Rocío Nahle rechaza financiamiento chino en Dos Bocas

Comparte este artículo:

La titular de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, rechazó que el proyecto de la refinería de Dos Bocas tendrá financiamiento de alguna institución bancaria, como lo anunció el embajador de China en México, Zhu Quingqiao.

“Yo no sé en qué contexto el señor embajador dio esas declaraciones, el proyecto del financiamiento de Dos Bocas está sustentado en financiamiento federal. No estamos sustentados por ningún banco”, dijo Nahle.

Por otro lado, la titular de la Sener dijo que desconocía si el banco chino le prestó a algunos constructores o empresarios que hayan argumentado que trabajarían en Dos Bocas, pero reiteró que el financiamiento de la refinería, propiedad de Pemex, está soportado y sustentado en el presupuesto.

“Esta declaración que hizo el embajador no es válida para financiar el proyecto de Dos Bocas, por eso digo, que desconozco si algún empresario o alguien fue al banco chino y pidió recursos, argumentando algún trabajo en la refinería, eso lo desconozco. Vamos a trabajar con muchas empresas y eso lo desconozco”.

Por último, la funcionaria federal detalló que el proyecto está financiado en una partida especial de inversión para Pemex en el Presupuesto, que para este año tiene autorizados 41 mil millones de pesos, el año pasado fueron de 49 mil millones de peso.

Invertirá China 600 mdd en refinería de Dos Bocas

Comparte este artículo:

El embajador de China en México, Zhu Qingqiao, reveló que China realizará un financiamiento de 600 millones de dólares en la refinería de Dos Bocas en Tabasco.

“Hay financiamiento chino en el proyecto… 600 millones de dólares más o menos, con varios bancos”, dijo Quigqiao al ser entrevistado en el ‘Día de China’,. organizado por la Secretaría de Economía.

El embajador detalló que el financiamiento se realizará a través de Bank of China e ICBC, junto con el apoyo de otros bancos internacionales de los cuales no reveló sus nombres.

“China tiene muchos planes para invertir en México, deseamos participar en el desarrollo de nuevos campos, como la petroquímica. China tiene mucho interés en ese tipo de colaboraciones”, señalo el diplomático chino.

Por su parte, el embajador de México en China, José Luis Bernal Rodríguez, agregó que actualmente se encuentran motivando a empresas mexicanas para que se acerquen a estos dos bancos chinos que operan en México.

“Bank of China y ICBC tienen una buena reserva, están aquí para apoyar a la inversión, respaldar algunas operaciones de comercio y son un complemento muy importante respecto a sus tasas de interés para el financiamiento de empresas mexicanas”.

Al ser cuestionada al respecto, la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, prefirió no entrar en detalles sobre estas operaciones, debido a que este tipo de información lo maneja la secretaria de Energía, Rocío Nahle.

 

Dos Bocas ¿Qué es lo peor que puede pasar?

Comparte este artículo:

La Refinería de Dos Bocas, Tabasco, ha sido planteada por el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador desde su campaña, como un proyecto necesario para el desarrollo y la preservación de la seguridad energética del país.

En este sentido, poco se ha dicho por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Secretaría de Energía (SENER) y Petróleos Mexicanos (PEMEX) respecto al posible impacto ambiental durante la construcción de la obra y sus actividades posteriores, misma situación que ha generado incertidumbre entre distintos sectores de la sociedad con relación a la viabilidad ambiental del proyecto. 

Si bien, ya han sido señalados los diversos inconvenientes económicos, financieros y de diseño que pudiesen generarse a partir de la construcción de dicha obra, por parte de especialistas, poco se ha hablado de consecuencias ambientales concretas. Pero ¿qué antecedentes existen para poder tener una idea de los posibles efectos ambientales de una refinería de petróleo en México?

En 1933, la compañía “El Águila”, puso en operaciones una de las primeras refinerías de petróleo del país, ubicada en Azcapotzalco, al poniente de la Ciudad de México. Tras la expropiación petrolera de 1938, decretada por el general y entonces presidente de México, Lázaro Cárdenas del Rio, la refinería fue nacionalizada y tomó por nombre “18 de marzo”. 

La refinería operó poco menos de 60 años, produciendo principalmente gasolina, diésel, gas y algunos otros derivados y llegó a ser una de las plantas más importantes a nivel nacional, con una gran actividad que se vio reflejada en el incremento de su producción y  tamaño a lo largo del tiempo. Finalmente en 1991, esta refinería cerró sus puertas como una de las medidas para evitar la contaminación atmosférica de la Ciudad de México.

