Combatir la corrupción: Incentivos y reformas institucionales

Comparte este artículo:

El pasado 19 de octubre se presentó en la Feria Internacional del Libro del Tec de Monterrey la obra cumbre de Susan Rose-Ackerman y Bonnie J. Palifka: Corrupción y gobierno. Causas, consecuencias y reformas (2019, Marcial Pons, Madrid). Junto con Daniel Butruille, tuve el honor de comentar el libro. Las siguientes líneas son una síntesis de mi participación en dicho evento.

En primer lugar, debe señalarse que para México es indispensable un libro como el de las autoras porque, desafortunadamente, a lo largo de nuestra historia la corrupción ha sido una constante. Por poner un par de ejemplos, es de todos conocida la famosa frase de la época colonial según la cual las órdenes de la metrópoli debían ser “obedecidas pero no cumplidas”; o bien, recordemos que en 1917 los Constituyentes de Querétaro, de último momento, incluyeron reglas constitucionales sobre la contratación de obra pública, con el objetivo de evitar “los fraudes y los favoritismos, bien conocidos del antiguo régimen.” 

Estas mínimas referencias al problema histórico de la corrupción en México nos indican lo necesario que es contar con un estudio científico sobre lo que hace posible los hechos de corrupción (causas) y cuáles son sus efectos (consecuencias), así como reconocer qué arreglos institucionales han sido más exitosos en el mundo y bajo qué circuntancias (reformas).

En su libro, Rose-Ackerman y Palifka explican que la “corrupción se produce en la intersección entre los incentivos específicos a una situación, las instituciones sociales generales y la ética personal.” (60). Entre las múltiples consecuencias de la corrupción señalan: bajo crecimiento, baja inversión, alta desigualdad, educación de mala calidad, altas tasas de criminalidad… (61). La agenda de la reforma debe estar “en el modo de operación del gobierno” (71) y en “políticas que cambian los incentivos económicos de la corrupción.” (522).

Enseñanza imprescindible para nuestro país: Si no intentamos modificar o intervenir en los incentivos económicos que faciltan los tratos corruptos, nuestros esfuerzos sociales serán muy poco eficaces. En algunos casos nuestras políticas públicas no sólo serán inefectivas sino, incluso, contraproducentes.

Para el México actual, resulta ilustrador centrarse en una de las afirmaciones de las autoras: “quienes sotienen que ‘el pescado se pudre de la cabeza hacia abajo’ tienen una visión demasiado simplista de la reforma, al concentrarse solo en las personalidades que están en la cúpula.” (545). Las autoras subrayan que dirigentes honrados pueden tolerar corrupción de bajo nivel y que, en otros casos, algunos dirigentes corruptos han apoyado reformas en niveles inferiores justo para aumentar las ganancias en niveles superiores y acallar las demandas por reformas. (545). Por ende, parecería que no es suficiente combatir la corrupción tal como se barren las escaleras, “de arriba para abajo”.

Me centro a continuación en algunas lecciones más para México.

Un tema muy importante para la economía mexicana es el de las contrataciones públicas. Las autoras afirman que en este tipo de gran corrupción se “transfiere[n] ganancias monopolísticas a inversores privados, a cambio de pagos a funcionarios de élite corruptos, que reciben una parte de los beneficios en forma de comisiones ilegales.” (125). Entre otras muchas aportaciones, subrayo la idea de que existen “nodos” en el procedimiento de compra gubernamental en los que se pueden generar beneficios corruptos y sobre los cuales deberían centrarse los arreglos institucionales; por ejemplo, en la selección de los proyectos, el acuerdo corrupto puede consistir en designar proyectos “con lucrativas oportunidades corruptas aunque tengan un valor social bajo.” (136). Las autoras demuestran que “las decisiones sobre qué licitar son tan importantes como las decisiones sobre cómo llevar a cabo la licitación. Los sistemas corruptos no solo usan malos procedimientos; también licitan con frecuencia las cosas equivocadas.” (183-4). Esto es, no solo debemos auditar los procedimientos, sino también lo que se compra y su justificación.

