CVNL medirá impacto del COVID-19 en “Encuesta Así Vamos 2021”

Comparte este artículo:

La mañana de este lunes, la asociación Cómo Vamos Nuevo León presentó la Encuesta Así Vamos 2021. 

El piloto de la 5ta edición de la encuesta comenzará esta semana, marcando los meses de septiembre, octubre y noviembre para su levantamiento; diciembre y enero para la evaluación de la información y febrero 2022 como la fecha de publicación total.

La encuesta contará con una muestra de más de 4 mil viviendas en las cuales se buscará recopilar información como el porcentaje y tipo de vacunación, motivación para votar o no, percepción de corrupción en el gobierno, entre otros.

“Así Vamos 2021” constará de los 5 ejes: Movilidad, Medio Ambiente, Desarrollo Urbano, Seguridad & Justicia y Gobierno. Además, contará con una sección de conocimiento general del encuestado.

Uno de los principales cambios que tendrá esta nueva edición de la encuesta será la información recolectada sobre el trabajo del hogar y cómo es que este se reparte.

“La encuesta que veremos el día de hoy, creemos es la encuesta más amplia y de mayor alcance en lo que va de las ediciones de la encuesta Así Vamos”, mencionó Luis Ávila, director de Cómo Vamos Nuevo León.

Cabe mencionar que la elaboración de la encuesta se realizará cumpliendo con todas las medidas sanitarias como el uso de cubrebocas, careta, desinfectante y un registro electrónico de información.

Impulsa Roberto Alviso, Rehabilitación de su Distrito

Comparte este artículo:

El domingo pasado, un grupo de vecinos y voluntarios del colectivo El Futuro Florece (EFF), en conjunto con el candidato independiente a la diputación local del distrito 6 en Nuevo León, Roberto Alviso, participaron en la rehabilitación de un predio ubicado en el cruce de Antillón y Félix U. Gómez. 

Fueron los mismos vecinos, quienes, dialogando con el candidato, propusieron la actividad de limpieza y rehabilitación del espacio.

“No es fácil organizarse, pero cuando se logra podemos hacer cosas grandes y eso es justo lo que vamos a impulsar desde el Congreso: trabajar de la mano de los vecinos y que sean ellos quienes nos digan qué hacer”, señaló el independiente.

Por último, Alviso afirmó que el hecho de competir de manera independiente, le permitirá desempeñar su cargo como representante del distrito 6 sin ser sometido a las voluntades de ningún grupo de poder externo a sus vecinas y vecinos.

La gran ausente en las elecciones 2019: la participación ciudadana

Comparte este artículo:

Este dos de junio se celebraron elecciones ordinarias y una extraordinaria en seis entidades de la República. 

Es una realidad que, en aquellas elecciones recurrentes con la presidencial, la ciudadanía acude en mayores cantidades a emitir su voto a las urnas el día de la jornada. Sin embargo, excluyendo quizá el caso de Durango con un 45.34% de participación, las cinco entidades restantes presentaron niveles de participación alarmantes. 

Es decir que, en el caso de Quintana Roo, por ejemplo, sólo un 22.15% de la población tomó en sus manos la tarea de empoderar ciudadanas y ciudadanos para representar sus intereses en el Congreso local. Que sólo un 29.95% de la población de Baja California cumplió con su deber cívico de acudir a elegir a quienes se postulaban para gubernatura, diputaciones y Ayuntamientos. Que la ciudadanía tamaulipeca sólo acudió en un 33.15% a escoger a quienes legislarían por los temas más importantes de su comunidad. Que sólo un 33.41% en Puebla reclamó su derecho a votar por la persona que tendrá las riendas de su entidad en los próximos años y que sólo un 38.9% en Aguascalientes votó por quienes manejarán el presupuesto de sus Ayuntamientos y velarán por su seguridad, por sus servicios públicos, su calidad de vida. 

