“Debe México agradecer a pueblo de Estados Unidos por manifestar rechazo a aranceles”, dice AMLO

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel Lopez Obrador dijo que se debe de agradecer al pueblo de Estados Unidos, ya que en su momento manifestaron su apoyo a México ante el amago de la imposición de aranceles a productos nacionales.

Por otro lado, el mandatario enfatizó que su gobierno trabajará con la intención de que se logre hacer realidad lo que ya está escrito en la Constitución, mismo que dijo, que actualmente “es letra muerta”.

López Obrador expresó que los avances en el país se contentarán de una manera gradual, ya que consideró, primero se deben analizar los problemas a encarar para no ofrecer lo que no se vaya a poder cumplir, no obstante afirmó que una transformación favorable de México, sí se presentará.

Tensión entre EE.UU e Irán por ataque a buques petroleros

Comparte este artículo:

El ataque a los buques petroleros Front Altair y Kokuka Courageous ha vuelto a enardecer las tensiones entre EE.UU e Irán. Durante una entrevista en “Fox & Friends,” el presidente Donald Trump acusó a Irán de haber sido el responsable de los daños a las embarcaciones y además amenazó de represalias si Teherán intentara cerrar el Estrecho de Ormuz, donde el ataque sucedió y hasta un 20% de la producción mundial de petróleo se traslada.

Por su parte,  el Ayatolá Alí Jamenei, Líder Supremo iraní, había dicho antes que no buscarían negociar con los EE.UU ya que “la honestidad y autenticidad son raras entre los [oficiales de gobierno] estadounidenses.”

Esta es sólo otra ocasión más donde miembros de estos gobiernos intercambian altercados diplomáticos agresivos. No obstante, el conflicto ha puesto a temblar tanto a aliados estadounidenses como Japón como al resto del Medio Oriente. Ayer, el Secretario de Estados Unidos Mike Pompeo afirmó, sin presentar evidencia, que “es la evaluación del gobierno estadounidense que la República Islámica de Irán es responsable por los ataques que ocurrieron en el Golfo de Omán [el 13 de julio].” En el mes de mayo, el asesor de Seguridad Nacional John Bolton acusó a Irán, sin presentar evidencia tampoco, de atacar con minas a dos buques petroleros, uno saudí y el otro emiratí, con la intención de subir los precios del crudo y así sobrellevar las sanciones económicas impuestas por Washington.

Hasta el momento, la pieza de evidencia más utilizada por oficiales norteamericanos es un video del Departamento de Defensa. En éste, se puede ver a un pequeño barco quitar un artefacto del casco del buque; según el gobierno estadounidense, este barco pertenecía a la Guardia Revolucionaria Islámica iraní y que el objeto que se removió fue una mina.

No obstante, el presidente de Kokuka Sangyo, la compañía dueña del Kokuka Corageous, incidió en que él no cree que haya sido una mina o bomba la que lastimó el casco de la embarcación. “Nuestra tripulación dijo que el navío fue atacado por un objeto volador,” dijo Yutaka Katada ante la prensa.

(Fuente: The New York Times)

Lo que no te contaron de José María Aznar

Comparte este artículo:

El pasado 11 de junio, el expresidente del gobierno español José María Aznar, formó parte de la ceremonia del Commencement de la Universidad de Monterrey. Fue invitado como orador para dar un mensaje a los graduados en el cual, además de oscilar entre muchísimos temas relacionados el desarrollo tecnológico y la importancia de la economía, habló de lo preocupante que es el surgimiento de figuras y gobiernos neoautoritarios y populistas, además de los efectos que podrían tener en el orden global las tensiones entre China y EEUU.

Seguramente algunos de los presentes ya tenían conocimiento de la trayectoria del invitado (te hablo a ti, Escuela de Derecho y Ciencias Sociales) y otros no, pero lo realmente importante no es cuántas personas habían escuchado por primera vez su nombre, sino conocer lo que hace que este personaje sea especialmente relevante en la historia política de España. Te cuento un poco de lo que seguramente no te quisieron decir.