Una enseñanza más para México es la relacionada con los conflictos de interés. Las autoras confirman que un conflicto de interés económico emana  de una confusión de roles, esto es, “[s]i los funcionarios públicos toman decisiones que pueden afectar su patrimonio privado o el de las empresas en las que ellos o sus familiares participan, pueden hacer elecciones sesgadas a favor de estos intereses privados.” (204). Para ello, existen arreglos institucionales como la prohibición de participar en decisiones en las que pudieren tener un interés económico, revelación de activos financieros de los funcionarios públicos, colocación de sus bienes en fideicomisos ciegos, etc. (205). Sin embargo, una faceta más de este problema, y el cual identifican como el de cumplimiento más difícil, es la búsqueda de empleo post cargo público, esto es, “cuando los funcionarios dejan el gobierno [y] son frecuentemente contratados por empresas que tienen negocios con sus anteriores empleadores.” (207). Pronto veremos si el período de enfriamiento de 10 años que se ha aprobado en la Ley de Austeridad Republicana es constitucional.

Por último, las autoras expresan que, en el caso de que muchas o todas las propuestas de reformas que realizan a lo largo de su libro se implementaran, aun así deberíamos preguntarnos el papel que juegan en los incentivos corruptores la naturaleza global de los grandes negocios y de las organizaciones criminales, y, además, el papel que juega en todo ello el lavado de dinero. Respecto de esto último, indican las autoras cómo es que “[e]n algunas ocasiones, es más fácil perseguir penalmente los delitos de lavado de dinero que la corrupción” (535). En general, debe revisarse y acudirse al papel que juega la comunidad internacional.

En síntesis, Corrupción y Gobierno… otorga una invaluable lección para la política anticorrupción en México: Debemos centrarnos en políticas que cambien los incentivos económicos de la corrupción. Aunque el libro es amplio en cuanto al estudio de otras facetas del combate de este fenómeno (reforma de la función pública, reorganización administrativa, uso del derecho penal, financiamiento de campañas políticas…), contrataciones públicas, conflictos de interés, papel de la comunidad internacional y estrategias contra el lavado de dinero, resultan indispensables actualmente en México. Conozcamos cuáles son los incentivos económicos de la corrupción y propongamos soluciones congruentes y eficaces.

Un presidente electo desgastado

Comparte este artículo:

Al anticipar 5 meses la toma de posesión de la presidencia de la República, con el beneplácito del presidente saliente, AMLO ha debilitado considerablemente su imagen. Los primeros días del nuevo presidente serán conflictivos y estará remando a contra corriente. 

Sus declaraciones contradictorias acerca del combate a la corrupción han dejado al desnudo su falta de convicción o por lo menos su falta de herramientas para combatirla. 30 millones de electores lo eligieron para que meta los corruptos a la cárcel. En lugar de eso, Morena ratificó el nombramiento de un fiscal a su devoción. Se escribirá el evangelio y la justicia según AMLO. 

Miles de priistas y de panistas que se enriquecieron a costa de perpetuar la pobreza en el país, respiran a gusto, con la seguridad que podrán disfrutar sus fortunas ilegales sin preocupación. AMLO afirma que será honesto. Nos gustaría creerle. Pero el país seguirá siendo de los corruptos. 

Sus manifestaciones insensatas de una participación ciudadana fingida, mediante dos consultas  supuestamente populares, desfiguraron para el resto de sus sexenio cualquier llamado a la opinión pública. De antemano, sus invitaciones a opinar sobre la revocación de mandato están descalificadas desde que el proceso de consulta está en manos de Morena y no del INE y de los ciudadanos. 

¿Desde cuando los 304 votos que levantó la consulta (entre cerca de 90,000 ciudadanos electores en el padrón) de este fin de semana en San Pedro Garza García significan apoyo a diez ideas tan disparatadas y sin relación  ninguna entre ellas?  ¿Esto es su concepción de la participación ciudadana? Hasta se oyó el comentario ridículo de que “el que calla, otorga”, cuando la realidad, es que callan para no contribuir a legitimar decisiones hechas sin fundamentos legales. 

