Fuerza Civil: La debacle de una institución

Comparte este artículo:

Luego de que una persona cayera del 14vo piso del edificio de departamentos “El semillero” en el centro de Monterrey, la Secretaría de Seguridad Pública estatal anunció que 3 elementos de Fuerza Civil  – aunque versiones extra oficiales dicen que son tres elementos de Fuerza Civil y dos de la Dirección General de Investigaciones (DGI) – fueron detenidos por estar directamente involucrados en el atentado y fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de Justicia. Aunque ha habido varias contradicciones entre el Secretario de Seguridad Pública, Aldo Fasci Zuazua, y los primeros reportes que se arrojaron a la opinión pública, tratando de deslindar a Fuerza Civil del suceso, y culpando a un policía rural y cinco elementos de la DGI, este no es el primer caso donde elementos de dicha institución se ven inmersos en delitos de esta naturaleza en los últimos años.

Vale la pena recordar brevemente la historia de dicha institución – y el contexto de inseguridad que vivía Nuevo León –  y cómo paulatinamente Fuerza Civil fue perdiendo el reconocimiento y los resultados que tuvo en un inicio, debido a la soberbia y desconocimiento sobre el tema de unos cuantos. Durante los sexenios de los ex gobernadores Natividad González Parás (2003-2009) y con mayor despunte en el de Rodrigo Medina de la Cruz (2009-2015), Nuevo León vivió un contexto de violencia sin precedentes. La debilidad institucional y la incapacidad de los gobiernos estatal y municipales de garantizar a sus gobernados un clima de seguridad y paz social, fomentó el inició de una nueva etapa en la relación entre la Iniciativa Privada (IP) y el Ejecutivo estatal. 

A partir de esta colaboración – junto con Universidades de la entidad y algunos grupos de la Sociedad Civil – surgió el ambicioso programa denominado “Alianza por la Seguridad”, donde se lograron acuerdos hasta ese momento impensables. Entre ellos, destaca el diseño de un nuevo modelo policial estatal llamado Fuerza Civil, siendo este resultado de una suma de esfuerzos sociales.

En mi tesis de licenciatura – donde analizo la relación entre la Iniciativa Privada y el Gobierno del estado, a la luz del diseño de esta política pública – pude constatar en base a entrevistas a actores involucrados en el diseño y a la investigación y análisis de indicadores, dos puntos importantes: El primero, Fuerza Civil tuvo un éxito parcial de acuerdo a diferentes indicadores, pues tres delitos principales que habían aumentado de manera muy acelerada, disminuyeron considerablemente en la entidad (homicidio, secuestro y extorsión) los años posteriores a la implementación de esta política pública, cuando en el resto del país, la situación era distinta – de acuerdo a datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) – y el segundo, que con sus resultados inmediatos lograron captar un alto nivel de aceptación entre la sociedad neoleonés, incluso, fue un modelo policial ejemplo a nivel nacional. 

¿Qué hacía distinta a esta corporación policial a la de las otras 31 entidades? 5 puntos importantes: El primero, el número de efectivos – debía alcanzar a 15mil al final del sexenio -; el segundo, los sueldos de los efectivos, donde alcanzaba (con prestaciones) hasta los 20,000 pesos; el tercero, la formación, seis meses de academia de policía complementados por el programa SINERGIA de formación continua; el cuarto, la participación activa de la iniciativa privada, pues buena parte del gasto de lanzamiento y del primer año de sueldos fue asumido por algunos empresarios de Nuevo León; y el quinto, que el reclutamiento de los policías se hizo en diversos estados, únicamente a personas que nunca antes hayan estado en alguna corporación policial, ni fuerzas armadas, es decir, sin experiencia – algo que sin duda tiene sus pros y contras -. 

Entonces, ¿Que pasó con tan innovadora y prestigiada institución? ¿Quién es, el o los responsables de la ruina de Fuerza Civil?

En el entendido de que una institución no se construye en tan poco tiempo y mucho menos si de seguridad pública se trata – pues requiere tiempo para madurar – y que las políticas de seguridad deben ser integrales, el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” al tomar protesta y no entender esto – o no querer entenderlo – modificó en el transcurso dicha política pública; el primer cambio: apenas tomando el cargo, corrió a los mandos civiles y puso militares, rompiendo con la esencia de la política, a lo que yo todavía no entiendo qué parte de “Civil” no entendió de “Fuerza CIVIL” el gobernador.. y por otro lado, prácticamente se olvidó a la iniciativa privada, pues se limitó su participación en buena medida, lo que generó el actual descontento del sector empresarial de Nuevo León, pues consideran que no se ha dado seguimiento al proyecto que ellos crearon.

