#ContraPortada: “¿Dónde quedó Andrés Manuel López Obrador?”

Comparte este artículo:

Hace poco más de tres décadas apareció en escena un joven genuinamente preocupado por los más pobres, una especie de justiciero social protector de los indígenas y una persona que, por sobre todas las cosas, se mostraba incorruptible.

Aquel joven vivió ascensos meteóricos como figura de la izquierda mexicana desde 1988 como candidato por el Frente Democrático Nacional, partido que también postularía a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano como candidato a la presidencia de México.

Su historia es digna de destacar desde el primer escándalo en donde él mismo alude-con pruebas sólidas, que le robaron la gubernatura de Tabasco, hasta el 2006 donde se proclamó presidente legítimo luego de afirmar que el candidato del PAN le había ‘robado’ la presidencia de México.

En todo momento las derrotas lejos de sepultarlo lo convirtieron en el opositor más importante del sistema, en el político más popular de México y, no es cosa menor, en el hombre más querido por los más de 60 millones de pobres que [sobre] viven en este país.

Su recorrido puede ser presumido en récord como el hombre que le ha dado la vuelta al territorio nacional en innumerables ocasiones recogiendo-al menos ese es el sentido- las necesidades y encomiendas de los que no pertenecen a los privilegios de la clase opulenta.

El 23 de Noviembre de 1991 emprendió un recorrido de protesta que se convertiría en el segundo más largo de la historia política de México con un recorrido de más de mil cien kilómetros desde Tabasco hasta el entonces Distrito Federal, reclamándole al gobierno de Carlos Salinas [a quien considera uno de los artífices de la mafia del poder] la falta de democracia en los procesos electorales de su Estado.

Su trayectoria de protesta incluye el bloqueo de 59 pozos petroleros que se convirtieron en amenaza a la seguridad nacional, la batalla contra el rescate bancario, la austeridad republicana y la famosa frase del “voto por voto, casilla por casilla”; sus desencuentros con los empresarios más poderosos de México, las disputas con Fox al que llamó “chachalaca” y las acusaciones de monopolio contra Televisa.

Todo lo anterior logró colocar a Andrés Manuel López Obrador como el fenómeno que sacaría del gobierno a la fórmula más poderosa de la política y el sistema mexicano: el PRIAN.

Su triunfó fue tan contundente que ambos partidos quedaron tan lejos donde ni sumando sus votos alcanzaban al líder de la izquierda. López Obrador llegó con la mayoría en el Congreso de la Unión, con un gran número de diputados locales, alcaldes, gobernadores y con el poder absoluto de hacer lo que se le antoje.

Muchos esperaban con grandes expectativas las reformas y transformaciones que vendrían de su mano y de la 4T, se creía que llegarían menos detalles imperiales y un resurgimiento absoluto de la vida en democracia.

Todo lo contrario, al presidente se le ve resentido, vengativo y caprichoso. No acepta un “no” por respuesta, no le gusta la crítica y descalifica toda postura de la oposición. Un presidente que no impulsa procesos democráticos al interior de su partido, donde permite la entrada de impresentables en las filas de MORENA y se queda callado ante la imposición de una de las suyas en la CNDH que vive del respeto y la esencia de su autonomía.

No se ve gobernando al justiciero social, al hombre inquebrantable y a la persona capaz de entender la importancia de la libertad de expresión en un país donde, sin estar en guerra, se matan periodistas con total impunidad.

Dicen que el poder corrompe, envenena y deforma… cuestión que parece padecer Andrés, el joven que luchaba por lo que hoy al parecer ha olvidado.

¿Dónde quedó Andrés Manuel López Obrador? Solo él tiene la respuesta.

El pataleo de la partidocracia

Comparte este artículo:

En la última sesión del periodo legislativo de primavera, los diputados del HCNL  aprobaron la Ley de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, supuestamente modificada para ajustarla a las necesidades del Sistema Estatal Anticorrupción. Esta Ley tiene por objeto distribuir competencias entre los órdenes  de gobierno para establecer las responsabilidades administrativas de los servidores públicos.  Y las sanciones correspondientes a las fallas de los propios servidores públicos. 

