PIB bajará e inflación subirá: Banxico

Comparte este artículo:

Para este año 2020, las perspectivas y expectativas de crecimiento no son muy esperanzadoras por el estancamiento económico, y el coronavirus. Por lo que aún se puede complicar el panorama. Por esta razón, el Banco de México (Banxico) revisó la semana pasada a la baja su pronóstico de crecimiento y realizará un alza moderada para sus expectativas inflacionarias; esto lo adelantó el gobernador del instituto, Alejandro Días de León.

El gobernador estuvo en entrevista con El Universal, esto con motivo del anuncio de política monetaria comentado anteriormente, aquí realizó varios comentarios. Entre ellos se encuentra que el brote viral cobró como víctima la caída de los petroprecios, por la menor demanda de energéticos en China.

Dos mensajes

A nueve días del Informe Trimestral de Inflación, Días comentó que los principales puntos del comunicado que emitió el Canco Central  tras la primera reunión de política monetaria de 2020. Dijo tener dos mensajes: uno se refiere al pronóstico de crecimiento para el año y otro sobre el comportamiento de la inflación.

“En un par de semanas estaremos actualizando nuestro pronóstico para este año y el siguiente; prevemos que vamos a revisar a la baja el intervalo de crecimiento de la economía para 2020”.

El más reciente informa trimestral, presentado en noviembre pasado, tiene una previsión de crecimiento económico de entre 0.8% y hasta 1.8% para este año.

También anticipa un ajuste moderado para la inflación, esto debido al rebote que han presentado los precios agropecuarios y por la resistencia a disminuir el componente subyacente, debido al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a cigarrillos y bebidas azucaradas.

“el pronóstico lo presentaremos en unos días y estaremos revisando de manera moderada al alza la expectativa de inflación”.

Incertidumbre

El gobernador central comentó que se suma el balance externo y una actividad económica más débil, y pese a la buena noticia de la reducción de las tensiones comerciales, el coronavirus sí es factor de riesgo.

Explicó que hubo un impacto con una tendencia de menores precios energéticos por la baja demanda de combustibles en China.

No obstante, Banxico considera muy pronto para identificar algunos efectos directos, pero el más inmediato es la disminución de los petroprecios.

Otra afectación se puede dar sobre la economía global y en las cadenas de valor para la industria manufacturera, al precisar que algunas armadoras tienen producción en China, no necesariamente en la provincia afectada, pero están en zonas cercanas con suspensión de actividades.

Con información de El Universal

Confía Zapatero que se dé la extradición de Emilio Lozoya

Comparte este artículo:

El expresidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que las autoridades españolas actuarán conforme al Estado de derecho en el caso del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya.

“Mi opinión es que la justicia española, las autoridades españolas van a actuar conforme al Estado de derecho, por supuesto si hay elementos para responsabilidad que entraña una extradición se producirá, no tengo ni una duda. España desde luego es un país donde la justicia funciona y las autoridades cumplen sus funciones internacionales”, dijo Zapatero tras sostener una reunión con legisladores de la 4T.

Al ser cuestionado sobre el expresidente Enrique Peña Nieto y las implicaciones de él en el caso de los presuntos sobornos con la empresa brasileña Odebrecht, Rodríguez Zapatero apuntó que se debe responder por sus actos.

“Mi opinión es que todo mundo debe responder a sus actos. Debemos respetar los hechos y los actos y no tengo ningún indicio de que esto pudiera ser”.

El exmandatario español aseguró que la Cuarta Transformación es “oxígeno para la democracia” en el mundo y que se trata del “renacimiento” de México.

Urzúa acusa a gobierno de AMLO de ser de corte neoliberal

Comparte este artículo:

El hoy exsecretario de Hacienda y Crédito Público de Andrés Manuel López Obrador, Carlos Urzúa, afirmó que la administración que actualmente está en cargo, es un gobierno de corte neoliberal, siendo que “hasta podría competir con el gobierno de Donald Trump“.

