La NFL en México: La paradoja de la pretensión

En esta semana, tendremos anuncios de televisión, comerciales, tiempo de programas, incluso noticieros dedicados al 100% a un tema de alta relevancia que es el Super Bowl.

El SuperBowl como bien sabemos, es uno de los eventos más espectaculares del año, un ejemplo de cómo se conjunta el deporte y el espectáculo. De más está decir que el aspecto logístico también es primer nivel.

Es paradójico ver como la NFL, a pesar de ser un éxito comercial que traspasa las mismas fronteras, es tan poco internacional en su estructura.

Sin embargo, es paradójico ver como la NFL, a pesar de ser un éxito comercial que traspasa las mismas fronteras, es tan poco internacional en su estructura. Es muy extraño ver extranjeros jugar en sus ligas, así como el escaso vínculo cultural del deporte fuera de Estados Unidos.

En México, donde históricamente hemos comprado todo lo que venga de Estados Unidos sin “chistar”, existe una pasión real por el deporte y se demuestra en el gasto institucional de algunas universidades en el deporte. Aún y teniendo dos ligas que en lugar de consolidar el deporte, lo dividen por intereses poco deportivos.

Sin embargo, otra paradoja es la nula participación de mexicanos en la NFL en la historia. Obviamente, han existido casos de mexicanos que de pequeños emigraron y se desarrollaron allá. Pero en el caso de mexicanos salidos de la ONEFA, es triste saber que ninguno destacó ni se consolidó.

El futbol americano, tal como dice su nombre, es un deporte yankee jugado por yankees para los yankees.

Después de ver el fracaso económico de la NFL Europa y ver como ningún país tiene una liga profesional competitiva, queda muy claro que el futbol americano, tal como dice su nombre, es un deporte yankee jugado por yankees para los yankees.

A diferencia de otros deportes como el basquetbol, el béisbol, voleibol y tenis, estos deportes sí se han internacionalizado, imprimiéndole a cada cultura y país algo distinto, tanto así que participan en los Juegos Olímpicos. Incluso la liga nacional de hockey (NHL) es más diversa y más internacional que el futbol americano…

Así, en el fútbol, el Barcelona tiene más de 8 nacionalidades en su plantilla, y el Real Madrid tiene 10 nacionalidades. Los Yankees de Nueva York tienen 4 o 5 extranjeros. En el futbol americano andamos viendo cuantos jugadores son del estado de Ohio o Kansas…

El futbol americano es un deporte etnocéntrico que no cambiará. A la NFL y a las cerveceras les importa hacer negocios y que mejor que con mercados cautivos. Sin embargo, la pretensión mexicana de adorar todo lo que venga de Estados Unidos tampoco cambiará, sea o no ajeno a nuestra cultura o forma de ver el deporte.

Lo dicho, dicho está.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Gobierno y futbol: Un matrimonio tóxico

La semana pasada hablaba de la inconstitucionalidad de reducir el número de jugadores naturalizados mexicanos en la Primera División de México de futbol. La relación gobierno-futbol siempre es peligrosa por el oportunismo y el ventajismo de actores políticos que ven en el deporte una manera fácil de comprar a un público.

La relación gobierno-futbol siempre es peligrosa por el oportunismo y el ventajismo de actores políticos que ven en el deporte una manera fácil de comprar a un público.

Hace unas semanas en Argentina, entró en funciones como presidente el ingeniero Mauricio Macri con un perfil empresarial con experiencia en el futbol precisamente. Una de las primeras medidas que ha tomado es revisar y analizar el programa gubernamental llamado “Futbol para todos”.

“Futbol para todos”, amigo lector, hasta hace un año, era un programa gubernamental donde el Estado pagaba a la AFA (Asociación de Futbol Argentino) por los derechos de transmisión de todos y cada uno de los partidos de la Primera División, la Copa Argentina y el Nacional B (Segunda División) incluidos los derechos de partidos de la Copa Libertadores y Copa Sudamericana donde participen equipos argentinos, claro está.