Aznar es todavía uno de los mayores referentes -aunque él mismo dice que ya está fuera de la política- del llamado Partido Popular (PP), cuyo nombre originalmente fue Alianza Popular (AP), el partido heredero del franquismo tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975. Fue uno de los principales impulsores de la reforma de AP a finales de los ochenta, pues por aquél entonces (entre 1982 y 1996) el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) gobernaba con amplio margen en la mayoría de las comunidades del país y mantenía la presidencia del gobierno. De cara a la renovación, la figura de Aznar era más bien concebida como un puente que uniría al franquismo y los valores tradicionales españoles con aquellos que apostaban por la modernidad y el libre mercado.

Durante sus dos administraciones (1996-2000 y 2000-2004), la economía fue una de sus principales preocupaciones. Fue el presidente que recibió al euro y que, de la mano de privatizaciones, buscó la estabilizar la economía española. Fue muy contundente en sus esfuerzos por frenar los avances de ETA (organización terrorista pro-nacionalista vasca) y cooperó junto con Estados Unidos para invadir Irak en 2003, alegando que la decisión correspondía a los objetivos de su membresía en la OTAN; permanencia que había sido sometida a referéndum ya en los años ochenta.

Secundar la invasión le llevó a cometer uno de los errores más importantes de la historia contemporánea de la política española. Cuando ocurrieron los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid (11M) (a pocos días de las elecciones, por cierto) en lugar de admitir públicamente que los ataques habían sido perpetuados por miembros Al Qaeda, Aznar y el PP se empeñaron en mantener la tesis de que se trataba de un ataque más de los terroristas vascos, aún y cuando ya habían circulado pruebas contundentes que indicaban lo contrario. ¿Por qué mantener una mentira? Porque de esta manera el ataque no parecía ser una represalia por el apoyo a la invasión estadounidense de 2003, sino una acción más de los etarras, lo cual justificaría la necesidad de que el PP continuara presidiendo el gobierno.

El partido que Aznar ayudó a construir hoy atraviesa una de las peores crisis de su historia. A nivel nacional, el PP ha perdido aproximadamente la mitad de los apoyos con los que tradicionalmente contaba y le surgieron dos competidores que curiosamente defienden aquello que Aznar logró unir en un único partido: el ultranacionalismo español y la apuesta por el libre mercado (Vox y Ciudadanos, respectivamente). Hoy, lejos de representar apuesta de futuro y modernidad, Aznar representa la cara más dura del conservadurismo tradicional. “A mí nadie me dice a la cara ‘derechita cobarde'”, fue una de las frases que pronunció en un acto de campaña para las elecciones generales del pasado mes de abril.

¿Fue esta la mejor elección para una ceremonia como el Commencement? Para no desentonar con la realidad actual nacional, respondo: “soy dueño de mi silencio”.

Ebrard insiste que no hay nada oculto en acuerdo con Estados Unidos

Comparte este artículo:

En medio de la polémica por lo que pudo aceptarse en la negociación entre México y Estados Unidos, para evitar la imposición de aranceles a productos nacionales, y tras la insistencia del presidente Donald Trump en que hay algo oculto en el acuerdo, esta tarde el canciller Marcelo Ebrard ofreció una conferencia de prensa en la que detalló las acciones de la delegación mexicana en Washington.

Puntualmente, señaló los encuentros con funcionarios norteamericanos y las llamadas que sostuvo, una incluso con el presidente Trump.

Lo anterior, pese a que aseguró que es inusual dar pormenores de acuerdos que aún siguen en curso.

“Nos interesa que haya transparencia de lo que se está haciendo”, señaló Ebrard Casaubón.

El secretario de Relaciones Exteriores enlistó también los argumentos que México presentó en la reunión con el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado, Mike Pompeo y aseguró que este último fue pieza fundamental para hacer entrar en razón al mandatario norteamericano respecto al freno de aranceles.

