¿Ambientalistas o políticos?

Comparte este artículo:

El Norte en su versión .com nos tuvo muy entretenidos este domingo, con una foto en la cual aparecen juntos auténticos y falsos ambientalistas, todos en defensa de la Sierra de Picachos, o será más bien en desafío contra el gobierno independiente del Bronco Rodríguez. Consta que me parece muy loable el motivo de la reunión que y soy un defensor de proteger esta reserva natural de las depredaciones futuras en nombre de la explotación de pedreras. 

Pero me parece que juntar tantos voceros inverosímiles acaba peligrando la defensa de una causa tan buena, poniendo en duda la autenticidad de los defensores. ¿Desde cuando el diputado “ejidatario” Paco Cienfuegos ha sido un ambientalista? ¿Este era su propósito cuando adquirió terrenos en Mina atendiendo la invitación de Rodrigo Medina?  ¿Será compatible defender la Sierra de Picachos y agredir la península de Yucatán con el seudo Tren Maya que destruirá miles de hectáreas de bosques dizque para transportar carga entre Chetumal y Campeche con el respaldo de los diputados de Morena? ¿Cuál carga? 

El principal común denominador de los políticos presentes era su protagonismo para la elección para gobernador de Nuevo León de 2021. Todo se vale. Pero los ambientalistas no deberían caer en las trampas de la política y menos en las trampas de los políticos. Hay apoyos que debilitan. Ser selectivo en sus amistades puede ser útil. 

Dicho esto, ojalá tengan éxito en la defensa de la Sierra de Picachos. Y si alguno de los políticos de la foto fuera contendiente para la gubernatura, esperaremos que no caiga víctima de las sirenas ( $$$) de las pedreras. Le recordaremos la foto del día 12 de mayo del 2019. 

PD. ¿Para qué seguir opinando sobre el asunto del Transporte Público en el área metropolitana de Monterrey si el Secretario de Gobierno no tuvo las agallas para presentarse al programa de Cambios para defender la propuesta de estatización del servicio? ¿Va en serio? ¿O es solamente una jugada para transferir el muertito al Congreso? El Congreso se va de vacaciones el miércoles, así que se lavará las manos. Y el Bronco seguirá echando culpas a otros sin asumir nunca la gubernatura que había ganado de forma tan espectacular y finalmente, tan inmerecida. Serán seis años perdidos para Nuevo León y para los nuevoleoneses. No para el Bronco y sus colaboradores que no saldrán con las manos vacías.

¿Algunos de los protagonistas “ambientalistas” de la foto del Norte tendrá una propuesta para solucionar el problema del Transporte Público que le tocará en caso de ganar la gubernatura? ¿Por qué no opinan al respecto? 

Asegura AMLO que Trump quiere invertir en el Tren Maya

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el gobierno de Estados Unidos, está dispuesto a invertir en la construcción del Tren Maya, esto durante la entrega de apoyos de Bienestar en Campeche.

El mandatario informó que fue el secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, quien le hizo llegar el mensaje del presidente Donald Trump.

“Me transmitió un mensaje del presidente Trump de que están dispuestos a invertir y ayudar a que se construya el Tren Maya y otras obras de infraestructura en el sureste”, dijo López Obrador.

El político tabasqueño indicó que la región del sureste tiene prioridad en el país porque estuvo muy abandonado por anteriores administraciones, por eso en su sexenio se invertirá entre 120 mil y 150 mil millones de pesos para el Tren que recorrera Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán.

El diálogo en tiempos polarizados

Comparte este artículo:

Chairos, fifís, chayoteros, pejezombies, la mafia del poder, vendidos, comelonches, acarreados, derechairos. Con un ejercicio rápido nos podemos dar cuenta lo mucho que nos gustan las etiquetas. Como en toda sociedad plural y democrática, es natural que surjan diferencias, que la gente las externe, y que el debate político pueda conllevar la configuración de ciertos estereotipos de personas a favor o en contra de algo (o alguien).

Por sí solos, estos calificativos, tendrían el efecto negativo que el receptor interprete: desde burla “amigable”, hasta un discurso de odio. La cuestión es, que estos no surgen de la nada. No aparecen de repente en el diccionario para el uso cotidiano de los mexicanos. La invención, construcción y empleo de estos motes explica mucho del contexto social -y político- que se vive en el país.