Sin embargo, la actividad durante más de medio siglo de esta planta de refinación, aún deja sentir sus efectos en la zona, independientemente del cese de emisiones atmosféricas, sus actividades provocaron un impacto importante en el suelo, debido a fugas de petróleo crudo y presencia de metales pesados, llegando  a reportarse contaminación en el acuífero de la ciudad (García & Fernández-Villagómez, 2014).

Con todo y las medidas implementadas por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) para tratar el sitio, este sigue siendo considerado  un foco de contaminación en la zona poniente del Valle de México, pese a la disminución en la concentración de algunos contaminantes, convirtiéndose en un pasivo ambiental, ya que representa una fuente constante de exposición a sustancias con efectos nocivos para la salud humana (García & Fernández-Villagómez, 2014).

Si bien, las medidas implementadas por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) tratar el sitio, ha logrado disminuir. 

Si bien caso representa un extremo y se entiende por el contexto en el que se construyó la Refinería 18 de marzo (ahora Parque Bicentenario),  existen experiencias positivas en cuanto al manejo amigable con el medio ambiente de procesos de refinación, como el caso de la Refinería de Cartagena en Colombia, que ha logrado, mediante tecnología de última generación, manejar sus residuos, emisiones atmosféricas y descargas con un impacto menor al medio ambiente (Informe 2018).

Con todo y los beneficios evidentes que la Refinería de dos Bocas traerá para los estados del sur y en paralelo a la voluntad política de combate a la corrupción que se ha dejado ver por parte del presidente de la república, experiencias como el Paso Exprés de la carretera México-Cuernavaca y la Línea 12 del Metro, son algunos de los fantasmas asociados a la corrupción y a la implementación fallida de proyectos de gran magnitud, no dejan de provocar inquietud por está mega obra.

Esperemos que el Gobierno Federal escuche a los especialistas y que el beneficio económico y desarrollo derivados de este proyecto, principalmente en el sur del país, no se vean reflejados en la degradación del ambiente en la zona, teniendo como experiencia el caso de la Refinería 18 de marzo, que a más de 25 años de su cierre, aun deja sentir sus efectos sobre la población de Azcapotzalco.

Impuestos sin consultas

Comparte este artículo:

Impuesto viene de imponer, “exigir a alguien cumplir, soportar, pagar o aceptar una cosa”. Para  los causantes del norte de México, nunca habrá sido más asertiva la definición de impuesto.

Mientras siguen las “consultas” para lograr una aprobación bien orquestada del “tren maya”, a los que no consultan son a los pagadores de impuestos que verán cientos de miles de millones de pesos salir de una recaudación cada día más apretada, desaparecer del ámbito local para ser orientados con una eficiencia que queda por demostrar, en proyectos del sureste del país, tierra del presidente y de sus protegidos. Tren maya, refinería de Dos Bocas, tren transístmico, “sembrando vida”, otros tantos proyectos de la cuarta transformación, financiado con los impuestos del norte para subsidiar el desarrollo (no el crecimiento) del sur y sureste.

El impulso de la federación al desarrollo y modernización continua del país se está viendo desbalanceado, sustrayendo recursos de los estados más prósperos para inyectarlo en los estados más ¿atrasados, desfavorecidos, pobres? con resultados dudosos. En estas líneas hemos repetido numerosas veces que la cuarta transformación ha escogido nivelar el país hacía abajo y no me refiero al aspecto geográfico, sino al principio devastador del socialismo destructivo de quitarle a los ricos para dárselo a los menos exitosos.

Ni siquiera se intentó darle continuidad al proyecto anterior de las Zonas Económicas Especiales, seguramente calificado de neoliberal y eliminado sin juicio. Las zonas prósperas del sureste lo han sido por inversiones de empresas privadas, particularmente la zona turística y hotelera del Caribe.

Queda en grandes dudas que inversiones del sector público cómo las mencionadas anteriormente puedan generar rentabilidad y por lo tanto prosperidad duradera. Es de apostar que seguirán absorbiendo enormes cantidades de recursos para ser sostenibles y que el día que algún gobierno que no obedezca a los principios de la cuarta transformación deje de abastecer dichos recursos, quedarán como fantasmas inútiles y sin capacidad de sostenerse y menos de generar prosperidad. El Estado no es particularmente eficiente y el estado socialista menos todavía.

