Supera Estados Unidos 100 mil muertos por COVID-19

Comparte este artículo:

Estados Unidos rebasó este miércoles las 100 mil muertes por COVID-19, mientras que el país avanza hacia la reapertura económica.

La nación continúa siendo la más afectada, sumando hasta este miércoles casi 1.7 millones de contagios de coronavirus y 100 mil 47 defunciones, de acuerdo a cifras de la Universidad Johns Hopkins.

Cabe mencionar que todos los estados de ese país han comenzado a aligerar sus restricciones de distanciamiento social, y en Nueva York, alguna vez epicentro de la pandemia, sólo la ciudad homónima no ha pasado a fase de reapertura.

Mientras tanto, el presidente Donald Trump, que alienta la reactivación de la economía, ha pedido a los gobernadores avanzar en el regreso a la normalidad.

En todo el mundo las infecciones suman 5.6 millones, mientras que hay más de 353 mil fallecimientos a causa del virus.

Brasil es el segundo país con mayor impacto de la pandemia. Tienen más de 391 mil contagiados y 24 mil 500 fallecidos.

Aplazan sentencia del líder de la secta sexual NXIVM por COVID-19

Comparte este artículo:

Debido a la contingencia sanitaria por coronavirus, Nicholas Garaufis, el juez del Distrito Este de Nueva York, suspendió indefinidamente la fecha para dar lectura a la sentencia de Keith Raniere, fundador de la secta sexual NXIVM dedicada al tráfico de personas, esta estaba programada para el jueves 21 de mayo.

De acuerdo con el medio Milenio y PolíticoMX, la queja interpuesta por los abogados de Raniere prosperó ya que las visitas al Centro de Detención Metropolitana en donde se encuentra recluido, siguen prohibidas y la comunicación es limitada a 30 minutos semanales de llamada telefónica.

El estadounidense se apoyó en la Ley CARES, la cual fue emitida por la juez Roselynn R. Mauskopf a partir de la pandemia por coronavirus, aquí se dicta que un acusado debe acceder a ser condenado vía videoconferencia para lo cual puede reclamar la presencia de su abogado y negociar lo anterior, por lo que puede negarse si el gobierno no demuestra a su vez que la sentencia no puede retrasarse más. Al no existir argumento para acelerar la condena, el juez Garaufis prefirió dejar la fecha abierta.

Se resalta que Raniere dio positivo a la prueba de COVID-19 el pasado 31 de marzo, y es considerado paciente de alto riesgo por su edad (60 años).

Con información de PolíticoMX

 

#Kleroterion: “Antes de volver a la Nueva Normalidad”

Comparte este artículo:

Alrededor del mundo países de todos los rincones empiezan a sacudirse la cuarentena que el coronavirus nos obligó a guardar. 

De un día a otro tuvimos que hacer un alto casi total y nos encerramos con la convicción de que esa era la forma correcta de defendernos del virus.

Lo que ocurrió durante estos meses no tiene precedente en la historia moderna de la humanidad y habrá quien se pregunte si reaccionamos de forma adecuada, pero a ciencia cierta eso quizás nunca se sabrá. 

Lo que sí podemos saber es que después del coronavirus ya nada volverá a ser igual.

Repentinamente el mundo que conocíamos no existe más. Madrid, Nueva York, Londres, Ciudad de México, Monterrey no son ya las mismas ciudades. 

No es sólo que ahora luzcan semivacias y que la gente vaya con la cara cubierta cuando sale a la calle… Todo cambio.

Todo cambia cuando te dicen que un beso o un abrazo a la persona que quieres te puede matar.

Todo cambia cuando reunirte con los que profesan tu misma religión para hablar con dios se convierte en un peligro.

Cuando algo que no puedes ver, ni oler, ni imaginar te roba tu libertad.

Todo cambia  cuando los hospitales se convierten en campos de guerra y los soldados de tu ejército en guerra usan batas blancas y no uniforme militar.

Repentinamente el dinero ya no sirve de nada, el enemigo invisible no distingue sexo, color de piel, nacionalidad ni mucho menos clase social. 

