¿Qué dijo el Presidente de la (in)seguridad a un año de gobierno?

Comparte este artículo:

“Al poder se le revisa, no se le aplaude”

-Brozo

Ante un zócalo abarrotado, el Presidente Andrés Manual López Obrador, dirigió su mensaje dominical a sus bases de seguidores, en el marco de la “Celebración del Primer Año de Gobierno”. En este sentido, es necesario preguntarnos si lo que dijo y cómo lo dijo es consistente con el tono triunfalista de su discurso.

Lo que más debe preocuparnos, es que el Presidente no haya aprovechado esta ocasión para reconocer la necesidad de hacer ajustes a su estrategia de seguridad. Tampoco hubo precisión en sus dichos en el zócalo, entre los cuales hay que destacar los siguientes:

– La creación de la Guardia Nacional

Otra vez, presentó a la nueva corporación como el principal elemento en la “solución” al problema de la inseguridad. No hizo algún comentario sobre las policías estatales y municipales, ni sobre la forma en que habrá de buscar su fortalecimiento para garantizar la integridad de la población.

– El consumo de drogas y la violencia

El Presidente aseguró que si se reduce el consumo de drogas se va “a poder resolver el grave problema de la inseguridad y la violencia”, lo cual es totalmente falso. Como lo he explicado anteriormente en Altavoz MX (aquí: http://bit.ly/2Bq3fdm), no existe evidencia robusta que indique que, incluso en condiciones legales, un menor consumo de drogas conduzca a una reducción de crímenes violentos. No solo eso, sino que las organizaciones criminales han diversificado sus negocios ilícitos. La violencia no está asociada solamente al control de mercados de venta de droga, sino también de tráfico de personas, pornografía infantil, venta de productos pirata, robo y venta ilegal de combustibles, entre otras actividades ilegales.

– Las señales de éxito de su estrategia

Este es el dicho más preocupante de su discurso. El Presidente destacó que se ha reducido significativamente el nivel de letalidad en los enfrentamientos entre presuntos delincuentes y fuerzas de seguridad. Citó cifras oficiales para destacar que, en lo que va de su administración solo han perdido la vida 15 miembros de las fuerzas armadas. En cambio, señaló que, hacia el final del sexenio de Felipe Calderón -entre 2010 y 2011-, perdieron la vida 154 elementos de las fuerzas armadas. Al margen de que los periodos temporales que citó no son comparables, su argumento es consistente con las cifras reportadas por la Policía Federal, la Secretaría de la Defensa y la Secretaría de Marina para el mismo periodo de 2018 y 2019. Tan solo entre enero y septiembre de este año, la actual administración reportó 17 bajas de presuntos criminales y 12 de los elementos de seguridad, mientras que en 2018 las cifras fueron de 792 civiles armados y 28 elementos federales.

Al respecto, son necesarias dos precisiones. Primero, es verdad que, al haber menos enfrentamientos, es más probable que el número de muertes de ambos lados tienda a disminuir. Sin embargo, también es cierto que el número de homicidios dolosos ha mostrado una tendencia al alza. Hasta septiembre de este año, se habían registrado 2,916 víctimas mortales. El Presidente no lo mencionó, ni tampoco que el inicio de su sexenio es el más violento del que se tenga registro. De esta forma evitó evidenciar que los datos indican la franca vulnerabilidad en que se ha dejado a la población civil frente a los delincuentes.

Segundo, las estadísticas oficiales se refieren únicamente a los decesos de elementos federales, pero no a los de policías estatales y municipales. Solo en octubre de este año, 14 policías estatales de Michoacán perdieron la vida en una emboscada a manos de una organización criminal. Es decir, en un día y en un solo lugar murieron prácticamente el mismo número de elementos estatales que el total de elementos federales en un año. Las cifras que el Presidente citó solo enmascaran el fracaso del “abrazos, no balazos”.

Es verdad que hay un cierto consenso sobre el fracaso de la estrategia de enfrentamientos generalizados entre las fuerzas armadas y las organizaciones criminales. Los resultados han dejado más violencia y más muertes. Aunque si se focalizan los golpes, y con inteligencia de por medio, estos pueden servir para contener el avance e intensidad de violencia con que actúan dichas organizaciones en ciertos lugares del país. Este debería ser uno de los pilares de la estrategia de seguridad. A la actual administración le brindaría la cobertura que necesita para acceder con sus programas sociales y preventivos a los sectores de la población en riesgo de ser cooptados por el crimen organizado.

