Anaya asegura que ineptitud de gobierno de AMLO mata

Comparte este artículo:

En un video difundido en sus redes sociales, Ricardo Anaya Cortés, candidato presidencial del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano en 2018, consideró que el accidente en la Línea 12 del Metro fue debido a la ineptitud. 

Anaya, quien no cuenta con una candidatura o cargo, centró la crítica en el presidente López Obrador, así como en dos de las personas más cercanas al mandatario, ambas inmersas en el accidente.

La lección es que la ineptitud mata y hay que decirlo, este ha sido el gobierno de la ineptitud que cuesta vidas humanas“, manifestó después de reiterar sus condolencias a las familias de las víctimas. Comparó el momento con el sexenio del 2006 al 2012, “en el peor año de la guerra contra el narco de Calderón murieron 25 mil mexicanos (…) Hoy estamos peor“.

Concluyó comentando que “tenemos que evitar que la ineptitud de este gobierno siga matando gente, que siga enlutando a nuestras familias, que siga destruyendo a México“, sentenció el excandidato.

Con información de El Universal

Ricardo Anaya asegura que AMLO quiere controlar la elección

Comparte este artículo:

El panista y excandidato a la presidencia de México, Ricardo Anaya, quien recientemente anunció que regresará para competir por la presidencia de México en 2024, publicó un mensaje en sus redes sociales, en donde señala que el presidente López Obrador busca quitar al Instituto Nacional Electoral (INE) los poderes Judicial y Legislativo y tomar control de las elecciones.

En el video narra: “AMLO quiere quitar al INE y controlar los poderes Judicial y Legislativo, porque quiere tener todo el poder. Un voto a cualquiera de los partidos de coalición de Morena es darle todo el control“.

El video surge en referencia a las últimas declaraciones del mandatario, en el que criticó al órgano electoral del país por cancelar las candidaturas de Salgado Macedonio y Raúl Morón, ambos de Morena.

Añadió: “¿quién era el secretario de Gobernación en el 88?, o sea ¿quién era ese árbitro?, Manuel Bartlett, sí, que ahora es cuatazo de López Obrador y que por eso lo puso al frente de la Comisión Federal de Electricidad“.

En esta coyuntura, Mario Delgado, dirigente nacional de Morena, y de Félix Salgado Macedonio, excandidato a la Gubernatura de Guerrero, durante sus protestas, han asegurado que el INE va a caer.

Con información de El Heraldo

Asegura Ricardo Anaya que se ha vivido un año de mentiras por la pandemia

Comparte este artículo:

A través de un video en redes sociales, el ex candidato a la presidencia por el Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya, afirmó que a un año de la pandemia ocasionada por el Covid-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha mentido durante todo este tiempo. 

En el video, además de acusar al presidente, propone medidas, entre las que se encuentran realizar una consulta para frenar la construcción de la refinería de Dos Bocas, para mejorar la crisis dentro del país.

“Llevamos un año de pandemia, un año de mentiras. ¿Cómo te ibas a preparar para la crisis económica y de salud si el Gobierno te estaba mintiendo? Nos dijeron que no pasaba nada y aun en las cifras oficiales han muerto 21 personas cada hora, 500 al día desde que empezó la pandemia en México. El manejo de la pandemia en México es un desastre sumado a otro desastre”, expresó.

Anaya exigió que el presidente sea honesto sobre las cifras de contagios, fallecimientos y vacunación. También pidió que se otorgaran recursos para apoyar a las familias mexicanas durante estos tiempos difíciles.

Con información de: “El Norte”. 

Tres años antes

Comparte este artículo:

Comenzamos esta semana con otro de los videos de Ricardo Anaya, de alta producción, hablándole a México. Esta vez anuncia que rechazará ser diputado federal plurinominal por el Partido Acción Nacional para recorrer todo el país, empezando con mil municipios, escuchando a la gente de cara a la elección presidencial de 2024.

A poco más de tres años, ya tenemos al primer destapado.

