#Kleroterion: “Ciberseguridad”

Comparte este artículo:

La mayoría hemos escuchado la palabra Ciberseguridad, en noticias, redes y hasta en órganos de gobierno como la Secretaría de Gobernación con sus campañas de internet seguro, estrategia nacional y monitoreo de tiendas virtuales, sin embargo, para abordar este tema primero debemos entender sus antecedentes.

Todos sabemos que la tecnología ha crecido exponencialmente en todo el mundo, cambiando de manera permanente la forma de vivir de las personas y por ende, las sociedades. Su principal detonación se debe a la llegada del internet en los años 90, teniendo como los primeros países impulsores a Estados Unidos, Japón y la Unión Europea, posteriormente van surgiendo temas como la robótica, la digitalización, redes de datos y la conexión entre dispositivos de cualquier índole, por lo que se ve reflejada una modernización en la vida cotidiana desde lo general hasta lo particular.

A principios de este siglo la Unión Europea realizó políticas públicas con el objetivo de brindar seguridad a las personas en la red y ciberespacio, derivado de éstas se redactó el primer tratado internacional conocido como el “Convenio de Budapest”, relativo a la Ciberdelincuencia para hacer frente a los delitos informáticos y de internet, empleando una política penal común mediante el patrocinio de una legislación ordenada y con fomento de cooperación internacional. Después de el convenio se abre la pauta sobre la clasificación y tipificación de este tipo de delitos en  varios países miembros.

Para México fue trascendente tener una visión respecto a este tema, por lo que era necesario entender los procesos de tecnologías de la información y comunicación como un factor de desarrollo político, social y económico, el INEGI reveló que en México existen 81 millones de usuarios con teléfono celular, de los cuales 60.6 millones utilizan uno inteligente, lo que significa un incremento de 9.7 puntos porcentuales entre 2015 y 2016, esto no sólo representó un tema de infraestructura para el país, sino también del mundo de posibilidades y acceso a una economía y comercio digital como nunca se conoció en la Nación.

En contraparte, surgió la necesidad de cuidar y vigilar estos procesos, ya que comenzaron a existir riesgos derivados al uso de tecnologías y un número muy importante de delitos mejor conocidos como “ciberdelitos”, existiendo amenazas, riesgos, ataques informáticos, como el sucedido en estos días a los bancos Banamex y Banorte por un monto aproximado de 400 millones de pesos, por lo que los delincuentes aprovechan estas vulnerabilidades y abusan de las lagunas jurídicas en este tema, sumado a la naturaleza global del ciberespacio y la abundancia de las soberanías y marcos legales, por lo que ahora los ciudadanos son amenazados con este tipo de delitos tan sencillos pero muy sofisticados.

Después de todo esto, podemos entender que es la Ciberseguridad, la Unión Internacional de Telecomunicaciones estableció una resolución donde aprueba la definición inscrita en una recomendación, quedando de la siguiente manera: “Es el conjunto de herramientas, políticas, conceptos de seguridad, directrices, métodos de gestión de riesgos, acciones, formación, prácticas idóneas, seguros y tecnologías que pueden utilizarse para proteger los activos de la organización y los usuarios del ciber-entorno.”

Por lo anterior, fue necesario realizar políticas de Estado en materia de ciberseguridad, teniendo como primer aspecto la reforma constitucional de junio de 2013, que elevó a rango constitucional el derecho humano al internet, lo que le dio al Congreso de la Unión la competencia para proponer leyes en materia de telecomunicaciones, para dictar leyes sobre tecnologías de la información, radiodifusión, telecomunicaciones, internet,  banda ancha, postas, correos etc.

Estoy seguro que las tecnologías han servido de manera importante como herramienta en la vida cotidiana, lo que conlleva responsabilidades para garantizar el pleno ejercicio de los derechos de las personas, por lo que a mi parecer y estudio, es necesario introducir un catálogo de delitos cometidos en el ciberespacio y a su vez, perfeccionar o crear otros tipos penales, con la finalidad  de tener certeza de acuerdo a los casos en los que alguna persona pudiera ser vulnerada en sus derechos humanos, lo anterior, sin perder de vista la armonización que se tiene ante los derechos de acceso a internet y a la libertad de expresión.

