Emplacan autos de lujo en Morelos para no pagar tenencia en la CDMX

Cuando el cobro de la tenencia pasó de la federación a los estados, comenzó un notable crecimiento de coches circulando en la Ciudad de México con placas de Morelos, y varias agencias de autos de lujo recurrieron a un esquema para que sus clientes burlen el impuesto capitalino, siendo legisladores y funcionarios usuarios de esta acción.

Una investigación de Mexicanos contra la Corrupción e Impunidad (MCCI), detalló cómo los compradores de autos de lujo burlan el pago en la Ciudad de México y demostró que diputados locales, senadores y servidores de la Suprema Corte han aplicado este esquema que incluye una red de gestores que trabaja con las agencias, consiguen comprobantes de domicilio en barrios populares de Morelos y registran los autos de quienes circulan en la capital.

El 14 de junio,  MCCI visitó el estacionamiento del Senado de la República, donde observaron que al menos 24 vehículos contaban con placas morelenses, aun cuando ese estado tiene sólo tres representantes.

La visita a la Suprema Corte de Justicia de la Nación no fue muy distinta a lo ocurrido en el Senado, ya que por lo menos once coches de lujo con matrículas de Morelos estaban en el estacionamiento reservado para ministros y colaboradores más cercanos.

Esta práctica de eludir la tenencia de vehículos de más de 250 mil pesos le cuesta a las arcas capitalinas pérdidas entre mil y dos mil millones de pesos. De acuerdo con la Secretaría de Movilidad, el número de autos con valor superior a ese precio que fueron dados de baja en 2012 representó 2 mil 50 por ciento respecto a 2011.

Propone Daniel Torres Eliminar fuero a Servidores públicos

El diputado federal sin partido, Daniel Torres Cantú presentó una iniciativa que pretende eliminar el fuero de los diputados, senadores federales así como funcionarios federales.

En dicha iniciativa se establece que los legisladores federales cómo los servidores públicos de alto nivel de los otros dos poderes de la unión no pueden ser juzgados por sus opiniones, discursos o sus votos en el ejercicio de sus funciones.

Otra modificación es eliminar el juicio de procedencia, dicho juicio que tiene actualmente la Cámara de Diputados como facultad para valorar si procede o no juzgar penalmente a alguno de los funcionarios de alto nivel de los poderes ejecutivo y judicial.

En consecuencia, con las modificaciones planteadas se permitiría al Ministerio Público llevar a cabo las investigaciones necesarias de cualquier servidor público sin que exista el obstáculo de esperar a que la Cámara de Diputados lo apruebe o no.

“Un servidor público que cometió un acto de corrupción, debe ser juzgado como cualquier ciudadano, sin privilegios”, afirmó Torres Cantú.

Propone Daniel Torres reducir número de diputados y senadores

El diputado federal sin partido, Daniel Torres, presento ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión la iniciativa de ley para modificar los artículos 52, 53, 54 y 56 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. La iniciativa busca reducir el Congreso de la Unión, eliminado 100 diputados federales y 32 senadores plurinominales, con lo que se lograría un ahorro para el estado y una mejor representación.

De ser aprobada la iniciativa, se pasaría de 500 a 400 el número de diputados y también se crearían 50 distritos más, esto último con el fin de que 50 diputados tengan que ser elegidos con mayoría relativa y así las coberturas y apoyos lleguen a más poblaciones del país. Con la creación de estos 50 distritos, el número de pluris pasarían a 50 y a 350 de mayoría.

Otro de los objetivos de la iniciativa es mantener el principio de austeridad del Congreso de la Unión, pues con la redistribución federal se podrá aprovechar de mejor manera el presupuesto de egresos y hará más fácil la tarea de los congresistas para apoyar a sus representados.

En el tema del Senado, lo que se busca con la iniciativa presentada por Torres, es que se eliminen los senadores pluirnominales, y se substituya con la representación de los dos primeros lugares por cada entidad federativa, con lo que se lograría que no sea solo una fuerza política la que pueda acaparar la cámara.

La iniciativa también trae beneficios para los candidatos que no están respaldados por algún partido político, esto debido a que como se incrementa la cantidad de escaños que se puedan acceder a través del voto lo que incrementa sus posibilidades de formar parte del Congreso.

“Lo que buscamos es que el Congreso tenga un ahorro y sobre todo una funcionalidad más práctica a la hora de tomar las decisiones, creo que si los diputados son menos cantidad ayuda que hayan acuerdos de una forma más sencilla” dijo Daniel Torres.

