Critica AMLO a Mark Zuckerberg por suspensión de cuenta a Trump

Comparte este artículo:

El presidente López Obrador criticó la carta que el empresario, fundador y director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, escribió sobre la suspensión indefinida de las cuentas de Facebook e Instagram de Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

El titular del ejecutivo federal mexicano consideró que el mensaje del empresario tenía “mucha prepotencia y arrogancia“. Las cuentas de las dos redes sociales del presidente Trump fueron bloqueadas luego de que publicara un video en el que aludía a un fraude electoral, así como su respaldo a los manifestantes que el pasado 6 de enero tomaron  en Capitolio. El creador de Facebook, Zuckerberg, decidió posicionarse al respecto y anunció que la restricción continuaría por dos semanas.

Obrador comentó: “Leí la carta del dueño de Facebook y lo sentí con mucha prepotencia, con mucha arrogancia, hablando de sus normas ¿y la libertad qué? el derecho a la información y el papel de las autoridades legal y legítimamente constituidas“.

En conferencia de prensa matutina, López Obrador invitó a reflexionar sobre estas declaraciones y a analizar el papel de las redes sociales, sobretodo el impedir un retroceso al monopolio de los medios de comunicación convencionales.

Señaló que: “Esto que hicieron en Estados Unidos hace unos días es una mala señal, es un mal presagio de que deciden empresas particulares silenciar, censurar, eso va en contra de la libertad.”

No obstante, finalmente, también celebró el desarrollo de dichas redes sociales, ya que representan una nueva etapa en la comunicación, dijo que sigue “sosteniendo que son benditas, pero estos últimos acontecimientos deben preocuparnos“.

Con información de Milenio

Critica AMLO que redes sociales de Trump hayan sido bloqueadas

Comparte este artículo:

El presidente López Obrador criticó esta mañana desde su tradicional Conferencia de Prensa Matutina “la censura” que impusieron las redes sociales como Twitter, Instagram y Facebook al todavía presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, luego de fijar su postura respecto a la movilización y los disturbios generados pos sus simpatizantes en contra del triunfo de Joe Biden en la elección presidencial.

Aseveró que garantizar la libertad de expresión es un asunto del Estado y no de empresas, lo que comparó a la “Santa Inquisición” decidiendo sobre si lo que alguien dice es perjudicial.

Sin mencionar a Trump comentó: “Algo que no me gustó ayer del asunto del Capitolio, nada más que respeto, no me gusta la censura, no me gusta que a nadie lo censuren y le quiten el derecho de transmitir un mensaje en Twitter o en Face, no estoy de acuerdo con eso (…) Tenemos que autolimitarnos todos y garantizar la libertad. ¿Cómo es eso de que te censuro y ya no puedes transmitir? Si nosotros estamos por las libertades“.

Añadió que de no existir las redes sociales, sólo predominarían las opiniones de los grandes medios de comunicación tal como ocurría en el pasado.

Con información de Milenio

48 estados de Estados Unidos demandan a Facebook; exigen la venta de Instagram y WhatsApp

Comparte este artículo:

Reguladores federales en Estados Unidos pidieron el miércoles que se le ordene a Facebook que venda sus servicios Instagram y WhatsApp, al acusar el gobierno federal y 48 estados y distritos a la compañía de abusar de su poder en el mercado para aplastar a la competencia.

Por su parte, la Comisión Federal de comercio (FTC, por sus siglas en inglés) y el fiscal general de Nueva York, Letitia James, anunciaron las demandas antimonopolio.

“Es realmente de crucial importancia que bloqueemos esa adquisición depredadora de compañías y que restauremos la confianza en el mercado”, expresó James en una conferencia de prensa para anunciar la demanda.

En su impugnación, la FTC busca que esos servicios se separen de Facebook, diciendo que la empresa se ha enfrascado en “una estrategia sistemática” para eliminar a sus competencia, incluyendo la compra de rivales pequeños y emergentes como Instagram en el 2012 y WhatsApp en el 2014.

James hizo eco de eso en su conferencia de prensa, diciendo que Facebook “usó su poder monopolio para aplastar a rivales más pequeños y acabar con la competencia, todo a expensas de los usuarios comunes”.

(Con información de AP)

 

¿Green card para TikTok?

Comparte este artículo:

Vetar TikTok en Estados Unidos, la aplicación que en el primer trimestre de este atípico año fue la más exitosa con más de 315 millones de descargas, es una decisión que no se toma todos los días. El presidente, que se juega la reelección en escasos tres meses (y que los encuestadores cada vez lo dejan de poner como favorito), toma una jugada muy arriesgada y vuelve a imponer su poder político para buscar su propio interés personal.

