Lamenta México incendio de la catedral de Notre Dame

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel López Obrador, lamentó el incendio que consumió esta tarde gran parte de la Catedral de Notre Dame, en París.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el mandatario consideró el siniestro como una desgracia para el arte, la cultura y la religión.

El incendio inició alrededor de las 18 horas tiempo local. Hasta el momento autoridades franceses desconoces las causas del desastre y no se tiene información de víctimas fatales.

El departamento de Bomberos de informó que se logro salvar la estructura de la famosa catedral, pero que dos tercios del techo se destruyó completamente.

Catedral de Notre Dame, Arde en Llamas

Comparte este artículo:

A las 6:30 de la tarde (UTC), Lunes 12 de Abril, se reportaron un fuego activo dentro de la Catedral de Notre Dame. Grandes cantidades de humo salían desde la parte central del techo, donde la emblemática torre de la iglesia, se incendiaba vivamente.

Según los bomberos que acudiera a la escena, el incendio se originó en la aguja central de la catedral, gracias a la remodelaciones que se le están haciendo. Indican imágenes que actualmente, las llamas, consumieron en su totalidad la aguja central de la catedral y que esta ya se derrumbo hacia el techo de la nave central. Acudieron las autoridades apropiadas para controlar el incendio, sin embargo aconsejan a los turistas y a los residentes de la misma ciudad, dejar las calles libres para prevenir cualquier percance.

Afortunadamente, el incendio ocurrió, poco después de la hora de salida para los turistas, y hasta ahora no hay reportes de heridos ni muertos.

El gobierno francés ya ha expresado sus lamentos por los daños a uno de los sitios más emblemáticos de París, Europa y del mundo. Su presidente, Emmanuel Macron, publicó en redes sociales sus condolencias:

“Notre Dame en llamas. Condolencias de toda la nación. Oraciones para todos los católicos y todos los franceses. Como todos nuestros compatriotas, estoy devastado esta noche al ver esta parte de nosotros arder.”

Múltiples líderes internacionales han expresado sus más sentidos pesames en estos momentos mundiales de tragedia. Puesto que la catedral de Notre Dame, no solo era y es un emblema histórico para Francia, sino es una representación artística y religiosa de la humanidad.

#Kleroterion: “¿Por qué 100 días?”

Comparte este artículo:

En estos días hemos escuchado en todos los medios informativos, periódicos y redes sociales, el trabajo realizado por el Presidente de la República el Lic. Andrés Manuel  López Obrador durante sus primeros 100 días de gobierno.

Asimismo, en el transcurso de los sexenios de la mayoría de los que ostentan un cargo público en todos los rincones del país, hacen referencia a estos 100 días, elogiando o exponiendo el trabajo que se ha realizado, demostrado a su vez, que en poco más de tres meses, los objetivos o promesas de campaña se van consolidando.

Pero, ¿por qué debe ser a los 100 días, y no a los 50, 99 o algún otro lapso de tiempo? Estoy convencido que todos hemos escuchado este término, sin embargo, muy pocos saben el porqué, y a continuación lo expongo.

El periodo de los “Cien Días”, Cent-Jours en francés, o también conocido como la Campaña de Waterloo, tienen su antecedente del 20 de marzo de 1815, cuando Napoleón regresaba a Francia, es específico a París, después de su exilio en la Isla de Elba, hasta el 28 de junio de 1815, fecha de la segunda restauración Borbónica de Luis XVIII como rey de Francia.

Pero, ¿a qué se refiere?, Napoleón, como se mencionó, fue desterrado a la Isla de Elba, el 11 de abril de 1814, lo anterior, derivado del Tratado de Fontainebleau firmado por Austria, Prusia, Gran Bretaña y Rusia, donde se estableció que Bonaparte debía vivir en exilio; posteriormente logró fugarse retomando el poder absoluto durante Cien Días, los últimos de Bonaparte en el mando. Dice la bibliografía, que este acto atemorizó a gran parte de Europa, por lo que las naciones formaron una nueva coalición para intentar derrocarlo, con miras a que fuera la última vez, el encargado de dicha acción fue Arthur Wellesley, mejor conocido como el Duque de Wellington, quien con todo el poder Europeo que estaba en contra de Bonaparte, culminó en la batalla de Waterloo en 1815.

