¿Autoritarismo y derecho penal?

Comparte este artículo:

Uno de los puntos principales de la Cuarta Transformación es la eliminación del autoritarismo de la vida pública de México; al menos desde el discurso, este movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador desea distanciarse del pasado y de lo realizado por las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, sin embargo, existen pequeñas acciones que ponen en entredicho dicha narrativa, deseos o intentos de evitar el retorno al pasado. Baso esta afirmación desde un análisis poco utilizado pero sumamente útil y fácil para detectar acciones autoritarias por parte de gobiernos o grupos políticos.

En el Derecho Penal, vemos que se protegen los bienes jurídicos más importantes para una sociedad, y ¿qué es un bien jurídico? son valores socialmente fundamentales, y por dicha importancia, consideramos que hasta  debemos privar de la libertad a una persona que transgredió dichos bienes jurídicos, tanto como para  proteger a la víctima, la comunidad y al agresor mismo. En ese sentido, podemos entender que el Derecho Pena tiene una misión de protección, sin embargo, en el ánimo de proteger  a la sociedad, podemos malinterpretar y llevar a Cabo acciones en el derecho penal que violan la libertad, el estado de derecho y la democracia.

Dentro de las diversas teorías de esto, existe  la llamada “Derecho Penal del Enemigo”, y es cuando “el legislador no dialoga con sus ciudadanos , sino que amenaza a sus enemigos, conminando sus delitos con penas draconianas, recortando las garantías procesas y ampliando las posibilidades de sancionar conductas muy  alejadas de  la lesión de un bien jurídico”(Jakobs Gunther) , esto lo podemos traducir como esa forma de poner como delito cualquier cosa, incluso acciones que no deberían ser delitos y  reducimos los derechos de las personas.

El Derecho Penal del Enemigo conlleva consigo un tema de radicalización y empezar a restringir derecho o llevar a cabo políticas sumamente agresivas contra un grupo específico o la sociedad en general,  y también, se menciona desde la discusión política y pública que son acciones “legítimas  y necesarias”  para combatir cierto fenómeno. Un claro ejemplo de esto es el terrorismo, cuando en  el 2001 sucedió el atentado de las Torres Gemelas el 11 de septiembre, el gobierno norteamericano generalizó una serie de políticas contra la población musulmana y torturó a diversos detenidos; en México, lo vemos ejemplificado en la supuesta lucha contra el crimen organizado, en donde el arraigo, que es la detención de una persona  solo por ser vinculada al crimen organizado sin pruebas o evidencia de ello. En tiempos recientes de un anunciado cambio, vemos que nuevamente espasmo cayendo en este Derecho Penal del Enemigo, con  la Ley de Extinción de Dominio en donde la autoridad  mediante un proceso puede quitarte sus bienes o las nuevas facultades de la Unidad de Inteligencia Financiera para congelar cuentas sin necesidad de una orden judicial o llevar a cabo acciones financieras en tu contra  sin tener que llevar a cabo un procedimiento judicial.

Vemos como se está intentado legitimar nuevamente una forma sumamente delicada de restricción o disminución de derecho. Este tipo de Derecho Penal lo podemos encontrar en regímenes sumamente autoritarios, como en Venezuela, Estados Unidos, Rusia y Corea del Norte, en donde sin importar una ideología política, los gobiernos implementan nuevas formas penales o políticas públicas que vulneran derechos humanos y garantías procesales. Debemos observar con cuidado las propuestas que tengan este tipo de características, y de igual manera, la 4T no debería recaer en este tipo de populismo penal que en nada beneficia su proyecto de gobierno y a la sociedad mexicana. 

Gobernar con mayorías

Comparte este artículo:

Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia con un distintivo peculiar que  las anteriores administraciones no tuvieron: legitimidad. Los famosos 30 millones de votos y la alta incidencia en la participación electoral, llevaron a un lugar privilegiado a esta administración federal; un amplio margen de votos generan comodidad en el arte de gobernar, ya que cuentan con el dicho margen, le permite a la llamada “Cuarta Transformación” mover el tablero de juego del escenario político. El  poder tiene una naturaleza expansiva, y en ese sentido, la 4T  se encuentra en un proceso de instaurar un nuevo régimen afines a su  ideología y pilares por los cuales llegaron al poder mediante el voto popular. En ese sentido, la victoria de este movimiento de regeneración tiene una responsabilidad fundamental de dejar atrás las prácticas autoritarias y antidemocráticas del pasado. La expectativa es muy alta, no solo por lo propuesto en campaña, sino por  el cambio que conlleva una transición política de este calado, y de ser supuestamente el primer gobierno de izquierda o índole social en  el México del siglo XXI. Como hemos podido observar con lo sucedido en Venezuela, Chile, Ecuador, Perú, Argentina y demás países, en America Latina se observa una urgente necesidad de un estado social que pueda subsanar las nuevas necesidades sociales; y por ello el gobierno de López Obrador tiene aun mayor relevancia al ser foco  de atención a nivel regional. 

