Campa destaca que es un reto la protección a periodistas

Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, reconoció que la protección a periodistas y a defensores de derechos humanos en México es un desafío extraordinario por las condiciones de violencia que genera el crimen organizado.

“Reconocer claramente y sin reservas que tenemos un desafío extraordinario en la defensa y protección de personas defensoras de derechos humanos y de periodistas, inscrito en el reto de enfrentar la violencia que genera la delincuencia organizada en nuestro país”, dijo Campa Cifirán ante senadores y diputados federales.

Reconoció que las cifras son alarmantes, pues en la actual administración un total de 33 periodistas han sido asesinados, argumentó que esto se ha dado en el contexto.

Campa Cifirán no dejó de mencionar que la tarea de proteger a periodistas y defensores de los derechos humanos se complica aún por la facilidad con la que la delincuencia organizada se hace de toda clase de armamento a través de la frontera más grande y transitada del mundo con más de ocho mil 700 tiendas de armas en la frontera de Estados Unidos.

“Habrá seguramente algunos casos excepcionales de agresiones, de violencia contra periodistas ajenos a la delincuencia organizada, pero patrón común, la presencia permanente está vinculado con el crimen organizado, con la delincuencia organizada” señaló.

Agregó que Estado democrático de derecho  la protección de periodistas y defensores debe ser una política prioritaria.

 

 

 

 

Voto Duro: El mal de México

El pasado 4 de junio del presente año, cuatro entidades federativas celebraron elecciones locales para distintos puestos políticos, entre los que se encontraban candidatos a gobernador, alcaldías y diputaciones. Unas elecciones nada sencillas, por un lado, la elección local más importante, por tamaño poblacional y económico, la del Estado de México, y por otro, la última competencia de la partidocracia previo a las elecciones por la silla presidencial. Todo está en juego y, como muchos afirman, una probada de lo que será el próximo año de conflicto partidista. Pero ¿qué pudimos darnos cuenta con lo acontecido?

Lo primero, las encuestas y los análisis vuelven a quedarse cortos con los resultados predichos, a pesar de no tener datos oficiales por el INE, es claro que el PREP nos muestra una realidad lo más cercano a la resolución final, y está es la de, como virtual ganador en las gubernaturas el PRI, tanto en Coahuila como en Estado de México.

Con altas expectativas se inició la jornada electoral y con encuestas en mano que apuntalaban a Delfina Gómez y Guillermo Anaya, con MORENA en Estado de México y con el PAN-PRD en Coahuila, respectivamente, a ser los rotundos ganadores, se finiquitaron con lo cerrado que se tornaba la contienda. Las esperanzas fueron cayendo poco a poco, y así, conforme se transcurría la noche y el PRI tomaba fuerza para posicionarse en primer lugar de las preferencias del electorado.

Lo segundo, aún le queda poder a ese monstruo político, llamado PRI, cual posee entre sus organizaciones e institucionalismo, la capacidad para convocar a masas sociales para obtener la mayoría de los sufragios, condicionando el voto.

Y tercero, el abstencionismo, mismo que pareciese no extinguirse, 1 de cada 3 mexicanos decide no ir a las urnas a ejercer su derecho de elección y contribuir a la democracia nacional, prefiere quedarse en casa y dejar en manos de otros tomar las decisiones y los liderazgos que administrarán el futuro del país.

Estas tres razones se ven reflejadas en el voto duro, el mal de todos los males, un sufragio condicionado y forzado, que abusa de las necesidades de la sociedad para obligar a los ciudadanos a elegir a un partido especifico, con fuertes consecuencias en caso de no hacerlo. Un voto duro que las mismas encuestas son incapaces de calcular, imposibilitando sus predicciones correctas, sesgando todo resultado posible. Y que es, incluso, mayor que el mismo abstencionismo, que no perjudica a los partidos, pero sí a la sociedad misma.

Con todo esto, el PRI dejó en claro una cosa, no es tan débil como pensamos, no lo subestimemos, el PRI no es sólo Enrique Peña Nieto y su mala administración, o la camada de gobernadores más corrupta de la historia, el PRI es, y seguirá siendo, una de las instituciones mejor organizadas que tiene la región y eso le es suficiente para, aún, ganar elecciones, apoyado en su voto duro.

Así que no lo hemos visto todo, y el conflicto mayor apenas comienza, a un año de las próximas elecciones todo puede pasar y nada está escrito.

Por Un Altavoz Más Ciudadano

Desde los inicios de Altavoz nuestro objetivo ha sido tratar de informar de la mejor manera a la ciudadanía mexicana, ya que con nuestras columnas diarias le damos en muchas ocasiones, si no es que la mayoría, un poco de más sentido a lo que está sucediendo en nuestra ciudad, país y mundo. El día de hoy damos un paso para estar cerca de los ciudadanos y esto ha sido posible gracias a la plataforma Datlas, desarrollada por Pedro Vallejo, Román de León y César Salinas.