Por esto, es de suma importancia que la decisión pública por la que la actuación de un derecho pueda someterse a alguna restricción o sanción debe ser totalmente justificada y motivada, pero sobre todo proporcional, en nuestro país todavía estamos en un estado de vulnerabilidad en materia de Ciberseguridad, debemos crear y adecuar nuestras leyes con propuestas eficaces, modernas y acordes al nuevo mundo tecnológico. Estamos en el entendido que México no forma parte del mencionado Convenio de Budapest, sin embargo, debemos tenerlo como referencia y formar un ambiente adecuado para cooperación internacional en esta materia.

Como premisa principal debemos entender que el ciberespacio es un mundo sin fronteras, por lo que para poder prevenir cualquier tipo de acción u omisión, es necesaria una legislación moderna, precisa y acorde a las necesidades en el país, dotando a las autoridades para poder dar seguimiento a este tipo de delitos y de delincuentes, por lo que fue considerado en Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 donde se dispuso el fortalecimiento de las capacidades institucionales en el ciberespacio y la ciberseguridad como uno punto estratégico y esencial de la Seguridad Nacional.

Por mi parte como Legislador y Presidente de la Comisión Bicamaral de Seguridad Nacional, presenté en conjunto con la diputada Sofía González Torres una iniciativa que reforma y adiciona diversas disposiciones de los Códigos Penal Federal, y Nacional de Procedimientos Penales, buscando  una medida legislativa y eficaz en el combate a los ciberdelitos.

Los avances tecnológicos son de vital importancia en la actualidad del país, siempre y cuando exista regulación y protección jurídica para los ciudadanos.

 

#Kleroterion: “Luis Pazos, la estadística de la Desolación”

Comparte este artículo:

En estos días tuve la oportunidad de leer el libro “La Herencia de EPN”, del multicitado autor Luis Pazos, donde me pareció alarmante una serie de gráficas donde menciona que en este sexenio se retrocedió en diversos temas como seguridad, confianza, economía y paz social, dejando una herencia costosa para el próximo Presidente.

Respecto a la inflación, subimos de 3.57% a 6.7%, la devaluación subió de 26.3% a 49%, un dato también importante fue como lo llama el autor, la precarización  de salarios la cual se elevó de 28.1% a 32.5%, los ingresos por impuestos subieron de 9.8% a 13.2%, otro tema relevante para México es la deuda pública, que se incrementó de 37.7% a 48% contemplando interna y externa, la deuda de PEMEX subió un 50.2% y el porcentaje de gasolina importada respecto al consumo nacional incrementó de 48% a 72% y en el caso de las tomas clandestinas subió un 568.6%.

Un tema de mucha importancia para una gran cantidad de mexicanos adultos mayores, es el tema de gastos de pensiones y jubilaciones, donde se tuvo un aumento de 62.4%, así como el índice de percepción de corrupción, penosamente nos colocó en el peor lugar  en los últimos 10 años, el robo a negocios incrementó 15.7%. Todo lo anterior por supuesto no lo supuso el autor, son datos arrojados por instancias oficiales como SHCP, BANXICO, INEGI, PEMEX y Transparencia Internacional.

Dentro de los diversos temas que el autor desprende, encontramos que en el presente sexenio, el verdadero resultado de la situación económica fue negativo, aún presumiendo que es el gobierno del empleo, ya que en gran parte no significaron empleos nuevos, por ejemplo, muchos trabajadores informales sólo fueron regulados. Respecto a PEMEX, sólo se incrementó el endeudamiento y saqueo, así como el alza de tomas clandestinas.

Por otro lado, señala que en el actual gobierno llegó a récords inimaginables en diversas materias, desgraciadamente no son temas favorables, se refieren a  inseguridad, robos, homicidios, devaluación y un tema tan mencionado en México, la desviación de recursos federales y el enriquecimiento ilícito de gobernantes, pero sobre todo la impunidad.