Todo cambia cuando el ser humano, tan acostumbrado a dominarlo todo,  despierta un día sabiendo que no es más que otro ser vivo en este planeta…

Cuando de golpe volvemos a reconocer nuestra fragilidad. 

Ahora que nos preparamos para seguir adelante y salir de este encierro te invito a que te des el tiempo de reflexionar…

¿Para qué sirvió todo esto? ¿Qué aprendí? ¿Cuál es el mensaje que la vida, Dios, la naturaleza o el universo nos quieren dar?

Date cuenta que allá afuera el mundo siguió su curso, pero al mismo tiempo nunca volverá a ser el mismo de antes…

Entiende que lo que hemos vivido es una oportunidad para crecer como individuos, como país, como especie, como sociedad.

Date la oportunidad de descubrir el mensaje y la enseñanza que nos deje el coronavirus… Reflexionalo antes de volver a esta nueva normalidad.

Reelección en peligro

Comparte este artículo:

A finales del año pasado, e incluso a principios de 2020, cuando decían que Donald Trump no tendría inconveniente alguno en ganar su reelección en Noviembre, yo estaba de acuerdo y no lo debatía. Realmente es difícil que un presidente en el cargo pierda, ha pasado en contadas ocasiones. Sin embargo, a lo largo de los pocos meses que van del año, Donald Trump se ha comportado de una manera inusual: parece que se esfuerza por perder la elección.

El año comenzó con su proceso de impeachment. Al final la resolución fue que Trump permanecería en su cargo, pero es apenas el tercer presidente en toda la historia de Estados Unidos en recibir un impeachment formal, junto con Andrew Johnson y Bill Clinton. 

Mientras ocurría esto, los demócratas realizaban sus elecciones primarias para elegir al candidato que enfrentaría al Presidente en la elección general. En el transcurso de febrero y marzo, la carrera pasó de ser de decenas de candidatos a sólo 3: Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Joe Biden. Al poco tiempo los primeros dos decidieron salirse de la contienda, al ver que los delegados y preferencias que acumulaba el exvicepresidente Biden eran inalcanzables. 

El 13 de abril, Bernie Sanders, que quizá es la figura más pesada dentro del Partido Demócrata en términos ideológicos, dio su apoyo a Biden como candidato a a presidencia, sabiendo que el principal objetivo del partido debía ser derrotar a Donald Trump. Con esto, la contienda quedaba definida: Joe Biden se enfrentará a Trump el 3 de noviembre, por la presidencia de Estados Unidos.

Debido a la pandemia del coronavirus, Joe Biden no ha podido hacer más apariciones en público ni eventos en el partido. Esto podría afectar su candidatura, pero la realidad es que Donald Trump está haciendo todo el trabajo por él. El presidente ha dañado mucho su imagen en los últimos meses, debido a sus acciones y declaraciones. Los medios de comunicación lo acusan de ser poco eficiente en enfrentar la pandemia, y ha sido denominado uno de los peores presidentes del mundo durante esta crisis, junto con Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

 A lo largo del año, Trump se ha dedicado a descalificar todas las acciones de sus opositores, así como de desobedecer las indicaciones sanitarias emitidas por su propio gabinete. Ha brillado por su incoherencia, al menospreciar en repetidas ocasiones la peligrosidad del virus, y más recientemente, decidir comenzar a abrir de nuevo la producción en Estados Unidos declarando que se tiene que hacer aunque muera más gente de la prevista. Si bien es urgente atender el tema económico pues el país registra su mayor tasa de desempleo desde 1930, muchos cuestionan el actuar del presidente al sugerir una reapertura tan agresiva y no tener como prioridad la salud de su gente. 

Diversos gobernantes locales, siendo uno de ellos Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, acusan al mandatario de darle la espalda a sus ciudades y estados. Esto ha causado división de estrategias para enfrentar la pandemia.