Hace unos meses Pedro, amigo mío desde prepa, se acercó conmigo para hablarme de un increíble mapa seccionando zonas y cada una con una riqueza demográfica. Pero el motivo de su contacto conmigo era comenzar un proyecto de reporte ciudadano donde ustedes, nuestros lectores, puedan reportar situaciones en sus colonias como la falta de servicios públicos, incumplimiento de promesas de campaña, problemas en áreas públicas y cuestiones de inseguridad. Desde el momento que me expuso la idea yo sabía que era importante hacer esta sociedad.

Desde los inicios de Altavoz nuestro objetivo ha sido tratar de informar de la mejor manera a la ciudadanía mexicana, ya que con nuestras columnas diarias le damos en muchas ocasiones, si no es que la mayoría, un poco de más sentido a lo que está sucediendo en nuestra ciudad, país y mundo.

Hoy lanzamos esta colaboración entre Datlas y Altavoz con un solo objetivo, empoderar la voz del ciudadano y nosotros hacer nuestra función como medio de comunicación que busca ayudar a la sociedad mexicana. Si tienen algún problema en su colonia, por favor no duden en utilizar la plataforma y nosotros haremos nuestro mejor esfuerzo de hacer llegar el reporte a las autoridades correspondientes. Por el momento el servicio es exclusivo para Monterrey y su Área Metropolitana, pero esperamos que sea un éxito y esto mismo motive su expansión a otras ciudades de la República Mexicana.

Adelante, pasa, es tu mapa.

México y el Caudillismo

“Un hombre hará la diferencia, pero una sociedad hará la revolución”

Nuestro país puede concebirse de diversas formas: como una nación llena de retos en cuanto a las áreas económicas, sociales y de derechos humanos, e igualmente como un pueblo pluricultural que ha tenido el privilegio de contar con una inmensidad de culturas y tradiciones, tanto mestizas como aquellas provenientes del México prehispánico. Es en ese factor pluricultural que puede apreciarse uno de los aspectos más arraigados que tenemos algunos mexicanos: el caudillismo. Considero de gran importancia expresar una postura personal respecto a este concepto, el cual, bajo mi punto de vista, se encuentra considerablemente establecido en nuestra visión individual y colectiva.

Ahora bien, se preguntará el lector ¿Qué es el caudillismo? Tal interrogante debería responderse con otros cuestionamientos los cuales he escuchado al tratar temas de política junto a otros compañeros, tales como: ¿Dónde quedaron los héroes que nos dieron la independencia? ¿Dónde quedó la gente como Morelos y Zapata?

El caudillismo no es más que la concepción que poseen una parte de los mexicanos en cuanto a la forma en la que ellos mismos verán llevada a la realidad aquella lucha por un México mejor. Entrando un poco a los elementos que integran el caudillismo es visible una postura quietista, entendiéndose como una esperanza pasiva y carente de movimiento, o, dicho en otras palabras: una esperanza con cadenas en vez de alas. Este quietismo va a la par con el aspecto intrínseco del caudillismo, el cual es el concepto de una figura arquetípica, mesiánica e idealista de una persona que llevará a cabo un cambio hacia todo el país. Desde figuras pertenecientes a siglos pasados como Emiliano Zapata o Benito Juárez, hasta las más contemporáneas como Fabio Beltrones (al menos para los militantes del PRI), Andrés Manuel López Obrador con su partido MORENA o nuestro gobernador en turno, Jaime Rodríguez Calderón con la bandera “independiente”, sobran los ejemplos de figuras arquetípicas responsables de mantener al caudillismo en el pensamiento de una parte de la población.

Recordando el artículo 39 de la Carta Magna, la soberanía reside en el pueblo, por lo que le corresponde, no a un líder “ejemplar” ni a un político fabricado cambiar al país, sino que corresponde a cada uno de nosotros hacer tal empresa.

Por otra parte, resulta imprescindible recalcar que esta noción ha sido mantenida y explotada por parte de algunos individuos pertenecientes al sector gubernamental; un ejemplo visible se encuentra en la educación básica, especialmente en las clases de historia que llevábamos cuando niños. A lo establecido anteriormente habría que agregársele, con el fin de complementar, la siguiente pregunta ¿En qué páginas de nuestros libros de historia se les hizo un énfasis a las personas que lucharon junto a las figuras de Morelos, Juárez o Villa? Aunado a lo anterior, no debe olvidarse el factor de explotación del caudillismo, utilizado en gran parte por actores políticos (actor en el amplio sentido de la palabra); desde la apariencia pueblerina de Fox durante su campaña presidencial, hasta la figura del “joven” que representa a un PRI “renovado” que brindó Peña Nieto, el caudillismo funge como una herramienta utilizada por la burocracia política.

