#ElNidoDelGavilán: “Historias del Topo Chico parte 2: Nombres famosos”

Comparte este artículo:

En la entrega anterior, abordamos los dos motines que marcaron para siempre la historia del penal del Topo Chico. En esta, hay que recordar a los internos famosos que dieron mucho de qué hablar en prensa.

El Doctor Ballí

Uno de primeros internos famosos fue el “Doctor Ballí”, Alfredo Ballí Treviño, médico condenado en 1959 por el homicidio de su presunta pareja sentimental, Jesús Castillo, al cual destazó de tal manera que logró meterlo en una pequeña caja, que luego fue encontrada por el rumbo de La Noria.

El doctor fue el último mexicano en ser condenado a la pena de muerte, la cual fue conmutada por una condena de 20 años de prisión. Sin embargo, su fama se extendió por ser la inspiración para Thomas Harris, creador de la novela “El silencio de los inocentes” que luego protagonizó Anthony Hopkins en su versión cinematográfica.

Harris fue a Topo Chico a visitar a un psicópata norteamericano que había asesinado a tres hermanos en Monterrey. Ahí conoció a Ballí, quien, a pesar de estar condenado, actuaba como médico para los internos y estaba atendiendo al recluso extranjero.

Ballí salió libre en 1981 y murió en 2009 haciendo consultas médicas gratuitas en los últimos años de su vida.

Jorge Lankenau

Lankenau, de oficio banquero, era un hombre respetado de la clase alta empresarial de Monterrey. Era dueño de ABA Seguros, Grupo Ábaco, Banco Confía y presidente activo del Club de Futbol Monterrey. En 1997, fue detenido por el delito de fraude en perjuicio de 250 personas por un total de 170 millones de dólares. Después de acusar e involucrar sin éxito en los tribunales a expresidentes, exgobernadores, empresarios y políticos famosos, Lankenau Rocha pasó 8 años tras las rejas hasta el 25 de diciembre de 2005. Alejado de los reflectores y medios de comunicación, murió en su casa en 2012.

Miguel Nazar Haro

Un personaje oscuro de la época de la Guerra Sucia de los años 70s es Miguel Nazar Haro, represor y ex director de la Dirección Federal de Seguridad. Creador de la Brigada Blanca, un grupo paramilitar encargado de la identificación, captura, desaparición, tortura y muerte de militantes de izquierda en esos años. De febrero a abril de 2004 estuvo recluido en Topo Chico acusado de la desaparición de diversos elementos de la Liga Comunista 23 de septiembre, entre ellos Jesús Piedra Ibarra, hijo de doña Rosario Ibarra, renombrada activista y promotora de asociaciones de búsqueda de desaparecidos. Tras pasar a prisión domiciliaria, con juicios pendientes y absuelto de otros cargos murió en 2012.

Rodrigo Medina

El exgobernador acusado de malversación del erario pisó la cárcel solo por 19 horas tras salir bajo el amparo de un juez federal ante el asombro de propios y extraños, especialmente de la Fiscalía Anticorrupción del estado. La gran promesa de campaña de Jaime Rodríguez se vio cumplida por poco tiempo, sin embargo, aunque no logró su cometido, la fotografía de su ficha en Topo Chico se viralizó y es el recuerdo más reciente de Medina de la Cruz, el cual sigue alejado de medios y de la vida partidista.

Estos cuatro internos, entre otros tantos, causaron revuelo en medios y dieron a Topo Chico una proyección nacional e internacional. La prisión se cierra con sus múltiples historias, estas son apenas 4 de los miles de internos e internas que, en más de 70 años, Topo Chico tuvo dentro de sí.

Lo dicho, dicho está.

El PRI y la corrupción

Comparte este artículo:

Parece que el PRI no aprendió nada de su derrota electoral del 2018 y menos todavía ha sabido analizar sus causas. ¿Será que en este renglón el PAN le lleva unos cuantos meses de ventaja?

 Como lo escribe con mucho tino el editorialista Federico Berrueto, “el tricolor pudo transitar a la democracia, pero no a la probidad; es el partido con más presencia en gobiernos locales, pero también el más desprestigiado”….” Su asociación con la corrupción es el tema y hay casos emblemáticos que se deben encarar.” ¿Empezaremos por Adriancito en Monterrey o por Rosario Robles a nivel federal? ¿Será referencia “Alito” Moreno y su mega residencia en Campeche, y su encubrimiento de Rubén Moreira, el “zar” de la corrupción en Coahuila durante 12 años, cuando menos? 

