#EspacioPúblico: “¿A dónde vamos?”

Comparte este artículo:

La plataforma Cómo vamos Nuevo León presentó en día recientes los resultados de la encuesta anual de percepción “Así vamos”. No es la primera vez que asisto a conocer los resultados de esta investigación y como ya es costumbre, varias cosas llamaron mi atención.

En primer lugar, es importante destacar la labor realizada con esta encuesta. Desde la sociedad civil surge un excelente diagnóstico de percepción de lo que sucede en el estado, con énfasis especial en el área metropolitana de Monterrey. Es notoria la evolución del instrumento, así como la incorporación y análisis de nuevos contenidos que se han ido descubriendo con el tiempo y son de gran importancia en día a día de la población.

En el caso específico de movilidad, ha sido de gran importancia ver como al incluir la perspectiva de género podemos ver diferencias importantes en la manera que se mueven hombres y mujeres y cómo sienten la seguridad en las calles. Gracias a esto, se pudo identificar que es mayor la cantidad de mujeres que se mueven a sus destinos principales a pie bajo condiciones adversas de seguridad física de banquetas, acoso callejero y deficiente seguridad en cruces peatonales.

La movilidad en el área metropolitana de Monterrey sigue siendo un tema de gran relevancia. Las banquetas continúan siendo de los elementos con más baja calificación, considerándolas dañadas, con obstáculos y angostas. Si sumamos que los cruces peatonales también son mal evaluados, tenemos como resultado una nada alentadora invitación a ser peatones en la ciudad.

Todos los municipios muestran importantes áreas de oportunidad en movilidad peatonal tanto en banquetas como en cruceros y elementos de seguridad. Si hay un elemento común en el área metropolitana de Monterrey que requiere atención especial y coordinada es este.

Cabe destacar que los cruces peatonales mejor evaluados están en el municipio que la gente menos se traslada caminando: San Pedro Garza García. Y también destacando, pero de manera preocupante, es que los peores evaluados están en municipios que tienen mayor número de peatones ya sea por residencia o por destino. Yo pondría un foco rojo en Monterrey. La capital del estado recibe muy bajas calificaciones en banquetas, cruces peatonales y accesibilidad, contrastando con una comunicación que ha destacado en los últimos años el gran presupuesto aplicado en su programa de vialidades regias.  Al parecer es un gran monto solo aplicado en calles y sus baches, cuando la movilidad peatonal también es vialidad.

Y al hablar de trasporte público las cosas no están mejor. Cada año, los niveles de satisfacción que muestra la ciudadanía con relación al transporte son cada vez más bajos y nos muestra la gran disparidad que existe en el uso del tiempo de los usuarios de automóviles con relación a quienes se transportan en camiones, metro y ecovía. Llegar a un mismo destino requiere prácticamente el doble de tiempo si se hace en transporte público que al hacerlo en un auto privado.  Mal síntoma en una ciudad que reconoce padecer un serio problema de contaminación, congestión vehicular y seguridad vial.

Por último, me causa una especial atención la ausencia de quienes deberían estar atentos a los resultados de su check-up anual: alcaldes, alcaldesas y el gobernador.

No solo es su ausencia, la falta de interés en los resultados me es preocupante.

No es una primera encuesta presentada, ya es su cuarta emisión. Hay muchos elementos para ver en su evolución a través de los años para poder detectar si las acciones que se toman desde el gobierno provocan cambios en la percepción ciudadana.  No es una evaluación personal de gobernantes, aunque hay un rubro que evalúa sus funciones, va más allá de eso. Es una buena forma de saber si las decisiones y acciones que se toman desde el gobierno ayudan a mejorar la salud de la ciudad o empeoran síntomas que pueden hacerse crónicos.

La encuesta “Así Vamos” es un buen diagnóstico que no se debe tomar a la ligera. Ignora o negar los síntomas de una enfermedad no es la solución. Puede poner en mayor riesgo la ya dañada salud del área metropolitana de Monterrey.