MÉXICO: UN PAÍS EN LLAMAS

Es realmente increíble la facilidad que tiene el mexicano para enojarse, indignarse o resignarse cada semana con un sin número de sucesos que marcan la pauta para el ‘decrecimiento’ de las esperanzas en nuestro país.

Desde la mal votada Ley 3 de 3 que sufrió una rasurada importante por los Senadores y Diputados del PRI que decidieron darle la espalda a más de 630 mil ciudadanos (a los cuales deben su sueldo y su carrera) hasta la humillante actuación de la selección mexicana de fútbol en la Copa América, considerando que somos un país fanático de este deporte.

El mexicano promedio tiene verdaderas razones para sentirse decepcionado, enojado y frustrado. Recibe uno de los salarios mínimos más bajos del mundo por lo cual tiene que trabajar prolongadas jornadas laborales; convive con niveles de corrupción e inseguridad realmente altos e incluso vive en una sociedad donde la discriminación y el lenguaje despectivo son el pan de cada día.

El mexicano promedio tiene verdaderas razones para sentirse decepcionado, enojado y frustrado. Recibe uno de los salarios mínimos más bajos del mundo por lo cual tiene que trabajar prolongadas jornadas laborales; convive con niveles de corrupción e inseguridad realmente altos e incluso vive en una sociedad donde la discriminación y el lenguaje despectivo son el pan de cada día.

México es el país de las etiquetas: el gordo, el flaco, el joto, el pobre, la puta, la fea, la mantenida y demás calificativos sin un gramo de sensibilidad. Aunque nuestra constitución lo demande, no hay verdadera libertad de expresión. La comunidad LGBT sufre una de las épocas más difíciles en el mundo con masacres como la de Orlando o los asesinatos en Veracruz, ¿dónde está la libertad?

Somos un país hipócritamente religioso, y digo hipócritamente porque para nuestra cultura la religión sirve para limpiar nuestra mente los domingos de todos los “pecados” que cometemos el resto de la semana, ah, y para castigar y señalar a los impuros que se alejan del camino de Dios.

Mientras mantenemos los peores índices de seguridad los policías a su vez son de los que más tememos; aún con un rezago educativo preocupante y un analfabetismo en crecimiento, nuestros maestros se encuentran en las calles luchando por sus intereses sindicales mientras son reprimidos por el gobierno.

Somos un país hipócritamente religioso, y digo hipócritamente porque para nuestra cultura la religión sirve para limpiar nuestra mente los domingos de todos los “pecados” que cometemos el resto de la semana, ah, y para castigar y señalar a los impuros que se alejan del camino de Dios.

Sin olvidar que hasta hace poco vivimos una de las peores masacres a los normalistas de Ayotzinapa, los coches bomba y el narcotráfico en Tamaulipas, los fraudes millonarios de empresarios y políticos sin olvidar las casas blancas y los contratos multimillonarios a KIA.

Hoy, como ayer y mañana, la única posibilidad de cambiar la realidad de nuestro país es en base al trabajo de los ciudadanos, a las iniciativas sociales, al castigo participando en las urnas y a la transformación de nuestro propio entorno. A México solo lo salvamos los mexicanos de a pie, los que día a día sufrimos y soportamos un país en llamas.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

México enojado

Hoy, en México, todos están enojados con todos. El Presidente con los ciudadanos malhumorados que no lo entienden y no quieren aceptar que su casa blanca es producto del arduo esfuerzo de la Gaviota en su trabajo con Televisa. Los ciudadanos con el Presidente por su insensibilidad y su terquedad en afirmar que la corrupción es un asunto cultural (¿quién habla de problema?).

Los Senadores con los ciudadanos por querer imponer la transparencia cómo regla de juego para los políticos (¿entonces dónde está el beneficio de ser político?), y los ciudadanos con los Senadores por burlarse de su iniciativa y trasquilarla sin piedad. De paso, los Senadores se vengaron de los ciudadanos más a la mano, los empresarios, y les dieron unas patadas en los tobillos que pretenden dejarlos calladitos y sumisos, sin pena de quedarse sin los jugosos contratos del gobierno (la ocurrencia de la madrugada).

De paso, los Senadores se vengaron de los ciudadanos más a la mano, los empresarios, y les dieron unas patadas en los tobillos que pretenden dejarlos calladitos y sumisos, sin pena de quedarse sin los jugosos contratos del gobierno (la ocurrencia de la madrugada).