El socialismo debe limitarse a ser “social”, es decir atender las necesidades sociales de la población, o sea, educación, salud y justicia. El socialismo económico nunca ha demostrado su capacidad para solucionar los desequilibrios, y más bien se ha caracterizado por acentuarlos.

#Kleroterion: “¡Primer año!”

Comparte este artículo:

Un elemento primordial para cualquier Gobierno entrante, es sin duda, su labor inicial, ya que con esta se refleja el futuro que podrá tener su gestión.

Tan es así que el primer año es de vital importancia para muchas y muchos ciudadanos, ya que es considerado para saber si tomaron o no una buena decisión al expresar su voto y estar convencidos de que el sufragio que emitieron fue el correcto y más cuando se trata del representante supremo, me refiero al Presidente de la República, en este caso al Licenciado Andrés Manuel López Obrador, que el pasado 1 de diciembre cumplió su primer año.

Se resaltó que fueron cumplidos 89 de los 100 compromisos durante su primer año de gobierno, de los cuales resaltan el combate a la corrupción, nuevos empleos, presupuesto austero, finanzas públicas sanas y crecimiento del salario mínimo, entre muchos más; dicho evento fue realizado en la Plaza de la Constitución denominado popularmente como el “Amlofest”. 

Respecto al trabajo realizado se reconoce el avance en materia constitucional ya que con todas las iniciativas propuestas se tuvo un gran avance en transformación y bienestar, también se exalta la reforma que legaliza la actuación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, dando por resultado la creación de la Guardia Nacional; asimismo, se registró un presupuesto austero y el incremento del salario mínimo, aunado a la creación de 50 mil empleos, logrando a su vez, la inflación más baja desde 2016, con un 3 porciento, por su parte. 

En materia económica se frenó la intención de EUA para imponer aranceles a un porciento de las importaciones nacionales, además que la inversión extranjera directa creció 7.8 porciento; es importante destacar los megaproyectos del Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, además, se estableció una relación estrecha de la iniciativa privada con quienes se construirán 109 proyectos con una inversión de 709 mmdp. 

Respecto a los temas sociales, se apoyaron a 8 mil millones de adultos mayores con pensiones de 2400 pesos mensuales, así como a 790 mil personas con discapacidad, haciendo énfasis también que de cada 10 hogares indígenas, en siete ya llega algún tipo de apoyo.

En el tema de Salud, se crea el Instituto Nacional de la Salud para el Bienestar, con lo que se responde al abasto de medicamentos y la reconstrucción de más hospitales, así como la asignación de personal medico y la basificación de personal, y un gran programa para combatir las adicciones; por otro lado, se continúa trabajando para revertir la legislación la Reforma Educativa. Un tema el cual fue empoderado en este primer año fue también la integridad de las personas por lo que se tomaron decisiones siempre en pos de salvaguardar la vida de los civiles.

Estas son solo algunas de las acciones cumplidas este año, por lo que es muy importante recibirlas con mucho agrado, no con tintes políticos, no con corrientes o ideologías, no por bandos, sino por “el porvenir de una gran Nación…México”.

“Es muy mala idea seguir despilfarrando recursos”: Fox sobre Pemex y dos Bocas

Comparte este artículo:

El expresidente Vicente Fox aseguró a través de su cuenta de Twitter que es una muy mala idea seguir despilfarrando recursos para rescatar proyectos de Petróleos Mexicanos (Pemex) a través de la construcción de la refinería de dos bocas. Luego de que la empresa gubernamental registró pérdidas en el tercer trimestre del 2019, por casi 88 mil millones de pesos.

A través de este mismo tweet, el guanajuatense sostuvo que tras el reporte de la petrolera en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), en donde se informó que de enero a septiembre de este año, Pemex perdió 176 mil 367 millones de pesos, mientras que en el mismo periodo en el primer año del sexenio de Enrique Peña Nieto fue 7 veces menor a lo registrado actualmente.

Ante esta situación, Fox reiteró que las inversiones de capital que el gobierno de AMLO solo ha traído como resultado “pérdidas y más pérdidas“.

A cerca de los temas energéticos, el expresidente concluyó que la reforma energética es la “única respuesta” y urgió a AMLO que corrija su estratégica energética pidiendo que no tire a la basura lo poco que nos queda.