Otro tema que ha causado revuelo en las esferas políticas de Estados Unidos se creó cuando The Washington Post publicó un reportaje que confirma que las agencias de inteligencia estadounidenses le enviaron reportes de los primeros brotes de Covid-19 en China, y no hubo acción alguna por parte de la Casa Blanca. En otras palabras: Donald Trump sabía desde enero del peligro de este nuevo virus y decidió no actuar hasta que la pandemia ya se había salido de control. Al día de hoy, Estados Unidos cuenta con 1.38 millones de infectados y 81 mil fallecidos, siendo el país más afectado. 

Electoralmente, esto se traduce en peligro para Trump: de las últimas 15 encuestas publicadas, Biden mantiene ventaja en 14. Si bien faltan aún seis meses para el día de la elección, todo parece indicar que el presidente arranca en desventaja. Aún existe una base enorme de apoyo para Trump, pero el voto de los indecisos es el que podría resultar decisivo y jugar en su contra. Si mantiene sus tropiezos y errores en estos tiempos difíciles, y Joe Biden sabe hacer una campaña inteligente, es probable que en enero de 2021 veamos al Partido Demócrata regresar a la Casa Blanca. 

Toca seguir de cerca el desarrollo del proceso electoral de Estados Unidos este año.

Registra Estados Unidos casos de intoxicación por desinfectante tras dichos de Trump

Comparte este artículo:

El Centro para el Control de Envenenamientos de Nueva York recibió 100 llamadas por accidentes con productos desinfectantes en un periodo de cuatro días después de la sugerencia del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de usar, ingerir o inyectar estos productos para combatir al Covid-19, comparado con 28 casos en las mismas fechas del año pasado.

El pasado 23 de abril Trump sugirió, durante su conferencia diaria en Casa Blanca sobre el Covid-19 usar una inyección de productos de limpieza para combatir el virus, dejando atónita a la comunidad científica.

Ese día, el Centro de Nueva York recibió 21 llamadas que fueron relacionadas con el contacto con lejía y 11 para otros desinfectantes, lo que contrasta con el total de 6 llamadas para esa fecha el año pasado.

En otros Estados de EU también se reportaron aumento en llamadas por personas intoxicada, según reportaron autoridades en los Estados de Michigan.

La Gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer y del Estado de Maryland, Larry Hogan, incluso instaron a su población no seguir las medias sugeridas por Trump.

En cuanto a los datos del Centro en NY no especifican si el contacto con el producto fue en la piel o ingerido.

Las llamadas aumentaron el 24 de abril, al día siguiente de la sugerencia del Mandatario, registrándose 23 casos relacionados con el contacto con lejía, usada como desinfectante en millones de hogares, un consumo que además se disparó durante la pandemia y llegó a agotar en muchos establecimientos en el momento más alto de los casos.

Además, un total de dieciséis llamadas fueron en relación al envenenamiento con otros desinfectantes que no se especifican.

Sin embargo, el año pasado en la misma fecha el Centro solo recibió en total 10 llamadas de neoyorquinos.

El 25 y 26 de abril, tras el rechazo de la comunidad científica y de los fabricantes de productos de limpieza a la sugerencia del Presidente, se reflejó una reducción en los casos, con 16 y 5 casos respectivamente por contacto con lejía.

El año pasado para esos dos días, el Centro recibió un total de 11 llamadas.

…Y no asume responsabilidad

Por su parte, Donald Trump, negó tener una responsabilidad en el aumento de casos de envenenamiento por cloro reportados por los gobiernos de diversos estados, tras sus declaraciones al respecto la semana pasada.

En conferencia de prensa desde la Casa Blanca, un reportero preguntó a Trump su opinión sobre los reportes de aumento de casos de envenenamiento en algunos estados del país.

El mandatario respondió que “no puedo imaginar a qué se debe esto”.

Al ser cuestionado sobre si asume alguna responsabilidad por el incremento de casos reportados, Trump respondió que no.

(Fuente: EFE)

Aficionado de Tigres que viajó a juego en NY, fallece de COVID-19

Comparte este artículo:

Un aficionado de los Tigres que viajó a Nueva York el pasado mes de marzo para apoyarlos en su juego de Concachampions, es el último deceso por COVID-19 en Nuevo León.