En dicha estrategia es fundamental la participación de las policías locales, al menos de las estatales. Son estas las que tienen el conocimiento local y contacto de primera mano con la población. Por eso, se les debe fortalecer, través de capacitación, adiestramiento especializado y equipamiento. Hasta entonces, la 4T continuará perpetuando la contradicción de sus objetivos. Por un lado, atiende a las víctimas y apoya la búsqueda de desaparecidos, y por el otro propicia la victimización a manos de los delincuentes.

Dicho lo anterior, deseo que el 2020 nos depare un mejor México.

Un año de reformas constitucionales en México

Comparte este artículo:

En unos cuantos días el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador cumplirá su primer año de ejercicio del poder. Aunque este período puede evaluarse desde diversos aspectos, he decidido centrarme en esta colaboración en las reformas constitucionales que se han propuesto y aprobado en estos doce meses. Lo hago con la convicción de que las normas constitucionales tienen un valor para la gobernanza de un país y, por tanto, reconociendo que las reformas constitucionales que hasta la fecha se han aprobado representan algo importante para el país y, desde luego, para quienes llaman a este tiempo político como la Cuarta Transformación de México (4T). Finalmente, escribo estas líneas con el objetivo de revalorar el cambio constitucional como una adecuación institucional indispensable para la democracia mexicana.

Dado que en nuestro país contamos con un sistema presidencial, aun demediado como le llama Salazar Ugarte (2017), las reformas constitucionales regularmente se periodizan para su análisis por administraciones presidenciales, reconociendo así el factor de poder que representa el Ejecutivo Federal en las relaciones político-constitucionales. De hecho, en su portal de Internet, la propia Cámara de Diputados agrupa las reformas a la Constitución de 1917 bajo tres criterios: i) por Decreto en orden cronológico, ii) por artículo reformado y iii) por periodo presidencial.

Debe reconocerse en primer lugar que cualquier cambio constitucional, dentro o fuera de la 4T, es parte del problema general del cambio en las instituciones políticas, según nos explica Negretto (2015). De acuerdo con este autor, pueden existir incentivos para iniciar un proceso de cambio constitucional, sea por medio de una reforma o por una nueva constitución, tales como “transformaciones políticas a nivel del Estado o del régimen, cambios en el equilibrio de poderes entre actores partidarios, y crisis institucionales derivados de un desempeño deficiente de la constitución.” (70).

Tal parece que estos tres incentivos han estado presentes durante este año en la política de reforma constitucional amloísta: Al menos en el nivel discursivo el nuevo gobierno se asume como una transformación de régimen; sin duda, el partido MORENA representa un nuevo ajuste en el equilibrio de poder entre los partidos políticos nacionales y, finalmente, en algunos casos, como en el tema educativo, el gobierno parte de la premisa de un deficiente o perverso diseño y funcionamiento de las normas constitucionales.

Veamos en primer lugar las reformas constitucionales propuestas directamente por el Presidente o por su partido en este primer año.

La primera de ellas es la relativa a la Guardia Nacional. Esta modificación constitucional, como recordamos, se propuso en su momento como una de las estrategias de seguridad pública del país más importantes para el Gobierno Federal. La declaratoria de aprobación del decreto respectivo se realizó hasta que se contó con la aprobación de  la totalidad de las 32 Legislaturas Estatales, y con ello el Presidente y su partido demostraron los recursos de poder con los que cuentan para el cambio constitucional: Sólo requerían 17 legislaturas pero esperaron hasta que fuera aprobada de forma unánime en los estados.