El Consejo Nuevo León, con el Gobernador Rodríguez Calderón, al cuál le reclama dedicarse a cosas sin importancia cuando ellos quisieran fijarle la agenda de acuerdo con lo que determinaron en su Plan Estratégico 2015 – 2030. El gobernador y su nuevo equipo (trabajosamente armado para satisfacer su círculo íntimo y cercano) enojados con el Consejo Nuevo León, porque no le entienden a sus exigencias y que no los deja enfocarse a sus negocitos largamente planeados.

Los ciudadanos con los diputados locales porque no se concentran en lo que más importa que es el rechazo de las cuentas públicas infames de Rodrigo Medina para los años 2013 y 2014 (¡está cuenta maravillosa que tiene una observación que señala 1,100 millones de pesos de gastos sin comprobar!). Y los diputados locales con los ciudadanos porque no los dejan dedicarse a sus juegos perversos (y jugosos) y que nadie le da importancia a un juicio político contra Samuel García, promovido por el amigo del pueblo, Gilberto Lozano, por unos asuntos irrelevantes.

Los ciudadanos contra los alcaldes porque se les ocurrió que no tenían suficiente presupuesto de donde robar (o para obras faraónicas) y que quieren inventar nuevos impuestos (con el apoyo de los diputados locales muy dispuestos a apoyarlos), y los alcaldes contra los ciudadanos porque no se dejan robar en silencio y protestan por cualquier bachecito en sus calles o por cualquier robo en sus casas (cómo si no fuera normal que haya robos en las casas y baches en las calles).

Los ciudadanos con los diputados locales porque no se concentran en lo que más importa que es el rechazo de las cuentas públicas infames de Rodrigo Medina para los años 2013 y 2014 (¡está cuenta maravillosa que tiene una observación que señala 1,100 millones de pesos de gastos sin comprobar!)

El México de hoy necesita en forma urgente un terapeuta capaz de hacer sentir a los unos y a los otros que su enojo impide que el país encuentre soluciones a sus problemas reales, que son la pobreza extrema, las remuneraciones insuficientes, la dependencia exagerada de las remesas de los paisanos para sostener el poder adquisitivo, la corrupción y más corrupción y todavía más corrupción, una clase política que perdió el contacto con la sociedad civil de la cual proviene y que solamente aspira a robar más antes de que se le acabe el veinte.

¿Alguien podrá serenar el país? ¿Alguien sabrá proponer en lugar de reclamar? ¿Alguien es capaz de proyectar una visión de un México exitoso y no quejoso? Faltan menos de dos años para que se dé a conocer este personaje mítico. Si no aparece, nos esperarán seis años más de lo mismo. ¿Qué producirán seis años más de enojo colectivo? Peligro, mucho peligro.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

“Chapulineo” y otras artimañas políticas para eludir el poder demoráctico

En la política mexicana bien se sabe que, existen lagunas y privilegios dentro de la ley, los cuales fungen como herramientas para aquellos servidores públicos, cuya hambre de poder se encuentra muy por encima del objetivo principal de su cargo: servir al pueblo. Entre aquellas herramientas se pueden concebir, entre las más escuchadas, al fuero político: entendido como una inmunidad la cual “salva”, por medio del voto del congreso que se erige como juez, a los funcionarios públicos de ser procesados penalmente.

Asimismo, entre tales “artimañas” cabe resaltar al chapulineo; este mismo se comprende como un artilugio a través del cual, un servidor público puede pedir permiso a su partido (y no a la ciudadanía que lo votó) para desocupar su cargo popular, con el objetivo de competir por otro igualmente, designado por el voto. Cabe destacar que, como se ha observado en diversos casos, en la ley no existe ningún impedimento para que, le sea impedido volver a aquel funcionario a su cargo anterior luego de haber perdido la contienda electoral.

…considero que, uno como funcionario público, debe tener la vergüenza y el compromiso suficiente para ocupar el cargo por el que la gente lo eligió, no la mitad de este mismo, o un cuarto o un tercio, sino TODO el tiempo que dura el cargo popular; los ciudadanos no elegimos a una persona para que este una parte del periodo de tal puesto…

Los ejemplos de esta traición hacia la voluntad del pueblo (hay que llamar a las cosas por su nombre) sobran; Ivonne Álvarez, con su conocido “dobleteo” en la materia, primero pediría licencia para dejar su cargo de Presidenta municipal con el fin de competir por la senaduría. Posteriormente, esta misma nuevamente pediría licencia del cargo nombrado previamente para contender por la gubernatura de Nuevo León, resultando en el ya conocido desenlace, donde pierde las votaciones, y como era de esperarse, vuelve al senado sin el más mínimo remordimiento.

