, no descalificarlas. Este tipo de manifestación merece organizadores más sensatos y mejores políticos. No se combate el populismo con otro populismo. Es hacer poco caso del proceso destructivo sistemático de la democracia que el presidente y Morena están aplicando semana tras semana, de plaza pública en rancho y de sesión del Congreso a otra sesión del Congreso de lo poco rescatable que había logrado la transición democrática. 

Desde fines del siglo pasado hasta el proceso que permitió al actual presidente revindicar una elección indiscutible, fue madurando un proceso basado en una expresión democrática popular vigilada por instituciones (muy costosas por cierto) aprobadas por el mismo pueblo. Por lo menos, se había llegado a una forma aceptable de democracia representativa. De repente, la falsa democracia participativa, está matando al mismo tiempo la democracia representativa y la propia democracia, tal cómo la idean las sociedades occidentales. 

La vocación democrática de AMLO es una ilusión; cualquiera diría que es una farsa. Ya lo demostró a través de supuestas consultas populares que no son sino un engaño vil del cual, él es el que más se ríe, sino el único que se ríe. Así murió el NAIM, así nació la refinería de Dos Bocas y el tren maya. El peje se sigue riendo. La comunidad internacional de inversionistas, no deja de lamentarse. ¿Qué va a prevalecer? ¿La burla ofensiva de la democracia a mano alzada o la seriedad de instituciones que justifican el interés de la comunidad financiera internacional en el desarrollo de México? 

Todo indica que prevalecerá la primera, y que el proceso de nivelación hacía abajo que inició la cuarta transformación no tendrá donde pararse. ¿Abajo, hasta donde? ¡Ojo! Es muy difícil detener un tobogán. Por lo general, cae en una fosa llena de agua. Con el peligro de ahogarse.  

#EspacioPúblico: “Segundos pisos. Por encima del problema.”

Comparte este artículo:

La alcaldía de Monterrey se une a la moda de las consultas públicas.  Y al igual que otras consultas realizadas, esta es poco confiable. En una breve encuesta invita a la ciudadanía a opinar sobre lo que considera puede ser la solución para aligerar el tráfico en avenidas saturadas de autos: segundos pisos vehiculares.

Lo llaman alternativas ordenadas de crecimiento. Yo difícilmente lo veo como una alternativa si no se ofrecen más opciones y no podría hablar de orden cuando se está invitando a incrementar la cantidad de autos circulando.

La consulta plantea si a la gente le gustaría tener autopistas urbanas en avenidas como Churubusco, Morones Prieto, Gonzalitos y la Carretera Nacional.

Hasta aquí todo está bien. No está mal consultar, al contrario, me parece un gran ejercicio, pero debemos cuestionar las preguntas, la metodología y la información recibida para poder decidir y entender el alcance de la consulta.

Por el lado de las preguntas es muy limitado cerrar a opciones que únicamente beneficiarían al auto y que de sobra hay evidencias que no son soluciones. Más que probado está que este tipo de autopistas, además de ser una muy costosa inversión, genera demanda inducida, es decir, al dar más espacio para autos se incentiva a más vehículos de transporte individual y sus consecuencias como son más congestión vehicular y una mayor contaminación. 

Me parece que faltó preguntar, para que realmente se hablara de alternativas, por temas como mejorar el transporte público tipo ecovía, infraestructura ciclista o peatonal o utilizar de otra manera la infraestructura ya existente como podría ser para carriles de alta ocupación. 

Poco claro queda el tema de los recursos, solo se pregunta si deben ser públicos o privados sin entrar a detalle que si se vota por recursos privados el servicio será de cuota para usuarios. 

Se habla de una inversión de miles de millones de pesos sin especificar que el municipio no cuenta con esa suma, esto implicaría deuda y la ejecución de nueva obra pública que requerirá mantenimiento. No podemos pasar por alto que la actual infraestructura vial es cuestionable y se sigue hablando de temas tan básicos sin solución como son los baches.

La metodología es muy simple: no existe y además está sesgada.

Invita a votar a usuarios vía electrónica sin filtros ni restricciones o en centros comerciales que casualmente están enclavados en avenidas de alto tráfico a las que los usuarios llegan obviamente en auto. Con estas características, los usuarios de transporte público difícilmente votarán y representan casi el 50 por ciento de la movilidad de la ciudad.

 La información que se da a los votantes es limitada. No se dan ejemplos recientes de otras ciudades con proyectos similares ni se habla de la tendencia mundial a eliminar las autopistas urbanas, los enormes costos de mantenimiento que generan, su endeudamiento ni los problemas sociales que causan al segregar comunidades con vías imposibles de cruzar. 

¿Es posible tomar decisiones con esta consulta?

Me parece que con la información que se brinda y la metodología aplicada solo sirve para justificar decisiones de las que nos podemos arrepentir en un futuro no muy lejano. 