Se abre un juego nuevo en la relación entre la ciudadanía y el poder. Probablemente, será necesario salir de la apatía ciudadana prevaleciente y volver a encontrar el camino de la calle para desmentir las afirmaciones que justifican atropellos que se multiplicarán en el futuro. El ejercicio del nuevo poder revelará poco a poco que el compromiso con la democracia tendrá sus limitaciones y que serán cada día más pesadas.  Y más dolorosas. 

Juez Federal otorga libertad bajo fianza a Guillermo Padrés

Comparte este artículo:

El Juez Séptimo de Distrito en Procesos Penales de Toluca, Juan Miguel Ortiz Marmolejo, otorgó esta tarde la libertad bajo fianza al ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés.

La garantía que se fijó en 40 millones de pesos, se suma otra garantía de 100 millones de dólares que un juez federal impuso el pasado mes de agosto.

Padrés, seguirá su juicio por lavado de dinero, en libertad, pero tiene prohibido salir del País sin autorización judicial y la colocación de un localizador electrónico.

La garantía que impuso el Juez Ortiz Marmolejo es caso cuatro veces mayor a los 11 millones 186 mil 895 pesos que le imputan haber lavado en dicho proceso.

De acuerdo al Consejo de la Judicatura Federal, el juzgador estimó como satisfechos todos los requisitos del Código Nacional de Procedimientos Penales y la Miscelánea Penal de 2016, que contemplan que los acusados de lavado puedan llevar su proceso en libertad.

El ex mandatario sonorense fue encarcelado el 10 de noviembre de 2016 y se encuentra en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México.

El ocaso de Manlio Fabio

Comparte este artículo:

Sabiendo que perdió el partido, Manlio Fabio Beltrones se dedica a dar patadas mientras lo vayan sacando de la cancha de juego. No le queda mas que impugnar resultados incuestionables, para no perder la costumbre de chillar frente a la derrota y de invocar una justicia que su partido ignora totalmente y niega a cualquiera que la invoque. Triste y merecido final para un dinosaurio.

No le queda mas que impugnar resultados incuestionables, para no perder la costumbre de chillar frente a la derrota y de invocar una justicia que su partido ignora totalmente y niega a cualquiera que la invoque. Triste y merecido final para un dinosaurio.

Triste por la falta de decoro, después de tantos años de protagonismo, de tantos años de prepotencia y de manipulación de la vida política nacional. Merecido por la sinvergüenza de haber aguantado tantos gobernadores ladrones, por la terrible complicidad con sinnúmero de correligionarios corruptos para no decir peor. Manlio Fabio marca el final del viejo PRI que nos quiso hacer creer que había cambiado. Solamente quedará por echar a Emilio Gamboa, quien ha de estar escondido por ahí, sin atreverse a abrir la boca. Y un presidente que ya perdió relevancia, principal responsable de la debacle de su partido, principal causante del “mal humor” que expresa el país en las urnas.

El fracaso del modelo de un partido que personifica la corrupción es afortunado. Que el fracaso sea electoral habla de que el electorado está empezando a reaccionar frente al descaro y exige el fin de la impunidad. ¿Estaremos progresando? En el otro lado de la medalla, sigue preocupando que el ganador lo sea por hartazgo y no por méritos propios. ¿Alguien sabe que propone el PAN para enderezar el rumbo del país? ¿Alguien ha oído hablar del modelo de país que propone y que no sea una copia de lo que estamos padeciendo?

Estaremos progresando? En el otro lado de la medalla, sigue preocupando que el ganador lo sea por hartazgo y no por méritos propios. ¿Alguien sabe que propone el PAN para enderezar el rumbo del país? ¿Alguien ha oído hablar del modelo de país que propone y que no sea una copia de lo que estamos padeciendo?

Desespera esta vida política vacía y carente de propuestas. ¿Habrá algún candidato con ideas y ofertas positivas para el país? ¿Estará destinado México a pasar de un modelo de corrupción colorada a otro modelo azul? ¡Urge una respuesta optimista!

