#EspacioPúblico: “Peatones seguros en una ciudad de autos”

Comparte este artículo:

Desde hace cerca de seis años, la organización a la que represento se ha dedicado al tema de movilidad peatonal. En un inicio se enfocó al tema más recurrente que encuentra un peatón en la ciudad: autos estacionados sobre el espacio público dedicado al peatón. Pero pronto nos dimos cuenta que el problema era mayor.

Con el tiempo hemos expandiendo nuestra participación hasta formar parte de consejos consultivos ciudadanos, como miembros de la plataforma de evaluación “Alcalde, ¿Cómo Vamos?, sugerir reformas a reglamentos municipales, apoyar en proyectos distritales y académicos y hoy aquí participando en este foro exponiendo nuestra perspectiva de cómo se vive hoy esta ciudad y poder ayudar en el proceso de este proyecto de ley.

Ser peatón en una ciudad como Monterrey es un reto que muchos realizan cada día, pero que también es una situación que muchos se niegan a ver. Una ciudad que por años ha dado preferencia a todo aquello relacionado con el automóvil privado difícilmente voltea a ver las necesidades de peatones , no entiende que la infraestructura es para cualquier usuario de la calle, que la ciudad mueve personas y no está hecha únicamente ( aunque así lo parezca) para trasladar autos.

En esta ciudad se aplauden los proyectos que privilegien la velocidad, el flujo continuo de autos y pone en duda la efectividad de proyectos que favorezcan a peatones y ciclistas y con mayor razón si eso implica quitar carriles, cajones de estacionamiento o incluir semáforos.

Peatones a diario caminan por banquetas en malas o muy malas condiciones, cruzan calles sin pasos peatonales claramente marcados, esperan el transporte público en lugares riesgos y en ocasiones bajan del transporte en segunda o hasta tercera fila de una avenida para después esquivar autos que invaden banquetas, espacios para personas con discapacidad, esquinas y rampas.

Ayer me quedé tarde leyendo el documento de la Ley General de seguridad vial con el que hoy estamos trabajando. Lo considero valioso por ser una ley enfocada a salvar vidas, quisiera compartir algunas de las experiencia que hemos tenido en estos años y que de alguna manera, espero, sean vistas para enriquecer el proyecto.

Algunas cifras nos ayudan a visualizarlas las condiciones de seguridad para el peatón. Siendo concretos, de acuerda a la última encuesta “Así vamos 2018”, realizada por la plataforma “Alcalde, ¿Cómo vamos?”, en la ciudad de Monterrey alrededor del 85% de los encuestados consideró que las banquetas se encuentran dañadas y con obstáculos y solo un 35 % percibe cruces peatonales adecuados para los traslados a pie.

De acuerdo al Informe sobre la Seguridad vial 2017, la gran mayoría de los hechos de tránsito que involucran fallecidos en el estado, más del 90 %, se dan en el área metropolitana de Monterrey. Pero el caso específico de la ciudad de Monterrey es alarmante ya que cerca del 56% de las personas fallecidas en hechos de tránsito fueron Peatones. Y por otro lado la mayor parte de los egresos hospitalarios son generados por ocupantes de medios motorizados, especulando un poco, los peatones ni siquiera llegan al hospital.

La seguridad para el peatón, en la actualidad, es una carrera de obstáculos muchas veces ocultos, en la que muchos participan para llegar a sus casas, trabajos o escuelas y algunos no llegan a la meta.

La seguridad vial es un tema prioritario si queremos que esta ciudad cambie en su estilo de vida y realmente se vean acciones acordes a la jerarquía de movilidad que hoy ya está por escrito en manuales y reglamentos pero poco llevada a la práctica.

Un tema que veo de gran importancia en la ley es la parte de la gestión de infraestructura, en específico la municipal. Muchos de los temas que la ley marca ya se tratan en reglamentos locales o se manejan en los discursos de ejecución de obras.

Calles completas, accesibilidad, jerarquía de movilidad, ciclovías, escala humana no es algo nuevo.

Pero que se conozcan los temas no quiere decir que se ejecuten correctamente.

La falta de estándares de calidad al ejecutar obras públicas, falta de empatía con los usuarios, presión por finalizar una obra y recursos limitados que siguen siendo aplicados con prioridad al enfoque automovilista da como resultado obras que en lugar de favorecer la seguridad la pueden dejar peor.

Una rampa de accesibilidad mal aplicada, falta de señalética en calles, incorrecta aplicación de colores en los cruces de una ciclovía, la mala ubicación de una parada de transporte o la falta de mantenimiento físico y la impunidad en el cumplimiento del reglamento de tránsito en una calle peatonal son algunos ejemplos de lo que al realizarse inadecuadamente, en lugar de ayudar a salvar vidas las pueden poner en riesgo. Estas cosas suceden, lo hemos visto en muchas ocasiones, siempre buscamos la forma de hacer las observaciones a quienes las realizan, sin embargo al señalar las fallas es común escuchar justificaciones como: “es con lo que contamos”, “lo sabemos pero no teníamos material”, “había que salir en los tiempos marcados” ó “Ya después se corregirá” (cosa que rara vez sucede) .