Lo interesante de estos arquetipos, es su naturaleza dicotómica: o eres chairo o eres fifí. Blanco o negro, no hay áreas grises. Entonces, ¿podríamos hablar de la polarización de la opinión pública? Hay algo que nos impide afirmar esto. La última encuesta de aprobación presidencial le da un favorable 67% (Mitofsky, 2019). En otras palabras, de acuerdo con Consultas Mitofsky, casi 7 de cada 10 mexicanos aprueban las acciones del primer trimestre de López Obrador. Viendo los números únicamente, no es una situación (tan) polarizada.

Entonces, ¿por qué percibimos discurso y opiniones tan divididas? En las esferas con más peso sí hay un “debate” más profundo en torno a la actual administración. O sea: en la prensa, medios de comunicación, partidos políticos, empresarios, académicos, intelectuales y figuras públicas. Entrecomillo la palabra debate, porque ha parecido más una serie de discrepancias que se discuten con insultos o acusaciones superficiales; en vez de espacios en los que de verdad se pueda debatir, argumentar y contraargumentar. 

Creo que aquí es donde resulta peligrosa la perspectiva reduccionista cualquiera de los adjetivos que mencioné. Ver a alguien como del “otro bando” y homogeneizar a todo un grupo de personas solo porque piensa diferente a ti, obstruye cualquier posibilidad de diálogo y encuentros en la escala de grises. Porque en realidad, hay muchísimas posibilidades y matices. Pudiste no haber votado por López Obrador, pero aplaudirle las becas para estudiantes. Puede que hayas marcado a Morena en la boleta, pero no estés de acuerdo con el Tren Maya. Tal vez estés de acuerdo con las consultas, pero no con la cancelación del NAIM. O celebras que se quitaran las pensiones a expresidentes, pero condenas el recorte a las estancias infantiles.

Puede que alguien concuerde con todas las decisiones del presidente o de Morena, y puede que alguien no coincida con ninguna. Y está bien. Pero siempre hay que tener clara la existencia de esas áreas grises. Para que alguien que no apoyó a AMLO, de todas maneras, pueda ser parcial y reconocer una buena decisión. Y, para aquellos que votaron por él, puedan ser críticos y levantar la mano cuando haga falta. Para que, entonces, podamos tener espacios de diálogo, de discusión informada, para que desarrollemos nuestra capacidad argumentativa.  

La opinión de todos es válida. Pero, siempre hay que tratar que esta provenga de información confiable y que se externe con mesura. En era de la posverdad es muy fácil que un video, una cadena, un whatsapp o un tuitero nos sesguen. Hay que promover el diversificar nuestra información, balancear nuestros feeds, contrastar fuentes… y entonces, podemos definir nuestra postura.

Gobierno de AMLO adjudica sin licitar el 74% de los contratos

Comparte este artículo:

Durante los 116 días que lleva la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se han adjudicado de manera directa 74.3% de los contratos registrados en Compranet, informó Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

De 28 mil 458 contratos subidos a la plataforma, solo en el 18.3% se utilizó la licitación pública y en el 7% la invitación restringida.

“En los 116 días que lleva este Gobierno se ha configurado un patrón recurrente de ejercicio de los recursos públicos a través de adjudicaciones directas o de invitación restringida que va en contra del espíritu de la Constitución y sus principios”, indicó el organismo en un comunicado.

Un ejemplo de estas adjudicaciones, destacó, son los contratos de los estudios para el Tren Maya por un total de 90.8 millones de pesos; la adquisición de 671 pipas para el abasto de gasolina por 1,765 millones de pesos o siete contratos de Pemex de “invitación restringida” por 44 mil millones de pesos.

En lo que va de la administración, Pemex ha adjudicado -por invitación restringida- al menos siete contratos por alrededor de 44 mil millones de pesos.

Estos contratos, señaló, corresponden a servicios de construcción de infraestructura, instalaciones de plataformas petroleras, servicios de perforación en campos terrestres, certificación de volúmenes de reservas, así como servicios de consultoría para un plan de acción ambiental de activos de Pemex.

“Este patrón de comportamiento se ha justificado con base en argumentos ad hoc de emergencia nacional, urgencia, prisa, sostener el ritmo de la nueva estrategia del Gobierno por acelerar la producción nacional”, destacó MCCI.