No obstante, también destacó que los norteamericanos no movieron el dedo del renglón sobre convertir al nuestro en un Tercer País Seguro, lo cual podría ocurrir de no llegar al objetivo de lo acordado con Estados Unidos.

Ante la insistencia del tema, la delegación mexicana informó que un mecanismo de ese tipo tendría que ser aprobado ante el Congreso mexicano y sería más positivo en un sistema regional en el que participen más países.

El canciller confió en que las propuestas hechas por el Gobierno mexicano para frenar el flujo de migrantes indocumentados surtan efecto, pese al escepticismo que hay en torno a ellas.

“En 45 días yo espero que tengamos buenos resultados”, dijo.

“Tenemos la posibilidad de demostrar que tenemos razón, eso parecía imposible, se acordó 45 días para poner en marcha medidas en las cuales hay escepticismo”, añadió.

Cabe mencionar que este martes el presidente Donald Trump presentó a los medios de comunicación de su país una hoja de papel doblada en la que supuestamente estaría plasmado el acuerdo confidencial entre los Gobiernos de ambos países.

Sin embargo, un acercamiento hecho por un fotógrafo, dio cuenta de que, entre lo que se podía leer, no había más novedad de lo mencionado por el propio Ebrard.

En el texto, alcanzaba a leerse el esquema conocido para la implementación del acuerdo.

“Si el Gobierno de Estados Unidos determina a su discreción y tras consultar con México que después de 45 días… no han sido suficientes para reducir el flujo de migrantes al sur de Estados Unidos, el Gobierno de México tomará todas las medidas necesarias bajo la ley local para buscar que el acuerdo se implemente en espera de que el acuerdo se implemente en 45 días (sic)”, refiere el texto visible.

(Fuente: El Mañanero Diario)

Algunas implicaciones para la Guardia Nacional en la frontera sur

Comparte este artículo:

Pasada la amenaza del Presidente Trump de imponerle a México un arancel del 5% y, del acuerdo alcanzado entre ambos países, es necesario hacer un ejercicio de reflexión al respecto. En el texto del acuerdo compartido en redes por el Canciller Marcelo Ebrard llama la atención el punto sobre el ‘Reforzamiento de las acciones para asegurar el cumplimiento de la ley en México’. Este menciona que la Guardia Nacional será desplegada en el territorio nacional a “fin de reducir la migración irregular”. 

          La implementación de dicha tarea tiene, a mi parecer, tres implicaciones serias. La primera, y tal vez la más importante, es la clara contradicción entre el “deber ser” y “los hechos”. En la Estrategia Nacional de Seguridad Pública recientemente aprobada se menciona que el modelo nacional de policía debe “(…) considerar un enfoque de derechos humanos, proximidad y participación ciudadana”. 

          Sin embargo, en la práctica, la actual administración ha endurecido su política de captura y deportación de migrantes, sobre todo desde el día en que el gobierno estadounidense anunció su amenaza. Más aún, los procedimientos se han caracterizado por un alto déficit en el respeto a los derechos humanos, como varios activistas lo han documentado y denunciado aquí: http://bit.ly/31sVw9Z

          A lo anterior hay que agregar, como segundo punto, la falta de claridad sobre la participación que deberían de tener las policías locales. En ocasiones anteriores he comentado que las tareas de proximidad deben ser realizadas por las policías locales, no las nacionales. Solo en casos en los cuales las policías municipales y estatales se vean rebasadas tendría sentido pensar en una Guardia Nacional de proximidad, y que solo sea de forma temporal. 

          Es verdad que las policías municipales y estatales carecen de recursos suficientes para hacer frente a la oleada de migrantes centroamericanos. Aún así, sería absurdo negar su presencia en los territorios fronterizos, o pretender que no se han visto involucradas en abusos de autoridad contra los migrantes. 

          De ahí la importancia de que la administración del Presidente López Obrador explique con claridad la manera en que la Guardia Nacional se coordinará con las policías municipales. Dicha coordinación debería caracterizarse por un ejercicio de mando único en los procedimientos de atención a los migrantes, que aseguren el apego a la ley por parte de las policías locales. De otro modo, el Gobierno Federal estaría contribuyendo a la perpetuación de abusos y vejaciones contra los migrantes. 