Urzúa, quien también investigador, comenta que “la mayoría de las economías del mundo son neoliberales en el sentido lato del término“. Añadió que “pocos países han adoptado tantas políticas que previenen la intervención pública de los mercados, por lo que esto no fue solamente la norma en el caso de los gobiernos anteriores“, sino también en el de AMLO.

Urzúa hoy es catedrático del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) en su columna publicada semanalmente en el diario El Universal añade 10 ejemplos para apoyar el argumento. Algunos de los ejemplos fueron: Los tratados de libre comercio, en particular el T-MEC; la insuficiente recaudación tributaria acorde a estándares internacionales; independencia del Banco de México (Banxico); mínimo gasto en infraestructura pública; la libre flotación del peso; la escasa regulación económica de sectores con poder de mercado; entre otros.

Urzúa concluye que los simpatizantes de la “Cuarta Transformación” han tomado como “el mayor insulto” para un opositor de la doctrina que defienden, ha sido el llamarlos como “neoliberales“.  De hecho, reitera que la connotación que utilizan es equivocada respecto a este concepto.

Con información de Político MX

Impuestos sin consultas

Comparte este artículo:

Impuesto viene de imponer, “exigir a alguien cumplir, soportar, pagar o aceptar una cosa”. Para  los causantes del norte de México, nunca habrá sido más asertiva la definición de impuesto.

Mientras siguen las “consultas” para lograr una aprobación bien orquestada del “tren maya”, a los que no consultan son a los pagadores de impuestos que verán cientos de miles de millones de pesos salir de una recaudación cada día más apretada, desaparecer del ámbito local para ser orientados con una eficiencia que queda por demostrar, en proyectos del sureste del país, tierra del presidente y de sus protegidos. Tren maya, refinería de Dos Bocas, tren transístmico, “sembrando vida”, otros tantos proyectos de la cuarta transformación, financiado con los impuestos del norte para subsidiar el desarrollo (no el crecimiento) del sur y sureste.

El impulso de la federación al desarrollo y modernización continua del país se está viendo desbalanceado, sustrayendo recursos de los estados más prósperos para inyectarlo en los estados más ¿atrasados, desfavorecidos, pobres? con resultados dudosos. En estas líneas hemos repetido numerosas veces que la cuarta transformación ha escogido nivelar el país hacía abajo y no me refiero al aspecto geográfico, sino al principio devastador del socialismo destructivo de quitarle a los ricos para dárselo a los menos exitosos.

Ni siquiera se intentó darle continuidad al proyecto anterior de las Zonas Económicas Especiales, seguramente calificado de neoliberal y eliminado sin juicio. Las zonas prósperas del sureste lo han sido por inversiones de empresas privadas, particularmente la zona turística y hotelera del Caribe.

Queda en grandes dudas que inversiones del sector público cómo las mencionadas anteriormente puedan generar rentabilidad y por lo tanto prosperidad duradera. Es de apostar que seguirán absorbiendo enormes cantidades de recursos para ser sostenibles y que el día que algún gobierno que no obedezca a los principios de la cuarta transformación deje de abastecer dichos recursos, quedarán como fantasmas inútiles y sin capacidad de sostenerse y menos de generar prosperidad. El Estado no es particularmente eficiente y el estado socialista menos todavía.

El socialismo debe limitarse a ser “social”, es decir atender las necesidades sociales de la población, o sea, educación, salud y justicia. El socialismo económico nunca ha demostrado su capacidad para solucionar los desequilibrios, y más bien se ha caracterizado por acentuarlos.

#PolíticaAPie: “Un Año de AMLO”

Comparte este artículo:

Hola, Andrés Manuel. Hace un año, en diciembre del 2018, nos dijiste y prometiste que la gasolina iba a bajar, que la corrupción iba a desaparecer mágicamente, que Peña Nieto estaría en prisión, que PEMEX iba a ser fuerte, que íbamos crecer 6% anual, que la inseguridad terminaría con el “perdón”, además, nos juraste que la 4ta transformación seria el remedio para un México muy dolido. Prometer no empobrece, pero con la 4T al parecer sí.