Finalmente, luego de observar los alcances de tal concepción poseída por un grupo de paisanos, de recalcar la acción de conservación y explotación de esta misma por parte de entes políticos y de mencionar ejemplos clásicos y contemporáneos de caudillos, el lector habrá de tener la pregunta sobre ¿Qué hacer? La respuesta, a diferencia del inicio, debe contestarse ya no con otras preguntas cual Sócrates, sino con una afirmación: La democracia representativa no es votar un día, y callarse tres años. Con esto quiero decir que, la democracia que reconoce nuestra constitución no tiene cabida que una persona arquetípica haga su voluntad luego de ser votada por la mayoría, tampoco tiene cabida que los mexicanos bajemos nuestra voz hasta encontrar a otro individuo que siga nutriendo este círculo vicioso.

Recordando el artículo 39 de la Carta Magna, la soberanía reside en el pueblo, por lo que le corresponde, no a un líder “ejemplar” ni a un político fabricado cambiar al país, sino que corresponde a cada uno de nosotros hacer tal empresa.

…el lector habrá de tener la pregunta sobre ¿Qué hacer? La respuesta, a diferencia del inicio, debe contestarse ya no con otras preguntas cual Sócrates, sino con una afirmación: La democracia representativa no es votar un día, y callarse tres años

Termino con la siguiente frase, la cual, espero un día sirva para erradicar este caudillismo y nos ayude a cosechar una democracia representativa auténtica; “Un hombre hará la diferencia, pero una sociedad hará la revolución”.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

El Payaso Trump

Trump está cerca de convertirse en candidato republicano. Ya hemos sido testigos de su prepotencia, ridiculez y sobre todo de su postura agresiva respecto a la inmigración.

Lo que me resulta más deprimente de su discurso xenófobo es que no es original ni exclusivo.

Que los inmigrantes sin papeles no pagan impuestos, que aumentan los índices delictivos o que roban oportunidades de trabajo a los estadounidenses, son ideas que han sido expresadas mucho antes de su candidatura. Baste un rato de ocio en YouTube para consultar lo manifestado por periodistas como Ann Coulter o Bill O’Reily u organizaciones extremistas como los Minutemen, los neo confederados y el Ku Klux Klan.

Donald abraza estas ideas sin la menor precaución. No importa si eso lo lleva a repetir frases de Benito Mussolini en Twitter o a decidir que el muro entre nuestro país y el suyo tendrá tres metros más únicamente porque Vicente Fox lo ofendió. Lo importante es mostrarse valiente, firme y decidido. El ridículo no parece preocuparle ni afectarle.

Y es que si uno busca en internet los motivos de apoyo manifestados por sus simpatizantes, el más repetido es que, para ellos, Trump no tiene miedo de decir lo que muchos otros piensan. Incluso hay quienes dicen compartir parcialmente su posición y estar en desacuerdo con sus formas pero apoyarlo por ser el más osado y fuerte. Los moderados facilitando el empoderamiento de los radicales.

Parece ser que a los ojos de muchos, Trump tiene el valor necesario para resolver los problemas y la disposición que a los demás les hace falta.

Pensar que los problemas complejos tienen soluciones sencillas y creer que la valentía es la virtud de mayor importancia en un gobernante, son sólo algunos de los lugares comunes y pensamientos simplificadores o hasta románticos que a menudo habitan en la mente del electorado.

Aquí en México, Vicente Fox fingía ser ranchero, hablaba de tepocatas, víboras prietas y alimañas, sin olvidar que juró sacar a patadas al PRI del poder; la ridiculez en su discurso no ahuyentó a quienes, reconociéndola, creían que a pesar de ello era la única opción viable para lograr un cambio necesario. La agenda del panista no incluía al odio ni al racismo por lo que era completamente inofensiva si se le compara con la del pre candidato republicano.

La simplificación excesiva resta relevancia a las payasadas, las convierte en anecdóticas o hasta en muestras de arrojo y actitud, no en indicadores de la incapacidad del candidato o de su falta de seriedad. Ante eso, las compilaciones de sus tonterías, incongruencias y estupideces, tienen poco efecto.

A Donald Trump lo percibo como un idiota exitoso, una clase de personas a las que su éxito en determinada área los lleva a asumir que dominan todas las demás a pesar de ignorarlas profundamente.

Desdeñan el conocimiento que no les sea útil para sus causas y consideran por ejemplo a la historia, la biología o al arte, como temas irrelevantes o destinados a los bohemios.

Pero ¿cómo son percibidos los exitosos? Los simpatizantes de Trump también han mencionado que si siendo presidente maneja el país como a sus empresas, las cosas irán bien; por si el reduccionismo y la simplificación excesiva no eran suficientes, realizar una equivalencia ingenua entre una nación y una empresa resulta increíblemente absurdo pero tristemente efectivo. Ojalá Cuauhtémoc Blanco castigue a los delincuentes como a los defensas y al portero de Bélgica en 1998.

Trump aspirará a la presidencia en la medida en que la gente siga creyendo que la solución a los problemas de su nación es tan simple como la sugiere el candidato, que sus agallas son señal de determinación y que la ridiculez es consecuencia de honestidad y falta de miedo.