Otro ejemplo destacable radica en la ex-alcaldesa de Monterrey: Margarita Arellanes. Como muchos recordarán, a pesar de su pésima administración como presidenta municipal, esta tuvo un mayor deseo por el poder que el del hecho de sentir vergüenza, por lo que decidió imitar los pasos de su contraparte priísta (Ivonne Álvarez), e intentó recurrir al llamado “chapulineo”, con el fin de competir por la candidatura a gobernador por el Partido Acción Nacional. El desenlace fue el esperado: Arellanes teniendo por pérdida la candidatura, con su imagen más golpeada de lo que ya se encontraba, y contemplando el fin de su carrera política.

En la política mexicana bien se sabe que, existen lagunas y privilegios dentro de la ley, los cuales fungen como herramientas para aquellos servidores públicos, cuya hambre de poder se encuentra muy por encima del objetivo principal de su cargo: servir al pueblo.

Estos ejemplos del chapulineo nos hacen reflexionar, a cada uno de nosotros, en el hecho de que como ciudadanos, no nos podemos permitir este tipo de conductas entre nuestros servidores públicos, los cuales como menciona su nombre, son nuestros servidores y no al contrario. Que si daña el derecho a ser votado el luchar por eliminar la posibilidad de chapulinear dirán algunos partidarios de esta práctica. No obstante, considero que, uno como funcionario público, debe tener la vergüenza y el compromiso suficiente para ocupar el cargo por el que la gente lo eligió, no la mitad de este mismo, o un cuarto o un tercio, sino TODO el tiempo que dura el cargo popular; los ciudadanos no elegimos a una persona para que este una parte del periodo de tal puesto, yo voté por una persona para que sea gobernador 6 años, no 5 ni 4, sino 6 años completos. Lo mismo con los alcaldes, diputados, senadores y demás cargos, por lo que si un político desea conservar o recuperar su credibilidad, y le importa un poco su gente, que no “chapulinee”, y respete la decisión de quienes lo votaron.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Penales en México: Una olla Express

La tragedia en el Penal del Topo Chico, donde murieron 49 personas, no es la primera ni la última en México. De hecho, según cifras, desde 1988 a la fecha más de 300 personas han perdido la vida en centros penitenciarios de nuestro país. Lo que paso en el Topo Chico pudo haber sido evitado si las autoridades federales y estatales (sin importar gobernante en turno) hubieran actuado, pues los focos rojos siempre han estado ahí. Le daré una breve semblanza del problema penitenciario que tenemos en Nuevo León (que está en boca de todos por los hechos de ayer) y en México.

En el 2013, un año después de la tragedia en el Penal de Apodaca donde 44 personas murieron, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) hizo un estudio en el cual reveló la falta de custodios en los diferentes penales estatales, cifras que, por cierto, son alarmantes y aquí muestro:

  • Penal del Topo Chico: 75 custodios, pero número satisfactorio es 1,015.
  • Penal de Apodaca: 31 custodios, el número ideal es de 349.
  • Penal de Cadereyta: 96 custodios, el número ideal es de 402.

En el mismo informe del 2013, la CEDH alerta sobre la presencia de 300 internos armados y 60 personas secuestradas en los penales neoleoneses.

La cifra más alarmante es la del Topo Chico, pues este penal tiene una capacidad para 3,635 internos y en el momento de la visita tenía 4,585 internos.

En el 2014, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) elaboró otro reporte a nivel nacional. En Nuevo León, la CNDH encontró sobre población en dos de los tres penales estatales, pues el Penal de Apodaca —que tiene capacidad para 2,088 internos— contaba en el momento de la visitas con 2,039 internos. La cifra más alarmante es la del Topo Chico, pues este penal tiene una capacidad para 3,635 internos y en el momento de la visita tenía 4,585 internos.