El día de ayer la Secretaría de Salud estatal informó ayer por la tarde el fallecimiento por el nuevo coronavirus de un hombre de 64 años con antecedentes de VIH e hipertensión, más no. se dieron datos personales .

Horas después en redes sociales lo identificaron como José Antonio Hurtado, quien en marzo formó parte de los 111 fanáticos que volaron de ida y vuelta en un “charter” con los jugadores de Tigres.

La subdirectora del Hospital Metropolitano, Amalia Becerra, informó de la muerte del hombre,  la séptima por COVID-19 en la entidad. La funcionaria detalló que el hombre tenía antecedentes de haber viajado a Nueva York.

Cabe recordar que los jugadores y los seguidores volaron el 9 de marzo por el partido de Cuartos de Final de la Liga de Campeones de Concacaf que se disputó el 11 de marzo contra el New York City FC. El vuelo de regreso fue el 12 de marzo, a su regreso el equipo felino fue sometidos a pruebas e incluso se formó un grupo de WhatsApp en el que los “tigrecharteros” mantenían comunicación con el club sobre su estado de salud.

Hasta el momento no se reporta que jugadores u otros aficionados que hicieron el dicho viaje estén contagiados.

De acuerdo a datos de la Universidad Johns Hopkins la ciudad de Nueva York es la más golpeada por el COVID-19 en Estados Unidos con caso 107 mil casos confirmador y 7 mil 349 muertes.

(Con información de Grupo Reforma)

 

SRE reporta que 108 mexicanos han muerto en Estados Unidos por COVID-19

Comparte este artículo:

El gobierno mexicano dijo este miércoles que 108 connacionales han fallecido por coronavirus en Estados Unidos, y la mayoría en el estado de Nueva York, que es la entidad más afectada por la pandemia en aquel país.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores informó que la red consular de México en Estados Unidos ha reportado un incremento de casos de mexicanos que han dado positivo a COVID-19,  y también se ha incrementado el número de personas que han fallecido por esa enfermedad.

Especificó que de los 108 fallecimientos, 86 ocurrieron en Nueva York, en donde apenas este martes se registró un récord de 731 decesos de un total de 5 mil 489 desde que inició la contingencia.

La cancillería dijo que en el caso de los fallecidos, serán trasladados a México, aunque estima que la cifra puede variar, pues los casos solo son los reportados a la red consular.

En Estados Unidos viven poco más de 12 millones de personas nacidas en México y unos 26 millones de segunda o tercera generación, es decir, con uno o ambos padres nacidos en territorio mexicano.

Alrededor del 8 por ciento de los nacidos en México y que viven en Estados Unidos no tiene acceso a ningún servicio de salud.

En cantidad de casos, Estados Unidos es el país más afectado por el coronavirus, pues hasta el momento reporta 396 mil 223 infectados y 12 mil 722 fallecidos.

En tanto, Mexico solo reporta 2 mil 785 casos confirmados y 141 muertes.

(Fuente: El Mañanero Diario)

Aumenta el pánico en médicos de Nueva York

Comparte este artículo:

La pandemia del nuevo coronavirus, que ha infectado a más de 35 mil personas en la ciudad de Nueva York, está comenzando a afectar a los que están en la primera línea del combate: los médicos, enfermeras y otros trabajadores en hospitales y clínicas.

En las salas de emergencia y las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), los profesionales de la salud sienten pánico a medida que un número creciente de colegas se enferma.

“Siento que estamos siendo enviados al matadero”, dijo Thomas Riley, una enfermera del Centro Médico Jacobi en el Bronx, quien contrajo el virus, junto con su esposo.

Un supervisor instó a los cirujanos del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia en Manhattan a ofrecerse como voluntarios para la primera línea porque la mitad del personal de cuidados intensivos ya estaba enfermo por Covid-19.

“Las UCI están explotando”, escribió en un correo electrónico.