Esto significa que quienes lleguen al poder se enfrentarán ante un reto imponente, pues habrán triunfado con un porcentaje mínimo de la población y será su deber demostrar los mejores resultados durante su gestión. 

Sin duda, la apatía hacia la política juega un papel importante, la decepción ante los numerosos escándalos de corrupción, o el pensar incluso que el voto de una persona no hace la diferencia. 

Pero ese voto es parte fundamental de nuestra democracia, ese voto es un derecho de cada uno de nosotros por el que lucharon tantas y tantos antes de nuestra llegada, ese voto es la promesa del cambio, del progreso y también es una herramienta poderosa. El voto permite empoderar una agenda política, impulsar mediante la reelección a quienes han hecho bien su trabajo, o castigar a quienes abusaron del poder, ya sea en lo individual o colectivo. Ese voto es la herramienta de rendición de cuentas que nos empodera como ciudadanas y ciudadanos y, sin embargo, la desperdiciamos. 

 

Nos falló la democracia

Comparte este artículo:

Francisco Labastida alguna vez expresó: “La gente esperaba demasiado de la democracia pero en realidad ésta sólo logra que se elija a quien la gente desea pero no desparece la pobreza, la corrupción ni la impunidad”. 

Su explicación, además de reduccionista, resulta deprimentemente reveladora de nuestro entendimiento de la democracia como un simple sistema de sufragios. 

Por supuesto que aplaudo que después de décadas de simulación electoral, hoy exista alternancia en los tres niveles de gobierno y en los puestos legislativos, sin embargo, hemos pagado un precio muy alto: las campañas electorales. 

Lamentablemente nos hemos acostumbrado a que la cercanía de las elecciones se relacione con autoridades más estrictas o hasta con agentes de tránsito mucho más rigurosos o bien, con repavimentaciones innecesarias, construcciones de monumentos o ayudas simbólicas a los más necesitados. Eso sin olvidar los desvíos de fondos públicos para financiar spots, eslóganes y anuncios irritantes o hasta el asqueroso robo de ayudas humanitarias destinadas a damnificados por desastres naturales que terminaron convertidas en dádivas intercambiables por votos. 

Sólo bajo simplificación de la democracia a la elección de gobernantes y obtención de votos se puede entender que un partido ultraconservador (PES) se alíe con un partido de izquierda (MORENA) a la vez que el principal partido de derecha (PAN) se una a la antes principal fuerza liberal del país (PRD). No es pluralismo ideológico sino la homogenización más absurda de la ambición por el poder.

Por esos mismos motivos nos proponen gente de la televisión, futbolistas, strippers y comediantes como candidatos porque nos subestiman tanto que simplifican el proceso de convencernos a utilizar la simpatía que alguien ya tiene ganada en otros rubros en lugar de empezar de cero; motivos les habremos dado.

Porque jamás nos han tomado en serio y nos siguen tratando de imbéciles. Por eso proponen aberraciones legales y humanas como cortarle la mano a los delincuentes, flagelar en plazas públicas a los corruptos o traer al Papa desde el Vaticano para que nos purifique, en lugar de ofrecer soluciones viables para depurar el sistema de administración de justicia o reducir nuestros vergonzosos índices de impunidad.  

Bajo el disfraz de enérgicos, proponen reducir nuestros derechos fundamentales al paso en que pretenden que olvidemos que son precisamente las autoridades las que con sus omisiones, deficiencias y corrupción, colaboraron en transformar la vida en muchos rincones de nuestro país en una auténtica porquería.

Que con su desvergüenza, voracidad e indiferencia, provocaron que hoy, tenerle miedo a la policía o a los militares no sea una postura paranoica sino incluso prudente al grado en que en varias zonas del país la gente, antes de acudir a ellos, ha preferido tomar las armas o linchar directa y sádicamente a los criminales.

Que estando en el poder, han actuado más como nuestros enemigos que como nuestros protectores. Que instalan cámaras en las calles para multarnos sin previo aviso o video grabar toda nuestra actividad buscando cuidarnos de nosotros mismos pero no se colocan cámaras a ellos mismos ni en sus oficinas y tampoco se toman en serio las obligaciones de transparencia. 