Algunos otros hallazgos de la CNDH fueron los siguientes:

  • Inexistentes acciones para atender incidentes violentos.
  • Insuficiente personal de seguridad y custodia.
  • 0 capacitación de personal técnico.
  • Problemas de hacinamiento.
  • Aunque la Constitución lo prohíbe, personas sentenciadas y procesadas están recluidas en las mismas celdas.
  • En los penales de Apodaca y Topo Chico había presencia de cobros por parte de custodios. Mientras que los tres penales tenían presencia de cobros por parte de los internos.

En los penales de Apodaca y Topo chico existen áreas de privilegios, es decir, como áreas VIP para los internos. Una clara muestra de la corrupción que existe dentro de los penales de nuestro estado.

La otra situación que es alarmante, y que ya venían mencionada en el reporte de la CEDH, es la existencia de objetos y sustancias prohibidas, así como internos que ejercían violencia o control sobre el resto de la población. Sin contar que en los penales de Apodaca y Topo chico existen áreas de privilegios, es decir, como áreas VIP para los internos. Una clara muestra de la corrupción que existe dentro de los penales de nuestro estado.

Nuevo León no es el único en todo México con este tipo de problemas. De hecho, los penales de máxima seguridad sufren de los mismos problemas que los estatales. Digo, al final de cuenta no es como que esto viene como sorpresa, pues Joaquín Guzmán Loera logró escaparse dos ocasiones de penales de máxima seguridad. El Altiplano, Oriente, Puente Grande, Noreste y Noroeste tienen problemas de sobrepoblación.

En enero de 2015, la organización “¿Cómo Vamos Nuevo León?”, junto con especialistas en diferentes materias, creó la “Agenda Ciudadana”. Documento que tuvo el objetivo de ser la base para la formulación de metas y acciones que los nuevos alcaldes y el nuevo gobernador deben de cumplir durante sus actuales mandatos.

En la Agenda Ciudadana se habla nuevamente del peligro que representan los centro penitenciarios en el estado. Dentro de las propuestas del documento para mejorar el sistema penitenciario del Estado está considerado el cierre del Penal del Topo Chico de forma temporal con el fin de garantizar “su gobernabilidad interna y externa”. De igual manera se propone “aumentar el presupuesto de las cárceles, erradicar y prevenir el maltrato de los internos y realizar la separación efectiva entre procesados y no procesados”.

Hasta el momento, lo que ha hecho el estado es reconocer primero el problema que se tiene, pues el Secretario de Seguridad Pública del Estado, el Gral. Cuauhtémoc Antúnez, reconoció hace ya una semanas el descontrol que existe en los centros penitenciarios.

Este punto de la Agenda Ciudadana se convirtió en una de las metas para “¿Gober, Cómo Vamos?”, misma a la que el gobernador Jaime Rodríguez Calderón se comprometió a cumplir durante la campaña. Hasta el momento, lo que ha hecho el estado es reconocer primero el problema que se tiene, pues el Secretario de Seguridad Pública del Estado, el Gral. Cuauhtémoc Antúnez, reconoció hace ya una semanas el descontrol que existe en los centros penitenciarios. ¿Por algo se empieza no cree usted?

El problema en los penales a nivel estatal y federal no son un problema de hoy, ni tampoco que inició con el gobierno de “el Bronco”. Son un problema de siempre, y la gravedad ha ido en incremento. Lo que trato de decir es que no importa el partido político que este en el gobierno; ninguno, absolutamente ninguno, ha puesto cartas en el asunto y en verdad darle una solución fundamental. Si nadie le da solución los penales seguirán siendo escuelas del delito y situaciones como la del día de ayer, donde lamentablemente gente perdió la vida, seguirán sucediendo, y tal vez el día de mañana no estemos hablando de 49 muertos, sino cientos de muertos y peor aún cientos de fugados.

Diputados, Senadores, Gobernadores, Presidente de la República es hora de darle solución a este tema, que es un elemento más del cáncer de la corrupción de nuestro lindo y querido México.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Las 5 estrategias del boxeo para la política

Un combate se gana o se pierde muy lejos de testigos: en el gimnasio, mucho antes de bailar bajo las luces.
Muhammad Alí

La indignación deportiva ha invadido mi corazón: México no ganó ni una medalla en el Mundial de Boxeo, que culminó hoy en Catar; y días antes vi fotografías de la Selección Mexicana de Boxeo pidiendo dinero en camiones y plazas públicas para poder asistir al evento. Nuestros campeones más prometedores—Joselito Velázquez, Lindolfo Delgado y Marvin Cabrera—fueron eliminados. Y cómo no iba a pasar esto, si un par de días antes no tenían asegurados los recursos para asistir a la competencia y dependieron de la generosidad de boxeadores profesionales para cubrir los gastos de su campamento de preparación. Hago este ejercicio de reflexión en defensa de la disciplina del boxeo pues, este deporte al que no se le asigna dinero suficiente de nuestros impuestos, puede aportar lecciones valiosas.

