#Kleroterion: “¡La despresurización del sistema!”

Comparte este artículo:

Existe una palabra que estoy seguro en cada población, municipio o en cualquier parte del país conocen. Me refiero a “cárcel” y por supuesto, lo primero que nos viene a la cabeza es cárceles llenas, motines, readaptación inexistente, escuelas del crimen, homicidios, mala higiene, etc. Por lo que es importante hacer una reflexión del sistema penitenciario en nuestro país.

Para empezar debemos entender que este sistema es un componente de la Seguridad Pública y se organiza por una serie de instituciones, que como meta principal, buscan la reinserción social, en este caso, de las personas que son internadas.

En primer lugar, debemos saber que en el país hay 210,991 personas presas, de las cuales el 26.2 porciento ya habían sido recluidos y el 73.9 porciento era la primera vez y no contaban con antecedentes penales de acuerdo al INEGI. Asimismo, dichos reos fueron encarcelados por diversos delitos como robo en sus diversas modalidades, violencia familiar, posesión de drogas, secuestro, portación ilegal de armas, violación, lesiones, homicidios, lesiones, daño en propiedad, entre otros, y aproximadamente la mitad de los reos tienen entre 28 a 34 años.

Ahora bien, es muy importante señalar que las prisiones en el país, ni siquiera cumplen con la normatividad internacional conocida como “Reglas Mándela”, o Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos adoptadas por las Naciones Unidas en 1955 y que tienen como principios fundamentales:

1) Que el sistema penitenciario no deberá agravar los sufrimientos que implican la privación de la libertad y el despojo del derecho a la autodeterminación de las personas detenidas;

2) Que todos los reclusos deben ser tratados con el respeto que merecen su dignidad y su valor intrínseco en cuanto seres humanos;

3) Nadie será sometido a tortura ni a tratos crueles, inhumanos o degradantes;

4) Se tendrán en cuenta las necesidades individuales de los reclusos, en particular las de las categorías más vulnerables en el contexto penitenciario;

5) Se deberán reducir al mínimo las diferencias entre la vida en prisión y la vida en libertad;

6) Las medidas privativas de libertad tienen por objetivo proteger a la sociedad contra el delito y reducir la reincidencia y,

7) Los objetivos sólo pueden lograrse si se ofrece a las personas presas educación, salud, formación profesional y trabajo, así como otras formas de asistencia apropiadas que brinden herramientas para lograr su reinserción en la sociedad tras su puesta en libertad.

Es así que desgraciadamente nos damos cuenta que estas reglas en muchas cárceles mexicanas o en su totalidad, están muy distantes, sabemos que México las adoptó, pero en estricto sentido el sistema penitenciario al parecer no las aplica, ya que nos damos cuenta que los presos están en una situación de riesgo permanente, aparte de que constantemente son violados sus derechos humanos, para empezar en las condiciones de hacinamiento en las que se encuentran.

De acuerdo al Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistemas Penitenciarios del INEGI, existen 267 centros penitenciarios estatales y municipales, donde más de la mitad tiene sobrecupo, además de que al menos 10 sobrepasan su número entre 300 y 600 por ciento, ¡sí, 600 por ciento!, lo que sin duda, nos hace ver que el primer problema para llevar a cabo la verdadera reinserción o readaptación social es el sobrecupo. Por ejemplo, hay espacios que son para un reo y habitan hasta seis internos, y en otros análisis se han verificado celdas para 4 personas, en donde hay más de 20 internos.

En la mayoría de los penales de los estados con sobrepoblación, otro problema es que están mezclados reos locales con federales, pero curiosamente en más de 15 centros penitenciarios federales no están ocupados en su totalidad y por supuesto, no internan reos estatales, por lo que de acuerdo a datos oficiales por el Gobierno Federal, en México hay más de 34 mil presos en condiciones de hacinamiento.

Es entonces, que el problema de sobrepoblación es uno de los factores principales que ponen en riesgo al reo y deteriora cualquier condición de readaptación y reinserción social, lo anterior, expuesto por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Pero, ¿qué conlleva el hacinamiento?, para empezar, en el 54 por ciento de las cárceles en México, los internos toman el control a través de la violencia sobre el resto, además de que es demostrado por estudios de la CNDH que la mayoría de las cárceles que sufren de sobrepoblación tienen graves carencias, como la falta de higiene, la clasificación entre sentenciados y procesados no tienen actividades laborales, capacitación, recreación, la alimentación no es adecuada y suficiente, por supuesto las condiciones para dormir son casi nulas, además de que son notorias las ausencias del personal de custodia, lo que provoca que no haya prevención de incidentes de violencia, entre ellos los motines, homicidios, fugas o riñas, por otro lado también hay deficiencias para los programas de desintoxicación y prevención de adicciones.

Estamos convencidos que los tres ordenes de Gobierno deben tener entre sus actividades principales la transformación del sistema penitenciario en México, para que las cárceles no sigan siendo escuelas del crimen, llenas de corrupción, drogas, armas, delitos, por lo que es primordial para poder empezar a corregir estas problemáticas y tener avances en una real readaptación social, empezar a despresurizar los centros penitenciarios.

En mi estado Nuevo León, se tiene una población penitenciaria de 7070 presos, los cuales 2990 son del Penal de Topo Chico, 1787 de Apodaca, 1903 de Cadereyta, 366 del Centro Único para Mujeres y 24 adolescentes.

Por lo anterior, fue que el estado con la ayuda del Gobierno Federal, hizo lo correspondiente, ya que en pasados días se trasladaron con total éxito a más de 500 reos de alta peligrosidad del penal de Topo Chico, Apodaca y Cadereyta, con destino a diversos penales, lo que sin duda, nos coloca entre una de las acciones más exitosas del país por lo que conlleva tal situación.

Cabe mencionar, que todos los operativos fueron supervisados por integrantes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, especialistas en sistemas penitenciarios, así como 1600 elementos estatales, federales y militares. El traslado se hizo vía terrestre por medio de autobuses, pero en el caso del traslado de internas que fueron dirigidas al Penal de Morelos, fue por vía aérea.

Concluyo diciendo que con estas acciones estamos seguros que se logrará un vuelco en el sistema penitenciario del estado, al despresurizar estos tres penales, evitaremos futuros problemas como motines, delitos, riñas, etc., además de tener controlados en su totalidad a todos y cada uno de los reos, buscando lograr el motivo por el cual fueron hechos estos centros, la readaptación y reinserción social; por lo que este mega operativo entre los gobiernos federal y estatal, es sin duda una muestra de que estamos en la misma sintonía, que compartimos la necesidad que uno de los problemas que acontece en México es la mala readaptación social y debemos empezar por fortalecer todo el proceso penal y el sistema penitenciario, convencidos que con esto no se cambia el sistema de la noche a la mañana, pero es un gran comienzo, ya que sabemos que al despresurizar los penales, comienza “la despresurización del sistema”.

