Gobernador de Florida pide renuncia de director de FBI por negligencia sobre Nikolas Cruz

Comparte este artículo:

El gobernador de Florida, Rick Scott, pidió este viernes la renuncia del director del FBI, Christopher Wray, luego que la agencia reconoció que pasó por alto una advertencia acerca de que Nikolas Cruz, el autor de la matanza en Marjory Stoneman Douglas High School.

En un comunicado, Scott criticó a la dependencia federal y señaló que “es inaceptable el fracaso del FBI para tomar medidas contra este asesino”.

La petición de Scott se produce luego de que Wray pidió disculpas a los familiares de las víctimas de la matanza y reconoció en un comunicado que la dependencia fracasó en sus protocolos al no haber actuado ante una alerta sobre Cruz y su “deseo de matar”.

El senador por Florida, Marco Rubio, también criticó a la Oficina Federal e Investigaciones (FBI), por separado, diciendo que era “inexcusable” que la agencia no siguiera los protocolos.

En un comunicado, Rubio señaló que el Congreso debería iniciar sus propias investigaciones sobre la masacre ocurrida el pasado miércoles en la escuela secundaria Marjoiry Stoneman Douglas de Parkland que ha conmocionado a los estadunidenses.

De acuerdo con un comunicado del FBI, Christophe Wray reconoció la seria falla y lamentó la revictimización de los familiares de quienes perdieron en la vida en ese ataque, así como de quienes resultaron heridos en una de las mayores masacres escolares en la historia de Estados Unidos.

La dependencia indicó que una persona cercana a Cruz contactó al FBI el 5 de enero pasado a través de la Línea de Acceso Público para manifestar su temor en torno al joven de 19 años, quien colocó en redes sociales imágenes que mostraban varias armas en su cama, así como el AR-15 que utilizó el miércoles.

Cruz compró legalmente el rifle semiautomático de asalto en febrero, cuando contaba apenas con 18 años de edad, y tampoco tuvo problemas para pasar el examen de verificación de antecedentes, pese a que ha sido señalado como alguien con desequilibrios emocionales y proclive a la violencia.

El FBI explicó que la persona que llamó dio información sobre la posesión de armas por parte de Cruz, su deseo de matar gente, su conducta errática y sus perturbadoras publicaciones en redes sociales, además de alertar sobre el peligro potencial de que llevara a cabo un tiroteo en la escuela.

Pies secos, pies mojados

Comparte este artículo:

En estos días, el Presidente Barack Obama lanzó una de sus últimas órdenes ejecutivas derogando aquella revisión de Bill Clinton denominada popularmente “Pies secos, pies mojados”, una consecuencia de la revisión de 1995 de la Ley de Ajuste Cubano de 1966 que dice esencialmente que cualquier persona que huyera de Cuba y entrara a los Estados Unidos podría continuar residiendo un año más tarde.




Después de conversaciones con el gobierno cubano, la administración Clinton llegó a un acuerdo con Cuba para que dejara de admitir a personas interceptadas en aguas de los Estados Unidos. Desde entonces, un cubano atrapado en las aguas entre las dos naciones (con “pies mojados”) sería sumariamente enviado a su país o a un tercer país. Uno que llegaba a la costa (“pies secos”) tiene la oportunidad de permanecer en los Estados Unidos, y más tarde calificaría para el estatus de “residente permanente legal” tras un año y un día para eventualmente para la ciudadanía estadounidense.

Con esta revisión todo cubano tenía la oportunidad de acceder a la “Green Card” en los Estados Unidos ya sea que entrara por Nuevo Laredo o en una balsa por Miami. Sin embargo, con este cambio, la única manera de acceder a tal beneficio es demostrando el estatus de asilado político dado que la Ley de Ajuste Cubano de 1966 sigue en vigor.

Con esta decisión, se le da un duro golpe a la comunidad cubana en Estados Unidos, pues la entrada de cubanos al país ya no será tan fluida como antes.

Univisión y el lobby cubano en Miami ha estado organizando una campaña en contra de dicha acción del presidente Obama como un regalo de Obama al régimen castrista.