Curiosamente, en esta Ley destinada a los servidores públicos, se incluye un artículo obligando a los accionistas y socios de las empresas que quieren hacer negocio con el gobierno como proveedores, a presentar su declaración 3 de 3 (patrimonial, fiscal y de interés). Se intentó establecer la misma obligación a nivel federal, hace algunos años, y el presidente Peña Nieto la vetó. El origen de esta exigencia es una venganza de los políticos que no aceptan que les exijan sus declaraciones de bienes y que pretenden exigir la misma obligación a los empresarios que quieren hacer negocio con el gobierno. Solamente, se olvidan una cosa: los servidores públicos administran los recursos de todos los mexicanos. Los empresarios, administran sus propios recursos. 

En Nuevo León, la partidocracia del PRIAN logró imponer la permanencia de este artículo en la Ley, y en forma por demás extraña, la llamada chiquillada de los partidos minoritarios, la aprobó cómo si fuera algo natural.  La Ley fue aprobada por unanimidad de los diputados. Ocurren situaciones muy raras en el Congreso; por esto tiene tan poca credibilidad, a pesar de algunas excepciones valiosas. 

¿Por qué no existirá la independencia de juicio para rechazar posturas a todas luces inaceptables? ¿Qué fuerza sobrenatural tendrá el PRIAN para que los diputados de MC, de Morena y otros se dobleguen frente a imposiciones tan absurdas y cuyo único propósito es provocar el veto de la Ley y por lo tanto la imposibilidad de aplicarla hasta que en una nueva sesión legislativa, se corrija o ¡hasta que nunca se corrija! 

El ejercicio de la política no es de extraterrestres. Hace falta que enviemos al Congreso más diputados dotados de sentido común, y no individuos que se atribuyan privilegios inexistentes. La política es la búsqueda del bien común. No del bien particular de unos cuantos individuos que pretenden picarnos los ojos. Aquí en Nuevo León, la partidocracia sigue disfrutando de la poca capacidad de quienes quisieran imponer un nuevo orden. 

#ElNidoDelGavilán: “Always sunny in Foxilandia”

Comparte este artículo:

Desde el advenimiento de la marea de Morena y lo que eso implique, el matrimonio PRI-PAN y la oposición en general siguen de capa caída. Incoherencias, incapacidad de generar liderazgo y muchos, muchos ridículos. En otra gran demostración de superación personal, en los pasados días, el ex presidente Fox afirmó que un comando armado habría irrumpido en su propiedad en Guanajuato… al final, era un grupo de escoltas que iba a una boda a un espacio contiguo a su propiedad…

La carrera de Fox como todos sabemos, pasó de ser un folklórico opositor de la derecha del Bajío a ser el primer presidente de la oposición. A partir de la segunda parte de su sexenio todo se vino abajo. Empezó a lanzarle flores y besos al PRI y a sus narcogobernadores, apoyó el desafuero contra AMLO, se enganchó en crisis diplomáticas con Cuba y Venezuela, metió su cuchara para maquinar el triunfo de Calderón y quedó como el traidor a la democracia que es y será.

Es muy triste lo que le ha pasado a Vicente en los últimos años, atrapado en Foxilandia, una realidad alterna a la vida donde él favorece a candidatos del PRI y del PAN al mismo tiempo, donde hace el ridículo en medios en Estados Unidos y se pretende miembro del “Contrapeso” de Javier Corral aka “Ternuritas”.

Se ha peleado con su partido, con ex colaboradores, se autohumillado en TV nacional y vive en la irracionalidad al twittear cualquier tontería, llamar mandilón a Andrés Manuel (sí, tal como lo lee) o andar en boxers a la Hugh Hefner en Las Vegas.

En estos días, presuntos habitantes de Foxilandia empezaron a vociferar contra unas fotografías publicadas en redes sociales de jóvenes que recibieron becas y demás apoyos del Bienestar del Gobierno Federal. 