En cuestiones de partidos políticos menciona un aspecto muy interesante del PRI, cuando el Presidente de la República en turno es de ese partido, los Gobernadores se manejaban por instrucciones de él en todos los aspectos, pero en los sexenios que no fueron Priistas, los Gobernadores se convirtieron en los verdaderos  “reyes” de sus estados, así como de su propio partido, ellos eran los que designaban a sus Diputados y Senadores y al siguiente Presidente de la República, por lo que no le daban cuentas a nadie, lo que los convertía en verdaderos Estados “Libres y Soberanos”.

Muchos de estos poderosos Gobernadores, fueron los principales aportadores económicos para apoyar al actual Presidente Peña Nieto, desgraciadamente fueron millones de recursos ilegales, ya que yacieron principalmente de recursos federales, tales ejemplos se reflejaron en estados como Coahuila, Tamaulipas y Veracruz, que generaron una corrupción inimaginable en sus estados, aunado a el apoyo ilegal que tuvieron estos con el crimen organizado, por lo que estos grupos criminales se sintieron con la libertad de traficar drogas, secuestros y hasta cobrar derechos de piso con total impunidad, así, en conclusión, el regreso del PRI a la Presidencia sólo incrementó la violencia y corrupción.

Otro tema tan sensible en este sexenio fue la impunidad, encontrándonos en un penoso cuarto lugar a nivel mundial, es muy triste ver que existieron muchas denuncias relativas a corrupción, además de tener los elementos suficientes para proceder legalmente, pero nunca prosperaron, lamentando más cómo en otros países con menos elementos se encarcelaba a funcionarios públicos y hasta presidentes, siendo esto una muestra más de la impunidad y corrupción.

Existieron denuncias acerca de la triangulación de recursos del sindicato de PEMEX en año 2000 para el PRI, para apoyar al candidato de ese entonces,  por supuesto este tema quedó impune, en el 2012 la compañía brasileña Odebrecht entregó recursos al Coordinador de Vinculación Internacional en la campaña de EPN, lo que el autor le llamó un nuevo “Pemexgate”, por supuesto esta ayuda de la empresa se reflejó posteriormente en millonarios contratos con sobreprecios a la benefactora, nuevamente, la impunidad ganó.

El autor expone muchos ejemplos más, todos comprobados, el problema fue que después de leer este libro, no me llevo nada más que la verdad irrefutable que hemos cargado durante muchos años los mexicanos, en ningún momento menosprecio al autor, al contrario es muy adecuando documentar y dejar postrado un antecedente de lo fueron los sexenios priistas, ya que muchos de ellos y no sólo los de este partido, apuestan siempre al país de “no pasa nada” , al país que “todo olvida”, al país de “pan y circo”.

Estoy seguro que cada día el mexicano se da cuenta de la realidad de nuestro país, entiende con dolor lo que significan los actos de corrupción y por supuesto llegan al límite, porque no puede asimilar que su familia no tenga bienestar y seguridad, estoy seguro que en las próximas elecciones se votará con la consciencia, con la razón pero sobre todo con una justicia que nos merecemos todos los mexicanos.

Tal vez la mayor herencia de EPN no serán todas estadísticas, sino el odio, la desolación y la degradación de la clase política ante los ojos del ciudadano que si bien es cierto, no es toda la responsabilidad de él, pero sin lugar a dudas fue el principal responsable de esta percepción, haya sido como haya sido.

Espero que este libro en un futuro se recuerde no como “La Herencia de EPN”, sino como un antecedente de “La Herencia que nadie quiso”.

Los indecisos

Comparte este artículo:

A 66 días de las elecciones presidenciales, las piezas del juego aún están por definirse, y la certeza de un claro ganador no está nada definida, si bien es cierto que las encuestas muestran un claro primer lugar, a manos de Andrés Manuel López Obrador, existe un gran sector poblacional que aún no determina su decisión por el candidato que elegirá. Y este sector no es cualquier cosa, estamos hablando de un porcentaje de indecisos que ronda entre el 25-30% de la población con capacidad de voto, es decir, uno de cada tres sufragios no tiene la certeza electoral de a quien serán emitidos. Pero por si esa proporción no lo es suficientemente clara, veámoslo con mayor exactitud.