Estados Unidos necesita mucho más que aun idiota exitoso y bravucón, su ignorancia y prepotencia no son parte del show sino preocupantes muestras de su torpeza. Desgraciada e irónicamente lo peor que podría hacerse en este momento es tomar a broma a este payaso.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Arrodillados: Crisis de Derechos Humanos en México

“México, uno de los países del mundo más violento para ejercer el periodismo” ha sido una aseveración bastante escuchada las últimas semanas. En lo que va del año, en México han asesinado a 3 periodistas, pero ¿cuántas personas detenidas por estos horribles crímenes? Ninguno. México se ha convertido o sigue siendo uno de los lugares más peligrosos para ser mujer, ser estudiante, ser de la comunidad LGBTTTI, ser indígena, ser migrante, para expresarte, incluso, si eres delincuente de bajo nivel. Hasta en eso México es elitista.

México se ha convertido o sigue siendo uno de los lugares más peligrosos para ser mujer, ser estudiante, ser de la comunidad LGBTTTI, ser indígena, ser migrante, para expresarte, incluso, si eres delincuente de bajo nivel. Hasta en eso, México es elitista.

Estamos en una crisis de Derechos Humanos; el gobierno no puede asegurar las necesidades básicas de la sociedad. La mitad de los mexicanos está en extrema pobreza, no hay seguridad en ningún Estado de la República, no hay educación y la que tenemos no es de calidad: estamos sobreviviendo.

La mitad de los mexicanos está en extrema pobreza, no hay seguridad en ningún Estado de la República, no hay educación y la que tenemos no es de calidad: estamos sobreviviendo.

Es indignante que desaparezca una persona cada dos horas en el gobierno de Enrique Peña Nieto; no sólo eso, además, se duplicó la cifra de las agresiones que sufren los periodistas y el 48% de esas agresiones las cometió algún funcionario público. El 80% de los migrantes que cruzan por México no logran llegar a su destino. Desde el 2006, se estima que hay entre 70 y 120 mil migrantes desaparecidos. En México, 2 de cada 3 mujeres han sufrido violencia, en la mayoría de los casos a manos de sus parejas. México es el segundo lugar a nivel mundial en crímenes por odio a la comunidad LGBTTTI. En Nuevo León, el día 10 de febrero murieron en un motín 49 presos y 12 resultaron heridos.

En México, 2 de cada 3 mujeres han sufrido violencia, en la mayoría de los casos a manos de sus parejas. México es el segundo lugar a nivel mundial en crímenes por odio a la comunidad LGBTTTI.

Es preocupante que ante el hecho ocurrido en Nuevo León, haya gente que justifique estás muertes, total eran criminales, como si su vida valiera menos o sus derechos pudieran pisotearse. Incluso sacan conclusiones sobre el poque estaban en un penal, “Si así son las madres, golpeando la puerta qué se puede esperar de los hijos” o “Dónde estaban las mamás”. ¿Dónde estaban los ciudadanos? ¿Dónde estaban los papás? Dónde estaba el gobierno que dejo a la mitad del país en pobreza extrema.

Tenemos peores cifras de muertes y violencia que muchas dictaduras latinoamericanas. ¿Cómo podemos autodenominarnos un país en “vías de desarrollo” si no se garantiza algo tan indispensable como los Derechos Humanos?

Es indignante que sigamos permitiendo este tipo de prácticas; la violencia va más allá de las fronteras del gobierno de EPN, ¿bajo qué sistema estamos viviendo si estamos en guerra todos los días? ¿Qué es lo que le permitimos a nuestros gobernantes para generar tanta violencia y qué no estamos haciendo como sociedad para pedir que se detenga esta masacre? Tenemos peores cifras de muertes y violencia que muchas dictaduras latinoamericanas. ¿Cómo podemos autodenominarnos un país en “vías de desarrollo” si no se garantiza algo tan indispensable como los Derechos Humanos?

Vivimos en una pasividad colectiva. Son pocos los que han despertado y que han decidido luchar por su país, por su gente, por sus libertades y obligaciones. Son pocos los que han logrado hacer a un lado el sentimiento individualista y logran empatizar con su gente, con sus problemas. ¿Por qué los demás no podemos? ¿Por qué no hacer un frente común para exigir y trabajar? ¿Por qué permitimos que el sistema siga oprimiendo la diversidad? Mi respuesta es la falta de libertad. Hace unos días, escuché una frase que me hizo entender nuestra situación como mexicanos: “A una persona libre no se le puede arrodillar”. Nunca hemos estado verdaderamente libres; una persona que vive en libertad y goza de sus derechos jamás pueden arrodillarla. Es algo que no hemos experimentado los mexicanos.

¿Cómo empezar a luchar por un país más justo e incluyente? Amando a nuestro país y enseñando a las nuevas generaciones la importancia que tiene el respeto, la libertad, tolerancia, equidad, justicia, empatía, pero, sobre todo, las ganas de ver un nuevo México, uno que esté libre del rojo vivo que hoy lo mancha.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Fútbol inconstitucional

El artículo 1° de la Constitución Mexicana en su tercer párrafo dice: “Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”

El Club Pachuca en nombre de su presidente Jesús Martínez lanzó una declaratoria a los medios de comunicación sobre la conveniencia de reducir el número de jugadores naturalizados mexicanos que juegan en la Primera División de México.