Si bien, habrá que evaluar esa política pública de apoyos en efectivo a distintos grupos, es increíble escuchar en pleno 2019 ese nivel de clasismo y racismo contra los jóvenes al asumir que las gastarán en cualquier cosa y principalmente decir que no las merecen “porque es regalar dinero”. Estos ciudadanos son de los que piensan que darles dinero a los grandes empresarios es “fomento industrial” pero a las clases populares es “populismo”. Los que infantilizan a la gente y gozan del status quo de la desigualdad. Lo más importante: Aplauden medidas de grupos de derecha porque creen pertenecer a ella.

Ahora resulta que tanto Fox como Calderón solicitaron seguridad privada porque tienen “temores fundados” ante el lindo país que nos dejaron… y que niegan sistemáticamente. 

Finalmente, ante la respuesta positiva de AMLO para brindarle seguridad, Fox pasó de llamarle, “Lopitos” a “Señor Presidente”. Así las cosas, desde Foxilandia. 

Lo dicho, dicho está.

Indignación versus indiferencia

Comparte este artículo:

Hoy en día, la inconformidad real de las sociedades se juzga por su capacidad de indignación versus su indiferencia natural. 

La sociedad francesa manifestó una enorme capacidad de indignación en su primera semana de protesta alrededor de los “gilets jaunes” (chalecos amarillos) para tumbar las reformas propuestas por un gobierno más enfocado a sus necesidades de recursos que a las capacidades de unos contribuyentes ya exprimidos y cuyo poder adquisitivo se veía cada día más mermado. Después de ocho semanas, la indignación se ve paulatinamente sustituida por la indiferencia y en forma más peligrosa, por el desorden y un intento de subversión. 

Aquí en Nuevo León, la indignación genuina por un trato fiscal injusto e insultante por parte del Ejecutivo, y con el beneplácito de los propios representantes (supuestamente) populares, está cayendo en una indiferencia que le da luz verde al Ejecutivo para seguir hurgando en el bolsillo de los causantes locales para subsanar su ineficiencia en el manejo de los recursos públicos, cuando no en su deshonestidad en estos manejos. 

El “borrón” fraudulento de una parte de la Ley votada por el pleno ni siquiera provoca indignación de los propios diputados. Son cómplices del fraude. 

La indignación contra la corrupción del PRIAN que dio entrada al gobierno independiente (¿?) del Bronco no ha apagado la inconformidad ciudadana. Porque el gobierno independiente mostró indiferencia hacía la corrupción. 

Muchos dirán que más que indiferencia se trata de complicidad activa. Cuando la indiferencia se transforma en complicidad, la indignación se vuelve más fuerte. La impunidad es una forma de complicidad. 

Denunciar la corrupción de los gobiernos del PRIAN y la corrupción en Pemex permitiendo una impunidad criminal es ser cómplices de los gobiernos denunciados. El gobierno de AMLO se apoderó de México en nombre de la indignación contra la corrupción. Está cayendo en complicidad descarada por denunciar sin castigar, demostrando nula voluntad de combatir el crimen.  O incapacidad para combatirlo. 

Indiferencia o indignación. Las sociedades del siglo XXI necesitarán definir si se quedan calladas en su indiferencia o si son cada día más capaces de manifestar su indignación en la calle o en actitudes de repudio eficaces (incluyendo la huelga de pagos de contribuciones injustas) contra gobiernos que no entienden dónde está el límite de su ineptitud. Pero que exhiben permanentemente su deshonestidad. 

La indignación legítima corre el peligro de ser infiltrada por movimientos violentos cuyos objetivos son el caos y el desorden. Es el precio de la ineptitud y de la deshonestidad.       

¿Sirven de algo las elecciones?

Comparte este artículo:

¿Habrá sido responsable el tribunal al anular las elecciones del 1º de julio en el municipio de Monterrey, o habrá obedecido a intereses políticos en vez de impartir justicia? Cuando se presentan estas situaciones y que las mayorías partidistas bloquean la búsqueda de soluciones, es deber y obligación de las minorías ser más participativas y sobre todo más propositivas. 