Poco importa el nombre del ganador de la contienda supuestamente interna, poco importa que se parezca al modelo Peña Nieto, lo que importa es que el PRI no entendió que la corrupción lo hundió y lo relegó a niveles electorales despreciables. El PRI no entendió que la sociedad mexicana está cansada de que “la corrupción somos todos”, que es un fenómeno cultural, y por arte y gracia de Enrique Peña Nieto un sistema de gobierno sin pudor. 

Desde “la renovación moral” de Miguel de la Madrid, hasta el Sistema Nacional Anticorrupción de Enrique Peña Nieto, el PRI, respaldado por el conjunto de la partidocracia,  ha simulado un combate a una corrupción que protegió y gracias a la cual seguía enriqueciendo a sus jerarcas en forma cada vez más indecente y  comprando votos, a un costo cada vez más alto. Al punto que ya no fueron suficientes los desvíos combinados de los Duarte, de Rodrigo Medina y de otros tantos gobernadores para comprar votos. 

El hartazgo ciudadano ya había abierto el camino a AMLO y a Morena. Si lo que pretenden es seguir ordeñando presupuestos locales y estatales, al estilo de Adrián de la Garza que “no sabía” de la relación entre el ex senador Mendoza y su empresa de control de bacheo, es claro que el tiempo se les acaba a la velocidad a la cual se derriten los glaciares de Groenlandia. 

¿Suicida el PRI? ¿Con la consigna de “llévense lo que puedan”? ¿Ya habrán decidido unirse a Morena en un PRIMOR que le quitará la etiqueta de anticorrupción a Morena? 

En este caso, el intento del PAN (¿local o nacional?), a través del foro “Prácticas Éticas que Transforman el PAN que Necesita México” demuestra con mayor claridad que captó el mensaje de la elección del 2018 e intenta una conversión interna y de imagen externa, para recuperar terreno en 2021. 

Faltará ver si es auténtica o simplemente una respuesta a los embates del senador Samuel García hacía la gubernatura 2021. Las apuestas están abiertas. La duda es saber si los ciudadanos seremos los beneficiarios de estos enfrentamientos, o simplemente espectadores de los probables cambios de estafeta. 

Más de lo Mismo

Comparte este artículo:

Después de una lamentable época manchada por la inseguridad, corrupción e impunidad en Nuevo León y en todo el país, misma que fue coincidente con el debut de la nueva generación de priistas en los gobiernos estatales de Chihuahua, Veracruz, Quintana Roo, Nuevo León, etc., así como una estrategia fallida del gobierno federal de Felipe Calderón, la ciudadanía llegó a niveles de desconfianza y hartazgo, sin precedentes, hacia las instituciones públicas, partidos políticos, legisladores y la clase política en general.

La reciente difusión de un supuesto video de Javier Duarte explicando las negociaciones para su captura con un fin meramente mediático y político, y no de justicia, muestra el nivel de corrupción y descomposición con la que se ha operado las cuestiones políticas en el país, lo que nos hace preguntarnos cuáles serán las consecuencias de lo mismo. La ciudadanía votó en 2018 para que las cosas cambiaran y para que se haga justicia. El aplastante triunfo de la cuarta transformación en las elecciones federales del año pasado donde, además del gobierno federal, obtuvieron mayorías en las Cámaras del Senado y Diputados, así como en muchos gobiernos y congresos locales, no fue producto de la casualidad, sino, una conjugación de hartazgo hacia lo que se había tenido.

En Nuevo León, luego del gobierno inepto y corrupto de Rodrigo Medina, en 2015 gran parte de la clase política agrupada en grupos de estructuras políticas tradicionales, así como un gran sector de la ciudadanía cansada de la corrupción y los partidos políticos motivaron a una alternancia, sin precedentes en el estado y en el país, llevando al gobierno estatal a un candidato independiente.