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Pan y circo: Cómo se manipula a las masas

Comparte este artículo:

Bien se sabe de los artilugios que en la antigüedad empleaban o aprovechaban los gobiernos para mantener controlada a la población; casos que se remontan a la antigua Roma, donde se incurría al entretenimiento a través de peleas entre gladiadores, muestran claramente lo ancestral que resulta utilizar al elemento previo, y a los respectivos empleadores del mismo, para conservar a los ciudadanos ocupados y alejados de los asuntos que les conciernen directamente (dicho de otra forma, los asuntos políticos). La trascendencia de dichas maniobras ha sido tal, que en la época moderna han podido observarse estas mismas en nuestro país.

Ahora bien, cabe resaltar que, si bien los elementos repetitivos e hiperbólicos de tales recursos empleados por algunos medios de comunicación, logran aumentar considerablemente las posibilidades de distanciar (más de lo que ya esta) al mexicano de los asuntos públicos de la nación, estos no deben encuadrarse de forma absoluta en las infames “cortinas de humo”, o más recientemente “cajas chinas”.

Hay que ser realistas: no siempre es el gobierno el responsable de utilizar estos mismos recursos para el cometido mencionado anteriormente, si no que en diversas ocasiones aquellos llegan a ser el producto de tener unos medios con una ínfima calidad que han visto en programas y noticias que no cultivan el intelecto, la forma perfecta de mantener sus niveles de rating.

… casos que se remontan a la antigua Roma, donde se incurría al entretenimiento a través de peleas entre gladiadores, muestran claramente lo ancestral que resulta utilizar al elemento previo, y a los respectivos empleadores del mismo, para conservar a los ciudadanos ocupados y alejados de los asuntos que les conciernen directamente…

NO OBSTANTE, esto no quiere decir que los servidores públicos no tomen ventaja, por ejemplo, de la programación pobre y repetitiva en los canales principales de la televisión, para así poder realizar libremente sus prácticas habituales consistentes en engañar a los votantes, traicionarlos y saquear las arcas de la nación.

Asimismo, ejemplos no muy distantes del presente sobran; de los casos actuales, cabe mencionar a aquel famoso “romance”, entre el nuevamente capturado Joaquín “El chapo” Guzmán, y Kate del Castillo, el cual ocupó semanas al aire de los noticieros de las televisoras principales, y dentro de aquellas semanas, una conversación filtrada de whatssapp donde incluso se contaba con intérpretes que dramáticamente leían cada uno de los supuestos mensajes enviados por parte de la “aparente pareja”.

Definitivamente, tal dramatización de los supuestos hechos no solo resulta en una pérdida de espacio informativo que pudo ser ocupado en asuntos de mayor relevancia, sino que también insultan y degradan la inteligencia del mexicano. Tristemente, el mencionado caso no es el primero que se presencia. Es, igualmente destacable el suceso ocurrido hace un par de años, que ganó los reflectores mediáticos por más de un mes: el caso Paulette.

…esto no quiere decir que los servidores públicos no tomen ventaja, por ejemplo, de la programación pobre y repetitiva en los canales principales de la televisión, para así poder realizar libremente sus prácticas habituales consistentes en engañar a los votantes, traicionarlos y saquear las arcas de la nación.

Tocando el tema asiduamente por los presentadores de noticias en horarios estelares, dicho suceso despertaba diversas preguntas: Siendo México, un país catalogado como uno donde se violan constantemente los derechos humanos, donde hay un considerable número de desaparecidos y de fallecidos producto del narcotráfico ¿Por qué hubo tanto empeño, por parte de los noticieros, en un solo caso, siendo que hay miles de ellos en todo el país? ¿Por qué no se le dedicó (y se le dedica) la misma cobertura a los demás aún desaparecidos de México?

