58 millones de ‘insumos’ ha adquirido el Insabi para combatir COVID-19

Comparte este artículo:

En el marco de la contingencia generada por la pandemia de  COVID-19, el titular de la Coordninación Nacional de Abastecimiento y Distribución de Medicamentos e Insumos del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) Alejandro Antonio Calderón Alipi, informó que en total se han adquirido más de 58 millones de insumos y equipo médico para atender esta situación.

El Instituto de Salud para el Bienestar ha llevado a cabo las acciones para atender la demanda de medicamentos, equipo diagnostico, laboratorio, insumos para higiene de manos y desinfección, todo eso de manera sectorial… A la fecha se han distribuido más de 13 millones de piezas, en total se han adquirido más de 58 millones y se espera que estos, dependiendo de cómo se vaya comportando la epidemia, vayamos adquiriendo más“, así lo comentó Calderón esta mañana desde Palacio Nacional.

Con información de Político MX

 

Declara gobierno emergencia sanitaria por COVID-19

Comparte este artículo:

El Consejo Nacional de Salubridad declaró este lunes emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor a la pandemia del Covid-19.

Para tratar de frenar la velocidad de los contagios, el Gobierno federal solicitó a las personas no salir de sus hogares hasta el próximo 30 de abril.

El decreto, firmado por el Presidente AMLO, ordena la suspensión de todas las actividades públicas y privadas determinadas como no esenciales.

El Canciller Marcelo Ebrard informó que los negocios o empresas que violen las disposiciones dictadas por la Secretaría de Salud serán sujetos a castigos que pueden ir desde sanciones administrativas y hasta penales.

En este marco, las Fuerzas Armadas anunciaron que intensificarán el reclutamiento de médicos y enfermeras y que, por instrucciones presidenciales, revisan ya todas las aduanas del País en búsqueda de insumos que puedan servir para atender la emergencia.

Además, el Insabi cedió a los militares el equipamiento, operación y control de 34 hospitales, es decir, más del triple anunciado inicialmente.

Las actividades que no se suspenden son las relacionadas con la rama médica y del sector salud, tanto público y privado, así como las de seguridad pública, integridad y soberanía nacional.

Además de extender la jornada de sana distancia hasta el 30 de abril, no se podrán realizar reuniones de más de 50 personas.

Deberán permanecer en sus hogares y no acudir a laborar, de manera obligada, los mayores de 60 años y personas con diagnóstico de hipertensión, diabetes, inmunosupresión, estado de embarazo y diabetes.

 

 

(Con información de Reforma)

AMLO y el Ejercito

Comparte este artículo:

México enfrenta un peligro mayor que el Covid-19: el presidente López Obrador. Ya salió a relucir su plan estratégico: no hay necesidad de expropiar para nacionalizar, basta entregarle al Ejercito la ejecución de sus ocurrencias. Aeropuerto, hospitales, control del huachicoleo, nómbrenlo. 

Siguiendo el modelo cubano, y sin que intervengan los diputados (¿adónde están los diputadillos que intentan facilitar su reelección pero no se pronuncian sobre las decisiones del presidente?) AMLO está silenciosamente entregando el país al Ejercito, entidad en la cual, hasta ahora, todavía confía. (Todavía no se sabe quien es su Pinochet). 

El CCE se está dando cuenta tarde del engaño al cual lo sometió el presidente, y Carlos Salazar y sus colegas de las cámaras empresariales, tienen todo el derecho de alzar la voz y mostrarse enojados, ya que los manipularon cómo niños en edad de juguetes. 

Manipulado en Mexicali, dónde con seguridad “la consulta popular” más arreglada que elección priista, rechazará la inversión de la Constellation Brands, a pesar de los permisos oficiales, a pesar de un avance de más de 60% de su proyecto, y agregándose al insulto del NAIM, acabará por borrar a México de la lista de proyectos de las compañías transnacionales del mundo. AMLO provocará la ruptura con los inversionistas internacionales, uno tras otro, y le echará la culpa al Coronavirus. 

Y aprovechándose de este, está entregando diez hospitales al mismo ejercito, transfiriéndole paulatinamente el manejo de la pandemia  y restándole importancia a un sector salud que ha ido debilitando desde la cancelación del Seguro Popular y la creación de un INSABI hipotético y todavía informe. 