Con información de Político MX

Megaproyectos de AMLO

Comparte este artículo:

Parte esencial de la política es plantear una visión de futuro para un país, la cual se construye mediante leyes, políticas públicas, programas, proyectos y obras. Hoy el gobierno de López Obrador plantea una visión más justa y equitativa, con oportunidades para todos y con menor dependencia exterior. Para lograrlo se están desarrollando tres megaproyectos: el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería en Dos Bocas y el Tren Maya, que de manera integral deberían impulsar el desarrollo económico, energético y turístico del país. 

Santa Lucía, actualmente suspendido por un amparo hasta resolver, constitucionalmente, la razón de la cancelación y posible destrucción del NAIM. El proyecto busca una vinculación de los aeropuertos de Toluca, AICM y Santa Lucía. Por sí sólo tiene un costo estimado de 95 mil mdp, pero aunado a esto hay que considerar las adecuaciones viales y de infraestructura en los tres aeropuertos, lo que tiene un costo estimado de 175 mil mdp. Algo no muy lejano de la proyección de 285 mil mdp del NAIM. La cancelación se argumentó por corrupción y sobrecostos del NAIM, algo aún pendiente de comprobar e incluso negado por la SCT. Los dichos son que los terrenos aledaños son del grupo Atlacomulco (EPN, Del Mazo, etc.). Urzúa, ex de Hacienda, se opuso e incluso planteó continuar con el NAIM y expropiar los terrenos del grupo priista, algo posible gracias a la legitimidad democrática de AMLO. Ahora tenemos una suspensión y problemas de factibilidad ambiental, geográfica y logística para su construcción, acceso y uso. 

Dos Bocas, proyecto que busca soberanía energética y empleos en Tabasco. Con un costo aproximado de 150 mil mdp, busca aumentar en 16% la capacidad de refinación para abastecer el mercado interno. El reto es mayor, las fallas de Pemex en ésta última década se pueden resumir en tres: presupuestal, ineficiencia operativa y baja extracción. El gobierno de EPN decidió importar gasolina en lugar de atender las necesidades de Pemex Transformación, pasando así de 200 mil barriles diarios en 2010 a 440 mil en 2018. La extracción de crudo en México se ha reducido drásticamente en los últimos 18 años cayendo en 37.3%. Y una ineficiencia operativa grave en las 6 refinerías, pasando de 75% entre 1990 y 2013 a menos del 40% en 2018. A todo esto hay que sumar que tenemos refinerías para crudo ligero cuando extraemos crudo pesado, por lo que es más difícil de refinar, provocando paros inesperados constantes por falta de suministros esenciales como hidrógeno, agua, vapor, etc. Hoy la alternativa es Dos Bocas, en lugar de mejorar la eficiencia de las refinerías, a pesar de las renuncias de las dirigencias de la ASEA, CRE y CNH, y en contra de los pronósticos de las constructoras expertas. 

Tren Maya, proyecto de atracción turística y desarrollo económico para las comunidades de la península de Yucatán. Con un costo de 120 mil mdp, constará de 15 estaciones a través de 1,500 kms de recorrido. La idea es desarrollar “pueblos bicicleteros” en estas estaciones a fin de impulsar el desarrollo de acuerdo a las necesidades de las comunidades. La ironía está en la falta de apoyo de las mismas comunidades al proyecto, en el que 56% de los predios son de ejidos. La FONATUR, quien dirige el proyecto, se encuentra negociando con los ejidatarios. Pero el acercamiento presenta sólo la propuesta y condiciones que el gobierno y empresarios quieren, anteponiendo sus intereses al desarrollo educativo, social y mejora de servicios en estas comunidades. 

Tres proyectos en los que no se ha visto interés real del gobierno para escuchar a los afectados. No hay análisis de impacto, ni consultas conforme a ley para su aprobación. Y sumado a todo seguimos aferrados a producción y consumo de energías fósiles para la transportación y turismo de nuestro país. Todo se resume en las palabras del director de FONATUR “la decisión ya está tomada, o se suben al tren o se los lleva el tren”.

Trump y PEMEX: dos problemas que agravan el panorama de México

Comparte este artículo:

La semana pasada el país sufrió dos embates que pusieron a la economía a temblar. Por un lado, el presidente de Donald Trump amenazó con imponer aranceles a todas las importaciones mexicanas si el país no colaboraba con la política migratoria estadounidense. Por el otro lado, Moody’s y Fitch ajustaron las calificaciones de la deuda soberana y de PEMEX. Si bien la primera se mantiene en niveles de inversión, la de Petróleos Mexicanos descendió al umbral de especulación (“bono basura”). Eso significa que el precio de los bonos de la petrolera será más bajo y la tasa de interés a pagar será más alta. Esto se traduce en mayores complicaciones para el financiamiento de la petrolera más endeudada de todo el mundo.