Para las elecciones del próximo primero de julio, el Instituto Nacional Electoral (INE) tiene registradas, en su Lista Nominal, a 89,434,997 personas con capacidad de voto. En promedio, para las elecciones presidenciales en México participa el 61.9% de la Lista Nominal, por lo que el número se reduce a 55,330,542 personas participando activamente en los comicios. 

Resultando al final en un total de 16,599,163 personas que votarán, pero aún no saben en quien depositar su confianza a través de su voto. Más personas que las que actualmente viven en el Estado de México, entidad federativa con mayor cantidad de habitantes, acorde al INEGI, en su última encuesta intercensal de 2015, donde se registraron a 16.2 millones de habitantes. 

O lo que es lo mismo, existe para estas elecciones presidenciales tantos indecisos como la cantidad de gente que vive en los siguientes estados juntos: Colima, Baja California Sur, Campeche, Nayarit, Tlaxcala, Aguascalientes, Quintana Roo, Zacatecas, Durango, Morelos, Querétaro y Yucatán. Sumando un total, entre todos los estados, de 16.96 millones de habitantes.

Así que podríamos decir que, de la cantidad de indecisos que tenemos para este año, existe la misma cantidad de ciudadanos viviendo en 12 estados juntos. Una cifra nada despreciable y que todos los candidatos presidenciales deberían considerar.

Sin embargo, a días de haber finalizado el primer debate presidencial, la certidumbre electoral no se clarifica con las presentaciones de los candidatos, cada vez parece más difícil precisar quién será el ganador de tanto voto indefinido e incierto, o las estrategias de cada contendiente por persuadir al electorado. La moneda aún está en el aire y todavía quedan dos meses de campaña, dos debates presidenciales más y una cantidad inmensurable de ataques y desprestigios entre los candidatos para lograr acaparar la mayor cantidad de indecisos, pero, sobre todo, colocarse como la principal preferencia electoral y, consecuentemente, ser el próximo presidente de México. 66 días se dicen fácil, pero en estas elecciones todo, absolutamente todo, puede ocurrir con tantas personas aún sin una decisión tomada.

Nuevos Empleos, Solución o Estancamiento

Comparte este artículo:

Esta semana salieron a relucir datos que ubican a Nuevo León como el estado que más empleos ha generado en lo que va del 2018 con 32,232 nuevas plazas formales, seguido por el Estado de México y la Ciudad de México. 73.1% de estas nuevas plazas son permanentes y el resto temporales, hay distintas metas, el gobierno estatal busca que se generen 73 mil empleos anuales mientras que la CAINTRA apunta a 60 mil y como referencia el IMSS el año pasado reportó 66 mil. El problema es que según estudios la mayoría de estos nuevos empleos son empleos de baja remuneración, la mayoría en la industria manufacturera o en grandes comercios de cadenas trasnacionales o nacionales que compiten con los comercios locales.

Es innegable decir que la generación de empleos es esencial para el desarrollo económico y el bienestar social de cualquier economía, sobre todo la de un país como México, el cual está viviendo el bono demográfico más grande en su historia, pero cuando la generación de empleos se limita solo al sector de la manufactura y de los grandes comercios entonces puede mermar la disponibilidad de mano de obra y de mercado para el desarrollo de industrias locales que pudiesen estar generando beneficios en la economía de la región.

La importancia de esto radica en que según analistas en los últimos años el crecimiento estable que ha tenido nuestro país y los bajos niveles de inflación (a excepción del año pasado por el gasolinazo) se ha debido en gran parte a la fortaleza del mercado interno, a que los mexicanos seguimos gastando y consumiendo, pero este consumo podría generar beneficios aún mayores si fuera hecho en empresas que operen con insumos locales, ya que llevarían valor a toda su cadena de producción y distribución.