Tus 30 millones de votos eran el mejor elemento para cumplir sin excusas, tienes hasta el día de hoy, una de las mayores aprobaciones de la historia, pero al parecer eso no es suficiente. Y resulta insuficiente porque como dice la conocida frase “no es lo mismo ser borracho, que ser el cantinero”. La realidad de un país con una diversa gama de problemas, no fue medida por este nuevo gobierno, lo que ha provocado, que todos los días tengan malas experiencias, reacciones y acciones, dejándolo mal parado y contradiciendo los “valores” y visión que llegaron proyectando. Un año en los que esta escasez de resultados y la esperanza del cambio revolucionario por el que muchos votaron, han provocado una polarización o división social tan marcada y tan notable nunca antes vista, donde entre “chairos” y “fifís” dan sus opiniones, lo cual está bien, ya que se ha despertado una conciencia política, pero la guerra de “fake news” de ambos bandos, hacen que la información sea tan basta, que va variando la calidad de argumentos y contenido que se producen.

Pero desglosando un poco lo que este año nos ha dejado, de verdad, nos ha dejado 365 días de claro oscuros, lo cual nos hace seguir dudando de esta 4T, ya que confiar a ciegas sería muy aventurado, inclusive inocente. Desde el 1 de diciembre del 2018 la gasolina no ha bajado de precio, incluso en ciudades como Monterrey, al día de hoy, pagamos más de $20 por litro de gasolina, por lo cual llevamos el primer strike de este proyecto transformador. La corrupción sigue siendo una de las batallas más vistosas de este gobierno, donde las caras “nuevas” y la incorporación de personalidades no políticas, ha generado una buena percepción, mas no resultados, y es que con esa necesidad de resultados rápidos, estos perfiles nuevos han quedado tanto a deber, al igual que los aliados históricos de AMLO, que ahora hasta libros se roban. De la súper promesa de enjuiciar a Enrique Peña Nieto, al parecer solo fue la finta, porque desde hace un año, solo se habla del Felipe Calderón, lo que hace más fuerte la sospecha del pacto de impunidad, porque de Peña Nieto no sabemos nada fuera de su situación sentimental. PEMEX sigue siendo el gigante dormido, donde debe más de lo que produce, ahora, con el yacimiento de Tabasco, recién descubierto, esperemos que el fantasma del “desarrollo” no termine como le termino a López Portillo.

Hasta ahora, la 4T solo es para optimistas. Los optimistas prefieren guardar el tiempo, defenderlo con el fervor que solo ellos saben y ver como el Presidente cambia versiones de los hechos o de sus declaraciones, lo cual hace que caigan en contradicciones o en tropiezos que el mismo Andrés Manuel criticaba en el 2006, 2012, 2015 recalcaba de sus antecesores. En la memoria de los mexicanos, revive aquel famoso tweet donde criticaba el 2% anual de crecimiento económico de Peña Nieto, y como es la rueda de la fortuna de la vida, que ahora con él como Presidente crecemos la cantidad de 0.2%, se los escribo con letra: CERO PUNTO DOS POR CIENTO, esto durante el segundo semestre del año, una vez descalificando a las instituciones financieras nacionales e internacionales, porque claro, quien diga lo contrario al Presidente, es el enemigo. Como ya les comentaba, la 4ta Transformación es para optimistas.

Rememorando su discurso de eterno candidato, en la lucha contra la inseguridad y la llamada “guerra de Calderón”, volvió a darse cuenta que no es lo mismo decir a hacer. El año 2019 será el año mas violento de la historia de México, esto es abonado con la ridícula estrategia de “abrazos, no balazos” donde el estado deja pasar, perdona y hasta libera a los delincuentes para “proteger al pueblo bueno”. Esta estrategia criticada en todo el mundo, no ha rendido frutos, mucho menos el “fuchi, guacala” con el que los delincuentes iban a dejar sus actividades ilícitas. Una vez más mis amigos, la 4T es solo para optimistas.