De acuerdo con Mexicanos contra la Corrupción, los estudios internacionales señalan que una de las principales herramientas para cerrar las ventanas de oportunidad de corrupción gubernamental es la adopción del método de licitaciones abiertas y transparentes tanto en compras gubernamentales como en infraestructura.

Steer Davies y PwC trabajan en proyecto del Tren Maya: Fonatur

Comparte este artículo:
La empresa londinesa Steer está a cargo del plan maestro y PwC del estudio costo-beneficio del Tren Maya, dijo Rogelio Jiménez Pons, titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

“El plan maestro lo está dirigiendo Steer y está integrándose PriceWaterhouse en el estudio (costo-beneficio)”, comentó tras participar en el Congreso Exporail 2019.
Sobre los costos de cada uno, mencionó que todavía se desconocen.
Sin embargo, refirió que este año se invertirán aproximadamente mil millones de pesos en el plan maestro y en estudios del proyecto.
Los estudios y el plan que ya están en marcha fueron asignados directamente a empresas e instituciones.

“Directamente porque nosotros tenemos atribuciones en corto de lograr este tipo de (acuerdos)”, respondió al preguntarle cómo fueron elegidas las empresas a cargo de estos estudios y análisis.

Aseguró que los contratos se han asignado así por una cuestión de tiempo.

Anticipó que dentro de tres meses estará terminado el estudio de costo-beneficio.

El director mencionó que Fonatur también buscará que Deloitte participe en la estructuración de los Fideicomisos de Inversión de Bienes Raíces (Fibras) del Tren Maya y Goldman Sachs en certificar el proyecto para que sea mejor.

De acuerdo con su sitio web, Steer es una consultoría global especializada en ciudades, infraestructura y transporte.

La empresa asesoró a ICA en el planteamiento de soluciones de transporte masivo en la Zona Metropolitana del Valle de México y, según su propia descripción, eso permitió evaluar el potencial de un proyecto ferroviario de conexión entre el tren México-Toluca.

Jiménez Pons también reveló que el Tren Maya, de mil 525 kilómetros, se extenderá 30 kilómetros más hacia Seybaplaya en Campeche.

“Porque nos sirve, podemos tener muchos suministros” refirió.

“Es una extensión, es muy práctica porque en ese puerto podemos meter muchos materiales (con el tren)”, comentó.

Tren Maya podría costar hasta 10 veces más de lo que dice AMLO: IMCO

Comparte este artículo:

Si la planeación no es la óptima, el Tren Maya podría aumentar su costo de producción entre cuatro y 10 veces más que los 120 mil a 150 mil millones de pesos calculados por el gobierno federal, advirtió el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

En un comunicado, el centro de investigación alertó que, de acuerdo con la experiencia internacional,  los proyectos ferroviarios elevan su costo en un 45% sobre lo presupuestado.

Consideró necesario que el gobierno haga una evaluación correcta de los costos estimados, aforo, densidad poblacional, conectividad, uso principal de las vías y la competencia del tren con otros medios existentes de transporte, con el fin de que el proyecto genere ganancias o no requiera de subsidios gubernamentales durante su vida útil.

“El costo estimado de construcción del Tren Maya derivado de este ejercicio asciende entre los 479 mil 920 millones de pesos y 1 billón 599 mil 767 millones de pesos, un rango que es entre 4 y 10 veces mayor que los 120 a 150 mil millones de pesos estimados por el gobierno federal.

“El peor escenario sería aquel en el que la construcción del Tren Maya no cumpla con sus objetivos de proporcionar crecimiento y desarrollo integral a las comunidades por las que pasará, y que el gobierno federal acabe subsidiando con los recursos de los contribuyentes la vida útil de otro proyecto sin beneficios para nadie”, alertó el Imco.

Recordó que especialistas ambientales han manifestado su preocupación en torno a la ruta del Tren Maya, la cual atraviesa una región con diversidad biológica y cultural única, así como en la evaluación económica del impacto ambiental que deberá retroalimentar la factibilidad y el análisis costo-beneficio del proyecto.

Esta evaluación deberá ser uno de los ejes centrales y preventivos de la decisión del gobierno para iniciar las obras, consideró.