82% desaprueba el gobierno del “Bronco”

Comparte este artículo:

De acuerdo con la Encuesta de Percepción “Así Vamos” de la plataforma “¿Cómo Vamos Nuevo León?” la aprobación del gobernador Jaime Rodríguez Calderón “el Bronco” se desplomó en el 2019.

“El Bronco” fue reprobado por el 78% en el 2018, y el año pasado la cifra se fue hasta 82%.

“El Gobernador y los niveles de aprobación estatal tienen su punto más bajo desde que hacemos la encuesta”, indicó el director de la plataforma, Luis Ávila.

Durante la presentación de los resultados de las 3 mil 781 encuestas realizadas entre septiembre y octubre del año pasado, Ávila atribuyó en gran medida la caída de la aprobación estatal al incumplimiento de promesas de campaña y al mal servicio del transporte, el indicador y servicio peor evaluado por la ciudadanía.

Por otro lado, el 85% de los entrevistado consideró que las decisiones del Mandatario son tomadas a partir de sus intereses y no los de la ciudadanía.

(Con información de Grupo Reforma)

ACV presenta primera evaluación a alcaldesas y alcaldes

Comparte este artículo:

Alcalde, Cómo Vamos presentó la primera Evaluación a Alcaldesas y Alcaldes Metropolitanos, en la que se contrastaron los resultados de su primer año de gestión con la percepción ciudadana.

“Alcalde Cómo Vamos, privilegia los datos frente a los sesgos y a los juicios, contribuyendo a sostener un debate público informado, con el objetivo de dar un seguimiento claro a las gestiones municipales para identificar áreas de oportunidad y reconocer aciertos”, expresó en su mensaje de bienvenida Jesús Herrera, presidente de Cómo Vamos Nuevo León.

Cabe destacar que, para la evaluación de su gestión, los municipios establecieron sus propias metas, por lo que esta evaluación refleja el avance de dichas metas con datos oficiales actualizados a septiembre de 2019. Las principales áreas de oportunidad que arroja esta primera evaluación, están en los rubros de Ordenamiento Urbano, y el de Gobierno Confiable y Eficiente, los cuales son “piezas clave para construir un nuevo modelo de ciudad más apegado a la legalidad”, así lo señaló Luis Ávila, director de la plataforma.

Sobre Ordenamiento Urbano, en el Área Metropolitana de Monterrey, el 52% de los casinos existentes se encuentran actualmente operando sin permiso; además, sólo el 67% de los permisos que se solicitan en los municipios se entregan en 20 días o menos.

Los resultados también exponen las grandes diferencias entre los municipios en temas como la recaudación predial, donde San Pedro destaca con la recaudación más alta (72.8%) y Juárez con la más baja (25.8%); y en la Certificación Única Policial (CUP), en el que Santa Catarina destaca con la mayor cantidad de policías certificados (81.6%), en contraste con San Nicolás, que presenta la menor cantidad de policías certificados (36.6%).

Respecto a la evaluación de percepción ciudadana que se obtiene de la Encuesta Así Vamos 2019, en aprobación general de la gestión de los Alcaldes destacan San Pedro (72.6%), Apodaca (71.2%) y Escobedo (70.6%). Sobre la percepción de seguridad, al igual que en la medición que realiza INEGI en la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), la Encuesta Así Vamos 2019 posiciona en los 3 primeros lugares a San Pedro (95.9%), San Nicolás (63.6%) y Escobedo (62.9%).

Sobre el rubro de Policía, por encima de la media metropolitana destacan Escobedo, San Nicolás, San Pedro y García con mejor percepción ciudadana. Y uno de los grandes retos de todos los municipios son mejorar las calles y banquetas, ya que la ciudadanía las evaluó como el peor de los servicios públicos.

Por todo lo anterior, creemos que esta evaluación debe ser el punto de partida para mejorar la toma de decisiones de los gobiernos locales, y que así podamos lograr tener una mejor ciudad.

Piden a municipios eficientizar recaudación, no subir el predial

Comparte este artículo:

Después de que se diera a conocer que Monterrey aprobó aumentos en los valores catastrales de hasta 151% y que San Nicolás avaló ajustes en los valores de hasta el 25%, la plataforma “Alcalde, ¿Cómo Vamos?”, pidieron a los municipios eficientizar  la recaudación de recursos y no subir el predial.