En las redes, los cubanos en Estados Unidos han protestado que con este cambio los han vuelto un inmigrante más, un ilegal. Desafortunadamente, esto ha provocado que otras comunidades latinas “celebren” esta situación profiriendo insultos que dividen, fragmentan y enemistan a unos y otros.

Sin embargo, ni Univisión ni en Facebook se ha visto más allá de esto, sin darse cuenta que Estados Unidos está tomando cartas en el asunto en un tema ríspido, difícil y complejo que es la migración.

Tal parece que la discusión se centraba en quien llega más y más fácil a Estados Unidos, como sea, lo que cueste, pero llegar. Un cinismo de quienes escribían puesto que no piensan un segundo en la sociedad norteamericana y lo que le cuesta mantener las ayudas sociales a los migrantes.

Nuestras sociedades latinoamericanas contemporáneas no pueden seguir justificando el éxodo de paisanos hacia Estados Unidos. La situación económica sigue igual de mal en nuestros países pero a pesar de ello, al gobierno no le debemos permitir que doble las manos y espere a que pueblos enteros se vacíen porque nadie quiso poner un peso ahí.

Algunos acusan que la elite cubana de Miami ha lucrado con la ley de Ajuste Cubano al atraer a más de los suyos y así vivir del sistema público estadounidense.

Yo no voy a decir que los cubanos en la isla sean los grandes perdedores, dado que ni que Estados Unidos en este 2017 sea una sucursal del paraíso, sin embargo, mucha gente que tenía expectativas de salir ahora se vuelven más complicadas.




Otro comentario muy interesante sobre esta medida es la de algunos cubanos que afirman que su propia comunidad no respaldó lo suficiente a Clinton y que congresistas de su comunidad como Marco Rubio ayudaron a fortalecer la imagen de Trump y el partido republicano que a todas luces quiere acabar de tajo con el tema de la inmigración ilegal por medio de deportaciones, encarcelamientos y vejaciones.

Veremos qué pasa con este gobierno de Trump, que le declaró la guerra a Univisión hace meses en plena campaña electoral. No olvidemos que Univisión es el bastión #1 junto a Telemundo de la comunidad cubana en Estados Unidos. Una encrucijada diplomática que puede cambiar el curso de las relaciones EU-Cuba.

Lo dicho, dicho está.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Donald Trump™: política ‘a la gringa’

Comparte este artículo:

El día de ayer se dio un paso muy importante sobre el rumbo que podría tomar el país más poderoso del mundo y que vivirá elecciones en noviembre próximo. Estamos muy cerca de conocer qué es lo que sucederá en Estados Unidos durante los siguientes cuatro años y todo el mundo ha puesto su atención en ello. Desafortunadamente, en quien más se ha puesto el ojo es en Donald Trump; quien en un principio parecía estar candidateándose él mismo, hoy es una realidad dentro del Partido Republicano.

Trump, fiel a su forma de ser y a su estilo arrogante, prepotente y confianzudo, se ha ganado la simpatía de muchos estadounidenses que ven en él una alternativa real para modificar la forma en la que el sistema político estadounidense funciona.

Muchas personas lo consideran como un hombre decidido a ganar y que utilizará todos los medios necesarios para hacerlo, sin pensar por un instante que la supremacía de Estados Unidos en el mundo no funciona de la misma forma que funciona el dinero en este país, sencillamente porque el mundo no es Estados Unidos.

Pareciera ser como si el mundo supiera que EEUU está a punto de dar un paso en falso y todo mundo le advierte, pero ellos, sumergidos en su propia esfera y creyendo que el mundo debe estar a sus pies, hacen caso omiso a las críticas globales y no atienden a las señales respecto al candidato que podría convertirse en Presidente. Hay que entender que si desacreditas a las dos religiones más grandes del mundo y que si consideras que tu vecino del sur (quien te provee de trabajadores, recursos naturales y con quien tienes una buena relación comercial) como un país de criminales y violadores, muy probablemente las cosas van a andar mal en el futuro.