Según la calificadora Fitch, el ajuste en la calificación de PEMEX es debido al panorama de incertidumbre que genera la paraestatal, referente a su alto apancalamiento y a sus bajos de niveles de producción. Asimismo, la incertidumbre aumenta en tanto que PEMEX se encargará de la construcción y operación de la refinería en Dos Bocas; una inversión que para muchos es inviable financiera y operativamente. Además del aumento en el gasto por las condiciones del terreno y el tipo de crudo de la región, el costo de oportunidad de la inversión es considerable. Dentro de la industria petrolera, la refinación es el proceso menos rentable. El gobierno mexicano debería enfocarse en su ventaja comparativa, reorientando esa inversión a exploración y a impulsar la producción de PEMEX.

Por otro lado, si bien se han implementado estrategias para reactivar a la petrolera, a través de capitalización y reasignación fiscal, entre otras, estas no parecen disminuir la incertidumbre alrededor de la paraestatal. El gobierno mexicano todavía no entiende que el problema de PEMEX no es solamente de liquidez, sino de solvencia. 

Paradójicamente, la insistencia de AMLO de apuntalar nuevamente a Petróleos Mexicanos como una gran petrolera que vuelva a aportar sustancialmente a los ingresos federales puede significar el último clavo de su ataúd. Y lo que resultaría peor, su situación financiera podría arrastrar consigo a las finanzas públicas y mermar la estabilidad macroeconómica del país. 

El otro tema no tiene su causa en las malas decisiones de este gobierno, aunado a la corrosiva corrupción del sexenio pasado, sino que alude a una variable exógena. Algunos parecen estar sorprendidos de la asimetría de poder entre Estados Unidos y México. Eso no es algo nuevo, desde el nacimiento de México como país, la relación entre ambos países es de subordinación. Empero, el contexto global de antaño jugaba a favor de México. Sobre todo, en el contexto de la Guerra Fría, en la cual Estados Unidos buscaba evitar la propagación del comunismo en América Latina. Esto le permitía a México tener una moneda de cambio para apaciguar dicha relación.

Por otro lado, el problema de la migración no es algo reciente. Desde la segunda mitad del siglo pasado, la confrontación por la migración y el narcotráfico han sido temas centrales en la política exterior con Estados Unidos, tal que condicionaban los acuerdos de comercio entre ambos países. 

El gobierno mexicano debe entender que la amenaza de los aranceles no es un asunto comercial, ni siquiera un asunto migratorio, sino un asunto totalmente electoral. Trump, el presidente pragmático por antonomasia, ya apunta a las elecciones del próximo año. Sabe que colocar a los inmigrantes como chivo expiatorio, culpándolos de todos los males que sufre Estados Unidos, lo puede llevar nuevamente a ganar los comicios federales. 

Era necesario evitar la imposición de aranceles, si bien el tipo de cambio hubiera absorbido en su totalidad el arancel de cinco por ciento, el costo del servicio de la deuda hubiera aumentado y la incertidumbre que el país vive se hubiera intensificado. Sin embargo, el costo de evitar lo anterior es sumamente alto, ya que le otorgamos el poder a Trump de jugar la carta de los aranceles cuando crea que México no está cooperando. 

Nos comprometimos a fortalecer los esfuerzos en la frontera sur, lo que se traduce en regresar a más migrantes centroamericanos, así como recibir a aquellos que sean deportados desde Estados Unidos. Trump no entiende que la ola de migración proveniente de Centroamérica es culpa, en parte, de la política exterior de Estados Unidos. La desestabilización de esos países fue generada por el gobierno estadounidense en los años ochenta, poniendo y quitando dictadores, y generando pobreza y marginación. 

Estamos a merced de un megalómano que hará cualquier cosa para poder mantenerse en el poder, incluso si en el intento aniquila a sus socios comerciales. Trump está dispuesto combatir por la victoria -y ganará- sin importar que sea una victoria pírrica. 

Un recordatorio para MORENA

Comparte este artículo:

En las pasadas elecciones, el Movimiento Regeneración Nacional ganó la Presidencia de la República con 30 millones de votos a favor, consiguió 55 escaños en el Senado de manera directa, así como 191 diputaciones, 4 gubernaturas estatales, y mayoría prácticamente en todos los congresos que disputó. 