El presidente del Consejo Cívico de las Instituciones de Nuevo León, Jesús Herrera, indicó que el aumento del predial solamente afecta a la población que cumple con sus obligaciones, por lo que es mejor eficientizar la recaudación.

“Creemos que es lo prioritario (mejorar la recaudación) porque es lo justo también, que todo ciudadano que tenga un predio pague sus impuestos correctamente, y no como sucede que solamente los causantes cautivos resienten los incrementos en las tasas”, señaló Herrera.

Por su parte, el director de “Cómo Vamos Nuevo León”, Luis Ávila, aseguró que entre más predios paguen sus impuestos, es mejor la recaudación.

“El foco esta, en que más predios paguen sus impuestos antes de que la base cautiva que tienen tenga un incremento”, dijo Ávila.

Por otro lado, destacó que los resultados que presentarán en el mes de noviembre, demostrarán la eficiencia recaudatoria de los municipios metropolitanos, lo que servirá como referencia para justificar un incremento en los valores catastrales.

“El objetivo del municipio debe ser recaudar más predios, porque entonces lo que pasa es que aprovechan que hay una base cautiva para subirle la recaudación en vez de ampliar la posibilidad del municipio de recaudar”.

En los resultados que la plataforma reveló el año pasado, se encontró que las administraciones municipales tuvieron una eficiencia de recaudación del 56% en promedio.

Presentan nueva metodología para encuesta “Así Vamos 2019”

Comparte este artículo:

El día de hoy Cómo Vamos Nuevo León presentó los cambios en la metodología de la Encuesta de Percepción Así Vamos, resultado de un trabajo en conjunto con la Facultad de Economía de la UANL; y, reveló que los resultados servirán de insumo para la próxima evaluación a los alcaldes metropolitanos.

Dichos cambios fueron presentados por Jesús Herrera y Luis Ávila, presidente y director de Cómo Vamos Nuevo León, acompañados por el Rector de la UANL Rogelio Garza Rivera y Jorge Moreno Treviño, investigador de la Facultad de Economía.

Jesús Herrera, presentó el reconocimiento que la Encuesta recibió por parte del Coneval en el marco del evento “Reconocimiento de Buenas Prácticas de Monitoreo y Evaluación de Entidades Federativas, Municipios y OSCs 2019”. Esta distinción es la primera que recibe Nuevo León en la categoría “OSCs” desde 2013.

Por su parte, el Rector Rogelio Garza destacó la importancia que la Encuesta, que se realiza por cuarto año consecutivo, tiene para la Universidad y el rol central que esta juega en el diseño metodológico, levantamiento y validación de sus datos.

La Encuesta Así Vamos es un estudio que tiene una incidencia palpable en el desarrollo del Estado; como ejemplo, diversos datos de la encuesta están siendo rescatados por los municipios para la creación de sus planes de desarrollos municipales y para el establecimiento de sus indicadores de desempeño. Además, los resultados del instrumento han sido utilizados por la

Como cada año, la Encuesta medirá cuatro ejes: Desarrollo Social, donde se registran los servicios de salud y educación pública; Desarrollo Sustentable, para conocer los hábitos de movilidad, accesibilidad de la ciudad y servicios públicos; Seguridad y Justicia, donde se enfatiza en el conocimiento de la confiabilidad de los policías locales; y Gobierno Confiable, una evaluación ciudadana a las y los servidores públicos.

El instrumento en su edición 2019 presenta tres novedades:

– Ampliación de la muestra a 4 mil cuestionarios para lograr una medición más precisa sobre la percepción de los habitantes de los 11 municipios metropolitanos.

– Medición de temas coyunturales que son calidad del aire, violencia de género y migración. En el primero se medirá la percepción sobre la gravedad del problema y la predisposición de la población a adoptar políticas públicas para resolverlo; en cuanto al segundo, la gravedad del problema percibida y las actitudes de la comunidad en relación a temas de riesgo social para las mujeres. Finalmente, se obtendrán datos sobre la percepción de la población en cuanto a flujos migratorios y su predisposición para que el gobierno adopte medidas que enfrenten este fenómeno.