Sin embargo, esta nueva realidad democrática en el estado, ¿qué avances o retrocesos nos ha dejado? Hemos visto; desde recién estrenado el gobierno, un escándalo de corrupción con el “cobijagate”, sobresueldos a la suegra y demás allegados al gobernador, y por si faltara más quien fuera Fiscal Anticorrupción, encargado de combatir la corrupción en Nuevo León acusado de un supuesto desfalco millonario. Aunado a todo esto, en el estado no se realiza ninguna obra importante de beneficio a la ciudadanía, y por el contrario vemos la incapacidad de concluir la línea 3 del metro, o de resolver los graves problemas de seguridad, movilidad, o la calidad del aire, por decir algunos. 

Después de un logro democrático histórico en Nuevo León, al analizar el actuar y las acciones del gobierno del estado, podemos concluir que se ha quedado muy por debajo de las expectativas de la ciudadanía. Esto nos obliga a hacer una reflexión a profundidad sobre cómo los ciudadanos elegimos a los candidatos que resultan electos en los procesos electorales y cómo sus decisiones afectan nuestro día a día. Nos obliga a preguntarnos si queremos más de lo mismo o algo realmente nuevo en política: llevando sólo a los mejores candidatos a representarnos, que sean incorruptibles y que tengan la preparación para ponerse al servicio de la ciudadanía. 

#PolíticaAPie: “En caída libre”

Comparte este artículo:

Como un paracaidista que ya quiere terminar su caída y jalar la cuerda para aterrizar, así esta Jaime Rodríguez Calderón, solo que esta cuerda es el 2021, año en el que termina su gestión como Gobernador de Nuevo León. Pero mientras ese año llega, el Gobernador definitivamente deja en claro que no sabía a lo que se enfrentaría al llegar al poder, porque una cosa es la campaña y otra muy diferente gobernar. 

Recuerdo con cierta nostalgia ese 2015 cuando veíamos a muchos ciudadanos apoyar el “1+” o el famoso “arre”, que ahora de nada sirve para defender la inoperante administración estatal. Aquellos tiempos donde el bronco la libraba con chistes y frases muy norteñas, quedaron atrás, tanto así que sus arrebatos lo han llevado a ser uno de los gobernadores peor evaluados del país, irónico, si recordamos que inicio su gestión con una alta aprobación, pero como dicen, se acabo el encanto y los resultados nunca llegaron.

Estamos en el 2019, cuatro años después de aquel histórico día en el que tuvimos al primer gobernador independiente, bueno, ahora lo que queremos es que ya se termine. Y que se termine por muchos motivos, entre ellos la falta de compromiso y los pobres resultados de su gestión, cabe resaltar, que el Bronco, es de los gobernadores con el menor porcentaje de efectividad en el cumplimiento de su plataforma de campaña. Aquellos días de campaña, insisto, quedaron muy atrás. Al día de hoy se quedo solo, los ciudadanos que con yanta ilusión depositaron su confianza en el, han sido testigos de como una a una cada promesa se la ha llevado el viento. Se convirtió en lo que juro destruir al “chapulinear” de su cargo y aspirar a la Presidencia de la República, donde además de echar mano de la nomina y uno que otro recurso estatal para forjar su candidatura, el bronco empezó muy mal este camino, con las polémicas firmas falsas, pena que sigue en pie y con altas probabilidades de consolidarse el delito electoral que le imputan.

Se fue, con reclamos, con desilusión por parte de los nuevoleonenses, a gritos y sombrerazos, y así como se fue, volvió. Volvió para encarar a los ciudadanos que ahora no le pedían que se fuera, le pedían que ya no volviera; sin embargo, el se puso el sombrero y siguió su camino en Nuevo León.

Sin duda El Bronco o el ingeniero Jaime, como le dicen los empleados del palacio de cantera, ve ahora el tiempo irse, con una oposición que ha hecho su papel, vetando las iniciativas del ejecutivo, encarándolo, presionándolo, haciendo que de un paso atrás en muchos casos. Ve el tiempo irse, con una ciudadanía que no le cree ni la hora, que esta decepcionada y que manchó la figura de los candidatos independientes para siempre. Ve el tiempo irse, con la delincuencia volviendo a tomar las calles, donde de recibir lo único bueno que Rodrigo Medina dejo, la Fuerza Civil, ahora en el 2019 se da el lujo de bajar su presupuesto y como consecuencia, el repunte en los hechos delictivos en todo el estado. Ve el tiempo pasar, con todo el circo que se ha vuelto la Agencia Estatal del Transporte (AET), donde ni él, ni Longoria pudieron darles a los ciudadanos el transporte publico que merecen. Ve el tiempo irse, muy rápido. 