El Mesías tiene proyecto apoyado en el Foro de Sao Paulo, y va caminando, aprovechando todas las oportunidades, aún sean las que resultan de miles de muertos potenciales. El es, ya, el único jefe de estado en el mundo que sigue convocando mítines, hasta para discutir el futuro de la carretera Tuxtepec – Oaxaca, mientras sus colegas en el resto del mundo alistan medidas para salvar vidas. 

A él, le interesa más su proyecto y su avance que las vidas del pueblo bueno y sabio que lo llevó al poder.   

A quién exigir: COVID-19

Comparte este artículo:

Desde principio de enero a la fecha, en México y el mundo ha sido materia de análisis, medidas de seguridad y sanitarias, decisiones políticas, económicas y sociales, noticias, columnas, pláticas de café, etc., el coronavirus (en adelante COVID-19) proveniente de Wuhan, China.

Esto, pues la facilidad con la que se ha propagado el virus, testimonios de países como Italia, las muertes registradas y la declaración de pandemia realizada por la Organización Mundial de la Salud, han despertado consternación y preocupación en gran parte de la población.

Y, aunque el porcentaje de mortalidad del COVID-19 es relativamente bajo, los ciudadanos tienen razón al estar preocupados respecto del avance que va teniendo la enfermedad, pues al tratarse de un tema de salud no hay duda de que este resulta de orden público.

En México, el avance del COVID-19 actualmente se encuentra en la fase 1 (importación de casos) y aunque el representante de la Organización Mundial de la Salud en el país Cristian Morales Fuhrimann ha señalado que hemos sido el primer país en poner a punto la técnica de detección del coronavirus; lo cierto es que tal y como ha sido reconocido por el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Dr. Hugo López-Gatell probablemente en 15 días entremos a la fase 2 (transmisión comunitaria) y posteriormente a la fase 3 (etapa epidemiológica).

Derivado de lo anterior, ante el inevitable escenario de transmisión comunitaria y posteriormente epidemia, considero de suma relevancia dos cuestiones.

La primera, la creación del Instituto de Salud para el Bienestar (en adelante INSABI) y el desafío que enfrenta ante el avance del COVID-19.

El INSABI, fue creado por el decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley General de Salud y de la Ley de los Institutos Nacionales de Salud publicado en el Diario Oficial de la Federación el 29 de noviembre de 2019 y su objetivo es que las personas que no cuenten con seguridad social tengan derecho a recibir de forma gratuita la prestación de servicios públicos de salud, medicamentos y demás insumos al momento de requerir la atención.

La creación del INSABI, hoy impacta positivamente en la vida de todos aquellos mexicanos que no contaban con seguridad social, pues ante la situación que enfrenta el país en relación al COVID-19, estas personas tendrán la posibilidad de atenderse en hospitales ante un eventual contagio que requiera atención especializada.

Sin embargo, no puede pasarse por alto que si bien el INSABI otorga la posibilidad para que las personas sin seguridad social tengan acceso a tratamiento médico, la realidad es que hoy el Instituto enfrenta un reto que verdaderamente pondrá a prueba su funcionamiento y que podrá terminar con las dudas de los incrédulos o bien condenarlo de ineficaz.

La segunda, la decisión de los gobiernos estatales de Nuevo León, Tamaulipas, Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Guanajuato y Jalisco, de coordinarse y no adherirse al INSABI.

Esto, pues la decisión en defensa de su “soberanía”, que considero más bien se trato de una decisión tomada para que los Estados pudieran manejar y administrar los recursos asignados para la prestación gratuita de servicios de salud, medicamentos y demás insumos asociados para las personas sin seguridad social, en términos de los artículos 77 Bis 16 y 77 Bis 16 A de la Ley General de Salud, podría poner en riesgo a sus respectivos ciudadanos.

Lo anterior, pues las referidas entidades federativas tendrán que hacerse cargo a través de sus Secretarías de Salud de la atención especializada que requiera una persona infectada por el COVID-19 que no cuente con seguridad social.

Situación que en un futuro cercano podría patentizar lo atinada de su decisión, o bien, simplemente tacharla como un acto irresponsable, al haber evidenciado incapacidad y priorizado el manejo de recursos a costa de la salud.

Por último, es importante que como ciudadanos sepamos a quién exigir respuestas.