Todo se reduce a intentar endulzarnos el oído con artera verborrea y transmitirnos la imagen de simpáticos y/o firmes redentores nacionales, los que nos salvaran de los mismos infiernos que ellos construyeron. 

Sigo creyendo en la democracia y que, aunque no lo parezca, nuestra época no es la peor, es más, me atrevo a decir que ni siquiera es comparable con las décadas de la guerra sucia o el “orgulloso nepotismo” de López Portillo, por mencionar algunos ejemplos. 

La conquista de las candidaturas independientes, si bien ha sido aprovechada por personajes como el payaso lagrimita, sigue siendo una puerta abierta para que personas capaces comiencen a exigir seriedad en el manejo del país y frenen la burla que ha resultado nuestra democracia, esa que tanto nos costó. 

Las organizaciones ciudadanas y la presión para la aplicación de sanciones a los gobernantes, legisladores, jueces o magistrados corruptos, representan una sólida esperanza para por fin materializar la transparencia. 

Si y sólo si los ciudadanos capaces se involucran, viviremos en una verdadera democracia y dejarán de vernos como simples votos potenciales y como una bola de idiotas con crayones dentro de las casillas electorales. 

Porque esa democracia sí nos ofrece más soluciones que la que describe Francisco.

Sistema anticorrupción, a dos años continua incompleto

Comparte este artículo:

A dos años de su aprobación en el Congreso de la Unión, el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) todavía no ha logrado concretarse totalmente a nivel federal ni estatal.

El 18 de julio del 2016 se aprobaron las leyes que creaban el SNA y, a nivel federal, falta completar dos órganos principales del Sistema: la Fiscalía Anticorrupción y las salas especializadas del Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

Completar ambos órganos es responsabilidad del Senado, donde no se llegó a un acuerdo para hacer estos nombramientos.

Pendientes quedan la elección del fiscal anticorrupción; y de los 18 magistrados especializados en juzgar delitos de corrupción.

Un análisis del Instituto Belisario Domínguez (IBD), del Senado de la República, señala que en los estados también hay un retraso importante para que el SNA funcione al 100 por ciento.

Solo en 22 estados se han instalado los comités de Participación Ciudadana; y en 22 casos se cuenta con fiscal anticorrupción.

Aunque en las 32 entidades ya se hicieron los cambios a su Constitución Política, solo 25 ya tienen aprobadas las leyes secundarias que conforman el paquete legal que da forma al SNA.

Se trata de la Ley del Sistema Estatal Anticorrupción (aprobada por 32 estados); cambios a la Ley Orgánica de la Administración Pública (ya en 29 entidades); y la Ley Orgánica del Tribunal de Justicia Administrativa (aprobada en 30 estados).

En ese paquete entran también la Ley Orgánica de la Fiscalía General o de la Procuraduría General de Justicia (en 28 estados); la Ley de Responsabilidades Administrativas (ya en 27 entidades); la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas (en 26 estados); y cambios al Código Penal (en 25 entidades).

El IBD señala que como no se ha completado en su totalidad, la efectividad del SNA todavía no se puede apreciar, a pesar de que han pasado dos años de su creación.

“Esto tiene implicaciones importantes para que el Sistema funcione a cabalidad y, por consiguiente, para que sea posible contar con evidencia que permita valorar su pertinencia y efectividad”, expone el análisis.

Que el Poder vuelva a los Ciudadanos

Comparte este artículo:

Los mexicanos somos víctimas desde hace décadas de los malos gobiernos y de un sistema político corrupto, caduco y que no resuelve las necesidades de la ciudadanía, desde hace años sufrimos de las ocurrencias y malas decisiones de gobernantes que no escuchan a la gente y que sus intereses son muy diferentes a los de las mayorías.