Un médico del Centro Médico Weill Cornell en Manhattan describió la desconcertante experiencia de caminar diariamente frente a un colega intubado y críticamente enfermo de unos 30 años, preguntándose quién sería el próximo.

Dos trabajadores de salud de la ciudad han muerto por el virus.

Los médicos siguen apareciendo día tras día para enfrentarse a salas de emergencia desbordadas con suministros limitados, ganándose elogios como héroes. Miles de voluntarios se han inscrito para unirse a sus colegas.

También existe el temor de llevar la enfermedad a los cónyuges e hijos. Algunos trabajadores de salud dijeron que dormían en habitaciones diferentes a las de sus parejas e incluso usaban máscaras quirúrgicas en casa.

“Llego a casa, me desnudo, pongo ropa en una bolsa y la meto en la lavadora, y me baño después”, contó un médico.

Otros han optado por aislarse completamente de sus familias, enviando a sus seres queridos a hoteles o a vivir fuera de la ciudad.

(Fuente: The NYT News Service)

Las policías frente al Coronavirus: pertinencia, escenarios e implicaciones

Comparte este artículo:

Durante las últimas semanas, varios gobiernos del mundo han intensificado sus esfuerzos de contención y atención a casos del Coronavirus. Gran parte del debate en los medios de comunicación y las redes sociales ha girado en torno a la forma en que las decisiones de dichos gobiernos han afectado la disponibilidad de personal y equipo médico. En días recientes, se ha ido posicionando otro tema en la prensa internacional: el rol de las policías frente a la actual contingencia de salud. A continuación, planteo la pertinencia de reflexionar al respecto, los posibles escenarios que podrían presentarse en las próximas semanas y menciono algunas implicaciones que podrían servir para guiar la actuación de las fuerzas policiales en su labor de salvaguardar el orden público.

Los primeros respondientes 

Al atender una gran parte de los llamados de emergencia, las corporaciones policiales asumen el rol de primeros respondientes, junto a paramédicos y bomberos. La expectativa es que este rol se acentúe en el marco de la actual contingencia de salud. La forma en que habrán de operar en las próximas semanas amerita una discusión por tres motivos. Primero, porque en varios países, esta situación puede despertar en sus gobiernos la tentación de implementar medidas autoritarias, en aras de contener el avance del contagio. Para los criminólogos Aitchison y Blaustein, la actuación policial en países democráticos debería estar delineada y regida por principios igualmente democráticos. La criminología anglófona señala como referencia los 9 principios éticos de actuación policial de Robert Peel. Estos se resumen en la premisa de ‘vigilancia policial por consentimiento’, según la cual las policías obtienen la cooperación voluntaria por parte de la ciudadanía, y el ejercicio de la persuasión prima por encima del uso de la fuerza. Sin embargo, algunas opiniones, como la de Yuval Noah Harari, advierten sobre el uso cuestionable de mecanismos de vigilancia y monitoreo a la población que se han utilizado desde hace un par de meses. Por un lado, el despliegue de las fuerzas de seguridad busca garantizar el cumplimiento de las medidas de contingencia impuestas por el gobierno, y por el otro se erosionan las garantías individuales. Más allá de China, en occidente también hay ejemplos que se aproximan a la vigilancia omnipresente, en detrimento de las libertades civiles. Los gobiernos de Italia, España, Francia y Reino Unido ahora mismo utilizan a sus policías para asegurar el cumplimiento de sus disposiciones que, aunque diferentes en su nivel de rigurosidad, restringen por igual la libre circulación de la gente por las calles. En varios casos, se sanciona a aquellos que lo hagan sin ‘justificación’ aceptable. Estas medidas contravienen los principios Peelianos, y se acercan a un estilo autoritario que puede tener serias repercusiones en la relación futura de las policías con los ciudadanos. 