Podemos decir muchas cosas de la administración, buenas o malas, pero da la impresión que El Bronco ya terminó, solo debe de cuidar que Manuel González y su equipo no lastimen más su imagen, ni su administración, porque una más y electoralmente y políticamente todo este Gobierno Independiente no sobrevivirá. El Gobernador esta en caída libre, y solo el 2021 podrá ayudarlo.

PD. Ojala tuviéramos la suerte y la habilidad de la suegra de Jaime Rodríguez Calderón, para recibir lo que merecemos y como ciudadanos queremos para Nuevo León, vaya habilidad Doña Tere, vaya habilidad.

¿Ambientalistas o políticos?

Comparte este artículo:

El Norte en su versión .com nos tuvo muy entretenidos este domingo, con una foto en la cual aparecen juntos auténticos y falsos ambientalistas, todos en defensa de la Sierra de Picachos, o será más bien en desafío contra el gobierno independiente del Bronco Rodríguez. Consta que me parece muy loable el motivo de la reunión que y soy un defensor de proteger esta reserva natural de las depredaciones futuras en nombre de la explotación de pedreras. 

Pero me parece que juntar tantos voceros inverosímiles acaba peligrando la defensa de una causa tan buena, poniendo en duda la autenticidad de los defensores. ¿Desde cuando el diputado “ejidatario” Paco Cienfuegos ha sido un ambientalista? ¿Este era su propósito cuando adquirió terrenos en Mina atendiendo la invitación de Rodrigo Medina?  ¿Será compatible defender la Sierra de Picachos y agredir la península de Yucatán con el seudo Tren Maya que destruirá miles de hectáreas de bosques dizque para transportar carga entre Chetumal y Campeche con el respaldo de los diputados de Morena? ¿Cuál carga? 

El principal común denominador de los políticos presentes era su protagonismo para la elección para gobernador de Nuevo León de 2021. Todo se vale. Pero los ambientalistas no deberían caer en las trampas de la política y menos en las trampas de los políticos. Hay apoyos que debilitan. Ser selectivo en sus amistades puede ser útil. 

Dicho esto, ojalá tengan éxito en la defensa de la Sierra de Picachos. Y si alguno de los políticos de la foto fuera contendiente para la gubernatura, esperaremos que no caiga víctima de las sirenas ( $$$) de las pedreras. Le recordaremos la foto del día 12 de mayo del 2019. 

PD. ¿Para qué seguir opinando sobre el asunto del Transporte Público en el área metropolitana de Monterrey si el Secretario de Gobierno no tuvo las agallas para presentarse al programa de Cambios para defender la propuesta de estatización del servicio? ¿Va en serio? ¿O es solamente una jugada para transferir el muertito al Congreso? El Congreso se va de vacaciones el miércoles, así que se lavará las manos. Y el Bronco seguirá echando culpas a otros sin asumir nunca la gubernatura que había ganado de forma tan espectacular y finalmente, tan inmerecida. Serán seis años perdidos para Nuevo León y para los nuevoleoneses. No para el Bronco y sus colaboradores que no saldrán con las manos vacías.

¿Algunos de los protagonistas “ambientalistas” de la foto del Norte tendrá una propuesta para solucionar el problema del Transporte Público que le tocará en caso de ganar la gubernatura? ¿Por qué no opinan al respecto? 

Fuerza Civil: La debacle de una institución

Comparte este artículo:

Luego de que una persona cayera del 14vo piso del edificio de departamentos “El semillero” en el centro de Monterrey, la Secretaría de Seguridad Pública estatal anunció que 3 elementos de Fuerza Civil  – aunque versiones extra oficiales dicen que son tres elementos de Fuerza Civil y dos de la Dirección General de Investigaciones (DGI) – fueron detenidos por estar directamente involucrados en el atentado y fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de Justicia. Aunque ha habido varias contradicciones entre el Secretario de Seguridad Pública, Aldo Fasci Zuazua, y los primeros reportes que se arrojaron a la opinión pública, tratando de deslindar a Fuerza Civil del suceso, y culpando a un policía rural y cinco elementos de la DGI, este no es el primer caso donde elementos de dicha institución se ven inmersos en delitos de esta naturaleza en los últimos años.

