En México no se es pobre porque quiere

Comparte este artículo:

– México es el país de la OCDE que más horas trabaja y que menor nivel salarial tiene

– Si naces pobre, tienes un 98.3% de probabilidad de morir pobre, según el Colmex

Escribo esta columna a raíz de una discusión que tuve con un tuitero que criticaba a los llamados “ninis” y las becas del gobierno federal, por considerarlos personas sin mérito alguno y susceptibles a ser nueva clientela electoral. 

El tuitero en cuestión argumentaba que las becas se debían otorgar a aquellos estudiantes con los promedios más altos, y que los “ninis webones” se pusieran a trabajar. Ya encarrilado, me puso de ejemplo su historia de vida, como una persona que desde los 8 años trabajó y no esperó que el gobierno le arreglara las cosas. 

Primero que todo, felicito a todas aquellas personas que con base en esfuerzo han salido adelante. A la gente que tiene una cultura del trabajo y que han forjado sus propias empresas y llegado a puestos altos. 

Ahora bien, tengo que decirles que no es una regla, y menos en México, el que el esfuerzo te saque adelante. 

México es el país que más trabaja entre los países de la OCDE. El promedio de horas trabajadas por cada empleado es de 2 mil 255 horas al año, lo que lo ubica por encima de países como Costa Rica y Corea del Sur.

El esfuerzo ahí está. Día con día, millones de mexicanas y mexicanos se levantan a realizar jornadas largas de trabajo, con el único objetivo de salir adelante. ¿Pero este esfuerzo se ve recompensado? No necesariamente. 

La misma OCDE en su informe “Perspectivas del empleo 2018”, señaló que en materia de empleo y salarios nuestro país reporta los más bajos pues el promedio salarial es de 4.6 dólares diarios, mientras que el promedio entre todos los países que la conforman es de 16.8 dólares. 

Entonces hay esfuerzo pero no alcanza económicamente. ¿Qué más puede impedir que una persona consiga desarrollarse? La pobreza. 

El informe “Desigualdades en México 2018”, editado por el Colegio de México, señala que si eres pobre, tienes un 98% de probabilidad de morir sin salir de ese estatus. Así es, 98 de cada 100 personas en situación de pobreza, habrán nacido, vivido y fallecido en esa misma condición. 

Nuestro país tiene una muy baja movilidad social, y esto va más allá del esfuerzo que las personas le puedan inyectar a su día a día. No se trata de un “es pobre porque quiere” o “los ninis no estudian ni trabajan porque son guebones”. Las problemáticas de nuestro México son muchas y lamentablemente afectan a los más desprotegidos. 

Coincido completamente en que es necesario vigilar los programas de gobierno, sobre todo aquellos que implican asistencia social y económica, para evitar que sean mal utilizados con fines electorales, pero esta no puede ser una razón para eliminar el impulso que un gobierno le puede dar a sus habitantes con las condiciones de vida más precarias.

Invito a todos los que piensen como el tuitero de esta columna, a que seamos reflexivos, empáticos, abiertos a cualquier opción que positivamente ayude a disminuir la brecha de desigualdad que impera en nuestro querido México. 

Asegura AMLO que perspectivas de caída de crecimiento económico son cantaletas de conservadores

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel López Obrador comentó que “todos los días” los conservadores salen con la “cantaleta” de la perspectiva a la baja del crecimiento económico anual del país.

“Los tecnócratas, corruptos, conservadores, están muy molestos y han agarrado esa cantaleta de que se va a caer el crecimiento, como si ellos hubieran garantizado mucho crecimiento”, dijo López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

Los dichos del mandatario se dan después de que la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) bajó la perspectiva de crecimiento económico en 2019 de 2% a 1.6% y en 2020 de 2.3 a 2%.

El mandatario aseguró que el gobierno ganará sus pronósticos de crecimiento este año al 2%.

“Vamos a ganar porque hay una variable que ahora nos ayuda mucho, ya no hay corrupción que existía cuando ellos gobernaban, cuando hay corrupción que afecta al crecimiento”.

A la OCDE le preocupa endeudamiento de Pemex

Comparte este artículo:

El secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría advirtió sobre el riesgo que representa para la estabilidad económica del país el gran endeudamiento que tiene Petróleos Mexicanos (Pemex).