AMLO reitera que no se suspenden tratamientos vs. cáncer en Fucam

Comparte este artículo:

Esta mañana, el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, junto con el secretario de Salud, Hugo López-Gatell, reiteraron que no se suspenden los tratamientos contra el cáncer de mama y aclararó cual es la situación con la Fundación de Cáncer de Mama (Fucam).

No se suspende ningún tratamiento. No se les va a suspender el servicio en esta entidad y va a seguir siendo financiada con el dinero público“, aclaró López-Gatell.

En el mismo sentido, detalló que estos recursos públicos son los que soportan el tratamiento de todas las mujeres, “no es caridad, no es generosidad, no es una entidad privada la que regale los servicios, somos todas y todos los que pagamos esos servicios“.

El presidente, por su parte, concluyó que “está garantizado el servicio (…) los que quieran atenderse en el hospital privado se van a dar facilidades para que se construyan más hospitales privados“.

Con información de Político MX

Secretaría de Salud asegura que tratamiento a mujeres con cáncer continuará

Comparte este artículo:

Esta mañana, el gobierno federal aseguró que ninguna mujer con cáncer se quedará sin atención, esto debido a que los tratamientos que actualmente se ofrecen en la Fucam están cubiertos y los nuevos casos serán atendidos en diversas instituciones hospitalarias del Estado.

Esta aclaración se dio luego de que la Fundación de Cáncer de Mama (Fucam) diera a conocer que no alcanzó un acuerdo con el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) para mantener un convenio para seguir apoyando de forma gratuita a las mujeres con esta enfermedad.

La Secretaría de Salud señaló a través de un comunicado que “Los tratamientos que ofrece la Fundación de Cáncer de Mama (Fucam) son financiados completamente por el Gobierno de México, es decir, pagados con el dinero de todos los mexicanos (…) Por ello, Fucam tiene la obligación ética, moral y jurídica de continuar la atención de las pacientes que se encuentran actualmente en tratamiento oncológico“.

La aparición del Insabi terminó con la desaparición del seguro Popular y con ello, de acuerdo al Fucam, no podrá brindar atención a mujeres con cáncer de mama. sin embargo, la Secretaría de salúd detalló que de 2017 a 2019 se le pagaron a dicha fundación más de 776 millones de pesos por la atención de cáncer de mama, por lo que está garantizada la atención de las pacientes actuales.

Mientras tanto, los nuevos casos diagnosticados en el 2020 serán atendidos en el Hospital Juárez de México, el Hospital General de México y el Instituto Nacional de Cancerología “con la prontitud que cada caso amerite y de manera totalmente gratuita. Ninguna mujer con cáncer se quedará sin atención“, se asegura. Estas tres instituciones, de acuerdo a datos oficiales, atienden a 22,000 pacientes con cáncer de mama.

Con información de Forbes México

Padres de niños con cáncer rompen diálogo con Segob

Comparte este artículo:

Padres y familiares de niños con cáncer levantaron la mesa de diálogo que sostenían con la Secretaría de Gobernación y exigieron al gobierno el presidente Andrés Manuel López Obrador que reconozca que hay desabasto de medicamentos.

“Es necesario que salga el presidente y reconozca que no hay medicamentos, no pueden hablar con nosotros en privado, aceptar que hay desabasto y luego salir en la mañaneo a decir lo contrario. No podemos seguir con estas mesas de diálogo que parecen ser una tomadura de pelo, nos prometen que habría medicamentos, pero no llegan a los hospitales”, señaló Omar Hernández.

Por otro lado, el grupo conformado por 31 adultos y siete niños exigió al gobierno federal que les dé un recorrido por los lugares en donde resguardan los medicamentos para tratar el cáncer, y los envían a centros de salud de Baja California, Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Jalisco, Estado de México y Ciudad de México.

“No nos han cumplido, las mesas de trabajo no servirán si no cumplen con lo que nos dicen cada semana, nos parece que no entinen que es una situación compleja porque se pone en riesgo la vida de muchos niños. Exigimos que nos lleven a dónde estén los medicamentos, sea Cofepris o el aeropuerto, queremos constatar que los medicamentos existen, pero hicieron oídos sordos”, dijo Israel Rivas Bastidas.

Los padres de familia que fueron recibidos por Efraín Arizmendi Uribe del IMSS, Alejandro Calderón Alipi, encargado de abasto de medicamentos del Insabi, y por Fausto Razo, titular de la unidad de gobierno de la Segob.