Yo más bien replantearía la situación para generar nuevos y mejores cuestionamientos.

¿El problema es mover autos?  Por supuesto que no, el problema es no tener alternativas adecuadas para mover personas que hoy dependen por completo de un auto para sus traslados.  Estamos pasando por una transición en que la gente está cambiando su manera de pensar y existen vecinos cada vez más informados, cómo son los de Carretera Nacional que ya en varios de sus grupos vecinales muestran su desacuerdo a tener en su zona un viaducto elevado y prefieren pensar en alternativas de transporte público eficiente. 

¿Se puede hablar de vanguardia con este tipo de proyectos? Definitivamente no. Los primeros proyectos de este tipo se hicieron hace más de treinta años y muchos están en proceso de demolición para convertirse en espacio público.

Sería más vanguardista preguntar a los jóvenes que empiezan a moverse en la ciudad de qué manera lo quieren hacer. Pueden surgir grandes sorpresas. 

En conclusión, veo la oportunidad de abrir la conversación sobre la movilidad en la ciudad para encontrar verdaderas alternativas con visión de futuro. Consultar modelos que ya probaron su vida y su decadencia nos pone lejos de que esto suceda.

Segundos pisos para mejorar la movilidad en su concepto tiene su penitencia. Es un recurso que solo pasa por encima del problema.

Eduardo Quintanilla

Junio 30, 2019 

#HojaDeRuta: “Monstruos entre nosotros”

Comparte este artículo:

Empresa criminal: culpable. Tráfico sexual: culpable. Trabajo forzado: culpable. Robo de identidad: culpable. Pornografía infantil: culpable. Keith Raniere, líder de la secta disfrazada de grupo de autoayuda conocida como NXIVM, escuchó el miércoles en una corte de Brooklyn el veredicto que probablemente le haga pasar el resto de su vida en prisión.

Con un témpano por rostro, dicen los presentes, quien llegó a autoproclamarse el hombre más inteligente del mundo, quedó finalmente expuesto como lo que es: un criminal trastornado.

Aunque las extrañas prácticas de la supuesta empresa dedicada a dar “cursos ejecutivos para el éxito” ya venían siendo reportadas desde 2003, fue el exposé publicado en el New York Times en octubre de 2017 lo que generó un alud imparable. 

La pieza describía una hermandad secreta de mujeres al interior de la organización que se asumían como esclavas de Raniere (“Maestro” o “Vanguardia”, le llamaban), al grado de ser marcadas en su vientre con símbolo supuestamente en latín, que en realidad resultó ser compuesto por las iniciales del gran manipulador (la vanidad como sello del opresor). 

Tras la publicación del Times, comenzó el colapso para Raniere, a quien su magna inteligencia le avisó que era el momento de aplicar el arte de la fuga ¿el destino elegido para guarecerse? Monterrey, México. O para ser precisos, San Pedro Garza García, donde fue recibido y hospedado a unos cuantos metros de los alegres borbollones de la fuente “El Edén”, que adorna el extremo poniente de la Calzada del Valle.

Se publicaron incluso fotos de Raniere paseando por San Pedro, y se supo que tenía particular gusto por la cocina del Taller Vegánico, porque se podrá ser explotador sexual, torturador y defraudador, pero carnívoro, jamás. Las ligas de la secta con personas de Monterrey no se han explorado mucho, pero las hay en demasía.

Para marzo de 2018, el prófugo fue arrestado en una villa de lujo cerca de Puerto Vallarta. El juicio inició el pasado 7 de mayo, concluyendo el 19 de junio. Le demolieron testimonio tras testimonio, relatando atrocidades que erizan la piel. En contraste, durante las siete semanas que duró el juicio, la defensa de Raniere no llamó a un solo testigo. Extrañamente, sus súbditos dejaron solo al hombre más inteligente del mundo.

La perturbadora historia de NXIVM, su líder y prácticas son de esas realidades que superan a la ficción, y que obligan a reflexiones profundas sobre los tiempos que corren, porque líderes carismáticos han existido en todas las épocas, pero la esclavitud conseguida a través de la mercadotecnia, la promesa del éxito profesional, el estatus de exclusividad para ejecutivos pareciera un fenómeno propio del capitalismo tardío. Si el neoliberalismo entiende los actos de mercado como una ética en sí mismos, resulta natural creer que solo merece la felicidad quien pueda pagar 7,000 dólares por un curso de dos semanas.

Muchos de los seguidores de Raniere se convencieron de que el hombre iluminado había desarrollado una fórmula matemática capaz de predecir que el mundo llegaría a su fin en 15 años. Ahora tendrá que imaginárselo y escuchar desde su celda las trompetas del apocalipsis, a menos que le toque una con ventana.