Para obtener resultados, hay que tener continuidad en la construcción de instituciones, si seguimos con la mentalidad de que cada 6 años significa un “borrón y cuenta nueva” no se va a poder progresar en un tema tan sensible y con tantas aristas como lo es la seguridad pública, la realidad, – les guste a algunos o no – es que algunas cosas si se venían haciendo bien, debido precisamente a que, se fortaleció la relación entre muchos actores generando una gobernanza democrática real.

En perspectiva comparada, se puede ver una similitud con lo que recientemente ha venido sucediendo a nivel federal en el tema de seguridad y en lo cual, se debe poner especial atención por parte de la sociedad civil, oposición y ciudadanos en general, pues es que no se trata de desmantelar todo lo que había, si no de conservar lo que funciona y mejorar lo que no. La Seguridad pública no se trata de si la ponemos en la Secretaría de Gobernación o en la Secretaría de Seguridad Pública, no se trata de si la llamamos Policía Federal Preventiva, Policía Federal, Gendarmería Nacional o la Guardia Nacional, no importa como le llames, si los procesos al interior, programas de prevención, protocolos, reformas institucionales, colaboración entre los tres niveles de gobierno, el marco legal, etc, no los modificamos todo va a seguir igual; el problema es de fondo, mientras sigamos cambiando únicamente la forma, el problema perdurará; como diría Albert Einstein “locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”, pero a algunos gobernantes, los ciega la soberbia.

El debate enriquece la mente, se vale discrepar. 

Justicia tardía, también es injusticia

Comparte este artículo:

Hace unos días, el Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Distrito con sede en Cancún, Quintana Roo, giró la orden de aprehensión en contra del ex Gobernador de Puebla y uno de los actores mas impresentables del priísmo, Mario Marín, mejor conocido como “El Gober precioso”, el empresario textilero de origen libanés, Kamel Nacif, mejor conocido como “El rey de la mezclilla” y de otros dos sujetos acusados de los delitos de abuso de autoridad y tortura a la periodista Lydia Cacho en el año 2005.

Recordando un poco el caso, para quienes no lo conocían, Lydia Cacho publicó en 2005 el libro titulado: “Los Demonios del Edén“, donde denunció casos de prostitución infantil, pederastia y corrupción de menores, con testimonios de víctimas, quienes nombran las fiestas que específicamente dos personajes hacían: Jean Succar Kuri, preso en Arizona y extraditado en 2006 a México, su esposa, el empresario textilero Kamel Nacif y muchos otros políticos y empresarios, por ejemplo, en el libro menciona al ex gobernador de Veracruz Miguel Angel Yunes y el ex Senador Emilio Gamboa. Dicha publicación desató los hechos que relato brevemente a continuación.

El 16 de diciembre de 2005 se aprehendió a la periodista en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, acusada por “difamación” al empresario Kamel Nacif, lo curioso fue, que dicha detención se llevó a cabo por policías estatales de Puebla, en territorio de Quintana Roo, violando así, todo debido proceso y las facultades que tienen los cuerpos policiacos por la autonomía y soberanía de los estados. La trasladaron de Cancún a Puebla en un viaje por carretera de 30 horas a bordo de una patrulla violando la ley y sus derechos humanos, pues la tuvieron en condiciones inhumanas sufriendo maltrato físico y verbal. Además, donde al ingresar al penal de Puebla, -en el cual estuvo detenida hasta el 24 de diciembre- el “rey de la mezclilla” ya había ordenado que se agrediera y abusara sexualmente a la periodista. 

Doce llamadas entre empresarios y el entonces Gobernador de Puebla fueron las publicadas por “La Jornada”, llamadas, que caen en el cinismo, descaro, soberbia, asco, crueldad y desvergüenza de los involucrados, audios sobre los cuales, se escucharon distintas hipótesis, una de las que mas se presumieron fuertemente fue que desde “Los Pinos” funcionarios del Gobierno del entonces Presidente Vicente Fox, específicamente del ya extinto Centro de Investigación y Seguridad Nacional -CISEN–filtró las conversaciones al medio nacional antes mencionado. Lo sorprendente, es que a pesar de que el ánimo social en Puebla pedía la renuncia inmediata del entonces Gobernador, acabó su sexenio, que apenas comenzaba, sin ningún inconveniente y no solo eso, sexenios posteriores dejaron impune este caso de evidente corrupción, por lo que algunos señalan, fue a causa de acuerdos electorales que obedecían a la coyuntura del momento, de cara a las elecciones presidenciales de 2006.