Cabe mencionar que como datos curiosos, al desterrar a Napoleón, se  le exilió como Soberano de Elba y se le mantuvo el título de emperador, aparte le dieron un estipendio de dos millones de francos, además de que previamente sufrió un intento de asesinato y quiso suicidarse pero no lo logró; ya después de su derrota el Waterloo, fue nuevamente exiliado pero a la Isla de Santa Elena donde estuvo hasta su muerte en el 5 de mayo de 1821.

¿Cómo ven, les quedó claro?, va de nuevo pero más explicado, Napoleón fue exiliado y durante 11 meses observó lo que sucedía en Francia, además de ver que la situación europea era peligrosa, tanto que las demandas del zar de Rusia,  Alejandro I, había puesto al borde de la guerra a las potencias en el Congreso de Viena, fue entonces que Bonaparte se entera por sus espías, que los monárquicos de París y Viena, querían deportarlo a las Azores (grupo de islas) y si era posible, asesinarlo, por lo que con toda la astucia que se caracterizaba en Napoleón, aprovechó un descuido de la guardia y se embarcó con aproximadamente 600 hombres, desembarcando cerca de Antibes, localidad francesa; posteriormente su tropa fue creciendo hasta llegar a convertirse nuevamente en ejército, fue así como entró a la capital francesa, donde Luis XVIII escapaba de manera inmediata. Entonces comenzaban los mencionados últimos Cien Días de Bonaparte en el poder, tendiendo en cuenta que su posición política era débil, todas sus actuaciones debían ser por las armas, por lo que Francia y Europa se tomaron muy en serio esto, es así que Napoleón se lanzó al ataque, donde sucumbe de manera definitiva en la batalla de Waterloo. Ahora bien, la expresión Cien Días, se usó por primera vez por el prefecto de París, el Conde de Chabrol, en su discurso de bienvenida a Luis XVIII.

Por otra parte, quedando claro el primer antecedente de este lapso de tiempo, la utilización inmediata de este término, se refiere al siguiente siglo con el trigésimo segundo presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt en 1933, en medio de una gran crisis económica, donde el plazo fue una muestra de colaboración y anuencia del Congreso ante la Gran Depresión. Hoy en día no es de una manera tan extrema como la de ese entonces, pero tiene sentido cuando un presidente entrante tiene la popularidad máxima en este período, además de tener más margen de desempeño en el Congreso, por lo que muchas personas lo manejan como la luna de miel de los gobiernos entrantes.

Un dato interesante, es que en los cien días en 1933 en Estados Unidos, el congreso aprobó 15 leyes que aportaron de manera positiva a esta nación, dando trabajo a miles de desempleados y tranquilizando o haciendo llevadero el pánico bancario que existía, fundando los cimientos del llamado New Deal. Pero en estricto sentido, los verdaderos cien días se dieron entre el 9 de marzo y el 16 de junio de 1933, durante la sesión extraordinaria del Congreso, teniendo en cuenta que Roosevelt llevaba 5 días de presidente, cuando empezó la cuenta.

Es así que el nuevo presidente al recibir a la Nación en medio del caos total, con las bolsas de valores cerradas, los bancos quebrados, con una pérdida de un tercio de la riqueza, con el país apunto del colapso, muchas personas recomendaron que tomara decisiones dictatoriales, a tal grado que su propia esposa le recomendaba que no era mala idea ser un dictador, pero un dictador benévolo; él en cambio, nunca optó por medidas extremas, se apoyó en el congreso empujando reformas y buscado el apoyo de los americanos. Se cuenta también que en ese lapso, tuvo pláticas solicitando a sus amigos que no sacaran todo el dinero de los bancos y que confiaran en las medidas que estaba tomando para superar la crisis, y así fue, logró superarla, y por supuesto, en ese período una infinidad de periodistas le hacían comparaciones con Napoleón Bonaparte.