“El 56% de la superficie de los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo es propiedad social y está compuesta por más de mil 406 núcleos agrarios, de los cuales casi el 100% corresponde a ejidos.

“Asimismo, antes del inicio de la construcción, el gobierno tendrá que cumplir con su obligación de llevar a cabo una consulta libre, previa, culturalmente adecuada, de buena fe, pública y de manera informada en una de las regiones con alta proporción de población indígena.

“Además, la planeación tendrá que asegurar el trazo y los derechos de vía deberán estar listos antes de iniciar la obra”, detalló el Instituto.

Entre las recomendaciones del Imco para aumentar la rentabilidad del proyecto está incluir a la población en mecanismos de consulta regulares desde la etapa de planeación del proyecto, “con lo que el gobierno podrá gestionar de mejor forma diversos riesgos sociales”.

Propuso además incorporar actividades distintas al turismo en la planeación de la obra; asegurar que las líneas se construyan en tramos urbanos, densamente poblados y cortos, y obtener la totalidad de los derechos de vía de los tres tramos antes de iniciar la obra.

Finalmente sugirió evaluar el costo de oportunidad de otros proyectos que puedan generar un mayor beneficio a la sociedad; “un ejemplo de esto podría ser el Ferrocarril Transístmico”, concluyó.

Un Consejo que no necesita Consejos

Comparte este artículo:
En estos días tuve la oportunidad de asistir al evento del Consejo Coordinador Empresarial, donde el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, le tomó protesta a Carlos Salazar Lomelí, como nuevo presidente del Consejo. Lo anterior, se realizó durante la XXXVI Asamblea Anual Ordinaria del CCE, en el Centro Banamex, donde se reunieron funcionarios del Gobierno Federal, más de 1300 empresarios e invitados especiales.
Durante su primera participación como presidente de este organismo, le expresó al Presidente de la República, insistir en hacer una obsesión a la inversión, con la finalidad de buscar que el país crezca económicamente al 4%; asimismo invitó a sumar esfuerzos con miras a eliminar la pobreza extrema en el lapso de su sexenio, manifestándole el apoyo total, expresándole textualmente que “haga historia, nosotros le ayudamos”.
Por su parte, el titular del Ejecutivo Federal, instó a los empresarios a hacer el compromiso de acabar con la corrupción, así como ofrecer todo el respaldo de su administración a todas y cada una de las empresas que impulsen el desarrollo del país, expresando de manera muy elocuente un “trato hecho”. Asimismo, explicó que el modelo que se impulsa es en el que la inversión pública sea la principal semilla y a su vez, se complemente con la inversión privada, nacional y extranjera, impulsando a la iniciativa privada en los proyectos prioritarios del gobierno federal, como el Tren Maya o el Istmo de Tehuantepec.
Ahora bien, ¿quién es el nuevo Presidente del CCE?, a continuación hago una breve reseña del Lic. Carlos Salazar Lomelín. Es egresado de la carrera de Economía, cuenta con estudios de  postgrado  en Administración de Empresas del Tec. de Monterrey, realizó estudios de postgrado en Desarrollo Económico en Italia y un programa de Dirección Administrativa en el Instituto Para la Alta Dirección de Empresas en México.
Respecto a su experiencia en el sector privado, tiene más de 45 años, incluida las organizaciones sociales y el ramo académico, laboró en diversos cargos en FEMSA de 1973 a 2019, destacando la de Director General de la Cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma y de Coca-Cola FEMSA, impulsó la incursión y el desarrollo de las divisiones de comercio, salud y combustibles. A partir de enero de 2018 emprendió proyectos empresariales, relacionados con la fabricación y venta de galletas y cereales, además de negocios inmobiliarios, fue Presidente de la Comisión Siglo XXI en la ciudad de Monterrey y Promotor del Centro de Exposiciones y Convenciones de Monterrey, fue designado Presidente Ejecutivo del Consejo Nuevo León; por otro lado, ha recibido diversos reconocimientos como Ciudadano Distinguido de Nuevo León, el de Ejecutivo Distinguido Nacional otorgado por la Asociación de Ventas y Mercadotecnia, el Premio Muguerza-Garret por el Desarrollo de  la  Comunidad, fue nombrado presidente del Comité de Propuesta Económica de COPARMEX, entre otros.