Hace un par de semanas, el Club Pachuca en nombre de su presidente Jesús Martínez lanzó una declaratoria a los medios de comunicación sobre la conveniencia de reducir el número de jugadores naturalizados mexicanos que juegan en la Primera División de México.

Jesús Martínez y algunos otros actores importantes del fútbol mexicano han venido planteando la idea de reducir el número de extranjeros por equipo (cinco actualmente) y, en específico, la estrategia del Club Pachuca es la de reducir el número de naturalizados.

En la lógica de Martínez, los mexicanos por naturalización son sujetos a diferente trato que los mexicanos por nacimiento restándoles derechos ganados ante la ley y poniéndolos como mexicanos de segunda clase.

El proyecto de Martínez es uno insensato contra conceptos elementales como la competencia, la demanda y la oferta y sobretodo, la Constitución Mexicana. En la lógica de Martínez, los mexicanos por naturalización son sujetos a diferente trato que los mexicanos por nacimiento restándoles derechos ganados ante la ley y poniéndolos como mexicanos de segunda clase.

Esto ha suscitado diferentes reacciones y opiniones de diversos jugadores, tanto mexicanos como naturalizados que causan revuelo en los periódicos, cuando el tema quizás no merece dicha atención.

El límite de naturalizados es inconstitucional porque marca diferencias entre mexicanos. Si bien es cierto, la nacionalidad puede ser adquirida por diversas razones, es totalmente injusto darle prioridad a unos sobre otros en cuestiones laborales. Es otra forma de discriminación.

Incluso voy más alla, el límite de cinco extranjeros es otro sinsentido anacrónico que no brinda ningún beneficio a la industria del fútbol. Recordemos, el futbol es un negocio, no es algo sujeto al patriotismo ni es un emblema patrio. En el mundo globalizado de hoy en día, donde en Europa, la ley Bosman permite a ciudadanos europeos participar en la liga donde deseen mientras sea de la Unión Europa sienta un precedente de que la competencia y la multiculturalidad brindan mejor espectáculo y desarrollo al deporte. Por lo que quitar ese límite es una medida sensata y progresista.

Los argumentos históricos y algunas veces hasta xenófobos contra el que equipos mexicanos jueguen hasta con 8 o 9 “no nacidos en México” parten del punto de las pocas oportunidades que se le dan a los jóvenes por la corrupción, el negocio que representa para algunos promotores el traer extranjeros y una baja en la calidad de la Selección Mexicana en torneos internacionales.

Subsidiar la calidad es un error que se permite en México, la competencia es un principio básico que se debe imitar en el futbol por el simple y sencillo hecho de que entre más competencia, mejor el producto al cliente y en el fútbol es lo mismo. Por medidas proteccionistas como estas, el jugador mexicano es muy caro en el extranjero por el sobreprecio que le ponen los clubes.

Si bien hay medidas a mejorar en el tema de fuerzas básicas, el jugador mexicano debe ganarse un lugar como cualquier otro, como en cualquier lado. Amable lector, ¿usted cree que el ciudadano italiano se indignó cuando el Inter de Milán ganó una Liga de Campeones de Europa sin un italiano en el campo? Obviamente no, y más por el hecho de que su selección se había coronado campeona del mundo en 2006, lo cual por lo visto el resultado lo vale.

Creer que si quitamos 90 extranjeros y otros 50 naturalizados de los 198 jugadores titulares que cada fin de semana disputan un juego de liga, mejorará el nivel de nuestra selección es un absurdo sin poderse comprobar.

Creer que si quitamos 90 extranjeros y otros 50 naturalizados de los 198 jugadores titulares que cada fin de semana disputan un juego de liga, mejorará el nivel de nuestra selección es un absurdo sin poderse comprobar.

Así como los jóvenes mexicanos han demostrado su valía en torneos internacionales para menores, es momento de tener ese espíritu deportivo de competir sin ampararse en leyes que favorecen un pasaporte sobre el talento.

Ya en pleno siglo 21, se eliminó un decreto del presidente Ávila Camacho que limitaba el número de extranjeros que jugaran en un partido en el Distrito Federal. Ahora el debate sigue candente y seguirá mientras se vea el futbol como un escaparate patrio con valor casi similar al de la Virgen de Guadalupe.

Cuando le preguntaron a Jesús Martínez por qué no limitaba el número de extranjeros en su propio equipo (el cual es de 5 extranjeros y 4 “naturalizados”) al margen del reglamento sostuvo que no podían estar en desventaja con el reglamento y que las contrataciones son para competir….

¿Entonces, con extranjeros más o menos competencia?….

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Se dice “Globos de Oro”

Pasado un año, y en una fecha por demás estratégica para la industria del cine, Alejandro González Iñárritu vuelve a ser noticia mundial tras su reconocimiento por la película The Revenant, galardonado con las preseas a “Mejor película (drama)” y “Mejor director”. Además de esto, se cosecha el éxito de Gael García Bernal, merecedor del premio “Mejor actor (comedia)” por su participación en Mozart in the Jungle y quien se consagra poco a poco gracias a su versatilidad.

