Daños colaterales del COVID: millones de mexicanos con enfermedades graves han dejado de recibir atención médica

Comparte este artículo:

Esta columna es parte del análisis Altius Consultores para orientar en la toma de decisiones. Consulta este y otros temas haciendo clic en https://bit.ly/Reporte19 

Animal Político señala que al menos un millón 500 mil personas con distintos padecimientos como cáncer, hipertensión o diabetes no tuvieron atención hospitalaria y de urgencias en México, sobre todo a partir de abril, cuando comenzó la pandemia por coronavirus en el país. 

Hasta junio de este año hubo 320 mil hospitalizaciones menos en las unidades de salud pública en comparación con el mismo periodo de 2019; las atenciones en urgencias se redujeron en un millón 293 mil.

Algunos de los factores que señalan expertos para dar una explicación a este fenómeno son: 

  1. Las personas no acuden a hospitales por miedo a contagiarse. 
  2. La dificultad de encontrar algún hospital si el que les corresponde sólo se enfoca en atención a COVID.
  3. La decisión del Consejo Nacional de Salud de reconvertir hospitales para dedicarse solo a la atención de pacientes contagiados por COVID.

Los datos preliminares de la Secretaría de Salud muestran que en el primer semestre de 2020 se registraron 748 mil 52 personas hospitalizadas en las unidades médicas públicas de 26 estados del país.

Hay una reducción del 30% en comparación con el mismo periodo del año pasado, en el que se registraron 1 millón 67 mil 426 hospitalizaciones. Un ejemplo de esta reducción es que mientras de enero a marzo la cifra de hospitalizados por complicaciones de diabetes se mantuvo arriba de 4 mil personas, de forma similar a 2019, en abril las hospitalizaciones se redujeron a 2 mil 500.

El doctor e investigador Alejandro Macías, quien lideró la estrategia contra la pandemia de influenza en 2009 en México, señaló que la caída en la atención y hospitalización de diversos padecimientos también ocurrió con la crisis del virus H1N1, resultado de deficiencias sistémicas del sistema de salud.

Independientemente de que no exista una estimación de cuántas muertes se están dando por la falta de atención médica, México tardará al menos 2 años para poder recuperar solo las cirugías que se han retrasado. 

Si bien la decisión de reconvertir hospitales para dar atención al COVID fue una medida necesaria para evitar el colapso en la atención de la pandemia, los daños colaterales de esta situación deben identificarse y atenderse.

El sector va a requerir una fuerte inyección de recursos para salir adelante, lo que implicará una de las variables más importantes en la discusión del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021.

La analista Viri Ríos señala que el gasto en salud en México es de 5,5 puntos del PIB, menor al gasto de Honduras, El Salvador y Zimbabue. “El gasto no solo es extremadamente bajo, sino que de acuerdo a los estudios del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), ha caído significativamente en los últimos diez años”. 

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, un país como México debería al menos gastar el doble de lo que gasta actualmente en salud.

¿Y mañana qué?

Comparte este artículo:

Bien dijo Pascal que la infelicidad del hombre se basa sólo en una cosa: que es incapaz de quedarse quieto en su habitación. Hoy nos damos cuenta que habemos muchos muy vacíos de alma; alma que explota en un momento tan complejo como este.

Sabemos que esto terminará, probablemente más tarde de lo que creemos, pero reafirmo que las calles que están hoy desiertas volverán a llenarse, abandonaremos nuestras trincheras de guerra quienes vivimos esto como tal, saldremos con los ojos iluminados de nuevo por luz, una luz diferente a la de las pantallas de celular, una luz verdadera, la que se asoma por tu ventana.

Pero, ¿será acaso que los que saldremos ese día seremos los mismos?, ¿qué tan diferente será el mundo? Hoy sabemos qué pasa, qué hay que hacer, pero ¿y mañana qué?