La Dra. María Amparo Casar y el Dr. Ignacio Marván en el libro “Gobernar sin mayoría, plantean si un gobierno puede funcionar con gobiernos divididos, y encontraron que no existe un riesgo  de parálisis de gobierno; funciona en otros lugares como Estados Unidos; y genera una alta actividad legislativa y sanos contrapesos. Como podemos observar, a diferencia de lo plasmado por los autores mencionados, la 4T posee una mayoría que permite cualquier flujo legislativo y generar reformas a fines a su estilo de gobierno, sin embargo y en sentido opuesto, una de sus conclusiones es que al tener un gobierno dividido, “se generan serios problemas desde el punto de vista de logros y acuerdos”. Por ello, la nueva administración federal está a en un paso a instaurar nuevas formas democráticas de gobierno o un totalitarismo como aquellos tiempo del partido  oficial. 

En la popular obra “Como mueren las democracias” de los autores de Levitsky y Ziblatt proponen una nueva responsabilidad a los partidos políticos para mantener a una democracia sana: contención. ¿a qué se refieren con esto?, de manera, para dichos académicos, en cualquier democracia pueden surgir lideres cuyas  posturas e ideas pueden ser contrarias al bienestar de un país y de una forma republicana, demócrata y con respeto al estado de derecho, y   debido a esta fragilidad inherente a esta forma de gobierno, por lo cual los partidos políticos deben postular y mantener como lideres a aquellas personas que vayan en armonía con estas ideas, por si las organizaciones políticas no mantiene una contención contra este tipo de liderazgos, el escenario puede provocar un autoritarismo. También, cuando un partido se encuentra liderando al país, debe hacer todo lo institucionalmente posible para favorecer una democracia liberal. Andrés Manuel tiene una responsabilidad preocupante y también alentadora. Tiene una oportunidad única de ir alcanzar la “tierra prometida” o de regresar al pasado. 

El Aeropuerto de Santa Necia

Comparte este artículo:

Teníamos en nuestras manos la construcción de una de las puertas al mundo más importantes y modernas de toda América Latina, pero como en México al parecer no podemos tener nada mejor que los demás, la 4ta transformación echo esa posibilidad por la borda. Y no es que no podamos tener nada nuevo, ni moderno, es que la 4T no quiere nada que no venga de ellos, obviamente. 

Después de una lluvia de amparos, de prácticamente recibir advertencias de todas las autoridades aeronáuticas y tener todo en contra, inclusive a la naturaleza, el aeropuerto de Santa Lucia, va. El aeropuerto que llevara por nombre “Aeropuerto Internacional, General Felipe Ángeles”, no es otra cosa más que una necedad y capricho presidencial, al viejo estilo autoritario, donde el mandamás  es quien dice que obra si, que obra no. Tal cual mandamás, el Presidente López Obrador, se pasó por el cerro que está en medio de las pistas de aterrizaje, todas y cada una de las advertencias antes mencionadas. Estamos de acuerdo que el NACIM, el proyecto estrella de Enrique Peña Nieto, estaba plagado de dudas, y debía revisarse con lupa, pero la inversión ya estaba hecha, ya estaba planificada e iba a detonar una zona olvidada, donde anteriormente existió el Lago de Texcoco, del que los morenistas tachaban de faraónico, corrupto y oscuro, por lo cual, desde unos días antes de tomar posesión del cargo, la 4T se encargó de descalificarlo y poner en la cuerda floja la continuidad de este proyecto, cosa que al final, resulto como se predecía: la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Una vez sepultado el NACIM, era hora de que López Obrador levantara su propio aeropuerto, uno que hasta el día de hoy había funcionado como base militar, al servicio del ejército y la marina armada de México. Este nuevo aeropuerto desde el día uno de su presentación recibió una ola de cuestionamientos, que el cerro no lo habían visto, que el costo de la cancelación del NACIM,  que no había estudios de impacto ambiental (como en Dos Bocas, el tren maya y las que faltan). Inmediatamente, luego de la proyección del arranque de obras, los colectivos sociales se movilizaron para interponer amparos a la construcción, lo cual frenaba la obra, por razones totalmente lógicas, pero, los mexicanos no contamos con que tenemos un Presidente que no le gusta perder (2006 y 2012 lo dejaron muy claro), y así como con la “Ley Taibo”, Andrés Manuel López Obrador modifico y se aprovechó de la ley, declarándolo una obra de carácter de seguridad nacional, si, el Presidente uso el chantaje para salirse con la suya, dejando en el piso a todos los recursos legales y hasta de la misma naturaleza, porque el Señor Presidente quiere su aeropuerto. ¿Qué horas son? – “La hora que usted diga, Señor Presidente” 

