La gobernabilidad que tendrán López Obrador y Morena

Comparte este artículo:

Mucho se habla de la votación histórica del tabasqueño, pero también vale la pena analizar la fuerza que tendrá en el poder legislativo. 

El reordenamiento del poder que se dio el 1 de julio no solamente hace referencia al cambio de partido en el gobierno de la república. La fuerza con la que López Obrador ganó las presidencias impactó también en la conformación del Congreso de la Unión.

Morena y sus aliados tendrán aproximadamente 311 Diputados Federales que representan el 62.2% del total de la cámara baja. En el caso del senado serán 69 de 128 senadurías, representando un 52.3%. En ambos casos, se garantiza el tener una mayoría absoluta, que implica el tener un 50% más uno de los legisladores presentes. 

Esta mayoría le permite por sí mismo a AMLO y Morena aprobar el presupuesto de ingresos y egresos así como algunos nombramientos y todas las modificaciones legales que no requieran el voto de una mayoría calificada (que es el tener el apoyo de más de las 2/3 partes de los miembros del Congreso presentes).

Como se aprecia, esa mayoría calificada no es inalcanzable, ya que solamente requiere negociaciones con grupos pequeños de legisladores. Teniendo eso, AMLO y Morena pueden enviar propuestas de reforma de ley, como revertir la Reforma Educativa o Energética, o implementar la revocación de mandato para el Presidente de la República. 

Pero hay otro factor que se debe tomar en cuenta. Para reformar las leyes en México no solamente se requiere el apoyo de los Diputados Federales y Senadores, sino también de 17 de los 32 congresos locales. 

Este año se renovaron 27 congresos estatales de los cuales Morena obtuvo una mayoría absoluta en 17 de ellos, por lo que solamente requiere atraer a grupos minoritarios en la cámara de diputados y senadores, para hacer ajustes constitucionales desde revertir las reformas hasta crear leyes como la propuesta de amnistía o la legalización de las drogas. 

¿Es sano para un sistema democrático tener tal concentración de poder? ¿esa fuerza implica que AMLO y Morena serán una dictadura? 

En lo personal sí veo como un riesgo el que tanta fuerza se concentre en las manos de una persona o partido, pero no aprecio algo antidemocrático en ello, porque esa fuerza fue entregada a través de una elección libre que los ciudadanos ejercieron el 1 de julio. Tampoco considero que viviremos en una dictadura, ya que los contrapesos en nuestro país no solamente lo marcan los congresos. También tenemos autoridades y organismos autónomos, una sociedad civil con puntos en la agenda que estarán impulsando, así como ciudadanos cada vez más despiertos y críticos a lo que hacen sus gobiernos.

Veremos cómo se van dando las cosas a partir del 1 de septiembre, fecha en la que asume el nuevo Congreso de la Unión y en la que quitando apariencias, López Obrador despachará como presidente, a pesar de que el inicio de su cargo sea formalmente el 1 de diciembre.

Urge Amnistía Internacional garantizar DH durante los comicios

Comparte este artículo:

Ante el proceso de elecciones más violento de su historia, México tiene que tomar medidas serias para garantizar que su población pueda ejercer sus derechos humanos, incluyendo el derecho de participación en asuntos públicos, durante la elección del domingo próximo“, afirmó Amnistía Internacional (AI).

Mediante un boletín, la directora para las Américas en AI, Érika Guevara Rosas, señaló que las autoridades mexicanas “deben proveer condiciones para que las personas no sufran afectaciones a sus derechos humanos” en el marco del proceso.

En los últimos meses han sido asesinadas más de 130 personas vinculadas con el proceso electoral en curso, muchas de las cuales eran candidatas a puestos de elección popular.

Para el organismo, este nivel de violencia es una “expresión clara de la profunda crisis de derechos humanos y de seguridad que enfrenta México“.

Además, el próximo gobierno deberá tomar “medidas claras” que tengan a los derechos humanos de todas las personas como eje de sus políticas públicas.

México enfrenta una crisis sin precedentes de inseguridad y de violaciones graves a los derechos humanos con más de 37 mil personas desaparecidas, de acuerdo con un registro oficial que recoge AI.

El próximo domingo están llamados a las urnas unos 89 millones de mexicanos para elegir a más de 3 mil 400 cargos públicos, entre ellos el presidente, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, diputados y senadores.