Segundo, las policías estatales y municipales serán las encargadas de atender de atender la mayoría de los llamados, debido al mayor despliegue que tienen en el país. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Estándares y Capacitación Profesional Policial (ENECAP), se estima que en 2017 había aproximadamente 384,900 elementos de policía, de los cuales el 76% pertenecía a alguna corporación preventiva estatal o municipal, es decir, alrededor de 292,524 elementos. En comparación, al 19 de marzo del año en curso, había tan solo 69,304 efectivos de la GN desplegados en el territorio nacional, muy por debajo de la cobertura de las policías estales y municipales. A pesar de la diferencia en elementos desplegados, varias policías locales, sobre todo las municipales, no reúnen el número necesario de elementos. Incluso, en municipios pequeños -con menos de 100,000 habitantes- el promedio de policías es de apenas 1.21 por cada 1,000 habitantes. Asimismo, una gran proporción carecen del equipamiento suficiente y entrenamiento adecuado en el desempeño de su labor. Si bien el protocolo nacional de actuación del primer respondiente provee un marco general de gran utilidad en las circunstancias actuales, este no fue diseñado con ese propósito. Por este motivo, la contingencia de salud podría suponerle serios retos a las fuerzas policiales, que pondrán a prueba sus capacidades de respuesta, atención y trato adecuado a la ciudadanía. 

Tercero, al ser los primeros respondientes, los policías estarán expuestos a posibles contagios. En países cuyas tasas de contagio son más elevadas, las corporaciones policiales también registran un número importante de elementos infectados o en cuarentena precautoria.  El caso de Estados Unidos ofrece un ejemplo de lo que podría ocurrir en México en unas semanas. Las cifras evolucionan rápidamente, pero al momento de escribir estas líneas (29 de marzo), la National Police Foundation registraba datos recopilados de 56 departamentos de policía en aquel país, según los cuales 635 casos de policías han sido expuestos a un posible contagio, que equivale a un 2.5% del total de 25,529 casos. Los estados de Nueva York, Washington y Florida son los más afectados. Estos datos no toman en cuenta los casos confirmados que, en algunas ciudades, se han incrementado en los últimos días de manera preocupante. Por ejemplo, se habían confirmado 608 casos en Nueva York, 24 en Los Ángeles y 11 en Chicago. En otras ciudades, las cifras son aún más alarmantes respecto al número de policías en cuarentena, con 59 en Miami y casi 300 en Detroit, además de los cientos que se han reportado enfermos en todo el país. En la medida que los policías han tenido que atender llamados de emergencia y tener presencia física en las calles, el riesgo de contagio y los casos han aumentado. 

Los escenarios

El martes de la semana pasada el gobierno federal anunció oficialmente el inicio de la fase 2, que incluye medidas más claras de distanciamiento social, así como la presentación de un plan de capacidades de atención a la población que sea contagiada en las siguientes semanas. De ahí que sea necesario delinear posibles escenarios en los cuales las policías locales, fungiendo como primeros respondientes, tendrán que desempeñar sus labores en campo.

Escenario 1. Persuasión verbal sobre encierro voluntario

En este escenario, las policías promueven entre la población que circula en las calles que permanezca en casa y solo salga cuando sea necesario. Debido a que consiste en encierro voluntario, las policías no están obligadas a sancionar o hacer uso de la fuerza en casos en casos de incumplimiento por parte de la población. En algunos municipios esto se ha podido observar en los últimos días, mientras que en otros la medida dio inicio poco antes de que se anunciara la fase 2. 

Escenario 2. Cumplimiento del encierro obligatorio

Conforme avance el ritmo de contagio, entre las fases 2 y 3, los tres niveles de gobierno resentirán la presión de la opinión pública, y podrían imponer medidas más restrictivas como ha sucedido en otros países, por ejemplo, ordenar a las policías que hagan cumplir el encierro obligatorio. El incumplimiento por parte de las personas que circulen por las calles ‘sin justificación’ podría ser castigado con sanciones administrativas, escoltar gente a sus hogares o detención, lo cual podría (o no) involucrar el uso de la fuerza. 