Una segunda reforma constitucional es la relativa a la adición al artículo 19 constitucional de otras conductas delictivas que justifican la prisión preventiva oficiosa. Para esta modificación constitucional la declaratoria respectiva se pronunció con 20 votos aprobatorios de los Congresos Locales. AMLO ha reiterado en suficientes ocasiones que con esta modificación se desmarca de sus antecesores, porque agrega como delito que justifica la prisión preventiva oficiosa conductas como el uso de programas sociales con fines electorales y la corrupción en sus tipos de enriquecimiento ilícito y ejercicio abusivo de funciones; no obstante, no se tomó en cuenta la opinión en contrario de organismos como ONU-DH y la CIDH que señalaron algunos problemas al ampliar el catálogo de delitos, dado que esto representaría una posible inconvencionalidad y una probable causa de la crisis del sistema carcelario (https://www.animalpolitico.com/2019/01/onu-cidh-diputados-prision-preventiva/).

La tercera es una de las modificaciones que asume una falla en el diseño y funcionamiento de la institución constitucional. Me refiero a la reforma (¿o contrarreforma?) en materia educativa. Este cambio sirve no solo para cumplir promesas de campaña, sino para  marcar diferencia con el gobierno anterior, el cual había promovido la aprobación de “su” reforma educativa (¿o contrarreforma?) en 2013. A diferencia de las dos anteriores que fueron iniciadas por MORENA, esta tercera sí fue presentada directamente por el Ejecutivo Federal. Ahora la declaratoria de reforma se da cuando se contabilizaron 22 votos a favor de los legisladores en los estados.

La siguiente reforma, la cuarta que podemos atribuir directamente a este gobierno, aún no se publica en el Diario Oficial de la Federación, pero hasta ahora  ya cuenta con los 17 votos necesarios de las Legislaturas Locales. Me refiero a la revocación de mandato. Esta es una reforma que, sin duda, aun con sus adecuaciones respecto a que no pueda ser peticionada más que por ciudadanos y ciudadanas, hará posible que el Presidente demuestre nuevamente su poder y su legitimidad en las urnas en marzo del 2022. Con esta adecuación se reajustará el funcionamiento institucional del régimen presidencial mexicano, dado que la solicitud de revocación de mandato, si bien debe ser solicitada por al menos el tres por ciento de electores y con una dispersión geográfica en diecisiete entidades, regularmente es movilizada por líderes y partidos políticos, a favor y en contra. En 2021-2022, muy probablemente será instrumentada para que el Presidente cumpla su promesa de campaña de consultar su permanencia o no en el cargo, pero bien podría ser utilizada en contra en un futuro gobierno, con la consecuente inestabilidad del respectivo gobierno presidencial.

Finalmente, aunque no sean directamente sus propuestas, sí fueron aprobadas con la amplia mayoría de MORENA en la Cámara de Diputados y en Congresos Locales, están las reformas constitucionales en las siguientes materias: extinción de dominio, paridad de género y pueblos y comunidades afromexicanas. La primera agrega, entre otras cosas, la facultad del Congreso de la Unión de expedir la legislación nacional y única en esta materia, esto es, las Legislaturas Estatales ya no tienen esta facultad; por la segunda, se adiciona en la Constitución el principio de paridad entre géneros no solo para los cargos públicos electivos, sino también para los de nombramiento, por ejemplo para la integración de los gabinetes de los Ejecutivos federal y locales; por último, la tercera reconoce como parte de la multiculturalidad del país a los pueblos y comunidades afromexicanas, esto es, lo que también se conoce como la tercera raíz de la mexicanidad.

En síntesis, en este primer año se ha reformado la Constitución Mexicana en siete ocasiones. Algunas de estas reformas han sido bandera política del Presidente de la República, tales como la revocación de mandato, delitos de hechos de corrupción como delitos graves, el problema educativo y de los maestros del país y, más recientemente, la Guardia Nacional. En todo caso, al menos por lo que hace a las reformas directamente atribuibles al Presidente y a MORENA, parecería que este año ha refrendado lo que acontecía con presidencias anteriores: Por un lado, que se incorporan a la Constitución intereses coyunturales o visiones particulares de los presidentes (Carbonell, 2008: 252); y, por el otro, que los reformadores de la Constitución, en una suerte de fetichismo constitucional como le llaman Casar y Marván (2014), esperan que la reforma por sí misma transforme la realidad del país.