Es así que estoy convencido que más allá de su impresionante trayectoria y curriculum, que sin duda, hará que el Consejo transite de manera eficaz, reconozco que también esta forjado con los valores necesarios para comandar este organismo, ya que durante mi trayectoria laboral y política, tuve el gusto de conocerlo y se muy bien que es una gran persona, profesional y con excelente disposición y calidad de ver un México mejor.  
Asimismo, en este contexto me parece fundamental y adecuado explicar también, qué es el Consejo Coordinador Empresarial.
Fue fundado en 1976, derivado de una respuesta de todo el sector productivo nacional, respecto a la intervención del Gobierno en la economía con la aplicación de medidas a todas luces populistas, por lo que el organismo tuvo como objetivo coordinar las políticas y acciones de todas las cúpulas empresariales, con la finalidad de identificar estrategias con soluciones dirigidas, contribuyendo a diseñar políticas públicas para elevar el nivel de competitividad y desarrollo económico del país y de todo el sector empresarial.
Es entonces que el CCE se convierte en el interlocutor directo de todo el empresariado mexicano impulsando el libre mercado, la responsabilidad social, la democracia plena y la igualdad de oportunidades. 
¿Cómo se integra?, el consejo se compone por siete asociados: 1) Confederación de Cámaras Industriales (Concamin); 2) Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco); 3) Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex); 4) Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS); 5) Consejo Mexicano de Hombres de Negocio (CMHN); 6) Consejo Nacional Agropecuario (CNA); 7) la Asociación de Bancos de México y cinco invitados permanentes: CANACO, CANACINTRA, AMIB, COMCE y ANTAD.
Además, se fortalece su labor con la colaboración de los siguientes organismos especializados: el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP); la Comisión de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable (CESPEDES); la Fundación del Empresariado en México, A.C. (FUNDEMEX) y la Alianza por la Responsabilidad Social Empresarial (ALIARSE).
También cuenta con Representaciones: El Banco Nacional de Comercio Exterior S.N.C. (Bancomext); NAFIN; PROMEXICO; la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (COFEMER); el Consejo Mexicano para la Investigación y Desarrollo de Normas de Información Financiera, A.C., (CINIF); la Comisión Mixta para la Promoción de las Exportaciones, auxiliar del Ejecutivo Federal en materia de promoción del comercio exterior; el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica; Compromiso Social por la Calidad de la Educación (CSCE); Comité Nacional de Productividad; el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO); INFONACOT; el Sistema Nacional de Competencias, promovido por el CONOCER; el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA); el Comité Técnico del Premio de Exportación y el Comité Técnico del Premio de Tecnología.
Estoy convencido que esta nueva presidencia realizará todo para seguir enalteciendo al sector empresarial, que sin duda, es un gran aportador en la economía mexicana. Estamos seguros que la mayoría de las naciones se potencían a través de la inversión y el sector empresarial juega un papel fundamental y más cuando se estructura en un consejo de tal trascendencia como éste.
Por lo anterior, estoy convencido que nuestro país requiere de manera fundamental y urgente una mayor inversión, ya que un país con crecimiento económico e inversión directa, conlleva un crecimiento exponencial y por supuesto se ve reflejado siempre en el PIB. Debemos tener inversiones como los países asiáticos, que andan en 35 a 40 porciento de inversión, respecto al PIB, eso precisamente es lo que necesita México.
Dentro de esta columna, me parece muy importante también, hacer extensiva una felicitación al anterior Presidente del CCE, el Lic. Juan Pablo Castañón Castañón, por su gran labor durante su gestión.
Concluyo diciendo que hay mucho que trabajar para el país y sin duda con el CCE, podemos transitar de la mano para poder tener un crecimiento eficaz y trascendente, sus antecedentes lo han dicho y se ha demostrado que el consejo sabe trabajar, siempre velando por los intereses de la nación y de todo el sector empresarial, que en cualquier economía es fundamental para el crecimiento, es entonces que ha quedado demostrado que es un Consejo que no necesita consejos.

AMLO toma protesta a Salazar Lomelín como nuevo presidente del CCE

Comparte este artículo:

Este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador tomó protesta a Carlos Salazar Lomelín como presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en sustitución de Juan Pablo Castañón.