No es ningún engaño decir que inclusive antes de la pandemia existían voces que nos llamaban a pausar un poco, reflexionar sobre qué habíamos hecho mal como sociedad y qué cambios estábamos obligados a hacer desde diversos ámbitos.

Para crisis podemos poner un sinfín de ejemplos, y cada uno aglomera una serie de enseñanzas, desde los sismos, las guerras… hasta las pandemias. Hoy somos parte, desde mi perspectiva, de la posición de víctima y victimario. Durante décadas hemos inclinado la balanza a una estructura que castiga y agrava las consecuencias de dichas crisis teniendo como prácticas la reducción en el gasto dentro de muchas áreas, esto es parte de las políticas mal-llamadas “neoliberales” (la discusión de porqué digo que está mal utilizada esta expresión será para después).

Vivimos en un país que tan solo este año, de acuerdo al Presupuesto de Egresos de la Federación, ha recortado la inversión pública en la educación (-62%), la salud (-35%), el abastecimiento de agua potable (-11.2%), las comunicaciones y transportes (-17.6%); todo esto SOLAMENTE, repito, de un año a otro. Es increíble que contemos con una representación que tenga una cara hipócritamente de izquierda, con un cuerpo y entrañas “neoliberales“, enflacando cada vez más al gobierno.

A todo esto, y sin tratar de desviarme, mi punto regresa a decir que la pandemia nos ha dejado ver el otro lado de la globalización, un mundo tan conectado pero tan distante, tan cercano pero tan ajeno. Hoy queremos un futuro más parecido al pasado que hoy parece tan lejano.

¿Y mañana?

Lo que sucede hoy ya está, ya sucede y ya es nuestra realidad. Muy seguramente permanecerá ahí por los próximos años, será inevitable no traerlo a colación cada que nos veamos, no nos cansaremos de contarlo a nuestros hijos y nietos en el futuro. Mismo futuro que ya referimos hoy sin saber cómo será.

Están por un lado quienes opinan que este será el fin de una era, fin del capitalismo y la globalización como la conocemos; pero por otro lado están quienes creen que sucederá todo lo contrario, que será no menos que el regreso triunfal de la estructura que no ha dejado de funcionar en por lo menos los últimos 100 años.

Están también quienes creen que este será el inicio de regímenes más autoritarios, pero también quienes creen que se retomará la confianza en la democracia. Los que sueñan con un mañana brillante con una definición de ciudadano mucho más empoderado y los que leen los versículos del Apocalipsis en sus historias de Instagram.

Si me preguntan, he leído de todo, he encontrado argumentos muy sólidos desde varios lados, pero no puedo colocarme dentro de una definición correcta de qué es lo que pasará mañana. No lo sé.

Los cuestionamientos

John Stuart Mill, uno de los primeros filósofos ecologistas y economistas, describió en su libro Principios de economía política (1848) lo que llamaba una “economía de Estado estacionario“, esto como respuesta a lo que podría sustituir el aumento del nivel material como fundamento de la sociedad. Es decir, Mill reconoció el peligro de la sobrepoblación, por lo que la producción y el consumo dejarían de ser objetivo prioritario, ocasionando la reducción en la cantidad de seres humanos. “Un mundo lleno de seres humanos carecería de parejas floridos y de una vida salvaje“, decía. Esta es una de las ideas más utópicas que he leído, no obstante, no hay un fin para el crecimiento y las consecuencias del mismo, tal como lo planteaba en la teoría, ¿es la expansión sostenible indefinidamente? No sabremos de las consecuencias en el cambio climático, en las desigualdades, las rivalidades geopolíticas, en fin.

El enemigo silencioso para nuestra sangre, sudor y lágrimas

Bien dicen que los grandes asesinos de la historia de la humanidad son las bacterias, los virus y lo que han provocado a lo largo de nuestra existencia. Desde el sarampión hasta el sida o VIH. En septiembre del año pasado la Organización Mundial de la Salud publicó un informe en el que alertaba del riesgo potencial que se produjera una pandemia, y cuan profetas 2 meses después surgiría este nuevo coronavirus SARS-Cov-2.