365 días de un gobierno que aún no reacciona, que aún no levanta el brazo de la justicia, que le cuesta más que a ningún otro reconocer sus errores, que dice que todo está bien y que quienes se atrevan a cuestionarlos, son uno más de la mafia del poder, esa que hasta el día de hoy es la única que si se ha transformado, con otros colores, pero ahí sigue, para ellos la 4ta Transformación les ha cumplido, con creces, y son quienes al parecer más optimismo les da.

En un año no se puede cambiar todo, pero nos lo prometieron, y este ganso mexicano, ya no parece tan amable como antes.

Poniatowska dice que fue un primer año dificil para la 4T

Comparte este artículo:

Elena Poniatowska, autora de obras célebres como Tinísima y La Noche de Tlatelolco, afirmó que el primer año de la 4T de Andrés Manuel López Obrador ha sido “muy difícil”, pero señaló que cree “fervientemente” en el mensaje del presidente.

“Hace 16 años que apoyo a Andrés Manuel López Obrador porque creo fervientemente en lo que él dijo: ‘primero los pobres’ y creo que es importantísimo en un país tan inmenso voltear las cosas un poco y darle la oportunidad a quienes no lo han tenido”, comentó.

“Creo que ha sido muy difícil este primer año de la cuarta transformación; se puede decir que es todo nuevo. Un gabinete nuevo, gente nueva en el poder, gente que no habíamos visto antes, gente incluso que se salió por no estar de acuerdo con López Obrador. Tengo fe en un futuro a partir de un hombre honesto y del destape de la corrupción”, agregó.

Poniatowska reconoció que la inseguridad es un tema “álgido” de la actual administración y que los periodistas del país están “muy desprotegidos”. Además, confirmó que la reducción del presupuesto cultural ha tenido un efecto tangible.

Mucha gente ha protestado, por ejemplo el recorte a la cultura sí ha sido verdadero, lo han sufrido muchísimo muchas instancias culturales”.

La escritora estuvo en la Feria Internacional del Libro para presentar su nueva novela, El Amante Polaco. La obra explora el pasado de la familia Poniatowski, cuyos orígenes se remontan a Polonia.

(Con información de Reforma) 

¿Qué dijo el Presidente de la (in)seguridad a un año de gobierno?

Comparte este artículo:

“Al poder se le revisa, no se le aplaude”

-Brozo

Ante un zócalo abarrotado, el Presidente Andrés Manual López Obrador, dirigió su mensaje dominical a sus bases de seguidores, en el marco de la “Celebración del Primer Año de Gobierno”. En este sentido, es necesario preguntarnos si lo que dijo y cómo lo dijo es consistente con el tono triunfalista de su discurso.

Lo que más debe preocuparnos, es que el Presidente no haya aprovechado esta ocasión para reconocer la necesidad de hacer ajustes a su estrategia de seguridad. Tampoco hubo precisión en sus dichos en el zócalo, entre los cuales hay que destacar los siguientes:

– La creación de la Guardia Nacional

Otra vez, presentó a la nueva corporación como el principal elemento en la “solución” al problema de la inseguridad. No hizo algún comentario sobre las policías estatales y municipales, ni sobre la forma en que habrá de buscar su fortalecimiento para garantizar la integridad de la población.

– El consumo de drogas y la violencia

El Presidente aseguró que si se reduce el consumo de drogas se va “a poder resolver el grave problema de la inseguridad y la violencia”, lo cual es totalmente falso. Como lo he explicado anteriormente en Altavoz MX (aquí: http://bit.ly/2Bq3fdm), no existe evidencia robusta que indique que, incluso en condiciones legales, un menor consumo de drogas conduzca a una reducción de crímenes violentos. No solo eso, sino que las organizaciones criminales han diversificado sus negocios ilícitos. La violencia no está asociada solamente al control de mercados de venta de droga, sino también de tráfico de personas, pornografía infantil, venta de productos pirata, robo y venta ilegal de combustibles, entre otras actividades ilegales.