Al acabar la reunión, que duró poco más de tres horas, los manifestantes informaron que levantaron la mesa de diálogo y se van decepcionados porque la secretaria Olga Sánchez Cordero no estuvo presente en la mesa de diálogo y no cumplieron con sus demandas, por lo que continuarán interponiendo amparos para obtener los medicamentos que les hagan falta a sus hijos.

“La titular de Segob, Olga Sánchez quedó de estar en todas las reuniones, es una falta de respeto que se nos mienta, en la primera estuvo, pero en la segunda llegó un subsecretario y no hubo medicamento, en la tercera, nos prometieron el medicamento para ayer, es una tomada de pelo, ahora seguiremos con los amparos y luego decidiremos qué acciones tomar”, subrayó Ricas Bastidas.

Por su parte, Fausto Razo, indicó que la Secretaría de Salud es la dependencia que tiene que resolver el problema de la falta de medicamento.

“La instrucción de la secretaria y el secretario han sido contundentes: la atención se ha brindado y no se cerrarán las puertas de la Segob. Tendemos puentes, pero, la solución no es propia de la Secretaría de Gobernación, es de la Secretaría de Salud”, mencionó el funcionario federal.

“A la chingada los pacientes que no sean de Aguascalientes”, dice el gobernador Martín Orozco

Comparte este artículo:

El Gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco advirtió a los foráneos que los servicios públicos de salud en su entidad no los atenderán.

“El servicio de salud del Estado son dos rubros muy importantes: uno es atención de casi el 25 por ciento de foráneos, estados que no son Aguascalientes a la chingada, de entrada si te quedas, yo no te puedo atender”, declaró el panista en entrevista con medios.

El Mandatario estatal, en calidad de presidente de la Asociación de Gobernadores del PAN, ha sido de los más activos en negociar la incorporación de las entidades blanquiazules al Insabi.

Incluso este jueves, informó que continúa analizando a detalle” si su estado va o no con el Insabi.

“Aguascalientes contará con servicios médicos de calidad, la salud es prioridad para esta administración, por lo que, en conjunto con directivos del sector salud, realizamos un análisis a detalle para tomar la mejor decisión sobre la incorporación al sistema federal”, indicó.

En ese contexto, cabe mencionar que el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral dio a conocer esta tarde que su entidad siempre sí se coordinará con el Insabi.

“En Chihuahua vamos a coordinarnos con el Insabi como nos lo propusieron desde el principio, trabajaremos juntos para llevar un único modelo de atención en materia de salud”, señaló el Mandatario a través de su cuenta de Twitter.

De igual forma, el coahuilense Miguel Riquelme confirmó la adhesión del estado al sistema federal.

Lo anterior ocurre luego de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijera que con el nuevo sistema no había medias tintas. O era todo, o nada con él.

(Fuente: El Mañanero Diario)

“Vendí mi propiedad para salvar a mi hijo”, dice padre ante escasez de medicinas

Comparte este artículo:

Recientemente Animal Político publicó un reportaje corto que habla sobre las dificultades de vivir bajo la escasez  y marginación de millones de mexicanos mientras enfrentan a otro de los peores villanos de la humanidad: el cáncer.

La historia que se cuenta es de Marcos Vallejo, quien es un campesino de 32 años nacido en una ranchería bastante pobre en una región de la Sierra de Zongolica, en la zona de Altas Montañas de Veracruz; hoy habita en Chilapa, con su hijo Rigoberto de 8 años y su esposa, no obstante, su vida y la de su familia cambió para siempre cuando escucharon la palabra leucemia por primera vez; fue cuando entendieron la gravedad de esta enfermedad que se extiende por el organismo del pequeño librando la batalla.

Marcos comenta en el reportaje que el trabajo se reduce a tres opciones en el pueblo de Chilapa: emigrar a los Estados Unidos (así lo hace la mayoría); ir con los conocidos para preguntar si tienen algún trabajo de albañilería en alguna localidad vecina cercana; o salir al campo, en donde se recolectan flores y follaje para ser vendido en ciudades como Orizaba o Córdoba, lo que deja un poco más de 150 pesos a la jornada; un salario que evidentemente es ridículo a comparación de los gastos que requiere el pequeño Rigoberto para continuar librando su lucha.