La crisis que vivimos no es financiera, aquí no hay una disputa por dinero en los bancos, no hay una gota que derramara el vaso, pero lo que sí hay es una guerra, y hoy la vivimos; así el 2020 tiene un inicio del conflicto pero no habrá el registro de un fin. Y es que cuando un ser humano se encuentra andando por el estrecho camino de la vida y la muerte, su visión, prioridades, principios y su moral pueden cambiar radicalmente. Hoy no existen.

Una guerra es la que vivimos y hoy las palabras que pronunciaría Churchill no serían contra el fascismo, sino contra un virus y una enfermedad, un enemigo letal y silencioso. Más aún, hoy quedarían fuera de lugar estas frases luego de darnos cuenta cuán diminutos y débiles somos, siendo que el camino y pensamiento antropocéntrico ese momento debe quedar en el olvido. Un humano tiene un valor menor al que imaginamos, tal vez. Aunque dudo cambie nuestro pensamiento en el corto plazo.

Por supuesto, habrá quienes sufrirán más o menos de esta situación. Habrá quienes lo pierdan todo y quienes lo ganen en su lugar.

Somos diminutos

Hablando de cómo se ha vivido esta etapa de confinamiento, hemos sido bombardeados de recomendaciones y concursos de productividad, de libros, series, películas, idiomas que aprender, nuevas habilidades. Ignorando la posición desde la que enfrentamos la situación, suponiendo que todos vivimos en la misma burbuja. Esta competencia solo nos ha provocado una especie de preferencia a ese sentimiento provocado por la saturación de productividad, ante el sentimiento de vacío. Es decir, antes muero saturado que sólo.

Entre todas estas recomendaciones deberían existir aquellas que te inviten más al autoconomiento, al autocuidado, al manejo de las emociones para quienes nos arrinconamos en la desesperación y la incertidumbre.

Solo pensemos que tal vez debería ser importante saber en un futuro las consecuencias que tendrá esto en nosotros todo. Los casos de ansiedad y depresión que han aumentado, los lentos suicidios que ocurrirán de un tiempo a otro. Toda una generación que será afectada psicológicamente después de estos meses. ¿Qué cambiará en nosotros a la larga?

Entonces, si queremos un futuro diferente no creo que extrañar el pasado sea la mejor idea, ese pasado que hoy vemos tan lejano. Un pasado en donde la única normalidad era la crisis. Una crisis hoy infinitamente más deseable que otra.

Es difícil augurar un futuro preciso teniendo tantas nubes de emociones y pensamientos poco claros en nuestras mentes y lo digo por todos. Hoy no diferenciamos utopías de distopías, sino pánico y miedo de la realidad. Las divisiones que están en nuestro presente son producto de tantas circunstancias que hoy se han destapado por estas cegueras. No nos queda más que darle nombre a lo que vivimos y al cómo lo vivimos: llorar, gritar, escribir, dibujar. Pero todo esto a la vez de informarse y luchar, cada uno desde su trinchera.

La pandemia nos invita a pensar en que existen salidas, tan heroicas como las queramos, de la mano de una bata y un estetoscopio. Dignas de personajes épicos es que se está librando una batalla donde las armas las tienen quienes están en el frente de batalla. Donde lo único que tenemos nosotros, los no indispensables, es un litro de alcohol en gel, otro de whisky, un rollo de papel de baño y muchas horas de Netflix. Tal vez estamos obligados a pensarnos colectivamente, cooperativa y solidariamenteexigiendo una nueva realidad para todos. Pero no, hoy somos incapaces de quedarnos en casa, cuan ególatras y débiles que somos.