Más de 100 observadores internacionales y 200 nacionales se desplegarán en 25 estados de la República con motivo de la jornada electoral del próximo domingo, con la finalidad de que se garantice el respeto a los derechos humanos y la voluntad popular.

Así lo informó la Red Universitaria y Ciudadana por la Democracia (RUCD) que indicó que de la mano con la sociedad civil y misiones internacionales se desplegarán para participar a favor de la autenticidad de las elecciones.

El objetivo es participar, informar y documentar durante la veda electoral del 28 al 30 de junio, durante las elecciones del domingo y hasta la realización del conteo en consejos distritales, a fin que en todo momento se defiendan los derechos políticos y se coadyuve en el fortalecimiento de la democracia en México.

 

AMLO: el presidente de las mayorías

Comparte este artículo:

Si las elecciones fueran hoy, el tabasqueño llegaría al poder con un apoyo nunca antes visto en la historia de la democracia mexicana

Andrés Manuel López Obrador será el presidente de México por los próximos 6 años. Él y su equipo cercano lo saben, así como lo saben los candidatos rivales Ricardo Anaya y José Antonio Meade; los grandes empresarios del país que en los últimos días han sacado comunicados invitando a sus empleados a reflexionar su voto y evitar votar por opciones populistas. También lo sabe el presidente Peña, analistas y periodistas, válgame, hasta el ciudadano que tiene cero interés en las campañas. 

Es por ello que las campañas en los últimos días se apagaron, ahora la gente ya está pensando más en el mundial que viene, que en saber qué hicieron o dónde estuvieron los candidatos presidenciales. Solo una tragedia de proporciones bíblicas evitaría que AMLO sea electo el 1 de julio. 

La cuestión no es saber si López Obrador ganará o no la presidencia, sino con qué porcentaje de votos lo hará. Las últimas dos encuestas (El Norte y Parametría) lo ubican en una intención de voto del 52% al 54%. Para darnos una idea numérica, si del total del listado nominal (90 millones), vota un 60% (cifra que muy probablemente sea superior), estaremos hablando de que cerca de treinta millones lo elegirían presidente. 

Si queremos dimensionar lo significante que sería el resultado, ese porcentaje de votos no lo ha obtenido ninguno de los presidentes electos en los últimos 30 años. Carlos Salinas obtuvo un 50.36% (9.6 millones); Ernesto Zedillo un 48.69% (17.1 millones); Vicente Fox un 42.52% (15.9 millones); Felipe Calderón un 35.89% (15 millones) y Enrique Peña Nieto un 38.15% (18.7 millones). El último presidente electo con un porcentaje mayor a la intención que tiene el tabasqueño, fue Miguel de la Madrid en 1982 con el 84.4% del respaldo, en unas campañas electorales que servían como trámite para que el candidato del PRI accediera al poder. 

Casas encuestadoras como Consulta Mitofsky, estiman que Morena y sus aliados tengan con certeza una mayoría simple e incluso si las campañas siguen con este rumbo, lograrán una mayoría absoluta, algo que ningún presidente ha podido conseguir desde Ernesto Zedillo en el periodo 1994-1997. 

Por eso considero que AMLO será el presidente de las mayorías. Para el primero de julio habrá ganado con una mayoría superior al 50% de los votos, junto a una mayoría simple o una mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y Senadores. Ostentará el mayor bono democrático, incluso superior al de Vicente Fox y el cambio en el 2000. Esto porque lo que se estará votando ahorita no es meramente para cambiar de partido en el gobierno, para sacar al PRI de los pinos. No, lo que se votará este primero de julio va a ser un cambio en el régimen político mexicano. 

Para bien o para mal, Andrés Manuel López Obrador llegará a Palacio Nacional con la consigna y la gran responsabilidad de responderle y darle resultados a un pueblo que ya está cansado de la inseguridad, del no crecimiento económico, de la desigualdad y la pobreza, y sobre todo de la corrupción que tanto cuesta y que tanto detiene. 

Sí, AMLO tendrá un bono político muy amplio pero a la vez muy riesgoso, porque si los resultados no llegan y pronto, es probable que su presidencia no pase el corte de caja de la primera consulta para la revocación de su mandato.  