El banco central, la política monetaria y el crecimiento económico en México

Comparte este artículo:

Existe una relación estrecha entre la política fiscal y la política monetaria. El gasto del gobierno puede ser financiado a partir de tres fuentes: recaudación a través de impuestos, endeudamiento (interno o externo) o emisión de papel-dinero. 

La razón por la cual el gobierno prefiere la última fuente sobre la segunda es por dos factores: por un lado, mientras los bonos poseen un costo (pago por servicios de la deuda), el dinero no acarrea intereses; por otro lado, el llamado impuesto inflacionario perjudica a los ahorradores y beneficia a los deudores. En este caso, si financia su gasto a partir de la emisión de dinero, éste es usado antes de que el aumento en la masa monetaria afecte los precios. De esa manera, para el público, la inflación representa un impuesto al consumo, ya que se desvaloriza la moneda y, por ende, ésta posee un menor poder adquisitivo.

Empero, la inflación tiene efectos nocivos para el bienestar social en general. Por un lado, distorsiona los precios relativos entre bienes y, por el otro, merma la acumulación del capital, es decir, desincentiva la inversión. 

La economía mexicana vivió periodos de hiperinflación en los años ochenta como consecuencia de políticas fiscales deficitarias y políticas monetarias expansivas. Es bueno que el consciente colectivo mexicano lo tenga presente. Asimismo, el gobierno ha aprendido del pasado y, ante ello, ha procurado cuidar los indicadores macroeconómicos. Ello fue posible, en parte, gracias a la autonomía del Banco de México.

El banco central tiene como prioridad velar por la estabilidad de los precios, lo que se traduce a mantener el poder adquisitivo del peso mexicano. Desde su autonomía, a principios de los noventa, este objetivo se ha cumplido en términos generales.

Empero, ¿el banco central sólo debe contener la inflación? o ¿es capaz de incentivar el crecimiento económico?

Estas preguntas entran a colación debido a que el próximo jueves (28 de marzo) la Junta de Gobierno de Banxico decidirá si mantener o no la tasa de referencia interbancaria (la tasa a la que se prestan los bancos). 

Existen múltiples factores de los que depende la decisión del Banco. En primer lugar, el miércoles pasado (20 de marzo), la Reserva Federal anunció que la tasa de referencia se mantendrá entre 2.25 y 2.5 en lo que resta del año. 

En la jerga monetaria la actitud de la FED se le denomina dovish (en contraposición con hawkish) e implica que el Banco desea incentivar la economía estadounidense. ¿En qué sentido? Manteniendo a una tasa baja el costo del dinero, es decir, promoviendo el crédito y con éste la inversión. 

Esta conclusión a la que llega la FED se alimenta de dos aspectos: una inflación esperada de 1.8% para el 2019 y el ajuste a la baja del crecimiento de la economía estadounidense (1.9-2.2%).

Asimismo, en el contexto internacional, las expectativas de crecimiento se encuentran a la baja, ante lo cual los bancos centrales del mundo han adquirido una postura laxa frente a la política monetaria; es decir, han incrementado el monto de dinero en circulación, lo que se traduce en tasas de interés más bajas. 

Actualmente en México, la tasa de referencia interbancaria a 28 días es de 8.5125%, muy por arriba de la de Estados Unidos. Si bien México posee un mayor riesgo, por lo cual debe de ofrecer una mayor tasa, la brecha es muy amplia. México posee, entre los países en desarrollo, las tasas más altas, sin contar a Argentina y Turquía, economías en situaciones de alerta.

Los bonos mexicanos, a la tasa actual, son bastante atractivos, más para aquellas economías que hoy tienen políticas monetarias laxas; sin embargo, debido a la amplia brecha, el Banco de México podría aventurarse a reducir la tasa de referencia interbancaria y, con ello, incentivar la economía nacional. Esta posibilidad se refuerza ante el anuncio del día de ayer (22 de marzo) del INEGI sobre el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC): la inflación anual es de 3.95%. Aunque el nivel de la tasa de crecimiento de los precios se encuentra por arriba de la inflación objetivo de Banxico (3%), a mi parecer está en niveles sostenibles.

Para combatir la pobreza, la economía mexicana debe de crecer a tasas cercanas al 5% anual. Actualmente, ante el panorama de desconfianza en el gobierno federal y el contexto de desaceleración de la economía mundial, el Banco de México puede ser un elemento, entre muchos otros, que ayude a impulsar la economía nacional.

De la Fórmula Uno y el apoyo federal

Comparte este artículo:

Las redes sociales son un cúmulo de desinformación. Sin embargo, me cuesta trabajo, habiendo cursado la carrera de periodismo, pensar que es culpa de Mark Zuckerberg o del tío raro de tu familia que comparte memes asumiendo automáticamente su veracidad. El ser humano tiende al sesgo confirmatorio: buscar información que ratifique su modo de ver el mundo. Por poner un ejemplo inerme: si eres de la CDMX y creciste con la idea de que las quesadillas no deben de llevar queso, vas a creer, compartir y repetir la falsa información que la palabra quesadilla tiene su origen del náhuatl “quetzaditzin”. 

La victoria de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones del 2018 ha traído consigo una serie de fenómenos interesantes. Uno de los que he percibido es el súbito interés por la vida pública de México. Por parte de la gente se pasó de un «pinches políticos siempre son lo mismo» y «el cambio está en uno, no importa quién gobierne», a un fatalismo apocalíptico o un optimismo desaforado. Y por parte de los medios masivos nos encontramos que, al perder gran parte de su ingreso por la disminución de los recursos públicos (aparte de rellenar sus webs de publicidad, te estoy viendo MILENIO), han apostado a un bombardeo incesante de cada detalle de lo que ocurra en la vida pública, sobre todo enfocado en los diferentes niveles de Morena. Donde antes se pregonaba una integridad periodística, ahora son pocos los medios que se toman el tiempo de investigar la veracidad de la noticia, o peor aún, si aquello vale la pena ser noticia. 

