CVNL medirá impacto del COVID-19 en “Encuesta Así Vamos 2021”

Comparte este artículo:

La mañana de este lunes, la asociación Cómo Vamos Nuevo León presentó la Encuesta Así Vamos 2021. 

El piloto de la 5ta edición de la encuesta comenzará esta semana, marcando los meses de septiembre, octubre y noviembre para su levantamiento; diciembre y enero para la evaluación de la información y febrero 2022 como la fecha de publicación total.

La encuesta contará con una muestra de más de 4 mil viviendas en las cuales se buscará recopilar información como el porcentaje y tipo de vacunación, motivación para votar o no, percepción de corrupción en el gobierno, entre otros.

“Así Vamos 2021” constará de los 5 ejes: Movilidad, Medio Ambiente, Desarrollo Urbano, Seguridad & Justicia y Gobierno. Además, contará con una sección de conocimiento general del encuestado.

Uno de los principales cambios que tendrá esta nueva edición de la encuesta será la información recolectada sobre el trabajo del hogar y cómo es que este se reparte.

“La encuesta que veremos el día de hoy, creemos es la encuesta más amplia y de mayor alcance en lo que va de las ediciones de la encuesta Así Vamos”, mencionó Luis Ávila, director de Cómo Vamos Nuevo León.

Cabe mencionar que la elaboración de la encuesta se realizará cumpliendo con todas las medidas sanitarias como el uso de cubrebocas, careta, desinfectante y un registro electrónico de información.

Opacidad de Plan Integral de Movilidad Urbana Sustentable (PIMUS) enfrenta a Gobierno Estatal con Equipo de Transición

Comparte este artículo:

La opacidad en el Programa Integral de Movilidad Urbana Sustentable (PIMUS) enfrentó este lunes al Gobierno del Estado y al equipo de Transición del Gobernador electo, Samuel García, en lo que fue la primera reunión de Movilidad, Medio Ambiente e Infraestructura.

Hernán Villarreal, quien encabeza el equipo de transición, solicitó al secretario de Desarrollo Sustentable, Manuel Vital, abrir a la ciudadanía todos los datos del PIMUS, cuyo costo fue de 56 millones de pesos, esto tras cuestionar que la información fue entregada de forma incompleta a la plataforma “Cómo Vamos, Nuevo León”.

Vital, respondió que no es posible transparentar la encuesta, esto debido a que tiene datos personal, pero que la administración entrante tendrá la oportunidad de hacerlo.

“Cómo Vamos, Nuevo León, cuando hizo la solicitud, todavía no recibíamos el proyecto de manera terminada. Eso se le contestó en la primera respuesta que se le da a Cómo Vamos, Nuevo León, posteriormente recurren a esa situación y nosotros ya teníamos para ese entonces un avance importante. Y ahí está en línea desde entonces la información del PIMUS, la puede consultar no sólo Cómo Vamos, Nuevo León, la puede consultar cualquier ciudadano”, dijo el funcionario estatal.

Villarreal pidió entonces no sólo difundir el documento ejecutivo del PIMUS, sino toda la demás documentación, incluida la base de datos de las 20 mil encuestas de origen-destino.

“Que la sociedad en general pudiera accesar a todos los documentos yo no le vería ningún inconveniente, no sé si hubiera ese inconveniente, pero digamos que con esto se solventaría”, dijo Villarreal.

Cabe mencionar, que fue el domingo cuando “Cómo Vamos, Nuevo León” denunció que un año después de solicitar la base de datos de la Encuesta de Movilidad Domiciliaria del PIMUS, el Estado “rasuró” el estudio que le entregó.

Vital argumentó que en las encuestas origen-destino vienen nombres de las personas, domicilios y de dónde viajan, y que es información que deben proteger.

“De una vez adelanto de que conforme nosotros tengamos toda esa información será compartida ampliamente”, aseguró Villarreal.