Catorce años después se gira la orden de captura hacía estos personajes -al ser delito de lesa humanidad, no prescribe- y vale la pena recordar este vergonzoso caso, pues la historia debe servir para no volver a repetirla y que las deficiencias de nuestro sistema de justicia sean corregidas. Este caso es un verdadero crimen y como diría el filósofo Séneca “nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía”, pero a pesar de que no hay reparación del daño, ni a la periodista, ni a las menores de edad abusadas sexualmente, este caso nos recuerda a quienes buscamos la justicia que hay que luchar por ella, aunque a veces los costos por tocar fibras sensibles de élites políticas-empresariales sean altos. 

Aun falta ver que sucede con este caso, son varios los ejemplos que la historia nos muestra donde los encargados de elaborar los expedientes, suelen plagar de errores las mismas, provocando impunidad a los acusados. Pero, aunque se lograra encarcelar a estos sujetos, hay muchas preguntas que nos debemos hacer alrededor de este caso, por ejemplo, ¿quién garantiza que esto no vuelva a suceder?, ¿qué pasa con las miles de denuncias por casos de abuso sexual y pornografía infantil?, ¿qué se esta haciendo en materia de prevención?.

Hay 4 vertientes importantes donde hay que poner especial atención, la primera es el conocimiento de la verdad, -¿qué pasó?- a través de procesos de esclarecimiento sobre las violaciones de derechos por parte de órganos no judiciales (comisión de la verdad, fiscalía especial); la segunda, el castigo a los responsables vía procesos judiciales; la tercera, es la reparación del daño a las víctimas por medio de diversas formas (materiales, simbólicas, colectivas) en casos de violación de derechos humanos; y la cuarta, reformas jurídicas e institucionales que otorguen garantías de que no se volverá a repetir, y ésta sin duda, es la que mas difícilmente se cumple.

El estado debe ser garante de la protección de los Derechos Humanos, la autoridad tiene la obligación de responderle a las víctimas de violación causadas por la acción, o en su caso, omisión del gobierno mediante la reparación integral del daño, pero sobre todo, la garantía de la no repetición de los hechos, si no, seguiremos teniendo casos tan vergonzosos como este. 

El debate enriquece la mente, se vale discrepar.

La Reforma de la Reforma Educativa y la Lucha por la Rectoría de la Educación

Comparte este artículo:

En días pasados, las Comisiones Unidas de Educación y Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados aprobaron con 48 votos a favor, 3 en contra y 9 abstenciones el dictamen de Reforma Educativa que, entre muchas otras cosas, plantea la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y la pérdida de control del Sindicato sobre el reparto de plazas docentes.

Lo que bajo la inmediatez de la campaña, Mario Delgado, el ahora Coordinador de los Diputados Federales de MORENA señaló, y cito textualmente: “De la reforma educativa de Peña no quedará ni una coma”; pues al parecer no fue del todo cierto, pues lo aprobado parece ser mas una reforma a la reforma misma de Enrique Peña Nieto, rescatando lo que valía la pena, y modificando lo que bajo la óptica del Presidente, le hacía falta.

De esta reforma se podría hablar desde 2 ópticas distintas, la primera el tema sustancial, que sin duda, hay que reconocer cambios que en lo personal aplaudo; y la segunda, el tema político, –en el cual me centraré para efectos de este análisis– con sus 3 lados, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la oposición y el Gobierno Federal; y aquí, hay algo que preocupa y mucho, y es que el debate nuevamente vuelve a estar centrado en temas sindicales, laborales, políticos, y muy apartado de donde debería estar.

La CNTE rechazó lo aprobado por los Diputados en San Lázaro, argumentando, que no se tomaron en cuenta las propuestas planteadas por el magisterio; y abiertamente, ya lo señalaron, quieren el control del 50% de las plazas docentes, que evidentemente, al no tener respuestas favorables, han venido bloqueando los accesos a la Cámara, evitando así, que los Diputados sesionen.

