La Agenda de Trump en México

El día de ayer tanto el candidato del Partido Republicano, Donald Trump, y Presidencia de la República, confirmaron la visita del candidato a nuestro país el día de hoy. La visita sorpresa se da después de que el mandatario de México enviará invitaciones a los dos candidatos a la Presidencia de Estados Unidos. La agenda de Trump ha sido un tanto secreta hasta el momento, pero aquí la damos a conocer.

Aunque se envío un comunicado de parte de Presidencia que la reunión sería a las 14:30 horas, esto fue desmentido por el representante del Partido Republicano en México, Larry Rubin. En entrevista con Luis Cárdenas en la Primera Emisión de Noticias MVS, Rubin, comento que hubo un cambio de planes y retrasos y que Trump llegará a nuestro país a las 15:45 horas y de ahí será trasladado por helicóptero a los Pinos.

La reunión se dará por lo tanto a las 16:00 horas, se cree que Enrique Peña Nieto y Donald Trump estarán reunidos por alrededor de una hora. Una vez terminada la conferencia, de la cual no habrá conferencia de prensa, Trump regresará a Phoenix, Arizona para dar su discurso sobre su política de inmigración.

Cabe mencionar que el hijo del candidato republicano, Donald Trump Jr., dijo en entrevista con Anderson Cooper en CNN, que su papá no va a bajar el volumen de su política anti inmigración, que el muro con México sigue en pie y también el plan de deportar a millones de ilegales.

¿Qué sucederá? Opina y participa en nuestro foro.

 

Yo Apoyo a Donald Trump

Es lo que diría un ciudadano norteamericano ignorante en lo económico y lo social, ajeno a la diversidad cultural y que desconoce la existencia de un mundo fuera de Estados Unidos.

No es necesario convencer a nadie de que Donald Trump es un bufón con nulo conocimiento de la administración pública y que esperemos sólo sea un tropiezo político en la historia del Partido Republicano.

Me gustaría pensar que Trump es consciente de las sandeces que dice y sólo las difunde porque sabe que venden, le traerán mayor cobertura mediática y lo pondrán en los titulares, porque si de verdad tiene esas convicciones es de preocupar que alguien así tenga oportunidades políticas. Sin conocimiento de causa, me parece que su campaña se ha basado únicamente en emitir la opinión más polémica de los temas más álgidos, como si en su cabeza pensara “¿Qué puede causar conmoción y reacción en los medios y en la gente? Bien, eso voy a decir”.

Este precandidato es la persona más fácil de criticar en estos momentos, y con justa razón. No obstante, hay un fenómeno ligado a él que no muchos han abordado: Trump vende un producto que sí tiene un consumidor. Su discurso racista, retador y agresivo ha encontrado admiradores y gente que ve en él a alguien que alzó la voz que otros callaban. Algunos lo siguen por su valentía, otros lo apoyan por sus ideas anti-inmigrantes y unos cuantos porque detestan a los políticos comunes. Lo que es un hecho es que ha llegado más lejos de lo que se pensaba y que hay potenciales votantes a su favor.

No es necesario convencer a nadie de que Donald Trump es un bufón con nulo conocimiento de la administración pública…

Sin embargo, el problema va más allá; el hecho de que existan “Trumpistas” pone en evidencia que existe un sector de la población (tal vez no tan pequeño) que sostiene una desaprobación a la inmigración de latinos, musulmanes o asiáticos, así como ideas de nacionalismo (mal encausado), superioridad racial y disgusto por cualquier manifestación cultural ajena a su tradición.

No es sorpresa que Estados Unidos, en su aspecto social, tiene serios problemas; tiroteos en escuelas, asesinos seriales, abandono familiar, drogadicción, pobreza cultural, control de armas, entre otros. Ideologías extremistas e ignorantes son consecuencia de una desarrollo social desatendido que encuentra en personajes como Donald Trump un falso Mesías.

La interrogante aquí es, ¿En qué ha fallado el desarrollo social del país norteamericano?, ¿Donald Trump sólo evidencia la fragmentación social del Tío Sam?, ¿Es el magnate la silenciosa voz que muchos americanos quieren gritar?