Lo anterior ya ha sido ampliamente analizados por diversos reporteros, académicos, politólogos y todos coinciden en que una de las principales razones para una victoria tan imponente fue el hartazgo de la sociedad hacia una clase política abusiva y omisa a los problemas sociales de diversos sectores de la población. MORENA, y específicamente Andrés Manuel López Obrador, supieron aprovechar el repudio hacia los partidos políticos tradicionales y lograron contar con las bases para establecer un nuevo régimen. 

La sociedad juzgó duramente al PRI, ya que castigó errores del pasado y muchos cometidos por la administración de Enrique Peña Nieto para dejar al partido en los huesos. Por eso hoy MORENA debería reflexionar sobre algunas de las decisiones que está tomando y las consecuencias que puedan tener en el futuro, si es que quiere evitar un futuro similar.

Cancelar un aeropuerto con un avance significativo -desperdiciando miles de millones de pesos- por medio de una “consulta” y tomar la decisión de construir Santa Lucía sin siquiera presentar un estudio formal de viabilidad operativa, tendrá consecuencias. Construir un Tren Maya sin estudios de impacto medioambiental y sin presentar un análisis de viabilidad financiera, tendrá consecuencias. Encargar a PEMEX, quien hace más de 30 años no lleva a cabo un proyecto de tal magnitud, la construcción de la Refinería de Dos Bocas, destruyendo hectáreas de ecosistemas y apostando por los hidrocarburos cuando la tendencia mundial está dirigida a tecnologías verdes, tendrá consecuencias. Designar a ciertos candidatos a gobernador y distintos cargos públicos que no cuentan con la experiencia ni los conocimientos para solucionar problemas en materia económica, social y sobre todo de seguridad, también tendrá consecuencias. 

El Gobierno está perfectamente a tiempo de rectificar en varios temas, como permitir que sean los privados los encargados de financiar el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, invertir en generación de energías renovables y con consciencia medioambiental y llevar a cabo todos los estudios de factibilidad requeridos por ley para la construcción del Tren Maya e inclusive de Dos Bocas, si así lo desean. No se trata de presagiar un futuro negativo para el país y regodearnos en algunos años para decir “se los dijimos”; se trata de tomar las mejores decisiones para el rumbo del país y que todos nos beneficiemos de ellas. Lo que MORENA tiene que entender, cosa que no hicieron los dos partidos anteriores en el poder, es que es momento de dejar atrás las divisiones partidistas y dejar de llevar a cabo, a costa de los ciudadanos, decisiones unilaterales para establecer y demostrar el predominio de una fuerza política. MORENA desde su conformación se planteó como una organización diferente -aunque la gran mayoría de los actores hayan pertenecido a diversos partidos políticos anteriormente-, un partido político con consciencia social en favor del pueblo y de los mexicanos. Hay que recordarles que somos más de 120 millones de mexicanos, no solamente 30 que votaron por ellos y que las decisiones que toman impactan al país completo y seguramente lo harán por varias generaciones. Debemos recordarles que el compromiso que asumieron es para beneficiar a los mexicanos, sin importar si son fifís, chairos, fachos o gansos. 

AMLO pide oportunidad para delimitar Dos Bocas

Comparte este artículo:

A pesar de críticas de empresarios y especialistas, el presidente de la Nación, Andres Manuel López Obrador, pidió una oportunidad para demostrar la eficacia de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, para asumir su contrucción.

Entre sus decretos de la conferencia mañanera del día de hoy, incluyó que la gente que se opone es por que no les gusta que cambie la política de la manera en la que ha estado cambiando, pero aseguró que el proyecto a cargo de la empresa Petróleos Mexicanos (PEMEX) quedará lista a tiempo y forma. Incluyó el saber que el proyecto es un desafío, pero pidió una oportunidad para demostrar que hay otra forma de gobernar.

Añadió que en el plan para rehabilitar las 6 refinerías se incluye el abasto de gasolina para todos los mexicanos, al igual que un presupuesto de 12 mil 500 millones de pesos.

Reiteró que sabe que se quiere ver que su gobierno endeudó a PEMEX, cuándo fueron los demás gobiernos los que la endeudaron y dejaron en un estado deplorable.

Agregó finalmente que se espera que las refinerías aumenten su producción del 35% al 90%. De este modo, los 300 mil barriles que producirá Dos Bocas en mayo 2022 cuando esté activamente operando, se logrará la autosuficiencia en producción de gasolina.

 

(Con información de La Silla Rota)