Nuevo León 21: movilidad

Comparte este artículo:

En Nuevo León tenemos un sistema de movilidad altamente ineficiente y que resulta muy costoso para las vidas de las y los neoloneses. Esto ocurre en varios sentidos: es costoso para los bolsillos de las personas y es costoso para su calidad de vida ya que, es un sistema que degrada el medio ambiente e impacta en el recurso más valioso de la gente: su tiempo. 

De acuerdo con los últimos resultados de la encuesta Cómo Vamos Nuevo León, en promedio una persona en el Estado tarda 1 hora con 13 minutos en llegar a su destino principal, que, por lo general, es su trabajo. Si usas transporte público, en promedio te tardas casi 2 horas (115 mins) y si usas automóvil, un poco más de 1 hora (63 mins).

Si comparamos, por ejemplo, la movilidad en transporte público de la Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM) (115 mins) con datos de otras ciudades importantes de México, como Guadalajara y Ciudad de México (CDMX), vemos que viajar en la ZMM es extremadamente tardado, pues en Guadalajara y CDMX el tiempo promedio de traslado es 56 y 66 mins, respectivamente (Moovit Insights, 2021). 

Esta problemática tiene una relación directa con el intenso crecimiento de la mancha urbana de nuestro Estado en los últimos años. Si recordamos la columna pasada, sobre derecho a la ciudad, la zona periférica de Monterrey se ha vuelto más densa en un 40% entre 2000 y 2010, y su zona céntrica se ha despoblado en un 15%, durante el mismo período (CONL, 2016). 

Las soluciones ante esta problemática giran en torno a un desarrollo urbano compacto y un sistema de movilidad integrado y eficiente. En este sentido, estas elecciones de 2021 deben hacer que nuestros y nuestras candidatas nos ofrezcan opciones factibles y creativas que pongan solución a este problema que tanto afecta el bienestar social y ambiental de nuestro Estado. 

Yo, que por más de 8 años viajé continuamente en el sistema de transporte público de la ZMM, conozco de primera mano las deficiencias de este sistema y cómo este puede afectar significativamente tu vida de manera directa. 

Afecta tu salud física y mental; imagínate viajando durante casi 4 horas al día, estando expuesto a lugares de pésima calidad del aire y en unidades con un alto nivel de hacinamiento. Perjudica tu rendimiento en el trabajo o en tus estudios; nuestro transporte público es tan tardado e incierto (en horarios) que no te permite llegar a tiempo a tus compromisos. Y afecta tu libertad personal; ¿quién no ha sabido de alguien a quien le robaron durante su trayecto en el camión?

Nuestro sistema de movilidad tiene que cambiar y es responsabilidad de todas y todos exigirlo en las actuales elecciones 2021. Si Nuevo León quiere ser un lugar sostenible y resiliente, con un alto nivel de calidad vida, debemos aspirar hacia un sistema de movilidad integrado y altamente eficiente, que esté centrado en mejorar la vida de las personas. 

Mucho se habla actualmente de recuperar la grandeza de Nuevo León o de crear una nueva era para el Estado… Creo que un primer paso para lograr eso es pensar en cómo mejorar la calidad de vida de las personas en sus dimensiones más cotidianas y elementales y la movilidad es una de estas.  

Instagram/Twitter @toniuniversal 

Pide CVNL a candidatas y candidatos subir nivel de debate y propuestas

Comparte este artículo:

La plataforma “Cómo Vamos Nuevo León” (CVNL) pidió a las candidatas y candidatos subir el nivel del debate y la oferta de propuestas a los ciudadanos, esto durante la presentación de cuatro ejes para dar seguimiento a las campañas.

El presidente de la plataforma, Jesús Herrera, señaló que hasta ahora las discusiones electorales no se han centrado en los temas estratégicos y las propuestas carecen de sustento en datos y evidencia.

“Fallan y faltan las ideas; el panorama actual no es alentador. Para que esto mejore, los debates previos no se han centrado en lo estratégico y las propuestas rara vez se sustentan con los datos, esto no es normal ni aceptable, menos en un momento de crisis donde hay tantos en juego. Por esta razono, desde ‘Cómo Vamos’ proponemos subir el nivel del debate, de las exigencias ciudadanas, de las propuestas, durante los siguientes tres meses propondremos una serie de acciones que en los hechos son herramientas de exigencia ciudadana, para que políticos y ciudadanía podamos contribuir en elevar el nivel del espacio electoral y del proceso electoral en sí”, dijo Herrera durante la transmisión en vivo.