Poco se puede esperar del PRIAN. La calidad de su debate está a la altura de un pleito de lavanderas (con el perdón de las lavanderas). Tomamos en cuenta la inutilidad de la Comisión Estatal Electoral, la cual se limita a hablar de dinero (¿porqué será?) en vez de preocuparse por su capacidad de convocatoria para asegurar la participación de los 11,000 ciudadanos voluntarios que requiere para organizar la elección. La responsabilidad de encontrar soluciones recae en los partidos minoritarios, y si no pueden o no quieren, entonces los organismos de la Sociedad Civil organizada deben multiplicar las propuestas para no permitir que la parálisis buscada por los partidos permanezca, en beneficio de sus intereses particulares.  Peor todavía,  en beneficio de un poder ejecutivo quien, no sin razón, actúa como zopilote para aprovecharse de las carroñas potenciales. 

El embrollo desatado por unos jueces de dudosa respetabilidad, pone a la clase política del estado frente a sus responsabilidades y demuestra su verdadera capacidad de acción. Por lo pronto, no han surgido liderazgos arrolladores. Nadie ha demostrado tener la clase o la autoridad suficiente para imponer otra solución que no sea de irse a disfrutar del puente. Tomamos nota. Ha sido el único consenso logrado por quienes pretenden representarnos. Irse de puente. Por lo demás, ha prevalecido la metodología del “porque no” en vez de la del “cómo sí”. 

Constatamos un vacío de capacidad política y la ineficiencia de los partidos minoritarios que no han logrado quitarle la batuta a un PRI derrotado en las elecciones pero que sigue actuando cómo si fuera la voz determinante. Falta oficio político. Falta claridad de visión. ¿O solamente se trataba de estorbar sin impedir que la partidocracia real siga sus negocios y sus enredos, en detrimento de la ciudadanía?  

¿Sirven de algo las elecciones? En ningún momento parece que el PRI fuera rechazado al punto de tener un solo diputado de mayoría entre los 26 del Congreso. Por falta de liderazgos, este 4% pesa más en el pleno y en las negociaciones que la tropa desordenada que, después de dos meses, resulta incapaz de organizarse. El resultado de esta elección extraordinaria será un reflejo de esta ausencia de liderazgo y de la mediocridad de la clase política que pretende gobernarnos.      

La democracia abusada en Nuevo León

Comparte este artículo:

En Nuevo León se dan cosas extrañas. En 2015, el voto popular marcó un rechazo total a la partidocracia del PRIAN, sin embargo, parece que el Gobernador electo en nombre del combate a la corrupción está perpetuando la corrupción, insultando así a los electores, quienes se lo devolvieron tres años después, infligiéndole una derrota electoral de la cual no parece haberse percatado. O es o se hace. 

En 2018, en las elecciones para renovar el Congreso estatal, se le dio una paliza ejemplar al PRI, para castigar el desempeño nacional del partido y de su presidente y la corrupción que para este partido es “el” sistema de gobierno. Sin embargo, lo que sembró este partido, a raíz de las raterías y de los desvíos de Rodrigo Medina, de Javier y César Duarte y de tantos otros, parece perpetuarse a través del diputado paracaidista Paco Cienfuegos, diputado por obra y gracia de una ley electoral a modo, ensuciada por la propia partidocracia. 

Siendo minoría parece tener la fuerza suficiente para manipular todos y cada uno de los partidos y de manejar el Congreso a su antojo, con el respaldo de los milloncitos que su partido tiene acumulado gracias a las maniobras de empresas fantasmas y de los milagros que realizó su jefe y cuate Rodrigo Medina que dejó un Estado endeudado sin nunca justificar en que había utilizado el dinero de la mega deuda que nos heredó y que pagarán todavía nuestros nietos y sus propios nietos. 