Durante la 36 Asamblea Anual Ordinaria del CCE, en la que se tomó  protesta a quien fuera el director general de Fomento Económico Mexicano (Femsa), el mandatario manifestó su gusto por participar en el acto.

El nuevo líder del CCE dijo que, con ello, el tabasqueño manifiesta el interés en otorgarle un papel importante a los empresarios en su proyecto de transformación del país.

Frente a López Obrador, Salazar Lomelí dijo que los empresarios no deben hacer política, pero consideró que sí deben participar en la vida pública y en los cambios sociales del país.

Además, aprovechando la presencia del jefe del Ejecutivo federal, el líder empresarial lo exhortó para que apoye las inversiones y pueda lograrse el crecimiento de 4 por ciento.

“Señor presidente, hagamos de la inversión una obsesión para que el país pueda crecer 4 por ciento”, dijo.

En su participación, López Obrador aceptó las propuestas del CCE para que haya inversión privada y se logre un crecimiento del 4 por ciento, además de acabar con la pobreza en seis años agregando el compromiso de acabar con la corrupción.

El mandatario destacó la necesidad del sector privado para financiar los proyectos primordiales de su Administración, como lo son la construcción del Tren Maya y la conexión de fibra óptica en todo el territorio nacional.

Por su parte, Castañón, quien estuvo tres años al frente del CCE, consideró que México debe dejar de “subsidiar la pobreza” y añadió que no se despide, porque seguirá trabajando por el país, “como un mexicano comprometido”.

El nuevo líder de la cúpula empresarial para el periodo 2019-2020, Carlos Salazar Lomelín, es economista de profesión y tiene un perfil corporativo. De enero de 2014 a diciembre de 2017 fue director de Femsa, empresa de la que formó parte 45 años y donde comandó negocios como Femsa Cerveza y Coca-Cola Femsa (KOF).

Asimismo, el empresario regiomontano participa activamente en los ámbitos político y académico. En su posición de presidente ejecutivo del Consejo de Nuevo León se involucró como consultor del Gobierno del estado, además de que está al frente del Consejo de las Escuelas de Negocios del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

(Fuente: El Mañanero Diario)

Descarta AMLO renovar contratos de la F1

Comparte este artículo:

El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no renovará los contratos con la Fórmula 1 para la organización del Gran Premio de México, debido a que los recursos previstos para ese espectáculo ahora están comprometidos con proyectos como el Tren Maya.

El mandatario fue cuestionado sobre la posición de su gobierno respecto a la renovación del acuerdo con la marca internacional durante la conferían de prensa matutina.

Los organizadores del evento tienen hasta el próximo 28 de febrero para refrendas la vinculación.

López Obrador dijo desconocer los términos generales del contrato, pero advirtió que si se requiere de participación económica del gobierno federal, la posibilidad de renovación es escasa.

“No sé cómo estén los contratos de la F1. Si no está firmados ya no vamos a poder, porque en algunos casos estos eventos se financiaban con el Fondo del Fomento al Turismo y ya ese fono está comprometido para la construcción del Tren Maya. Vamos a revisar los contratos. Si no implica dinero, yo avalo, estoy de acuerdo. El asunto es si tenemos que aportar. Yo soy un poco cicatero en estos caso.”, comentó el mandatario en Palacio Nacional.

Con respecto a la NFL, el político tabasqueño indicó que se respetarían los compromisos adquiridos, entre los que se incluyen diversos partidos de temporada regular en territorio mexicano.

El titular del Ejecutivo federal refrendó su compromiso con promover el deporte, siempre y cuando sea con austeridad.

Los altos y bajos de lo que va en la Presidencia de AMLO

Comparte este artículo:

“La Cuarta transformación” acaba de comenzar desde el primer día del mes pasado. Andrés Manuel López Obrador (AMLO) tomó protesta frente a funcionarios públicos mexicanos, la prensa mexicana e inclusive frente a jefes de Estado de diferentes naciones. 

Una de las razones principales, por las cuales, la mayoría de los votantes emitieron sufragio a favor de AMLO fue por propuestas que se volvieron populares, debido a que incluyen muchas de las inconformidades reclamadas por la mayoría de los mexicanos. Andrés Manuel, al menos en las últimas elecciones presidenciales de 2018, supo escuchar las inconformidades del mexicano promedio, lo cual llevó a su victoria en dichas elecciones (entre otras cosas). 

