#ContraPortada: “La llanta Ponchada y el Nieto Gringo”

Comparte este artículo:

Las trivialidades de la vida del presidente intentan esconder lo imposible: el año más violento de la historia ya está en su cuenta presidencial.

El personaje casi mesiánico de Andrés Manuel López Obrador le permite tomar con total calma los problemas que hoy tienen preocupado al mexicano de a pie.

Sus redes sociales-las mismas que lo posicionaron como el político más popular del país- van desde su vídeo grabado por una llanta ponchada camino a Sonora hasta las interminables críticas hacia su nieto nacido en Houston y no en un hospital del tan criticado INSABI.

No pretendo caer en la crítica mundana y vaga que acostumbran los opositores [no todos, pero tampoco ninguno] de López Obrador, pero hoy son varios los problemas de fondo que nos dejan muy lejos de la esperanza que prometió el gobierno de la 4T.

El año más violento en la historia de México actual: Las cifras de inseguridad son de terror, no solo no ha funcionado la estrategia pérdida de la Guardia Nacional, sino que además las cifras están superando cualquier panorama negativo que pudiéramos esperar de un gobierno que suele tener funcionarios improvisados y sin la capacidad necesaria para enfrentar las crisis que vive el país.

En el primer año de gobierno han superado los números de Felipe Calderón [27, 213 homicidios dolosos] y los de Peña Nieto [33, 743 homicidios dolosos] con un ritmo de 4 mexicanos asesinados por hora, sumando hasta el momento la nada alentadora cifra de 34, 579 homicidios según datos de su propio gobierno.

La transición del Seguro Popular al INSABI: El deterioro del sistema de salud pública y las condiciones en que éste opera no solo es ineficiente, sino que además es detestable; dentro de todo lo negativo quizá lo menos malo era el Seguro Popular que ofrecía una cobertura casi total a enfermedades de primer, segundo y tercer nivel para todos aquellos que no tenían otra forma de tratarse mediante seguridad social.

Ese no es el principal problema, incluso puede ser una estrategia mayormente efectiva el transitar a un nuevo instituto de salud pública. Lo grave aparece cuando se hace con las prisas de una planeación nula, de una proyección apegada más a temas de corrupción [preocupantes por supuesto] que a temas de acceso a la salud y con la falta de sensibilidad de dejar en la incertidumbre a miles de personas que necesitan tratamientos como el cáncer.

De nueva cuenta las buenas voluntades no bastan para construir un buen gobierno, los discursos populares no generan mejores condiciones de vida y el stand up mañanero no soluciona la sangre que todos los días derrama nuestro país a razón de cuatro homicidios dolosos por hora.

Pero claro, la llanta ponchada y el nieto gringo, a eso le da importancia el gobierno y la oposición.

No todos, pero tampoco ninguno.

Ombudsman de la Salud

Comparte este artículo:

El 29 de noviembre de 2019, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley General de Salud (en adelante LGS) y de la Ley de los Institutos Nacionales de Salud.

Lo anterior, implica uno de los cambios más trascendentales en el sistema de salud mexicano impulsado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Esto, pues se derogaron las disposiciones relativas al Sistema de Protección Social en Salud (en adelante Seguro Popular) y se implementaron las disposiciones sobre la prestación gratuita de servicios de salud, medicamentos y demás insumos asociados para las personas sin seguridad social, mismas que entraron en vigor a partir del 1º de enero de 2020.

Las nuevas disposiciones, tienen como objetivo que las personas que no cuenten con seguridad social tengan derecho a recibir de forma gratuita la prestación de servicios públicos de salud, medicamentos y demás insumos al momento de requerir la atención.

Para materializar lo anterior, se crea un organismo descentralizado de la Administración Pública Federal cuyo fin es promover y garantizar la prestación gratuita de servicios de salud para las personas sin seguridad social denominado Instituto de la Salud para el Bienestar (INSABI) y del cual su titular es el Maestro Juan Antonio Ferrer.

Sin embargo, desde el 1º de enero y al día de hoy ha existido confusión y mal información sobre el contenido de la reforma abordada, que incluso llegó a la Bancada del PAN en el Senado.

Lo anterior, pues los Senadores Keila López Rabadán, Guadalupe Murguía, Alejandra Reynoso, Xóchitl Gálvez, Julen Rementería y Damián Zepeda del PAN anunciaron que presentarán una iniciativa de reforma a los artículos 36 y 77 de la LGS para garantizar 1) que los servicios otorgados por el INSABI sean gratuitos y 2) que se eliminen las cuotas de recuperación para sus beneficiarios.