No quiero, ni pretendo ser la brújula que decida lo qué es válido publicar o no; además, entiendo y aliento los intereses que puedan mover la balanza de los medios. He seguido las noticias, a mi pesar, diariamente desde hace más de 15 años. Uno de mis primeros y más permanentes recuerdos es ver a mi padre leyendo El Dictamen y el Notiver, y de presenciar eternas y soporíferas discusiones políticas que tenía con mi abuelo. No me considero aún un experto en el análisis político, pero asumo que tengo cierta sapiencia para poder distinguir, analizar y profundizar la información, pese a mis propias inclinaciones y sesgos filosóficos. 

Para mucha gente este consumo de medios es nuevo y como todo lo que parece sencillo, no lo es. Esto ha pululado las redes sociales de desinformación, que comienza desde compartir noticias evidentemente falsas, asumir conclusiones de editorialistas sesgados, hasta creer que el número de retweets o de veces compartidas en Facebook, de alguna manera hace que un análisis mediocre, o falso, pase por verídico. Hay personajes, como Chumel Torres que, al tener un número significativo de seguidores, genera información que a su vez es compartida, repetida y asumida como verdad o trascendente por millones de mexicanos. Esto obvio, sin dejar en claro que su opinión es sólo eso, y que todo viene desde sus propios sesgos e intereses económicos. 

Uno de los recientes casos, y el que me llevó a comenzar a desmenuzar este tipo de desinformación es el de la cancelación de la Fórmula Uno en la Ciudad de México, ya que a través de Facebook y twitter se ha visto repetido en diferentes formas, muchos argumentos criticando la anulación de este evento, que a primera instancia podrían parecer válidos, pero que no toleran el escrutinio.

Cancelación del evento: se ha comentado que el Presidente decidió cancelar el evento, lo cual es falso. La Fórmula Uno en México fue traída por la empresa CIE (Corporación Interamericana de Entretenimiento), la más grande en ese rubro del país. La empresa y la F1, en el 2014, firmaron un contrato por 413 millones de dólares, para así traer a México el evento por cinco años. De esa cantidad, 213 millones de dólares fueron pagados por el gobierno federal, a través del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) (1).  Para renovar y asegurar la fecha del evento, y así mantenerlo en el país, se tenía que renovar el contrato con la F1 antes del 28 de febrero del 2019, y esta vez, el gobierno federal tenía que pagar 45 millones de dólares anuales, o 225 millones de dólares. (2)

El presidente, desde el 19 de febrero declaró que el gobierno federal no aportaría el dinero para dicho evento (2). Al pasar la fecha pautada para la renovación del contrato, la F1 en México no queda cancelada. Lo que sí sucede, anunciado el primero de marzo del año en curso, es que los organizadores pierden el derecho preferencial para conservar la fecha para el evento del 2020. (3) 

En resumen: el evento de noviembre del 2019 no está cancelado, pero sí se canceló el apoyo gubernamental para la renovación de los siguientes años. Según CIE, y el gobierno de la CDMX están buscando financiamiento alterno para dicho evento (4)(5). Los fondos previamente utilizados para este evento pasaron a la construcción del Tren Maya (1). 

La derrama económica: una de las críticas más aireadas que se repiten en las redes sociales, es la pérdida de la derrama económica que habrá, al menos, en la Ciudad de México. La idea, a primera instancia, parece lógica y correcta, aunque se arrojen unas cifras estratosféricas. La aritmética suena sencilla: gobierno invierte en un evento, la derrama económica aumenta y, por consiguiente, la recaudación de impuestos y el ingreso del mexicano también crece. Sin embargo, existen estudios especializados en la economía deportiva (6) basados en las ciudades cedes del Super Bowl, en los que economistas aseguran que los ingresos para las ciudades esta sobreestimado y que, en verdad, lo único que sucede es que se redistribuye la derrama y el gasto en la ciudad en diferentes meses. (7)

Tomando en cuenta estas investigaciones, busqué las cifras de los indicadores de turismo de la CDMX, enero-diciembre del 2008 al 2018 (8). Y para evitar cualquier posible filiación partidista, comparé la emisión del 2017, cuando aún estaba en turno el gobierno de Miguel Ángel Mancera. (9)

Aquí podemos encontrar que el crecimiento en la derrama económica de los turistas hospedados en hoteles en la CDMX, se ha mantenido con un crecimiento marginal. En la década fue de alrededor del 13%, lo cual indica un crecimiento anual promedio del 1.3%. Siendo aún más específico, del 2015 (el primer año de la F1) con respecto al 2014 hubo un decrecimiento de alrededor del 9%. Para el 2018 esta cantidad se habría recuperado, llegando a las cifras del 2014. Este mismo efecto se observa en el gasto promedio por turista.

En la gráfica de la creación de empleos, podemos observar un crecimiento en los últimos diez años de alrededor del 27%. Lo que significa un crecimiento del 2.7% promedio en cada año. Y si vemos el crecimiento de 3% del 2014 al 2018 el promedio se mantiene muy a la par al crecimiento laboral del resto del país. (9)

En los últimos años ha habido cambios en el tipo de turismo que llega a la ciudad, el más reciente: el hospedaje de hoteles de cinco estrellas superó a los de una estrella. Sin embargo, en el 2012 fue la primera disminución y comenzó una tendencia a la baja el hospedaje en los hoteles de una sola estrella, y el alza de los de cinco estrellas, tres años antes de la Fórmula Uno. Así también en el 2012 hubo un incremento significativo en el hospedaje en los hoteles de cuatro estrellas, rebasando a los de una y dos en cantidad de huéspedes, sin embargo, en el 2017 fueron superados, una vez más, por los de dos estrellas. Los hoteles de tres estrellas se mantienen en relativa estabilidad desde el 2015, siendo estos los que más huéspedes reciben en la ciudad.

En resumen, se puede apreciar que el turismo de la Ciudad de México ha tenido un crecimiento estable. Sin embargo, no se pueden observar efectos significativos desde la implementación de la F1 en la ciudad. Esto no quiere decir que no los tenga, ya que se podría argumentar que el crecimiento marginal de estos últimos cuatro años analizados es en relación directa a los eventos de Fórmula Uno, sin embargo, no he encontrado datos que lo vinculen.

Pérdida de ranking: Se repite el argumento que la pérdida del turismo extranjero por la falta de la F1 bajaría a México del ranking de los países más visitados del mundo. Del 2015 al 2017(10) México creció un 12% en captación de turistas, pasando del lugar 10 al seis en el ranking de la Organización Mundial de Turismo. Sin embargo, existen datos muy variados dentro de la misma Secretaría de Turismo mexicana (SECTUR) acerca de la reciente aceleración (11) o desaceleración (12) del turismo en México. Según datos de la INEGI en la Encuesta de Turismo de Internación (encuesta que excluye la zona fronteriza) (13), México recibió 31 millones 683 mil visitantes durante el 2018, y durante el 2017, 30 millones 163 mil.  Para comparar mes con mes vemos que, en enero 2018 y enero 2019, hubo un crecimiento del 3.73% en visitantes según la INEGI. Por el tema de la Fórmula Uno, hice un comparativo entre los meses de octubre y noviembre del 2017 y los del 2018, y se vio una disminución turística ligera del 0.9%. 