Fue entonces que por medio de Roosevelt, se daba comienzo nuevamente a los cien días, pero ahora con una manera de presión al congreso y para ganarse a todos y cada uno de los ciudadanos, ofreciendo un plazo corto y efectivo de actuación. Por ejemplo, las primeras leyes que se aprobaron en este período en 1933, fueron la que dio el control del sistema bancario al presidente: acabar con el patrón oro, obras públicas para construir carreteras, subsidios para los granjeros, se creó la primera regulación financiera, así como tasas al alcohol, entre otras. Cabe mencionar que todas estas iniciativas las aprobó el Congreso, curiosamente con muy poquito debate, por lo que sin duda, el plazo “ordenado”, cobró sus frutos, además de que el presidente tuvo empatía hasta por los grupos conservadores y por supuesto, entre los republicanos.

Ahora bien, para México existen indicios que fue Luis Echeverría Álvarez quien siguió con esta tradición de hacer el balance de los 100 primeros días de gobierno, lo anterior, con la finalidad de hacer diferencia con mandatos anteriores, por lo que a partir del comienzo de ese tiempo, se vislumbraría el plan o proyecto político desarrollado durante le sexenio o mandato.

Entonces, después de escuchar lo que significan los 100 días, podemos entender lo importantes que pueden ser hoy en día para cualquier gobernante, ya que sólo así podemos entrelazar en primera instancia, la percepción de la ciudadanía de que al comienzo de un mandato debe existir un cambio y que estas mismas propuestas de inicio pueden ser hasta más importantes que el propio Plan Nacional de Desarrollo.

Es entonces que al retomar los primeros cien días de Gobierno de Echeverría, estoy convencido que de alguna manera su frase “Arriba y Adelante”, tiene que ver con la de Roosevetl, “Actuar y actuar ahora”, o si nos vamos a la actualidad, tal vez la propia frase del Presidente Andrés Manuel, “Juntos haremos historia”, tienen su antecedente en los llamados cien días, por lo que como lo hizo el presidente americano, todas las frases de cualquier gobernante en la actualidad son una muestra del antes y el después, por lo que esta tradición política significa los compromisos inmediatos que postula el gobernante y por supuesto para la ciudadanía; es una muestra de lo que se puede esperar durante todo el cargo, manteniendo o reforzando sus propuestas de campaña, pero que en otros casos sólo demuestran que eran mentiras, asimismo, para los opositores o los que no comulgan con su proyecto, estos días también sirven para atraerlos o simplemente demostrar que su trabajo se realiza de manera satisfactoria para toda la población y en muchos casos, poder cambiar su percepción.

Concluyo diciendo que gracias a estos “Cien Días”, podemos construir la apreciación adecuada que debemos tener ante nuestros gobernantes, siendo ésta, la primera muestra para saber qué tan efectivo será todo el sexenio y en su caso, lo que dará legitimidad y respaldo al propio gobernante, demostrando si el gobierno que inicia tiene la capacidad suficiente para poder lograr un mandato eficaz, comprometido y sobre todo con la palabra postrada durante su campaña, pero entonces de aquí en adelante, vamos a saber con claridad y con toda la historia, lo que significan los 100 días.

Teléfonos Inteligentes nos hacen menos Inteligentes

Comparte este artículo:

No queda la menor duda que la penetración de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación ha aumentado exponencialmente en los últimos 20 años, ahora, tener un teléfono con acceso a redes sociales, aplicaciones, mensajes y llamadas es algo accesible para la gran mayoría de los mexicanos. Una de estas nuevas herramientas es el Smartphone o teléfono inteligente que ha revolucionado la forma en la que nos comunicamos, como nos llega la publicidad, como se hace política y como nos mantenemos informados “o desinformados”.