Resuena el diálogo con el que inicia el bello filme “The Shape of Water” de Guillermo del Toro, donde el narrador comparte: “Si hablara de ello, ¿qué te diría? Me pregunto…¿Te diría sobre ella? La princesa sin voz. O tal vez debería advertirte de la verdad de estos hechos, y del cuento de amor y pérdida. Y del monstruo que trató de destruirlo todo”. Sin caer en ningún spoiler, merece la pena precisar: ese monstruo no era el hombre anfibio, sino un rubio que creía ciegamente que el mundo era suyo.

#EspacioPúblico: “Sin respeto a la ley”

Comparte este artículo:

‘Hacer cumplir la ley es la mejor manera de reducir los hechos de tránsito’. Con esa frase nos dejó reflexionando Pere Navarro, Director de la Dirección General de Tráfico de España, al terminar su ponencia en el primer foro internacional de seguridad vial celebrado en Monterrey.

No debe ser solo una frase que se escucha en una conferencia sin llevarla a la práctica; recordemos que somos el estado con la mayor cantidad de muertos por hechos viales. Afortunado momento para exponer la realidad de la ciudad ante la presencia de directores y oficiales de tránsito de diversos municipios del Estado. La zona metropolitana en número de personas fallecidas en sus calles es tan alarmante como el número de faltas cometidas al reglamento de tránsito que se quedan sin sanción.

A diario vemos exceso de velocidad en calles y avenidas, en zonas escolares y hospitales, autos circulando sin hacer uso de direccionales al cambiar de carril, autos bloqueando banquetas y cruces peatonales y a toda hora vemos autos ocupando indebidamente cajones para personas con discapacidad sin que se reciba una sanción. 

Desafortunadamente lo vemos como algo habitual y hemos hecho de la cultura de la impunidad y la supremacía del auto privado la única regla vigente en las calles.

Yo veo un problema desde tres perspectivas:

Por un lado una falta de conocimiento de la ciudadanía del reglamento de tránsito y en especial por la jerarquía de movilidad que en el reglamento homologado del área metropolitana de Monterrey establece:

ARTÍCULO 2.- El uso del espacio público en los diferentes modos de desplazamiento marcará las prioridades conforme a la siguiente jerarquía:

     Peatones;

     Ciclistas;

     Motociclistas;

     Usuarios y prestadores del servicio de transporte público individual o           colectivo;

    Usuarios de transporte particular automotor; 

     y Usuarios y prestadores del servicio de transporte de carga.

El desconocimiento de las reglas nos ha llevado a considerar que cualquier sanción sea un abuso de autoridad o una práctica recaudatoria, pero lo más preocupante es que nos lleva a ejercer acciones que ponen en peligro a otros y a las consecuencias mortales derivadas les llamamos ‘accidentes´, sin tener claro que se pudieron evitar al cumplir con la ley.

Desde  otra perspectiva veo una autoridad rebasada que con recursos y personal limitado, le es difícil hacer cumplir la ley en especial ante la recurrencia de infractores que imponen su comodidad, su falta de respeto a la autoridad  y su falta de empatía con los más vulnerables sin importarles la existencia de la ley.  

Y por último veo una ciudad que se sigue construyendo sin entender la jerarquía de movilidad en donde la mayor parte del presupuesto y la planeación siguen siendo para favorecer al auto dejando desprotegidos a peatones, ciclistas y personas con discapacidad. 

Esta combinación de ciudadanía que desconoce o no respeta las reglas, de autoridad que no se da abasto para sancionar y gobierno que no construye una ciudad para las personas son los temas a corregir.

¿Por dónde empezar?

La ciudadanía podría empezar por conocer el reglamento de tránsito, entender que existen prioridades en el espacio público, descubrir cuantas faltas se cometen por desconocimiento de las reglas y entender las consecuencias de cometer faltas al no atenderlo. 

Los departamentos de tránsito podrían aplicar programas de comunicación que vayan directo a las principales causas de hechos mortales, en específico los relacionados con la velocidad. 

Los gobiernos municipales necesitan reenfocar sus recursos y su planeación hacia la construcción de entornos que promuevan mejor transporte público y movilidad no motorizada. 

Pero me parece que lo más importante es que independientemente de tener una mala infraestructura y autoridades de tránsito rebasadas en su desempeño, todos los que habitamos esta ciudad nos podemos dar ya a la tarea de mejorar la calidad en la seguridad vial con solo respetar señalamientos  y reportar las faltas que se cometan. No podemos seguir viendo a la impunidad como lo habitual. Sin respeto a la ley no se salvan vidas. 

 

Firman convenio para tren ligero en Monterrey

Comparte este artículo:

El Gobierno federal firmó un convenio con el Estado con el fin de fortalecer el Sistema Integral de Movilidad Metropolitana, que incluye la asignación de más de de 62 kilómetros de vías ferroviarias para un proyecto de tren ligero de pasajeros del municipio de García al Aeropuerto.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, Manuel Vital, dijo que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) asignó alrededor de 200 millones de pesos para concluir este año los estudios técnicos, con la intención de arrancar la obra en el 2020.