México es de los países de la OCDE con una mejor tasa de desempleo al ubicarse solo en 3.3% a finales de 2017, pero somos un país con un grave problema de informalidad que también nos afecta el calculo de la desocupación real. Según el INEGI la tasa de informalidad laboral alcanza el 57% nacional, siendo Guerrero el estado más informal y Nuevo León el estado con mayor formalidad laboral, donde además, mayor porcentaje de la población radica en el sector privado.

México ha tenido en este sexenio una producción récord de empleos con más de 2 millones 200 mil empleos formados, 4 veces más que lo que reportó Calderón en el mismo período y 60% más de lo que reporto Zedillo en el mismo lapso. El reto es ver como se generan los incentivos para que la gente pase a la formalidad, se estimule a los negocios locales y se busque diversificar tanto el mercado interno como externo para no depender tanto de EUA. 

 

AMLO y el neoliberalismo

Comparte este artículo:

Somos una juventud muy distinta a la de hace cincuenta años. Las condiciones globales han mostrado grandes avances. No hay parangón.

Nos rodean paradojas: con un clic estamos conectados con el mundo, pero a la vez atomizados en la sociedad; la tecnología politiza virtualmente, pero exenta a muchos de la organización popular presencial; hay abundancia de información, pero no toda es fidedigna.

Los jóvenes somos los que definiremos el futuro del país y este año es trascendental para ello. 

Dentro de la izquierda contemporánea es difícil situar proyectos o partidos en el espectro político. Las aspiraciones de las organizaciones de avanzada – dentro del escenario internacional actual – ya no son el socialismo ni el comunismo, salvo contadas excepciones. El contexto exige una lucha más tangible: disminuir la brecha de la desigualdad.

Lo que es un hecho – y para muchos una aberración – es que la importación del neoliberalismo en México en los ochentas, ha agudizado la situación de las mayorías y ha propiciado la corrupción. Basta con ver estadísticas del CONEVAL y el INEGI para corroborarlo. Ello se ve reflejado en los ánimos de los votantes y en las encuestas realizadas en la precampaña. La posición de AMLO como líder en esos ejercicios, responde al hartazgo de diferentes sectores de la población y al despertar de otros. Lo dijo Antonio Solá, el precursor de la campaña de un peligro para México: una gran parte del electorado votará con el estómago, respondiendo a sus emociones derivadas de la situación nacional. 

La pobreza y la corrupción son los grandes problemas de México. Hoy, los tres candidatos presidenciales plantean erradicarlos. La gran virtud de Andrés Manuel ha sido obligar a sus adversarios a poner en la agenda – con cifras – el costo y el combate a la corrupción. Cada quien plantea sus formas y, en todo caso, eso lo veremos en años posteriores, de acuerdo al resultado de los comicios.

Octavio Rodríguez Araujo cierra su libro Las izquierdas en México, planteando que la lucha de MORENA y Andrés Manuel es en contra del neoliberalismo y no más. Parece poco, pero será una ardua tarea para realizar si llegara a consagrarse como presidente electo.

La coyuntura es sumamente favorable para López Obrador, ya que no sólo involucra el resquebrajamiento del sistema político y económico mexicano sino un cambio de roles en los actores que antes eran fundamentales y que tanto lo dañaron en procesos pasados. El ejemplo más claro es la modificación que se ha dado en el impacto de los medios de comunicación tradicionales en años recientes – ya no penetran en el consciente de la población -. Por lo tanto, las redes sociales son el instrumento que puede definir el proceso electoral venidero.

Su reto está en canalizar la inconformidad generalizada y orientarla para conseguir adeptos: principalmente a la juventud que será el motor de transformación del país. Si lo logra, muy probablemente sea el próximo presidente de México.

Infraestructura Educativa: ¿el problema de la educación?

Comparte este artículo:

En México existen mas de 207 mil planteles sólo de educación básica y especial. A ellos asisten más de 25 millones de alumnos y trabajan más de 2 millones de personas entre profesores y personal administrativo. Del total de número de planteles, el 86.4 % son escuelas públicas, es decir, alrededor de 179 mil.