Lo que queda claro es que algo se quebró fuertemente en nuestro modo de existir y emergen así oportunidades para pensar y pensarnos distintos. Por un largo tiempo los abrazos y los besos, tan necesarios como son, tendrán que esperar, tendremos que ser distantes, pero no por ello deberá suceder menos amor.

Entonces… ¿y mañana qué? Supongo que por el mañana nos preocupamos después. Hoy solo queda citar de nuevo a Pascal y señalar lo infelices que somos por ser incapaces de quedarnos quietos en cuatro paredes y esperar que nada vuelva a la normalidad.

Ningún partido devolvió un centavo a la Tesorería: INE

Comparte este artículo:

Esta mañana, el director de Partidos Políticos y Prerrogativas del Instituto Nacional Electoral (INE), Patricio Ballados, se entrevistó con el periodista Cirgo Gómez Leyva, ahí comentó que ya venció el plazo para solicitar el retorno de las prerrogativas de los partidos a la Tesorería y ninguno solicitó el descuento.

Ningún partido político en ningún mes solicitó que le descontaran un centavo para regresar dinero a la Tesorería. El tiempo para solicitarlo ya pasó”, informó en la entrevista.

Esta declaración se realiza en el marco de la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020, en donde se realizó un recorte al instituto de 71.4 millones de pesos. 

Al serle cuestionado eso el funcionario del INE argumentó que dado el recorte presupuestal no renovarán el equipo para monitorear las pautas de los partidos, así mismo revisarán los convenios con dependencias del gobierno en los que dan servicios gratuitos y también se suspenderá la remodelación y mejoramiento de atención en módulos de credencialización, así mismo, se llevarán al límite diversas actividades del proceso electoral 2021.

Por último descartaron quitar presupuesto a los partidos políticos, pues consideran que ello significa “debilitar su autonomía“.

Con información de Político MX

Pemex uno de los más beneficiados en el PEF2020

Comparte este artículo:

Circula el dictamen del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020, el cual será discutido a las 16:00 horas en la sede alterna en Santa Fe, por la Comisión de Presupuesto y Egresos.

Se contempla que el Presupuesto entre en vigor el próximo 1 de enero de 2020 y tiene como como eje rector el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, que establece los “principios” de: “Honradez y honestidad, no al gobierno rico con pueblo pobre, economía para el bienestar, el mercado no sustituye al Estado, por el bien de todos, primero los pobres; no dejar a nadie atrás, no dejar a nadie afuera; no puede haber paz sin justicia; respeto al derecho ajeno es la paz;  no más migración por hambre o violencia, democracia significa el poder del pueblo, y ética, libertad y confianza”.

La propuesta prevé un gasto neto total de 6 mil 96 millones de pesos, monto superior en 0.8% respecto del presupuesto aprobado en 2019. En el que se establece lo ya anticipado, mayor dirección hacia programas sociales, atención a las desigualdades económicas, sociales y regionales, así como el gasto en inversión.

Asimismo, gasto en seguridad, bienestar social y sector energético, en rescate de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con incrementos reales del 8.8 y 1.4% respectivamente. Asimismo se plantea recursos para proyectos como el sistema metropolitano aeroportuario, Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, el Tren Interurbano México-Toluca, la construcción del Tren Maya y la ampliación de la Línea 12 Mixcoac-Observatorio.

El presupuesto al campo, el rubro que ha provocado manifestaciones por parte de organizaciones campesinas y el plantón en las afueras del Palacio Legislativo de San Lázaro, mismo que obligó a los diputados a sesionar este jueves en Expo Santa Fe. En ese sentido, el dictamen establece:

A fin de sentar las bases de la autosuficiencia alimentaria, en beneficio de pequeños productores agrícolas.

Asimismo establece que: “También se busca facilitar el ahorro, el acceso al financiamiento en condiciones equitativas y la inclusión financiera de la población a la que habitualmente la banca comercial no le proporciona servicios. Todo mediante el Banco del Bienestar, que además operará la entrega directa a beneficiarios de programas sociales“.