Mientras exista demanda por un producto, habrá oferta de éste; si la sociedad resiente problemas como la ocupación de puestos laborales por extranjeros, la clase media decadente, un costoso sistema educativo y una brecha cada vez más grande entre ricos y pobres, el pueblo americano querrá comprar el producto Trump. ¿Es la consecuencia de un sistema social fallido que personajes como éste tengan éxito electoral hoy en día?

Ideologías extremistas e ignorantes son consecuencia de una desarrollo social desatendido que encuentra en personajes como Donald Trump un falso Mesías.

Finalmente, un mensaje para el precandidato republicano: en el siglo XXI y especialmente en Estados Unidos, la inclusión y equivalencia de las minorías es lo que hace fuerte a una nación.
______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Donald Trump™: política ‘a la gringa’

El día de ayer se dio un paso muy importante sobre el rumbo que podría tomar el país más poderoso del mundo y que vivirá elecciones en noviembre próximo. Estamos muy cerca de conocer qué es lo que sucederá en Estados Unidos durante los siguientes cuatro años y todo el mundo ha puesto su atención en ello. Desafortunadamente, en quien más se ha puesto el ojo es en Donald Trump; quien en un principio parecía estar candidateándose él mismo, hoy es una realidad dentro del Partido Republicano.

Trump, fiel a su forma de ser y a su estilo arrogante, prepotente y confianzudo, se ha ganado la simpatía de muchos estadounidenses que ven en él una alternativa real para modificar la forma en la que el sistema político estadounidense funciona.

Muchas personas lo consideran como un hombre decidido a ganar y que utilizará todos los medios necesarios para hacerlo, sin pensar por un instante que la supremacía de Estados Unidos en el mundo no funciona de la misma forma que funciona el dinero en este país, sencillamente porque el mundo no es Estados Unidos.

Pareciera ser como si el mundo supiera que EEUU está a punto de dar un paso en falso y todo mundo le advierte, pero ellos, sumergidos en su propia esfera y creyendo que el mundo debe estar a sus pies, hacen caso omiso a las críticas globales y no atienden a las señales respecto al candidato que podría convertirse en Presidente. Hay que entender que si desacreditas a las dos religiones más grandes del mundo y que si consideras que tu vecino del sur (quien te provee de trabajadores, recursos naturales y con quien tienes una buena relación comercial) como un país de criminales y violadores, muy probablemente las cosas van a andar mal en el futuro.

Afortunadamente, la crítica existe también desde el interior del país. El pasado fin de semana, el comunicador John OIiver dedicó un gran segmento a hablar acerca de Donald Trump y de las cualidades que, según los mismos ciudadanos estadounidenses, lo perfilan como ser el principal candidato para asumir la presidencia. Lector, sin afán de arruinar tu experiencia al ver este video, me permito compartir algunas de las principales impresiones acerca de los temas a tratar.

Efectivamente, la supremacía de Trump tiene origen en elementos tanto tangibles como intangibles, pero son los segundos los que más sirven como arma de doble filo y a través de los que se puede desenmascarar al personaje que vemos en las ruedas de prensa y los mítines. Trump es una marca. Trump es branding. Trump es la ilusión del ‘sueño americano’ para los estadounidenses mismos. Tal como John Oliver lo ha dicho:

Trump y todas sus empresas y negocios son exitosas por sí mismas y porque la gente así lo cree. Donald Trump es la mascota de esta multimillonaria empresa así como Ronald McDonald es de la hamburguesera.

La pregunta: ¿A quién le gustaría haber heredado una compañía multimillonaria? ¿A quién le hubiera gustado tener un préstamo de un millón de dólares por ‘pequeño’ que pudiera ser? La respuesta: a cualquiera. Y es que si cualquiera tuviera el poder y la confianza que Trump tiene en sí mismo, muy probablemente tendríamos a muchos más candidatos a participar por la presidencia de Estados Unidos, pero lo más preocupante es que existiría una ‘crisis de la verdad’.

Aunque no en nuestro país, las elecciones por la presidencia de Estados Unidos nos deben importar y mucho. Lo que también nos debe importar es la veracidad, credibilidad y la precisión tanto en cada uno de los argumentos presentados como en sus presentadores. Así que, #MakeDonaldDrumpfAgain.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”