Parece que Paco Cienfuegos es quien tiene acceso a parte del tesoro. ¿Será? ¿Cómo será que para los observadores se ve que hasta Morena obedece a las instrucciones de Paco Cienfuegos, a través de operadores ex priistas que oportunamente vistieron la casaca morena? Hasta la coordinadora del partido de AMLO fue desbancada por instrucciones del tal Paco. 

¿Se habrá enterado la dirigencia nacional del partido moreno o asistimos a un juego arreglado con anticipación? Que desaparezca el PRIAN y viva el PRIMOR. La democracia mexicana está viviendo horas revueltas en Nuevo León. 

Pronto sabremos si unos cuantos ingenuos sirvieron de pantalla para que reviva la pesadilla del partido único y de sus consecuencias antidemocráticas o si nos aprestamos a ser testigos de un verdadero intento de reequilibrio de la sociedad y de la implementación de las medidas necesarias para que exista justicia social, a través de una sistema de redistribución fiscal equitativo y que dé esperanza a una nación entera y no solamente a los mas favorecidos. 

Lo cierto es que parece que la democracia electoral en Nuevo León no tiene consecuencias y que los mismos pillos de siempre hacen y deshacen a su antojo. ¿Se habrán percatado los electores? La Sociedad Civil debe pronunciarse para no mostrarse sumisa a unos cuantos políticos manipuladores y deshonestos. 

AMLO pide investigar pago por tabloide

Comparte este artículo:

Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de Morena, solicitó una investigación interna a su partido sobre el supuesto pago millonario realizado por la impresión de 20 mil ejemplares de Regeneración, el periódico oficial de ese instituto político.

Entrevistado en Durango, el aspirante dijo que pidió una revisión a la dirigencia de Morena en Tabasco y también a los responsables del manejo financiero.

“Estoy pidiendo un informe a los dirigentes del partido en Tabasco y también a quienes manejan las finanzas, se me hace una exageración, pero hoy mismo vamos a dar respuesta”, expresó.

“Voy a pedir ahora la investigación al interior de Morena”.

De entrada, López Obrador reconoció que él se desempeñaba como dirigente nacional de Morena cuando se realizó el supuesto pago de 58 millones de pesos a la empresa que imprimió unos de 20 mil ejemplares.

Sin embargo, se dijo extrañado por el monto que aparece en las indagatorias del órgano electoral, por considerar que es excesivo.

“Es un proceso que se lleva a cabo con imprentas que hacen ese trabajo y se les paga, pero que sean 58 millones para Tabasco, nada más, se me hace muy (…)”.

“¿Usted era presidente en ese momento?”, se le preguntó.

“Sí y no recuerdo que se haya hecho eso, además no hay dinero para eso, no alcanza, por eso me llama la atención”, respondió.

López Obrador advirtió, sin embargo, que en caso de que se compruebe que la información es falsa, pedirá a REFORMA que rectifique y ofrezca disculpas por la publicación.

“Si no es cierto, de manera muy respetuosa, voy a pedirle al periódico REFORMA que, en el mismo espacio, en ocho columnas, rectifiquen y ofrezcan una disculpa”, afirmó.

“De todas maneras estoy pidiendo que se investigue y si se demuestra que no es cierto, pues el periódico REFORMA va reconocer que se equivocaron”.

El candidato también habló sobre la opacidad de los gastos de campaña reportados al INE.

“Vamos bien, vamos bien, nosotros no malversamos fondos, tenemos como norma de conducta la honestidad, por eso me llamó mucho la atención lo del REFORMA de hoy, lo vamos a aclarar”, insistió.

El político tabasqueño desestimó las denuncias presentadas ayer por el PRI, en las que se acusa a Morena de desviar recursos originalmente destinados a los damnificados de los sismos de septiembre pasado.

“Todo lo que está pasando ahora, los ataques que se está pasando ahora, los ataques que se están enfilando a nosotros, tienen que ver con el nerviosismo, la desesperación porque estamos muy arriba”, sostuvo.

Luego consideró que los recientes señalamientos en contra de Morena tienen como motivación el nerviosismo de quienes apoyan la candidatura del panista Ricardo Anaya.