Vale la pena recordar brevemente la historia de dicha institución – y el contexto de inseguridad que vivía Nuevo León –  y cómo paulatinamente Fuerza Civil fue perdiendo el reconocimiento y los resultados que tuvo en un inicio, debido a la soberbia y desconocimiento sobre el tema de unos cuantos. Durante los sexenios de los ex gobernadores Natividad González Parás (2003-2009) y con mayor despunte en el de Rodrigo Medina de la Cruz (2009-2015), Nuevo León vivió un contexto de violencia sin precedentes. La debilidad institucional y la incapacidad de los gobiernos estatal y municipales de garantizar a sus gobernados un clima de seguridad y paz social, fomentó el inició de una nueva etapa en la relación entre la Iniciativa Privada (IP) y el Ejecutivo estatal. 

A partir de esta colaboración – junto con Universidades de la entidad y algunos grupos de la Sociedad Civil – surgió el ambicioso programa denominado “Alianza por la Seguridad”, donde se lograron acuerdos hasta ese momento impensables. Entre ellos, destaca el diseño de un nuevo modelo policial estatal llamado Fuerza Civil, siendo este resultado de una suma de esfuerzos sociales.

En mi tesis de licenciatura – donde analizo la relación entre la Iniciativa Privada y el Gobierno del estado, a la luz del diseño de esta política pública – pude constatar en base a entrevistas a actores involucrados en el diseño y a la investigación y análisis de indicadores, dos puntos importantes: El primero, Fuerza Civil tuvo un éxito parcial de acuerdo a diferentes indicadores, pues tres delitos principales que habían aumentado de manera muy acelerada, disminuyeron considerablemente en la entidad (homicidio, secuestro y extorsión) los años posteriores a la implementación de esta política pública, cuando en el resto del país, la situación era distinta – de acuerdo a datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) – y el segundo, que con sus resultados inmediatos lograron captar un alto nivel de aceptación entre la sociedad neoleonés, incluso, fue un modelo policial ejemplo a nivel nacional. 

¿Qué hacía distinta a esta corporación policial a la de las otras 31 entidades? 5 puntos importantes: El primero, el número de efectivos – debía alcanzar a 15mil al final del sexenio -; el segundo, los sueldos de los efectivos, donde alcanzaba (con prestaciones) hasta los 20,000 pesos; el tercero, la formación, seis meses de academia de policía complementados por el programa SINERGIA de formación continua; el cuarto, la participación activa de la iniciativa privada, pues buena parte del gasto de lanzamiento y del primer año de sueldos fue asumido por algunos empresarios de Nuevo León; y el quinto, que el reclutamiento de los policías se hizo en diversos estados, únicamente a personas que nunca antes hayan estado en alguna corporación policial, ni fuerzas armadas, es decir, sin experiencia – algo que sin duda tiene sus pros y contras -. 

Entonces, ¿Que pasó con tan innovadora y prestigiada institución? ¿Quién es, el o los responsables de la ruina de Fuerza Civil?

En el entendido de que una institución no se construye en tan poco tiempo y mucho menos si de seguridad pública se trata – pues requiere tiempo para madurar – y que las políticas de seguridad deben ser integrales, el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” al tomar protesta y no entender esto – o no querer entenderlo – modificó en el transcurso dicha política pública; el primer cambio: apenas tomando el cargo, corrió a los mandos civiles y puso militares, rompiendo con la esencia de la política, a lo que yo todavía no entiendo qué parte de “Civil” no entendió de “Fuerza CIVIL” el gobernador.. y por otro lado, prácticamente se olvidó a la iniciativa privada, pues se limitó su participación en buena medida, lo que generó el actual descontento del sector empresarial de Nuevo León, pues consideran que no se ha dado seguimiento al proyecto que ellos crearon.

Para obtener resultados, hay que tener continuidad en la construcción de instituciones, si seguimos con la mentalidad de que cada 6 años significa un “borrón y cuenta nueva” no se va a poder progresar en un tema tan sensible y con tantas aristas como lo es la seguridad pública, la realidad, – les guste a algunos o no – es que algunas cosas si se venían haciendo bien, debido precisamente a que, se fortaleció la relación entre muchos actores generando una gobernanza democrática real.