“Hoy lanzamos el reto a candidatas y candidatos, pero también tenemos que asumirlo nosotros, la ciudadanía de Nuevo León, que quiere sumarse, es la hora de subir el nivel”, agregó.

Los ejes de estrategia, a la que llamaron “Súbele”, son cuatro: escuchar a los ciudadanos, basar las propuestas en los temas importantes, sustentar las propuestas en datos y evidencias y subir el nivel de diálogo y debate.

Además, se presentaron los resultados de la Encuesta de Prioridades Ciudadanas 2021.

Nuevo León 21: derecho a la ciudad

Comparte este artículo:

En los espacios anteriores de esta columna de opinión hemos hablado sobre la importancia de las próximas elecciones en Nuevo León, debido a que el contexto actual representa una gran oportunidad para transitar hacia un Estado que sea más sostenible y resiliente. 

Un tema toral para el futuro de Nuevo León es el que tiene que ver con el desarrollo urbano. En los últimos años, la Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM) se ha convertido en un espacio urbano de gran insostenibilidad en términos sociales, ambientales y de movilidad. Las y los candidatos deben ser sensibles ante esta realidad y proactivos, proponiendo soluciones creativas y factibles que puedan conducirnos hacia una Zona Metropolitana con mayor bienestar para toda su población.

Uno de los principales retos que enfrenta la ZMM se relaciona con el crecimiento de la mancha urbana. De acuerdo con la OCDE (con base en datos del INEGI), la zona periférica de Monterrey se ha vuelto más densa en un 40% entre 2000 y 2010, mientras que la zona céntrica se ha despoblado en un 15%, durante el mismo período (CONL, 2016). 

Esto va en contra de la sostenibilidad de la Zona Metropolitana ya que, una de las condiciones necesarias para que una ciudad sea sostenible es que esta tenga un desarrollo urbano compacto y no disperso, como lo muestra la tendencia en Monterrey. A su vez, esto afecta directamente la vida de las y los neoloneses debido a que, al haber una organización urbana dispersa, las distancias se alargan, los tiempos de viaje se incrementan, el uso de medios de transporte motorizados se intensifica y la calidad del aire se deteriora aún más. 

Por ejemplo, de acuerdo con los resultados de la encuesta Cómo Vamos Nuevo León 2019, el lugar de trabajo es uno de los sitios menos cercanos a la vivienda. San Nicolás y San Pedro son los únicos municipios con mayor accesibilidad a comercios y servicios. 

Existen casos ejemplares alrededor del mundo sobre los beneficios de un desarrollo urbano compacto y con mayor densidad poblacional. Cabe mencionar que este tipo de desarrollo se traduce en un aumento en la productividad y eficiencia del gasto público, al ser este más concentrado; asimismo, se acortan los tiempos de viaje y se promueve el uso de medios de transporte no motorizados, lo cual tiene un impacto directo en la mejora de la salud pública y la calidad del aire (CONL, 2016).  

Además de ser compacto, el desarrollo urbano de Nuevo León debe de tener una perspectiva de Derecho a la Ciudad. Este tipo de derecho implica que todas las personas, sin discriminación de género, edad, condiciones de salud, ingresos, nacionalidad, etnia, condición migratoria, orientación política, religiosa o sexual, tienen derecho a disfrutar de todos los beneficios de la ciudad (Carta Mundial por el Derecho a la Ciudad, 2004). 

Sería bueno preguntarnos, en Monterrey y su Zona Metropolitana, ¿quiénes tienen su derecho a la ciudad garantizado?… Es interesante ver lo que pasa, por ejemplo, en el caso de las mujeres. De acuerdo con el trabajo de Zúñiga Elizalde (2014), la configuración espacial y social de las ciudades afectan el derecho a la ciudad de las mujeres debido a que, en la mayoría de las ocasiones, los espacios públicos propician la violencia verbal y/o física hacia ellas. 