Funcionarios que acaban de tomar posesión de sus cargos (sí, ustedes gobernadores, alcaldes, jefes delegacionales, diputados federales y locales): suena la campana ¡ding, ding, ding! y como dice Michael Buffer: Let’s get ready to ruuuuumbleee!

Funcionarios que acaban de tomar posesión de sus cargos (sí, ustedes gobernadores, alcaldes, jefes delegacionales, diputados federales y locales): suena la campana ¡ding, ding, ding! y como dice Michael Buffer: Let’s get ready to ruuuuumbleee!

Nota: Si no les encanta el boxeo, agárrenle un poco de cariño porque se invirtieron al menos un millón de dólares de nuestro dinero en “la pelea del siglo” entre Manny Pacquiao y Floyd Mayweather. Aunque no lo crean, la Secretaría de Turismo de México ahora también patrocina eventos boxísticos internacionales. Mientras la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) argumenta la falta de recursos para apoyar a atletas en competencias internacionales, otras instituciones de gobierno invierten en eventos deportivos donde no hay mexicanos compitiendo. Qué paradoja ¿verdad?

TeamMexico

Bueno, regreso a nuestro tema porque esto de los recursos públicos puede ser muy frustrante.

Lecciones hay muchas, pero aquí propondré las 5 más necesarias. Aclaro: no quiero ver políticos tirándole upper cuts y ganchos al hígado a sus rivales. Me gustaría ver a profesionales tomándose sus cargos públicos y batallas políticas con disciplina, estrategia, honestidad y pasión. Intento pintarles a los mejores boxeadores profesionales—Pacquiao y Mayweather—no como seres infalibles, sino como guerreros que innovan constantemente y de los cuales hay mucho que aprender.

Round 1: conducirse con disciplina, y ser sancionados de no ser así
Contrario a lo que algunos piensan, en el boxeo no solo se requiere fuerza bruta sino una combinación de gracia, inteligencia y estrategia. El boxeo es el arte de adaptarse rápidamente e imponerse en un marco de reglas fijas. Es un deporte donde la responsabilidad de cumplir con las reglas es individual. Los peleadores tienen un peso límite, pruebas antidoping en orina y sangre, y detalles específicos de vendaje y peso de guantes como requisito para subir al ring. Las consecuencias del mínimo incumplimiento pueden ser multas millonarias, suspensiones de meses o años del deporte y cancelación de peleas.

¿Se imaginan qué pasaría si los políticos cumplieran las reglas y recibieran sanciones ejemplares de no hacerlo, si se les exigiera disciplina y compromiso con su profesión?

Entre los boxeadores hay un respeto a la profesión. Por ejemplo, en 19 años de carrera Floyd Mayweather—considerado el mejor boxeador libra por libra—ha fallado en el límite de peso una sola vez: contra Juan Manuel Márquez en el 2009. Qué decir del compromiso y la disciplina con sus rutinas de entrenamiento. Correr diario, entrenar más de 8 horas continuas, estar en campamentos de concentración, respetar un régimen alimenticio estricto, no tomarse días libres en momentos estratégicos de preparación, etc.

¿Se imaginan qué pasaría si los políticos cumplieran las reglas y recibieran sanciones ejemplares de no hacerlo, si se les exigiera disciplina y compromiso con su profesión?

Round 2: rodearse de un equipo de verdaderos expertos
Mayweather y Pacquiao están rodeados del mejor talento disponible en cada área de expertise que requiere su profesión. Freddie Roach, entrenador de Pacquiao, ha sido nombrado entrenador del año en varias ocasiones y es reconocido por crear su propio equipo de entrenamiento para desarrollar fortalezas a partir de las debilidades de sus pupilos. Otro ejemplo es Alex Ariza—antiguo preparador físico de Pacquiao, hoy en las filas de Mayweather Promotions—quien es considerado de los mejores por promover la diversificación del trabajo muscular y diseñar entrenamientos acuáticos para propiciar la regeneración de articulaciones.

Como ven no todo es perfecto, en el boxeo como en la política también hay chapulines. Sin embargo, lo que no se puede perder de vista es que en la conformación del equipo hay un estándar claro de excelencia y de especialización.