En perspectiva comparada, se puede ver una similitud con lo que recientemente ha venido sucediendo a nivel federal en el tema de seguridad y en lo cual, se debe poner especial atención por parte de la sociedad civil, oposición y ciudadanos en general, pues es que no se trata de desmantelar todo lo que había, si no de conservar lo que funciona y mejorar lo que no. La Seguridad pública no se trata de si la ponemos en la Secretaría de Gobernación o en la Secretaría de Seguridad Pública, no se trata de si la llamamos Policía Federal Preventiva, Policía Federal, Gendarmería Nacional o la Guardia Nacional, no importa como le llames, si los procesos al interior, programas de prevención, protocolos, reformas institucionales, colaboración entre los tres niveles de gobierno, el marco legal, etc, no los modificamos todo va a seguir igual; el problema es de fondo, mientras sigamos cambiando únicamente la forma, el problema perdurará; como diría Albert Einstein “locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”, pero a algunos gobernantes, los ciega la soberbia.

El debate enriquece la mente, se vale discrepar. 

Higa exige $75 millones por cancelación de Monterrey VI

Comparte este artículo:

Grupo Higa, quien fue contratado por la Administración de Rodrigo Medina para construir Monterrey VI, reclamó por la vía judicial una indemnización de 75 millones de pesos por la cancelación de la obra hidráulica.

La exigencia de la constructora, considerada la favorita del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto e involucrada en la llamada “Casa Blanca”, supera el pago estimado por el Estado.

En la Cuenta Pública 2018 presentada por Agua y Drenaje de Monterrey (AyD) al Congreso local, el organismo reporta este litigio y el monto reclamado por Grupo Higa a través de su filial Aquos Promotora de Infraestructura.

En el mes de junio del 2017 se reveló que la constructora acudiría a los tribunales, pero esta es la primera vez que se conoce la cantidad que exige como compensación.

“La compañía Aquos Promotora de Infraestructura, correspondiente a la cancelación del contrato que se celebró con la Institución para llevar a cabo el Acueducto Monterrey VI. Dicha obra fue suspendida, por lo tanto, la demandante le exige a la Institución el pago de 75 millones como indemnización por año moral, pago de gastos y costos”.

AyD aseguró era el reporte que existen elementos para ganar el litigio, sin que precisen en qué fecha se resuelva de forma definitiva.

“La Administración de la Institución en conjunto con sus asesores legales consideran que existen elementos suficientes para que el resultado de esta demanda sea favorable a la Institución”, se lee en el reporte.

El proyecto de Monterrey VI debía traer agua de la Cuenca del Río Pánuco, pero “el Bronco” canceló la obra entre señalamientos por sus afectaciones ambientales y alto costo.

El acueducto también fue controversial por las polémicas constructoras involucradas, ya que, además de Higa, estaban empresas del Grupo Allende, beneficiado por la gestión de Medina.

Cabe recordar que Grupo Higa fue la constructora favorita del ex presidente Enrique Peña Nieto, y en el 2014 se vio involucrada en el escándalo de corrupción de la “Casa Blanca”.

(Con información de Grupo Reforma)

La asfixia de Monterrey

Comparte este artículo:

Gobernar es construir una visión, planear y dirigir para que esta visión se transforme en planes realizables. De acuerdo con esta definición, Nuevo León no ha tenido gobernantes durante los últimos 20 años. Que me disculpen todos, pero los legados de Fernando Canales, Fernando Elizondo, Natividad González Parras, Rodrigo Medina y Jaime Rodríguez Calderón, no obedecen a los criterios de gobernantes serios y capaces. 

El desastre en el cual han dejado la zona metropolitana de Monterrey en términos de seguridad, vialidad y desarrollo urbano, demuestra que su visión nunca rebasó su propio sexenio o periodo de gobierno. Los datos publicados por El Norte bajo la firma de José Villasáez, demuestran que los seudo gobernantes nunca entendieron la evolución de la zona metropolitana y en lugar de ofrecer soluciones a su crecimiento, abdicaron frente a intereses de unos cuantos transportistas que no supieron disciplinar. 