Afortunadamente, la crítica existe también desde el interior del país. El pasado fin de semana, el comunicador John OIiver dedicó un gran segmento a hablar acerca de Donald Trump y de las cualidades que, según los mismos ciudadanos estadounidenses, lo perfilan como ser el principal candidato para asumir la presidencia. Lector, sin afán de arruinar tu experiencia al ver este video, me permito compartir algunas de las principales impresiones acerca de los temas a tratar.

Efectivamente, la supremacía de Trump tiene origen en elementos tanto tangibles como intangibles, pero son los segundos los que más sirven como arma de doble filo y a través de los que se puede desenmascarar al personaje que vemos en las ruedas de prensa y los mítines. Trump es una marca. Trump es branding. Trump es la ilusión del ‘sueño americano’ para los estadounidenses mismos. Tal como John Oliver lo ha dicho:

Trump y todas sus empresas y negocios son exitosas por sí mismas y porque la gente así lo cree. Donald Trump es la mascota de esta multimillonaria empresa así como Ronald McDonald es de la hamburguesera.

La pregunta: ¿A quién le gustaría haber heredado una compañía multimillonaria? ¿A quién le hubiera gustado tener un préstamo de un millón de dólares por ‘pequeño’ que pudiera ser? La respuesta: a cualquiera. Y es que si cualquiera tuviera el poder y la confianza que Trump tiene en sí mismo, muy probablemente tendríamos a muchos más candidatos a participar por la presidencia de Estados Unidos, pero lo más preocupante es que existiría una ‘crisis de la verdad’.

Aunque no en nuestro país, las elecciones por la presidencia de Estados Unidos nos deben importar y mucho. Lo que también nos debe importar es la veracidad, credibilidad y la precisión tanto en cada uno de los argumentos presentados como en sus presentadores. Así que, #MakeDonaldDrumpfAgain.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿Bush y Clinton? ¡Trump y Sanders!

Comparte este artículo:

Hace poco menos de un año se daba por sentado que la pelea por ser el próximo inquilino de la Casa Blanca iba a ser entre familias titanes de la política estadounidense. Por el lado republicano, los Bush, y por el demócrata, los Clinton.

Muchas cosas han cambiado desde entonces y hoy tras el arranque de las elecciones primarias en Iowa y New Hampshire estamos hablando de dos favoritos que en ese tiempo pocos nos imaginábamos. ¿Qué sucedió? ¿Qué efectos ha tenido en Estados Unidos? Intentemos darle respuesta.

Jeb Bush, ex Gobernador del estado naranjero de Florida, pintaba como un favorito al inicio de las precampañas del Partido Republicano. Pocos esperaban la llegada de Donald Trump, empresario neoyorquino y personaje de televisión, que supo dar en el punto del votante republicano.

Desde el primer día habló sobre el “desastre” que es actualmente Estados Unidos, acusó a los mexicanos de “violadores, rateros y asesinos”. Sus propuestas, aunque suenan imposibles, son lo que muchos estadounidenses quieren escuchar.

¿Qué sucedió con Jeb? Bush seguramente abandonará pronto la carrera por la candidatura republicana y su sueño de ser Presidente como fueron su papá y su hermano.

George W. Bush dejó a Estados Unidos con un problema económico y otro de relaciones públicas con el mundo tras sus dos guerras innecesarias. Si le sumamos que a Jeb le falta carácter al momento de debatir, eso es pavimento para que candidatos como Trump, Ted Cruz y Marco Rubio lo superen hoy en los debates y las primarias.

En el lado demócrata, Hillary Clinton, ex Primera Dama y ex Secretaria de Estado, pintaba como la favorita para llevarse todo. La llegada de Bernie Sanders, Senador por Vermont y con un perfil más izquierdista (si le podemos decir así), derrumbó este pronóstico tras casi dar la sorpresa en Iowa y ganar en New Hampshire.

Las propuestas de Sanders van desde aumentar los salarios mínimos, cobrarle más impuestos a la clase alta y hasta que el Estado tenga más control sobre la educación y la salud.