Su plan de caminar por México, sus montañas y sus valles, recuerda un poco a la estrategia que usó Andrés Manuel López Obrador durante varios años para ganarse la simpatía de la gente. Fácilmente se puede confundir por ambición de poder, aunque el ex candidato presidencial lo anuncia como una fuerte necesidad de un verdadero cambio.

En la Cámara de Diputados, es probable que Anaya hubiera encabezado al Grupo Parlamentario del PAN o alguna comisión notable, pues es conocido que es una de las voces más fuertes en contra del actual gobierno de la 4T, incluso desde antes de las campañas de 2018. Famoso por los argumentos que presentaba en los debates presidenciales y las confrontaciones que tenía con López Obrador, Ricardo ha ido ganando terreno desde su reaparición pública hace meses después de dedicarse a su familia por dos años.

Es de suponerse que si eligió este camino es porque el apoyo a su candidatura existe, más aún por la notable ausencia de líderes en Acción Nacional. Este partido, que en algún momento fue el más fuerte de México, sufre de una crisis interna derivada de la triste gestión de Marko Cortés, de la ruptura de antiguos líderes y de la falta de perfiles fuertes que den la cara por la oposición mexicana.

Ahora, esta estrategia de Anaya Cortés deja ver claramente que, si bien si es posible que tenga genuino interés por el bienestar de México, es un personaje muy ambicioso. 

¿Recuerdan cuando en 2018 se impuso como candidato de su partido y como consecuencia Margarita Zavala renunció y con eso el PAN se fragmentó? Eso fue por la ambición de Ricardo. Consiguió una considerable cantidad de votos y se posicionó como un importante opositor, pero también se le recuerda por dañar a un partido con tal de poner su proyecto personal por encima de todo lo demás.

Anunciar una intención presidencial con tres años de adelanto no es nuevo, pero ya conocemos bien qué características tienen aquellos personajes que lo hacen. 

Tiene mucho tiempo para ganarse la confianza de las y los mexicanos. Pero también, en un instante sus aspiraciones prematuras se pueden venir abajo. Habrá que estar pendientes de su recorrido y quienes desde ahora suenan para ocupar Palacio Nacional el siguiente sexenio.

¿Qué opinas al respecto?

Anuncia Anaya que buscará nuevamente la Presidencia en el 2024

Comparte este artículo:

El panista Ricardo Anaya anunció este lunes su intención de volver a contender por la Presidencia de México en las elecciones de 2024. 

A través de un video difundido en sus cuentas de redes sociales, el ex candidato presidencial por el blanquiazul agradeció  la invitación de su partido para ocupar una curul por la vía plurinominal, no obstante, dijo que sus intereses son otros y que está dispuesto a recorrer nuevamente el país para escuchar a la gente y conocer de cerca las necesidades que tienen. 

“Decidí no aceptar la generosa invitación de mi partido para ser diputado federal diputado plurinominal (…) Estoy convencido de que mi papel debe ser otro para ayudar a que las cosas mejoren. La elección de este año es muy importante, pero la presidencial de 2024 será crucial”, señala el queretano en el audiovisual. 

“Por eso quiero concentrarme desde ahora en el 2024. Quiero dedicarme de tiempo completo a volver a recorrer todo nuestro país, no a estar en una tribuna o en una oficina, sino en la calle, en una comunidad, con la gente. Y llegado el momento, si la vida y las circunstancias me lo permiten, volver a participar en la elección presidencial”, añadió.

Para Anaya Cortés, otros seis años con un Gobierno de Morena terminarían por destruir a México, afectando irremediablemente la vida de millones de personas y eso, advirtió, no lo podemos permitir”. 

Lo anterior no significa que no apoye a sus compañeros de partido que busquen ser legisladores, pues aseguró que estará con ellos al pie del cañón.

“Urge un contrapeso real en el Congreso para hacer frente a este Gobierno incapaz y mentiroso.

“Ya empecé mi camino y no pararé”, aseveró el panista.