Por último, según datos de Stubhub(14)  en el gran Prix del 2018, de la asistencia total de 337,043 personas (en los tres días del evento), el 29% fueron de procedencia extranjera, por lo que nos daría un total de un poco menos de 98 mil extranjeros asistiendo este año. Un crecimiento de cerca del 8% con respecto al año anterior. Durante el 2018 la CDMX recibió 13 millones 982 mil 209 turistas hospedados en hoteles, de los cuales 3 millones 163 mil 907 fueron extranjeros (8). En caso que la pérdida de los asistentes a la F1 fuera irreparable, implicaría una disminución del 3.09%.

En resumen: La pérdida de turistas internacionales que aporta la F1 a la CDMX es significativo, aunque, nada parece indicar que no se reacomodaría y distribuiría en otros meses del año. Así también, durante el primer mes del año, según la INEGI no hay rastro de una pérdida de ingreso turístico. Aunque existen nuevos reportes que los datos de la INEGI deben ser tomados con ciertas reservas (15).

Mi interés por compartir mi recopilación informativa no es la de aplaudir una decisión del gobierno en turno. Tengo mis propios sesgos y mis propias ideas políticas con las que intento luchar casi a diario. Hago esto porque este es el periodismo que me gustaría que existiera en México, uno que encuentre datos y profundice. Espero, también, que esto se haga en las decisiones gubernamentales, aunque todo pareciese indicar lo contrario.  Considero que la información verídica y que expone sus preferencias partisanas o intereses económicos generará una población con mayor criterio electoral, y con una mejor capacidad de discernir de entre la bilis que genera la política y el (a veces poco) raciocinio que impera en esos rubros. El cinismo que la política genera, de cualquier lado de la balanza, no aporta sustancia a la discusión, ni a la resolución de problemas. Asumir que las cosas estarán mal por siempre, o peor aún, que mejorarán por arte de magia, o por algún caudillo héroe de pelo cano, es el verdadero peligro para cualquier democracia. Este es el inicio de una serie que espero que no tenga fin, en la cual abordaré de la manera más seria posible, las diferentes noticias falsas y malas interpretaciones de hechos que invaden mis redes sociales.

Fuentes:

1: https://www.excelsior.com.mx/adrenalina/mexico-pierde-fecha-preferencial-en-formula-uno/1299397

2: https://www.forbes.com.mx/la-condicion-de-amlo-para-que-la-formula-1-regrese-a-mexico-en-2020/

3: https://twitter.com/F1Latino_/status/1101651549841969152/photo/1?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1101651549841969152&ref_url=https%3A%2F%2Fvanguardia.com.mx%2Farticulo%2Fmexico-pierde-su-derecho-de-conservar-fecha-para-grand-prix-de-f1

4: https://www.eluniversal.com.mx/metropoli/cdmx/sheinbaum-busca-alternativas-de-financiamiento-para-mantener-la-f1-en-mexico

5: https://www.razon.com.mx/mexico/jefa-de-gobierno-de-la-ciudad-de-mexico-claudia-sheinbaum-posibilidad-formula-1-f1-realizacion-cdmx-financiamiento-evento-400-millones-de-pesos-gobierno-busca-eventos-alternos-gran-premio-de-mexico/

6: https://www.nytimes.com/2018/01/29/sports/football/super-bowl-lii-minnesota.html

7: https://www.youtube.com/watch?v=74V2duDb4Lo

8: https://www.turismo.cdmx.gob.mx/storage/app/media/Estadisticas/Estadisticas%202018/Enero%20a%20diciembre%202008%20-%202018.pdf

9: https://www.animalpolitico.com/blogueros-blog-mexico-como-vamos/2018/01/23/datos-laborales-imss-2017/

10: http://www.siimt.com/es/basico/Ranking_Mundial

11: https://www.jornada.com.mx/ultimas/2018/11/11/aumento-6-8-turismo-extranjero-en-mexico-en-2018-9582.html

12: https://expansion.mx/nacional/2019/02/11/mexico-recibe-menos-turistas-extranjeros-en-2018-que-en-2017

13: https://www.inegi.org.mx/programas/eti/2018/default.html#Tabulados

14: https://lideresmexicanos.com/noticias/la-f1-atrae-mas-extranjeros-este-ano/

15: https://www.jornada.com.mx/2019/03/13/economia/022n1eco

#Kleroterion: “Feliz Mundo con la Mujer…”