El éxito de Birdman y Gravity también nos recuerda la trascendencia que, aunque a paso lento, los mexicanos van teniendo en el cine internacional, haciéndose presentes en uno de los eventos más cerrados —pero a la vez más populares— de esta industria.

En retrospectiva, el éxito de Birdman y Gravity también nos recuerda la trascendencia que, aunque a paso lento, los mexicanos van teniendo en el cine internacional, haciéndose presentes en uno de los eventos más cerrados —pero a la vez más populares— de esta industria. Gracias a películas como Amores Perros, Biutiful, El laberinto del Fauno y otras, Hollywood se acostumbra a hablar en español, y es que no podemos olvidar el discurso de Iñárritu respecto al gobierno mexicano, fomentando al surgimiento de una sociedad activa luego de los eventos relacionados a la conmoción nacional por la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la comunidad de Ayotzniapa.

Gracias a películas como Amores Perros, Biutiful, El laberinto del Fauno y otras, Hollywood se acostumbra a hablar en español.

En esta ocasión, los mexicanos no se pronunciaron ante la noticia nacional del momento —la recaptura de El Chapo—, pero eso no significa que no haya llegado a la ceremonia. Durante el opening de la ceremonia, el director Ricky Geravis hizo alusión a la entrevista que Sean Penn sostuvo con el narcotraficante durante el periodo en el que se encontraba prófugo de la justicia mexicana. “Voy a hacer este monólogo y luego me voy a esconder. Ni Sean Penn me va a poder encontrar”, dijo durante su intervención al comenzar el evento.

Este comentario es equiparable con el del mismo Penn cuando llamó “hijo de puta” a Iñárritu en plena ceremonia de los Oscar en 2015 que se vio vista por los distintos reclamos en temas como el género, la raza y los sentimientos xenófobos y nacionalistas. Afortunadamente, los comentarios sarcásticos y el humor negro no han causado revuelo en México, pues la discordia ahora gira en torno Caitlyn Jenner, quien también fue agraviada por su condición transgénero.

¿Por qué ahora no existe un clima de indignación ante esta referencia? ¿A caso es el tema de la entrevista de El Chapo para Rolling Stone lo que más nos tiene inconformes? ¿O seguimos creyendo que esto se trata de una cortina de humo? Cualquiera que sea la respuesta, lo cierto es que Guzmán Loera lentamente se convierte en tema atractivo, tanto que ya existen varias propuestas para hacer un filme basado en la vida del narcotraficante. Hablar de él es hablar del sistema político mexicano, de la corrupción y falta de profesionalización de nuestras cárceles, y de lo fantástico —con connotación de “fantasía” y no de “excepcional”— que puede llegar a ser nuestro país, donde la extradición apenas está llegando a la terminología de nuestros líderes en cuestión judicial para ser transformada en algo tangible.

Así como en estos últimos años hemos tenido la oportunidad de ver triunfar a nuestros cineastas, esperemos que sus logros no vengan acompañados de tragedias o noticias de alto impacto nacional. Vamos a demostrarle a Ricky Geravis que en México sí nos preocupamos temas de coyuntura y que no nos sentimos ofendidos únicamente por 15 minutos, como ya lo dijo en un tuit.

¡Corte… y queda!

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Donald “El Mesías” Trump

El día de ayer, el precandidato del partido republicano para la presidencia estadounidense lanzó su primer spot publicitario a trasmitirse por televisión, con el objetivo de sumar simpatizantes y obtener así los mejores resultados en las elecciones primarias.

El día de ayer, el precandidato del partido republicano para la presidencia estadounidense lanzó su primer spot publicitario a trasmitirse por televisión.

¿De qué trata el video? El comercial es una compilación del discurso constante que ha manejado el empresario Donald Trump durante la etapa interna de debates del partido: una crítica dura (aunque sin fundamentos claros) hacia los migrantes, los terroristas y sus adversarios demócratas. En el video, se alega que Trump es el indicado para “salvar” a Estados Unidos y reposicionar a dicho país para retomar la “grandeza” que lo caracterizaba.

En el video, se alega que Trump es el indicado para “salvar” a Estados Unidos y reposicionar a dicho país para retomar la “grandeza” que lo caracterizaba.

Sin embargo es de extrañarse que, a pesar de la crítica internacional(como la petición realizada a través de Change.org para prohibir la entrada de Donald Trump al Reino Unido debido a sus declaraciones “racistas”) o las repercusiones económicas a sus negocios (la negativa de empresas como Univisión para transmitir el programa “Nuestra Belleza”), el empresario parece salir ileso de las controversias que lo rodean al mantenerse a la delantera en las encuestas posteriores a los debates internos.

Donald Trump es un excelente mercadólogo.