Iniciativa, que no sería más que un acto fútil, pues los Senadores del PAN, pasan por alto primeramente que el nuevo sistema de salud para las personas que no cuentan con seguridad social garantiza el derecho de sus beneficiarios a recibir los servicios de salud de manera gratuita, pues así lo consignan expresamente los reformados artículos 77 bis 1 y 77 bis 37 de la LGS.

Máxime que incluso con el nuevo sistema, los beneficiarios ya no tendrán que realizar las aportaciones anuales que enteraban al Seguro Popular, puesto que ahora el financiamiento del INSABI será realizado únicamente por la Federación y Entidades Federativas.

También, soslayaron que el artículo 36 de la LGS que prevé las cuotas de recuperación que pueden cobrar algunos hospitales, no fue materia de la reforma de 29 de noviembre de 2019, puesto que dichas cuotas de recuperación existen desde 1987 y su última modificación se dio en 2005.

En la misma tesitura, contrario a sus manifestaciones, olvidaron que la fracción XIV, del artículo 77 bis 37 de la LGS también reformado, expresamente señala que los beneficiarios del INSABI tienen derecho a no cubrir ningún tipo de cuota de recuperación o cualquier otro costo por los servicios de salud, medicamentos y demás insumos asociados.

Por esto, es que la iniciativa de reforma pretendida por la Bancada del PAN resulta un acto fútil, pues las “mejoras” que pretenden implementar ya se encuentran previstas expresamente en la LGS desde la reforma de 29 de noviembre de 2019.

Así, como en otras columnas lo he mencionado lo que me parece y a la ciudadanía debe parecerle verdaderamente preocupante es la amnesia con la que se conducen nuestros legisladores, pues se olvidaron del contenido de un texto reformado que no tiene más de un mes de vigencia y que supuestamente estudiaron para ser votado.

Finalmente, lo cierto es que hoy el titular del INSABI se erige como el nuevo Ombudsman del sistema de salud nacional.

Insabi no cobrará cuotas a partir del 1 de diciembre

Comparte este artículo:

El subsecretario de Promoción y Prevención a la Salud, Hugo López-Gatell confirmó que será hasta el 1 de diciembre de este 2020 cuando ya no se cobren cuotas de recuperación para tercer nivel en los centros médicos que se encuentren afiliados al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

“Vamos a trabajar en alinear normativas para que las cuotas sean innecesarias y que los institutos nacionales de salud tengan garantía de solvencia financiera. Los titulares de los institutos no deben preocuparse de si les alcanzará el dinero”, dijo el funcionario al mencionar que en 180 días se deberán tener los reglamentos para lograr la gratuidad de los servicios del primer y segundo nivel.

Por otro lado, fue enfático en que se deben armonizar las leyes General de Salud y de los Institutos Nacionales de Salud para que se garanticen los recursos correspondientes.

“Trabajaremos todo 2020, la fecha crítica es el primero de diciembre 2020, entonces ya no habrá cuotas de recuperación en la atención especializada”.

Trabajadores del Seguro Popular exigen pago de salarios y oportunidad de continuidad

Comparte este artículo:

Esta mañana, los ahora extrabajadores del Seguro Popular se manifestaron frente a las instalaciones del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) en Ciudad de México, para exigir el pago de servicios de más de 50 mil empleados por 12 años. Advirtieron que de no obtener respuesta, aumentarán las movilizaciones por toda la capital del país. 

El diario Milenio informó que los integrantes del Sindicato Independiente de Trabajadores y Profesionales en Salud de Oaxaca denuncian que las autoridades les informaron que a partir del 1 de enero ya no se presentaran a laborar, por lo que exigen que se instalen unas mesas de trabajo para llegar a un acuerdo. 

El secretario general del sindicato, Ulises Cortés, exigió “que se le pague el dinero en tiempo y forma a más de 50 mil trabajadores en este país que le sirvieron durante más de 12 años al pueblo de México, en un organismo descentralizado en cada entidad federativa que se llamó Seguro Popular y el Insabi tiene que responder y absorber a cada uno de los trabajadores en cada entidad y pagarles el día de mañana su pago correspondiente“.

Así mismo, aseguró que se dirigen a la Ciudad de México integrantes del gremio de todos los estados del país, “vamos a cerrar las calles, vamos a intensificar. Viene Coahuila, San Luis Potosí, viene Guerrero“.

Se dio a conocer la información de que los manifestación se registraron en la colonia Guadalupe Inn, en CDMX, y los sindicalizados portan pancartas bajo el grito de mantener el Seguro Popular y el abasto de medicamentos.

Con información de Político MX

Tatiana Clouthier pide denunciar cobros indebidos en salud

Comparte este artículo:

Durante el fin de semana, la Diputada por Morena, Tatiana Clouthier exhortó a los ciudadanos a que se denuncia para que se pueda proceder a investigar y sancionar a los hospitales públicos que cobran a los pacientes que acuden a recibir atención a lo que es ahora el Insabi, antes Seguro Popular. La misma legisladora compartió el número 87678527 para poder llamar y externar su queja.