La apatía de la gente para informarse y participar en política y los asuntos públicos de su comunidad es el resultado de décadas de no ser tomados en cuenta y no ver resultados contundentes por parte de las autoridades.

“El desinterés de nuestros gobernantes por tomar en cuenta la opinión de la ciudadanía no es algo nuevo”, me comentaba Don Juan quien lleva viviendo 38 años en la Colonia San Ángel en las faldas del Cerro de la Silla al sur de Monterrey, quien me contó cómo hace 15 años las autoridades llegaron a pavimentar su calle sin haber metido agua y drenaje antes, lo que ocasionaría que en el futuro tuvieran que romper el pavimento para introducir estos servicios. Afortunadamente en esta ocasión los ciudadanos se organizaron para impedir que se realizara la obra, no sin antes haber metido las tuberías para el agua y drenaje. Este es un claro ejemplo de cómo la ciudadanía organizada tiene el poder de decidir qué es lo que pasa en su entorno, ya que en la mayoría de los casos, los gobernantes no conocen la realidad de cada sector, por lo que desconocen las necesidades y problemáticas de la zona. Cuando los ciudadanos participan en la toma de decisiones de su gobierno, se toman las mejores decisiones que transforman nuestro entorno.

Hoy más que nunca necesitamos gobiernos abiertos, eficientes, transparentes y capaces de resolver los problemas que enfrentamos los ciudadanos todos los días, gobiernos que atiendan las demandas de la ciudadanía y no de sus partidos políticos.

Es por ello que es fundamental que la ciudadanía retome su liderazgo y el poder que nunca debió perder. A muchos de la clase política les asusta que la ciudadanía tenga diferentes mecanismos legales de participación ciudadana, como lo es la Revocación de Mandato que es una herramienta de la ciudadanía para que sus gobernantes actúen con mayor eficacia, transparencia y compromiso hacia las causas sociales. Una herramienta que contribuye a que los ciudadanos recuperemos la confianza en nuestros gobernantes e instituciones. Que garantiza que la ciudadanía decidamos si debe o no seguir un funcionario que fue elegido por voto popular, porque no debemos estar condenados a pasar 3 o 6 años de malos gobiernos o malas representaciones en congresos, nosotros los ponemos, nosotros los quitamos.

El estado de Jalisco es una muestra del empoderamiento de la ciudadanía, donde 25 municipios que son gobernados por Movimiento Ciudadano, se someterán el próximo 27 de agosto a la Ratificación de Mandato y los habitantes de cada municipio decidirán si su alcalde debe seguir o debe irse del cargo. Solamente así; la ciudadanía organizada y con las herramientas legales de participación vamos a trasformar nuestra comunidad.

Aprueba el 0.8% fotomultas para tráileres

Comparte este artículo:

El municipio de San Nicolás realizó una consulta ciudadana en la que la mayoría avaló la implementación de fotomultas contra vehículos de carga pesada.

Aunque la medida habría solido aprobada sólo por el 0.8 por ciento del padrón, el Alcalde Victor Fuentes aseguró que es suficiente para mostrar la voluntad de los ciudadanos.

“Los expertos nos comentaron que con mil emisiones era estadísticamente válida la muestra, sin embargo, quisimos irnos bastante más, lo que sería sobradamente válido”, dijo el Alcalde.

Acudieron 2 mil 540 ciudadanos a la consulta de los 259 mil 243 ciudadanos inscritos en el padrón. 2 mil 091 estuvieron a favor de las fotomultas y 361 en contra, 88 fueron nulos.Los participantes votaron en presencia de un notario público.

El municipio instaló cuatro módulos que operaron de 8:00 a 14:00 horas en el Parque Las Arboledas, el Museo San Nicolás, Parque Mezquital y la plaza comercial Paseo La Fe.

El Alcalde dijo que el siguiente paso es formar un Consejo Ciudadano de expertos en materia vial para futuras propuestas.

Fuentes afirmó que la decisión que se tome está legitimada y respaldada por los ciudadanos.

#EspacioWiki: Ocupar la Ciudad. Habitar la Política.