“En el caso del periódico REFORMA, lo entiendo, porque es un periódico que siempre ha estado apoyando al conservadurismo, al PAN, al PRIAN“, dijo.

“Entonces, andan muy enojados porque no les funcionó su estrategia. El periódico REFORMA apoyó durante la campaña, mucho, a Anaya. ¿Qué culpa tengo yo de que Anaya no haya levantado? No es culpa mía”.

AMLO compara su triunfo con el del Tri

Comparte este artículo:

Andrés Manuel López Obrador aseguró esta tarde que la fiesta por el triunfo de su movimiento, el próximo 1 de julio, será aún mayor que la que se vive hoy por la victoria de la Selección Nacional.

“Imagínense: si hoy hay alegría porque ganó la Selección Nacional, imagínense cómo va a estar la alegría la tarde-noche del 1 de julio, con el triunfo del pueblo. Será un acontecimiento histórico la cuarta transformación de México“, aseguró el tabasqueño.

El candidato afirmó que tiene una ventaja de más de 20 puntos, porque la gente está harta del PRIAN y porque, esta vez, a diferencia de lo que ocurrió en 2006 y 2012 no se pudieron poner de acuerdo.

López Obrador continuó en Tultitlán del norte de la Zona Metropolitana del Valle de México su gira de cierre de campaña en el Estado de México, que inició en Texcoco y Ecatepec, y concluirá esta tarde en Toluca.

El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia juró, ante miles de personas congregadas en un predio de Tultitlán, que él no va a defraudar al pueblo.

Además, aseguró que así como creó un programa de apoyo a adultos mayores siendo jefe de Gobierno del Distrito Federal, ahora dedicará su inteligencia y corazón a diseñar un programa de atención a jóvenes.

Detalló que habrá becas para los estudiantes de Preparatoria, para que no abandonen los estudios, y ofreció que ya no habrá rechazados de las universidades públicas.

“Habrá cien por ciento de admisión, se van a crear nuevas universidades públicas y, mientras tanto, se van a entregar becas de 2 mil 400 becas mensuales para todos los jóvenes que estén desempleados“, expresó, “lo resumo en una frase: becarios sí, sicarios no”.

El ex Jefe de Gobierno capitalino aseguró que va a combatir las causas de fondo de la inseguridad, como son la desigualdad y la pobreza, pero también atenderá el problema coyuntural, con reuniones diarias, a las seis de la mañana, con un gabinete de seguridad y su próxima Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

 López Obrador llegó a Tultitlán acompañado de los candidatos locales de Morena: Delfina Gómez e Higinio Martínez, al Senado, y los aspirantes a diputaciones federales, locales y Presidencias municipales.

Higinio Martínez, veterano operador político mexiquense, calificó la gira que lleva a cabo López Obrador por el Estado de México como histórica.

 

La carta Peña Nieto, cuestión de tiempo

Comparte este artículo:

La figura del presidente de la República había estado relativamente ausente en el debate electoral. Después de un spot en el que enlistó a los candidatos sin mostrar favoritismo hacia aquel de su partido, se sumó como una figura bastante neutra en estas contiendas. 

A pesar del uso constante de su nombre como un argumento para presionar a José Antonio Meade, no se había “aprovechado” de mayor manera el descontento de la opinión pública mexicana. Tras distintos escándalos en su sexenio, varias crisis de corrupción y otras tantas de derechos humanos, tuvo uno de los índices de aprobación más bajos (si no es que el peor) en la historia mexicana, llegando a 17% en febrero de 2018.

Por la coyuntura, parecía extraño que ningún candidato de la “oposición” mantuviera un discurso firme con alusión a Peña. Lo mantenido por Andrés Manuel, a pesar de ser repetitivo, es generalizado y sin un rostro particular. La mafia del poder o el PRIAN dejan en ambigüedad al caso específico del presidente. Ricardo Anaya, por otra parte, había hecho hincapié en la relación de Meade con el PRI y en su postura en cuanto al desempeño del presidente, pero solo para presionar al otro candidato y no como un compromiso en su campaña.