Tales interrogantes, aunadas a la incapacidad del gobierno para responder de manera fehaciente y efectiva a los problemas que encara la nación, así como la todavía pobre y vergonzosa programación que se aprecia por parte de las principales televisoras, nos dejan clara una cosa: o exigimos y luchamos por tener el gobierno que merecemos, o continuamos en este círculo vicioso, hasta que este llegue a las generaciones venideras.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

La apatía del pueblo mexicano

Comparte este artículo:

Actualmente no existe ciudadanía, sino ciudadanos. Necesitamos como ciudadanía, actuar como tal. La ciudadanía es el estado en el cual a una persona se le reconocen sus derechos políticos y sociales, estos le conceden interponerse en la política del país al cual pertenece. No nos hacemos responsable de la situación en la cual se encuentra el gobierno de nuestro país, mientras que nosotros somos la causa por la cual se encuentre tan dañado el sistema político. Somos apáticos ante la política y nos referimos a esta como algo lejano a nosotros pero el hecho de que no nos involucremos, perjudica a la sociedad. Los gobernantes han ido tomando ventaja debido a nuestra indiferencia y ahora que se exponen casos de corrupción, criticamos el suceso pero no hacemos algo al respecto. Esto provoca que nosotros aportemos a estas situaciones, al no quejarnos de las acciones de los gobernantes y al no castigarlos por ello.

Somos apáticos ante la política y nos referimos a esta como algo lejano a nosotros pero el hecho de que no nos involucremos, perjudica a la sociedad. Los gobernantes han ido tomando ventaja debido a nuestra indiferencia y ahora que se exponen casos de corrupción, criticamos el suceso pero no hacemos algo al respecto.

Realmente los ciudadanos somos responsables de la corrupción que existe en el país. Si nosotros, como ciudadanos estuviéramos vigilando y le exigiéramos a nuestro gobernante que éste mismo haga su trabajo como debe, se disminuirá el problema. El obstáculo de esta situación es que el pueblo mexicano le da el poder a los gobernantes de hacer su trabajo de la forma que ellos elijan, esta puede ser buena o mala ya que no tendrán ninguna consecuencia de parte tanto de la sociedad como de los medios. Debemos dejar de darle importancia a los partidos y a las celebridades para aportar más a la discusión política. Al hacer esto estaremos exigiendo más a las personas con cargos públicos y estos harán su trabajo de una forma en la cual nos favorezca a nosotros como sociedad.

Debemos dejar de darle importancia a los partidos y a las celebridades para aportar más a la discusión política. Al hacer esto estaremos exigiendo más a las personas con cargos públicos y estos harán su trabajo de una forma en la cual nos favorezca a nosotros como sociedad.

La corrupción no es un problema que se pueda frenar desde el gobierno, tiene que venir desde nosotros ya que esto se ha ido desenvolviendo debido a nuestra indiferencia y a la falta de sanciones. El obstáculo de esta situación es que esperamos que el gobierno termine con la corrupción cuando en la realidad el problema no puede solucionarse desde la raíz de este. Para que la corrupción se elimine es necesaria una ciudadanía participativa pero sobre todo educada políticamente. Estas son las razones principales por las cuales la corrupción ha agarrado tanta fuerza en el país.

Requerimos que los ciudadanos actúen como una ciudadanía pero sobre todo, asimilar lo siguiente: Si no exigimos que las cosas cambien, no cambiaran. Si no le ponemos un alto a los gobernantes, no pararan. Si no frenamos la corrupción, nunca terminara.

Si no nos involucramos en la política, no mejorará.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Ley 3de3 sin rumbo

Comparte este artículo:

El día de ayer se abrió un nuevo capítulo, lamentable, en la historia de la tan aclamada e importante Ley 3de3.

Ayer los senadores dejaron, literalmente, plantados a los representantes de organizaciones civiles en una sesión que tenía el objetivo de discutir las iniciativas del Sistema Anticorrupción con las comisiones Unidad de Anticorrupción y participación ciudadana, Justicia y Estudios Legislativos. Tras cuatro horas de retraso los representantes de las organizaciones decidieron abandonar la sesión y esperar a una nueva convocatoria.

Ayer los senadores dejaron, literalmente, plantados a los representantes de organizaciones civiles en una sesión que tenía el objetivo de discutir las iniciativas del Sistema Anticorrupción con las comisiones Unidad de Anticorrupción y participación ciudadana, Justicia y Estudios Legislativos.