Así, por los tamaños de López Obrador tendremos el aeropuerto que él quiere, y no el que el país necesita. Bajo los argumentos de un “aeropuerto nada ostentoso y sencillo” es como se abrirá una ventana al mundo, una que era la punta de la lanza del desarrollo comercial, que la 4T nos cerró. Justo un mes después del anuncio de la cancelación del proyecto, Turquía, uno de los competidores comerciales de México, inauguro su aeropuerto internacional ¡con menos capacidad que el NAICM!, les digo, fue un capricho, un berrinche del Presidente, que nos costara, es más, ya nos está costando, ya que desde su anuncio de cancelación, muchos indicadores comerciales retrocedieron y lanzan señales negativas económicamente hablando sobre México. No es casualidad el 0.1% de crecimiento en lo que lleva este sexenio, y apenas vamos por el primer año.  Y ni digamos sobre el horror que será llegar a este nuevo complejo de transporte, ya que se encuentra en una de las zonas más transitadas de la megalópolis, lo cual hace que los trayectos sean largos, lentos y costosos. Para terminar, antes de que termine el mes de octubre, las aerolíneas, que no les cayó muy en gracia la decisión del aeropuerto de Santa Lucia, se posicionaron en contra, ya que Aeroméxico e Interjet anunciaron que ellos no usaran este aeropuerto, ya que genera costos y dificultad de operaciones.

Del aeropuerto podemos hablar mucho, al final, como lo mencione tendremos uno nuevo, no es el que necesitamos, es el que el mesías quiere.

La cuarta transformación y la política indigenista

Comparte este artículo:

En su permanente peregrinar de fines de semana, el presidente apostólico y mexicano insiste nuevamente en su mensaje humanista realzándolo ahora de un cristianismo en el cual él se compara a Jesús Cristo. La dedicatoria a los indígenas y a los pobres es muy loable. Según datos oficiales, la población indígena de México representa el 21.5% de la población total, y con toda seguridad en ella está incluida la casi totalidad del 12% de la población que vive en estado de pobreza extrema. 

De hecho, en toda justicia, el presidente le dedica el 35% de su tiempo semanal, (viernes en la tarde, sábado y domingos). No cabe duda que electoralmente, la apuesta es exitosa. La atención a las poblaciones indígenas está basada en dadivas y no en generación de empleos. ¿Está compatible la aspiración del presidente con su promesa de generar un crecimiento anual de 4% de la economía? 

Al terminar este primer año de gobierno, casi año y medio de asumir el mando del país, la economía no despega, la recesión está rondando y parece que las advertencias de Alfonso Romo caen en oídos sordos. Es evidente que el mensaje apostólico, electoralmente satisfactorio, no será suficiente para devolver la confianza a los inversionistas y por lo tanto a crear fuentes de trabajo que tanto necesitan las poblaciones indígenas para salir de una marginación social voluntaria o involuntaria. 

Los atuendos coloridos y la infinidad de sombreros que colecciona el presidente durante sus giras al México profundo, seguramente forman parte de una preservación de las raíces indígenas de México. Y justifican el reclamo airado al rey de España. Quizás se debería redefinir las metas de la cuarta transformación: devolver México a sus orígenes, sacrificando la prosperidad de la Nación a un redescubrimiento del sentir de los pueblos originales. 

Es difícil vivir en el siglo XXI y prometer bienestar a los millones de ciudadanos exiliados en los entornos urbanos, huyendo de la miseria de sus pueblos nativos, tratando de preservar los usos y costumbres de los pueblos que no han cambiado desde los tiempos de la conquista. Durante el 35% de su tiempo, el presidente piensa en los trapiches y en las costumbres ancestrales. 