Clouthier comentó que: “Si recibes cobros indebidos o te niegan la atención, denuncia“. Por lo que “todas las personas sin seguridad social tienen derecho a recibir gratuitamente los servicios de salud, medicamentos y de más insumos asociados, (lo dice) el artículo 71 Bis1 de la Ley General de Salud“. En el mismo sentido se aclaró que con la entrada del nuevo Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) solo cambiaron las reglas de operación, pero no se suspendió la atención que ya se daba con el Seguro Popular. Siendo que bastará con que se presente la credencial de elector o el CURP para que reciban medicamentos y diagnósticos clínicos.

Indicó que “Se mantiene con la manera anteriormente (el servicio médico) y es el Estado el responsable de dar el servicio y la federación estará dándole los recursos para que esto suceda“.

El primero de enero, al hacer entrada el Insabi, se vivió un momento de tensión e incertidumbre entre los pacientes, esto sucedió en el Hospital Universitario, entre otros. Por lo que la diputada comentó que en este caso, el Gobierno federal le pagará por el servicio que reciban los pacientes.

Por su parte, el coordinador de la bancada de Morena, Ramiro González dijo que tuvo una reunión con el director del HU, Edelmiro Pérez quien le aseguró que el servicio se sigue brindando a las personas que estuvieron afiliadas al Seguro Popular. Por lo que concluyó que “Hay que tener mucho cuidado de que no sea una situación en donde están aprovechando otras cosas, para dejar de brindar otro servicios, cuando no ha sido la instrucción del Gobierno federal“.

 Con información de El Norte

Ni salud ni bienestar

Comparte este artículo:

El primero de enero de este año, comenzó a operar el nuevo órgano descentralizado de la Secretaría de Salud: El Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) que viene a reemplazar al Seguro Popular. Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre tener salud y tener bienestar? La Real Academia Española define la primera como el estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones y la segunda como el conjunto de las cosas necesarias para vivir bien. Por lo tanto, la salud para el bienestar se podría explicar como estar en un estado funcional necesario para poder vivir dignamente.

El motivo por el que se crea el INSABI es para brindar servicios gratuitos de salud a 69 millones de personas que no cuentan con un seguro social; algunos de los servicios son atención universal médica y medicinas y tratamientos gratis.

Todo va bien hasta que uno se pone a pensar: ¿cómo puede un presidente decir que va a expandir los servicios médicos cuando ni siquiera en los hospitales actuales se puede brindar una atención suficiente a los pacientes? A diario al pasar por estos lugares vemos a gente desesperada por ser atendida y familiares que son obligados a permanecer fuera sin saber qué pasa con sus seres queridos dentro. A diario vemos noticias o publicaciones en redes sociales sobre el mal cuidado que se da en los hospitales del IMSS y la escasez de cosas básicas como jeringas, gasas y medicamentos.

Según el CONEVAL en el 2015 se contaba en el país con 2.4 médicos por cada 1,000 habitantes, siendo la más baja de los países de la OCDE y en el caso del personal de enfermería se contaba con 2.8 por cada 1,000 habitantes, mientras que el promedio de los países de la OCDE era de nueve. Por otro lado, el porcentaje de hospitales con 30 camas censables o más en el sector público es de 58.7%, siendo nuestro país, el segundo país de la OCDE con menor número de camas totales por cada 1,000 habitantes, justo por encima de la India, con un total de 1.5 camas.

Además, falta hablar sobre los efectos de haber eliminado el Seguro Popular, la gente que estaba afiliada a este seguro ha estado teniendo dificultades para volver a incorporarse a este nuevo Instituto y se quejan en redes sociales que la promesa de que todo fuera a ser gratuito es mentira, pues sí siguen cobrando varias cuotas y otras ya existentes han aumentado como el costo de hospitalización de 88 pesos a 477 pesos.

Es muy triste ver cómo se están ejecutando las acciones del gobierno sin una correcta planeación antes. No puedes prometer algo en una mañanera y luego “cumplir” de una manera tan mediocre. No se les dio un debido seguimiento de transición a los afiliados del Seguro Popular al INSABI, también el personal médico no tiene idea de cómo atender según este nuevo modelo y peor aún, la principal idea de hacer que todo fuera gratuito es completamente mentira. Con estos modos no se cumple ni salud ni bienestar y solo demuestra una vez más el pobre diseño e implementación de las políticas públicas de esta cuarta transformación.

#Kleroterion: “¡Salud por la Salud!”