En conferencia de prensa para presentar el informe “Estudios Económicos de la OCDE México”, Gurría indicó que Pemex tiene una contingencia que podría afectar la deuda del país y, por ende, su calificación crediticia en lo que a los mercados de deuda soberana se refiere.

“Pemex hoy está poniendo en riesgo la calificación crediticia de México”, aseguró.

“Lo que tenemos hoy con Pemex es una contingencia”, añadió.

El exsecretario de Estado mexicano atribuyó a la política fiscal de décadas pasadas, el elevado endeudamiento de la empresa estatal, pues se obligó a Pemex a transferir recursos a la Federación.

No obstante, sugirió que debe hacerse una reestructuración y considerar utilizar el fondo de contingencia (Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, FEIP) para apoyar a la empresa y cubrir los 6 mil millones de dólares en vencimiento de la petrolera en 2019.

Al respecto, el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, señaló que comparte la visión de la OCDE y detalló que el FEIP “está mal hecho”, pues para poder usarlo tiene que haber condiciones muy graves, como que se caiga la recaudación o la economía mundial, por lo que se buscaría hacerlo contracíclico.

Esto, abundó, para evitar que la empresa productiva del Estado salga al mercado y pueda pagar este año sus vencimientos.

Gurría hizo un llamado a evaluar a fondo el costo beneficio de la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, y ponerlo en la balanza, con un resultado que sea transparente.

(Fuente: El Mañanero Diario)

¡En picada! México baja otros 3 lugares en Índice de Transparencia Internacional

Comparte este artículo:

México cayó tres lugares en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) de Transparencia Internacional, al pasar del lugar 135 al 138 de 180 a nivel mundial.

Nuestro país obtuvo 28 puntos, en una escala que va del 0 al 100, en el IPC 2018 por lo que se ubicó como el país pero calificado entre los miembros de la OCDE y quedaron atrás incluso de países que han pasado por problemas severos de gobernabilidad y viabilidad económica, como Grecia y Hungría.

Comparado con otros países latinoamericano, México esta 111 lugares abajo de Chile y por abajo de 53 lugares de Argentina. A los únicos países que rebasa son a Guatemala y Nicaragua, que igual enfrentan severas crisis de gobernabilidad democrática. 

Transparencia Internacional destaca que México no ha logrado desmantelar las redes de corrupción destacadas, ni las redes que “les han brindado protección política”.

“Las medidas preventivas tomadas hasta ahora pierden efectividad cuando quienes participan en las redes de corrupción saben bien que no serán sentenciados y que podrán mantener los recursos desviados del erario público”, dijo Eduardo Bohórquez, director de la oficina en México de Transparencia Internacional.

El organismo internacional hace una serie de recomendaciones para que México pueda mejorar su ubicación en el IPC, que incluyen consolidar el Sistema Nacional Anticorrupción, pasando de la etapa de nombramientos a generar `rimeros resultados, corregir las acciones preventivas que no logren resultados medibles y orientar la política anticorrupción hacia la sanción y la recuperación de activos, desmantelar las redes de corrupción que operan a nivel nacional y que gozan de protección política en los diferentes órdenes del gobierno y mantener un esfuerzo continuo y sistemático en la política anticorrupción.

Morena aprueba punto de acuerdo para pedir la suspensión de la evaluación docente

Comparte este artículo:

Haciendo uso de la tribuna y respaldado por sus compañeros de bancada, el diputado morenista Irán Santiago exhortó a las autoridades federales a suspender inmediatamente la evaluación docente y los consiguientes procedimientos de sanción contra los maestros, en lo que se revisa la llamada reforma educativa.

En el punto de acuerdo, que fue aprobado por la mayoría de legisladores, se enfatizó que las evaluaciones son aplicadas “bajo amenaza  e, incluso, se acusó que las mismas están diseñadas “para ser reprobadas”.

El documento aprobado denuncia que al interior de las escuelas los maestros son acosados, supervisados excesivamente y obligados a realizar trabajos meramente administrativos, por lo que la reforma educativa no generó, en realidad, un beneficio para la sociedad.

Al acusar que la reforma fue implementada basándose en los preceptos de la OCDE, “que desconoce la realidad del sistema educativo mexicano“, los legisladores guindas sostuvieron que la calidad de la educación no sólo depende de mediciones y evaluaciones.