Esta “nacionalización” del futbol surgió en 2009 a raíz de problemas financieros de los clubes y que sería canalizado como política pública en el gobierno populista de la familia Kirchner.

Esta “nacionalización” del futbol surgió en 2009 a raíz de problemas financieros de los clubes y que sería canalizado como política pública en el gobierno populista de la familia Kirchner.

Un partido puede ser visto gratuitamente en todo el país en el canal que corresponda al equipo con los analistas del canal pero los derechos del programa y la publicidad en el tiempo aire es totalmente del gobierno.

De esta manera, un partido puede ser visto gratuitamente en todo el país en el canal que corresponda al equipo con los analistas del canal pero los derechos del programa y la publicidad en el tiempo aire es totalmente del gobierno. Solo hay un inversor privado quien compra el patrocinio del torneo y por tanto el torneo lleva su nombre. (Torneo Iveco, en algunos años, por una marca de camiones).

Para ejemplificar de mejor manera, supongamos que un partido entre Tigres y Monterrey que transmite Televisa fuera transmitido con sus analistas con publicidad del gobierno nacional (no estatal, no municipal) y que Bimbo fuera el único patrocinador privado autorizado, dando en el medio tiempo paso a un comercial de la Sedesol. Así de extraño como parece, así lo configuraron allá.

Visto de cualquier ángulo, “Futbol para todos” es una aberración completa del malgasto del dinero público en un servicio que si bien es de interés de gran parte de la ciudadanía, es un despilfarro de los impuestos a entidades privadas.

Visto de cualquier ángulo, “Futbol para todos” es una aberración completa del malgasto del dinero público en un servicio que si bien es de interés de gran parte de la ciudadanía, es un despilfarro de los impuestos a entidades privadas.

En estos días, el gobierno de Macri renegoció el contrato haciendo una especie de licitación con los canales para vender los derechos de transmisión por equipo. Se deshizo de la B Nacional y se quitó de intermediario a la AFA, pero no canceló el programa por presiones del lobby de los clubes y de algunos diputados kirchneristas. Sin embargo, aún y que con esta medida, el Estado recupera poco más de 200 millones de pesos; el Estado argentino paga actualmente 1500 millones de pesos argentinos, lo cual sigue siendo un sinsentido que habrá que resolver.

Es triste ver como en las redes se ve a muchos ciudadanos enojados por los recortes a esta medida hablando de que era un “beneficio del pueblo” cuando Argentina tiene millones en el hambre, la desnutrición, el abandono y la dejadez de un gobierno que prefiere invertir en un espectáculo que en la creación de nuevos hospitales, de nueva infraestructura carretera o educativa.

No cabe duda que “Futbol para todos” es una imagen más del cáncer que representa el populismo en América Latina y lo distante que está Argentina de lo que hace 100 años fue: un país primer mundista, industrial y en crecimiento.

El Ingeniero Macri tiene muchos retos más por afrontar, pero es menester quitarse todas esas medidas clientelares del gobierno anterior que solo limitan y detienen el desarrollo de Argentina. Sin embargo, ¿habrá castigo del electorado?

Esperemos que ningún político nuestro agarre ideas de esto.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Fútbol inconstitucional

El artículo 1° de la Constitución Mexicana en su tercer párrafo dice: “Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”

El Club Pachuca en nombre de su presidente Jesús Martínez lanzó una declaratoria a los medios de comunicación sobre la conveniencia de reducir el número de jugadores naturalizados mexicanos que juegan en la Primera División de México.

Hace un par de semanas, el Club Pachuca en nombre de su presidente Jesús Martínez lanzó una declaratoria a los medios de comunicación sobre la conveniencia de reducir el número de jugadores naturalizados mexicanos que juegan en la Primera División de México.