Este me parece el reto más importante de esta ley. Que al llegar a la gestión de infraestructura por parte de los municipios se cuente con los candados necesarios para que estándares de calidad se cumplan y se logren los objetivos de generar infraestructura segura a los usuarios del espacio público y de no ser cumplidos , se ejerzan sanciones.

Y lo anterior no lo cerraría únicamente al trabajo de obra pública municipal. Hay también un reto importante para los departamentos de Desarrollo Urbano con la construcción privada, que olvida integrar a sus proyectos el espacio público marcando diferencias entre lo que está al interior de un predio, cómo si los usuarios de la obra jamás usaran el exterior, especialmente en zonas preexistentes, en las que se promueven proyectos que generen mayor número de peatones cómo son los proyectos para El Centro de Monterrey.

Así es esta ciudad, así la hemos construido y en nosotros está también cambiarla. No será sencillo pero lo que vale la pena rara vez es fácil.

Hoy somos un estado, y en específico “Un área metropolitana”, con un alto número de hechos viales en los que se pierden vidas a pesar de contar con infraestructura, reglamentos y programas de prevención. 

Mi conclusión es que no hay ley que por sí sola salve vidas. Para que se salven vidas se requiere de una ley clara y precisa y ésta lleva buen camino, procesos auditables que ayuden a que la ejecución de la ley no pierda en el camino el espíritu para el cual fue hecha, reglamentos en los que quepa la certeza que sus usuarios han entendido y serán verdaderamente cumplidos y de ser necesario se sancione debidamente, pero sobretodo se necesita de ciudadanas y ciudadanos conscientes que al seguir reglas de convivencia en las calles se convierten en agentes de seguridad . Las vidas no se salvan por escrito, se salvan con actos.

Texto Presentado por Eduardo Quintanilla, representante de la Organización La banqueta se respeta en el Foro Regional de la Ley General de Seguridad Vial realizado en Monterrey el 4 de Marzo de 2019.

Reanudan transición; servicios no se verán afectados

Comparte este artículo:
Luego de 62 días de plantón y de que la Sala Regional ordenara que se le regresara el triunfo de la Alcaldía regia a Felipe de Jesús Cantú, el Municipio de Monterrey reanudó hoy el proceso de transición.
A una semana de que entre la nueva Administración y ser muy poco el tiempo para conocer en mesas de trabajo el estado del Gobierno municipal, se determinó que se realicen reuniones diarias y alternas entre actuales y nuevos funcionarios, señalaron Jorge Ayala y Oscar Guevara, del equipo del panista, y el Secretario del Ayuntamiento Genaro García y el Tesorero Antonio Martínez.
“Ya no nos va a dar espacio para hacer reuniones plenarias y lo que nos pidió el licenciado Cantú es que vayamos a la celeridad porque, al final del día, lo más importante es que los servicios básicos como temas de seguridad, financieros, no se detengan”, dijo Ayala.
“Hay un montón de temas sensible que hemos recogido en campaña como de Desarrollo Urbano, las obras públicas que están en proceso, el DIF, cosas que tienen que ver directamente con la ciudadanía y que no deben dejar de atenderse”.
Guevara indicó que a partir de hoy los nuevos Secretarios se reunirán con los actuales funcionaros para tratar temas específicos.
Pese a la limitación del tiempo, Ayala mencionó que la experiencia de Cantú permitirá que la próxima Administración funcione sin contratiempos.
“No es lo óptimo tener poco tiempo para la transición, pero no creo que eso vaya a afectar.
“El licenciado Cantú tiene 35 años de experiencia en el servicio público y muchos del equipo también han estado en función pública, entonces eso no debe ser ninguna excusa para que no funcionemos al 100 por ciento. Lo que no se alcance a ver lo tendremos que resolver ya en funciones”.
Ayala refirió que de encontrar prácticas ilegales, el Gobierno municipal entrante actuará conforme a la ley.
“Evidentemente no hemos tenido acceso a mucha información que hubiésemos querido tener, pero hasta no saber el estado real de la Administración, ya hasta ese momento, determinará el Alcalde qué es lo que proceda”.

Obra colapsada en Cumbres no tenia permisos de construcción

Comparte este artículo:

Autoridades del Municipio de Monterrey reconocieron que la plaza comercial que se estaba construyendo en la colonia Cumbres del Sol, cuya obra colapso el día de ayer y dejó por lo menos 7 personas sin vida, no contaba con permisos para su construcción.

El Secretario de Desarrollo Urbano y Ecología, Luis Bortoni, señaló, que desde noviembre de 2017 se suspendió el trámite de licencia de la construcción, que contemplaba 14 locales comerciales y 39 cajones de estacionamiento.

Además, la obra ya había causado daños a una barda perimetral que colapso y daño construcciones que se encuentran a su alrededor, incidente que fue atendido por Protección Civil de Monterrey.

“Es una construcción completamente ilegal e indebido lo que ellos realizaron; no pudieron haber hecho otra cosa más que los trabajos de remediación de la barda perimetral que se había derrumbado”, indicó.