Contrario a la lógica que nos haría suponer que estos teléfonos nos hacen más eficientes la realidad de las cosas es que las implicaciones en muchos casos son negativas y no se limitan a la productividad. Por ejemplo, según un estudio del World Economic Forum en una escala del 1 al 5 de humor el estudio indica que el usar nuestro teléfono cuando estamos con alguien más empeora nuestro humor y perjudica a la persona o personas con las que estamos, irónicamente, estos aparatos nos acercan a los lejanos y alejan a los cercanos. 

En la Universidad de Virginia registraron el comportamiento de 174 estudiantes “millennials” por una semana, y encontraron que el utilizar el teléfono y navegar mientras se estudia o se hace la tarea distrae al estudiante de tal forma que tarda en promedio dos y medio veces más en realizar la misma tarea sin la distracción del teléfono. En Francia recientemente entró en vigor, una ley federal promovida por el Presidente Macron para prohibir el ingreso y uso de teléfonos celulares para alumnos en escuelas de educación básica.

Vale la pena mencionar que hay estudios que indican que compartir nuestras vidas y compararnos con los demás, por lo general disminuye la felicidad del ciudadano promedio y le puede generar traumas, además de reforzar estereotipos y distorsionar la naturaleza de muchas relaciones humanas. Al final, podemos concluir que el uso actual que le damos a los teléfonos inteligentes nos hace menos productivos y felices, por lo que sería poco inteligente no medir como nos afecta a cada uno en nuestra circunstancia y cuidar que la próxima generación “centennial” no crezca con estos problemas considerando que nacieron en una era donde no solamente ya existía el internet sino donde desde niños interactuamos con las redes sociales.

De Trump y el ejército europeo

Comparte este artículo:

Esta semana se reunieron más de 60 líderes en Francia para conmemorar el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial. Entre las personalidades presentes en el evento se encontraban Donald Trump, Angela Merkel, Justin Trudeau, Vladimir Putin y desde luego Emmanuel Macron. 

Como era de esperarse, Trump escribió una serie de tweets hablando sobre su visita y específicamente de como Europa, necesita empezar a protegerse a sí mismo, al ser Estados Unidos quien paga su protección militar a través de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). 

 Y al parecer Macron y Merkel decidieron hacerle caso, y ambos durante sus discursos, propusieron la creación de un ejército europeo para dejar de depender de EUA, a lo que Trump respondió: 

 

No sé que me sorprende más, que Trump se haya molestado porque tomaron su sugerencia o que en verdad hay una posibilidad que haya un ejército europeo. Cabe aclarar que no es la primera vez que se habla sobre esto, pues en los años cincuenta se intentó crear una Comunidad de Defensa Europea, que nunca entró en vigor. Y hace 3 años el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker también propuso algo similar por la tensión con Rusia. Más allá del tiempo, dinero y apoyo de los demás países, este ejército conlleva una gran significativa carga.

Que Alemania y Francia declaren que ya no pueden confiar en otros países, es un reflejo de la falta de fe que le tienen a Estados Unidos con Trump a cargo. Para Europa podría ser una oportunidad para tener una autonomía estratégica y una cooperación real entre los países miembros; sin embargo, esta solidaridad también puede causar inquietud entre distintas naciones, al ver a la Unión Europea como un nuevo poderío militar en la sociedad internacional. Al final, es una idea que va a muy largo plazo y puede que sea poco realista, pero pensar que fue generada por la tensión que hay entre los líderes de las potencias europeas con EUA, preocupa y abre paso a un nuevo orden global.