Jesús Martínez y algunos otros actores importantes del fútbol mexicano han venido planteando la idea de reducir el número de extranjeros por equipo (cinco actualmente) y, en específico, la estrategia del Club Pachuca es la de reducir el número de naturalizados.

En la lógica de Martínez, los mexicanos por naturalización son sujetos a diferente trato que los mexicanos por nacimiento restándoles derechos ganados ante la ley y poniéndolos como mexicanos de segunda clase.

El proyecto de Martínez es uno insensato contra conceptos elementales como la competencia, la demanda y la oferta y sobretodo, la Constitución Mexicana. En la lógica de Martínez, los mexicanos por naturalización son sujetos a diferente trato que los mexicanos por nacimiento restándoles derechos ganados ante la ley y poniéndolos como mexicanos de segunda clase.

Esto ha suscitado diferentes reacciones y opiniones de diversos jugadores, tanto mexicanos como naturalizados que causan revuelo en los periódicos, cuando el tema quizás no merece dicha atención.

El límite de naturalizados es inconstitucional porque marca diferencias entre mexicanos. Si bien es cierto, la nacionalidad puede ser adquirida por diversas razones, es totalmente injusto darle prioridad a unos sobre otros en cuestiones laborales. Es otra forma de discriminación.

Incluso voy más alla, el límite de cinco extranjeros es otro sinsentido anacrónico que no brinda ningún beneficio a la industria del fútbol. Recordemos, el futbol es un negocio, no es algo sujeto al patriotismo ni es un emblema patrio. En el mundo globalizado de hoy en día, donde en Europa, la ley Bosman permite a ciudadanos europeos participar en la liga donde deseen mientras sea de la Unión Europa sienta un precedente de que la competencia y la multiculturalidad brindan mejor espectáculo y desarrollo al deporte. Por lo que quitar ese límite es una medida sensata y progresista.

Los argumentos históricos y algunas veces hasta xenófobos contra el que equipos mexicanos jueguen hasta con 8 o 9 “no nacidos en México” parten del punto de las pocas oportunidades que se le dan a los jóvenes por la corrupción, el negocio que representa para algunos promotores el traer extranjeros y una baja en la calidad de la Selección Mexicana en torneos internacionales.

Subsidiar la calidad es un error que se permite en México, la competencia es un principio básico que se debe imitar en el futbol por el simple y sencillo hecho de que entre más competencia, mejor el producto al cliente y en el fútbol es lo mismo. Por medidas proteccionistas como estas, el jugador mexicano es muy caro en el extranjero por el sobreprecio que le ponen los clubes.

Si bien hay medidas a mejorar en el tema de fuerzas básicas, el jugador mexicano debe ganarse un lugar como cualquier otro, como en cualquier lado. Amable lector, ¿usted cree que el ciudadano italiano se indignó cuando el Inter de Milán ganó una Liga de Campeones de Europa sin un italiano en el campo? Obviamente no, y más por el hecho de que su selección se había coronado campeona del mundo en 2006, lo cual por lo visto el resultado lo vale.

Creer que si quitamos 90 extranjeros y otros 50 naturalizados de los 198 jugadores titulares que cada fin de semana disputan un juego de liga, mejorará el nivel de nuestra selección es un absurdo sin poderse comprobar.

Creer que si quitamos 90 extranjeros y otros 50 naturalizados de los 198 jugadores titulares que cada fin de semana disputan un juego de liga, mejorará el nivel de nuestra selección es un absurdo sin poderse comprobar.

Así como los jóvenes mexicanos han demostrado su valía en torneos internacionales para menores, es momento de tener ese espíritu deportivo de competir sin ampararse en leyes que favorecen un pasaporte sobre el talento.

Ya en pleno siglo 21, se eliminó un decreto del presidente Ávila Camacho que limitaba el número de extranjeros que jugaran en un partido en el Distrito Federal. Ahora el debate sigue candente y seguirá mientras se vea el futbol como un escaparate patrio con valor casi similar al de la Virgen de Guadalupe.