El mercado de Internet ha sido de tradicional dominio estadounidense, pero siempre ha existido una rivalidad con otros servicios que, casualmente, son de origen chino. La carrera por las tecnologías se disputa entre estos dos países y el veto a TikTok no sería extraño si se toma en cuenta el caso de Huawei.

Compañías estadounidenses son las prácticamente conforman el statu quo del mundo del Internet: Alphabet Inc. (Google y YouTube) Facebook Inc. (Facebook, Instagram, WhatsApp), Amazon, Twitter, Netflix; la manera en que interactuamos, lo que compramos y lo que vemos está controlado por empresas que se sujetan a la ley de Estados Unidos. Y de repente, aparece ByteDance con TIkTok desde China y roba un espacio importante a los gigantes norteamericanos, argumentando que se pone en peligro la seguridad nacional, pues la información obtenida quedaría en manos del gobierno chino y ello supone un riesgo.

Es verdad que los tiktokers no se han portado muy bien con Trump. El penoso episodio vivido en Oklahoma no dejó para nada contento a los republicanos, y mucho menos que después tuvieran que cancelar mítines en New Hampshire por miedo a que se repitiera. Además, el público base de esta aplicación siguen siendo los jóvenes, nicho tradicional de los demócratas, pero donde también hay un grupo importante de simpatizantes de la alt-right que los estrategas están sabiendo identificar.

Al más puro estilo clásico, Trump tiene una guerra en dos frentes. Por un lado, el de mantener el monopolio en Internet e impedir que China se suba como competidor a la tecnología, y por el otro, la contienda electoral. En la primera de ellas tiene total injerencia y no por nada Microsoft es quien lanzó una oferta a ByteDance. De aceptarse, TikTok cambiaría de nacionalidad y podría estar sujeta a la regulación de EEUU, por tanto, a los intereses de Trump. 

Aunque las negociaciones entre ByteDance y Microsoft continúan para que TikTok ya tenga su green card, por lo pronto ayer se lanzó la primer ofensiva con Instagram Reels o “el TikTok de Instagram”. El mensaje es claro para los chinos: si no te nos unes y nos dejas usarte como queramos, entonces ya tienes un gigante contra quién competir. Por lo pronto, el plazo de 45 días está corriendo y seguramente buscarán extenderlo al máximo antes de tomar cualquier decisión.

¿Habrá quien piense que esto aquí no pasa? ¿O será pura casualidad que en redes ya siempre nos salen ciertas personalidades que aspiran a la gubernatura de Nuevo León, por ejemplo? Cuando bajas una aplicación y no te cuesta ni un peso utilizarla, por si aún no lo sabías, el producto eres tú.

Snapchat deja de promover cuenta de Trump por ‘incitar a la violencia’

Comparte este artículo:

La red social Snapchat anunció que dejará de promover la cuenta de Donald Trump luego de determinar que sus comentarios podrían “incitar a la violencia”, sim embargo, el perfil del mandatario estadounidense continuará activa.

“No amplificaremos las voces que incitan a la violencia racial y la injusticia dándoles promoción gratuita a Discover”, informó Rachel Recusen, portavoz de Snapchat, tras un mensaje de Trump en contra de las protestas y disturbios tras el asesinato del afroamericano George Floyd en manos de la Policía de Minneapolis.

El bloqueo de Snapchat forma parte del endurecimiento en contra de las publicaciones del republicano al que se unió Twitter en mayo, misma que marcó algunos mensajes del presidente como “información errónea sobre el voto” y otras mas como “glorificación de la violencia”.

El director ejecutivo de Snapchat, Evan Spiegel, dijo a sus colaboradores en un memorándum que “no habrá una zona gris cuando se trata de racismo, violencia e injusticia. Simplemente no podemos promover cuentas en Estados Unidos que estén vinculadas a personas que incitan a la violencia racial”.

Hasta el momento Facebook, a la que perteneces plataformas como Whatsapp e Instagram, no han tocado ninguna publicación de Trump, bajo el argumento de que se trata de interés periodístico y en aras de la libertad de expresión.

IVA a Millennials y Militarización en México

Comparte este artículo:

¿Por que el IVA a Netflix si fue tendencia en twitter para los millennials y la militarización de México no? Eso es el resultado de dos México distintos. 

Durante estos días vimos de todo: jóvenes rechazando el 16% de valor agregado “por afectar su economía” y por otro lado, quien abrazaba la idea “si somos privilegiados, debemos pagar” pero aquellos que protestaban por impuestos, no lo hacen con la militarización en México. 