Fin de la impunidad, o atole con el dedo

Comparte este artículo:

Fuero; un original intento por asegurar el equilibrio de poderes e impedir persecuciones y abusos políticos a la oposición, que resultó en el envilecimiento de la figura para solapar los actos ilícitos de altos funcionarios públicos. 

Contemplado bajo el artículo 111 constitucional, el fuero ha avalado la inmunidad procesal de diputados, senadores, ministros de la Suprema Corte, magistrados de la Sala Superior del Tribunal de Justicia, y diversos funcionarios públicos. A lo largo del tiempo, el fuero se ha convertido en el aliado predilecto de funcionarios públicos inmiscuidos en un sinfín de actos indebidos, alejándose cada vez más de su propósito original. 

Así, todos tienen que ver con ella. Esa figura constitucional controvertida y repudiada por la sociedad en su conjunto, al ser la máxima manifestación del privilegio de la clase política. Un privilegio que va en contra del más básico y fundamental principio de igualdad jurídica. En el momento que un funcionario asume su cargo, pareciera que pierde no su condición de ciudadano, pues deja de ser igual ante la ley y es elevado a un peldaño en donde no puede ser juzgado a menos que se de autorización expresa de ello. 

Aunque no nos hemos distanciado por completo de esa época de privilegios políticos, el jueves de la semana pasada dimos un grandísimo primer paso. La aprobación unánime de la eliminación del fuero constitucional en la Cámara de Diputados es sin duda alguna un evento histórico. No obstante, habrá quien diga (y en efecto se dijo) que eliminar el fuero en México, es como escupir para arriba. Y sí, hablar de la eliminación del fuero en nuestro contexto actual, es un arma de doble filo. No hay que pasar por alto que las instituciones de nuestro país responden a intereses políticos, no ciudadanos; que la impartición de justicia es selectiva, no imparcial; y que la impunidad es la regla, no la excepción.

Para los mexicanos, la eliminación del fuero puede sentirse como una victoria social; la terminación de un privilegio político que finalmente pone a los funcionarios en el mismo nivel que el resto de los ciudadanos, uno que les permite ser juzgados igual que al resto de nosotros. Sin embargo, la eliminación del fuero no es equivalente a la eliminación de la impunidad. Esta iniciativa tiene que ser parte de una serie de medidas que fortalezcan la procuración de justicia y la eliminación de la corrupción, empezando por garantizar la autonomía de la Fiscalía, así como la designación del Fiscal Anticorrupción, de lo contrario, la eliminación del fuero habrá sido una medida más para darnos atole con el dedo.

#ContraPortada: “Elecciones 2018: Los Buenos vs. Los Malos”

Comparte este artículo:

Las autoridades electorales la califican como la elección más grande y costosa de la historia, los medios de comunicación como el proceso de mayor relevancia en la historia contemporánea y, para los ciudadanos, la oportunidad de elegir por primera vez al bueno, al mejor y al nuevo.

Se disputan 3,400 cargos entre Presidente de la República, gobernadores, senadores, diputados federales, diputados locales y alcaldes. Es la elección más competida que incluye figuras de corta existencia, pero de extensa importancia.

La figura independiente: Está viviendo una de sus últimas oportunidades de consolidarse y de ser realmente una herramienta que les permita a los ciudadanos participar sin ningún vehículo partidista. Luego del contundente triunfo de Jaime Rodríguez “El Bronco” como el primer gobernador independiente en el país, la puerta parecía inmensa para esta figura electoral pero sus pocos resultados, la fallida búsqueda de una candidatura presidencial y la desaprobación de casi la mitad de los neoloneses ha mandado a la lona a muchos esfuerzos desde esta vía.

Los partidos ciudadanos: Han entendido el mensaje más claro de sus electores, saben que están perdiendo la preferencia y que justo son los partidos políticos los que gozan de menor credibilidad entre las instituciones de México. Eso ha abierto la puerta a ciudadanos que no necesitan afiliarse para buscar contender a un cargo de elección popular, lugar desde donde buscarán posicionar sus causas en los congresos locales mayoritariamente.

La era digital: Estas son las elecciones de las redes sociales. El campo digital está ganando mucho terreno y es justo ahí donde radican gran parte de los esfuerzos de los candidatos y sus partidos por lograr conectar con un electorado mayoritariamente joven, que está conectado casi 24/7 y que presenta una desafección política alarmante.