– Las señales de éxito de su estrategia

Este es el dicho más preocupante de su discurso. El Presidente destacó que se ha reducido significativamente el nivel de letalidad en los enfrentamientos entre presuntos delincuentes y fuerzas de seguridad. Citó cifras oficiales para destacar que, en lo que va de su administración solo han perdido la vida 15 miembros de las fuerzas armadas. En cambio, señaló que, hacia el final del sexenio de Felipe Calderón -entre 2010 y 2011-, perdieron la vida 154 elementos de las fuerzas armadas. Al margen de que los periodos temporales que citó no son comparables, su argumento es consistente con las cifras reportadas por la Policía Federal, la Secretaría de la Defensa y la Secretaría de Marina para el mismo periodo de 2018 y 2019. Tan solo entre enero y septiembre de este año, la actual administración reportó 17 bajas de presuntos criminales y 12 de los elementos de seguridad, mientras que en 2018 las cifras fueron de 792 civiles armados y 28 elementos federales.

Al respecto, son necesarias dos precisiones. Primero, es verdad que, al haber menos enfrentamientos, es más probable que el número de muertes de ambos lados tienda a disminuir. Sin embargo, también es cierto que el número de homicidios dolosos ha mostrado una tendencia al alza. Hasta septiembre de este año, se habían registrado 2,916 víctimas mortales. El Presidente no lo mencionó, ni tampoco que el inicio de su sexenio es el más violento del que se tenga registro. De esta forma evitó evidenciar que los datos indican la franca vulnerabilidad en que se ha dejado a la población civil frente a los delincuentes.

Segundo, las estadísticas oficiales se refieren únicamente a los decesos de elementos federales, pero no a los de policías estatales y municipales. Solo en octubre de este año, 14 policías estatales de Michoacán perdieron la vida en una emboscada a manos de una organización criminal. Es decir, en un día y en un solo lugar murieron prácticamente el mismo número de elementos estatales que el total de elementos federales en un año. Las cifras que el Presidente citó solo enmascaran el fracaso del “abrazos, no balazos”.

Es verdad que hay un cierto consenso sobre el fracaso de la estrategia de enfrentamientos generalizados entre las fuerzas armadas y las organizaciones criminales. Los resultados han dejado más violencia y más muertes. Aunque si se focalizan los golpes, y con inteligencia de por medio, estos pueden servir para contener el avance e intensidad de violencia con que actúan dichas organizaciones en ciertos lugares del país. Este debería ser uno de los pilares de la estrategia de seguridad. A la actual administración le brindaría la cobertura que necesita para acceder con sus programas sociales y preventivos a los sectores de la población en riesgo de ser cooptados por el crimen organizado.

En dicha estrategia es fundamental la participación de las policías locales, al menos de las estatales. Son estas las que tienen el conocimiento local y contacto de primera mano con la población. Por eso, se les debe fortalecer, través de capacitación, adiestramiento especializado y equipamiento. Hasta entonces, la 4T continuará perpetuando la contradicción de sus objetivos. Por un lado, atiende a las víctimas y apoya la búsqueda de desaparecidos, y por el otro propicia la victimización a manos de los delincuentes.

Dicho lo anterior, deseo que el 2020 nos depare un mejor México.

Un año de reformas constitucionales en México

Comparte este artículo:

En unos cuantos días el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador cumplirá su primer año de ejercicio del poder. Aunque este período puede evaluarse desde diversos aspectos, he decidido centrarme en esta colaboración en las reformas constitucionales que se han propuesto y aprobado en estos doce meses. Lo hago con la convicción de que las normas constitucionales tienen un valor para la gobernanza de un país y, por tanto, reconociendo que las reformas constitucionales que hasta la fecha se han aprobado representan algo importante para el país y, desde luego, para quienes llaman a este tiempo político como la Cuarta Transformación de México (4T). Finalmente, escribo estas líneas con el objetivo de revalorar el cambio constitucional como una adecuación institucional indispensable para la democracia mexicana.