– La Encuesta será un insumo central en la evaluación a Alcaldes que se realizará en el mes de noviembre. Las preguntas a utilizar abordan la percepción sobre la honestidad, capacidad, apertura y cumplimiento de promesas de los presidentes municipales; evaluación general del gobierno del municipio; confianza sobre el uso de recursos públicos y evaluación sobre los servicios públicos de carácter municipal.

El levantamiento de la Encuesta concluirá el 5 de noviembre y los resultados preliminares se presentarán el 26 de noviembre en el evento de Alcalde, Cómo Vamos. El estudio completo será presentado a finales de enero del 2020.

Nueva evaluación; sólo van 2 alcaldes

Comparte este artículo:

La plataforma “Alcalde, ¿Cómo vamos?” presentó hoy su esquema de evaluación que será realizado sobre el cumplimiento de las responsabilidades de las administraciones y su efectividad, con la presencia de sólo dos Alcaldes metropolitanos. 

La evaluación incluye la apertura de datos que son utilizados por la plataforma, con base a la información proporcionada por los municipios y otras fuentes.

La neva plataforma estará abierta para uso de todo público en el portal de internet www.comovamosnl.org.

Luis Ávila, coordinador de la plataforma, enfatizó que se evalúan cinco ejes pertinentes: servicios públicos, seguridad, desarrollo urbano, finanzas públicas y transparencia; a contraste de las diez metas con las que se realizaba anteriormente.

La apertura de esta información, recalcó, funcionará para que los municipios tengan una guía para tomar decisiones basadas en necesidades reales. 

“Esta evaluación no va a ser para incomodar Alcaldes, es para mejorar nuestra Ciudad y fortalecer nuestra democracia. Es una evaluación que queremos construir con la participación ciudadana.” recalcó Ávila.

Jesús Herrera, presidente de “¿Cómo Vamos, Nuevo León?”, indicó que el nuevo sistema tiene tres objetivos importantes; el primero, generar datos de información para reconocer la realida en la que vivimos y no en la que nos gustaría. 

Además, con la apertura de estos datos, se busca aportar al debate público sobre la eficiencia de las administraciones y evaluar el desempeño de estos con involucramiento ciudadano. 

Ávila añadió que sobre la información que respondan los municipios, en septiembre, se añadirán verificaciones de campo. Estos resultados también se expondrán públicamente.

En la presentación, a la cual acudieron los ediles de Apodaca, César Garza; y de Santa Catarina, Héctor Castillo, se informó que de los nueve municipios a evaluar, Juárez, encabezado por el priísta Heriberto Treviño, se negó a compartir información. 

(Con información de EL NORTE)

#EspacioPúblico: “Peatones seguros en una ciudad de autos”

Comparte este artículo:

Desde hace cerca de seis años, la organización a la que represento se ha dedicado al tema de movilidad peatonal. En un inicio se enfocó al tema más recurrente que encuentra un peatón en la ciudad: autos estacionados sobre el espacio público dedicado al peatón. Pero pronto nos dimos cuenta que el problema era mayor.

Con el tiempo hemos expandiendo nuestra participación hasta formar parte de consejos consultivos ciudadanos, como miembros de la plataforma de evaluación “Alcalde, ¿Cómo Vamos?, sugerir reformas a reglamentos municipales, apoyar en proyectos distritales y académicos y hoy aquí participando en este foro exponiendo nuestra perspectiva de cómo se vive hoy esta ciudad y poder ayudar en el proceso de este proyecto de ley.

Ser peatón en una ciudad como Monterrey es un reto que muchos realizan cada día, pero que también es una situación que muchos se niegan a ver. Una ciudad que por años ha dado preferencia a todo aquello relacionado con el automóvil privado difícilmente voltea a ver las necesidades de peatones , no entiende que la infraestructura es para cualquier usuario de la calle, que la ciudad mueve personas y no está hecha únicamente ( aunque así lo parezca) para trasladar autos.