El problema de ambas situaciones no es si el IVA disminuye la pobreza o que el Gobierno inventa impuestos y es incapaz de brindar seguridad, el problema es que nuestra generación solo abraza las causas que están arriba del iceberg y no las profundas siendo igual que omiso que el gobierno. Tal vez porque no prenden en redes, tal vez porque no son mediáticas en nuestra generación o porque ya nos acostumbramos a ellas.

Prueba de ello, es el alcance mediático en redes de ambas políticas públicas mencionadas: Mientras el IVA representa un impuesto indirecto, que nunca se etiqueta para programas sociales y que su objetivo solo es aumentar las recaudaciones fiscales, en contra sensus, la militarización del País es el resultado de una política de Estado en materia de seguridad fallida, donde en lugar de apostar a combatir las causas que provocan la violencia, se despliega a los efectivos del ejército por “carecer de Instituciones” y solo ser reaccionarios ante la ola de violencia. Prueba de ello es Magdalena de Kino, Sonora ayer.

¿Entonces tenemos un Gobierno que nos aumentan la recaudación de impuestos mientras pero no es capaz de brindar un ambiente seguro e incentivar y ofrecer mejores oportunidades a los jóvenes y tener una movilidad social real y no protestamos por ello?

Mientras la encuesta sobre disponibilidad y uso de tecnologías de la información y comunicación en los hogares menciona que solo el 65.8% de los mexicanos tenemos acceso a internet, lo seguro es que mientras caímos en la cortina de humo del IVA, no nos dimos cuenta que el 100% de los mexicanos vivimos en una inseguridad constante en medio de una ingobernabilidad de las instituciones con un gobierno oportunista de la miseria. 

Esto nos explica porque tenemos un Presidente sordo a los millennials: El gobierno actual no nos representa ni busca hacerlo. Tiene una base mayoritaria que busca mantener y no hay juventud que sea firme opositora real. No hablo de marchas o anarquismo, hablo que ni siquiera nosotros estamos conectados entre nosotros y tampoco tenemos la representación en los espacios de gobierno.

Ejemplo de lo anterior, es un gobierno que desaparece institutos de emprendimiento, recorta apoyos sociales como guarderías infantiles para madres solteras y institutos de la juventud atados de manos que no sale de redes sociales.

Aunque irónicamente este articulo no saldrá de Twitter, Instagram o Facebook, nosotros somos privilegiados y eso, debería hacernos entender que tenemos una mayor responsabilidad social. Obligación que va más allá que estar detrás del escritorio.

Nuestra generación debe ir más allá, ir por las causas profundas que lastiman a nuestras generación. Buscar la participación social real. Buscar crear más mesas de diálogos con coincidencias entre los colectivos que diferencias. Crear iniciativas de ley y actividades de impacto al Sistema Político. Organizaciones de la sociedad civil que coaccionen a más organizaciones y grupos homogéneos partidistas que incentiven la vida política del país, pero fuera de Twitter. 

Mientras no busquemos incentivar el diálogo y la crítica en TODOS los jóvenes mexicanos, no solo en Twitter, seremos una generación más que madure y nos olvidemos de las causa que aún existen en México. Mientras no exijamos al gobierno nos represente realmente, todos los días en México seguirán existiendo pobres, asesinatos y feminicidios por un odio que no sabemos identificar. pobre jovenes, asesinatos de jóvenes y feminicidios de mujeres jóvenes.

Es nuestro tiempo millennials. A los centennials les tocará después. 

#ElTalónDeAquiles: “Cambia, todo cambia”

Comparte este artículo:

En el debate sobre los puntos de partida y llegada de las décadas, sigo la matemática, según la cual el conteo inicia en uno y termina en cero. También me ajusto al calendario gregoriano, que cuenta las décadas de la misma forma.  Así, a pesar de algunos precoces que insisten en celebrar el inicio de los nuevos años veinte, debo insistir sobre el hecho que seguimos en la segunda década del siglo XXI, lo cual no nos impide echar un vistazo a los últimos nueve años de historia, a manera de una preparación antecedente a la celebración.

En 2011, sentíamos todavía la resaca de la crisis económica mundial (2008). Tal vez lo peor de los apuros del Euro había ya pasado, pero las secuelas en la arquitectura europea apenas se gestaban (la novela del Brexit era todavía inimaginable). El precio del barril de petróleo superaba los USD 112: era la época de oro de las nomenklaturas de petro-Estados como el angolano y el venezolano, que pudieron continuar endeudándose para alimentar sus redes corporatistas de distribución de rentas. Hoy, el precio del crudo está en USD 67. A pesar de su reciente aumento, producto, entre otros, del nerviosismo generado por el asesinato del general iraní Qassem Soleimani, es difícil imaginar una tendencia sostenible al alza de los combustibles fósiles en medio de una crisis climática como la actual.