           La tercera implicación es presupuestal. Los gobiernos estatales de la frontera sur necesitarán recursos adicionales para realizar tareas de regulación migratoria. El decreto de creación de la Guardia Nacional abre la oportunidad para que los gobiernos estatales señalen sus requerimientos presupuestales. Los diagnósticos de necesidades que enviarán a la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, y al Congreso, guiarán la aprobación del Presupuesto de Egresos de 2020 en ese rubro. Será hasta entonces cuando se tenga una idea más clara del costo total que tendrá esta medida y si la regulación migratoria con respeto a los Derechos Humanos es viable en la práctica. 

Exhiben ‘el show’ de Trump sobre acuerdo con México

Comparte este artículo:

En los pasados días, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho que hay una parte del acuerdo migratorio con México que no ha sido revelado, y hoy el mandatario lo llevó a otro nivel, al salir ante periodistas en la Casa Blanca con una hoja que aseguró que contiene el acuerdo firmado con nuestro país, incluyendo las partes que afirma no han sido reveladas por las autoridades mexicanas.

Para mala suerte de Trump, el fotoperiodista de The Washington Post, Jabin Botsford, logró capturar parte del techo en el que se detalla el esquema conocido de aplicación en 90 días para la implementación de un acuerdo.

“Si el Gobierno de Estados Unidos determina a su discreción y tras consultar con México que después de 45 días… no han sido suficientes para reducir el flujo de migrantes al sur de Estados Unidos, el Gobierno de México tomará todas las medidas necesarias bajo la ley local para buscar que el acuerdo se implemente en espera de que el acuerdo se implemente en 45 días (sic)”, se lee en el texto visible en la fotografía.

Desde el domingo, Trump ha insistido que en que el acuerdo que su Administración alcanzó el pasado viernes con el Gobierno mexicano para frenar la imposición de aranceles incluye elementos que anuncian no se han revelado, entre ellos una mayor cantidad de exportaciones de productos agrícolas estadounidenses.

“Este es el acuerdo que todo el mundo dice que no tengo. Voy a dejar que México haga el anuncio en el momento adecuado”, dijo Trump a las afueras de la Casa Blanca.

Por su parte, el canciller Marcelo Ebrard, ha rechazado que haya algún tipo de acuerdo secreto que no haya sido revelado.

¿Ganó alguien o perdimos todos?

Comparte este artículo:

Cuando el propio rudo de la película celebra su victoria felicitando a sus contrincantes, todo deja a suponer que el acuerdo logrado fue favorable al rudo. Sino, no celebraría. Trump no es un individuo que se caracteriza por celebrar los acuerdos justos. Solamente los acuerdos victoriosos. Él no conoce acuerdos justos. Solamente acuerdos en los cuales gana más que el adversario. 

Todavía no sabemos la historia completa. El propio Trump reveló que falta por dar a conocer parte de los acuerdos. Y se permite recordar que en caso de falla en la aplicación de lo negociado, volverá a la carga con sus mismas amenazas. Si ya funcionó una vez, ¿por qué privarse de repetir el juego? Si México cedió frente a una amenaza violatoria de los contratos vigentes, ¿porqué interesarse en respetar los contratos vigentes? ¿Funciona el chantaje? Sigamos con el chantaje, paga buenos dividendos. 

Trump llegará triunfante a su arranque de campaña para la reelección. Igual que hace cuatro años, su posición fuerte será la de despreciar a México. Y mostrar una fuerza fácil frente a un país que resulta indefenso. 

Para muchos mexicanos que no caen en el juego del populismo, debe parecer igual de preocupante el grito de victoria del gobierno de AMLO, y el despliegue de apoyo “de las fuerzas vivas” organizado en Tijuana. Recordando escenas de los mejores años del priismo, el ver sentado representantes de “los indígenas”, de los empresarios y políticos sumisos de todos colores, pretende hacer olvidar que los indígenas de Centroamérica constituyen víctimas del acuerdo y que ahora, los empresarios le deben una a AMLO y a Ebrard.