Comparte este artículo:
Como todos sabemos en este mes se conmemora el Día Internacional de la Mujer, por lo que en varias partes del mundo se realizaron movilizaciones, mítines y protestas con diversas temáticas como el aborto, el acoso, los derechos laborales, la igualdad, la injusticia, la violencia, entre otros.
Ahora bien, es en este fecha 8 de marzo de cada año, cuando mujeres de todo el mundo, sin ninguna diferencia y con total equidad, se unen para conmemorar este día, cada nación con sus diversas temáticas y posturas pero todas con una sola visión: el enaltecer, posicionar y demostrar el trabajo arduo, lucha y trayectoria de todas las mujeres, así como la igualdad, la justicia y la paz.
Pero ¿desde cuándo se conmemora este día internacional?, de acuerdo a las Naciones Unidas, la idea de un día internacional surgió al finales del siglo XIX, a continuación, hago referencia a los años que fueron trascendentes para llegar a esta conmemoración, en 1909, de acuerdo con la declaración del Partido Socialista de Estados Unidos, se celebró por primera vez el primer Día Nacional de la Mujer el 28 de febrero; en el siguiente año, 1910 en Copenhague, la Internacional Socialista proclamó el Día de la Mujer, de manera internacional, lo anterior, enalteciendo el movimiento a favor de los derechos de la mujer y con miras a conseguir el sufragio femenino; para 1911, se celebró el 19 de marzo por primera vez el Día Internacional de la Mujer en Suiza, Austria, Alemania y Dinamarca, acompañados de mítines con más de un millón de mujeres y hombres asistentes, solicitando el derecho al voto, al trabajo, a los cargos públicos y a la no discriminación; de 1913 a 1914, las rusas celebraron su primer Día Internacional, en el marco de los movimientos por la paz en vísperas de la primera guerra mundial. Para 1917, nuevamente las rusas escogieron el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda de “pan y paz”, esto como reacción ante los dos millones de soldados rusos muertos en la guerra; para 1975, las Naciones Unidas celebraron este día el 8 de marzo. En 1995 se estableció la agenda para la materialización de los derechos de las mujeres en la Declaración y la Plataforma de Beijing y en 2014, las entidades de las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales acreditadas por el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, debatieron sobre los avances realizados y los retos pendientes para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU.
Por su parte, también encontramos otros antecedentes que dieron entrada a las fechas que acabo de mencionar y que motivaron a que la fecha sea el 8 de marzo, se trata de ese mismo día pero de 1857, cuando miles de trabajadoras textiles salieron a la calles de Nueva York con el lema “Pan y Rosas”, protestando por las infames condiciones laborales, así como eliminar el trabajo infantil; por su parte el 25 de marzo de 1911, existió un capítulo terrible cuando se incendió la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist en la misma ciudad, donde murieron 123 mujeres, el cual fue derivado de una colilla de cigarro mal apagada. Este incendio dio paso a introducir nuevas normas de seguridad y salud laboral en los Estados Unidos.
Asimismo, otro precedente del día internacional fue que Nueva York y Chicago habían adoptado como el Día de la Mujer, el 28 de febrero de 1909, organizado por destacadas mujeres socialistas como Gertrude Breslau-Hunt y Corinne Brown.
Es así que en todo el mundo se celebra el Día Internacional de la Mujer, pero me gustaría hacer énfasis en las mujeres mexicanas, que estoy seguro han vencido de igual manera miles de batallas, para empezar la discriminación, los prejuicios y la inseguridad, ya que como bien sabemos nuestro país, por desgracia, se ha distinguido por ser muy desigual en este tema, pero que con la lucha de muchas mujeres como Sor Juana Inés de la Cruz, Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario, Carmen Serdán, la Dra. Matilde Montoya, Elvia Carrillo Puerto, Eulalia Guzmán, entre muchas otras, nos hemos desarrollado en una cultura de equidad, respeto, trabajo, lucha y admiración, que sin dudas marcaron la línea para que hoy en día se busque transitar por una sociedad libre de  machismo e inequidad.
Estoy convencido, que la única diferencia entre hombres y mujeres es sin duda, la cuestión fisiológica, ya que he tenido la oportunidad de trabajar y conversar con grandes mujeres que son políticas, académicas, artistas, doctoras, jóvenes, madres de familia, deportistas, en fin, luchadoras de tiempo completo, que por supuesto, me han brindado creencias y posturas que hasta la fecha, defiendo a cabalidad.
Algo muy importante es que según datos del INEGI en México hay 61.4 millones de mujeres, lo que implica más de la mitad de la población, por lo que con mayor razón debemos de avanzar en una democracia plural, incluyente y totalmente equitativa, buscando igualdad en todos los sentidos, como en buenos salarios, cargos públicos, puestos de trabajo, así como justicia y seguridad. Cabe mencionar que un ejemplo enaltecedor, es que en la Cámara de Diputados en esta legislatura se compuso por  241 mujeres, lo que implica un 48.2 porciento del total de legisladores, lo que sin duda, da muestra del gran avance que tenemos respecto a la igualdad de género.
Es entonces que desde esta sencilla columna se hace un reconocimiento a todas aquellas mujeres de lucha que han hecho que se tenga un mundo mejor y una sociedad más incluyente, conminando a seguir trabajando con las tres órdenes de gobierno y el Congreso de la Unión a mejorar las políticas públicas para una efectiva inclusión y respeto en pro de las mujeres, en los diversos escenarios que la sociedad exige, por lo que en ningún rincón del mundo puede existir un verdadero desarrollo si no son reconocidos en su totalidad, los derechos de las mujeres, donde se reconozcan sus logros y se enaltezcan y ostenten con dignidad los mismos.
Por lo tanto, estamos en el mejor momento de buscar andamiajes jurídicos para seguir avanzando de manera positiva en materia de derechos de las mujeres y de las niñas con perspectiva de género y no sólo tener la visión estratégica y moderna de las mujeres, sino todo los elementos para que nuestras niñas sean el futuro y ejemplo de una sociedad equitativa, pero sobre todo de una sociedad “sin violencia de género”.
Sabemos que todavía hay muchos aspectos qué mejorar, hay mucho trabajo por hacer, pero lo más importante es comenzar desde el pilar principal, dar el valor que se merecen a las que verdaderamente conducen nuestros hogares y nuestras vidas, que muchas veces pareciera que no se nota o más bien, no lo queremos notar, solo basta con voltear a nuestro lado, ahí están nuestras madres, nuestras esposas, nuestras hijas, nuestras hermanas, nuestras mujeres, las que nunca se cansan, las que siempre tienen una bendición y un cariño ilimitado para dar, las que siempre están dispuestas a superarse y a compartir lo aprendido, las que son profesionales, analíticas y emprendedoras, las que son justas y respetuosas, las que luchan por una sociedad mejor, por un respeto en la familia y en el trabajo, ellas son las verdaderas artífices de una buena sociedad, con democracia y respeto, por lo que concluyo diciendo una frase que en algún momento de mi vida escuché y me hizo reflexionar en muchos sentidos: “Quien educa, administra y trabaja es la mujer, ese es el verdadero poder, el hombre sólo es el poder físico… Feliz Día Internacional de la Mujer, feliz año de la mujer, feliz mundo con la mujer.

La importancia de los organismos constitucionales autónomos

Comparte este artículo:

En entrevista con Carmen Aristegui, el ex ministro José Ramón Cossio Díaz señaló el cambio institucional y normativo en el cual se dio la aparición de los organismos constitucionalmente autónomos. Siguiendo un sistema napoleónico, la Constitución de 1917 implicaba una concentración de poder en la rama del Poder Ejecutivo, sobre todo en la figura del Presidente. Se buscaba la centralización del poder ante las fuerzas centrífugas de poder regionales bajo los denominados caciques o caudillos. De esa manera, el Estado adquiría una influencia preponderante y las decisiones políticas se generaban a partir de un complejo e ineficiente entramado burocrático.

En cambio, en los años noventa y siguiendo un modelo estadounidense, el Estado comenzó a delegar algunas funciones técnicas. Los organismos constitucionalmente autónomos transformaron, mas no anularon, la teoría tradicional de la división de poderes. 

