Dimes y Diretes: “¿No qué muy limpios?”

Todos los años, en especial en los años electorales, los partidos se dan unos increíbles baños de pureza. Siempre dicen que ellos llevarán al país por el buen camino, también que están llenos de valores y principios, con los cuales van a contagiar al aparato político del país.

Este discurso se les acabo ayer, cuando el Instituto Nacional Electoral (INE), dio a conocer que los partidos políticos de este país le deben 625 millones de pesos al IMSS, ISSSTE y al SAT.

Que incongruentes son los partidos políticos, en verdad. Mientras que muchos de sus militantes que llegan a puestos públicos le exigen y motivan a los ciudadanos a que paguen sus impuestos y sus obligaciones, ellos tienen el descaro de no pagar los suyos. Esto es lo que debe cada uno de los partidos: PRD 332 millones, PRI 73 millones, Verde Ecologista 52 millones, PT 45 millones, Movimiento Ciudadano 44 millones, PAN 37 millones y Nueva Alianza 9.5 millones de pesos.




Ahora la pregunta correcta es, ¿por qué los partidos no pagan estas deudas? Dudo mucho que sea por qué no tienen presupuesto, no claro que no, el detalle es que ellos saben que son intocables, ven difícil que el SAT en algún momento vaya a embargarles el changarro o en su caso hacerles una exhaustiva revisión.

En otras palabras, ciudadano, si quiere tener un negocio donde no tenga que pagar obligaciones fiscales, forme un partido político.

Lo más triste de la historia, es que los que nos llevamos la peor parte de todo esto, somos nosotros, los ciudadanos. Mientras los partidos le deben millones al IMSS y al ISSSTE, estos servicios de salud pública se están cayendo a pedazos.




No digo que los partidos sean los culpables absolutos de que esto esté sucediendo, pero ciertamente no suena bien que deban dinero a estas instituciones, mientras esta tanto el IMSS y el ISSSTE en quiebra.

Por último, nosotros financiamos a los partidos políticos cada año, para que estos puedan mantenerse y puedan cumplir con sus obligaciones. Si no lo están haciendo, ¿cuál es el punto que sigan recibiendo una tajada de nuestro dinero? Mejor que se financien solos, y si no cumplen, entonces que los cierren, tal y como le sucedería a cualquier negocio que debe millones.

¡Ahí Se Leen!

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Dimes y Diretes: “No canten victoria”




El notición de ayer fue el rechazo de muchas de las cuentas públicas polémicas de Rodrigo “Golden Boy” Medina, Natividad González Parás y claro Margarita “La Diva” Arellanes.

Aunque si es de aplaudir que por fin los diputados locales llegaron a un acuerdo y pudieron desahogar trabajo que tenía incluso casi una década de retraso, no podemos celebrar, pues hubo cuentas que se aprobaron, aunque sean muy controversiales.

Fideicomiso Fundidora 2012, 2013 y 2014, Metrorrey 2013, Isssteleon en su mayoría. Aunque las bancadas Independiente y Movimiento Ciudadano quisieron rechazar varias de las cuentas, el PRI y PAN tenían todo bien acordado para aprobar cuentas públicas que son controversiales y de gestiones que fueron muy oscuras en su tiempo, sobre todo Isssteleon y Metrorrey.




Ahora también, aunque se rechazaron las cuentas de Rodrigo “Golden Boy” Medina, ya dejo muy en claro la bancada del PRI que ellos no van a proceder legalmente contra “Rorro”, pero para ellos ya quedaron bien con la sociedad al rechazar lo que se viene pidiendo desde hace meses.

Aquí está el detalle, como diría mi compadre Mario Moreno “Cantinflas, si las cuentas están siendo rechazadas pero en general no existe un consenso y acción por parte de los diputados para que las gestiones encargadas de las mismas, sean penalizadas, entonces no tiene caso seguir rechazando cuentas y aprobando cuentas a lo tonto.

Diputados de todas las bancadas, lo que la ciudadanía les pide es que sean efectivos y no solo estén rechazando para decir “ya cumplimos”, queremos acciones en contra de “Margara”, “Nati” y claro “Rorro”.