Esta es una nueva “larga” que le dan los senadores a la aprobación de la Ley 3de3 dentro del Sistema Anticorrupción y que según los mismos senadores tendrían listo para el 28 de mayo. Tal parece que los legisladores le siguen teniendo miedo a esta ley, ya que a como esta ahorita la situación lo que terminarían aprobando en un periodo extraordinario durante la sesión permanente es una versión light y sin dientes de la Ley 3de3, algo a lo que por obvias razones las organizaciones civiles se oponen.

Esta es una de esas ocasiones en las cuales no nos podemos dar por vencidos ante los legisladores. Aunque como muchos de los colaboradores de este mismo espacio han dicho que la Ley 3de3 no es suficiente, algo con lo que concuerdo, creo yo que es importante su completa aprobación sin mutilaciones debido a que sería un importante avance en la lucha contra la corrupción en México.

Tal parece que los legisladores le siguen teniendo miedo a esta ley, ya que a como esta ahorita la situación lo que terminarían aprobando en un periodo extraordinario durante la sesión permanente es una versión light y sin dientes de la Ley 3de3, algo a lo que por obvias razones las organizaciones civiles se oponen.

Aunque suene como poca cosa que los senadores hayan plantado a las organizaciones que apoyan esta ley, es un paso hacia atrás en su aprobación durante un periodo extraordinario la próxima semana. Adicionalmente está descortesía por parte de los legisladores soló demuestra, una vez más, el miedo que le tienen a una ley que exige transparencia, rendición de cuentas y fuertes sanciones a los funcionarios que cometan algún acto de corrupción.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

El Cambio Empieza Dentro

Comparte este artículo:

Los problemas sociales y económicos de nuestro entorno son responsabilidad de todos nosotros. Funcionarios, académicos, estudiantes, empresarios, trabajadores y ciudadanos en general, cada uno de nosotros participamos en diferentes escalas y de distintas formas en el curso de nuestra actualidad, de modo que todos somos parte del problema, pero mejor aún: somos parte de la solución.

La forma más sencilla de no resolver un problema es criticando, buscando culpables a los cuales condenar y repetir incesantemente cuán mal está la situación. Lastimosamente esa es la forma de actuar de muchas personas cuando se trata de problemas sociales de nuestra ciudad, estado o país. El caso más ilustrativo para esto es la política mexicana. No es necesario hacer introducción alguna a los errores cometidos y a las fallas axiomáticas de los gobiernos, no obstante debemos ser conscientes de que todos somos parte del problema.

La forma más sencilla de no resolver un problema es criticando, buscando culpables a los cuales condenar y repetir incesantemente cuán mal está la situación. Lastimosamente esa es la forma de actuar de muchas personas cuando se trata de problemas sociales de nuestra ciudad, estado o país. El caso más ilustrativo para esto es la política mexicana.

Es injusto exigir honestidad a los servidores públicos y políticos cuando nos robamos la señal de WI-FI del vecino. Es incoherente ofendernos por casos de desvío de recursos cuando al pasarnos un alto ofrecemos “mordida” al oficial de tránsito. Es ilógico reclamar al empresario que paga bajos sueldos cuando no cumplimos con nuestras actividades laborales.

Por supuesto que lo anterior no justifica los grandes apuros sociales y fallas de nuestro sistema, el mal actuar debe ser corregido y castigado conforme marque la ley. Sin embargo la cuestión es resolver problemas y no hacerlos más grandes.

Como participantes de una sociedad debemos encargarnos de ser la mejor versión de nosotros mismos para poder aportar lo mejor de nosotros a esta sociedad. Una persona que se cultiva frecuentemente y se preocupa por tener mayores conocimientos será una persona que pueda tomar mejores decisiones y obtener mejores resultados. Alguien que sólo crítica y continuamente condena los actos de los demás sólo hace más grande el problema y contribuye a alimentar la ignorancia social y el conformismo.

Como participantes de una sociedad debemos encargarnos de ser la mejor versión de nosotros mismos para poder aportar lo mejor de nosotros a esta sociedad. Una persona que se cultiva frecuentemente y se preocupa por tener mayores conocimientos será una persona que pueda tomar mejores decisiones y obtener mejores resultados.