¿Qué pasaría si nuestros políticos se rodearan de los mejores profesionales y no sólo de un séquito de compadrazgos que no tienen la preparación necesaria para hacer con excelencia el trabajo que requiere su cargo?

Round 3: ser sujeto de evaluación continua
La estrategia para enfrentar cada compromiso boxístico no proviene de ocurrencias. Todo, absolutamente todo, está basado en evidencia sólida y en el estudio cuidadoso del estilo del oponente y de nuevas tecnologías de entrenamiento. Recientemente Freddie Roach declaró que estudió 5 años a Mayweather para poder diseñar el entrenamiento de Pacquiao. Los objetivos alcanzados en cada contienda son resultado de procesos de aprendizaje constante. Una combinación de habilidades, práctica y tecnología que se monitorean y se rediseñan en cada periodo de entrenamiento.

¿Qué pasaría si nuestros políticos instauraran procesos serios de monitoreo y evaluación de desempeño, si utilizaran bien la tecnología para hacer mejor su trabajo?

¿Qué pasaría si nuestros políticos instauraran procesos serios de monitoreo y evaluación de desempeño, si utilizaran bien la tecnología para hacer mejor su trabajo?

Round 4: tener respeto por el público
Tanto Pacquiao como Mayweather vienen de infancias difíciles, llenas de carencias. El primero comenzó a boxear para llevar comida a su casa, y el segundo puso su atención en el boxeo para enfrentar el encarcelamiento de su padre por venta de drogas. Ambos han expresado abiertamente que, debido a lo que vivieron, quieren ser un ejemplo a seguir y que respetan a su público. En la última conferencia de prensa que dieron en Las Vegas agradecieron a sus seguidores por impulsar su carrera y tenerlos en la posición privilegiada en la que ahora están.

¿Qué pasaría si los políticos honraran a quienes votaron por ellos, si también quisieran ser un ejemplo, si entendieran que son empleados de los ciudadanos?

Round 5: hacer entrenamientos y pesajes públicos
Como entusiasta de la transparencia y la rendición de cuentas, todo lo que sea abierto al público es bienvenido. Más allá de la aglomeración de periodistas que producen los entrenamientos públicos, la señal valiosa que emiten es que los boxeadores quieren demostrar que están en forma y que van a llegar al combate con la mejor preparación física. Pasa lo mismo con los pesajes, todo el trámite se hace frente a cientos de periodistas, cámaras y promotores, sin nada que esconder.

¿Cómo ven políticos? ¿Quién se apunta a un entrenamiento intensivo de boxeo? ¿Quién se da a la tarea de asignar dinero suficiente a deportistas con mérito? ¿Quién se atreve a tomar las lecciones provenientes del boxeo y cambiar las reglas del juego actual?

¿Qué pasaría si todos los políticos fueran abiertos, si nos enseñaran públicamente sus pertenencias, intereses y números fiscales, si por ejemplo todos presentaran sus #3de3? (si no sabes qué es esto, puedes revisar el link porque es muy importante que sepas)

Es tanta la conexión entre las características y estrategias que requieren un boxeador y un político, que la combinación de ambas profesiones ya ha sido probada con éxito (por favor no piensen en Kahwagi porque ese es un mal ejemplo). El año pasado el campeón mundial Vitali Klitschko se retiró invicto del boxeo para ser electo como alcalde de Kiev, Ucrania en un momento de grandes tensiones políticas; y Emmanuel Pacquiao ha sido electo dos veces al Congreso de Filipinas.

¿Cómo ven políticos? ¿Quién se apunta a un entrenamiento intensivo de boxeo? ¿Quién se da a la tarea de asignar dinero suficiente a deportistas con mérito? ¿Quién se atreve a tomar las lecciones provenientes del boxeo y cambiar las reglas del juego actual?

**Gracias a Luis Macías Lam por contribuir a este texto y a Ángel Gutiérrez, entrenador de la Escuela de Boxeo Satélite Querétaro, por guiarme en mi amor por el boxeo.

*Perfil: Karina Sánchez es una geek de las políticas públicas, fan del boxeo, la música y la comida. Es maestra en administración pública y está obsesionada con lograr que las mejores ideas de gobierno se traduzcan en beneficios tangibles para las personas más vulnerables de México. Actualmente trabaja para Fundación Este País (@FundacionEP)

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”