Si las mujeres, para hacer uso de la ciudad, tienen que hacerlo de forma privada y/o dependiente, porque para viajar deben hacerlo preferiblemente en automóvil o si es en transporte público deben hacerlo acompañadas de alguien más, de preferencia un familiar masculino, ¿realmente es garantizado su derecho a la ciudad? 

¿Qué pasa con las y los migrantes? Quienes arriesgan sus vidas en una Zona Metropolitana repleta de calles y avenidas diseñadas principalmente para los automóviles. 

¿Realmente existe el derecho a la ciudad en la ZMM?  

Instagram/Twitter @toniuniversal 

Reflexiones sobre el transporte público en la ZMM

Comparte este artículo:

El transporte público en la Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM) se caracteriza por ser un sistema con importantes deficiencias que hacen que este sea una opción de movilidad no recomendable o, en todo caso, nada cómoda. Si revisamos los resultados de la encuesta Así Vamos 2019, organizada por Cómo Vamos Nuevo León, encontramos que el transporte público en la ZMM es tardado, inseguro y costoso [1].  

Por ejemplo: el tiempo promedio que la gente hace al realizar un viaje redondo en camión urbano es de 115 minutos (1 hora 55 minutos; casi dos horas), el 60% de las y los usuarios no se siente seguro al viajar y el 67% de las personas considera que la tarifa no es adecuada [1]. 

A pesar de todas las deficiencias, una gran cantidad de usuarios lo utilizan diariamente; alrededor de 1.5 millones de personas. Con el inicio de la pandemia, aproximadamente 260,000 estudiantes dejaron de utilizarlo, debido a las medidas de confinamiento, sin embargo, una importante cantidad de personas lo ha seguido utilizando debido a que representa su principal medio de transporte para salir y ganarse la vida [2]. 

Esto es importante ya que, en medio de una pandemia, el transporte público puede convertirse en una desventaja, si es que no se toman las medidas de prevención adecuadas. Asimismo, esto toma relevancia en el contexto de las recientes declaraciones del Secretario de Salud del Estado, Manuel de la O, quien, el pasado 04 de noviembre, minimizó el riesgo de contagio en las unidades de transporte público [3].

Durante esta pandemia, he tenido el privilegio de trabajar y tomar mis clases de maestría desde casa, sin embargo, en dos ocasiones recientes tuve la oportunidad de utilizar el transporte público. A partir de estas dos experiencias me pude percatar que muchas personas no toman las medidas de prevención adecuadas; usan el cubre bocas en la barbilla, no guardan sana distancia, hay amontonamiento y la gente platica mientras viaja.

Al reflexionar sobre esto, no creo que sea correcto minimizar el riesgo de contagio en las unidades de transporte público en la ZMM. Dado que muchas personas tienen que salir de sus casas para trabajar y generar ingresos, se deben de buscar alternativas que den certeza de que el transporte público no está siendo un foco de contagio considerable. 

Existe evidencia internacional que indica que el transporte público puede ser seguro y evitar la propagación del COVID-19. Puede ser fácil culparlo, sin embargo, se sabe que, por ejemplo, en Manhattan, en donde existe la mayor densidad de líneas de metro, se cuenta con la menor incidencia de casos de COVID-19. Todo depende de las medidas que se implementen y la forma en la que se lleven a cabo [4]. 

Entre las medidas necesarias para evitar la propagación del virus en el transporte público se encuentran la adecuada ventilación y la constante sanitización, no obstante, las dos más importantes son las del uso adecuado del cubre bocas y la sana distancia, las cuales, a juzgar por mis observaciones, no están siendo garantizadas [4].

En ese sentido, se deben buscar los medios de garantizar que la gente use adecuadamente el cubre bocas, así como se deben reducir los índices de capacidad de los camiones urbanos y el metro. Por ejemplo, en Colombia se redujo la capacidad a un 35%, mientras que en Reino Unido lo hicieron a un 10% [4]. 