Dichos órganos representan un cuarto poder en tanto no se encuentran sujetos a ninguno de los tres anteriores. Sin embargo, ello no implica que se encuentren fuera del Estado, en tanto están regulados por la Constitución misma.

Según una tesis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los órganos autónomos poseen cuatro características esenciales: 1) deben estar establecidos directamente por la Constitución; b) deben mantener relaciones de coordinación con los otros poderes; c) deben contar con independencia financiera y funcional; y 4) deben atender funciones primarias u originarias del Estado para el beneficio de la sociedad.

Esas funciones son aquellas que poseen un alto grado de especialización y complejidad. Es decir, funciones que no deben encontrarse bajo el juego político, sino concentrarse en aspectos meramente técnicos.

Ello implica que sus funciones no se encuentran supeditadas a las visiones ideológicas o políticas, sino que se rigen por parámetros científico-técnicos o formales. 

Sin embargo, existen algunos, sobre todo entre la izquierda, que argumentan que las teorías y metodologías denominadas liberales se encuentran sesgadas ideológicamente. Inclusive existen argumentos absurdos como que el lenguaje matemático es un mecanismo ideológico usado para justificar las políticas liberales y extender la dominación burguesa. 

No niego que los sistemas teóricos en las ciencias sociales pueden encontrarse influenciados por elementos personales y sociales. Siguiendo el pensamiento kuhniano, reconozco que los conceptos y las teorías en las ciencias sociales carecen de universalidad y representan una cierta cosmovisión.

Asimismo, de forma extraordinaria Marx definió a la ideología de la siguiente manera: una visión parcial de la realidad. Sin embargo, el mismo Marx argumentaba que existía una verdad única acerca de la realidad, vislumbrada a través del materialismo histórico y la filosofía dialéctica. 

A mi parecer, las teorías sociales, incluyendo el marxismo, incluyen elementos políticos e ideológicos. Sin embargo, siguiendo a Schumpeter, pienso que existe una objetividad en las herramientas analíticas de las ciencias sociales y por ello es posible hablar de una evolución ascendente. Es decir, existen herramientas, métodos y técnicas que no dependen de la filiación política o ideológica, sino que expresan un elemento pragmático. 

Esas herramientas se traducen en funciones que se rigen por estrictos parámetros de tecnicidad y que no deben contaminarse con intereses políticos. Por ello, la autonomía de estos organismos es fundamental para cumplir sus precisas funciones. 

Hablaré de la importancia de los dos organismos que, a mi parecer, más han contribuido a la resolución de problemas y a justificar la edificación de un cuarto poder. 

El Banco de México fue una institución creada en 1925 para dar solución a dos problemas generados por el conflicto revolucionario: crear un clima de certeza de precios que atrajera  la inversión nacional y extranjera y un mecanismo de financiamiento para que el gobierno cumpliera las promesas sociales estipuladas por el Constituyente. 

Desde sus inicios, el Banco central planteó una postura conservadora en cuanto a la política monetaria y al financiamiento concedido al gobierno. El mismo Rodrigo Gómez a lo largo de su gestión (1952-1970) señaló que nunca sacrificaría la estabilidad de los precios por el crecimiento económico. 

La necesidad de su autonomía técnica -dejar de estar obligado a financiar mediante emisión de dinero al gobierno- fue evidenciada en las crisis de 1982 y 1994.

La función principal del Banco es velar por la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional. Ello lo logra a partir del control de la masa monetaria en circulación. Si bien existen críticas de su existencia -desde la izquierda hasta los denominados libertarios de la derecha liberal- no puede haber duda de su necesidad.

El otro organismo es el INEGI el cual tiene la función de generar y procesar datos estadísticos. Esta función es fundamental no sólo para el gobierno, sino para consumidores y productores. Como alguna vez señaló Friedrich Hayek, el sistema de precios es el invento involuntario más grandioso de la humanidad. Los consumidores y productores toman sus decisiones a partir de los precios de mercado con el fin de maximizar sus utilidades. Ello permite generar certeza en torno a las expectativas racionales. 

Sin embargo, el INEGI también genera datos en otros rubros, que permiten guiar y evaluar las políticas públicas del gobierno en turno. Por ello, cancelar catorce encuestas debido al recorte en el presupuesto designado al organismo puede ser nocivo para determinar la eficacia de las políticas del gobierno de López Obrador.

Como dijo el ex ministro Cossío Díaz, López Obrador propone el regreso a la ampliación de las funciones del Estado. Integrar nuevamente funciones especializadas y complejas en el Poder Ejecutivo implicaría exponerlas al vaivén de la política. 

López Obrador, quien ha aludido a una versión histórica acotada, debería reconocer la atrofia estatal cuando se busca centralizar funciones altamente especializadas.

Renuncia Felipe Gallo a SSP de San Pedro

Comparte este artículo:

El Secretario de Seguridad Pública del municipio de San Pedro Garza García, Felipe de Jesús Gallo, renunció este sábado a su cargo, esto a tan solo 115 días de haber tomado el puesto.

A través de un video en redes sociales, Gallo junto al alcalde Miguel Treviño, anunció su salida de la administración.

“Gallo me ha comunicado su decisión de renunciar. Después de analizar detenidamente los argumentos que me ha expuesto, he decidido aceptar su renuncia”, dice Treviño en el video.

Por su parte, el ahora ex mando de la Policía de San Pedro asegura que deja el cargo tras un análisis de los hechos recientes en el municipio

“He renunciado al cargo, después de analizar todas las circunstancias que se han presentado desde el inicio de la Administración. Quiero aclarar que la violencia generado es provocada por los delincuentes, no por mi personas, como se ha querido hacer creer”.

Treviño dio a conocer que por el momento él asumirá las funciones mientras envía una propuesta al Ayuntamiento.

La salida de Gallo se da tras una serie de hechos violentos en el municipio con menor percepción de inseguridad a nivel nacional, según el INEGI.

Hace dos semanas, el 9 de febrero, el Estado intervino la Policía de San Pedro a petición del Alcalde, y Gallo fue relevado por Fuerza Civil en el control de Seguridad.

Desde el inicio de la administración, el ahora ex funcionario municipal, se vio envuelto en la controversia, debido una denuncia penal por parte del entonces director del C4, por difamación, mientras que un agente vial fue ejecutado y aparecieron mantas con advertencias contra él, presuntamente de un grupo del crimen organizado.

En las últimas semanas la violencia en San Pedro a repuntado, desde el fin de semana pasado hubo una racha que incluyo robos a mano armada a plena luz del día, el asesinato de un joven que se resistió a un asalto en Plaza Tanarah y el incendio intencional de al menos cinco vehículos de la agencia Hyundai en Av. Ricardo Margáin y Av. Lázaro Cárdenas.