Parecería ser que en lo que concierne a la reforma constitucional, este primer año continúa siendo más de lo mismo de los gobiernos anteriores, es decir, como afirma Garza Castillo (2010), “la ausencia de un nuevo pacto fundador de la nueva realidad política mexicana, ha facilitado el desarrollo de un proceso de adaptación y no de transformación.” (417). Ni siquiera la llamada 4T ha sido suficiente para convocar a un recambio constitucional suficientemente profundo. Todo lo contrario, hemos seguido por el camino de la revisión o reforma constitucional pero sin asumir este proceso con temor y con temblor. (García-Atance, 2002).

Referencias bibliográficas.

Carbonell, Miguel. (2008). Constitución, reforma constitucional y fuentes del derecho en México. Mexico: Porrúa/UNAM.

Casar, María Amparo y Marván, Ignacio. (2014). “Pluralismo y reformas constitucionales en México: 1997-2012”. En íd. (coords.), Reformar sin mayorías. La dinámica del cambio constitucional en México: 1997-2012. México: Taurus.

García-Atance, María Victoria. (2002). Reforma y permanencia constitucional. Madrid: CEPC.

Garza Castillo, Mario A. (2010). “Continuidad y revisión constitucional en el México post-autoritario como factores estructurantes de la cartelización del sistema de partidos (1997-2008). En Torres Estrada, Pedro Rubén y Núñez Torres, Michael (coords.), La reforma constitucional. Sus implicaciones jurídicas y políticas en el contexto comparado. México: Porrúa/EGAP/Cátedra de Derecho.

Negretto, Gabriel L. (2015). La política del cambio constitucional en América Latina. México: FCE/CIDE.

Salazar Ugarte, Pedro. (2017). El Poder Ejecutivo en la Constitución mexicana. Del metaconstitucionalismo a la constelación de autonomías. México: FCE.

Bronco asegura que detendrán ola violenta

Comparte este artículo:

El Gobernador Jaime Rodríguez aseguró que se coordinarán las autoridades para poder detener a los grupos responsables de la reciente ola violenta. No obstante, advirtió que no podrán dar información sobre las estrategias y detenciones.

Después de una reunión extraordinaria de seguridad con mandos militares de la Guardia Nacional y la Fiscalía General, “El Bronco” dijo que hay progreso en la investigación de los grupos criminales que pelean la distribución de droga y que han causado un aumento de ejecuciones y cuerpos desmembrados.

El Gobernador aclaró que no son nuevos carteles en Nuevo León, sino grupos que derivan de otros ya existentes.

“No es que tengamos más, se reducen unos y crecen otros, o se cambian de bando, como los Tigres y los Rayados”, explicó.

“Cerrar el Penal también genera una recomposición de los grupos delincuenciales, y de autonombran, y hay uno que es una secesión de otros”, agregó.

Un acuerdo destacado fue que se debe de actuar con cuidado en la persecución de criminales para evitar poner en riesgo a los ciudadanos que no pertenecen a los operativos. También indicó que se pondrán a disposición de la Fiscalía o cualquier autoridad los helicópteros del Estado.

La reunión tomó lugar en el Palacio de Gobierno, y estuvieron presentes el Comandante de la Séptima Zona Militar, César Gómez López; el coordinador de la Guardia Nacional en el Estado, José Luis Cruz; el Fiscal General, Gustavo Adolfo Guerrero; el Vicefiscal, Luis Orozco; el Secretario General de Gobierno, Manuel González, y el Secretario de Seguridad, Aldo Fasci.

 

Con información de El Norte. 

 

Van 25 cuerpos hallados en fosa de Jalisco

Comparte este artículo:

Se han hallado al menos 25 cuerpos en una fosa dentro de una finca en el poblado de El Zapote, municipio se Tlajomulco de Zúñiga, en Jalisco, esto después a 12 días del ataque a elementos de la Guardia Nacional, que derivó en el aseguramiento de tres inmuebles.

Solo seis cuerpos han sido identificados por sus familiares y contaban con carpeta de investigación abierta por la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas. La autoridad estatal aseguró que por cruces de información, estas seis personas contaban con antecedentes penales.

Por otro lado, el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses posee 13 bolsas con indicios que se encuentran bajo investigación, además la finca asegurada, y donde se encuentra la fosa, es parte de una investigación derivada de la detención de las 15 personas en una bodega donde secuestraban ciudadanos.