El voto millennial: Poco más del 40% del electorado son jóvenes, más de 12 millones votará por primera vez. Además, no presentan preferencias partidistas ni inclinaciones ideológicas y son un sector muy difícil de convencer. Prefieren la congruencia y la propuesta muy por encima de los discursos bonitos o las fotos acartonadas de campaña. Son quienes decidirán la elección más importante de la historia contemporánea, definitivamente.

Las elecciones del 2018 presentan, como lo he mencionado en este artículo, características que la convierten en la más interesante de los últimos años. Tantos vehículos electorales les han dado paso a los buenos, a personas capaces y congruentes que de otro modo no le hubieran entrado. Es la elección de los buenos vs los malos, de los reciclados vs los nuevos, de lo mal hecho a lo bien hecho, del cinismo a la verdad. ¿Qué elegirás?

#ContraPortada: “Elecciones 2018: La Gran Oportunidad de los Jóvenes”

Comparte este artículo:

En México los jóvenes representamos poco más de un tercio de la población total, somos el 41% de la población nominal con posibilidades de votar y, además, 14 millones de nosotros votarán por primera vez en las elecciones del2018.

La cuestión es clara y contundente: tenemos el poder suficiente para quitar y poner a la persona que pretenda ser el siguiente presidente de México. La fuerza es clara y al parecer lo estamos comprendiendo, las oportunidades para nosotros no han sido muchas ni las más dignas y la representación política que tenemos es apenas un porcentaje mínimo en el país. ¿Cómo los jóvenes que representamos el 41% de los votantes tenemos tan poca representación entre alcaldes, diputados y senadores? La respuesta no ha sido aclarada jamás.

Por si fuera poco, dominamos la era digital que está comprendida con 60 millones de usuarios en Facebook, 8 millones en Twitter y 6 más en Instagram. Sí, nuestra arena es ahora un factor clave para ganar elecciones.

Quieren ganar nuestro voto y no tienen a jóvenes en sus gabinetes, ¿nos creen tan tontos? A nosotros no nos hablen de oportunidades si no están dispuestos a incluirnos en sus equipos de trabajo, en la transformación que prometen hacer en México y en sus proyectos de nación. Hace mucho que las palabras bonitas dejaron de bastarnos, queremos acciones y las queremos ahora.

Es nuestro momento, pero no a nivel individual, no actuando solos y cada uno por separado. Es nuestro momento de exigir, juntos, lo que nos toca. Es momento de crear nuestras propias oportunidades y hacerlo con capacidad. Es la hora de los jóvenes, que de eso no nos quede la menor duda.

Actuemos como generación, todos unidos, ahí radica nuestra fuerza.

Senadores impugnan Ley de Seguridad Interior

Comparte este artículo:

Un grupo de senadores de México presentó este viernes ante la Suprema Corte de Justicia un recurso de inconstitucionalidad contra la recientemente aprobada y polémica Ley de Seguridad Interior que según sus detractores militariza al país.

La ley, promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto en diciembre pasado, busca cubrir un vacío legal de más de 10 años, generado por la decisión del gobierno de lanzar a finales del 2006 una controvertida ofensiva militar antidrogas, toda vez que las policías locales se veían superadas por los grupos criminales.

Pero organismos internacionales como el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y la Comisión Interamericana en la materia han criticado duramente la ley y llamaron en repetidas ocasiones al Congreso mexicano a no aprobarla.

La estrategia militar antidrogas se ha acompañado de una ola de violencia que ha dejado más de 196,000 personas asesinadas y unos 30,000 desaparecidos, según cifras oficiales que no detallan cuántos casos están ligados a la criminalidad.

La ley establece, entre otros puntos, que la participación de las fuerzas armadas en zonas conflictivas puede prorrogarse mientras subsista la amenaza que la motivó.

Otro punto controvertido es que la información que se genere durante su aplicación será considerada de Seguridad Nacional, dejándola fuera del escrutinio público.

La Suprema Corte ya analiza una controversia constitucional contra esta ley presentada por la alcaldía de Cholula, mientras la autónoma Comisión Nacional de Derechos Humanos de México contempla presentar una acción de inconstitucionalidad.

Al promulgar la ley, el presidente Peña Nieto aseguró que se abstendrá de emitir una declaratoria de seguridad, contemplada en la legislación, hasta que la Suprema Corte determine su constitucionalidad.