Es evidente que implementar acciones como la reducción de las capacidades, lo cual implica aumentar las frecuencias del servicio y el número de unidades, entre otras cosas, no son medidas sencillas, sin embargo, ¿qué se debe hacer cuando miles de personas se reúnen diariamente durante 115 minutos, por necesidad, sin sana distancia y con mal uso del cubre bocas, en medio de una pandemia, con un virus letal y altamente contagioso? Aquí hay una cuestión ética que se debe considerar. 

Instagram/Twitter @toniuniversal 

[1] Cómo Vamos Nuevo León (2019). Así Vamos 2019. Encuesta de Percepción Ciudadana. Recuperado de http://datos.comovamosnl.org/api/v1/uploads/5e67e03cc2e5c86e6ea402f6 

[2] Publimetro (2019). Nuevo León presenta uno de los porcentajes más altos en traslados de sus ciudadanos, según el INEGI. Recuperado de https://www.publimetro.com.mx/mx/destacado-tv/2019/02/11/nuevo-leon-presenta-uno-de-los-porcentajes-mas-altos-en-traslados-de-sus-ciudadanos-segun-el-inegi.html 

[3] Altavoz México (2020). De la O minimiza contagios en camiones. Recuperado de http://altavz.com/2020/11/04/de-la-o-minimiza-contagios-en-camiones/ 

[4] Ardila-Gomez, A. (2020). In the fight against COVID-19, public transport should be the hero, not the villain. World Bank Blogs. Recuperado de https://blogs.worldbank.org/transport/fight-against-covid-19-public-transport-should-be-hero-not-villain

Elecciones del 2021 costarán 20% más al Estado

Comparte este artículo:

La Tesorería del Estado reveló que prevé gastar al menos mil millones de pesos en las elecciones del próximo año, en donde se elegirán Gobernador, 51 alcaldías y diputaciones, cifra que representa un 20% más de lo ejercido en el 2015 cuando se gastaron 831 millones de pesos.

Con el gasto electoral proyectado para el 2021, cada voto de los nuevoleoneses tendría un costo de 250 pesos, contra 240 de la elección estatal anterior.

En 2015, la lista nominal estaba integrada por 3 millones 448 mil 247 personas, y hasta marzo de este año, la cifra más actualizada por el INE, un total de 3 millones 992 mil 649 personas estarán en posibilidad de votar en el 2021.

Cabe mencionar, que el tesorero Carlos Garza expresó su preocupación para hacer frente a las finanzas del próximo año.

“Visualizamos para el futuro inmediato una complicación histórica. El próximo año tenemos elecciones y nos cuestan. El referido nos cuesta, en un año normal, sin elecciones, 500 millones de pesos y el próximo, que hay elecciones, nos va a costar mil millones de pesos, 500 millones de pesos más, pero, partiendo de la base de que nuestros ingresos vienen mucho más debajo de lo proyectado, es un reto complejo”, expuso Garza durante una plática con la plataforma “Cómo Vamos Nuevo León”.

El funcionario estatal adelantó que para el próximo año se prevé una cañada de un 10% entre ingresos propios y participaciones. Además, dijo que el panorama económico estatal se complicará porque se deberá seguir invirtiendo en materia de salud y apoyando a personas que perdieron sus empleos y a empresas que requieren capital para seguir funcionado.

(Con información de Grupo Reforma)

Percepción vs Evaluación

Comparte este artículo:

Hace algunos días, la organización “Cómo vamos, Nuevo León” sacó los resultados de la segunda evaluación de la gestión de los gobiernos municipales del Área Metropolitana de Monterrey (AMM). Los aspectos que se evaluaron de los gobiernos fueron los servicios públicos, policía, seguridad pública, finanzas, ordenamiento urbano, movilidad y espacio público y gobierno eficiente y confiable. 

Pero Cómo vamos, Nuevo León no solo realiza esta evaluación de gestión, sino que también tiene una encuesta de percepción ciudadana con base en los mismos aspectos ya mencionados. Entonces, los municipios cuentan con 2 puntuaciones: una puntuación basada en datos y cifras de los gobiernos y otra puntuación sobre como la gente piensa que su gobierno está actuando. 