Marcos no tuvo de otra: vendió gallinas y demás animales que tenía por ahí sueltos, así como un pedazo de terreno para poder enfrentar esta pesadilla que dio inicio el 28 de febrero del 2019; de acuerdo a sus palabras, al no tener seguro social, después de decenas de consultas en farmacias y viendo que el paracetamol y los jarabes no funcionaban ante la calentura en la que se sumergía el pequeño, lo llevó a una unidad médica de su ranchería, donde le comentaron que el padecimiento que sufría Rigoberto requería de estudios mucho más completos para hacer un diagnóstico, el único problema es que estos estudios se debería de hacer por fuera ante la falta de infraestructura y la cotización no bajaba de los 40 mil pesos.

Tuve que pedir prestado y vender muchas cosas para atender a mi hijo -dice el campesino. (…) Lo primero que vendí fue mi propiedad”, comentó.

Sin embargo, el niño no mejoró. Ante el inatinado diagnóstico, se ponía cada vez peor con el paso de los días, y aún no se sabía con certeza cuál era el mal que lo mantenía tan débil. 

No fue hasta que en la última de las visitas a la clínica local, un doctor lo tomó y le aconsejó que ya no hiciera más estudios y que mejor lo llevara de inmediato al Hospital Regional de Río Blanco. 

Marcos siguió contando que allí le hicieron nuevos estudios a Rigoberto, de forma gratuita y al poco tiempo escuchó por primera vez de la boca de un oncólogo una frase que lo dejó marcado hasta la fecha: “tu hijo tiene leucemia y está grave”. 

Cuando el doctor nos explicó que es un cáncer en la sangre, nos agarró en un momento muy tímidos, sin saber nada. Nunca nos imaginamos que una enfermedad así de grave podría dañar a nuestro niño. Fue algo muy difícil de entender, algo que uno no quisiera creerlo“.

Marcos, su esposa y Rigoberto se dirigen ahora a las sesiones de quimioterapia en el Hospital Regional de Río Blanco, ubicado a unos kilómetros de Orizaba. Ahí se toma una camioneta colectiva que va por la empinada vereda, dejando atrás demás rancherías y pueblos, llenos de casitas de lámina y paredes de madera, ya desgastada por la humedad en la altitud. Llegan al fin, desde las faldas de Citlaltépetl; un volcán activo, el punto más alto de México conocido como El Pico de Orizaba.

Sin embargo, regresando al momento del diagnóstico, Marcos y su esposa no comprendían, no solo la gravedad del padecimiento, sino la magnitud de los gastos que se les avecinaba, sin contar el préstamo que ya tenía encima. Todo para comprar estos extraños medicamentos como la Vincristina o el Methotrexate, que pueden tener un costo por arriba de los 4 mil pesos por dosis, más las quimioterapias de más de 40 mil pesos.

La pesadilla comenzaba, pero llegó un poco de alivio

Después de gastar el salario de una jornada en varios taxis rurales colectivos, caminando por los pasillos del Hospital de Río Blando, Marcos relata que se sintió desorientado y aturdido por el impacto de la noticia que les dio el pediatra, así también sintieron incertidumbre de cómo afrontarían los gastos para salvar a su hijo.

No fue hasta que una de las mamás que también estaba en ese momento en la planta de Oncología Pediátrica del Hospital los calmó un poco y les pidió bajar al primer piso junto al comedor. Allí se encontraba la asociación civil Orizaba Propone que ayuda actualmente a más de 120 niños de la sierra de Zongolica con albergue, comedir, análisis y medicamentos oncológicos. Allí, junto al comedor, trabaja la AOPAC, por sus siglas, que es una asociación sin fines de lucro que lleva 30 años ayudando a cientos de niños con leucemia y otros cánceres, que al igual que Rigoberto y sus padres, viven en la zonas alejadas de la sierra en pobreza extrema.

Para Marcos y su familia, la AOPAC fue un verdadero salvavidas. Ya que de inmediato, la fundación incluyó a Rigoberto en su programa de niños con cáncer y ayudó a su familia a inscribirlo al hoy extinto Seguro Popular, en el seguir de gastos catastróficos que, por lo que decía la ley, debía procurarle atención y medicamentos gratuitos.

Fueron tres meses lo que duró el proceso para la inscripción en el Seguro Popular, y en ese intermedio, la fundación compró los medicamentos y cubrió sus estudios, para poder combatir al cáncer lo antes posible.