Tras el operativo de la Guardia Nacional se detuvieron a 14 personas, presuntamente por dedicarse a la privación ilegal de la libertad de ciudadanos, y a quienes la Fiscalía General de Jalisco implica con los 25 cuerpos, de los cuales cinco corresponden a mujeres y 20 a hombres.

Evo Morales decidirá donde vivir y si necesita protección de la Guardia Nacional: Ebrard

Comparte este artículo:

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores (SRE), dijo que el ex presidente de Bolivia, Evo Morales, decidirá su lugar de residencia y si necesita protección especial de la Guardia Nacional. 

Ebrard indicó que irá personalmente a recoger a Evo Morales por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

“En dónde vivirá es decisión de él. Por instrucciones del Presidente yo lo iré a recoger y él decidirá si quiere hablar con los medios, es su decisión y no revelaremos ahora su residencia por cuestiones de seguridad, lo haremos más adelante, tendrá toda la seguridad.

“Lo que Mexico está obligado a hacer es ofrecer las garantías de que estará seguro en nuestro país, los detalles no los sé porque no he hablado con él, lo fundamental era salir de Bolivia, lo que el estado mexicano tiene que hacer es garantizar se seguridad”, señaló.

En cuanto a la asignación de elementos especiales de seguridad como la Guardia Nacional para el Evo Morales, Ebrard dijo que no sabemos si él lo solicitaría”. 

 

Con información de Grupo Milenio. 

De vuelta al inicio: la inseguridad y AMLO

Comparte este artículo:

En menos de un año de la toma de protesta del presidente, hay cosas que han cambiado y otras que no. Lo que ha cambado, por ejemplo, es que la agenda se dicta todos los días de 7:00am a 9:00am. Ahora, algunos de los ministros clave duran meses y que, cuando Estados Unidos quiere, nos manda llamar directo a Washington para negociar que no nos aumenten los aranceles. Pero hay un tema que parecía que había cambiado, pero no: la inseguridad.

La percepción de inseguridad en el país sigue creciendo y eventos como los de hace unas semanas en Culiacán o el más reciente atentado contra miembros de la familia LeBarón, le ponen la tarea más difícil al presidente para intentar encontrar un argumento que le dé salida o buscar entre sus “otros datos” y resolver el tema desde Palacio Nacional. Mal le salió el tiro a Andrés Manuel cuando dijo que, en aras de proteger la vida y la seguridad de la gente, liberaba a Ovidio Guzmán, pues al poco tiempo le aparecieron, por ejemplo, narcomantas en Monterrey.

La cuestión es que estos son los hechos que trascienden en la prensa nacional (e incluso en la internacional), pero que se sumen a la larga lista de páginas y páginas de periódicos de nota roja que diariamente publican incidentes como estos; portadas que nos recuerdan que, una vez más, la relativa calma y los tiempos de paz que se vivieron hace unos años desgraciadamente se acercan a su fin.

Hay que recordar que desde principios de año los síntomas se veían venir. ¿Hace cuánto fue que Jorge Ramos confrontó al presidente en una de sus mañaneras y le demostró que ambos tenían los mismos datos? Esos números demostraban que el número de homicidios era superior si se comparaba con los inicios de otras administraciones. Hoy más que nunca recordamos con nostalgia que el lema contra la inseguridad era “abrazos, no balazos” y vemos como la estrategia de seguridad se tradujo en la creación de una Guardia Nacional, cuyo actual mando inmediato es de corte militar.

Habrá quien piense (y espero sea producto de la desesperación) que el presidente debería aceptar el apoyo que ofrece Donald Trump desde la Casa Blanca, pero esto sólo confirmaría que se está volviendo al principio. ¿Les suena la operación “Rápido y Furioso”? La intención era la cooperación entre el gobierno de México y EEUU para frenar al crimen organizado en el país y el resultado fue que se empeoró la situación. No es un secreto que el armamento que utilizan los grandes carteles de la droga es de origen estadounidense y que esto fue producto de la negligencia de ambas administraciones.

Es muy fácil hacer críticas contra el gobierno, lo reconozco. Es fácil escribir estas líneas e intentar desahogarse ante la situación de incertidumbre que se vive en el país y que tiene a las familias viviendo con miedo. Más que hacer reclamos, ahora más que nunca deseo que las cosas le salgan bien al presidente. Si su estrategia de seguridad le llegara a funcionar igual de bien que su logro de convertir a un partido recién fundado en la fuerza hegemónica de un país, entonces puede que haya algo de esperanza. 