Aunque las cifras de la encuesta de percepción ciudadana son del 2019 y aplicarían solo para los resultados de la primera evaluación, sigue habiendo una misma incógnita: Los municipios con una calificación alta en gestión tuvieron una calificación menor por parte de sus ciudadanos. Por ejemplo, Monterrey obtuvo una puntuación de 8.2 en gestión promedio, pero su ciudadanía le dio un 5.4 y Santa Catarina obtuvo 7.6 en gestión, pero 5.9 en percepción ciudadana. El único municipio que mantuvo una calificación igual tanto en gestión como en percepción fue San Pedro Garza García, donde obtuvo 8.2 en ambas evaluaciones. 

En la segunda evaluación recién publicada, se ve que todos los municipios bajaron su puntuación en cuanto a gestión o se mantuvieron en los mismos rangos. Por lo que va a ser muy interesante saber si la ciudadanía sigue pensando de la misma manera o también las puntuaciones de la percepción van a bajar aún más.

¿Y a que voy con todo esto? A que es muy diferente los resultados a cuando se evalúa de acuerdo con reglas institucionales o de acuerdo con lo que las personas ven en su entorno. Monterrey a pesar de que en la primera evaluación obtuvo 10.0 en seguridad, la ciudadanía en este rubro lo calificó con 4.5. En la segunda evaluación, Monterrey de tener 10.0 en seguridad pasó a 2.0, y muy probablemente en la próxima encuesta de percepción también vaya a tener una calificación baja. 

De nada le sirve a los gobiernos municipales cumplir con las responsabilidades que están en la ley si no lo van a hacer de manera eficiente o de acuerdo con lo está exigiendo realmente la gente. Si a pesar de que un municipio diga que los índices de violencia o delito están controlados las personas aun así se sienten inseguras, entonces hay algo mal en cómo se está calculando la seguridad pública. O si un municipio está acatando el presupuesto destinado a movilidad, y todavía la gente no siente que se pueda mover libremente como peatón, entonces se necesita cambiar algo urgentemente en este aspecto. 

Muchas veces los alcaldes y alcaldesas, que son los que deberían conocer mejor a la población para la que trabaja, no se molestan en dialogar con la gente y realizan proyectos que no necesariamente son lo que uno esperaba. Aunque siempre muestren en fotos y videos en redes sociales cuánto tiempo pasan conviviendo con la gente, este tipo de ejercicios de percepción ciudadana demuestran que las personas no están siendo tomadas en cuenta y se siente ajenas a lo que realizan sus gobiernos. 

Esperemos que después de estos resultados, los gobiernos municipales puedan darse cuenta de que cumplir con lo mínimo no les garantiza que la calidad de sus acciones sea la adecuada. Hay que tener más espacios de diálogo y retroalimentación entre representantes y representados para que se pueda crear una área metropolitana mejor para todas y todos.

#EspacioPúblico: “¿A dónde vamos?”

Comparte este artículo:

La plataforma Cómo vamos Nuevo León presentó en día recientes los resultados de la encuesta anual de percepción “Así vamos”. No es la primera vez que asisto a conocer los resultados de esta investigación y como ya es costumbre, varias cosas llamaron mi atención.

En primer lugar, es importante destacar la labor realizada con esta encuesta. Desde la sociedad civil surge un excelente diagnóstico de percepción de lo que sucede en el estado, con énfasis especial en el área metropolitana de Monterrey. Es notoria la evolución del instrumento, así como la incorporación y análisis de nuevos contenidos que se han ido descubriendo con el tiempo y son de gran importancia en día a día de la población.

En el caso específico de movilidad, ha sido de gran importancia ver como al incluir la perspectiva de género podemos ver diferencias importantes en la manera que se mueven hombres y mujeres y cómo sienten la seguridad en las calles. Gracias a esto, se pudo identificar que es mayor la cantidad de mujeres que se mueven a sus destinos principales a pie bajo condiciones adversas de seguridad física de banquetas, acoso callejero y deficiente seguridad en cruces peatonales.