 ¿Quién se atreverá a seguir reclamando la inaceptable decisión de cancelar el aeropuerto del futuro, quien se atreverá a cuestionar un tren maya que dará la vuelta a un bosque para transportar una carga inexistente? El costo de estos acuerdos todavía desconocidos es avalar decisiones nefastas para el país. ¿Será Dos Bocas la solución para la soberanía de México porque se evitó un arancel violatorio de los acuerdos vigentes? ¿Será la canalización de todos los recortes presupuestales a abonar la deuda de una empresa quebrada y sin futuro cómo es Pemex porque se aceptó hacerle de gendarme de la frontera sur de Estados Unidos en lugar de la Border Patrol? 

Será importante ponderar lo que sí se puede celebrar y lo que exige vigilancia continua y rigurosa para detectar más derivas que empeorarán la economía del país. 

Trump y PEMEX: dos problemas que agravan el panorama de México

Comparte este artículo:

La semana pasada el país sufrió dos embates que pusieron a la economía a temblar. Por un lado, el presidente de Donald Trump amenazó con imponer aranceles a todas las importaciones mexicanas si el país no colaboraba con la política migratoria estadounidense. Por el otro lado, Moody’s y Fitch ajustaron las calificaciones de la deuda soberana y de PEMEX. Si bien la primera se mantiene en niveles de inversión, la de Petróleos Mexicanos descendió al umbral de especulación (“bono basura”). Eso significa que el precio de los bonos de la petrolera será más bajo y la tasa de interés a pagar será más alta. Esto se traduce en mayores complicaciones para el financiamiento de la petrolera más endeudada de todo el mundo.

Según la calificadora Fitch, el ajuste en la calificación de PEMEX es debido al panorama de incertidumbre que genera la paraestatal, referente a su alto apancalamiento y a sus bajos de niveles de producción. Asimismo, la incertidumbre aumenta en tanto que PEMEX se encargará de la construcción y operación de la refinería en Dos Bocas; una inversión que para muchos es inviable financiera y operativamente. Además del aumento en el gasto por las condiciones del terreno y el tipo de crudo de la región, el costo de oportunidad de la inversión es considerable. Dentro de la industria petrolera, la refinación es el proceso menos rentable. El gobierno mexicano debería enfocarse en su ventaja comparativa, reorientando esa inversión a exploración y a impulsar la producción de PEMEX.

Por otro lado, si bien se han implementado estrategias para reactivar a la petrolera, a través de capitalización y reasignación fiscal, entre otras, estas no parecen disminuir la incertidumbre alrededor de la paraestatal. El gobierno mexicano todavía no entiende que el problema de PEMEX no es solamente de liquidez, sino de solvencia. 

Paradójicamente, la insistencia de AMLO de apuntalar nuevamente a Petróleos Mexicanos como una gran petrolera que vuelva a aportar sustancialmente a los ingresos federales puede significar el último clavo de su ataúd. Y lo que resultaría peor, su situación financiera podría arrastrar consigo a las finanzas públicas y mermar la estabilidad macroeconómica del país. 

El otro tema no tiene su causa en las malas decisiones de este gobierno, aunado a la corrosiva corrupción del sexenio pasado, sino que alude a una variable exógena. Algunos parecen estar sorprendidos de la asimetría de poder entre Estados Unidos y México. Eso no es algo nuevo, desde el nacimiento de México como país, la relación entre ambos países es de subordinación. Empero, el contexto global de antaño jugaba a favor de México. Sobre todo, en el contexto de la Guerra Fría, en la cual Estados Unidos buscaba evitar la propagación del comunismo en América Latina. Esto le permitía a México tener una moneda de cambio para apaciguar dicha relación.