Masacran a miembros de la familia LeBarón en Sonora; hay al menos 7 muertos

Comparte este artículo:

Los reportes indican que se trata del asesinato de una mujer, identificada como Rhonita María LeBarón y sus cuatro hijos, quienes viajaban a bordo de su camioneta al momento del ataque.

Los hechos ocurrieron en las inmediaciones al Rancho La Mora, comunidad mormona en los límites entre Sonora y Chihuahua. Se presume que la mujer y sus cuatro hijos habrían muerto a causa de las llamas, ya que el vehículo se incendio a causa de los disparos, procedentes de un comando armado, presuntamente ligado al crimen organizado. De los cuatro niños que perdieron la vida 2 tenían 8 y 10 años, en cuanto los otros dos eran bebés gemelos de 6 meses. 

Además, se reporta el secuestro de una docena de personas, quienes viajaban en dos camionetas.

Julián LeBarón, primo de Rhonita María LeBarón, informó que algunos niños secuestrados escaparon e informaron que las otras dos mujeres secuestradas fueron asesinadas por los mismos sicarios que asesinaron a Rhonita y su familia. 

Las otras dos señoras que estaban perdidas están muertas también. No ha llegado ninguna autoridad del estado. Tenemos algunos soldados del Quinto Batallón de Infantería. […] Habían secuestrado a las otras dos camionetas. Unos niños escaparon y confirmaron que mataron a las señoras. […] Si el Gobierno de México no puede con este problema, necesita darnos la autoridad para resolver nuestros propios problemas”, declaró Julián LeBarón.

Refuerzan seguridad en la zona por ataque a familia LeBaron

Autoridades de Chihuahua y Sonora refuerzan seguridad en zona serrana de ambos estados tras recibir varios reportes ciudadanos por la desaparición y el ataque a la familia LeBarón en Sonora. 

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) comunicó a través de su cuenta de Twitter:

A través de la Mesa de Seguridad para Construcción de la Paz en Sonora se instruyó el reforzamiento del estado de fuerza en Bavispe con motivo de las denuncias sobre la desaparición y agresión a varias personas que se desplazaban a La Mora. Elementos de Guardia Nacional (GN), del Ejército y de la Policía Estatal están en la región desplegando un operativo de búsqueda”.

(Con información de Radio Fórmula) 

Si la Seguridad Fuera un Juego, Seguro también se Perdería

Comparte este artículo:

Los días pasan y cada vez más ciudadanos mexicanos dejan de sorprenderse ante las decisiones y contradicciones del monarca de la 4T, Andrés Manuel López Obrador, y su “experimentado” gabinete. 

Que si es una ley, o planes de infraestructura, una nueva política pública o su manera de atentar contra la economía nacional. Pienso que, aunque irrazonables, estas cosas pueden ser soportadas por la población y modificadas a través del tiempo para que sean alternativas que verdaderamente beneficien a los directamente involucrados y a todo el país. Sin embargo, hay un tema con el que no se puede jugar, ni se puede experimentar o dejar a la suerte: la seguridad. 

El 17 de octubre de 2019 será un día recordado por los culichis, por todos los mexicanos y probablemente por diversas naciones del globo, al menos durante el sexenio de López Obrador, por los acontecimientos efectuados durante la fallida captura de Ovidio Guzmán López “El Chapito”.

Evidentemente ese día tuve mi opinión sobre la acción del gobierno de soltar a un criminal, y aunque pensé que todo mi círculo social estaría de acuerdo, me encontré con otros puntos de vista que escuché con atención y me parecieron medianamente válidos por lo que dejé un poco el tema de lado y evité expresar mi descontento a las grandes masas que coexisten en internet. 

Pero las declaraciones realizadas por el Presidente, el Secretario de la Defensa Nacional, el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana y demás participantes de la mañanera del pasado 30 de octubre cruzaron el límite pues expusieron la falta de planeación de las autoridades encargadas de brindar seguridad. 