En esta ciudad se aplauden los proyectos que privilegien la velocidad, el flujo continuo de autos y pone en duda la efectividad de proyectos que favorezcan a peatones y ciclistas y con mayor razón si eso implica quitar carriles, cajones de estacionamiento o incluir semáforos.

Peatones a diario caminan por banquetas en malas o muy malas condiciones, cruzan calles sin pasos peatonales claramente marcados, esperan el transporte público en lugares riesgos y en ocasiones bajan del transporte en segunda o hasta tercera fila de una avenida para después esquivar autos que invaden banquetas, espacios para personas con discapacidad, esquinas y rampas.

Ayer me quedé tarde leyendo el documento de la Ley General de seguridad vial con el que hoy estamos trabajando. Lo considero valioso por ser una ley enfocada a salvar vidas, quisiera compartir algunas de las experiencia que hemos tenido en estos años y que de alguna manera, espero, sean vistas para enriquecer el proyecto.

Algunas cifras nos ayudan a visualizarlas las condiciones de seguridad para el peatón. Siendo concretos, de acuerda a la última encuesta “Así vamos 2018”, realizada por la plataforma “Alcalde, ¿Cómo vamos?”, en la ciudad de Monterrey alrededor del 85% de los encuestados consideró que las banquetas se encuentran dañadas y con obstáculos y solo un 35 % percibe cruces peatonales adecuados para los traslados a pie.

De acuerdo al Informe sobre la Seguridad vial 2017, la gran mayoría de los hechos de tránsito que involucran fallecidos en el estado, más del 90 %, se dan en el área metropolitana de Monterrey. Pero el caso específico de la ciudad de Monterrey es alarmante ya que cerca del 56% de las personas fallecidas en hechos de tránsito fueron Peatones. Y por otro lado la mayor parte de los egresos hospitalarios son generados por ocupantes de medios motorizados, especulando un poco, los peatones ni siquiera llegan al hospital.

La seguridad para el peatón, en la actualidad, es una carrera de obstáculos muchas veces ocultos, en la que muchos participan para llegar a sus casas, trabajos o escuelas y algunos no llegan a la meta.

La seguridad vial es un tema prioritario si queremos que esta ciudad cambie en su estilo de vida y realmente se vean acciones acordes a la jerarquía de movilidad que hoy ya está por escrito en manuales y reglamentos pero poco llevada a la práctica.

Un tema que veo de gran importancia en la ley es la parte de la gestión de infraestructura, en específico la municipal. Muchos de los temas que la ley marca ya se tratan en reglamentos locales o se manejan en los discursos de ejecución de obras.

Calles completas, accesibilidad, jerarquía de movilidad, ciclovías, escala humana no es algo nuevo.

Pero que se conozcan los temas no quiere decir que se ejecuten correctamente.

La falta de estándares de calidad al ejecutar obras públicas, falta de empatía con los usuarios, presión por finalizar una obra y recursos limitados que siguen siendo aplicados con prioridad al enfoque automovilista da como resultado obras que en lugar de favorecer la seguridad la pueden dejar peor.

Una rampa de accesibilidad mal aplicada, falta de señalética en calles, incorrecta aplicación de colores en los cruces de una ciclovía, la mala ubicación de una parada de transporte o la falta de mantenimiento físico y la impunidad en el cumplimiento del reglamento de tránsito en una calle peatonal son algunos ejemplos de lo que al realizarse inadecuadamente, en lugar de ayudar a salvar vidas las pueden poner en riesgo. Estas cosas suceden, lo hemos visto en muchas ocasiones, siempre buscamos la forma de hacer las observaciones a quienes las realizan, sin embargo al señalar las fallas es común escuchar justificaciones como: “es con lo que contamos”, “lo sabemos pero no teníamos material”, “había que salir en los tiempos marcados” ó “Ya después se corregirá” (cosa que rara vez sucede) .