Escenario 3. Desbordamiento de las capacidades policiales

Aunque indeseable, es posible que se presente un escenario adverso, en el que las policías se vean rebasadas en sus capacidades de atención de emergencias, como sucede en Estados Unidos y algunos países de Europa. Más aún, si esto viene acompañado de disturbios sociales, se requerirá la presencia física de policías en las calles. En este escenario, que podría presentarse al final de la fase 2 y durante la fase 3, requerirá del apoyo emergente de cadetes que aún están en adiestramiento en las diferentes corporaciones. En casos más extremos, del apoyo subsidiario de fuerzas de seguridad federales y del ejército. 

Hay que señalar que algunos de estos escenarios delineados se solapan entre sí, en mayor o menor medida, en diferentes partes del país. En algunos municipios -como en Sonora-, las policías vigilan toques de queda impuestos hace unos días, mientras que en otros esto no sucede, donde el enfoque es aún de proximidad con la población para promover las medidas sanitarias.

Implicaciones para el futuro 

El Presidente, los Alcaldes y los Gobernadores deberán ser cautelosos en las medidas de sanidad y el uso que den a las policías en este contexto. Optar entre contener la tasa de contagios para proteger la salud de la población o garantizar las libertades civiles es un falso dilema que pierde de vista tres retos fundamentales: 1) capacidad de respuesta en número de elementos de policía disponibles, 2) escalamiento en la rigurosidad de las medidas de sanidad y 3) la protección de la integridad sanitaria de los elementos en campo. Un escalamiento, como el sugerido en los escenarios, que oriente la actuación policial hacia medidas muy estrictas, podría mermar la confianza pública en las corporaciones como lo sugiere la evidencia disponible, que de por sí ya es lo suficientemente baja. El uso intensivo de las policías también supondría una presión aún mayor en sus capacidades de respuesta, que hoy no cuentan con el número necesario de elementos para dar cobertura a toda la población. Tal vez, lo más importante es la necesidad de que las fuerzas policiales adopten medidas que minimicen el riesgo de contagio de sus elementos, para que estos puedan continuar apoyando en la contingencia sanitaria, aunada a las labores de seguridad pública que también deben desempeñar. 

Frente a los retos, es deseable que las policías procuren la ‘vigilancia policial por consentimiento’, la cual requiere indispensablemente del apoyo al más alto nivel de los gobiernos federal, estatal y municipales. En palabras de Yuval Noah Arari, “una población motivada y bien informada es usualmente más poderosa y efectiva que una población ignorante y vigilada contra su voluntad”. Sin embargo, para que los ciudadanos cooperen voluntariamente y acaten las instrucciones, necesitan confiar en las decisiones de sus instituciones. 

La vigilancia por consentimiento también minimiza el riesgo de contagio, al disminuir la presión sobre la capacidad de respuesta de las policías y sus interacciones con la gente. De cualquier modo, se deben tomar medidas para garantizar la aplicación de pruebas de Coronavirus a los elementos policiales que se expongan, así como dotarlos del equipo de protección necesario. En algunas ciudades de Estados Unidos y Europa se ha buscado minimizar el riesgo mediante el patrullaje con drones, y las corporaciones solo reciben reportes vía telefónica o en línea. Las llamadas de emergencia que requieren presencia física son atendidas por grupos especiales de respuesta, con equipo de protección y a una ‘sana distancia’ de las personas que solicitan su apoyo. La interacción física ocurre solamente cuando es estrictamente necesario, por ejemplo, en casos que requieren el uso de la fuerza para realizar un arresto. 

Por último, esta contingencia se presenta también como una oportunidad para trabajar en la expansión de los ‘protocolos de primer respondiente’, que incluya diferentes tipos de emergencia. 