Dado que en nuestro país contamos con un sistema presidencial, aun demediado como le llama Salazar Ugarte (2017), las reformas constitucionales regularmente se periodizan para su análisis por administraciones presidenciales, reconociendo así el factor de poder que representa el Ejecutivo Federal en las relaciones político-constitucionales. De hecho, en su portal de Internet, la propia Cámara de Diputados agrupa las reformas a la Constitución de 1917 bajo tres criterios: i) por Decreto en orden cronológico, ii) por artículo reformado y iii) por periodo presidencial.

Debe reconocerse en primer lugar que cualquier cambio constitucional, dentro o fuera de la 4T, es parte del problema general del cambio en las instituciones políticas, según nos explica Negretto (2015). De acuerdo con este autor, pueden existir incentivos para iniciar un proceso de cambio constitucional, sea por medio de una reforma o por una nueva constitución, tales como “transformaciones políticas a nivel del Estado o del régimen, cambios en el equilibrio de poderes entre actores partidarios, y crisis institucionales derivados de un desempeño deficiente de la constitución.” (70).

Tal parece que estos tres incentivos han estado presentes durante este año en la política de reforma constitucional amloísta: Al menos en el nivel discursivo el nuevo gobierno se asume como una transformación de régimen; sin duda, el partido MORENA representa un nuevo ajuste en el equilibrio de poder entre los partidos políticos nacionales y, finalmente, en algunos casos, como en el tema educativo, el gobierno parte de la premisa de un deficiente o perverso diseño y funcionamiento de las normas constitucionales.

Veamos en primer lugar las reformas constitucionales propuestas directamente por el Presidente o por su partido en este primer año.

La primera de ellas es la relativa a la Guardia Nacional. Esta modificación constitucional, como recordamos, se propuso en su momento como una de las estrategias de seguridad pública del país más importantes para el Gobierno Federal. La declaratoria de aprobación del decreto respectivo se realizó hasta que se contó con la aprobación de  la totalidad de las 32 Legislaturas Estatales, y con ello el Presidente y su partido demostraron los recursos de poder con los que cuentan para el cambio constitucional: Sólo requerían 17 legislaturas pero esperaron hasta que fuera aprobada de forma unánime en los estados.

Una segunda reforma constitucional es la relativa a la adición al artículo 19 constitucional de otras conductas delictivas que justifican la prisión preventiva oficiosa. Para esta modificación constitucional la declaratoria respectiva se pronunció con 20 votos aprobatorios de los Congresos Locales. AMLO ha reiterado en suficientes ocasiones que con esta modificación se desmarca de sus antecesores, porque agrega como delito que justifica la prisión preventiva oficiosa conductas como el uso de programas sociales con fines electorales y la corrupción en sus tipos de enriquecimiento ilícito y ejercicio abusivo de funciones; no obstante, no se tomó en cuenta la opinión en contrario de organismos como ONU-DH y la CIDH que señalaron algunos problemas al ampliar el catálogo de delitos, dado que esto representaría una posible inconvencionalidad y una probable causa de la crisis del sistema carcelario (https://www.animalpolitico.com/2019/01/onu-cidh-diputados-prision-preventiva/).

La tercera es una de las modificaciones que asume una falla en el diseño y funcionamiento de la institución constitucional. Me refiero a la reforma (¿o contrarreforma?) en materia educativa. Este cambio sirve no solo para cumplir promesas de campaña, sino para  marcar diferencia con el gobierno anterior, el cual había promovido la aprobación de “su” reforma educativa (¿o contrarreforma?) en 2013. A diferencia de las dos anteriores que fueron iniciadas por MORENA, esta tercera sí fue presentada directamente por el Ejecutivo Federal. Ahora la declaratoria de reforma se da cuando se contabilizaron 22 votos a favor de los legisladores en los estados.