Liderazgo Político Joven en América Latina

Comparte este artículo:

El liderazgo como tal tiene varias definiciones, pero en general podemos coincidir en que es la capacidad de inspirar y mover a los demás hacia cierto objetivo en común. El liderazgo como concepto es transversal, no es exclusivo de la política y la función pública, lo hay en nuestra casa con nuestros padres, con los maestros, entre los propios amigos y muchos otros casos más. Latinoamérica como tal es una región que actualmente se caracteriza por vivir una crisis de liderazgos nacionales, la gran mayoría de los países de esta región han virado drásticamente de partidos de derecha a izquierda o izquierda a derecha con un común denominador que es el descontento con sus gobernantes, líderes sindicales y en algunos casos inclusive clase empresarial.

Latinoamérica es un continente con población primordialmente joven, la edad promedio es de 24 años y sus países están viviendo el mayor bono demográfico en su historia enfrentando una gran demanda por empleo, vivienda y oportunidades de estudio. Los países conquistados por España y Portugal heredamos una cultura organizacional más monárquica y vertical, más autoritaria, donde generamos la necesidad de alguien que nos cuide y nos controle porque si nos dejan sin correa sobran quienes quieren aprovecharse del sistema y enriquecerse o sacar algún beneficio de él, hay poca participación pero mucho interés y desorganización. Por el otro lado algunos países conquistados por Reino Unido o Francia como Estados Unidos que no tuvieron un mestizaje sino un proceso de movilización masiva de poblaciones de continente a continente heredaron la cultura de organizarse en comunidad, de gobernarse en lo local y ser menos autoritarios al fortalecer sus instituciones, en gran medida influenciados por los grandes pensadores del Siglo XIX. 

El reto para los jóvenes de Latinoamérica que queremos participar en política es romper con la idea que la juventud está peleada con la experiencia, pero también dejar de creer que solamente por ser jóvenes merecemos recibir algo a cambio y todavía peor, caer en la trampa de la escalera. Donde el joven que logra hacer la excepción y subir la escalera al llegar arriba la tumba para que no suba otros jóvenes, por miedo a ser superado en competencia, cuando la competencia es buena y la juventud es una condición, no una cualidad ni mucho menos una ventaja en términos de mérito.

Los jóvenes tenemos que buscar fortalecer las instituciones en las que participemos séase políticas, académicas o empresariales, buscando que la agenda la pongamos nosotros con temas de nuestro interés. Mezclar la curiosidad y versatilidad de los millennials y centennials con la estabilidad y determinación de la generación X y los Baby Boomers.

La edad promedio de la población de América Latina y el Caribe casi se duplicará entre 1950 y 2050, pasando de 28 a 40. Debemos ser congruentes como sociedad, para exigirle al político que no robe debemos empezar en nuestras casas no mintiendo, no copiando la tarea, no dándole la mordida al oficial de tránsito. Mostremos que el trabajo dice más que mil palabras y que solidarizándonos entre nosotros podemos hacer grandes cosas.

¿Internet o 300 caminos rurales?

Comparte este artículo:

Hay indicios reales de que el modelo de gobierno que ejercerá AMLO será menos federal y más centralizador. Propuso sustituir las delegaciones federales por 32 coordinadores generales que estarán encargados del vínculo entre la administración federal y los estados. ¿Dónde quedarán los gobernadores, electos en nombre de la soberanía de los estados, cuál será su rol entre un gobierno “federal” y un coordinador responsable de administrar las decisiones del gobierno central? 

Esta figura de coordinador general es válida en países centralizados, como Francia, en donde el coordinador general se denomina “prefecto”, y es nombrado por el Consejo de Ministros. Los prefectos obedecen al Secretario de Gobernación (Interior) y su misión principal es representar el Estado en el gobierno local. ¿Y el Gobernador? En el renglón de seguridad, coordinan las fuerzas de policía y de gendarmería, se hacen cargo en caso de crisis mayor; ¿y el Gobernador? Más vale no seguir con el rol de un prefecto en un sistema centralizado. No es compatible con el rol de un Gobernador en un sistema federal. 