Por otro lado, el problema de la migración no es algo reciente. Desde la segunda mitad del siglo pasado, la confrontación por la migración y el narcotráfico han sido temas centrales en la política exterior con Estados Unidos, tal que condicionaban los acuerdos de comercio entre ambos países. 

El gobierno mexicano debe entender que la amenaza de los aranceles no es un asunto comercial, ni siquiera un asunto migratorio, sino un asunto totalmente electoral. Trump, el presidente pragmático por antonomasia, ya apunta a las elecciones del próximo año. Sabe que colocar a los inmigrantes como chivo expiatorio, culpándolos de todos los males que sufre Estados Unidos, lo puede llevar nuevamente a ganar los comicios federales. 

Era necesario evitar la imposición de aranceles, si bien el tipo de cambio hubiera absorbido en su totalidad el arancel de cinco por ciento, el costo del servicio de la deuda hubiera aumentado y la incertidumbre que el país vive se hubiera intensificado. Sin embargo, el costo de evitar lo anterior es sumamente alto, ya que le otorgamos el poder a Trump de jugar la carta de los aranceles cuando crea que México no está cooperando. 

Nos comprometimos a fortalecer los esfuerzos en la frontera sur, lo que se traduce en regresar a más migrantes centroamericanos, así como recibir a aquellos que sean deportados desde Estados Unidos. Trump no entiende que la ola de migración proveniente de Centroamérica es culpa, en parte, de la política exterior de Estados Unidos. La desestabilización de esos países fue generada por el gobierno estadounidense en los años ochenta, poniendo y quitando dictadores, y generando pobreza y marginación. 

Estamos a merced de un megalómano que hará cualquier cosa para poder mantenerse en el poder, incluso si en el intento aniquila a sus socios comerciales. Trump está dispuesto combatir por la victoria -y ganará- sin importar que sea una victoria pírrica. 

PAN considera que negociación con EU fue pésima

Comparte este artículo:

El dirigente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés, calificó de “pésima” la negociación que evitó que los Estados Unidos impusiera aranceles a las exportaciones mexicana.

“No están sometiendo. A López Obrador ya le tomaron la medida y eso es muy peligroso para el interés de todos los mexicanos”, dijo Cortés.

“Es una pésima negociación porque México cedió en absolutamente todo: se lastimó la soberanía y la dignidad del País porque simple y llanamente aceptamos las condiciones que estaban pidiendo y porque no basta que nos digan ahora que en 45 días se volverá a revisar”, señaló el dirigente panista.

Por otro lado, Cortés considero que el Gobierno y la Cancillería están obligados a comunicar a la opinión pública qué fue lo que se acordó con la delegación estadounidense.

“Es absolutamente inaceptable que nos estemos enterando por el Presidente de otro país que el acuerdo incluye otras cláusulas y que poco a poco nos vamos a dar cuenta y hasta algunas de ellas tendrán que pasar por el Poder Legislativo”.

Rechaza Ebrard que haya acuerdo en materia agrícola con EU

Comparte este artículo:

El canciller Marcelo Ebrard rechazó que se haya llegado a un acuerdo en materia agrícola con Estados Unidos, tal y como lo asegura el presidente de ese país, Donald Trump.

“Fuera de lo que acabo de explicar, no hay ningún acuerdo. Es un acuerdo migratorio, no comerciales”, dijo Ebrard en la conferencia de prensa matutina de Andrés Manuel López Obrador.

El canciller reveló que la otra parte que se firmó sobre el acuerdo con Estados Unidos, consiste en tener la oportunidad de que si en 45 días lo pactado no funciona, entonces se aplicarían medidas adicionales, ahí habría la oportunidad de debate regional, en el podría participar el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

“Si no tienen éxito las medidas, se sienten a discutir con Estados Unidos, Guatemala, Brasil, Honduras, sería una negociación regional”, comentó el funcionario federal.

Previo y después del acuerdo, Trump aseguró en su cuenta de Twitter que México comenzaría a importar grandes cantidades de productos agrícolas de productores estadounidenses.