A Clinton, como a Bush, le afecta su pasado. Hillary ha sido muy cuestionada por su papel al frente del Departamento de Estado del 2008 al 2012. También el año pasado sufrió el golpe del escándalo por utilizar en comunicaciones oficiales el servidor de las cuentas de correo electrónico personal en lugar de los servidores más seguros del Gobierno federal.

Para muchos, Clinton puso en peligro los intereses de Estados Unidos durante ese tiempo, pues fácilmente las comunicaciones secretas se pudieron haber filtrado.

Tanto a Bush como a Clinton les afectaron factores externos y cercanos. El desgaste político entre los dos lados es muy claro y esto mismo ha causado que candidatos no tradicionales como Trump y Sanders estén más cerca de conseguir su boleto hacia la Casa Blanca.

Cabe mencionar que Trump es hoy por hoy un peligro para el mundo. Su retórica hacia las minorías es muy peligrosa, sólo provoca más odio y racismo. De hecho la membresía al Ku Klux Klan ha ido en aumento y en algunos eventos de Trump gente del público ha gritado cosas como “White Power!”.

Bernie Sanders, por su parte, parece el más sensato, el que habla con la cabeza y el que tiene bien fundamentadas sus propuestas. Eso sí, para que Sanders pueda ganarle a Trump tendría que subir a su barco a Hillary, pues de no hacerlo corre el peligro de dividir más el voto demócrata.

Sea cual sea el resultado en julio próximo, cuando se deciden los candidatos, y el 8 de noviembre, cuando es la elección general, va a ser muy interesante ver qué pasa en el panorama político de ese país.

Al final del día ambos candidatos están cambiando las reglas de lo que el público estadounidense usualmente elige, algo como el fenómeno de los independientes en México. ¿Podría ser éste un reflejo de lo que veremos en el 2018 en nuestro País?

Defendiendo a Trump y su Factor Bronco

Comparte este artículo:

Donald

Llegamos al tercer round de las elecciones primarias en Estados Unidos y el candidato preferido de la prensa, Donald Trump, volvió a ganar.

Mucho se habla de él, se le acusa de fascista, racista y de ser casi primo hermano del demonio. Sin embargo, nadie se enfoca en la situación real de su popularidad. Trump representa el Factor Bronco por su retórica “antiestablishment”, por la manera ríspida de decir las cosas, su rechazo a la “corrección política” y por la sobreexposicion de la prensa a su persona.

El Partido Republicano tiene una crisis terrible en su identidad, en sus aspiraciones y lo que ofrece a sus seguidores. Una crisis de credibilidad que se muestra claramente cuando ya casi todos los gobernadores y exgobernadores que han competido están fuera de la contienda. Y claro está, la presencia de Trump impacta.

El Partido Republicano tiene una crisis terrible en su identidad, en sus aspiraciones y lo que ofrece a sus seguidores.

Trump se ha ganado al republicano por su exacerbado nacionalismo supremacista que tiene muchos adeptos principalmente en el norteamericano de clases populares. Trump es popular por los realities donde ha participado, incluso en sus participaciones en la lucha libre WWE. Es extremadamente popular en ese sector del norteamericano principalmente de raza blanca que ve cómo los “otros” atentan contra los intereses de su “patria”. Esos otros son los musulmanes, los inmigrantes ilegales y hasta los matrimonios igualitarios.

Se han dicho muchas mentiras de Trump y la prensa (en sus intereses particulares) atacará con todo a Trump para desestabilizar su proyecto. El lobby hispano en particular de la mano de sus brazos Univisión y Telemundo pinta a Trump como el villano de la película, sin ver más allá sus propuestas, que tal vez no son lo mejor, este sujeto tiene experiencia empresarial, de negociación y sobre todo, no está “manchado” por ser político como Ted Cruz o Marco Rubio.

Trump representa un golpe contundente a la imagen del político tradicional, de trayectoria, de carrera legislativa que al ciudadano común ya no le convence.