(Fuente: El Mañanero Diario)

Incremento del salario mínimo: una revisión teórica de sus efectos

Comparte este artículo:

El pasado miércoles 1 de enero entró en vigor el acuerdo de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) que establece un incremento del salario mínimo de 20% en términos reales – de 102.68 a 123.22 pesos diarios. 

El gobierno federal ha señalado que el alza general en el salario mínimo no tendrá repercusiones inflacionarias. Si bien es cierto que la relación puntual entre los salarios y los precios no es directa, el aumento se da en un contexto de estancamiento económico. Las consecuencias en la economía no son fáciles de predecir, dada la multiplicidad de factores.

Por ello, conviene precisar algunos postulados teóricos que simplifican el análisis de los efectos que tiene un aumento en los salarios. De esa manera, podremos dar cuenta de efectos opuestos a los que señala la teoría económica ortodoxa. 

La escuela neoclásica de economía establece que el salario real que reciben los trabajadores en una industria debe ser equivalente a la productividad marginal, es decir, a la aportación de la última unidad de trabajo utilizada en la producción. 

El problema con esta teoría es que dicha equivalencia ocurre exclusivamente en equilibrio, un estado de la economía que tiene más relevancia teórica que una existencia fáctica. La economía se encuentra constantemente en movimiento, por ello el análisis debe ser a partir de un enfoque dinámico, no estático. Ante ello, esta escuela de pensamiento toma como simultáneo lo temporalmente heterogéneo. 

Si se acepta este enfoque reduccionista y atemporal, un aumento en el salario real no implica un incremento en la productividad laboral; por el contrario, si se fija un salario mínimo por arriba del equilibrio – ahí donde las funciones de oferta y demanda se cruzan -, las empresas contratarán menos unidades de trabajo respecto al punto de equilibrio, lo que implicaría desempleo. 

Bajo este enfoque existen dos cuestiones que la teoría no toma en cuenta y es consecuencia de la rigidez simultánea que impone entre la remuneración del trabajador y su productividad. En primer lugar, la teoría no prevé que el aumento en las remuneraciones salariales puede generar un mayor esfuerzo, lo que deriva en una mayor productividad. Los trabajadores perciben un estímulo por parte del empleador y lo traducen en un mayor compromiso laboral. Esto no solo se reduce al salario, sino también al acceso a seguridad social, prestaciones, mejor ambiente de trabajo, etc. 

En segundo lugar, la escuela neoclásica define una función de oferta laboral estrictamente creciente, lo que genera un solo equilibrio de mercado. Sin embargo, si pensamos en un hogar con familia extensa que incluya a los abuelos, con salarios muy bajos, todos los integrantes del hogar buscarán trabajar, pero a medida que incrementa el salario y los padres de familia perciben una mayor remuneración, los abuelos pueden dejar de trabajar para cuidar a los nietos, lo que revierte la función de oferta y la vuelve decreciente. Por último, si el salario continúa creciendo, los abuelos tendrán nuevamente incentivos para ofrecer su fuerza laboral dada una mayor remuneración. 

Con ello, se busca señalar que pueden existir más de un equilibrio de mercado, por lo cual, fijar un salario mínimo por arriba de un equilibrio puede conducir al mercado a otro equilibrio, superando el problema de desempleo que la escuela ortodoxa dogmáticamente profesaba. 

A lo anterior, vale la pena agregar los problemas de información que existen en el mercado laboral y que conducen a equilibrios subóptimos. Si bien desde finales de la década de los setenta ya se hacía alusión a escenarios con asimetría de información –moral hazard y adverse selection-, podemos añadir otro de carácter sociológico: la asimetría de poder entre el oferente y el demandante de fuerza de trabajo. 

El empleador, en muchos casos, conoce la situación de necesidad que tiene la persona de ser contratada, por lo cual éste está dispuesto a aceptar el trabajo por una remuneración posiblemente inferior a su productividad. El demandante obtiene una ventaja de la posición de precariedad que tiene el oferente. Por ello, la política pública del candidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, de establecer un ingreso universal no era una locura; si bien financieramente poco viable, el ingreso le otorgaría al oferente un respaldo económico que evitaría vender su fuerza de trabajo a cualquier precio.