“No se puede ir lo que no estuvo”; dicen Panistas tras la renuncia de Javier Lozano

Comparte este artículo:

Monterrey N.L. (10 de Enero 2018).- La dirigencia nacional del Partido Acción Nacional, celebró ayer la renuncia del senador de Puebla, Lozano Alarcón, mismo que aseguran los panistas, su lealtad esta con el PRI.

“La lealtad de Lozano desde hace ya mucho tiempo estaba con el PRI. Asó lo acreditaban sus propias redes sociales, sus votaciones en el Senado. Así que con esta renuncia simplemente es consistente con esta actitud que él ya venia expresando públicamente”, así lo dijo el blanquiazul Fernando Rodriguez Doval.

Mediante un vídeo, Javier Lozano anunció su renuncia a las filas panistas y lanzo fuertes acusaciones al ex dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya.

Rodriguez Doval descarta repercusiones negativas para el PAN tras la salida de Lozano.

“Si su lealtad estaba con Meade y con el PRI, lo más congruente es que haya renunciado al PAN, en ese sentido celebramos la decisión que tomo”, agregó Doval.

Por su parte Fernando Herrera, coordinador del PAN en el Senado, asegura que la salida del poblano se debe a que no sera el candidato del blanquiazul al gobierno de Puebla.

“No se puede ir lo que no estuvo. Sus intereses ya no estaban en Acción Nacional, desde que opto por apoyar iniciativas legislativas del PRI, partido del que fue militante hasta 2005, y al dar la espalda a acuerdos de la bancada panista en el Senado”, dijo.

Aprueban Ley de Seguridad Interior en el Senado

Comparte este artículo:

Monterrey (14 de diciembre de 2017).- Ante el reclamo insistente de las organizaciones civiles y la ciudadanía, la Ley  de Seguridad Interior se aprobó en las comisiones unidas del Senado.

La anterior fue avalado por las comisiones de Gobernación, Marina, Defensa Nacional y Estudios Legislativos Segunda, en la sala de juntas del Senado.

Cristina Díaz, Patricio Martinez, Fernando Torres y Roberto Gil Zuarth son algunos de los Senadores que aprobaron la iniciativa avalada por la Cámara de Diputados.

Entre los Senadores que rechazaron el dictamen se encuentran, Benjamín Robles, Juan Carlos Romero Hicks y Dolores Padierna.

Ante su oposición a esta Ley, os legisladores presentaron diversas reservas. Aunque Cristina Díaz, presidenta de la Comisión de Gobernación pidió que dichas pruebas sean llevadas al pleno.

 

 

“Ley de Seguridad Interior debe aprobarse esta semana”; dice Gamboa

Comparte este artículo:

Monterrey (13 de diciembre de 2017).- Emilio Gamboa, coordinador de los senadores del PRI, afirmó que su partido se esta esforzando para que la Ley de Seguridad Interior sea aprobada esta semana. Todo esto antes de que el periodo ordinario de sesiones en el Senado, concluya.

Reafirmó que el dictamen que esta en manos del Senado debe ser modificado, incluyendo las propuestas de los especialistas, ONG y legisladores de la oposición.

“Vamos a tomar en consideración las inquietudes que trajeron las ONG, la sociedad civil. No sé si todas, va a depender de las comisiones correspondientes. Yo seré respetuoso de ellos y buscaré hacer el consenso para que se apruebe aquí en el Senado”, mencionó al terminar la sesión ordinaria.

“Vamos a hacer el esfuerzo… yo creo que (la ley) debe salir esta semana”, agregó.

Por su parte Fernando Herrera, coordinador de la bancada del PAN, pidió se recordara el exhorto que hizo el presidente Enrique Peña Nieto, para ampliar la discusión sobre la Ley de Seguridad Interior.

“El propio gobierno ha hecho una exhortación a escuchar con mayor detenimiento a voces de la sociedad civil, expertos, académicos, para que robustezcan esta minuta que vino de la Cámara de Diputados”, comentó Herrera.

El coordinador del PRD, Luis Sánchez, tampoco se hizo esperar y adelantó que su bancada votará en contra de dicha ley.

“Nos oponemos a la Ley de Seguridad Interior, no puede salir como está, es violatoria de los derechos humanos”, dijo el perredista.