La movilidad en el área metropolitana de Monterrey sigue siendo un tema de gran relevancia. Las banquetas continúan siendo de los elementos con más baja calificación, considerándolas dañadas, con obstáculos y angostas. Si sumamos que los cruces peatonales también son mal evaluados, tenemos como resultado una nada alentadora invitación a ser peatones en la ciudad.

Todos los municipios muestran importantes áreas de oportunidad en movilidad peatonal tanto en banquetas como en cruceros y elementos de seguridad. Si hay un elemento común en el área metropolitana de Monterrey que requiere atención especial y coordinada es este.

Cabe destacar que los cruces peatonales mejor evaluados están en el municipio que la gente menos se traslada caminando: San Pedro Garza García. Y también destacando, pero de manera preocupante, es que los peores evaluados están en municipios que tienen mayor número de peatones ya sea por residencia o por destino. Yo pondría un foco rojo en Monterrey. La capital del estado recibe muy bajas calificaciones en banquetas, cruces peatonales y accesibilidad, contrastando con una comunicación que ha destacado en los últimos años el gran presupuesto aplicado en su programa de vialidades regias.  Al parecer es un gran monto solo aplicado en calles y sus baches, cuando la movilidad peatonal también es vialidad.

Y al hablar de trasporte público las cosas no están mejor. Cada año, los niveles de satisfacción que muestra la ciudadanía con relación al transporte son cada vez más bajos y nos muestra la gran disparidad que existe en el uso del tiempo de los usuarios de automóviles con relación a quienes se transportan en camiones, metro y ecovía. Llegar a un mismo destino requiere prácticamente el doble de tiempo si se hace en transporte público que al hacerlo en un auto privado.  Mal síntoma en una ciudad que reconoce padecer un serio problema de contaminación, congestión vehicular y seguridad vial.

Por último, me causa una especial atención la ausencia de quienes deberían estar atentos a los resultados de su check-up anual: alcaldes, alcaldesas y el gobernador.

No solo es su ausencia, la falta de interés en los resultados me es preocupante.

No es una primera encuesta presentada, ya es su cuarta emisión. Hay muchos elementos para ver en su evolución a través de los años para poder detectar si las acciones que se toman desde el gobierno provocan cambios en la percepción ciudadana.  No es una evaluación personal de gobernantes, aunque hay un rubro que evalúa sus funciones, va más allá de eso. Es una buena forma de saber si las decisiones y acciones que se toman desde el gobierno ayudan a mejorar la salud de la ciudad o empeoran síntomas que pueden hacerse crónicos.

La encuesta “Así Vamos” es un buen diagnóstico que no se debe tomar a la ligera. Ignora o negar los síntomas de una enfermedad no es la solución. Puede poner en mayor riesgo la ya dañada salud del área metropolitana de Monterrey.

82% desaprueba el gobierno del “Bronco”

Comparte este artículo:

De acuerdo con la Encuesta de Percepción “Así Vamos” de la plataforma “¿Cómo Vamos Nuevo León?” la aprobación del gobernador Jaime Rodríguez Calderón “el Bronco” se desplomó en el 2019.

“El Bronco” fue reprobado por el 78% en el 2018, y el año pasado la cifra se fue hasta 82%.

“El Gobernador y los niveles de aprobación estatal tienen su punto más bajo desde que hacemos la encuesta”, indicó el director de la plataforma, Luis Ávila.

Durante la presentación de los resultados de las 3 mil 781 encuestas realizadas entre septiembre y octubre del año pasado, Ávila atribuyó en gran medida la caída de la aprobación estatal al incumplimiento de promesas de campaña y al mal servicio del transporte, el indicador y servicio peor evaluado por la ciudadanía.

Por otro lado, el 85% de los entrevistado consideró que las decisiones del Mandatario son tomadas a partir de sus intereses y no los de la ciudadanía.

(Con información de Grupo Reforma)