De igual manera, afirmaron que las mismas  son válidas siempre y cuando constituyan un instrumento de retroalimentación y no como se han impuesto en nuestro país: “como una medida intimatoria, represiva que atenta contra los derechos laborales del magisterio“.

México y el Impuesto a la Herencia

Comparte este artículo:

El impuesto a la herencia es un tema polémico que últimamente se ha estado mencionando más en la prensa nacional. Actualmente en nuestro país no existe ningún impuesto a las herencias, sin importar que somos el segundo país de la OCDE con mayor desigualdad en el ingreso según el índice de Gini, cabe mencionar que en esa misma organización la mayoría de los países tienen algún tipo de gravamen a las herencias. Aquí y en China los impuestos son impopulares pero vale la pena analizar los casos de éxito y ver la forma en la que podría aplicarse en nuestro país.

En Estados Unidos el impuesto a la herencia es del 4% pero solamente aplica para el 2% de la población con herencias mayores a los 5 millones de dólares. La lógica detrás de este impuesto radica en que las grandes acumulaciones de capital no generan bienestar si no se gastan y solo se mantienen como ahorro para el propietario. Es gracias a las condiciones sociodemográficas, comerciales y políticas de un país que los empresarios pueden realizar sus actividades y sacar adelante al país con la actividad económica que generan, por lo cual debe haber una retribución para la gente, no solamente por medio de la responsabilidad social empresarial sino de la redistribución justa del ingreso, tanto para el empresario, como para el resto de la población.

De entrada, si queremos que una propuesta de este tipo tenga buena aceptación en esferas empresariales y de toma de decisiones, es necesario que se demuestre que México puede gastar mejor, combatiendo a la corrupción y mostrando mayores beneficios tangibles al contribuyente , aún y que somos uno de los países que menos recauda comparado con el resto de los países del G20.

El impuesto por si solo no sería suficiente, sería necesario generar un consenso con la clase empresarial y expertos para definir la tasa y a partir de que monto se podría aplicar, así como también deducciones y casos donde no aplique. Además habría que crearse todo un marco legal para evitar lagunas en el sistema como aplicar impuestos a las donaciones, tener unidades fiscales de investigación para evitar que se evada el impuesto, entre otras cosas.

Creo que la medida podría funcionar para redistribuir el ingreso, pero la propuesta debe ser integral y consensuada con la clase empresarial y otros sectores de la población para decidir los cómos y evitar caer en simulación o en una medida recaudatoria que terminé por desincentivar la actividad económica y no al revés como se busca con un mayor gasto público inteligente ocasionado por estos nuevos ingresos para el erario. 

Más Carlos

Comparte este artículo:

Me llené de asombro y alegría después de haber escuchado la historia de Carlos Antonio Santamaría, el niño que con tan solo 12 años logró entrar a la Facultad de Ciencias de la UNAM para cursar la carrera de Física Biomédica. 

Y este mismo suceso me hizo reflexionar: ¿dónde están los otros niños como Carlos? No necesariamente me refiero a los que tienen una alta capacidad cognitiva, sino a niños que podrían interesarse sobre temas actuales y quieran empezar a saber más.

Lo primero que viene a mi mente es que el modelo educativo mexicano tiene fallas, porque lo que hace el niño es memorizar en lugar de razonar, comprender y poner en práctica su aprendizaje. Los datos del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) 2015, muestran que México tiene un rendimiento por abajo del promedio que el de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); por ejemplo en ciencias México obtuvo 416 puntos mientras que el promedio de la OCDE es de 493 y en matemáticas 408 contra 490. 

También existe un problema de accesibilidad y calidad en la educación. Según la Encuesta Nacional de Hogares del 2016 del INEGI, 34% de la población se encuentra en un rezago educativo. Los estados que sufren más de esta condición son Chiapas, Oaxaca y Michoacán (52%, 51% y 48%) y por el otro lado, los que tienen menor rezago son la Ciudad de México, Nuevo León y Sonora (21%, 23% y 25%). 

Sueño con un México donde la educación sea accesible para todos, donde no haya diferencias por haber nacido en el norte o sur del país, dentro o fuera de una capital o estar en una escuela pública o privada. Un México donde los niños quieran aprender por gusto más que por obligación y les enseñen a sobrepasar límites para crear un mejor entorno para todos. Así como existe Carlos, también hay otros que al igual que él tienen muchas ganas de aprender pero no tienen las mismas oportunidades para hacerlo.