Y eso no es todo, se puso al descubierto a un mandatario que aún estando consiente de la zona de guerra en que se había convertido Culiacán, decidió viajar a Oaxaca quedando completamente incomunicado, como si se estuviera escondiendo. Ah, y para acabar, se clarificaron la serie de mentiras que se dieron esa noche como que la captura se realizó después de un patrullaje de rutina o que se había actuado por cuenta propia y no por una orden de extradición. 

Hoy, más que hablar de si se salvaron o no vidas al liberar al capo, es necesario cuestionar a las autoridades acerca de su incompetencia al efectuar (¿o será a la hora de planear?) un operativo de ese nivel.

¿Cómo es posible que la Guardia Nacional estuviera presentando su informe para sustentar una orden de cateo en la Fiscalía General de la República de la capital al mismo tiempo que las fuerzas federales llegaban al lugar donde se efectuaría la aprensión? ¿O que el “grupo antinarco” haya tomado la decisión de iniciar la operación simplemente porque observaron al blanco y estimaron que se podía llevar a buen fin? ¿O que nadie se aseguró de que los grupos del “círculo externo” ya estaban en posición para permitir el traslado de Guzmán? 

La seguridad nacional no es un juego de batalla naval, no se debe actuar con los ojos cerrados o por simple corazonada. Y si ya erraste, no se le miente a la población sobre lo ocurrido simplemente porque no se tienen los datos completos. ¿acaso no existen los correctos canales de comunicación dentro de las secretarías de gobierno? 

Pero los medios de comunicación, es decir la prensa “fifi” y conservadora, fueron los culpables de la difusión de falsa información, eso lo dejó muy claro López en la mañanera del 30 de octubre, porque como siempre, él tiene otros datos.

Dejaron a hijo del “Chapo” en su casa

Comparte este artículo:

Luis Cresencio Sandoval, secretario de Defensa Nacional, informó que Ovidio Guzmán López nunca fue movido de la casa donde los elementos de Sedena y la Guardia Nacional lo detuvieron por algunas horas durante el operativo para capturarlo el 17 de octubre.

“Dejan al presunto delincuente ahí en el punto, nunca es movido de ahí, se retiran y todo el escalón que teníamos alrededor de la casa que estaba bajo vigilancia todo eso se empieza a retirar”, indicó el titular de Sedena.

El grupo especializado en la captura de narcotraficantes ingresó a las 14:30 horas a la casa ubicada en el fraccionamiento Tres Ríos de Culiacán para detener a Guzmán López, debido a una orden de extradición por parte de Estados Unidos.

Sin embargo, el gabinete de Seguridad finalizó el operativo a las 18:49 horas tras amenazas del crimen organizado de agredir a la población y militares.

 

Con información de Informador

Descarta Segob que GN vaya contra Ubers

Comparte este artículo:

Aunque primero la Secretaría de Gobernación dio a conocer que, como parte de sus acuerdos con taxistas inconformes, solicitará “a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y a la Guardia Nacional (GN) o equivalente, acciones en zonas federales para realizar operativos de revisión en los 56 aeropuertos del país y áreas de jurisdicción federal”, donde señala que no tienen permiso para operar aplicaciones como Uber; este miércoles aclaró que “no existe ningún operativo especial con #GuardiaNacional contra las aplicaciones que presten algún tipo de servicio de transporte en zona federal“.

Anoche, de acuerdo con información proporcionada a este medio por la Segob, el subsecretario de Gobierno, Ricardo Peralta, indicó que se busca “cumplir la ley” pues “las zonas aledañas a aeropuertos son federales y se presta el servicio público de transporte de pasajeros. En caso de las aplicaciones no está regulado. Si alguien realiza el servicio de transporte sin estar debidamente autorizados se le puede sancionar, sea quien sea”. 

Pero este miércoles, el mismo subsecretario de Gobierno, Ricardo Peralta Saucedo, aclaró que no existe ningún operativo especial apoyado en la Guardia Nacional contra el servicio de taxis por aplicaciones móviles en aeropuertos.

No se trata de realizar operativos, sino de apegarse a lo que marca la ley, pues recordemos que los aeropuertos son zona federal, por lo que ningún tipo de vehículo puede prestar servicios de transporte a no ser que tenga concesión federal, como son los taxis que se ubican afuera de los aeropuertos a lo largo del país“, subrayó.

 

 

 

 

(Con información de Aristegui)