La tragedia de Tlahuelilpan

Comparte este artículo:

La muerte de 89 personas en Hidalgo es trágica no solo por la pérdida de vidas humanas, sino porque destapa la ruptura del tejido social que tenemos los mexicanos

Era viernes por la tarde y a mi celular llegaba la noticia de una explosión en un ducto de gasolina en el estado de Hidalgo. En ese momento la nota solamente mencionaba múltiples heridos, pero al correr el tiempo y la información, se supo que había decenas de muertos y la cifra continuó aumentando.

Tlahuelilpan es un nombre de origen náhuatl que significa “lugar donde se riegan las tierras”. Este territorio localizado en el Valle del Mezquital del estado de Hidalgo, fue uno donde se asentaron los aztecas durante su recorrido hacia Tenochtitlan.

Según datos del INEGI, el 53.1% de sus habitantes vive en pobreza moderada y 12% en pobreza extrema. Es decir, 2 de cada 3 pobladores se encuentran en pobreza. Incluso la zona de Tlahuelilpan se encuentra ligada al huachicoleo (el lugar de la explosión está a 14 kilómetros de la refinería de Tula). De hecho, hace apenas unos días una turba retuvo a un grupo de militares que se encontraba realizando tareas de combate al robo de hidrocarburos. 

Paradójicamente, el 19 de enero lo que se regó fue gasolina y la vida de 89 personas (al 21 de enero), además de 53 heridos de gravedad. El suceso por sí mismo es triste, pero igual de triste lo que se vio en redes sociales. No faltó tiempo para que la tragedia fuera tomada a broma por algunos usuarios, como si la vida de las personas fuera un juego. 

Lo que más llamó mi atención fue la manera tan fácil en que muchos juzgamos a quienes se encontraban ahí. Dichos de se lo merecen “por robar el combustible” hasta el “no debían estar ahí sabiendo del peligro que implicaba la fuga de gasolina”. 

Debo confesar que mi primera reacción fue parecida al segundo comentario, mi sentimiento fue de malestar hacia las personas, porque en mi pensamiento era ilógico que se encontraran robando gasolina de un ducto con el peligro que representaba. Pero las causas del porqué lo hicieron van más allá del gandallismo o el aprovechamiento, incluso más profundas que la necesidad. 

Testimonios de testigos relatan que había corrido el rumor de que existía una fuga de gasolina, lo que llevó a un grupo nutrido de pobladores a presentarse y sacar provecho de la gasolina que salía a borbotones. Risas, gente rociada en gasolina, vómitos por el olor, hasta familias con niños eran parte de la escena. El ejército y la policía estatal rebasados se encontraban como espectadores. 

Hasta la fecha no se tiene un conocimiento claro de qué provocó el fuego que acabó con la vida de 89 personas. Lo de Tlahuelilpan es un suceso lamentable, pero igual de lamentable ha sido la reacción que desencadenó. Burlas fuera de lugar, juicios de valor huecos. Muchos de nosotros sentenciamos sin el mínimo de información el acto sucedido. Menospreciamos sus muertes porque se encontraban robando o simplemente porque no debían estar ahí. 

Mi más sentido pésame a las familias de las personas que perdieron la vida. Toda la fuerza para los más de 50 heridos y sus familiares. Confíemos en que las autoridades hagan su trabajo, en que las causas del accidente se clarifiquen, y que en caso de haber responsables, se les juzgue y castigue. 

Por invitación directa y sin contrato, Banco Azteca manejará las Tarjetas del Bienestar de AMLO

Comparte este artículo:

Banco Azteca obtuvo la emisión y manejo de las Tarjetas del Bienestar, donde se depositarán los apoyos a los beneficiarios de programas sociales del gobierno mexicano como Jóvenes Construyendo el Futuro y Pensión para el Bienestar de los Adultos Mayoressin haber participado en un concurso o licitación pública. Fue por invitación directa, confirmó Alejandro Valenzuela, director general de esta institución bancaria.

Valenzuela aseguró que no serán la única institución bancaria que manejara los recursos de los programas sociales. Pero, como el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador lo explicó el lunes en su conferencia matutina, esto es porque a los beneficiarios que ya reciban apoyos del gobierno en la tarjeta de algún otro banco (como Bancomer o Banorte), se les seguirá depositando en esa misma.

“Las de Azteca serán para los que no estén bancarizados”, admitió Valenzuela.

Sobre los detalles de cómo fue el proceso para que se quedaran con la dispersión de los recursos federales, dijo: “se nos invitó. En algunas reuniones que tuvo con el señor Salinas (Ricardo Salinas Pliego, dueño de Banco Azteca),el presidente le platicó de algunos de sus programas y se percató que el banco tenía la infraestructura para poderlos apoyar. La instrucción que yo recibí fue apóyalo con todo (al gobierno). Ya después el propio equipo hacendario nos avisó que nos fuéramos preparando”.

De acuerdo a datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2018 del Inegi, en México 37.3 millones de personas tienen una cuenta con una institución bancaria. En  2015, ese número era de 33.6 millones. Las 5 millones de tarjetas que ya está esbozando Banco Azteca representan más que todo lo que creció el sector en tres años.

Aunque la institución bancaría ya ha hecho el esbozo de esos millones de plásticos y el gobierno federal ya anunció, la semana pasada, el arranque formal de los programas integrales de desarrollo, no existe contrato de por medio para el manejo de las Tarjetas del Bienestar.

El directivo dijo que dispersar los apoyos del gobierno federal no es algo que les vaya a dar dinero por ahora. “Estas personas no nos van a generar ningún beneficio en el corto plazo, y no se les cobrará ninguna comisión, pero la apuesta es desarrollarlos como clientes. Por ahora el mandato es apoyar al gobierno a llevar a cabo estos programas, pero vamos a irlos desarrollando (a los beneficiarios) para bancarizarlos”.

Respecto a que las tarjetas de Banco Azteca solo se usarán mientras el Banco del Bienestar (antes Bansefí) se encuentre listo para poder manejarlas, y sobre si eso representaría una pérdida de inversión para la institución que él dirige, Valenzuela aseguró que al tener la relación con los beneficiarios, aunque sea en el arranque, podrán acercarse a ellos, conocerlos y ofrecerles una propuesta de valor que complemente la que les dé el Banco del Bienestar. Es decir, su apuesta es ofrecerles después otros productos financieros.

¿Percepción de inseguridad? ¡A la baja!