A inicios de la década, Snapchat y Google+ son creados, Facebook y Twitter entran en la bolsa de valores, y Facebook compra Instagram. WhatsApp surge y la transmisión por streaming se extiende. Sin la masificación de internet, la generalización de banda ancha y la popularización de los teléfonos inteligentes, el crecimiento en importancia de las redes sociales habría sido imposible. Cierto es que la primavera árabe generó ilusión ante el rol que estas tecnologías podría jugar en la apertura de nuevas rutas de progreso. El desplome de los regímenes autoritarios en Tunes, Egipto, y Libia nutrieron el optimismo. Pero la democratización electrónica instauró un nuevo reino, el de los opinólogos e influencers, que dio paso a las fake news, uno de los peligros más importantes de nuestra época. Hoy, cualquiera puede decir lo que sea, y su opinión vale lo mismo que la de un experto. No existen árbitros en este juego y nadie sabe quien miente, si es que verdad existe.

Un intento de rebelión en Siria nos hizo imaginar la democracia, pero la aventura terminó en un complejo conflicto armado que perdura hoy en día. La muerte de Osama ben Laden permitió tal vez cerrar el trauma abierto una década atrás con el atentado de las Torres Gemelas en New York (2001), pero el Estado Islámico se expandió. La vuelta al poder de los socialistas franceses, la elección de Dilma Rousseff, de Luis Guillermo Solís, y la reciente llegada al poder de Andrés Manuel López Obrador, fueron hechos esperanzadores, como también lo fueron la reelección de Barack Obama, de Michelle Bachelet, y de Juan Manuel Santos (a quien Colombia le debe la paz que continúa disfrutando). Pero a la vuelta de la esquina esperaba Jair Bolsonaro, al tiempo que irresponsables y demagógicos líderes pentecostales, como Fabricio Alvarado, surgieron por toda América Latina, convirtiéndose en verdaderas amenazas al modernismo como filosofía política. ¿Y qué decir del primer Papa nacido en el continente americano, jesuita además? Francisco inició su pontificado como una auténtica estrella de rock.

Después de 19 meses de guerra comercial, Washington parece dejar de lado su proteccionismo y se apresta a firmar un acuerdo comercial con Pekin. El Papa rebelde ya no electrifica fans; su cotidianeidad es marcada por la gestión burocrática de múltiples escándalos sexuales que no terminan de deslegitimar la institución que representa. Muchos esperamos el milagro que nos salvará de la segunda presidencia de Trump. Y aunque las Greta Thunberg de este mundo han surgido gracias a las redes sociales, hoy son más las preguntas en materia de desinformación social y de deformación política que estas herramientas generan, que las ilusiones que alimentan. Cambia… ¿todo cambia? Tenemos todavía este año para hacer el balance de lo bueno y malo, y para ver qué nos deja esta segunda década del siglo XXI. ¡Feliz 2020!

Fernando A. Chinchilla

Montreal (Canadá), 15 de enero de 2019

Aclaran que Morales solo consumió agua y café

Comparte este artículo:

El restaurante Brick aclaró que el expresidente de Bolivia, Evo Morales sólo consumió agua y café durante el tiempo que paso en las instalaciones para la atención de algunos medios de comunicación.

En su cuenta de Instagram, el establecimiento indicó que el exmandatario boliviano no consumió ningún alimento, sino que sólo se dispuso de agua y café para sus invitados.

El comunicado se da después de que varios medios de comunicación consignaron la visita de Morales como parte de su almuerzo. El sucedo generó polémica en redes sociales debido a alto precio del negocio, pues cada plato cuesta un promedio de entre 500 y mil pesos.

Por otro lado, los usuarios de redes sociales cuestionaron que la actual manutención del expresidente corra enteramente por cuenta al erario público, debido a que el gobierno de AMLO le ofreció asilo político por el golpe de Estado en su contra y, de acuerdo con el canciller Marcelo Ebrard, Evo llegó a México “sin cartera”.

#FactCheck: FaceApp no roba tus datos

Comparte este artículo:

Muy probablemente ya fuiste parte de la nueva tendencia en redes sociales llamada FaceApp, una aplicación que nos permite ver dónde tendremos nuestras arrugas en algunos años. Así mismo, ya comenzaron diversos medios a decir que dicha aplicación roba tus datos personales, accede a todas las fotos que tengas en tu celular, o inclusive que se las venden al gobierno ruso.