 

 

 

 

(Con información de Político)

PAN acusa que PEF fue aprobado “en lo oscurito”

Comparte este artículo:

El grupo parlamentario del PAN de la Cámara de Diputados acusó que el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el año 2020 el cual fue aprobado esta madrugada en el Pleno en sede alterna fue aprobado en solitario y “en lo oscurito“; así mismo denunciaron que está diseñado para “cumplir los caprichos” del presidente.

A través de su cuenta de Twitter, la bancada del partido liderado por Marko Cortés Mendoza, reclamó que “Morena no cumple” puesto que aseguran que “no cuenta con reglas de operación y solo beneficia los programas clientelares del gobierno“.

Aseguraron del mismo modo que el Presupuesto de Egresos de la Federaciónno genera crecimiento” para los mexicanos y que tampoco es transparente puesto que está enfocado a los programas sociales de AMLO, como la pensión a adultos mayores, Jóvenes Construyendo el Futuro, Sembrando Vida y Crédito Agrario.

Cabe resaltar que esta madrugada de viernes, el Pleno de la Cámara de Diputados avaló el PEF 2020 a través de las bancadas de Morena, Partido Verde, Encuentro Social y PT lograron avalar el Presupuesto, pese a las negativas y la oposición del PAN, PRI, Movimiento Ciudadano y PRD. De acuerdo a Morena, este presupuesto buscó distribuir de “manera más eficiente y equitativa” el gasto neto total por 6 mil 096, 355.8 millones de pesos, que es 0.8% más que en el 2019.

Con información de Político MX

Alcaldes y su tarambana irrupción

Comparte este artículo:

Como es público, el martes 22 de octubre del presente, alrededor de las seis de la mañana, acudieron a Palacio Nacional diversos Alcaldes del país (aproximadamente 80), a manifestarse para defender el presupuesto de sus municipios frente al C. Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Buscando con lo anterior, que en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2020 (en adelante PEF) se contemplara la asignación de más recursos y evitar supuestos recortes al presupuesto de sus respectivos municipios.

Por el Estado de Tamaulipas, acudieron los CC. Presidentes Municipales Xicoténcatl González Uresti de Victoria y Enrique Rivas de Nuevo Laredo y, por el Estado de Nuevo León, el C. Héctor Castillo Presidente Municipal de Santa Catarina, entre otros.

No obstante, la manifestación en comento, únicamente se trató de una tarambana irrupción y no así, de un formal y verdadero acto de gestión de recursos por parte de los Presidentes Municipales en defensa de sus municipios.

Al respecto, el PEF tiene como objetivo fundamental el ordenamiento del gasto público, mediante la distribución y asignación de un determinado monto de recursos, estimado con base en los ingresos por la recaudación de impuestos y derechos.

Dicho presupuesto, es un acto formalmente legislativo, pero materialmente administrativo, porque desde su origen el proyecto de presupuesto proviene del Poder Ejecutivo Federal y su estructura, en general, no cambia por el hecho de que la Cámara de Diputados lo apruebe en sus términos o lo modifique.

Siendo oportuno precisar que si bien es cierto, el Ejecutivo Federal crea el proyecto de PEF, a quien compete su examen, discusión, modificación y aprobación es a la Cámara de Diputados y no así, al Presidente de la República. 

Razón por la cual, califico de tarambana la irrupción de los Presidentes Municipales, en tanto fue realizada en Palacio Nacional y no en la Cámara de Diputados.

 Pues se insiste, por mandato constitucional a la Cámara de Diputados es a quien le compete el examen, discusión, modificación y aprobación del PEF.

En esa tesitura, si lo que pretendían con su actuación era la modificación al PEF para la asignación de mayores recursos o evitar recortes, lo conducente era acudir a la Cámara de Diputados y no así, a Palacio Nacional.