Si bien, Trump no está como candidato independiente, técnicamente es más “independiente” que el gobernador Jaime Rodríguez dado que nunca ha participado en puestos de elección popular antes. Los dos han irrumpido en tiempos de crisis partidista, uno ganó, el otro está en veremos.

Trump representa un golpe contundente a la imagen del político tradicional, de trayectoria, de carrera legislativa que al ciudadano común ya no le convence.

En estos días, probablemente se bajen de la contienda tanto el Gobernador de Ohio John Kasich y el neurocirujano Ben Carson; Cruz y Rubio tienen que hacer algo para que la fragmentación del voto republicano que ha causado Trump no les gane al final. Sin embargo, de Cruz y Rubio no se hace uno, ambos son grises y amargos ante el “rockstar” de Nueva York.

Trump es un populista de la derecha conservadora que en caso de que ganara la candidatura y la presidencia misma no podría cumplir la mayoría de sus propuestas ultra radicales por la misma naturaleza de que las leyes tienen que ser votadas por el Congreso.

¿Y lo del muro? Bueno… También Fox se aventó aquella de “vamos a sacar de Los Pinos a las víboras prietas, las tepocatas y todo tipo de alimañas” que luego terminó apoyando… De lengua todos nos comemos un taco…
Lo dicho, dicho está.

Trump: Una amenaza para México y el Mundo

Comparte este artículo:

“Aunque me ponga en la 5ta Avenida a dispararle a la gente, no perderé votantes”, fueron la palabras de Donald Trump durante uno de sus eventos de campaña en Sioux, Iowa. Estas palabras son sólo una pequeña muestra de cómo Trump es no sólo una amenaza para los Estados Unidos, sino como Trump es realmente una amenaza para el mundo entero.

Esa no ha sido la única que vez que el señor del copete dorado hace alguna referencia a favor de la violencia. Tan sólo el día de ayer en otro evento en Iowa le pidió al público que si veían a alguien dispuesto a aventarle tomates, lo golpearan y él pagaba los gastos legales. Lo preocupante no son las palabras de “The Donald” lo preocupante es que sigue siendo el candidato favorito entre los votantes republicanos, una muestra de la degradación de la sociedad en los Estados Unidos.

En las manos de un demente estaría el país con mayor capacidad militar del mundo.

Donald es un reto para la democracia de Estados Unidos. Por primera vez, un candidato sin experiencia política se le está poniendo al tú por tú a gente de la estatura de Jeb Bush, Marco Rubio e incluso Hillary Clinton. Pero ese no es solamente el reto: un candidato fascista como Trump puede llegar a la Casa Blanca y volverse el líder más poderoso del mundo libre, es decir, en las manos de un demente estaría el país con mayor capacidad militar del mundo.

¿Qué significa esto? Que la paz que impera entre los países democráticos podrían quebrantarse ante una figura que claramente no sabe medir lo que dice y que, peor aún, tiene el apoyo de la población.

El discurso de Trump está lleno de odio, pues su público también lo está. Se expresa de una forma horrible de los mexicanos (somos su principal objetivo), musulmanes (propuso prohibirles la entrada a EU), y contra cualquier minoría étnica. ¿No te da miedo esto? Estados Unidos podría caer en las manos de un personaje parecido a Adolfo Hitler y arrastrar al mundo a otro conflicto internacional sin precedentes.

Tal vez no gane, pero ya abrió la Caja de Pandora; en sus eventos, ya hay gente que grita: “White Power!”.

Estamos aún lejos de la elección del mes de noviembre, pero todo parece indicar que Donald Trump será el candidato del Partido Republicano. Tal vez no gane, pero ya abrió la Caja de Pandora; en sus eventos, ya hay gente que grita: “White Power!”. El Ku Klux Klan ha tenido un incremento en su membresía, y el odio hacia los latinos, asiáticos y musulmanes en Estados Unidos va para arriba.

Como bien diría Felipe Calderón de AMLO en el 2006 y en el 2015 de “el Bronco”: “es una amenaza para México”. Hoy yo digo y sin cola política: Trump es una amenaza para México y el mundo.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”