El trabajo entre el Hospital y la fundación consistía en que el Hospital proporciona la torre pediátrica de oncología, dos oncólogos especialistas, enfermeras, y los medicamentos que llegaran a través del Seguro Popular. Mientras que la fundación apoya con un albergue para los padres que bajan de la sierra puedan dormir en Río Blanco el tiempo que los menores estén en tratamiento, con un comedor gratuito en el Hospital, y con el apoyo en el suministro de medicamentos cuando no lleguen suficientes por medio del Seguro Popular.

El problema, de acuerdo a la señora María de los Ángeles Pírez, presidenta de la AOPAC, es que la llegada del nuevo Gobierno Federal en 2019, significó que el de por sí débil Seguro Popular comenzó a dejar de surtir muchos medicamentos al Hospital, hasta llegar a “una situación crítica de desabasto con la entrada el 1 de enero del nuevo INSABI.

Es por eso que hoy, de acuerdo a Pírez, es la fundación y no el Estado la que está asumiendo el desgaste de más de un millón 300 mil pesos solo entre octubre y diciembre del año pasado, de comprar prácticamente todos los medicamentos, más estudios y análisis para que, literalmente, los niños con leucemia no se mueran.

No sé qué está pasando con los gobiernos. Lo único que sé es que cuando voy a la farmacia del Hospital con mi receta, siempre me dicen lo mismo: no hay medicamento, tiene que comprarlo por fuera“, denuncia Marcos.

No están haciendo política, sólo quieren medicamentos

Marcos insiste que él no tiene nada que ver con la política, así lo ha dicho cuando se le cuestiona por lo que expresa desde diversas instancias del Gobierno, que acusan que el desabasto en varios estados se debe a redes de intereses que no quieren la “transformación del país“.

Lo único que queremos es que el Hospital tenga el medicamento y que no tengamos que batallar todos los días para conseguirlo, porque de eso depende las vidas de nuestros niños“, dice Marcos.

En el mismo sentido, también se les ha pedido a los padres que se trasladen al Centro Estatal de Cancerología (Cecan) en Xalapa, a casi 150 kilómetros de distancia, por lo que Marcos también exige que se continúe como se tenía antes.

Muchos padres no podríamos llevar a nuestros hijos hasta Xalapa. Imagínese, si bajar de la sierra a Río Blanco ya es un gran esfuerzo para nosotros, ahora súmele que allá no tendríamos una fundación que nos apoye con albergue, comida, y medicamentos, como la AOPAC. ¿Cómo le haríamos? No, no se puede. El Gobierno nos tiene que dar los medicamentos en el Hospital de Río Blanco“.

Por su parte, el presidente López obrador y el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, prometieron que se están atendiendo las denuncias por esta situación en el país que, además de Veracruz, también se sufre en por lo menos 7 estados más.

Con información de Animal Político

Gobernadores del PAN y AMLO no llegan a acuerdo por Insabi

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel López Obrador y los gobernadores del PAN no llegaron a un acuerdo sobre cómo será la colaboración entre ambas partes en torno al nuevo Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

Luego de  reunirse en privado en Palacio Nacional, los panistas reclamaron que la postura del gobierno federal fue de adhesión o rechazo total al modelo original del Instituto de Salud para el Bienestar.

Al final de la reunión con el jefe del Ejecutivo federal, panistas señalaron ante medios que mantienen sus reservas en torno a bajo qué términos adherirse al Insabi y que aún continuarán las pláticas. Sin embargo, más tarde emitieron un comunicado en el que reclamaron al gobierno reducir las posibilidades a una adhesión o un rechazo total al modelo original de la nueva instancia.

Según los gobernadores, ellos plantearon ideas para enriquecer el esquema del Insabi, pero la gestión de López Obrador no las aceptó. “Lamentamos que el día de hoy dicho convenio no se haya ratificado”, dijeron en su mensaje.

A la reunión con López Obrador acudieron los 10 gobernadores que fueron postulados por el PAN, quienes desde 2019 han expresado reservas en torno a la reforma que creó al Insabi.

El presidente López Obrador asegura que esta nueva instancia permitirá dar atención médica gratuita a toda la población, aunque los panistas cuestionan cómo logrará financiarse este objetivo.

 

Con información del universal .