Máxime, que el Presidente de la República por mandato constitucional, a saber, segundo párrafo, fracción IV, del artículo 74 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, debe enviar a más tardar el día 8 de septiembre el Proyecto de PEF a la Cámara de Diputados.

Situación, que vuelve torpe y tardía la irrupción de los Presidentes Municipales, en tanto, que para la fecha en que decidieron “manifestarse” el Proyecto de PEF ya había sido enviado a la Cámara de Diputados.

Por esto, únicamente puede calificarse cómo tarambana irrupción y, no como manifestación, la actuación de los Presidentes Municipales el martes 22 de octubre.

Lo que con esta eventualidad, debe resultar verdaderamente preocupante para la ciudadanía, es la forma con la que se conducen los Presidentes Municipales del País, en tanto lo único que evidenciaron más allá de los desfiguros que realizaron (por los cuales tuvieron incluso que rociarles gas lacrimógeno) es un desconocimiento total de la Constitución y del procedimiento mediante el cual se lleva a cabo la aprobación del PEF.

Finalmente, ojalá que los Presidentes Municipales hayan realizado los Proyectos Ejecutivos de sus respectivos municipios, debidamente informados, asesorados y teniendo identificados en un documento rector, los objetivos prioritarios y metas inherentes al desarrollo de los mismos, para presentarlos en el Orden de Gobierno, Entidad, Dependencia y/o Empresa productiva competente.

Las políticas públicas de López Obrador: un Frankenstein sin cabeza

Comparte este artículo:

El siglo XX vio la confrontación entre dos sistemas de producción, confrontación que se traduce, a su vez, en un debate teórico: capitalismo y socialismo. Para Marx, el capitalismo es un modo de producción basado en la regeneración constante del capital a partir del alargamiento del trabajo excedente. El capital incrementa la productividad del trabajo, acortando el tiempo de trabajo necesario para el pago de la subsistencia del trabajador, con lo cual incrementa la plusvalía, que es lo mismo que la ganancia. Esta insistencia de regeneración por parte del capital provoca la precarización cada vez mayor del trabajo asalariado y la concentración de la riqueza por parte del capital.

Para la corriente liberal, el socialismo implica la centralización de los medios de producción por parte del Estado. Ya no es el mercado el que asigna los recursos productivos, sino un planificador central, quien decide cuánto, de qué manera y en qué medida producir. La centralización de toma de decisiones en el ámbito económico conlleva a la intervención creciente del gobierno en la esfera individual. Asimismo, dado que no existe un sistema de precios, debido a la inexistencia de la propiedad privada y, por ende, a la supresión de todo intercambio, el planificador central no es capaz de conocer las preferencias de consumo de cada uno de los individuos. Ante ello, el socialismo es más ineficiente que el capitalismo.

En la posguerra, se buscó una tercera vía que evitara las distorsiones del mercado y que no desembocara en un totalitarismo: el Estado de bienestar. Este modelo se basaba en la intervención del Estado en actividades económicas primordiales para la sociedad, pero que el mercado no podía proveer -salud, seguridad social, educación, etc. 

En México, los gobiernos posrevolucionarios se adjudicaron el objetivo de impulsar el desarrollo. Ante la falta de una burguesía nacional, el Estado se convirtió en el rector del proceso de industrialización a través de su intervención en distintos rubros de la economía.

La centralización de la economía normalmente va de la mano de la concentración de poder político. Durante esos años, México estuvo bajo un régimen semi-autoritario y corporativo, en el cual toda decisión cruzaba por el Poder Ejecutivo.

Las irresponsables políticas monetaria, fiscal y cambiaria de los gobiernos de Echeverría y López Portillo, aunado a choques macroeconómicos exógenos, llevaron a la economía a una crisis de endeudamiento, que terminó en la declaración de moratoria en 1982. 