Tal vez estos números no nos digan mucho, pero cuando eres arquitecto, investigador y pedagogo, visitas los planteles educativos y el INEGI revela que de esas 179 mil escuelas públicas, el 48.8 % de ellas no tienen drenaje, el 31 % no cuenta con suministro directo de agua, el 11.2 % carece de abastecimiento de energía eléctrica y el 12. 8% no tiene ni siquiera baños, entiendes por qué México es uno de los países de mayor rezago educativo en el mundo. Además, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, reveló que el 95 % de las escuelas no cuenta con todas las áreas necesarias para su enseñanza como: salones de cómputo, bibliotecas escolares, sala de profesores y salones para actividades culturales y artísticas. Según los últimos resultados del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés), México se ubicó en la posición 58 en conocimiento en ciencias, en la posición 56 en conocimiento matemático, y en la posición 55 en lectura. Sin embargo, un país que pretende ser mejor no debe compararse con los demás y debe de mejorarse así mismo año con año. Pero lo realmente preocupante no es que estemos ubicados en los últimos lugares de las evaluaciones a nivel mundial; lo preocupante es que estamos muy por debajo de los resultados mínimos.

Pero ¿qué tiene que ver el desempeño académico con la infraestructura? Dicen que cuando eres arquitecto, te conviertes en una de esas personas que quiere culpar a las condiciones espaciales por todo lo bueno y lo malo que nos sucede. Después de terminar mi carrera profesional y dedicarme por varios años a la arquitectura social, decidí hacer un posgrado para estudiar como se relaciona el espacio y el comportamiento de las personas. Aunado a esto, también decidí hacer otro posgrado en Educación para entender como funcionaba el sistema educativo en México. Los resultados que obtuve validaron mi pensamiento de arquitecto: la calidad de la infraestructura influye en el desempeño académico.

Hace unos años, el Banco Interamericano de Desarrollo advirtió que la infraestructura escolar podría ser una de las principales causas del rezago en aprendizaje de los estudiantes latinoamericanos, ya que las escuelas son el segundo lugar en donde los niños y los jóvenes pasan más tiempo después de casa. Las escuelas se han convertido para todos los que pasamos por allí alguna vez en nuestros espacios de convivencia, en espacios en donde nos expresamos, en espacios en donde aprendemos a afrontar situaciones problemáticas y en espacios en donde nos relacionamos con diferentes formas de pensamiento y hasta de cultura. A pesar de esto y de ser una de las tres prioridades según Enrique Peña Nieto para el país, el presupuesto para la Educación ha tenido recortes año con año. Tan solo del 2016 al 2017, la Secretaría de Educación tuvo un recorte de más 46 mil millones de pesos y la inflación en todos los servicios y materiales, ayuda poco.

Me pregunto ¿qué le vamos a exigir quienes pretenden ser presidentes este 2018? Programas sin pies ni cabeza como Escuelas al Cien que se jactan de ser los de mayor inversión en la historia de México pero que en realidad están llenos de demagogia, engaño y corrupción, sobran en este país ¿queremos un mejor país? Sabemos donde tenemos que invertir, la pregunta es ¿cómo se los vamos a exigir?

#HojaDeRuta: “Meade y los pobres”

Comparte este artículo:

México es un país medio pobre, literalmente. Básicamente la mitad de los habitantes viven -o mejor dicho, sobreviven- en esa condición. Revisar las cifras desconsuela: de acuerdo al  Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), entre 1992 y 2014 la tasa de pobreza alimentaria se mantuvo prácticamente igual.

Por más de veinte años, poco más del 20 por ciento de los mexicanos ha padecido hambre. Lo mismo ocurre en términos de pobreza patrimonial, pues durante el periodo mencionado, el 53 por ciento de la ciudadanía la ha padecido. Encontrar exactamente la misma cifra en ese indicador en 1992 y 2014 resulta escalofriante.

Durante 2016 los reportes del INEGI y Coneval anunciaron una leve disminución de la pobreza, que se atribuyó a bajas tasas de inflación y a la homologación del salario mínimo a nivel nacional durante el periodo en que fueron recogidos los datos. A esto hay que sumar la polémica entre INEGI y Coneval que se dio durante 2016 por los cambios en la metodología de medición de la pobreza, que merecieron duras críticas de voces que sospecharon un intento de “borrar” pobres.