A mi parecer, lo anterior podría explicarse por una serie de factores, entre los que resalto lo siguiente: Donald Trump es un excelente mercadólogo.

Para bien o para mal, el precandidato ha encontrado la manera de colocarse y mantenerse en la mente de los ciudadanos estadounidenses. Para Donald Trump bien aplica el dicho “no existe tal cosa como la mala publicidad”.

Para bien o para mal, el precandidato ha encontrado la manera de colocarse y mantenerse en la mente de los ciudadanos estadounidenses. Para Donald Trump bien aplica el dicho “no existe tal cosa como la mala publicidad”. La última encuesta realizada por CNN y la firma ORC, mostró a Donald Trump con un respaldo de 39 por ciento de los electores republicanos, logrando consolidar el mayor nivel de apoyo de los republicanos, muy por arriba de sus rivales, colocándose como el puntero de la contienda interna.

De acuerdo con Forbes, el multimillonario ha dominado los noticiarios nacionales durante los últimos cuatro meses con su “nociva campaña presidencial”. Además, su posicionamiento continuará, ya que ha declarado para CNN que planea gastar alrededor de 2 millones de dólares por semana en publicidad para sumar simpatizantes.

Pero una cosa es el éxito que ha tenido el precandidato para mantenerse entre los favoritos de su partido para contender para la presidencia, y otra cosa muy distinta es la ética detrás de su estrategia.

Algunas de sus frases más polémicas son las siguientes:

Acerca de los inmigrantes: “Cuando México manda a su gente, no manda lo mejor. Envía gente con un montón de problemas y nos traen esos problemas: traen drogas, traen crimen, son violadores”. “Es algo de “sentido común (prohibir el ingreso de los musulmanes a Estados Unidos)” “Para hacer que nuestro país vuelva a hacer grandioso, tenemos que crear fronteras, porque de otra manera no tenemos un país”

Acerca de China: “China se ha hecho con gran parte de nuestra riqueza. Se llevaron nuestros empleos. Se llevaron nuestros negocios. Se llevaron nuestra manufactura. No culpo a México, China es aún peor”.

Hilary Clinton, quien sería su principal rival por el partido de oposición, mencionó que Trump sería el “perfecto reclutador de terroristas” al señalar que su discurso sólo propiciaba la generación de más odio.

Tan sólo la semana pasada, Hilary Clinton, quien sería su principal rival por el partido de oposición, mencionó que Trump sería el “perfecto reclutador de terroristas” al señalar que su discurso sólo propiciaba la generación de más odio. Resultó que la precandidata demócrata no estaba tan errada, ya que la organización terrorista “Al Shabaab” utilizó frases del multimillonario en un video con el fin de motivar la pertenencia de musulmanes al grupo, alegando que los discursos y propuestas con tintes antimusulmanes de Trump son “sólo el inicio”.

Dicen que “odio genera odio”, y el caso de Trump parece no ser la excepción. Un discurso que condena a toda una nacionalidad, o al conjunto de una religión no es ni será la solución a ninguno de los problemas del país estadounidense.

Distintas voces llaman al empresario a no generalizar: ser musulmán no significa ser terrorista y ser mexicano no es igual a ser un criminal.

La indignación tanto de latinos en solidaridad con los mexicanos, como de musulmanes, se ha visto manifestada en redes sociales durante los últimos meses. Distintas voces llaman al empresario a no generalizar: ser musulmán no significa ser terrorista y ser mexicano no es igual a ser un criminal.

El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Libertad de Opinión y Expresión ha reconocido que las expresiones que incitan o fomentan “el racismo, la discriminación, la xenofobia y la intolerancia” son perniciosas y que los delitos de lesa humanidad con frecuencia van acompañados o precedidos de esta forma de expresión.

Ante esto, me uno a la reflexión realizada por Santiago Fourcada, columnista para Milenio Periódico, quien señala la carencia de diferencias entre los discursos terroristas y los de Trump: ambos justifican sus acciones (con tintes de violencia y discriminación) con alguna acción que consideran justa o motivaciones que catalogan como intachables.

Declaraciones como las que ha realizado el empresario Trump son delicadas y merecen la atención y la lupa internacional, vengan del lado que vengan (oriental u occidental). Desafortunadamente, resulte o no vencedor como candidato oficial del partido republicano, el daño ya está hecho, masas ya fueron provocadas y ciudadanos ya fueron desinformados.

Donald Trump también ha mencionado: “no hay odio en mi discurso, hay amor en mi discurso, queremos hacer lo que es correcto para nuestro país”. La pregunta sería: ¿qué es lo correcto?, ¿lo correcto para quién?

“Yo creo firmemente que el respeto a la diversidad es un pilar fundamental en la erradicación del racismo, la xenofobia y la intolerancia”

― Rigoberta Menchú, embajadora de buena voluntad de la UNESCO y ganadora del Premio Nobel de la Paz (1992) y el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional(1998)

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Con Una Basta

Mucho se conoce sobre la doble moral del mexicano. Incluso hoy en día, continúa incidiendo lamentablemente en nosotros los jóvenes; ya ni hablar de generaciones más atrás. No hace falta explicar ni definir el concepto, según entiendo es muy básico: la incongruencia entre lo que se dice y lo que se hace. Y es que al mexicano se nos da mucho eso de ser bien defensores, de adoptar posturas que en el momento consideramos apropiadas pero que luego no siempre nos gusta, beneficia o conviene aplicarlas a nosotros mismos, porque ahí sí decimos: “una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa”.