La siguiente reforma, la cuarta que podemos atribuir directamente a este gobierno, aún no se publica en el Diario Oficial de la Federación, pero hasta ahora  ya cuenta con los 17 votos necesarios de las Legislaturas Locales. Me refiero a la revocación de mandato. Esta es una reforma que, sin duda, aun con sus adecuaciones respecto a que no pueda ser peticionada más que por ciudadanos y ciudadanas, hará posible que el Presidente demuestre nuevamente su poder y su legitimidad en las urnas en marzo del 2022. Con esta adecuación se reajustará el funcionamiento institucional del régimen presidencial mexicano, dado que la solicitud de revocación de mandato, si bien debe ser solicitada por al menos el tres por ciento de electores y con una dispersión geográfica en diecisiete entidades, regularmente es movilizada por líderes y partidos políticos, a favor y en contra. En 2021-2022, muy probablemente será instrumentada para que el Presidente cumpla su promesa de campaña de consultar su permanencia o no en el cargo, pero bien podría ser utilizada en contra en un futuro gobierno, con la consecuente inestabilidad del respectivo gobierno presidencial.

Finalmente, aunque no sean directamente sus propuestas, sí fueron aprobadas con la amplia mayoría de MORENA en la Cámara de Diputados y en Congresos Locales, están las reformas constitucionales en las siguientes materias: extinción de dominio, paridad de género y pueblos y comunidades afromexicanas. La primera agrega, entre otras cosas, la facultad del Congreso de la Unión de expedir la legislación nacional y única en esta materia, esto es, las Legislaturas Estatales ya no tienen esta facultad; por la segunda, se adiciona en la Constitución el principio de paridad entre géneros no solo para los cargos públicos electivos, sino también para los de nombramiento, por ejemplo para la integración de los gabinetes de los Ejecutivos federal y locales; por último, la tercera reconoce como parte de la multiculturalidad del país a los pueblos y comunidades afromexicanas, esto es, lo que también se conoce como la tercera raíz de la mexicanidad.

En síntesis, en este primer año se ha reformado la Constitución Mexicana en siete ocasiones. Algunas de estas reformas han sido bandera política del Presidente de la República, tales como la revocación de mandato, delitos de hechos de corrupción como delitos graves, el problema educativo y de los maestros del país y, más recientemente, la Guardia Nacional. En todo caso, al menos por lo que hace a las reformas directamente atribuibles al Presidente y a MORENA, parecería que este año ha refrendado lo que acontecía con presidencias anteriores: Por un lado, que se incorporan a la Constitución intereses coyunturales o visiones particulares de los presidentes (Carbonell, 2008: 252); y, por el otro, que los reformadores de la Constitución, en una suerte de fetichismo constitucional como le llaman Casar y Marván (2014), esperan que la reforma por sí misma transforme la realidad del país.

Parecería ser que en lo que concierne a la reforma constitucional, este primer año continúa siendo más de lo mismo de los gobiernos anteriores, es decir, como afirma Garza Castillo (2010), “la ausencia de un nuevo pacto fundador de la nueva realidad política mexicana, ha facilitado el desarrollo de un proceso de adaptación y no de transformación.” (417). Ni siquiera la llamada 4T ha sido suficiente para convocar a un recambio constitucional suficientemente profundo. Todo lo contrario, hemos seguido por el camino de la revisión o reforma constitucional pero sin asumir este proceso con temor y con temblor. (García-Atance, 2002).

Referencias bibliográficas.

Carbonell, Miguel. (2008). Constitución, reforma constitucional y fuentes del derecho en México. Mexico: Porrúa/UNAM.

Casar, María Amparo y Marván, Ignacio. (2014). “Pluralismo y reformas constitucionales en México: 1997-2012”. En íd. (coords.), Reformar sin mayorías. La dinámica del cambio constitucional en México: 1997-2012. México: Taurus.