¿Cuál de los dos sistemas escogerá AMLO? En una federación, puede haber gobernadores opositores. Ninguno de los coordinadores Generales puede opinar en forma diferente del gobierno central. Sería removido inmediatamente. ¿Es intención de AMLO acabar con el sistema federal que ha prevalecido en los últimos 180 años? ¿Está seguro de la lealtad de los 32 coordinadores que ya escogió? La elección del 1º de julio abrió la puerta a cambios más profundos que los que hemos vivido en los últimos 35 años. Pueden ser para bien o pueden ser para mal. 

Pueden ser para una verdadera regeneración nacional, o pueden ser para un choque de visiones históricas de un país que todavía no logra encontrar una identidad que lo llevará al futuro. O que lo dejará en indefiniciones del siglo XX. ¿Prevalecerá el México de la Comunicación mediante Internet, o el México de la construcción de los 300 caminos rurales. ¿Son compatibles? ¿Es posible perseguir a los dos México al mismo tiempo? 

#ElNidoDelGavilán: “La crisis del futbol latinoamericano: Dinero mata carita”

Comparte este artículo:

Leyendo diversas revistas y periódicos tras la eliminación de Brasil, subrayo un texto de El País (https://elpais.com/deportes/2018/07/07/mundial_futbol/1530986311_539657.html) sobre el triste performance del futbol sudamericano en la Copa del Mundo hablando de que la pugna entre Sudamérica y Europa es más nostálgica que real.

En las últimas décadas con el advenimiento de la globalización y las nuevas tecnologías de comunicación, el futbol se ha visto afectado.

Desde Argentina hasta Senegal, desde Canadá a Malasia, los entrenamientos, las bases de datos de jugadores, los sistemas tácticos y formaciones llegaron. El know-how se diversificó.

Esto último tiene gran relevancia al ver en los últimos torneos a equipos “chicos” o que pertenecen a la “periferia” del futbol mundial haciendo buenos papeles y sacando resultados poco esperados.

Sin embargo, hay otro factor atrás de esta diversificación y globalización: el dinero.

El dinero ha hecho que los “grandes clubes” de Europa se mantengan en el monte Olimpo del futbol. Ha hecho que el Chelsea y el Manchester City, equipos que en 50 años ganaron poco o nada, hoy sean referentes del futbol mundial.

En México, está pasando con los equipos de Monterrey y el Santos Laguna de Torreón frente a la hegemonía histórica de los equipos del centro del país.

El dinero ha sacado al futbol del barrio y lo ha vuelto industrial, ha forzado a los países latinoamericanos a vender lo más pronto posible, a tener ligas más débiles y a un total y completo acaparamiento del talento mundial en la Europa occidental.

Esta industrialización del futbol donde los chicos salen de academias y no del barrio no es nuevo. Pero si se nota en la dinámica de generación de jugadores en la actualidad. Los jugadores entran a estas academias desde muy chicos y el scouteo de talento ha pasado a un segundo nivel.

Historias como las de Cuauhtémoc Blanco descubierto en un torneo de barrios en Tepito ha sido superadas por historias de como llevaron a determinado jugador a la Masía del Barcelona a los 10 años.

Los debuts en lo profesional más allá de los 25 años y las selecciones con límite de edad con jugadores amateurs es cosa del pasado en el futbol moderno.

Si un joven para los 18 años no entró a un club profesional, su carrera como futbolista está perdida. En términos industriales, si el producto no está en la cadena de distribución desde el primer cliente interno, el cliente final jamás sabrá de su existencia en el anaquel de la tienda.

Bélgica y Estados Unidos son dos ejemplos de selecciones de nivel medio históricamente que se avocaron a trabajar este desarrollo de jugadores desde muy chicos con una diversidad étnica impresionante entre jugadores y entrenadores para tratar de ponerse al día en el mundo.