Andrés Manuel se presentó, en esta coyuntura específica, como el candidato ideal para castigar a los partidos tradicionales, hizo ver a la mayoría en él a un candidato fuera del “sistema” política mexicano -aunque no es el caso-. Llamado por muchos “un populista”, AMLO hizo promesas con la sociedad mexicana que probablemente no sean tan fáciles de cumplir. 

Propuestas relacionadas a la ayuda a los sectores más vulnerables de la sociedad mexicana, acabar con la violencia y acabar con la corrupción, son algunas de las propuestas más importantes que AMLO hizo durante su campaña. El problema con las propuestas de AMLO no es el fin de estas, no hay ningún problema con querer ayudar a los sectores más vulnerables de la sociedad, ni de soñar con un gobierno mexicano cada vez menos corrupto, no. 

El problema de dichas promesas es su falta de cuerpo y medios para llegar a ellas. Tomando como ejemplo su combate a la corrupción, AMLO critica a la “mafia del poder” por ser un grupo élite de la política mexicana que se caracteriza por ser corrupto. La crítica hacia los partidos tradicionales y hacia los funcionarios públicos de alto nivel, son compartidos por la mayor parte de la población mexicana, todos queremos que la corrupción dentro del sistema político mexicano se extinga. Sin embargo, AMLO no ha presentado un plan detallado para la lucha contra la corrupción en las instituciones mexicanas. 

“La corrupción se combatirá por medio de mi ejemplo…”, afirmaba AMLO durante los debates presidenciales de las elecciones pasadas. Las instituciones nacionales son entes políticos a los cuales se les debe de prestar mucha atención al momento de querer realizar un cambio a nivel macro en el sistema político de cualquier país democrático. Por lo anterior, no dudo que el equipo del nuevo gobierno cuente con funcionarios honestos, pero considero que es muy ingenuo pensar que la corrupción se limpiará -al menos en un país como el nuestro- con tan solo ver el ejemplo del presidente. 

Antes de que el nuevo gobierno entrará en funciones, Andrés Manuel ya estaba orquestando consultas “populares” sobre temas como el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el tren Maya, entre otros. 

A como lo veo, hay 2 problemas fundamentales con la realización de dichas consultas populares. El primero es la compresión limitada de los temas en cuestión por parte de los participantes en la consulta. Y no es extraño que la mayor parte de la ciudadanía no entienda por completo temas tan técnicos como el NAICM o el tren Maya, al contrario, es para eso que funciona la democracia representativa. Y no lo digo como crítica a los ciudadanos, sino al equipo de Andrés Manuel, en ningún momento se informó -de manera objetiva- a los ciudadanos antes de que emitieran su voto. 

El segundo problema con dichas consultas es la falta de representatividad. Con alrededor de 1 millón de personas habiendo votado en la consulta, la decisión -según equipo del gobierno entrante y las organizaciones colaboradoras- fue a favor de cancelar el NAIM de Texcoco. Las consultas no son legalmente vinculantes, sin embargo, fueron suficientemente populares para legitimar las acciones del gobierno entrante. 

Con mayoría en el congreso, AMLO -y Morena- cuenta[n] con poder suficiente para pasar políticas públicas de gran importancia para el país. Morena posee un poder político que deberá de ser equilibrado por parte de los partidos tradicionales (PAN, PRI, PRD) -en el congreso-, y por la Suprema Corte de Justicia (dependiendo del caso). 

Sin embargo, no todo ha sido negativo en lo que va del nuevo sexenio. El nuevo gobierno ha demostrado más transparencia -o al menos así lo han hecho sentir- que gobiernos pasados. Temas como el del desabasto de la gasolina (el cual es material para próximas columnas), el robo de esta (llamado huachicoleo por muchos), entre otros, han sido abordados por parte del mismo Andrés Manuel durante sus conferencias de prensa matutinas. 

Si bien no propongo que todo lo relacionado al nuevo gobierno de AMLO esté incorrecto, es importante recordar que, como ciudadanos, es nuestro deber no caer en fanatismos, ni mezclar la fé ciega con la política. Aún y cuando hayamos votado -o no- por Morena en las pasadas elecciones, es necesario estar vigilantes hacia las propuestas de ley y los movimientos políticos por parte del nuevo gobierno.