Meade, ante esta insistencia, no supo aprovechar algo que solo ha podido utilizar en frases monótonas en spots y discursos: su calidad de ciudadano. No pudo deslindarse de la sombra de Peña Nieto. No fue capaz de aceptar las debilidades de su sexenio y ni siquiera se atrevió a enlistar errores puntuales.   

Será que López Obrador se ha conformado ya con las tendencias innegables en las encuestas. Será que Meade no tuvo la determinación para disociarse del sexenio de Peña. Será el sereno, pero Ricardo Anaya fue el único que (tarde pero seguro) jugó la carta Peña Nieto. 

El pasado 3 de junio, Ricardo Anaya publicó en su cuenta de Youtube su respuesta a lo que consideró una guerra sucia encabezada por Enrique Peña Nieto. El video es claro: habla de manera directa y responsabiliza al actual presidente por las acusaciones en torno al candidato. Además, desde su presencia en la Ibero, ha afirmado que, de llegar al poder, no dudaría en darle seguimiento legal a Enrique Peña Nieto. Incluso, en caso de ser determinado culpable, aplicar las sentencias correspondientes y que termine en la cárcel.

Creo que las declaraciones fueron inevitables. La campaña de Anaya ya no muestra el ascenso que tuvo, cuando se afirmó que la competencia sería entre dos. Se llegó a pronosticar un Ricardo Anaya creciendo en las predicciones provocando una elección reñida con López Obrador. Hoy, sorprendentemente, José Antonio Meade ha incrementado algunos puntos porcentuales, mientras que Anaya se mantiene igual, y en algunas encuestas hasta a la baja.

El deber ser, indicaría que este antagonismo claro y directo con Peña Nieto removerá algo en el imaginario colectivo de los votantes indecisos. Estrategia de marketing, intenciones honestas, declaraciones desesperadas. De la manera en que se considere, creo que la carta de Enrique Peña Nieto solo fue aprovechada por Anaya, y en estos días veremos si funcionó en términos de rentabilidad electoral.

AMLO espera voto de seguidores de Margarita Zavala

Comparte este artículo:

Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de Morena, confió en que los simpatizantes de Margarita Zavala puedan votar a su favor en la elección del próximo 1 de julio.

El aspirante se negó a calificar la decisión de la ex panista de abandonar la contienda, pero se dijo respetuoso.

Respeto su postura, muchos de los que iban a votar por ella estoy seguro que lo van a hacer ahora por nosotros.

El político tabasqueño advirtió que Zavala podría terminar sumándose a la campaña del candidato del PRI, José Antonio Meade.

“Puede ser, porque se identifica con el PRIAN“, dijo.

Entrevistado luego de reunirse con la Coparmex no descartó la posibilidad de que se pretenda crear un frente en su contra, pero advirtió que la tendencia de las preferencias a su favor es irreversible.

-¿Podrían formar un frente anti-AMLO?

– Sí, sí, pero ya la gente decidió en favor de un cambio verdadero, vamos a ganar aunque se unan todos. – ¿Espera más declinaciones?

– Puede ser, porque están muy nerviosos, están muy preocupados, estamos muy arriba, en términos de resultados finales de efectividad, ya pasamos el 50 por ciento de intención de voto.

López Obrador sostuvo que tanto Zavala, como su esposo, el ex Presidente Felipe Calderón, enfrentan un sentimiento de culpabilidad no sólo por lo que ocurrió en la elección del 2006, sino por las muertes que dejó la estrategia de seguridad del pasado sexenio.

 

Ellos traen un problema de conciencia porque su esposo se robó la Presidencia en el 2006 y no sólo eso, fue quien desató esta guerra que ha causado la muerte de miles de mexicanos.

Calderón convirtió al País en un cementerio. Eso les pesa mucho, traen un problema de conciencia pero no es conmigo, ellos deberían de entender que tienen esa deuda histórica con el pueblo de México“, sentenció.