Comparte este artículo:

En los inicios de la democracia Griega se creó el espacio público por excelencia: el ágora. Lugar no sólo de encuentro o comercio, sino punto neurálgico de las polis donde se daba a lugar el ambiente político y filosófico. En este lugar, físico y étereo al mismo tiempo, se intercambiaban ideas y se generaban los movimientos políticos en favor o en contra de tal o cual medida. Ahí es donde los exponentes más talentosos o las políticas públicas más exitosas se ponían a prueba.

“Las grandes figuras del pensamiento griego, que trasladaron desde aquellos espacios sus ideas al conjunto de la población. Allí, el dominio del discurso y la comunicación era una necesidad para poder participar en la actividad política y social griega”, menciona Llorenç Gost en su tesis doctoral Espacio público, comunicación y democracia en la antigua Grecia. Cabe recordar que los actores políticos en esos momentos corresponden a hombres libres y de cierto estatus social y que hoy, en cambio, hay una pluralidad mucho más abierta de voces, que viene dada por el reconocimiento de los derechos humanos y de la participación política desde la mayoría de edad, sin discriminar clase social ni sexo o género.

Esto al menos en el papel. La realidad es mucho más difícil de discernir, ya que cada día son violentados nuestros derechos a la participación ciudadana por la cúpula de los partidos y las instituciones que nos dicen representar y gobernar. Que los políticos se queden en sus congresos y sus palacios de gobierno, con miedo a perder sus privilegios mientras nosotros hacemos política de verdad. Ya #SinVotoNoHayDinero hará los suyo más temprano que tarde, pero ese es otro tema.

Nosotros, mientras tanto, nos ocuparemos en tocar los puntos importantes de la vida pública. No se trata de bajar la política de esas ¨altas esferas¨, sino regresarla donde siempre perteneció y donde siempre debe de estar: con cada uno de los habitantes de la ciudad. Recuperar ese lugar físico que son los espacios públicos y alimentarlos de ese espacio etéreo de ideas, diálogo y acción: nuestra ágora.

Eso es lo que se busca en Wikipolitica. No más sesiones a puerta cerrada (y sin quórum) sino reuniones en espacios abiertos. No más decisiones unilaterales sino consenso comunitario. Lo público sobre lo privado. Activación y participación en lugar de planes y proyectos impuestos. Ejercer los derechos y obligaciones. Ser un grupo que dé voz a las necesidades de todxs.

Sin embargo, como menciona Josep Maria Montaner en su libro Arquitectura y Política, “el análisis de las diversas experiencias de participación demuestra que estas no pueden forzarse, ni inventarse, sino que deben de surgir de los propios vecinos y movimientos sociales, de lugares y problemas reales”. Los problemas y el hartazgo ya lo tenemos, existe y es tangible, lo que falta es “ocupar” la oportunidad.

No basta con el liderazgo social de colchón, de firmas en páginas de internet, de “ladys y lords” en youtube o twitter. Hay muros que nos impiden hacer acciones concretas para mejorar nuestro entorno y ya hemos demostrado de “los muros sí caen”. Si algo nos han enseñado las revoluciones del siglo XXI, desde Occupy Wall Street hasta el Movimiento de los Indignados en Venezuela, es que hace falta ensuciarse las manos. Señorxs, ahora hay mucho lodo. No dejemos que haya más.

Por ello hay que ocupar la ciudad. Ocupar físicamente realizando actividades políticas, de entretenimiento, recreación o simplemente viviendo la ciudad. La de verdad, la que viene con la interacción social y la expresión de pluralidades acorde a la democracia. Ocupación como trabajo y vocación, ocuparse siendo un habitante político activo, de los temas comunes que deben de ser solucionados. Justo en la calle, justo en la arena pública. Ocupar como un acto de guerra, de resistencia a las prácticas paternalistas y autoritarias. La ocupación del espacio que es de todos, para la manifestación social, política y cultural activa, en el lugar más visible donde nos pueden y nos van a escuchar.