Bélgica llegó a semifinales de una Copa del Mundo y se quedó a nada de la gran final. En el caso de los Estados Unidos, su selección llegó a cuartos de final con esa generación dorada en 2002 aunque cayeron al abismo en este ciclo mundialista increíblemente.

Esta semifinal del mundial pasó a ser un grupo de la Eurocopa con 2 históricos como Francia e Inglaterra y dos miembros de la clase media europea del futbol como Bélgica y Croacia. 

Los europeos nos han dejado en claro que la brecha es amplia y algo más triste es que las selecciones de la Concacaf, empezando por México, aun estamos en un nivel inferior a lo mejor de Sudamérica. 

El nuevo Cuauhtémoc Blanco o Landon Donovan no saldrá del barrio pateando botes, saldrá de academias capitalistas de producción serial de jugadores de futbol. La esperanza de la región quizás sigue estando en Brasil en sus favelas, en Argentina, en sus villas del conurbano bonaerense. No es suficiente.

Lo dicho, dicho está.

#HojaDeRuta: “¿Habrá transición de Estado?”

Comparte este artículo:

¿En qué momento acaba la contienda y comienza la República? A unos cuantos días que termine un proceso electoral al que le han sobrado ataques y le ha faltado sustancia, merece la pena plantearse la pregunta.

Una contienda electoral es parte esencial de una República democrática. Contar con representantes elegidos por la voluntad popular es una condición para su existencia.

Sin embargo, como recién lo explico el profesor Mauricio Merino en la sesión plenaria de Consejo Nuevo León, la democracia tiene dos dimensiones: la primera es contar con representantes elegidos libremente. La segunda, que el poder sea ejercido democráticamente. Dos elementos indivisibles: uno de elección, otro de acción.

Bajo esta lógica, nuestra pregunta de apertura parece contradictoria. En el papel, lo es. En la realidad, no tanto.

Para ilustrar el punto, hace algunas semanas Porfirio Muñoz Ledo compartió en su columna de El Universal un pasaje de la democracia francesa: “después de años de un gobierno de derecha y de una izquierda falsaria, Miterrand ganó las elecciones en 1981 en alianza con el partido comunista. A pesar del gran viraje ideológico que ello representaba, el presidente Giscard d’Estaing promovió una transición de Estado. Miterrand cuenta que días antes de su toma de posesión, recibió a un militar de alta graduación encargado de explicarle los secretos mejor guardados del ejército y el uso de los dispositivos nucleares. El mensaje fue: la soberanía popular decide, pero Francia prevalece”.

En la historia contemporánea de México hay un episodio particular que responde al espíritu de la prevalencia de la República: la noche del 2 de julio del año 2000. El reloj marcaba las 23:02 cuando el presidente Ernesto Zedillo se enlazó en cadena nacional para reconocer el triunfo de Vicente Fox. El imposible se materializaba: por primera vez en siete décadas, el PRI había perdido la presidencia de México.

Zedillo no solamente cortó de tajo con la posibilidad de una “caída del sistema” similar a la de 1988, sino que hizo votos por el éxito de la administración que Fox habría de encabezar a partir de diciembre de aquél año: “Durante el tiempo que resta de mi mandato, seguiré cuidando celosamente la buena marcha del país; he externado al licenciado Fox mi confianza en que su mandato habrá de iniciarse con un México unido, en orden, trabajando y con una base muy sólida para emprender las tareas del desarrollo nacional de los próximos seis años”.

Afirmó también: “Hoy, hemos podido comprobar que la nuestra es ya una democracia madura, con instituciones sólidas y confiables, y especialmente con una ciudadanía de gran conciencia y responsabilidad cívica”. Los adjetivos, aunque frágiles, parecían ir en la dirección correcta: por primera vez se daba la alternancia en la historia moderna, se había conseguido de forma pacífica y con una autoridad electoral de esencia ciudadana a cargo del proceso.