Solamente, le queda el 65% de su tiempo para diseñar una política de combate real a la corrupción (no la farsa hipócrita que observamos actualmente), desbaratar las redes de corrupción de Pemex (que resisten a cualquier intento, a pesar de la destitución de Carlos Romero Deschamps), diseñar y aplicar una estrategia de seguridad que de confianza a la población (y de paso dignidad al ejercito), convencer a los emprendedores que sus inversiones estarán a salvo, poner a Morena bajo control y acabar de vengarse de todos los agravios acumulados en su contra desde que entró a la vida pública. 

Asistencia de Attolini a la F1 causa polémica en redes sociales

Comparte este artículo:

En un video que circula en redes sociales se puede ver al titular de la Coordinación Técnica de Vinculación Internacional del IMSS, Antonio Attolini, en el Gran Premio de México en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

“A mí me invitaron un grupo de empresarios nacionalistas”, dice Attolini a un par de asistentes en el video que habría grabado el diputado del Partido Acción Nacional (PAN), Miguel Riggs.

Lo dicho por uno de los más ávidos defensores de la Cuarta Transformación, estaría en violación con la fracción II del Artículo 7 de la Ley General de Responsabilidad Administrativa, la cual establece que los servidores públicos no deben utilizar su empleo, caro o comisión para beneficio personal, “ni buscar o aceptar compensaciones, prestaciones, dádivas, obsequios o regalos” de ninguna persona u organización.

Adicionalmente, antes de asumir la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador, presentó 50 lineamientos para combatir la corrupción y aplicar una política de austeridad republicana en julio de 2018, donde el número 47 especifica:

“Ningún funcionario público podría recibir regalos cuyo valor exceda de 5 mil pesos”.

Los precios para la Fórmula 1 iban de mil 500 el más barato en la zona naranja, a los 21 mil 750 pesos por persona el más caro en la zona verde, aunque los precios de los boletos VIP no fueron revelados por la organización.

Algunos usuarios en redes sociales cuestionaron directamente a Attolini, preguntándole cómo es que, si esta harto de la corrupción, terminó inmiscuido en una situación similar a la que criticaba.

Asegura Fox que tiene calidad moral para estar en movimiento opositor a AMLO

Comparte este artículo:

El expresidente Vicente Fox, aseguró que tiene la calidad moral para formar parte del movimiento opositor al presidente Andrés Manuel López Obrador.

“De lo que se trata es de sacarle ventaja en 2020 a esta Cuarta Transformación que esta destrozando al país… aquí hay un valor último que es restaurar los equilibrios en el ejercicio del poder que se perdieron durante el siglo XX, se restauraron en el año 200. Hoy hay un caballo brioso al que todos los días se le ocurre una jalada”, dijo Fox en entrevista con Milenio.

El expanista dio a conocer que a diferencia de las declaraciones del también expresidente Felipe Calderón, si han tenido platicas para unir fuerzas en contra de la 4T.

“Estuve en su oficina, me senté con Margarita dos horas a hablar de su incitación de sumarme a su partido y la conversación terminó en que cada quien en lo suyo”, reveló.

Fox consideró que la Cuarta Transformación cada vez huele “más a Venezuela”.

“Fuchi” con la inseguridad

Comparte este artículo:

Siempre que hay campañas políticas se habla de tres temas: educación y las condiciones que se necesitan para mejorarla, el tema de la salud y la garantía de acceso a las personas tanto a centros de atención como a medicamentos, y el trabajo: lo que todos necesitamos para ganarnos la vida. En América Latina hay uno más que es imprescindible en esta lista: la seguridad.

En nuestro país, el combate a la inseguridad fue un tema que se volvió altamente controvertido desde la estrategia calderonista para acabar con el crimen organizado al sacar al ejército a las calles. Durante el gobierno de EPN hubo una especie de parón con el tema, pero los delitos de orden común incrementaron y episodios como la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa o el asesinato de los estudiantes del Tec tuvieron lugar. Ahora, la 4T lanza su apuesta para acabar con el problema: pedirle a los criminales, así nomás, que por favor ya dejen de delinquir.

“Ya bájenle”, “Pórtense bien”, “Fuchi, guácala. Al carajo la delincuencia”, dice el presidente. Lo dice en pleno Tamaulipas, donde según datos del INEGI, el 86.4% de la población considera que su estado es inseguro. En pleno Tamaulipas, donde hay fines de semana que en menos de 48 horas se registran más de treinta asesinatos. En pleno Tamaulipas (lo repito por si no queda claro), un estado clave para el comercio con Estados Unidos, destino a donde se van más del 70% de nuestros productos de exportación.