Los espacios físicos existen. Plazas, parques y foros que son oasis en nuestra ciudad de asfalto y concreto que muchas de las veces se encuentran deteriorados. La inversión pública los considera lugares residuales en la trama urbana cuando son los corazones latientes de la colonias y municipios.

Los espacios etéreos también existen y cobran importancia desde hace algunos años, desde las modestas juntas de vecinos que se involucran para la activación de sus espacios de colonia, hasta las manifestaciones violentas como las que explotaron en enero de este año en la Explanada de los Héroes.

En Wikipolítica ofrecemos otra opción, una mucho más constructiva e inteligente. Esto no es una simple arenga ocasional sino, más bien, es una invitación cordial. Ven con nosotros a transformar plazas, parques y kioscos en el ágora de la ciudad. Discutiremos los temas que nos interesan como ciudadanos y la forma de tomar acción pública. Las reuniones para este Espacio Wiki son periódicas y se llevan a cabo en diferentes espacios públicos del área metropolitana.

Para nuestra siguiente edición estaremos en el Teatro Hundido de la Alameda en el Centro de Monterrey este Domingo 21 de mayo a las 10:30 de la mañana. Tenemos mucho que contarte y proyectos en lo que te podrás involucrar para incidir en el panorama político del estado y del país.

Y para ser honestos también nos toca invitar a otro evento que trata el tema de habitar la ciudad e incidir para hacerla un vehículo hacia la igualdad. El IV Congreso Peatonal – Ciudadanía Trabajando se llevará a cabo del 19 al 21 de mayo en diferentes puntos. Ahí también andaremos junto a los chicos de La Banqueta Se Respeta y grandes expositores sobre el tema.

Las calles son nuestro terreno, los parques y plazas nuestro ágora. Es hora de ocupar la ciudad y habitar la política.

#EspacioWiki: Volver a creer

Comparte este artículo:

La crisis política global que se manifestó en 2016 y que continúa causando estragos ha devuelto las palabras a la arena política. Las estadísticas y demás “datos duros” se muestran incapaces de frenar los discursos incendiarios que la mayor parte de los analistas ha catalogado llanamente como populistas.

Esta clasificación ramplona es peligrosa porque erradica del campo político la labor de construir esperanza. Ignora que el que quizá el incentivo más importante para trabajar por lo público y organizarse es la existencia de un sueño compartido.




No es que se defienda el populismo, tragarse historias de buenos contra malos cercenan a la sociedad y la inmovilizan porque terminan por atacar un principio democrático esencial: la pluralidad. El reto entonces bajo el desencanto imperante es, en primera instancia, volver a alertar a la sociedad para que se vuelque a participar, pero hacerlo no movida por la venganza o el revanchismo, sino por la convicción de que es necesario ver hacia el futuro.

La entrada de las candidaturas independientes trajo consigo una posibilidad de futuro, pero su integración a la ecuación electoral vino acompañado de un discurso al que hay que aproximarse con cautela y es el de partidos vs pueblo.

El problema con esta simplificación del momento que estamos viviendo en nuestra democracia es que pareciera que con sacar a los partidos de la jugada se resuelven todos los problemas públicos, se erradica la corrupción, se vuelve a creer en la política. Es en ese sentido que lo que representó la victoria de Kumamoto en Jalisco, y lo que sigue representando Wikipolítica, es más valioso: es una invitación a la unidad en tiempos de rabia.

El malestar en la democracia es sistémico y resolverlo exige que los ciudadanos rompamos el muro divisorio que tanto políticos y ciudadanos hemos construido entre nosotros. Los primeros para proteger sus intereses personales, los segundos por asco y desilusión hacia las acciones de los primeros.

Por eso es importante ver con detenimiento la campaña de Kumamoto y el discurso que han erigido los nodos de Wikipolítica en la promoción de #SinVotoNoHayDinero.