Lo que les propongo lectores es que tenemos que hacer presión, nuevamente, sobre los diputados para que una, recapaciten su voto y rechacen las cuentas que son controversiales y no se anden con cosas de aprobarlas por intercambios internos entre ellos, y dos, procedan contra los responsables de las malas gestiones en institutos, fideicomisos y claro el poder ejecutivo.

No cantemos victoria.

Ahí se leen.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

La privatización del futuro: Las Afores

Las reformas a la ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de 1997 y a la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) crearon un cambio en la manera de cotizar para acceder al sistema de pensiones en México.

Las leyes del 1997 y 2007 introducen nuevos conceptos, entre algunos está el pago por negativa de pensión, las AFORES y el PENSIONISSSTE, que hace que los trabajadores que tengan que recibir una pensión por riesgo de trabajo e invalidez, después de 1997, tengan que pensionarse por esa ley y no por la ley de 1973. Además de que en el caso de los trabajadores que cotizan ante el IMSS se aumentó de 500 a 1500 semanas el mínimo requisito para acceder a algo.

La nueva ley genera menos dinero para los trabajadores en general, haciendo que a lo mucho un trabajador se lleve por más-menos del 30% del último salario percibido.

En general, la nueva ley genera menos dinero para los trabajadores en general, haciendo que a lo mucho un trabajador se lleve por más-menos del 30% del último salario percibido. Además, hace que forzosamente tengan que ahorrar para mejorar su futura pensión, por supuesto, bajo el auspicio, control y manejo de las AFORES del dinero que el trabajador aporte.

Las AFORES (Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro) surgen a partir de un concepto chileno de la época del dictador Pinochet de nombre (Asociación de Fondos para Pensiones) que se adapta en México en 1997 como respuesta a la inoperancia, ineficacia y constante malversación de fondos del IMSS en el manejo de los fondos de pensión para los trabajadores.

Desde 1992, el gobierno salinista con el SAR (Sistema de Ahorro para el Retiro) empezó con ese tipo de iniciativas privatizadoras deslindando al gobierno de manejar el sistema de pensiones para los trabajadores dejando este negocio lucrativo a operadoras privadas.

En general, en los primeros años y hasta hace poco, el negocio de las AFORES ha sido hacer a los clientes firmar para incorporarlos. Sin embargo, pocas prestan servicios donde el trabajador se vea favorecido realmente.

Las AFORES básicamente viven de los trabajadores al usar y reinvertir su dinero en diferentes instrumentos con tal de “aumentar” el capital al trabajador.

Las AFORES básicamente viven de los trabajadores al usar y reinvertir su dinero en diferentes instrumentos con tal de “aumentar” el capital al trabajador. Si bien es cierto, el trabajador si se ve favorecido con ese “aumento”, son pocos los que saben su realidad actual, lo que se hace con su dinero y la manera de incrementarlo.

En un país donde la educación financiera es una de las tantas que faltan en el trabajador promedio es difícil de esperar que el trabajador decida incrementar su posible pensión. Lo mismo pasa con las declaratorias de impuestos, manejos de créditos inmobiliarios y tarjetas de crédito.

Si las pensiones van a hacer manejadas por operadores privados, la Secretaría del Trabajo debería poner como curso obligatorio el tema de pensiones y finanzas personales en el área de capacitación de las empresas.

Este negocio es muy redituable para los privados y para el gobierno que se quita una responsabilidad. Sin embargo, el trabajador siempre sale perdiendo dejándolo a la deriva dándole una falsa creencia de tener la opción de elegir a la mejor operadora cuando en cuanto a rendimientos casi todas ofrecen lo mismo o dejarlo sin elegir alguna institución provocando que sus recursos no registren incrementos y se vuelvan raquíticos para acceder a una pensión.

La cultura financiera y de la previsión nunca ha sido parte del mexicano y sin buscar justificar dicha ignorancia, tanto las instituciones y el gobierno tienen como obligación hacer que todos los trabajadores cuenten con la información básica necesaria sobre su panorama al futuro.

Foto fuente: http://mx.advfn.com/organismos-reguladores-del-sistema-financiero-mexicano/consar.png

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”