Ante tasas de inflación de tres dígitos y un alto endeudamiento, el gobierno tuvo que reestructurar sus políticas económicas: disminución del déficit fiscal, control de la inflación, privatización de empresas paraestatales y apertura económica, entre otras. Como en otras latitudes del mundo, México comenzó su proceso de liberalización económica, colocando a las exportaciones y a la inversión extranjera como los ejes del crecimiento económico.

El modelo de apertura económica y desregulación del mercado continua actualmente, incluso con la llegada de López Obrador al poder. No parece haber indicador alguno que haga pensar que los pilares del llamado neoliberalismo vayan a transformarse. Al contrario, en algunos puntos, López Obrador es aun más conservador que los gobiernos anteriores.

Los neoliberales ortodoxos, como Milton Friedman, aplaudirían las transferencias monetarias a las madres de familia para pagar servicios de guarderías. Según la teoría económica en boga, dichas transferencias no distorsionan el equilibrio del mercado, con lo cual no hay pérdida de eficiencia en la asignación de recursos. 

El otro punto, por el cual sería aplaudido, es el programa de austeridad emprendido como eje central de su gobierno. Los postulados del neoliberalismo indican que el gobierno debe de mantener sanas sus finanzas públicas, abstenerse de fomentar el gasto social y la inversión pública, los cuales deben de recaer en la iniciativa privada. 

Sin embargo, en un contexto de incertidumbre, en el cual se desincentiva la inversión y la confianza del consumidor se desacelera, la estrepitosa caída del gasto presiona aún más al crecimiento económico. 

El gasto público para el primer trimestre es preocupante, no porque sobrepase el gasto programable en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), sino por el subejercicio que existe en casi todas las ramas. Inclusive en los ramos prioritarios en la política pública del gobierno -Trabajo y Previsión Social y Bienestar- el gasto observado ha sido menor al gasto programable -79.8% y 15.7%, respectivamente. Se debe tener en cuenta que la STPS, la cual integra al programa social Jóvenes Construyendo el Futuro, vio su presupuesto aumentarse en más de 800% respecto al PEF del 2018 en términos reales.  

La retórica de austeridad ha llevado también a la eliminación de intermediarios. Por ejemplo, no se cuestionan las prácticas de corrupción en la distribución de medicamentos en el sexenio anterior, sin embargo, el gobierno federal no tiene la capacidad para distribuirlos a los distintos hospitales públicos a largo del país. 

López Obrador ha tomado lo peor del modelo neoliberal -asfixia fiscal y transferencias monetarias-, y desechado sus aspectos más valiosos: el cálculo económico y la confianza en las estadísticas. El primero le mostraría la inviabilidad de la refinería de Dos Bocas y las segundas le advertirían que la economía del país no va “requetebién”. 

Otro año, otro desembolso para el Avión Presidencial

Comparte este artículo:

En 2019, el Gobierno federal desembolsará 416.9 millones de pesos por concepto de arrendamiento financiero del avión presidencial, que desde diciembre está “almacenado” en un hangar en los Estados Unidos, pues el actual presidente Andrés Manuel López Obrador se negó a hacer uso de él.

Así lo refiere el Presupuesto de Egresos de la Federación, en el que se establece que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) recibirá los recursos para continuar con el proyecto de inversión 12071320003 iniciado en 2012, que permitió la compra del Boeing Dreamliner 787-8.

La Sedena tiene la obligación contractual de seguir pagando con recursos del erario las mensualidades del arrendamiento financiero a 15 años pactado con Banobras, que fue la institución que aportó los 3 mil 156 millones de pesos que cobró la empresa Boeing por la manufactura del avión y equipos auxiliares.

El avión pasaría a propiedad de la Sedena una vez que ejerza la opción de compra, que se activa al final del arrendamiento en 2027.

El avión y los equipos por sí solos costaron 3 mil 156 millones de pesos, a los que se deben sumar 2 mil 761 millones por el costo financiero del arrendamiento, según las cifras más recientes de la Secretaría de Hacienda.