La pequeña reducción de la pobreza observada recientemente ha sido tomada con escepticismo por organismos como el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp), órgano asesor del Consejo Coordinador Empresarial. Apenas el pasado septiembre, el Ceesp señaló que, de seguir el razonamiento de la reciente mejora, es probable que los niveles de pobreza hayan aumentado en 2017 y probablemente lo hagan en 2018, dado el repunte de la inflación, que llegó a 6.6 por ciento el pasado agosto, la tasa más alta en 16 años. Lógicamente, señalan, esto afectará el poder adquisitivo de las familias.

En el marco de la elección presidencial que se avecina, llama la atención que el precandidato del PRI, José Antonio Meade, ha formado parte del gobierno federal prácticamente durante el mismo periodo en que Coneval tiene disponibles mediciones de pobreza (1992 – 2014).

En este ámbito destacan, naturalmente, sus dos participaciones como Secretario de Hacienda y su periodo al frente de la Secretaría de Desarrollo Social. Aunque sería absurdo cargar todos los males del país a la figura del pre-candidato tricolor, la problemática trasciende su desempeño personal: Meade ha sido parte del elenco principal de un sistema que no ha parado de generar pobres y aumentar desigualdades.

Su figura simboliza una ideología que involucra una concepción particular de la economía, la política pública y el Estado mismo. La continuidad de este sistema no es una condición de su candidatura: es su candidatura.

El escenario no mejorará para el candidato oficial. La Organización Internacional del Trabajo recién anunció que durante 2018 la tasa de desempleo crecerá y habrá más personas con empleo vulnerable en el país. La realidad, necia como es, se impone.

Meade está atrapado en un laberinto cuya salida resulta casi imposible, pues no podrá renegar de un pasado que contribuyó a forjar, ni podría plantear mayores innovaciones, porque las preguntas obvias estallarían: ¿por qué no lo dijo, por qué no lo hizo eso cuando estuvo ahí?

Toda elección parte de la tensión entre continuidad y cambio. El problema del PRI es que esa tensión vive dentro del propio precandidato, y nadie puede escapar de sí mismo.

TEPJF alerta la posibilidad de recibir firmas en papel de al menos 817 municipios

Comparte este artículo:

Monterrey (30 de noviembre de 2017).- La Sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en resolución a los aspirantes a candidatos a la presidencia, comentaron que sera posible recabar firmas en los municipios a los que no se tenga acceso para emplear la aplicación desde el dispositivo móvil y podrán recabar apoyos en papel.

Un acuerdo emitido por el INE, el pasado 16 de noviembre, establece que se podrán recabar respaldos sin usar la app en 283 municipios con alta marginación.

Maria de Jesús Patricio, zapatista y aspirante independiente a la presidencia, argumento que con esta disposición impuesta por el TEPJF se limito la posibilidad de solicitar una ampliación del régimen de excepción a más ayuntamientos.

Dicha sentencia establece que quedara a resguardo la garantía de de los aspirantes a solicitar la excepción en el uso aplicativo móvil en todos los municipios donde se presenten pruebas de que existen dificultades para aplica la tecnología.

Por su parte Reyes Rodriguez Mondragón expuso que “La posibilidad de presentar un escrito solicitando esa opción en otros casos, especialmente se refiere a municipios de alta marginación, los cuales con base en este mismo indice de la CONAPO y con información del INEGI estan calificados 817 municipios”.

Agregó que “Los lineamientos excepción es posible desprender una interpretación conforme que le permite presentar en todos los casos una solicitud ante la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas y Partidos del INE para que si se aporta los elementos y las razones se justifique la utilización excepcional del formato en papel”.

 

 

Meade una señal de continuidad, asegura el PRD

Comparte este artículo:

La secretaria general del Partido de la Revolución Democrática, Beatriz Mojica, dijo esta tarde de lunes, que el virtual aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia de México, José Antonio Meade, es señal de continuidad de la actual administración.

“Meade ha sudo un funcionario que no representa ningún cambio antirrégimen, que va ser más de lo mismo”, afirmó la secretaria general del sol azteca.