Si bien cualquier aplicación de celular ligada a las redes sociales tiene acceso a la información que ya compartiste en estas redes, esto no signifique que la roben. El acuerdo de privacidad de FaceApp, el cuál se ha mantenido igual desde enero del 2017, establece que los datos que se guardan son sólo tanto las fotos creadas dentro de la aplicación como metadata, cookies e información del dispositivo con el que hiciste la foto.

Si ya te sientes un poco inseguro o asustado por el acceso que tiene la aplicación, cabe mencionar que son las mismas cosas a las que Facebook, Instagram o Twitter tienen acceso en cuanto haces una cuenta y lees (esperamos) los términos de privacidad. Por ello, y como fue con tu consentimiento, no es un robo ni es nada nuevo en el mundo de las redes. En resumen, no es noticia.

Tampoco significa que se vayan a quedar ahí siempre, recientemente Facebook abrió la posibilidad a que vieras qué aplicaciones o páginas en la plataforma tenían tus datos, para que pudieras borrarlos si no te sentías cómodo.

Con información de Verificado MX.

La delgada línea de pixeles no. 4

Comparte este artículo:

Es un sábado por la mañana, y tengo una cita con un proveedor. La cita la hizo alguien más, entonces es la primera vez que lo voy a conocer. Entablamos plática sobre el proyecto, y minutos después me pasa su contacto. Comienzo escribiendo su primer nombre; inmediatamente mi celular me sugiere el apellido que corresponde. Me sobresalto por un momento. 

Y luego excavo entre mis recuerdos: me pasaron el nombre del proveedor anteriormente, por WhatsApp, y la aplicación que utilizo para el teclado de mi celular tiene permiso de recoger mis mails y conversaciones, para mejorar así su capacidad de predecir lo que voy a escribir. En el momento en el que se me sugirió esto, que en teoría era opcional, me sonó como algo lógico. La aplicación hace énfasis en ahorrarte tiempo con sus predicciones, y esa era la mejor manera de hacerlo. Es hasta ese momento, cuando predijo el nombre del contratista, con quien hablaba por primera vez y cuyo contacto estaba grabando apenas en mi celular, que me di cuenta de la rienda suelta que le di a la aplicación. Lo peor, claro, es que le he dado ese mismo acceso, o similares, a un montón de otras aplicaciones y aparatos y sitios web. 

Decimos que queremos privacidad, ¿pero realmente la queremos? ¿es posible siquiera tenerla? ¿Qué es exactamente la privacidad en época de Instagram y Facebook y Google Maps? Google Maps me envía notificaciones cuando llego a un restaurante o tienda y me pide que la califique o que responda preguntas sobre ella. Facebook me sugiere amigos que corresponden a contactos que existen en mi celular, a pesar de que nunca le he dado acceso directo a mis contactos (probablemente alguno de esos amigos sugeridos sí le ha dado acceso a Facebook a los suyos). 

El único remedio parecía ser mantenernos fuera de estas redes sociales, pero el simple hecho de tener un celular funcional probablemente ya nos robó parte de la privacidad, y si nuestros amigos están en esas redes muy probablemente como quiera existe un perfil de nosotros, bosquejado a partir de nuestros conocidos.

La privacidad de nuestra información la dejamos atrás hace mucho, y difícilmente hay vuelta atrás. Pero hay algo más siniestro en juego: la privacidad sobre nuestras decisiones.

El fin último de obtener nuestra información para los leviatanes del internet, no es conocer nuestro nombre, donde vivimos y a que le damos me gusta en Instagram; el fin último es utilizar esa información para predecir las decisiones que vamos a tomar, y poder, hasta cierto punto, orillarnos a escoger las que más le convengan a quien haya comprado nuestra información. A Facebook no le sirve de nada saber que le di me gusta a una página de tenis Adidas. Esa información es valiosa sólo cuando venden espacio en los sitios web que visito a revendedores o la misma Adidas, esperando a que haga clic y que les compre unos tenis nuevos.

Mientras más años pasen y más años estemos inmersos en el internet, y compremos y busquemos y opinemos en el internet, nuestros perfiles se volverán más complejos, los anuncios más sofisticados, y la manipulación a la que nos sometan más sutil.

¿Hay algo que podamos hacer? 

No estoy seguro. Fuera de volvernos ermitaños digitales -que como quiera no evitaría el problema del todo a menos que todos nuestros conocidos también lo fueran- quizá no hay más que mantenernos atentos, conscientes, y siempre contemplar por qué tomamos las decisiones que tomamos, desde seguir una página de Instagram hasta hacer una compra importante en línea. Renunciamos a nuestra privacidad, al menos a parte ella; hay que mantener -hasta donde sea posible- el control sobre nuestras decisiones.