Aquí se verá la capacidad del gobierno para negociar con un ente tan fuerte como lo es la CNTE; “monstruo” que, hay que decirlo, AMLO “revivió” de donde se encontraba vía alianza electoral. Si algo nos ha demostrado el Presidente, es que tiene alta capacidad para enfrentar conflictos, y es aquí, donde veo el área de oportunidad de la oposición para ser la pieza que incline la balanza, que hasta donde hemos visto, está más de acuerdo con la reforma del Presidente que con la Coordinadora. El riesgo es, que si le ceden la operación del presupuesto, premios, decisión en la carrera magisterial, etc, a la CNTE, habrá sido una gran derrota para la educación del país.

Algo que reconozco tanto de la administración pasada, como de la actual, es la voluntad de mantener la rectoría de la educación en manos del Estado Mexicano, donde siempre debió de estar. La pregunta aquí es, ¿Qué tan punitiva era la reforma de Enrique Peña Nieto? Si a mi parecer, en el tema de evaluación de permanencia a los docentes fortalecía la meritocracia y anulaba la mediocridad; con todo respeto a los docentes, quien no esté preparado para dar clases, no puede estar al frente de un aula. 

La educación de calidad es la base de cualquier sociedad de primer mundo. Tenemos que educar a las generaciones del futuro no solo apoyándolos a desarrollar conocimientos, si no habilidades, y prepararlos para competir en un mundo, que ciertamente, es cada vez mas complejo y exigente. El debate debería estar centrado ahí, en el modelo educativo.

El debate enriquece la mente, se vale discrepar. 

¿100 días? 250 días del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador y su estilo personal de gobernar

Comparte este artículo:

El pasado lunes 11 de marzo, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio un mensaje con motivo de sus primeros 100 días en el Gobierno de la República, que en realidad, de facto son ya 250 días donde él ha estado marcando la agenda pública nacional y tomando decisiones, pues desde el día 2 de julio del año pasado, una vez concluido el proceso electoral, el Presidente Enrique Peña Nieto prácticamente desapareció de la vida pública nacional.

250 días es poco tiempo para poder hacer un análisis o pronosticar lo que van a ser sus 6 años de gobierno, sin embargo, al parecer el protagonista de la 4ta Transformación se ha caracterizado por ir muy a prisa, y ha dado mucho de que hablar. Estos 250 días nos han dejado claro, cual es, lo que Daniel Cossío Villegas acuñó como: “El estilo personal de gobernar”. Análisis que se da en la época del presidencialismo exacerbado de partido hegemónico, sin embargo, vale la pena traer este análisis a la realidad actual por ciertos elementos, que nos hacen pensar sobre una añoranza a aquel sistema que creímos superado. Cito brevemente algunos puntos de coincidencia.

Sin duda alguna, el Presidente López Obrador ha tenido la capacidad de concentrar todo el poder, y que toda la operación del gobierno gire en torno a su persona, para mí, con aires de un presidencialismo exacerbado. Goza de un nivel de aprobación tan alto y un acompañamiento ciudadano como hace mucho no veíamos, un bono democrático que le ha permitido tomar en estos primeros meses de gobierno decisiones fuertes que tocan fibras sensibles y ha abierto muchos frentes. Si algo le podemos reconocer a nuestro Presidente, es el manejo político de la Presidencia misma y por otro lado su narrativa, en especifico lo que académicos llaman: Los símbolos del poder; por ejemplo: Abrir “Los Pinos” a la ciudadanía, no utilizar al Estado Mayor Presidencial (EMP), trasladarse en un vehículo austero, cancelar el uso del avión presidencial, que si bien son prácticas de forma y no de fondo, a la gente agradan.

Otro punto a resaltar, es la eficaz operación política del Presidente con el Poder Legislativo, al grado de que ha logrado sacar reformas que él ha señalado, como claves para el ejercicio eficaz de su gobierno; una de las mas sonadas: La Guardia Nacional, la cual fue aprobada por unanimidad. Aunque, sin afán de demeritar, hay que reconocer que “enfrente” no tiene a Partidos Políticos que tomen la responsabilidad de ser oposición; últimamente, hemos visto mas contra peso al Presidente por parte de algunos grupos de la Sociedad Civil y de liderazgos dentro del mismo MORENA, que de los Partidos Políticos tradicionales que, por naturaleza, deberían jugar ese papel.

Algo que también ha marcado su estilo personal de gobernar, son las llamadas conferencias “mañaneras” las cuales han dejado claro que, aunque no haya mucho que anunciar, el presidente asiste diariamente a las 7 de la mañana, se expone, y esa exposición exagerada puede ir desgastando al Presidente de la República. 