Cuando el crecimiento poblacional es del 34% y el crecimiento de la capacidad de transporte colectivo es solamente de un 16%, el resultado es un abultado desbordamiento de 190% en el crecimiento de autos en las calles. En estos veinte años, cero crecimiento del metro. ¿Dónde tenían la cabeza los seudo gobernantes? ¿En intereses particulares o partidistas? ¿En engordar las cajas del partido para fines políticos? Pero no en una visión de una metrópoli moderna . 

Su incapacidad se traduce ahora en una ciudad paralizada y asfixiada. Son cinco los culpables, inconscientes que heredaron generaciones de sub desarrollo urbano y de muerte por envenenamiento de sistemas respiratorios de millones de personas. ¿Cuál de ellos sembró las bases de un Sistema Metropolitano de Transporte eficaz y operativo? ¿Cuál de ellos propuso una Autoridad Metropolitana de la Calidad del Aire? ¿Cuál de ellos tuvo la visión de un Monterrey moderno y pujante? 

Si alguno la tuvo, no fue capaz de expresarla en organismos eficientes y menos en el dominio de empresarios transportistas (¿cuántos serán, 8, 15, 25?) que privilegian el intereses propio en detrimento de 5 millones de usuarios potenciales. La zona metropolitana de Monterrey merece mejor. El próximo gobernador del estado no puede ignorar estas prioridades. Se trata de salud y de calidad de vida.

Va Estado por un aumento moderado del transporte

Comparte este artículo:

El secretario General de Gobierno, Manuel González, dio a conocer que estudian un incremento moderado en las tarifas del transporte público, esto luego de que ayer transportistas de por lo menos tres rutas suburbanas subieron sus tarifas, ante el rechazo del Gobierno estatal de autorizar un aumento.

El día de ayer tres rutas suburbanas aplicaron las tarifas que el Gobierno de Rodrigo Medina les autorizó en diciembre del 2014, pero que bajaron en el 2016 tras un acuerdo con el Gobierno de Jaime Rodríguez Calderón “el Bronco”.

“Ellos dice: ‘A ver no nos aumentes, regresa las tarifas de Rodrigo y con eso estamos conformes’, y cómo no, si les autorizaron hace cinco años 7 pesos. Ahora lo que estamos tratando de haces es que sea de manera moderada… son demasiado cara las que les autorizaron hace cinco años”, dijo Gonzalez.

El funcionario estatal reiteró que una de las opciones es el incremento de dos pesos a la tarifa de usuario que no utilizan la tarjeta Feria, que representan el 73% del total.

Se espera que el día de hoy se convoque a sesión al Consejo Estatal del Transporte.

Perdón de AMLO beneficia a Medina.- Samuel García

Comparte este artículo:

Para el Senador de Movimiento Ciudadano, Samuel García, el perdón que ofreció el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador a quienes hayan cometido actos de corrupción en el pasado beneficia a políticos como el ex Gobernador priista Rodrigo Medina.

Luego de que el morenista advirtió ayer que su Gobierno no perseguirá a personajes que pudieron haber sido corruptos en el pasado, ni caerá en venganza, el legislador calificó como un error el que no se persiga a los responsables de gestiones plagadas de irregularidades, como la de Medina, que incluso derivaron en denuncias.

“No entiendo cómo un Presidente antes de entrar en funciones dice que va a perdonar a los corruptos. Resulta que en una especie de mandato divino va a perdonar y no va a perseguir la corrupción”, cuestionó. “¿Qué vamos a hacer con Rodrigo Medina?, ¿de verdad vamos a perdonar la negligencia, la impunidad del pasado? ¿Perdón?.

“Estamos en un estado de derecho, aquí no procede el perdón jurídicamente”, señaló. “Para poder recuperar el dinero robado, necesitas de una sentencia que condena a cárcel”.

El también dirigente estatal de MC refirió que su partido denunció a Medina por malversación de recursos por 14 millones de pesos en 2016, además de que, según la Auditoría Superior de la Federación, el ex Mandatario tricolor sumó montos sin resolver por más de 5 mil millones de pesos.

“Queremos justicia y eso no tiene que ver con venganza. Entonces, de qué nos sirve la Fiscalía de Anticorrupción del Estado cuando hay una postura presidencial de ya no perseguir a quienes antes del 1 de diciembre cometieron actos de corrupción”, dijo García.

“No sólo se exonera a Rodrigo Medina, también a los Duarte, a Rosario Robles, a Borges, entre otros.

“Han de estar de fiesta los priistas”, añadió.