Cuando le preguntaron a Jesús Martínez por qué no limitaba el número de extranjeros en su propio equipo (el cual es de 5 extranjeros y 4 “naturalizados”) al margen del reglamento sostuvo que no podían estar en desventaja con el reglamento y que las contrataciones son para competir….

¿Entonces, con extranjeros más o menos competencia?….

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

El otro Joaquín que cayó la semana pasada

En esta semana, los periódicos, los columnistas y prensa en general están hablando del tema del momento que es la captura de Joaquín Guzmán Loera. Sin embargo, el jueves 7 de enero otro Joaquín, otro capo, otro omnipotente y omnipresente cayó, pero éste con poder legítimo. No lo tumbó el gobierno, sino la muerte que es más pareja.

Joaquín Gamboa Pascoe, el milenario líder de la CTM, falleció a los 93 años de edad dejando un legado turbio, oscuro y con pocos logros como lo que siempre ha ofrecido la CTM o “club de la eternidad” a sus agremiados.

Joaquín Gamboa Pascoe, el milenario líder de la CTM, falleció a los 93 años de edad dejando un legado turbio, oscuro y con pocos logros como lo que siempre ha ofrecido la CTM o “club de la eternidad” a sus agremiados.

Don Joaquín, compañero de facultad del expresidente López Portillo en los años 40, paradójicamente se vinculó al sector obrero sin jamás haber sido obrero. Trabajando como asesor legal en la Federación de Trabajadores del DF de su primer maestro Jesús Yuren fue donde tuvo su despegue espectacular.

Fue diputado federal en 1967 y senador en 1976; nunca tuvo carisma para ganar elecciones, por eso compitió en pocas. Hábil como sus maestros y jefes supo mantenerse vigente en la política por más de 40 años, reconoció a Fox y a Calderón en tiempos de crisis, a Peña Nieto en tiempos de gozo. Apadrinó a gobernadores, alcaldes, secretarios y presidentes.

A los 90 años, en un acto de auto-reconocimiento y vanidad se le manda hacer una estatua de sí mismo en las oficinas centrales del sindicato develándola él mismo acompañado de sus amigos, los políticos.

Siempre al estilo de la monarquía de la CTM, donde la renovación de sus líderes es infinita hasta que la muerte opine lo contrario, esperó pacientemente la muerte de sus jefes, Fidel Velázquez y Leonardo “La Güera” Rodríguez para llegar al puesto en 2005. A los 90 años, en un acto de auto-reconocimiento y vanidad se le manda hacer una estatua de sí mismo en las oficinas centrales del sindicato develándola él mismo acompañado de sus amigos, los políticos.

Se hizo famosa su frase: “¿Qué porque los trabajadores están jodidos, yo también debo estarlo? A mí nunca me verán descalzo ni de guaraches…”

Enemigo de la prensa y de las entrevistas, como buen líder sindical no admitía críticas, evaluaciones, despóticos, capaz de traicionar cualquier ideología con tal de mantenerse en el poder. Se hizo famosa su frase: “¿Qué porque los trabajadores están jodidos, yo también debo estarlo? A mí nunca me verán descalzo ni de guaraches…” al llegar a las conferencias de prensa en exclusivos automóviles Lincoln de importación.

Despótico, influyente, ostentoso, hijo del sindicalismo charro, padrino de la corrupción y vividor de los trabajadores: se va don Joaquín sin mucho que llorarle.

Oscuro y gris como él mismo; conservador, despótico, influyente, ostentoso, hijo del sindicalismo charro, padrino de la corrupción y vividor de los trabajadores: se va don Joaquín sin mucho que llorarle. Más han llorado los trabajadores que vivían como él decía “con la tripa a medio comer”. El emperador de la CTM ha muerto, el Cónclave del Vaticano de la CTM coronará al nuevo rey.