Combatir la inseguridad requiere de muchísimos esfuerzos, de una combinación de estrategias y de la atención a los orígenes que la causan. Como lo he comentado en anteriores ocasiones en este espacio, la inseguridad tiene varias vertientes. La falta de oportunidades y la pobreza de capacidades son la gasolina del crimen organizado, del pandillerismo y de los delitos del orden común. Entiendo que el presidente tenga mucha credibilidad a nivel nacional, pero es importante recordar que su popularidad no es que sea particularmente alta en los estados del norte.

La solución moral simplista a la que apela el presidente muy seguramente está calculada (o al menos espero que sea así) con el objetivo de distanciar su figura de la Guardia Nacional, que es la que se encargará de todo el “trabajo sucio”. Utilizar expresiones populares le garantiza aumentar su popularidad, pero también dota de armas a sus rivales que ya están desde ahorita preparando sus discursos utilizando estas frases.

Vaticino que los llamamientos morales del presidente para apaciguar a los criminales de ninguna manera serán efectivos, como muy seguramente cualquiera podría suponer. A la gente le importa que a él le importe la inseguridad. A la gente le importa que el presidente se preocupe (y ocupe) de los tantos problemas que viven millones de mexicanos como para que cada día por la mañana nomás diga que la oposición está moralmente derrotada. Hay una manera muy sencilla de ganarse el apoyo de los ciudadanos: cumpliendo promesas. Es una lástima que la inseguridad sea un tema prioritario de la agenda nacional y por ello no debe ser tratado como una nimiedad más.

Señores criminales, ya oyeron: que dicen sus mamás que por favor ya se metan, que porque ya es tarde y que eso de andar en la calle todo el día no está bien.

¿La (Des) Esperanza de México?

Comparte este artículo:

Escribo estas líneas desde la perspectiva de un ciudadano (más) atento a la cosa pública del país. Y es que en vísperas del Primer (o Tercer) Informe del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, la reflexión, autocrítica y conciliación, son esenciales para conducir la política contemporánea a buen puerto. Como muchos otros, la narrativa de campaña de nuestro ahora Presidente, me convenció y también generó inquietudes respecto a su comportamiento con sus contrincantes. Creo, sinceramente, que nuestro país está transitando por terrenos que pueden reconstruir lo perdido o destruir lo ganado. Porque el “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”, son en mi parecer, sumamente fundamentales; pero creo, que existen aristas donde la falta de autocrítica está cegando a aquellos que prometieron ser diferentes a los indolentes, a los indiferentes, a los autoritarios. 

Escribo desde una naciente preocupación ante episodios que son intentos, a mi parecer, de elaborar un nuevo juego político bajo nuevas reglas, que beneficiarían sólo a los incondicionales del poder actual, sin embargo, el argumento de aquellos a favor es la construcción de un nuevo régimen político que abone a la joven democracia mexicana. Pero tenemos sucesos que nos generan una preocupación sobre focos rojos de la falta de principios democráticos de aquellos que dicen defenderla; sucesos como la Ley Bonilla en Baja California que intenta prolongar el periodo del Gobernador Electo Jaime Bonilla; el intento de permanencia de la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; los calificativos a la prensa crítica a su gobierno; le remoción del Fiscal General del Estado de Veracruz por parte de la Comisión Permanente del Congreso Local, sin atender a lo estipulado en la Constitución y en la Ley; la voracidad de MORENA en Quintana Roo en donde la mayoría legislativa en el Congreso Quintanarroense aplicó una Ley sin vigencia pero a modo, para mantener control de la Presidencia; y ejemplo tras ejemplo de lo que a todas luces, es un intento deliberado de tener un entramado jurídico y político a modo, y tiene que ver con que uno de los límites que no se deben cruzar, es  modificar las reglas para evitar que exista un cambio o transición, apostando a la permanencia en el poder, y ello tiene una naturaleza autoritaria que va en contra del génesis del mismo movimiento que ahora ostenta el poder. 