Con esto no buscamos argumentar que el aumento de los salarios debe ser por mandato gubernamental; por el contrario, estamos de acuerdo en que el aumento sostenido de los ingresos laborales solo es posible con un incremento sostenido de la productividad. Si bien no de forma puntual, el salario y la productividad poseen un relación estrecha y positiva, por lo cual más allá de un aumento por mandato del salario mínimo, el gobierno debe de solucionar el mayor problema para la economía mexicana y que ha provocado el estancamiento del salario y una caída de la productividad: la informalidad. 

Anaya se lanza en contra de AMLO y López-Gatell por COVID-19

Comparte este artículo:

El ex candidato a la Presidencia de México del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, acusó al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, de ser un “lambiscón” qué solo quiere quedar bien con el presidente Andrés Manuel López Obrador y que no tomó en serio la amenaza de la pandemia del COVID-19.

En un video publicado en su cuenta de Twitter, Anaya criticó al gobierno de López Obrador por un “manejo criminal” de la pandemia y lamentó las más de 100 mil muertes registradas hasta este momento en territorio nacional.

Por otro lado, acusó que la llamada “Cuarta Transformación” le mintió a los ciudadanos respecto a las verdaderas implicaciones del COVID-19, y cuestionó las decisiones que se tomaron al inicio del periodo de la Emergencia Sanitaria.

Expuso que a los ciudadanos de México se les ha hecho creer que sólo existen dos opiniones ante la pandemia: la suspensión de actividades por confinamiento o el tránsito en las calles con contagios masivos. No obstante, señaló que existen países como Dinamarca y Taiwán, donde las muertes por COVID-19 han sido mínimas y actualmente los establecimiento estañan abiertos y los niños van a la escuela.

Lamentó que contrario a países como Chile y Perú, donde los gobierno apostaron por la entrega de recursos a trabajadores que tuvieron que “quedarse en casa”, en México las autoridades abandonaron a su suerte a las millones de personas que vieron afectados sus ingresos con la suspensión de actividades económicas.

El panista dijo que AMLO ha destinado recursos a los “caprichos” de su proyecto de gobierno, como la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, y la construcción del Tren Maya, por lo que calificó como mentiras que no se cuente con presupuesto suficiente para auxiliar a las personas afectadas por la crisis económica.

Al referirse a López-Gatell, el también ex dirigente nacional del PAN dijo que se olvidó de su compromiso con la seguridad sanitaria y optó por concentrarse en defender las malas decisiones tomadas para el control de la pandemia. Lamentó que incluso haya llegado a insinuar que el presidente es incapaz de contagiar el coronavirus.

“Al tal Hugo, ni mas ni menos que el principal encargado de contener esta brutal pandemia, sólo le importa quedar bien con su jefe. Su lambisconería llegó a este extremo: resulta que la fuerza moral del presidente es tal, que él no contagia”, expresó.

Señalan a Peña Nieto como “jefe criminal”

Comparte este artículo:

La Fiscalía General de la República (FGR) afirma que como cabeza de un aparato de poder criminal, el presidente Enrique Peña Nieto jugó un papel central en al comisión de delitos de traición a la patria y cohecho en el caso Odebrecht, esto de acuerdo a la solicitud de orden de aprehensión contra el ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, formulada por la FGR ante un juez y que fue devuelta sin que el juzgador se pronunciara sobre su procedencia, y a la que tuvo acceso el periódico Reforma.

En la solicitud, la Fiscalía considera que el ex presidente Peña Nieto fue autor mediato de los delitos mencionados y los de carácter electoral, es decir, que cometió los ilícitos utilizando como instrumento a Videgaray y a Emilio Lozoya Austin.