Y es que al mexicano se nos da mucho eso de ser bien defensores, de adoptar posturas que en el momento consideramos apropiadas pero que luego no siempre nos gusta, beneficia o conviene aplicarlas a nosotros mismos, porque ahí sí decimos: “una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa”.

Hoy, como todos los días, percibo muchísimas formas de hartazgo, mismas que se hacen cada vez más evidentes en redes sociales: videos, memes, gifs, tweets, el uso de Photoshop, etc., y ¡vaya que tenemos creatividad para ello! La mayoría muy graciosas y hasta albureras, otras cuantas iracundas y sarcásticas. Más reciente ésta del 12 de octubre, en conmemoración a Cristóbal Colón y su “descubrimiento” de las Américas, (espero que a estas alturas, ya todos sepamos lo que realmente pasó) por poner un ejemplo.

Me doy cuenta que lo que publicamos y compartimos es en función de lo que se festeje en ese día, lo que está en trending topic, juicios de valor, una que otra opinión, y demás chuchería que nos mostramos partidarios pero que definitivamente no reflejan nuestro actuar diario.

Las redes sociales vienen a ser un fenómeno que no muchos terminamos de comprender, saber leer o anticipar… o más bien, todo lo contrario. Se han convertido —en la mayoría de los casos— el epítome de la incongruencia social o mejor dicho, la práctica de la doble moral. Lejos de hacer alusión a falsas apariencias, complejos y adicciones que los humanos podamos tener (por supuesto que me subo al carrito), razones por las cuales necesitamos de las redes sociales como una forma de catarsis, me doy cuenta que lo que publicamos y compartimos es en función de lo que se festeje en ese día, lo que está en trending topic, juicios de valor, una que otra opinión, y demás chuchería que nos mostramos partidarios pero que definitivamente no reflejan nuestro actuar diario.

Cabe aclarar que para nada estoy satanizando el uso de las redes sociales y pareciera que no, pero me divierten más de lo que me gustaría aceptar. Más bien considero que es sumamente desalentador comprobar que aquel perfil defensor de los pueblos americanos brutalmente colonizados en Facebook, no coincide con la realidad de su hostilidad y discriminación hacia extranjeros latinoamericanos que radican en la ciudad; también, por poner un ejemplo.

Este tema tiene mucha tela de dónde cortar, si bien, me remitiré a contestar una pregunta que seguro yo le haría al autor del texto si fuese de alguien más: “bueno, ¿y tú qué haces?, ¿a poco nunca has pecado de doble moral?” Yo hago lo que puedo conmigo. Trato de ser clara y transparente en mis ideas, en el trato con los demás, en mis expresiones. Escribo en espacios como este. Me esfuerzo en construir y practicar honestidad y coherencia en mi quehacer del día a día y en todos los ámbitos de mi vida: con mi familia, en el trabajo, con mis amigos, con mi pareja, con la ciudad (con todo y sus leyes y habitantes, eh) y voilà, tan sencillo y al alcance como eso. Sí que he pecado de doble moral y bastantes veces, probablemente (espero que ya no) aún lo haga inconscientemente. Pero trato todos los días de entrenar esa maña muy mexicana que tengo —tenemos— a la hora de actuar para erradicarla de una vez por todas.

Ojalá que al leerme, no suene como una especie de pseudo-Yoda chafa de librito de autoayuda, pero si les gusta la idea de grandeza, comencemos a practicar una sola moral: más ciudadana, más cívica, más participativa.

Quizá mis escritos parecieran ser repetitivos y hasta choteados, pero mi forma de insistir en la ética y moral, no radica en la búsqueda del hilo negro ni idear soluciones colectivas tan fabricadas que serían difíciles de llevar a cabo (aunque no imposibles jeje). Sí que es verdad que la unión hace la fuerza, pero también la fortaleza que encontramos en nosotros mismos, lleva a la unión. La implementación de los cambios que necesita y le urgen a este país, comienzan de a mucho, con granotes de arena. Ya no piensen en poquito, piensen en grande pero al hacerlo, piensen en ustedes, ¡qué más grande que eso!

Como diría King Elvis: “a little less conversation, a little more action please.”

Ojalá que al leerme, no suene como una especie de pseudo-Yoda chafa de librito de autoayuda, pero si les gusta la idea de grandeza, comencemos a practicar una sola moral: más ciudadana, más cívica, más participativa. Como diría King Elvis: “a little less conversation, a little more action please”. O si quieren platiquen bastante, a mí en lo personal me encantan las palabras, sólo recordemos siempre llevarlas a la práctica amigos.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”