Escribo con la intención de incitar la autocrítica de las personas afines a la Cuarta Transformación; escribo desde la estridencia y el apoyo para tener una verdadera transformación, porque nos urge, porque no tenemos más tiempo, porque vivir una verdadera democracia en México no se puede postergar aún más. Yo no quiero a un presidente omnipresente en la vida política, sino un presidente que sea intransigente con lo autoritario y lo antidemocrático. Porque celebro que ahora vayan primero los pobres, pero también es importante no caer en contradicciones al implementar la agenda social. Escribo desde la esperanza que prometió ser el Movimiento de Regeneración Nacional y el Presidente Andrés Manuel; escribo desde la intención de revirar y llegar a la tierra prometida. 

La 4T Comunicación: Transformando la Información

Comparte este artículo:

Ha pasado casi diez meses desde que escribí por última vez para esta gran plataforma que me abrió sus puertas. ¿Razones? Muchas y a la vez ninguna. Cambios de ciudad, cambios en la práctica profesional, cambios en la agenda política que indirectamente modificaron mi agenda laboral, entre otros que no vale la pena mencionar. 

¿Quién no ha sufrido algún cambio para bien o para mal desde que iniciamos la cuarta transformación? Es evidente que el mucho o poco trabajo del presidente Andrés Manuel y su gabinete de trabajo (el poco que le queda) ha repercutido en la vida de millones de personas y familias en todo el país. Becas para todos, recortes presupuestales, adjudicaciones de contratos y servicios, cargos políticos para los que aplauden y nombramiento de “fifí” para quienes se atreven si quiera a cuestionar.

Diez meses que sirvieron perfectamente para tratar de entender el nuevo rumbo de México. Diez meses que sirvieron perfectamente para desintoxicarme del embrollo político-social que vivimos todas las personas tras las elecciones de 2018. Diez meses que sirvieron perfectamente para comprender si mi percepción como empresario, docente, ciudadano, activista, padre, esposo y no sé que tantos roles más tengo en esta sociedad, era una negación a AMLO o de verdad tenía una percepción justificada en mi experiencia y conocimiento.

Hoy, diez meses después de dejar de escribir y silenciar de redes sociales todo aquello que pudiera parecer información basura para concentrarme única y exclusivamente en los hechos y no en suposiciones, acepto que escribí con el corazón muchas aseveraciones, pero que también mi juicio crítico basado en las formas de hacer campaña por parte del ahora presidente, me daban las bases hacer señalamientos… señalamientos muy personales.

Hace unos días, el grupo parlamentario del Partido del Trabajo a través del diputado Oscar González Yánez, anunció que tienen una propuesta para regular los medios de comunicación y así evitar que se conviertan en un instrumento “de la derecha” en virtud de las siguientes elecciones. 

Seamos sinceros ¿hoy en día hay alguien que compre la idea textual sobre los motivos que mencionó? La 4T ha sido evidente en su discurso y actuar en los pocos meses que lleva en el poder. Sus razones reales tendrán y no voy a suponer ni discutir sobre las verdaderas intenciones que tienen, pero tampoco voy a comprar lo que el diputado del PT expresó.

Si bien decidí guardar un tiempo para observar y reflexionar, estoy seguro que hoy más que nunca, hay que poner los ALTAVOZes para construir un México mejor. En pleno 2019 no podemos permitir que se regule la información, los hechos y acontecimientos que tengan un impacto directo en nuestro país. Eso ya lo vivimos durante muchas décadas. Ahora sabemos cuales son las consecuencias que tiene este tipo de prácticas en una sociedad tan necesitada de soluciones efímeras y que según los medios pagados, son de beneficio para todos los mexicanos. 

Hoy vuelvo a escribir con la firme de intención de invitar a mis lectores a reflexionar a través de la crítica constructiva… aunque a algunos no les guste y me llamen “fifí”.

Pide Sánchez Cordero legalizar la marihuana para fines recreativos

Comparte este artículo:

La titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, solicitó a los senadores de Morena aprobar la iniciativa de ley para despenalizar el uso recreativo de la marihuana que presentó desde finales del año pasado.

Esta solicitud fue hecha por la funcionaria durante la Reunión Plenaria del 30 de agosto que celebra el Grupo Parlamentario de Morena en la cámara alta.

Sánchez Cordero recordó que la despenalización del cannabis es una de las tareas pendientes de la Cuarta Transformación, además afirmó que la legalización de la marihuana es un asunto de libertades y de seguridad pública por el dar que causan los grupos del crimen organizado que la trafican.

“Debemos transitar hacia una política de drogas progresista, que aborde el problema desde la perspectiva de la seguridad, de la salud, de la economía, y algo muy importante que trae esta iniciativa, de la justicia social”, dijo la ex ministra de justicia.