La Mentalidad del Mexicano

Comparte este artículo:

¿Cuántas veces hemos escuchado que México es un país rico en recursos naturales y con un enorme potencial? Pero que por culpa de intereses extranjeros y de una denigrante clase política, es que el país no avanza y tenemos más de 60 millones de pobres en nuestra nación. Desde pequeños nos enseñan en las escuelas una narrativa como de película, somos un país víctima, víctima de los españoles que nos conquistaron, nos impusieron cultura, religión, entre otras cosas cuya mezcla dio origen a nuestra sociedad actual. Víctima de los Estados Unidos que nos quitaron más del 55% de nuestro territorio después de una fatídica e injusta guerra, víctima de los franceses y demás poderes extranjeros que durante todo el siglo XIX se dedicaron a saquear y entrometerse en el desarrollo democrático y económico de nuestro país. Víctima de un personaje como Porfirio Díaz que nos venden como dictador a quién le achacan la pobreza y desigualdad que imperaba en el país a inicios de siglo XX.

Yo soy un convencido que no somos víctimas ni debemos de sentir que lo somos. Somos un país que se ha levantado frente a las más grandes adversidades y que hoy somos la 14va economía a nivel mundial por tamaño del PIB, somos un país líder en exportaciones de diversos productos agrícolas y tecnológicos como pantallas y el cuarto productor a nivel mundial de automotores. Lamentablemente somos un país con muchísima desigualdad, también somos el último lugar en calidad educativa de los países de la OCDE y de los países que menos impuestos efectivos recaudan en proporción de esta misma organización.

Por toda la mezcla histórica, socioeconómica y cultural que ha influenciado la formación del mexicano podemos ver que hay una gran diversidad de ideas y pensamientos pero en general hay factores en común. Los mexicanos somos hospitalarios y gente trabajadora, somos un pueblo que se une en los peores momentos tanto en las crisis económicas como en los desastres naturales. El problema es que a vista de muchos no somos un pueblo que nos unamos en las buenas, no coincido mucho con la idea que en México sufrimos todos del síndrome del cangrejo donde el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano, donde la reacción natural de una persona al ver que a otra le va bien es intentar bajarla y recelar su éxito sin importar si es familiar, amigo o compañero.

Varios aspectos negativos de esta supuesta mentalidad lo vemos reflejado en el ámbito político. En la función pública como en cualquier otra área hay gente mala y hay gente buena, pero a veces muchas personas tachan al político de ratero y farsante con un juicio de opinión sumario, sin darle oportunidad de defenderse, por celo o falta de identificación. Hay casos de personas que eran ricas antes de entrar a la política por sus actividades en el sector privado y que al entrar, nada más por estar ahí, ya son tachados como corruptos y que todo lo que tienen es producto de robos. Aunque si bien hay muchos casos de personas sin liderazgo y con nula sensibilidad social que llegan a los cargos públicos a hacer negocios, también es cierto que muchas veces somos los propios ciudadanos quienes contribuimos a la generación de los problemas de la comunidad pero no a su solución, tirando la basura en la calle, buscando eludir o pagar menos impuestos, pasándose la luz roja, copiándose en los exámenes, etc.

Los problemas de la sociedad también los debemos resolver juntos y mientras no logremos corregir el elemento de nuestra mentalidad de linchamiento y convertirla en un frente crítico como responsable, es que veremos cambios reales en nuestra sociedad y en nuestra clase política, que al final es un reflejo de la misma y cuyo ascenso al poder esta determinado por la racionalidad de los votantes para elegir a la mejor opción.

Nuevos Empleos, Solución o Estancamiento

Comparte este artículo:

Esta semana salieron a relucir datos que ubican a Nuevo León como el estado que más empleos ha generado en lo que va del 2018 con 32,232 nuevas plazas formales, seguido por el Estado de México y la Ciudad de México. 73.1% de estas nuevas plazas son permanentes y el resto temporales, hay distintas metas, el gobierno estatal busca que se generen 73 mil empleos anuales mientras que la CAINTRA apunta a 60 mil y como referencia el IMSS el año pasado reportó 66 mil. El problema es que según estudios la mayoría de estos nuevos empleos son empleos de baja remuneración, la mayoría en la industria manufacturera o en grandes comercios de cadenas trasnacionales o nacionales que compiten con los comercios locales.