Negó que se tratara de una negligencia por parte la dependencia, argumentando que la Secretaria de Desarrollo Urbano solo cuenta con 13 inspectores.

“Hay que señalar que en Monterrey se están desarrollando cerca de dos mil obras, más los trámites y denuncias; tratamos de hacer lo más posible de atender denuncias y quejas”.

Por otro lado, informó que la construcción esta a nombre de Gerardo Villarreal Costilla y Edna Cynthia Sánchez, mismos que solicitaron licencia de uso de suelo para la construcción y edificación para locales comerciales y servicios agrupados, el 11 de octubre de 2017.

Este es el segundo derrumbe de obras con víctimas mortales en menos de un año registrado en Monterrey.

Ofrece Felipe de Jesús Cantú apoyo a las PYMES

Comparte este artículo:

Al considerar que el Gobierno municipal actual pone muchas trabas a las micro empresas y que por ende frena el desarrollo económico, Felipe de Jesús Cantú ofreció a las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES) una Administración transparente y facilitadora.

Tras reunirse con integrantes de Iniciativa Nuevo León, que agrupa a más de 300 pymes, el abanderado panista a la Alcaldía de Monterrey se comprometió a ayudar a este sector.

“Hoy, el Gobierno municipal es un obstáculo y no ayuda al desarrollo de la industria de las pequeñas y medianas empresas”, dijo Cantú, quien estuvo acompañado de Alejandra Sada, candidata al Senado.

“Vamos a hacer la reversión para que el Gobierno municipal sí sea el facilitador y no obstaculice a nadie el crecimiento del desarrollo económico y la generación de empleos”.

Felipe mencionó que su Gobierno dará soluciones rápidas, como en el caso de permisos para nuevos negocios, que actualmente tardan hasta más de seis meses.

“Ellos necesitan que el Gobierno municipal sea un Gobierno facilitador y en ese sentido hemos hecho compromisos muy concretos como agilizar los permisos de Desarrollo Urbano, agilizar la respuesta del Gobierno en cualquier situación de seguridad y, por supuesto, la reducción de la corrupción, que fue la denuncia más mencionada”.

Cantú refirió que también impulsarán los “Shark Tanks”, eventos donde emprendedores puedan presentar sus ideas de negocio a posibles inversionistas.

“Lo que queremos”, indicó, “es que aquellos que tienen una idea, poderlos ayudar a complementarla, redondearla con especialistas de diferentes materias”.

El panista afirmó que además brindará apoyo a los negocios que se quieran formalizar y que continuará con las ferias de empleo para impulsar el desarrollo económico de la Ciudad.

#PulsoUrbano: “Mitos urbanos (Parte III)”

Comparte este artículo:

Hablemos de hábitos. En las columnas anteriores nos concentramos en algunos mitos de la planeación urbana, el mercado e infraestructura. Pero, ¿qué pasaría si viviéramos en la Ciudad de nuestros sueños y resulta que un día “por obra y gracia” tenemos la mejor infraestructura, planeación urbana y un mercado activo hacia la construcción de ciudades de escala humana? Imaginemos…

Difícilmente esa ciudad podría ser sostenida en el tiempo si no cambiamos nuestros hábitos urbanos. Eso no quiere decir que todo el cambio esté en uno, pero sí que necesitamos hacernos corresponsables desde nuestros ámbitos privados como la familia, la escuela o las empresas para generar otras costumbres, dinámicas y cultura social que lo permita.

Hay hábitos muy sencillos que podemos hacer y que si impactan en mover el mercado porque somos consumidores en el sistema capitalista en que vivimos; y sí tienen una resonancia significativa en las exigencias hacia el Estado, que con sus políticos, funcionarios e instituciones respectivas son los legalmente responsables del diseño e implementación de proyectos públicos como regulación y vigilancia de proyectos privados. Claro, esto porque somos también habitantes con derechos.

Sin embargo, es un mito que pensemos que la responsabilidad de hacer la Ciudad recae única y exclusivamente sobre los “dueños” de ese mercado o los responsables en el Estado.

La obligación moral que sí depende del individuo tendría que hacernos actuar en la vida cotidiana para promover los cambios en hábitos más importantes que representan la transformación urbana del futuro.

“La gente no camina”, pues camine más porque de hecho aunque se tenga auto en casa, todos caminamos.

“La gente tira basura”. No sólo no la tire, aprenda a autoeducarse en su consumo, reciclaje, reuso y separación de residuos.

“La gente da moches para sus trámites en las oficinas de desarrollo urbano”. Intente no alimentar a la burocracia que vive de ese monstruo llamado corrupción.

Porque si enuncio más ejemplos nos daremos cuenta que no se trata de “la gente”, sino de nosotros. De lo mucho o poco que podemos contribuir para hacer una ciudad en donde está garantizada la calidad de vida colectiva tanto como la dignidad humana.

Es un mito que lo que se hace en lo privado no genere una consecuencia en lo público, porque el entramado urbano territorial es el hogar público llamado Ciudad.