Peña Nieto, dice en su consideración la FGR, se apartó del Estado de Derecho y utilizó el cargo público para el que fue electo, con el fin de delinquir.

Con su actuar ilícito no solo obtuvo beneficio personal, sino procuró “también el beneficio de la empresa Odebrecht, que los había ya hecho objeto de cohecho, traicionado a la patria con su mal desempeño”.

“Los hechos delictivos de cohecho y traición a la patria”, indica la Fiscalía en su solicitud ante el juez, “surgieron por disposición de él mismo”.

El documento señala que Videgaray actuó bajo instrucciones de su jefe, el entonces presidente Enrique Peña Nieto.

A instancia del mandatario, dice el documento de la FGR, Videgaray distribuyó “de manera espontánea y por interpósitas personas” 121 millones 500 mil pesos a los legisladores panistas Ernesto Cordero y Jorge Luis Lavalle, al dirigente partidista Ricardo Anaya y al legislador priista David Penchyna Grub.

El delito de cohecho se configuró con las entregas en efectivo a los políticos panistas y priistas señalados. Estas entregas presuntamente tenían el propósito de obtener el voto de los aludidos en favor de la reforma energética sin atender los intereses que representaban, sino sólo a su beneficio personal.

Por otro lado, la traición a la patria habría ocurrido al impulsar las reformas estructurales para otorgar beneficios a empresas extranjeras, como Odebrecht, y que podrían beneficiarse del aprovechamiento y explotación de los recursos naturales que por mandato constitucional son propiedad de la nación.

“Los hechos imputados de cohecho y traición a la patria requirieron de considerables recursos logísticos y financiero ya que hubo que realizar gestiones tanto en el país como en el extranjero para contar los recursos ilícitos de Odebrecht”, se describe en el documento que publica el periódico Reforma este jueves.

Además, esos recursos hubo que “transferirlos, cambiarlos en moneda corriente, almacenarlos, entregarlos a los legisladores, condicionar el pago de sobornos a cambio de su voto a favor de la aprobación de las reformas estructurales; elaborar las propuestas legislativas a modo que beneficiaran a Odebrecht entre otros; cabildearlas con el resto de legisladores y publicar las leyes aprobadas”, detalla.

Bajo el liderazgo de Peña, Videgaray y Lozoya, continúa, funcionaron como “un Estado dentro de un Estado e implementaron una política de actos de corrupción”.

Cabe mencionar que se indica que la solicitud de orden de aprehensión se centra únicamente en Videgaray como 2autor material” de los actos criminales, la FGR deja en claro que Peña fue el orquestador y promovente de las acciones delictivas.

Al señalar que ocupó el cargo oficial más elevado de la Administración pública entre 2012 y 2018, subraya que Peña “contaba con su propio aparato de poder criminal, con cuya ayuda implementó una estrategia de coptación de la voluntad de los legisladores” para la aprobación de la reforma energética.

“Peña tuvo un poder de mando y dirección sobre sus allegados en el Gobierno que, desde luego, no era simbólico, sino que también incluía la capacidad de dar órdenes específicas, las cuales estaban obligadas a cumplirlas”, expone la FGR.

(Fuente e información de Grupo Reforma)

En su mensaje semanal, Anaya habla de las Elecciones en Estados Unidos

Comparte este artículo:

Como ha sido costumbre durante el último mes, el excandidato presidencial, Ricardo Anaya, publicó un mensaje en video, en esta ocasión señaló que sería una vergüenza que el presidente López Obrador haya ayudado a Donald Trump en su campaña electoral en caso de que este obtenga el triunfo este 3 de noviembre en las elecciones en los Estados Unidos.

Señaló de igual manera que en caso de que gane el candidato demócrata, Joe Biden, la Presidencia de Estados Unidos, la relación comenzaría “con el pie izquierdo“. Comentó: “Dudo muchísimo que pase, pero sería una vergüenza haberle ayudado a Trump a ganar. Y en caso de que Trump pierda, aunque Biden es un político educado y no va a hacer groserías en público, la relación comenzaría con el pie izquierdo“.