Este me parece el reto más importante de esta ley. Que al llegar a la gestión de infraestructura por parte de los municipios se cuente con los candados necesarios para que estándares de calidad se cumplan y se logren los objetivos de generar infraestructura segura a los usuarios del espacio público y de no ser cumplidos , se ejerzan sanciones.

Y lo anterior no lo cerraría únicamente al trabajo de obra pública municipal. Hay también un reto importante para los departamentos de Desarrollo Urbano con la construcción privada, que olvida integrar a sus proyectos el espacio público marcando diferencias entre lo que está al interior de un predio, cómo si los usuarios de la obra jamás usaran el exterior, especialmente en zonas preexistentes, en las que se promueven proyectos que generen mayor número de peatones cómo son los proyectos para El Centro de Monterrey.

Así es esta ciudad, así la hemos construido y en nosotros está también cambiarla. No será sencillo pero lo que vale la pena rara vez es fácil.

Hoy somos un estado, y en específico “Un área metropolitana”, con un alto número de hechos viales en los que se pierden vidas a pesar de contar con infraestructura, reglamentos y programas de prevención. 

Mi conclusión es que no hay ley que por sí sola salve vidas. Para que se salven vidas se requiere de una ley clara y precisa y ésta lleva buen camino, procesos auditables que ayuden a que la ejecución de la ley no pierda en el camino el espíritu para el cual fue hecha, reglamentos en los que quepa la certeza que sus usuarios han entendido y serán verdaderamente cumplidos y de ser necesario se sancione debidamente, pero sobretodo se necesita de ciudadanas y ciudadanos conscientes que al seguir reglas de convivencia en las calles se convierten en agentes de seguridad . Las vidas no se salvan por escrito, se salvan con actos.

Texto Presentado por Eduardo Quintanilla, representante de la Organización La banqueta se respeta en el Foro Regional de la Ley General de Seguridad Vial realizado en Monterrey el 4 de Marzo de 2019.

#EspacioPúblico: “Así vamos. Así nos movemos”

Comparte este artículo:

‘Si quieres que algo se muera, déjalo quieto’.  Así se expresa el cantautor Jorge Drexler al hablar del fenómeno migratorio y de la constante movilidad de las personas.

Moverse no solo es migrar de ciudad o país. En Monterrey nos movemos a diario por motivos laborales, escolares o personales y también a diario la gente expresa sus molestias por el intenso tráfico, el deficiente transporte público, los tiempos de traslado y la contaminación ambiental.

En días recientes fue presentada la Encuesta de percepción ciudadana Así vamos 2018; un trabajo de la plataforma “Cómo Vamos Nuevo León” para mostrar la situación del área metropolitana de Monterrey desde distintos ángulos incluyendo la movilidad.

Encontré dos datos reveladores:  

El primer dato alarmante es que el 41.3% de población realiza su principal viaje del día mediante auto privado, con una ocupación promedio de 1.4 personas por auto y su principal razón de viaje es el trabajo.

El uso del transporte público sigue cayendo y el camión urbano apenas se posiciona con un 27.6 % y sus principales razones para no usarlo son carencias en comodidad, tiempos de traslado de casi el doble comparados con el auto y la falta de rutas que lleven al destino.  

El segundo dato revelador: Casi el 37 % de los encuestados expresó no haber salido de casa el día anterior a realizada la encuesta. Terrible realidad no tener nada a qué salir y convivir en el espacio público.

No todo es problema de transporte, también el desarrollo urbano ha contribuido a que esta ciudad se mueva así. Hoy tenemos desarrollos habitacionales para las personas de menores ingresos en la periferia sin planear transporte y espacio público de esparcimiento en su cercanía y desarrollos habitacionales de mayor nivel económico en zonas con limitadas vías de comunicación en donde el único medio para trasladarse es el auto privado.

Bajo ese contexto, ¿Ustedes creen que un habitante de García o Juárez no anhela comprar un auto que le reduciría sus tiempos de traslado a la mitad? Por supuesto que lo desea y lo hace.