El funcionario estatal detalló que el gobierno federal aportará parte de la inversión y el Estado recurrirá a un esquema de Asociación Público-Privada para complementar el costo del tren ligero.

“Esperamos terminar las ingenierías de aquí a fin de año para que en el Presupuesto del año que entre, como oyeron al Presidente, hay el compromiso de ir juntos en este proyecto”, dijo Vital.

Por su parte, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, dijo que este medio alterno de transporte recorrería unos 62 kilómetros, a lo largo de los cuales se construirían 27 estaciones y conectaría con las Líneas 1 y 2 del Metro y Ecovía.

De acuerdo al plan presentado durante la firma del convenio en el Palacio de Gobierno, el tren ligero atravesará los municipios de García, Santa Catarina, San Pedro, Monterrey, San Nicolás y Apodaca, con un radio de influencia que beneficiará hasta 850 mil pasajeros.

Se estima que la obra este lista para el 2021 y sea utilizado por unos 250 mil pasajeros por día.

En la firma del convenio estuvo presente el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Jaime Rodríguez Calderón “el Bronco”.

#EspacioPúblico: “Movilidad para usuarios, por derecho y con Ley”

Comparte este artículo:

En las últimas horas del periodo legislativo y enmarcado por una terrible crisis en el transporte público, la bancada del PAN entregó su iniciativa de una Ley de Movilidad para el estado de Nuevo León. Feliz día del niño, se ganaron su estrellita, pero otros ya habían hecho su labor y no hay que perderlos de vista.

A la iniciativa presentada por el PAN se suman otras tres. Una presentada por el Gobierno del Estado, otra por la fracción de MORENA y una más presentada por organizaciones de la sociedad civil.

¿Qué nos dice todo esto?    

Con la misma relevancia yo veo cuatro puntos. 

En primer lugar que el sistema que regula el transporte público tiene que cambiar.

Meses de fallidas negociaciones con concesionarios y dejar a la ciudad una mañana sin transporte afectando a cerca de 800 mil usuarios y daños a la economía en más de 500 millones de pesos son señales de la ineficiencia de un arcaico sistema manejado por unos cuantos sin tener en cuenta las necesidades de miles de usuarios. 

En segundo lugar, vemos la presencia de organizaciones de la sociedad civil presentando una iniciativa de Ley de Movilidad.  Dejó de ser una sociedad que exige al gobierno soluciones y se convierte en una sociedad que propone, critica, construye y aporta la perspectiva de usuarios para ser analizada y ser la base para generar una propuesta final que logre cambiar de manera radical la movilidad en el estado.

La propuesta de la sociedad civil organizada se entregó hace meses y en términos populares en estos tiempos, no tengo pruebas pero tampoco dudas que sirvió para que las fracciones de MORENA y el PAN consideraran puntos importantes en sus iniciativas.

El tercer punto relevante de este análisis es en lo que siempre se debió beneficiar: Usuarios primero.

Una ley basada en los usuarios puede hacer la diferencia para cambiar de ahora en adelante la movilidad en el área metropolitana de Monterrey.  Tres propuestas ven claramente a la movilidad como un derecho para cualquiera que se mueva en las calles y con eso hablamos de peatones, personas con discapacidad, ciclistas, motociclistas, usuarios de transporte público, transporte de carga y automóviles. Deja de verse como una ley de transporte que se preocupa por que los concesionarios den un servicio y se convierte en una ley que asegure la movilidad de las personas con las mejoras que esto implique. 

Y como cuarto y último punto vemos un gobierno del estado reactivo pero poco estratégico y muy lejano a ‘la raza’  tratando de solucionar una crisis con acciones que no cambian el problema de fondo y tarde o temprano repetirán los problemas actuales. 

Y esto apenas comienza.  El Congreso entra en receso unos meses y tendrá tiempo suficiente para estudiar, reflexionar y organizar las prioridades del siguiente período legislativo. No hay duda que esta ley es de altísima prioridad.

El Congreso del estado de Nuevo León tiene varios retos  en sus manos. Tiene el reto de incluir a la sociedad civil en el trabajo legislativo, el reto de dejar los egos partidistas buscando quién tiene su mejor propuesta, el reto de hacer un trabajo transparente que promueva la participación de usuarios de la movilidad, pero sobre todo tiene el reto de demostrar que entre todas y todos se pueden lograr cambios de fondo en la manera de movernos.

En sus manos está  ser la legislatura que desde su trinchera cambie la movilidad en el estado o simplemente ser otra más que aprueba leyes bajo presión de tiempo para ser corregidas por un futuro grupo legislativo.