Finalmente, Anaya apuntó que las elecciones en Estados Unidos este 3 de noviembre serán una fecha crucial en donde los ciudadanos de dicho país “tendrán la oportunidad de echar de la Casa Blanca a un populista y demagogo“, como Trump.

Concluyó comentando que: “Por el bien de México, Estados Unidos y del mundo, espero que así suceda y que podamos empezara  escribir una nueva página de respeto, colaboración y responsabilidad compartida“.

Con información de LópezDóriga-Digital

El regreso del incómodo

Comparte este artículo:

En la política mexicana siempre hay de qué hablar. Siempre hay algún tema nuevo que comentar, o sorpresas inesperadas para platicar. Esta ocasión no es diferente. Hoy toca hablar sobre el regreso de Ricardo Anaya a la escena pública y lo que significa para México.

En las últimas semanas, hemos visto al excandidato presidencial muy activo en redes sociales, cosa que no se veía desde hace ya más de dos años. Nos anuncia la publicación de su nuevo libro, que es meramente una excusa para lanzar una ambiciosa campaña mediática en contra de las acciones del Presidente de México. Creo que a estas alturas las intenciones de Ricardo ya son más que evidentes, pero veamos:

Nadie puede negar que la victoria de López Obrador en las elecciones de 2018 fue contundente, y que ningún otro candidato tenía una real oportunidad de salir vencedor. Al terminar esa jornada, el excandidato de la coalición Por México al Frente, desapareció de la escena pública. Uno que otro tuit con su familia de vez en cuando, pero nada que anunciara su regreso. Hasta ahora.

Regresó para hacerle frente de manera directa al presidente. Lo acusa de megalómano, de modificar la historia a su beneficio, y de conducir al país a una crisis sin precedentes. No anuncia sus planes personales, pero sí que regresa de lleno. Y tengan por seguro que lo veremos en las elecciones del 2021.

Todo parece indicar que Anaya no se va a tomar la molestia de ser candidato o hacer campaña. No le interesa gobernar su estado, o ganar algún distrito. Lo acomodarán hasta arriba de las listas plurinominales del PAN a la Cámara de Diputados, para tener un lugar prácticamente asegurado. Desde ahí, le asignarán la coordinación de su bancada o le buscarán la presidencia de alguna comisión importante desde la cual pueda ser muy incómodo para López Obrador.

Si Morena pierde mayoría en el congreso, esta supuesta ruta de Anaya significará aún más. Desde su puesto como líder importante en San Lázaro tendrá 3 años para gestionar su nueva campaña a la Presidencia de la República, o bien alistar a alguien más. 

Anaya tiene un gran punto a favor, y un gran punto en contra. Su punto a favor es que es evidentemente uno de los más grandes opositores del Presidente. Lo confrontó sin miedo, lo acusa sin rodeos, y, según sus palabras, ofrece propuestas de solución a los desastres de la actual administración. Si mueve sus fichas inteligentemente, recuperará terreno frente a un AMLO con una fuerza absoluta en ambas cámaras. 

Su punto negativo, sin embargo, es que regresa a tratar de unificar un partido que él mismo rompió. Recordemos que su candidatura la disputó con Margarita Zavala y que ella terminó por renunciar al PAN, acusando actitudes autoritarias de Anaya, entonces presidente del Comité Ejecutivo Nacional.

Esperemos su regreso no sea por pura ambición personal. Si Ricardo Anaya quiere ganarse de nuevo algo de confianza de la gente, debe construir, no dividir, coincidir con aquellos que se oponen a López Obrador, y entendiendo que no todo gira alrededor de él. Si consigue el poder que espera tener, que sea buen líder y le proporcione espacio a mujeres y hombres capaces. Esperemos que todos estos videos y su campaña en redes sociales realmente sean por el bien de México, como él dice, y no solamente una estrategia para reposicionar su imagen.

Y tú, ¿Qué piensas?