Comparte este artículo:

Arrancamos un año nuevo, el cual estoy seguro nos dará nuevas oportunidades, así como nuevos desafíos, pero más allá de eso esperamos un buen gobierno que nos brinde lo necesario para poder transitar de la mejor manera en esta sociedad, por supuesto, en el entendido de cumplir nuestras obligaciones, pero también de tener un acceso real a nuestros derechos.

Tal es el caso que al comenzar el 2020 es sustituido el ya conocido Seguro Popular por el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), creado por iniciativa del Presidente López Obrador, actuando como un órgano descentralizado de la Secretaría de Salud, con criterios de igualdad, inclusión y universalidad, por lo que de hoy en adelante se podrá ofrecer de manera gratuita servicios de salud a millones de mexicanas y mexicanos, que no tengan seguridad social, acabándose las pólizas, afiliaciones o cuotas anuales; pero lo mejor, es que se tendrá atención para todos los padecimientos, además de incluir los que son muy costosos como el cáncer o VIH, creándose el Fondo de Salud para el Bienestar, así como un acceso a una gran variedad de  medicamentos, todos gratuitos.

Por su parte, será muy sencillo tener acceso a estos servicios ya que solo es necesario contar con el INE, CURP o acta de nacimiento. Asimismo, todo esto será posible al recuperar clínicas, hospitales y centros de salud, que a la fecha se encuentran en abandono, cuidando que no falten medicamentos y equipamiento moderno y eficaz, ponderando el nivel de atención, la promoción de salud y la prevención de enfermedades, reclutando personal médico con sentido de ética profesional, sensibilidad social y dispuestos a trabajar en cualquier rincón del país que lo necesite.

Ahora bien, la entrada en vigor del INSABI implica un esquema de coordinación con las entidades, evitando la duplicidad de plazas médicas, así como combatir la corrupción en la compra de medicamentos, lo cual será de manera consolidada con la SHCP, logrando ahorros y dando una mejor planeación y ejecución de recursos para la infraestructura médica.

Es entonces que este año es y será histórico para todas y todos ya que con el INSABI se comienza la recuperación del sector salud que tanta falta hacía, ya que gran parte se tenía desmantelado y privatizado, por lo que se cumple a cabalidad con un derecho natural y vital, el servicio médico, así hoy podemos decir…salud por la salud, enhorabuena.

Arranca Insabi; Busca Atender a 69 Millones

Comparte este artículo:

Juan Antonio Ferrer Aguilar, quien será designado titular del Insabi, afirmó que el organismo pretende otorgar servicios de salud gratuitos y de calidad a 69 millones de mexicanas y mexicanos que no cuentan con seguridad social, esto gracias al presupuesto adicional de 40 mil millones de pesos. 

El futuro titular, señaló que la atención de los pacientes del Seguro Popular, no será interrumpida en ningún momento y que se seguirán atendiendo las enfermedades que generan gastos catastróficos, como el cáncer o el VIH, pero ahora serán financiadas con el recién creado Fondo de Salud para el Bienestar.

Hoy es un día histórico para México. Ahora la salud pública, y sobre todo la salud de los más desfavorecidos, ya nunca más será para lucro o negocio de nadie. La salud pública de las mexicanas y los mexicanos tiene ahora en el Insabi a su principal promotor y defensor”, declaró. 

Con la puesta en marcha del Insabi, sostuvo, comienza en México la recuperación del sentido público del Sector Salud, que estaba siendo desmantelado y privatizado.

 

El funcionario afirmó que a través del Insabi,habrá atención para todos los padecimientos, así como medicamentos gratuitos y demás insumos para quienes lo necesiten.

 

Paso a paso iremos cumpliendo todos estos objetivos, actuando siempre con austeridad, con transparencia y sin permitir la corrupción. ¡Cero corrupción es la premisa!”, dijo.

 

El director reiteró que desde hoy las personas sin seguridad social ya no necesitan afiliarse ni pagar cuotas para recibir atención médica y fármacos gratuitos, pues sólo deben presentar credencial del Instituto Nacional Electoral (INE), Clave Única de Registro de Población (CURP) o acta de nacimiento para tener acceso a sus derechos en materia de salud.

Para lograr sus objetivos, declaró, el Insabi recuperará gradualmente clínicas, centros de salud y hospitales que están en el abandono; basificará a trabajadores y aumentará el personal sanitario para contar con más médicos, enfermeras y especialistas.

También se aprovechará la experiencia de quienes laboraban bajo el Régimen Estatal de Protección Social en Salud (REPSS).

Ferrer Aguilar recordó que el nuevo instituto se creó a iniciativa del Presidente Andrés Manuel López Obrador y actuará bajo la rectoría de la Secretaría de Salud con criterios de universalidad, igualdad e inclusión.

 

(Con Información del Norte)