No se buscó quitarle el poder a los políticos, sino devolver espacios a la ciudadanía que siempre debieron ser de ellos; no se pretende a través de la propuesta de ley castigar a los partidos políticos quitándoles dinero, sino brindar mecanismos para que la desilusión pueda canalizarse a través de la democracia para así volverla más efectiva, más cercana a las personas y más alejadas de los vicios que hoy la lastiman.

Volver a pensar la política desde las personas tiene que ver forzosamente con atrevernos a reconocernos como ciudadanía y organizarnos para crear las nuevas instituciones con las que reemplazaremos las que hoy se encuentran podridas y endebles.

El colapso de un modelo de gobernanza que se basa en los unos–que sólo pagan impuestos– y los otros –que los gastan como se les viene en gana– está agotado. Llegó el momento de hacer una política del “nosotros”, de ofrecer una visión de lo público en la que quepamos todos y, más aún, nadie se quede sin participar.

Nuevamente estamos encarrilándonos frente a unas elecciones presidenciales y la particularidad histórica de éstas no puede limitarse a la aparición de un posible candidato independiente. El reto es más grande y el llamado histórico es más fuerte: debemos recuperar la esperanza y tomarla con nuestras manos, debemos atrevernos a pensar la política como algo que nos pertenece a todos y que por lo mismo no puede seguir siendo responsabilidad de “alguien”, sino de todos y cada uno de nosotros.




Sólo en la suma de esfuerzos, sólo desde lo cotidiano, sólo pensando que el verdadero poder radica en las personas y en su capacidad para encontrarse y actuar en consecuencia hallaremos una salida. Únicamente unidos y sin soltarnos de un sueño común seremos capaces de volver a creer en el futuro.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Foro Nuevo León Joven

Comparte este artículo:

La cultura de civilidad juega un rol clave en la formación y preparación de la juventud en el Estado de Nuevo León, misma que es adquirida a través de un vínculo estrecho entre ciudadanía y gobierno, además de la creación de espacios para la participación ciudadana y la aglomeración de intereses ciudadanos.

El diálogo tiene como objetivo que los jóvenes conozcan el trabajo, responsabilidades y facultades de los diversos órganos centralizados de la Administración Pública del Estado de Nuevo León.

El objetivo es trabajar en la construcción de una sociedad más participativa aunado al desarrollo de una educación política en la ciudadanía.

La plataforma juvenil “Jóvenes Ciudadanos” para este próximo jueves 6 de mayo propone llevar a cabo el “Foro NL Joven” en su Edición Legislativa es un foro que busca la participación ciudadana juvenil en conjunto con el H. Congreso del Estado.

Buscamos la participación activa de la juventud en el actual ejercicio de Gobierno del Poder Legislativo pues creemos importante la aclaración de dudas acerca del trabajo que se realiza en el H. Congreso del Estado, a través de un panel de diálogo directo con los jóvenes.




Para esta edición una vez aprobada por el Congreso Estatal, contaremos con la participación con integrantes de la Comisión de Juventud, que es presidida por el C. Diputado Samuel A. García Sepulveda, de quien hemos recibido el apoyo para poder llevarlo a cabo.

En este ejercicio tenemos como objetivo a jóvenes neoleoneses, activos y pasivos en materia gubernamental. Con un rango entre 16 hasta los 29 años de edad.

Actualmente la sociedad y  los jóvenes pasan por un momento de despertar de conciencia, en donde constantemente hacen cuestionamientos sobre las diferentes decisiones que toman las autoridades en el actual del Estado de  Nuevo León.

Es importante decir que además del Poder Ejecutivo, los legisladores son parte importante de la toma de decisiones que afectan directamente al ciudadano.




Tenemos que ser ciudadanos activos, que participamos, que proponemos y ser parte de la transformación de nuestro entorno. Exigir a las autoridades los resultados que esperamos pero además contribuir a que lo anterior suceda. Es por ello que necesitamos replicar este tipo de ejercicios, como lo es Foro Nuevo León Joven.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”