Obra colapsada en Cumbres no tenia permisos de construcción

Comparte este artículo:

Autoridades del Municipio de Monterrey reconocieron que la plaza comercial que se estaba construyendo en la colonia Cumbres del Sol, cuya obra colapso el día de ayer y dejó por lo menos 7 personas sin vida, no contaba con permisos para su construcción.

El Secretario de Desarrollo Urbano y Ecología, Luis Bortoni, señaló, que desde noviembre de 2017 se suspendió el trámite de licencia de la construcción, que contemplaba 14 locales comerciales y 39 cajones de estacionamiento.

Además, la obra ya había causado daños a una barda perimetral que colapso y daño construcciones que se encuentran a su alrededor, incidente que fue atendido por Protección Civil de Monterrey.

“Es una construcción completamente ilegal e indebido lo que ellos realizaron; no pudieron haber hecho otra cosa más que los trabajos de remediación de la barda perimetral que se había derrumbado”, indicó.

Negó que se tratara de una negligencia por parte la dependencia, argumentando que la Secretaria de Desarrollo Urbano solo cuenta con 13 inspectores.

“Hay que señalar que en Monterrey se están desarrollando cerca de dos mil obras, más los trámites y denuncias; tratamos de hacer lo más posible de atender denuncias y quejas”.

Por otro lado, informó que la construcción esta a nombre de Gerardo Villarreal Costilla y Edna Cynthia Sánchez, mismos que solicitaron licencia de uso de suelo para la construcción y edificación para locales comerciales y servicios agrupados, el 11 de octubre de 2017.

Este es el segundo derrumbe de obras con víctimas mortales en menos de un año registrado en Monterrey.

Ofrece Felipe de Jesús Cantú apoyo a las PYMES

Comparte este artículo:

Al considerar que el Gobierno municipal actual pone muchas trabas a las micro empresas y que por ende frena el desarrollo económico, Felipe de Jesús Cantú ofreció a las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES) una Administración transparente y facilitadora.

Tras reunirse con integrantes de Iniciativa Nuevo León, que agrupa a más de 300 pymes, el abanderado panista a la Alcaldía de Monterrey se comprometió a ayudar a este sector.

“Hoy, el Gobierno municipal es un obstáculo y no ayuda al desarrollo de la industria de las pequeñas y medianas empresas”, dijo Cantú, quien estuvo acompañado de Alejandra Sada, candidata al Senado.

“Vamos a hacer la reversión para que el Gobierno municipal sí sea el facilitador y no obstaculice a nadie el crecimiento del desarrollo económico y la generación de empleos”.

Felipe mencionó que su Gobierno dará soluciones rápidas, como en el caso de permisos para nuevos negocios, que actualmente tardan hasta más de seis meses.

“Ellos necesitan que el Gobierno municipal sea un Gobierno facilitador y en ese sentido hemos hecho compromisos muy concretos como agilizar los permisos de Desarrollo Urbano, agilizar la respuesta del Gobierno en cualquier situación de seguridad y, por supuesto, la reducción de la corrupción, que fue la denuncia más mencionada”.

Cantú refirió que también impulsarán los “Shark Tanks”, eventos donde emprendedores puedan presentar sus ideas de negocio a posibles inversionistas.

“Lo que queremos”, indicó, “es que aquellos que tienen una idea, poderlos ayudar a complementarla, redondearla con especialistas de diferentes materias”.

El panista afirmó que además brindará apoyo a los negocios que se quieran formalizar y que continuará con las ferias de empleo para impulsar el desarrollo económico de la Ciudad.

#PulsoUrbano: “Mitos urbanos (Parte III)”

Comparte este artículo:

Hablemos de hábitos. En las columnas anteriores nos concentramos en algunos mitos de la planeación urbana, el mercado e infraestructura. Pero, ¿qué pasaría si viviéramos en la Ciudad de nuestros sueños y resulta que un día “por obra y gracia” tenemos la mejor infraestructura, planeación urbana y un mercado activo hacia la construcción de ciudades de escala humana? Imaginemos…

Difícilmente esa ciudad podría ser sostenida en el tiempo si no cambiamos nuestros hábitos urbanos. Eso no quiere decir que todo el cambio esté en uno, pero sí que necesitamos hacernos corresponsables desde nuestros ámbitos privados como la familia, la escuela o las empresas para generar otras costumbres, dinámicas y cultura social que lo permita.

Hay hábitos muy sencillos que podemos hacer y que si impactan en mover el mercado porque somos consumidores en el sistema capitalista en que vivimos; y sí tienen una resonancia significativa en las exigencias hacia el Estado, que con sus políticos, funcionarios e instituciones respectivas son los legalmente responsables del diseño e implementación de proyectos públicos como regulación y vigilancia de proyectos privados. Claro, esto porque somos también habitantes con derechos.

Sin embargo, es un mito que pensemos que la responsabilidad de hacer la Ciudad recae única y exclusivamente sobre los “dueños” de ese mercado o los responsables en el Estado.

La obligación moral que sí depende del individuo tendría que hacernos actuar en la vida cotidiana para promover los cambios en hábitos más importantes que representan la transformación urbana del futuro.

“La gente no camina”, pues camine más porque de hecho aunque se tenga auto en casa, todos caminamos.

“La gente tira basura”. No sólo no la tire, aprenda a autoeducarse en su consumo, reciclaje, reuso y separación de residuos.

“La gente da moches para sus trámites en las oficinas de desarrollo urbano”. Intente no alimentar a la burocracia que vive de ese monstruo llamado corrupción.

Porque si enuncio más ejemplos nos daremos cuenta que no se trata de “la gente”, sino de nosotros. De lo mucho o poco que podemos contribuir para hacer una ciudad en donde está garantizada la calidad de vida colectiva tanto como la dignidad humana.

Es un mito que lo que se hace en lo privado no genere una consecuencia en lo público, porque el entramado urbano territorial es el hogar público llamado Ciudad.