¿Ustedes creen que un habitante de Cumbres o la Carretera Nacional deje su auto para trasladarse a sus trabajos en Monterrey o San Pedro en el transporte público actual?  Dudo que conozcan las rutas de trasporte que puedan utilizar.

¿Creen que para amas de casa, personas jubiladas o de la tercera edad exista algo que los motive a salir de casa si la ciudad no les ofrece alternativas de su interés en la proximidad de sus hogares?  Al parecer, si no se trabaja, estudia o se va de compras, no hay razón para salir.

Así nos movemos. Principalmente a trabajar, en auto individual, utilizando más de una hora en los traslados y si no tenemos a que salir mejor nos quedamos en casa.  

La ciudad con su tráfico, sus horas pico y su contaminación parece moverse pero en realidad está quieta.

Está quieta sin planes de desarrollo urbano que logren compactar la ciudad y así reducir los tiempos de traslado e incentivar los medios no motorizados.  Está quieta sin políticas que incentiven a tener más y mejores espacios públicos atractivos y accesibles para la convivencia. Y está quieta preocupándose solo por las tarifas de transporte público cuando lo que necesita es una ley de movilidad con visión de largo plazo que revierta la actual tendencia que incentiva el uso desmedido del auto privado y busque nuevas y mejores opciones de movilidad colectiva para toda la población.

No queremos que la ciudad se muera. Hay que moverla de manera disruptiva y propositiva y no solo de manera reactiva a problemas causados por la planeación pasada, ya sabemos los resultados. 

Y ni hablar de mover a la ciudad a pie, está casi en estado de coma, pero de eso platicaremos en una siguiente entrega. 

 

Eduardo Quintanilla
Febrero 5, 2019 

#HojaDeRuta: “Así Vamos 2018: una ventana a nuestras desigualdades”

Comparte este artículo:

Fui invitado por Cómo Vamos Nuevo León a presentar la encuesta Así Vamos 2018, instrumento para conocer qué piensa la ciudadanía sobre Monterrey y su área metropolitana. 

Tras reflexionar los resultados, una conclusión vino a la mente: la encuesta es una ventana a nuestras desigualdades. Esta idea se expresa de múltiples ángulos: el bolsillo, por lo dispares que somos en lo que ganamos. El movimiento, por la enorme diferencia de tiempo que hay entre viajar en transporte público y privado. En el trato, porque pertenecer a una minoría es casi garantía de sufrir discriminación.

Desdoblé mi intervención en tres ideas fuerza: la desigualdad como una constante en la ciudad; la desmovilización política de nuestra ciudadanía y una conformidad aparente a las múltiples problemáticas e injusticias. Énfasis en aparente.

1. La desigualdad como una constante: más del 60% de la población del área metropolitana gana apenas 3 salarios mínimos, y para el 25% el ingreso no es suficiente. Un dato adicional: apenas el 11% de la población puede ahorrar. Digiramos lentamente esa última cifra: en esta, la ciudad de los negocios y las oportunidades, apenas 1 de cada 10 personas tiene ahorro.

A lo anterior hay que sumar la pérdida de poder adquisitivo del salario, que ha caído 80% en los últimos 30 años, de acuerdo a un estudio reciente de la Facultad de Economía de la UNAM.

Desigualdad al moverse, porque viajar en transporte público significa casi el doble de tiempo que hacerlo en auto (103 vs. 53 minutos, en promedio). Lo mismo al caminar: apenas 27% considera que hay banquetas suficientes para llegar a su destino, y un 75% que están dañadas y llenas de obstáculos.

Desigualdad a través de la discriminación. Estudios del CONAPRED han señalado a Monterrey como la ciudad que más discrimina en México, y el Así Vamos 2018 lo confirma: entre el 40 y 50% de la ciudadanía considera que aquí se discrimina por ser indígena; por el color de piel; por la preferencia sexual; por ser pobre. Y en todas las categorías las mujeres lo perciben más que los hombres.

2. Desmovilización ciudadana ante lo público. El 55% de las personas encuestadas no sabe qué hacen su alcalde ni el gobernador. 30% dijo que simple y llanamente no le interesa, otro 30% que no tiene tiempo. 