Mojica, recordó que fue el ahora ex secretario de Hacienda y también en su momento ex secretario de Desarrollo Social, quien trato de cambiar el rostro de la pobreza, pero cambiando la f´prmula en el INEGI y combatiendo el problema de manera frontal.

“El dedazo se concreta una vez más y la gente tendrá que decidir, el próximo año, si quiere más de lo mismo o si quiere un cambio real de régimen.”, afirmo Mojica en entrevista con el periódico Reforma.

(Con información de Grupo Reforma)

Propuestas para una mejor Ciberseguridad en México

Comparte este artículo:

En México el acceso a internet es un derecho constitucional, se trata de una tecnología que ofrece ventajas sustanciales para el desarrollo humano contemporáneo, y por tanto se tutela este derecho, al mismo tiempo se ha hecho necesario encontrar el modo de proteger a las personas y a la organizaciones de una serie de delitos que utilizan estas tecnologías para causar daños, obtener beneficios ilegales e incluso realizar ataques a infraestructuras sensibles a los países. La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares de 2016 del INEGI, señala que en México 81 millones son usuarios de un celular, de estos  60.6 millones utilizan un teléfono inteligente o Smartphone: un incremento de 9.7 por ciento sólo entre 2015 y 2016.

A la par que las personas y las organizaciones tienen acceso a voz, texto e imágenes que facilitan sus comunicaciones, información, interacción y la posibilidad de realizar todo tipo de transacciones económicas, ocurre que están expuestas a una serie de delitos de nueva generación en el orden digital. Las pérdidas a la economía mexicana fueron de 3 mil millones de dólares en el año 2013, al año siguiente 10 millones de persona en México fueron víctimas de cibercrímenes. De acuerdo a reportes de Ciberseguridad de Norton, 689 millones de personas fueron víctimas de algún ciberdelito en el mundo en el año 2016, de estas 22.4 millones son mexicanas; ahí se calcula que el costo de los cibercrímenes en 21 países seleccionados fue próximo a 126 mil millones de dólares: 5.5 mil millones se obtuvieron como resultado de crímenes cometidos en nuestro territorio; las causas más recurrentes en México fueron: robo de equipo celular (33%), falta de contraseñas seguras (26%) y correos hackeados (20%).

Por esta razón, y considerándose garantizar los derechos humanos, la libertad de expresión y la privacidad de personas y organizaciones, la diputada federal Sofía González Torres del PVEM y el que escribe estas líneas del PRD en la Cámara de Diputados, propusimos una reforma al Código Penal Federal y al Código Nacional de Procedimientos Penales con varios propósitos públicos.

En el Código Penal Federal se propuso; a) una reingeniería normativa a los delitos con sistemas informáticos o cometidos con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación; b) confrontar con más elementos la pornografía infantil; perfeccionar el texto normativo en los delitos de Acceso ilícito a sistemas y equipos de informática; incorporar un delito, respecto al que intercepte datos informáticos, información o comunicaciones dirigidas, originadas o efectuadas en o dentro de un sistema informático o sistema que utilice sistemas de tecnologías de información y comunicación incluidas las emisiones electromagnéticas que transportan datos, información o comunicaciones; e incorporar un Capítulo III que agruparía a los Delitos Informáticos, los cuales se tipifican en: con el Abuso de Dispositivos; con la falsificación Informática; y con la Usurpación de Identidad Ajena. De igual forma, se adiciona una fracción XXII en el artículo 387 para tipificar el fraude informático.

En materia adjetiva penal, se adiciona una Sección VII relativa a los actos de investigación para obtener evidencias digitales en el Código Nacional de Procedimientos Penales, que agilizará la obtención de los medios de prueba para integrar las investigaciones de los delitos de manera ágil, eficaz y expedita acorde a las necesidades que nuestro mundo digital y nuestra ciudadanía nos demanda; además de otras disposiciones que permitirán tener una legislación robusta en beneficio de las personas y las organizaciones en México para que las autoridades puedan perseguir estos delitos con mayores capacidades.