Bien podría argumentarse que la intentona de fraude hubiese podido resultar en un estallido social y eso habría orillado a la decisión. Conjeturas aparte, el hecho es que se el triunfo de Fox se reconoció. Por cierto, la diferencia fue de 6 puntos entre el panista y Francisco Labastida, abanderado del PRI.

Aquella democracia madura y de instituciones sólidas que Zedillo anunciaba durante su mensaje a la nación, habría de sufrir un colapso apenas una elección después durante la siguiente elección presidencial. En aquél enlodado proceso ni siquiera hubo los elementos para definir un ganador, como lo ha documentado José Antonio Crespo en el libro “2006: Hablan las actas”.

Hoy que la tendencia coloca a López Obrador con una ventaja inusitada en las elecciones post-alternancia y que podría incluso ser el primero de esta etapa en alcanzar un gobierno de mayoría, el intento de democracia mexicana tendrá un enorme reto en la actitud que muestren tanto la presidencia de Peña Nieto como las campañas y partidos de Ricardo Anaya y José Antonio Meade.

Aunque las condiciones de fragilidad y disfuncionalidad institucional requieren transformaciones de largo aliento, una actitud de Estado durante la noche del 1 de julio, así como en los meses de transición, abonaría a la idea de que México prevalezca más allá de fuerzas y coyunturas. 

Programa Escuelas al Cien. Un acierto de EPN.

Comparte este artículo:

Está a punto de terminar el sexenio de Enrique Peña Nieto, y si quisiera resaltar alguna de sus acciones en su mandato, es la implementación del Programa Escuelas al Cien. Este programa para la infraestructura educativa se instauró en 2015 con el objetivo de garantizar que las construcciones nuevas y remodelaciones para los planteles educativos públicos en México fueran de calidad y ayudaran al desarrollo de las capacidades de nuestras niñas y niños.

El Programa Escuelas al Cien está a cargo del Instituto Nacional de Infraestructura Física y Educativa (INIFED) y se trabaja en conjunto de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Estas instituciones han tenido diversos aciertos desde que nació el programa y han sido de tal importancia, que a principios de 2018, la Oficina en México de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura  (UNESCO) reconoció los resultados que arrojó su análisis cualitativo durante el 2017.

Tenemos que recordar que este programa forma parte del objetivo de Educación de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, es por eso que los diferentes gobiernos del mundo lo atienden para asegurar la calidad del aprendizaje de sus estudiantes. Por ello, estos resultados serán presentados en el Consejo Ejecutivo en París, Francia, como una de las grandes iniciativas en materia de educación a nivel internacional.

Sin duda, una de las grandes virtudes de Escuelas al Cien, es el contar con una plataforma de datos abiertos en la que puedes verificar toda la información de las escuelas que son beneficiadas, los montos asignados, el avance de remodelación o construcción, los datos de las contratistas y quienes supervisan sus procesos. Además, puedes verificar cuál es el orden de prioridad de gasto y los motivos del porqué han sido asignados de esa manera. 

Si bien, no todo es perfecto, este programa es perfectible. De hecho, el Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. recomienda que todas las escuelas beneficiadas del programa deben llenar su información como parte del proceso, ya que aunque las que han sido beneficias recientemente cuentan con toda su información, existen planteles que recibieron apoyo en los inicios del programa y nunca completaron sus datos; otra de sus áreas de oportunidad, es garantizar el funcionamiento de los mecanismos para la rendición de cuentas que establecen los Comités de Mejoramiento de la Infraestructura Educativa y no de no existir, que los Consejos de Participación Social adopten esta responsabilidad temporalmente. 

No cabe duda que este programa tiene resultados de gran beneficio para las comunidades educativas, pero también debemos de resaltar que Escuelas al Cien ha sido un instrumento para la creación de empleo y el fortalecimiento de las economías locales. Tan solo al día de hoy, en el programa participan más de 6 mil constructoras que dan empleo a miles de personas. Espero que la siguiente administración valore y le de mayor fuerza a Escuelas al Cien, pues es un programa que necesita nuestro país.