  1. Aitchison, A. y Blaustein, J. (2013). Policing for Democracy or Democratically Responsive Policing? Examining the Limits of Externally Driven Police Reform, European Journal of Criminology, 10(4), 496-511. DOI: 10.1177/1477370812470780.
  1. Home Office (2012). Definition of Policing by Consent. Consultada el 26 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.gov.uk/government/publications/policing-by-consent/definition-of-policing-by-consent  
  1. Noah Harari, Y. (20 de marzo de 2020). The world after coronavirus, Financial Times. Disponible en: https://www.ft.com/content/19d90308-6858-11ea-a3c9-1fe6fedcca75?fbclid=IwAR1ccwRVarwIk2RSUWCgSEJOaICog5T5AU_yf8XvBDLJi_UxwDGvvt8UIGc
  1. INEGI (12 de noviembre de 2018). Comunicado de Prensa: Encuesta Nacional de Estándares y Capacitación Profesional Policial (ENECAP).  Disponible en: https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2018/EstSegPub/ENECAP2017.pdf
  1. Guardia Nacional (2020). Conferencia Mañanera del 23 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=GsrVDCx355Q
  1. Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (2018). Protocolo Nacional de Actuación: Primer Respondiente. Consultada el 25 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.gob.mx/sesnsp/documentos/protocolo-nacional-de-actuacion-primer-respondiente-160551
  1. National Police Foundation (2020). COVID-19: Resources for Law Enforcement. Consultada el 25 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.policefoundation.org/covid-19/
  1. Yan, H. (29 de marzo de 2020). A 3rd NYPD member dies of coronavirus after hundreds of officers test positive, CNN.com. Disponible en: https://edition.cnn.com/2020/03/28/us/nypd-coronavirus-deaths/index.html
  1. Winton, R. (29 de marzo de 2020). LAPD preparing scenarios in which many officers are out sick from coronavirus, Los Angeles Times. Disponible en: https://www.latimes.com/california/story/2020-03-28/lapd-preparing-scenarios-in-which-many-officers-are-out-sick-from-coronavirus
  1. NBC Chicago staff (27 de marzo de 2020). 10 More Chicago Police Officers Contract Coronavirus, Total Now at 21, NBC Chicago. Disponible en: https://www.nbcchicago.com/news/local/10-more-chicago-police-officers-contract-coronavirus-total-now-at-21/2246088/
  1. Phillips, K. (24 de marzo de 2020). More police are getting coronavirus, that could be bad news for public safety in the US, USA Today. Disponible en: https://eu.usatoday.com/story/news/nation/2020/03/23/coronavirus-and-police-departments-brace-worst-amid-pandemic/2874750001/
  1. Caamal, C. y Reyes, L. (2020). Fortaleciendo la confianza ciudadana en la policía: ¿Más resultados o trato justo?, Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Año 22, 50, 3-28. Disponible en: http://trayectorias.uanl.mx/50/index.htm

Por temor al COVID-19, García Luna vuelve a pedir la libertad

Comparte este artículo:

La defensa de Genaro García Luna, solicitó nuevamente al juez Brian Cogan que permita salir bajo fianza a quien fuera secretario de Seguridad Pública de Felipe Calderón, ahora con el argumento de que es necesario proteger su salud ante la pandemia de COVID-19.

Aseguran que es vulnerable porque presuntamente tiene antecedentes de enfermedades respiratorias y tiene 55 años de edad.

El 21 de marzo, uno de los internos del centro de Detención Metropolitano (de Nueva York) dio positivo a la prueba de COVID-19, luego de que se quejara de dolores en el pecho, de acuerdo con los argumentos expuestos por el equipo legal de García Luna ante el juez.

Ya en febrero, los defensores habían ofrecido un millón de dólares como garantía para que se le dejara salir en libertad, oferta que no se concretó, ya que dos de los tres avales decidieron, de último minuto, retirarle su apoyo.

Sin embargo, ahora sus abogados están duplicando la oferta, pues garantizan 2 millones de dólares y ofrecen aval financiero de siete personas y la persuasión moral de otras tres, quienes ya “han sido aprobados por los servicios pretribunales”.

En el documento, la defensa también sugiere que García Luna, quien es señalado por recibir sobornos del narcotráfico sea sujeto de la supervisión de la Agencia de Servicios Pretribunales a través del monitoreo de su ubicación geográfica.

Además, manifiestan que de seguir su proceso en libertad, radicaría en Washington o si el tribunal lo requiere podría quedarse en Nueva York.