García-Atance, María Victoria. (2002). Reforma y permanencia constitucional. Madrid: CEPC.

Garza Castillo, Mario A. (2010). “Continuidad y revisión constitucional en el México post-autoritario como factores estructurantes de la cartelización del sistema de partidos (1997-2008). En Torres Estrada, Pedro Rubén y Núñez Torres, Michael (coords.), La reforma constitucional. Sus implicaciones jurídicas y políticas en el contexto comparado. México: Porrúa/EGAP/Cátedra de Derecho.

Negretto, Gabriel L. (2015). La política del cambio constitucional en América Latina. México: FCE/CIDE.

Salazar Ugarte, Pedro. (2017). El Poder Ejecutivo en la Constitución mexicana. Del metaconstitucionalismo a la constelación de autonomías. México: FCE.

#ElNidoDelGavilán: “Oposición de agua y defensa de plástico”

Comparte este artículo:

En sintonía con las palabras del profeta Ángel Reyna en aquellos aciagos días de crisis en el América, el PANismo, lo que queda del PRI y uno que otro adormilado, se han visto de agua y con una retórica de plástico al buscar cualquier cosa para darse a notar y fungir como supuesto “contrapeso” al gobierno de Andrés Manuel.

La polémica de la elección de titular de la CNDH sigue y ya hasta salió el gobernador de Querétaro a “desconocerla”. Lo cierto es que Monreal les anotó otro golazo político a muchos con la notoria imposición de doña Rosario Piedra Ibarra.

Si bien es cierto que la decisión de elegirla vino de más arriba, es innegable, la calidad moral de Piedra Ibarra para abordar una dependencia de gobierno tan importante para un país de desaparecidos y fosas como el nuestro.

Pero esto no es suficiente para la mezquindad de Acción Nacional, por eso van de ridículo en ridículo, el tema de los embutidos de Julen Rementería, las pifias de Xóchitl Gálvez, las contradicciones de Romero Hicks y la reciente visita a la muy polémica OEA por parte de Mariana Gómez del Campo para quejarse de la elección de Piedra Ibarra.

El arranque de la gestión de Piedra Ibarra ha tenido algunos tropiezos como sus declaraciones iniciales, pero es obvio que cualquier cosa que diga será usada en su contra.

Y es precisamente, el gran problema de la oposición, buscan poner como negativo todo lo que diga o haga un miembro de la 4T, cuando lo que debieran hacer es impulsar iniciativas de ley que resuenen positivamente entre los votantes. El PAN, hoy en día, funge el rol del soplón con la maestra en el salón de clases y no el de alumno sobresaliente.

En un momento histórico donde el partido del Presidente tiene mayoría en ambas cámaras, es preocupante que en el más mínimo nombramiento exista polémica. Si bien la 4T comete errores y han demostrado incapacidad en determinados rubros, la oposición no puede seguir ese juego.

Estamos a noviembre de 2019 y la oposición fragmentada quiere -increíblemente- llevar a nivel internacional una derrota de una votación del Senado, ¿El desarrollo económico? ¿La desigualdad? ¿El campo? A quien le importa, lo que importa es que no gane la 4T…

Por austeridad lográn ahorro de 11 mmdp

Comparte este artículo:

La titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Irma Eréndira Sandoval, reportó que las medidas de austeridad, que se han implementado en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, han permitido un ahorro por 11 mil millones de pesos en 11 meses.

Eréndira Sandoval detalló que dicho ahorro fue posible gracias a la cancelación de los seguros de gastos públicos mayores, que se bajaron los salarios de los altos mandos y se eliminaron plazas en todos los niveles de la administración.

“Todas las direcciones generales adjuntas, sobre todo las onerosas y que no tengan ninguna exigencia inmediata hoy, están desapareciendo y muy prontamente también, en el futuro muy cercano”, indicó la funcionaria.

Por último, señaló que se eliminaron 8 mil 828 plazas de mando que no desempeñaban labores sustantivas en el gobierno de la Cuarta Transformación.