Cada uno de nosotros tiene algo que aportar desde su ámbito de actividad y tenemos la responsabilidad como ciudadanos de hacerlo con la mayor calidad posible. Si todos actuamos como habitantes del México en el que queremos vivir, de pronto viviremos en ese México.

Nuestra forma de actuar y conducirnos debe ser congruente con nuestros ideales y valores, y siempre dirigida al crecimiento y desarrollo de nosotros mismos, de nuestros semejantes y por consecuencia de nuestras ciudades y estados.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Carta Abierta a Funcionarios Públicos

Comparte este artículo:

Ya me cansé, ya me harté, se que no todos son iguales, pero esta carta va para todos y cada uno de nuestros funcionarios públicos en Nuevo León y a lo largo y ancho de nuestra hermosa República Mexicana. Mi pregunta va directa ¿cuántos más pobres debe de haber en nuestro país? ¿Cuántos muertos debe de haber? ¿Cuántos desaparecidos? ¿Mutilados? ¿Secuestrados? Para que por fin se pueda hacer algo en este México.

Veo con mucha tristeza, coraje y desilusión el show que nuestros diputados se aventaron hace dos días con tal de quizás aplazar las revisiones de las cuentas públicas de tres personajes políticos de Nuevo León, de igual manera no aprobar una importante reestructuración de la deuda del estado.

Yo personalmente no se si sea teatro de los partidos políticos o no, pero si me indigna ver como gastan su tiempo haciendo panchos en lugar de trabajar verdaderamente por la ciudadanía y haciendo lo que la ciudadanía les pide y exige. Me molesta ver como hay diputados que por más que quieran dar explicaciones de que los están espiando y que la cosa no iba por ahí, gasten su tiempo en grupos o conversaciones de Whatsapp, en lugar de legislar.

Veo con mucha tristeza, coraje y desilusión el show que nuestros diputados se aventaron hace dos días con tal de quizás aplazar las revisiones de las cuentas públicas de tres personajes políticos de Nuevo León…

Me molesta también que exista una ineficacia por parte de los gobierno estatales y federales en ejecutar y cristalizar propuestas que hicieron de campaña, de tener un acercamiento hacia las zonas más vulnerables, en lugar de gastar en sus viajes lujosos o en darle dinero a sus compadres.

Es hora de que nuestro México despierte, que nosotros como ciudadanos dejemos de ver a los funcionarios públicos como Dios o como los que vendrán a solucionar todos los problemas que tenemos tanto sociales y económicos. Es hora que despertemos y veamos que la solución está en nosotros, no en los otros, pues los otros simplemente seguirán con sus juegos políticos y que ya no hay solución, ya que siguen las líneas del partido.

Eso si en tres años debemos de castigar con nuestro voto a los funcionarios que hoy en día no están haciendo la chamba, que no están representando los intereses de los ciudadanos, sino los intereses de sus partidos políticos o peor aún los propios.

Cuestiones como la de hace dos días simplemente muestran que tan corrompido y podrido esta nuestro sistema político en México.

Es hora de que nuestro México despierte, que nosotros como ciudadanos dejemos de ver a los funcionarios públicos como Dios o como los que vendrán a solucionar todos los problemas que tenemos tanto sociales y económicos. Es hora que despertemos y veamos que la solución está en nosotros, no en los otros…

Situaciones como los linchamientos de personas, demuestran que tan harta esta la ciudadanía de la inactividad y la impunidad en nuestro país.

Mexicano, la solución está en nuestras manos, no en la de los funcionarios públicos, nosotros podemos ser los propulsores de un cambio en México. En verdad el día que nos dejen de ver la cara, será el día que vena que nosotros solos hacemos los cambios y que no dependemos de una iniciativa de ley o una propuesta o incluso en ellos mismos para concretar metas.

Mientras tanto funcionarios públicos de todos los niveles, hagan su chamba, déjense de shows mediáticos y en verdad realicen actividades que hagan un cambio fundamental en nuestro estado y en el país.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿Cada día es peor México?

Comparte este artículo:

Todos los días México nos tiene algo que contar, y hoy no fue la excepción…

El Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI) presento el día de hoy 25 de Mayo, la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) 2015, cuyo objetivo es medir la percepción sobre las situaciones de corrupción en México, las estimaciones sobre el grado de interacción de la población con las autoridades gubernamentales a través de medios electrónicos, estimaciones sobre el número de actos de corrupción que sufrieron las víctimas en la realización de pagos, trámites, solicitudes de servicios públicos y otro tipo de contacto con las autoridades, entre otros puntos. Dicha encuesta arrojo que la delincuencia, la inseguridad y la corrupción, fueron los temas que más preocuparon a los mexicanos durante el 2015.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI) presento el día de hoy 25 de Mayo, la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) 2015…Dicha encuesta arrojo que la delincuencia, la inseguridad y la corrupción, fueron los temas que más preocuparon a los mexicanos durante el 2015.

Para la realización de esta encuesta, se tomó un periodo de referencia de enero a diciembre del 2015, en donde la población de estudio fue hacia la población de 18 años y a ciudades con un mayor a 100,000 habitantes. El tamaño de muestra nacional fue de 38,000 viviendas, y la cobertura geográfica fue a nivel nacional en los 32 estados de la república mexicana.

La Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) posiciona al Estado de México como uno de los 10 estados con más actos de corrupción con 62,160 actos por cada 100,000 habitantes, seguido por Sinaloa con 58,232 actos, Chihuahua con 36,472 actos, Sonora con 33,256 actos, Baja California Sur con 31,604 actos, Morelos con 29,740 actos, Michoacán con 29,144 actos, Querétaro con 28,905 actos, Tlaxcala con 28,771 actos y Puebla con 28,269 actos.

También posicionan a Colima con menos actos de corrupción con 9,230 actos, Nayarit con 9,779 actos y Tamaulipas con 10,441 actos. En la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) ubicó en primer lugar los temas de inseguridad y delincuencia con 66.4% como uno de los temas que más preocupaban a los mexicanos en 2015, seguido por la corrupción con un 50.9%. A comparación de la misma encuesta realizada en el año 2013, en donde el 42.9% de los encuestados percibía la corrupción como ‘frecuente’, se observa un incremento de 10 puntos con un 52.4% en percepción a la corrupción como ‘frecuente’ en el gobierno federal.

Para la realización de esta encuesta, se tomó un periodo de referencia de enero a diciembre del 2015, en donde la población de estudio fue hacia la población de 18 años y a ciudades con un mayor a 100,000 habitantes. El tamaño de muestra nacional fue de 38,000 viviendas, y la cobertura geográfica fue a nivel nacional en los 32 estados de la república mexicana.

Los servicios públicos básicos como calles y avenidas, policía y alumbrado público, obtuvieron un nivel de satisfacción de 20.7%, 25.3% y 33%. En educación pública obligatoria, el 61% de la población manifestó estar satisfecho con el servicio de educación pública obligatoria durante 2015. Mientras que en el IMSS la satisfacción fue de 38.8%, y en el trasporte público masivo automotor fue de 28.9%.

Cabe señalar que la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) también mide la satisfacción de los servicios públicos básicos (agua potable, drenaje y alcantarillado, alumbrado público, parques y jardines, recolección de basura, policía, calles y avenidas, carreteras y caminos sin cuota), como de servicios de baja demanda (educación pública obligatoria; educación pública universitaria; servicios de salud, del IMSS, ISSSTE, gobiernos estatales y seguro popular; energía eléctrica; transporte público masivo automotor; autobús de transito rápido; metro o tren ligero y autopistas con caseta de cuota).

Por último, como dije al principio de esta nota, México nos da una noticia nueva cada día, sea buena o mala. Sin embargo, los datos que arrojo esta encuesta a mi parecer son importantes y delicados, principalmente porque cada día la población mexicana percibe la corrupción como un acto común que se deba aceptar, de igual manera, es importante esta encuesta porque nos da un reflejo de cómo la población mexicana percibe ciertos temas, ya sea educación, servicios públicos, gobierno, etc. Necesitamos cambiar nuestra manera de ser y de actuar para poder transformar realmente México y poder así progresar como sociedad, pero principalmente como país.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”