Es innegable decir que la generación de empleos es esencial para el desarrollo económico y el bienestar social de cualquier economía, sobre todo la de un país como México, el cual está viviendo el bono demográfico más grande en su historia, pero cuando la generación de empleos se limita solo al sector de la manufactura y de los grandes comercios entonces puede mermar la disponibilidad de mano de obra y de mercado para el desarrollo de industrias locales que pudiesen estar generando beneficios en la economía de la región.

La importancia de esto radica en que según analistas en los últimos años el crecimiento estable que ha tenido nuestro país y los bajos niveles de inflación (a excepción del año pasado por el gasolinazo) se ha debido en gran parte a la fortaleza del mercado interno, a que los mexicanos seguimos gastando y consumiendo, pero este consumo podría generar beneficios aún mayores si fuera hecho en empresas que operen con insumos locales, ya que llevarían valor a toda su cadena de producción y distribución.

México es de los países de la OCDE con una mejor tasa de desempleo al ubicarse solo en 3.3% a finales de 2017, pero somos un país con un grave problema de informalidad que también nos afecta el calculo de la desocupación real. Según el INEGI la tasa de informalidad laboral alcanza el 57% nacional, siendo Guerrero el estado más informal y Nuevo León el estado con mayor formalidad laboral, donde además, mayor porcentaje de la población radica en el sector privado.

México ha tenido en este sexenio una producción récord de empleos con más de 2 millones 200 mil empleos formados, 4 veces más que lo que reportó Calderón en el mismo período y 60% más de lo que reporto Zedillo en el mismo lapso. El reto es ver como se generan los incentivos para que la gente pase a la formalidad, se estimule a los negocios locales y se busque diversificar tanto el mercado interno como externo para no depender tanto de EUA. 

 

El SAT revisará cuentas y operaciones de mexicanos señalados en Paradise Papers

Comparte este artículo:

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) informó este lunes que investigará los casos de los contribuyentes en México a los que se refiere en Paradise Papers.

El domingo, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación compartió información sobre el uso de estructuras o empresas constituidas en países de los denominados paraísos fiscales.

En los documentos se menciona a los multimillonarios mexicanos Carlos Slim Helú y Alberto Baillères González son algunos de los nombres que aparecen en los documentos, de acuerdo con Proceso.

Otros mexicanos mencionados son José Fernando Calderón Ayala, quien fue consejero de Alfa y de Femsa, así como sus hijos. Pablo González Carbonell, presidente del grupo hotelero Costamex y su esposa Gabriela Vargas Guajardo, que pertenece a la familia que opera la concesión de MVS Radio. Manuel Zubiria Maqueo, ex director de Caminos y Puentes Federales; Joaquín Gamboa Pascoe, quien fue senador y secretario general de la Confederación de los Trabajadores de México (CTM), y el banquero Paul D’Agata, consejero suplente del consejo de administración de Scotiabank, entre otros.

Además del difunto Marcial Maciel Degollado, fundador de la orden católica los Legionarios de Cristo y cuyo legado se vio empañado por acusaciones de abuso sexual infantil, quien presuntamente tenía una compañía en las islas Bermudas.

El organismo remarcó que invocará los acuerdos de intercambio de información que se tienen establecidos con distintos países, para allegarse de más elementos, de ser necesario.

El 29 de octubre de 2014, México y 50 países más firmaron en la ciudad de Berlín, Alemania, el Acuerdo Multilateral de Autoridad Competente, en el marco de la Séptima Reunión Plenaria del Foro Global de Transparencia e Intercambio de Información en Materia Fiscal organizado por la OCDE.

La documentación ha revelado cuán profundamente se enreda el sistema financiero con multimillonarios, políticos y gigantes corporativos como Apple, Nike, Uber y otras compañías globales con el fin de evitar impuestos.

Entre los involucrados en los Paradise Papers destaca la reina Isabel del Reino Unido, a Wilbur Ross, secretario de Comercio de Donald Trump y sus nexos con Rusia, así como uno de los principales asesores de Justin Trudeau, primer ministro de Canadá y otros 120 políticos a nivel mundial, así como los cantantes Madonna y Bono, líder de la banda U2.