La anualidad de 416.9 millones en 2019 es menor en 7.6 por ciento a las de años anteriores, que fueron de 451.5 millones.

El contrato podría vencer anticipadamente si en algún momento Sedena incumple el pago de las mensualidades, lo que obligaría a la dependencia a liquidar a Banobras todo el saldo pendiente de capital e intereses (unos 3 mil 590 millones de pesos) en una sola exhibición.

Adicionalmente, la Sedena también tendrá este año 281.9 millones de pesos para otro arrendamiento firmado en 2015 con Banobras hasta por 2 mil 497 millones de pesos más intereses y comisiones, que sirvió para comprar dos aviones Boeing 737-800 para el Escuadrón Aéreo 502.

“Lo de Alfonso Romo fue un error”, aclara AMLO

Comparte este artículo:

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, señalo durante su conferencia de prensa matutina que el sueldo de casi 150 mil pesos de Alfonso Romo, jefe de oficina de la Presidencia, y publicado en su declaración de bienes, se trata de un error.

“Seguramente lo de Alfonso Romo es un error, el acuerdo que se tiene es que hay que respetar la Constitución, que no se puede ganar más que el presidente”, dijo López Obrador.

De acuerdo con la declaración presentada el miércoles por el empresario, Romo tiene un sueldo mensual de 149 mil 893 pesos. Además de tener un ingreso extra de 1 millón 393 mil 384 pesos bajo concepto de otros, por lo que en total percibe 1 millón 543 mil 277 pesos al mes.

Según la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, ningún servidor público puede tener un sueldo superior al del presidente, que de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 es de 108 mil 376 pesos netos al mes.

INE va en contra de PEF; pide 619 mdp más

Comparte este artículo:

El Instituto Nacional Electoral (INE) presentará en las próximas horas una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación en contra del presupuesto que le otorgó la Cámara de Diputados para 2019.

Los consejeros Ciro Murayama y Marco Baños señalaron que la reducción de 950 millones de pesos que los diputados le impusieron al INE pone en riesgo la autonomía y las funciones constitucionales del organismo, entre ellas la organización de las elecciones locales de este año.

“Es una controversia con base en el Artículo 105 constitucional para solicitar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación que pueda reponerse el presupuesto del Instituto Nacional Electoral, que compromete sus funciones constitucionales y su autonomía”, aseveró Murayama.

“Nosotros enviamos el Presupuesto más bajo, con una disminución del 37 por ciento frente al año pasado, y el Presupuesto de Egresos de la Federación creció en 45 por ciento; es decir, había más recursos disponibles para la Federación y a pesar de eso nosotros sufrimos el mayor recorte de la historia, que compromete nuestra posibilidad de cumplir con las tareas que la Constitución nos mandata”.

Los consejeros electorales, incluido el consejero presidente, sostuvieron hoy una reunión privada para abordar el tema de los ajustes y medidas que el INE tendrá que aplicar ante el recorte de recursos como el postergar el pago a Hacienda de 761 millones de pesos de Impuesto Sobre la Renta para poder obtener los recursos necesarios para organizar los comicios de este 2019.

Murayama confió en que el Instituto pueda llegar a un acuerdo con la Secretaría de Hacienda y obtener 619 millones para poder organizar las elecciones de Tamaulipas, Durango, Aguascalientes, Baja California y Quintana Roo.

Adelantó que, por ello, mañana el Consejo General del INE aprobará formalmente solicitar a Hacienda una ampliación presupuestal por el citado monto.

Por su parte, el consejero Baños añadió que, si Hacienda les llega a dar la ampliación, se desistirán de la controversia constitucional.

Por el momento, dijo, el INE está en una situación delicada en la que está comprometida su autonomía como institución.

“Se ha afectado por la falta de las previsiones presupuestales, se afectó severamente la autonomía institucional, no podemos cumplir con nuestras atribuciones, ese es el tema”, mencionó el consejero.