Aparece además uno de los principales males de la democracia: la desconfianza, pues casi el 40% de la ciudadanía cree que no tiene nada de influencia en las decisiones de gobierno. Esa cifra casi se duplicó en comparación a 2016.

La falta de politización, y por ende, de espacios de organización y presión, es una realidad en Monterrey ¿Por qué el trienio pasado la y los alcaldes podían darse el lujo de poner en entredicho su participación en la plataforma Alcalde Cómo Vamos? Sencillo: el costo político de hacerlo era bajo.

3. La conformidad aparente de la ciudadanía. Este punto resalta contradicciones que requieren análisis. Por ejemplo, a pesar de las dificultades económicas, hay gran optimismo: el 80% cree que le irá igual de bien o mejor. Otro: aunque para el 60% de la ciudadanía ir al trabajo es su principal motivo de viaje, solo el 4% se mudaría para estar más cerca de él ¿Qué es lo que consideramos deseable y valioso del lugar donde vivimos?

Estremece que solo el 8% de la ciudadanía considere la violencia familiar como el principal problema público, cuando Nuevo León fue el tercer lugar en feminicidios durante el 2018, el delito de violencia familiar es el más denunciado en el Estado y está activa la Alerta de Violencia de Género para 5 municipios.

Apilo conclusiones por falta de espacio: a) Aunque la desigualdad es evidente desde múltiples ángulos, combatirla no parece estar en la agenda pública como prioridad. b) Una lectura superficial de los datos nos haría suponer que buena parte de la población está feliz, o cuando menos conforme. Mi tesis es contraria: creo que estamos adormecidos políticamente. Se une la decepción hacia lo público con la “cultura” de la solución del trabajo y los problemas en el fuero individual (el mantra de “la solución está en uno mismo” como gran desarticulador). c) Si se tiene una población desinteresada y desmovilizada, la clase política confía en que el costo de fallar es barato. d) El reto desde la sociedad civil está en generar espacios constantes de activación, reflexión y movilización política, que mantengan constancia y sobre todo, que lleguen a todos los estratos sociales.

Mi propuesta inicial es sencilla: así como se habla de urbanismo táctico, esas pequeñas intervenciones para tomar y visibilizar el espacio público, hay que hacer politización táctica. Tomar el espacio público, abrir conversaciones, generar encuentros. Ir a la base. No temer generar organización popular genuina, ahí donde los partidos han copado lo que llaman “tierra”, que no es otra cosa que la compra y control de la movilización política en los espacios más vulnerables. 

Finalicé mi intervención con esta cita de Slavoj Zizek: “Lo fantástico de nuestra tradición democrática es que la imperfección está dentro del sistema. Forma parte  de la capacidad de la democracia para ser crítica consigo misma”. Aunque evidentemente nuestra tradición democrática es débil, el futuro no está escrito: hay que movilizarlo. 

Aprobación de “el Bronco” en 22%: Cómo Vamos Nuevo León

Comparte este artículo:

La plataforma Cómo Vamos Nuevo León presentó este viernes su encuesta “Así Vamos 2018”, donde se mostraron los porcentajes de aprobación de los alcaldes que culminaron su trienio el año pasado y del Gobernador. Mientras los Alcaldes salieron en su mayoría bien evaluados, el Gobernador obtuvo solamente un 22% de aprobación entre los encuestados.

De acuerdo a la encuesta levantada, Jaime Rodríguez Calderón “el Bronco” paso de tener un 30% de aprobación en 2017 a un 22%, estro tras su “aventura Presidencial”.

Por otro lado, en la evaluación también se preguntó a  los ciudadanos sobre sus hábitos de movilidad y traslado, y sus percepciones en materia de seguridad y de participación ciudadana. Además, de servicios públicos municipales y estatales.

Al evento asistieron los Alcaldes de Guadalupe, San Pedro, San Nicolás, Santa Catarina y Apodaca; por parte del Gobierno del Estado asistió el coordinador Ejecutivo, Gerardo Guajardo. También asistió el Senador panista, Víctor Fuentes.