Comparte este artículo:

Este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), presentó la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), en la cual se afirma que en el primer mes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la percepción de inseguridad paso de 74.9% en septiembre, a 73.7% en diciembre.

“Este porcentaje representa un cambio significativo respecto a septiembre de 2018 y con respecto a diciembre de 2017, que fue de 75.9%”, expuso el INEGI en un comunicado de prensa.

Las ciudades con la sensación de inseguridad más alta fueron Reynosa, con 96%; Chilpancingo, con 93.8%; Puebla, con 93.4%; Coatzacoalcos y Ecatepec , con 93.4%  y Villahermosa, con 92.3%.

Mientras que los municipios con menos percepción de inseguridad fueron: San Pedo Garza García, con 23.1%; Mérida, con 28.8%; Saltillo, con 30.5%; Puerto Vallarta, con 38.%; Durango, con 39.5% y Los Cabos, con 42.3%.

Ente hombre y mujeres, la percepción de inseguridad siguió siendo significativamente mayor en el caso de mujeres, en total el 77.99% contestó que se siente insegura al residir en su ciudad, mientras que el 68.55% de los hombres respondieron lo mismo en la encuesta.

De manera trimestral el INEGI mide el porcentaje de la población adulta que siente temor a ser víctima de un delito y considera que vivir en su ciudad es inseguro.

#Kleroterion: “Yo voy con la Guardia Nacional…”

Comparte este artículo:

Al finalizar el 2018, así como en este comienzo de año, hemos escuchado en medios visuales, impresos y electrónicos, el estudio y análisis de la viabilidad de la Guardia Nacional, muchos especialistas en la materia han dado sus opiniones, así como gran parte de la cúpula política también han expresado sus posturas. Por ejemplo, en la Cámara de Diputados se llevaron a cabo audiencias públicas con Gobernadores, Alcaldes, Senadores, Diputados, especialistas, entre otros; sin embargo, no restando la eficacia de estas reuniones de trabajo y más allá de los tecnicismos y razonamientos jurídicos, no se han escuchado las versiones, posturas, experiencias u opiniones de los que realmente viven la inseguridad en el país: los ciudadanos.

A la gente no le importa la seguridad pública, la seguridad nacional, la seguridad ciudadana, seguridad interior o cualquier tipo de concepto, por otro lado, lo único que saben y exigen es que haya cuerpos de seguridad cuidándolos, sin pensar que se necesite una guardia nacional, al ejército, marinos, policía federal, estatal o municipal, lo único que quieren es salir a la calle y estar en paz, poder transitar por sus colonias con seguridad, que sus hijos puedan ir a las escuelas con tranquilidad, que puedan trasladarse a sus trabajos o cualquier otro lugar, con un sólo pedimento, estar seguros, tranquilos y protegidos, por supuesto, como un derecho fundamental de cualquier sociedad.

Pero en la historia de la seguridad moderna, nos damos cuenta que hoy los únicos que pueden garantizarla son los militares y no sólo es un dicho personal, está documentado y también se tienen las estadísticas que infirieron una mejoría en muchos estados; es por esto, que en su momento, como diputado federal, investigador y estudioso del tema de seguridad nacional y simplemente como ciudadano, apoye con firmeza la ley de seguridad interior y es ahora que apoyo la instauración de la Guardia Nacional.

Ahora bien, quien diga que el país vive en una estado de excepción, pues simple y sencillamente está negando una realidad, ya que las estadísticas oficiales no son nada alentadoras; a continuación menciono a qué me refiero.

Para empezar la más reciente y conocida guerra contra el narcotráfico de los dos últimos sexenios, fueron más 250 mil las personas que fueron asesinadas en nuestro país, en un lapso de 2006 a 2018, esto con datos corroborados y expuestos por el propio INEGI, por lo que a todas luces nos arroja que de ninguna manera en nuestro país, nos encontramos en un  estado de excepción, pues queda evidenciada la necesidad de un reingeniería en la Nación en materia de seguridad, para borrar o aminorar esas estadísticas sin precedentes, con niveles que nos equipararán a países en guerra, de acuerdo al informe “Estadísticas Mundiales de la Salud 2017”, elaborado por la OMS.

Es por esto, que es necesario que el dictamen de la Guardia Nacional que ahora se analiza y discute en la Cámara de Diputados, sea aprobado a la brevedad. Sabemos muy bien que el mismo Gobierno reconoció y ahora con el entrante reconoce el fracaso en la estrategia de seguridad; estoy convencido que nuestra Nación no resistirá 12 años más de inseguridad, delincuencia organizada y el lacerante narcotráfico, por sólo decir algunos de los delitos más relevantes, no deben ser reformas para ampliar el catálogo o tipificación de delitos, es reducirlo, erradicarlo, debemos entender que deben eliminarse no aumentarse.

Hoy en día se tienen diagnósticos para la utilización de la Armada de México para las actuaciones en seguridad pública, por lo que al regularse jurídicamente mediante la Guardia Nacional, no estaríamos experimentando resultados ni juicios, estaríamos al nivel de otros países que cuentan con ella, por supuesto, con resultados benéficos y que devolvieron la seguridad en todos sus ámbitos en estados y municipios que se había perdido en su totalidad.

Explicando más específicamente el número de homicidios antes mencionados, se desprende que en el 2017, el Sistema Nacional de Seguridad Pública, registró 29,159 carpetas de investigación por homicidio doloso y 10395 en 2018, tan sólo en los primeros cuatro meses, por lo que se registra un incremento muy importante en lo que restó del año. Asimismo, todas estas muertes no significan sólo de la lucha contra el narco, también se refieren a ejecuciones, levantamientos y enfrentamientos entre grupos delictivos en todas sus facetas.

Concluyo diciendo que se debe estructurar y llevar a cabo una verdadera estrategia de seguridad, dejar atrás esas campañas electorales que durante mucho tiempo toman como bandera sólo dos temas, inseguridad y corrupción; además de tener en cuenta que culpar a las fuerzas armadas de la violencia en el país, sería tanto como exonerar a los delincuentes de sus actos.

Quitemos de nuestra memoria de seguridad en México, esa máxima de que si lo secuestraron, es por que estaba de opulento, porque tenía un carro del año, que vestía de determinada forma, que simplemente era próspero, o la violaron porque se vestía de tal manera o transitaba por lugares que no debía, lo robaron porque dejó las cosas en algún lugar y no las cuido, la pasamos siempre culpando a la víctima, pero no al delincuente, pareciera que en México se vuelven permanentes estos actos de inconsciencia social, reduciéndose a que siempre el culpable es la víctima y nunca el delincuente.