En su funeral, se lleva anécdotas, influencias, rumores, millones, los secretos de los presidentes y la abierta y cínica traición a los trabajadores… Donde quiera que esté, probablemente allá abajo, estará disfrutando con algún compadre un buen corte de L’Heritage, el restaurante francés de la Ciudad de México que tanto le gustaba.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

La privatización del futuro: Las Afores

Las reformas a la ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de 1997 y a la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) crearon un cambio en la manera de cotizar para acceder al sistema de pensiones en México.

Las leyes del 1997 y 2007 introducen nuevos conceptos, entre algunos está el pago por negativa de pensión, las AFORES y el PENSIONISSSTE, que hace que los trabajadores que tengan que recibir una pensión por riesgo de trabajo e invalidez, después de 1997, tengan que pensionarse por esa ley y no por la ley de 1973. Además de que en el caso de los trabajadores que cotizan ante el IMSS se aumentó de 500 a 1500 semanas el mínimo requisito para acceder a algo.

La nueva ley genera menos dinero para los trabajadores en general, haciendo que a lo mucho un trabajador se lleve por más-menos del 30% del último salario percibido.

En general, la nueva ley genera menos dinero para los trabajadores en general, haciendo que a lo mucho un trabajador se lleve por más-menos del 30% del último salario percibido. Además, hace que forzosamente tengan que ahorrar para mejorar su futura pensión, por supuesto, bajo el auspicio, control y manejo de las AFORES del dinero que el trabajador aporte.

Las AFORES (Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro) surgen a partir de un concepto chileno de la época del dictador Pinochet de nombre (Asociación de Fondos para Pensiones) que se adapta en México en 1997 como respuesta a la inoperancia, ineficacia y constante malversación de fondos del IMSS en el manejo de los fondos de pensión para los trabajadores.

Desde 1992, el gobierno salinista con el SAR (Sistema de Ahorro para el Retiro) empezó con ese tipo de iniciativas privatizadoras deslindando al gobierno de manejar el sistema de pensiones para los trabajadores dejando este negocio lucrativo a operadoras privadas.

En general, en los primeros años y hasta hace poco, el negocio de las AFORES ha sido hacer a los clientes firmar para incorporarlos. Sin embargo, pocas prestan servicios donde el trabajador se vea favorecido realmente.

Las AFORES básicamente viven de los trabajadores al usar y reinvertir su dinero en diferentes instrumentos con tal de “aumentar” el capital al trabajador.

Las AFORES básicamente viven de los trabajadores al usar y reinvertir su dinero en diferentes instrumentos con tal de “aumentar” el capital al trabajador. Si bien es cierto, el trabajador si se ve favorecido con ese “aumento”, son pocos los que saben su realidad actual, lo que se hace con su dinero y la manera de incrementarlo.

En un país donde la educación financiera es una de las tantas que faltan en el trabajador promedio es difícil de esperar que el trabajador decida incrementar su posible pensión. Lo mismo pasa con las declaratorias de impuestos, manejos de créditos inmobiliarios y tarjetas de crédito.

Si las pensiones van a hacer manejadas por operadores privados, la Secretaría del Trabajo debería poner como curso obligatorio el tema de pensiones y finanzas personales en el área de capacitación de las empresas.

Este negocio es muy redituable para los privados y para el gobierno que se quita una responsabilidad. Sin embargo, el trabajador siempre sale perdiendo dejándolo a la deriva dándole una falsa creencia de tener la opción de elegir a la mejor operadora cuando en cuanto a rendimientos casi todas ofrecen lo mismo o dejarlo sin elegir alguna institución provocando que sus recursos no registren incrementos y se vuelvan raquíticos para acceder a una pensión.

La cultura financiera y de la previsión nunca ha sido parte del mexicano y sin buscar justificar dicha ignorancia, tanto las instituciones y el gobierno tienen como obligación hacer que todos los trabajadores cuenten con la información básica necesaria sobre su panorama al futuro.

Foto fuente: http://mx.advfn.com/organismos-reguladores-del-sistema-financiero-mexicano/consar.png

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”