Por otro lado, hay que poner especial atención en lo que ha venido sucediendo ya en 15 entidades, me refiero a los abucheos a los Gobernadores en las plazas públicas con motivo de las visitas del Presidente a los estados; donde, si bien no necesariamente esto se opera con el visto bueno del Presidente, si se presume que es planeado por liderazgos locales de Morena, en donde, como si estuviésemos en la antigua Roma, el Presidente exhibe y humilla a los gobernadores preguntando a los asistentes si quieren que los mandatarios den su discurso o no, levantando la mano. Lamentable.

Otro tema es la moderación en sus declaraciones, que, como titular del Poder Ejecutivo debería tener; el lenguaje que a veces utiliza suele ser brusco y la palabra del Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene mucho peso y un señalamiento de el permea fuerte. Escuché muchas veces a analistas decir que: “una cosa era el candidato y otra el Presidente, que iba a moderarse mas”; pero, por otro lado, ¿por qué pensar que como Presidente iba a ser distinto, si ser así lo llevó a ocupar la silla presidencial? En fin, son tantos los temas como la cancelación del aeropuerto, las previsiones sobre la baja de crecimiento que expertos han señalado, entre otros, que serían temas para otra columna.

Los primeros meses siempre son de luna de miel, recordemos los niveles de aprobación de Enrique Peña Nieto. Por ejemplo, con el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo, la captura del Chapo Guzmán, la alta capacidad de cabildeo con la oposición para formar el Pacto por México. Si bien sus niveles de popularidad nunca estuvieron ni cerca de lo que AMLO tiene ahora, si inició como un Presidente muy fuerte.

Este gobierno empezará con números rojos, que si bien, son herencia del gobierno anterior y de un lastre que se viene arrastrando de sexenios anteriores, si no hay un cambio sustancial y medible, se le va a ir agotando el discurso. Los dos temas fundamentales a mi parecer, la Economía familiar y la Seguridad Pública, es decir, cuando los habitantes de Tamaulipas, Jalisco, Michoacán y Guerrero se sientan seguros, y cuando el ingreso de las familias mexicanas se incremente.

Las expectativas son muy altas, sobra con ver las encuestas; y si bien celebro la idea de un cambio de un régimen ya muy desgastado, un cambio radical como el promete, no es posible materializarlo en 6 años; al final, los números hablaran por si solos.

El debate enriquece la mente, se vale discrepar.

Día de la mujer: momento de reflexión

Comparte este artículo:

El día de hoy se conmemora la lucha que desde hace ya más de un siglo, las mujeres han venido teniendo en busca del reconocimiento de sus derechos. Sin duda, es digno de reconocerse los avances que el movimiento feminista ha ido generando paulatinamente en materia de equidad de género. Pero la realidad no es tan optimista como los discursos políticamente correctos que en este día varios actores de la vida pública intentan colocar en la sociedad. Cito, brevemente, algunos ejemplos en los planos local y federal.

El pasado 6 de marzo la legislatura local de Nuevo León aprobó una reforma al artículo 1 de la Constitución local para establecer el derecho a la vida del ser humano desde la concepción hasta la muerte natural, aún y cuando no “tocaron” el Código Penal del Estado, donde se establecen casos de excepción para no penalizar el aborto: cuando la concepción sea producto de una violación, o cuando se ponga en riesgo la vida de la madre. Considero que dicha reforma es violatoria de garantías individuales y derechos de la mujer pues, desde 2008, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) estableció como criterio la despenalización del aborto y a favor de los derechos a la vida, salud, integridad y privacidad de las mujeres. En fin, habrá que esperar a ver qué dice la SCJN una vez que, como es de esperarse, los opositores a la reforma impugnen ante esa instancia a través de los controles de constitucionalidad.

Por otro lado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador recortó casi 50% del presupuesto destinado al Programa de Estancias Infantiles lo cual, indudablemente, va a generar un gasto extra en las familias que contaban con esta opción para el cuidado de sus hijos durante sus jornadas laborales. Además, muchas mujeres trabajadoras se verán forzadas quizás a renunciar a sus empleos para poder cuidar de sus hijos. El cambio será, sin duda, brusco. Ya la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) se pronunció y advirtió que dicha decisión impactará de manera negativa en las garantías de los menores de edad y sus familias. 

En fin, son tantos los ejemplos donde el rol masculino se impone sobre el femenino (violaciones, feminicidios, violencia laboral, etc.) que la pregunta es si vamos a seguir politizando temas tan sensibles, o de una vez por todas nos convertimos en una comunidad real con todo lo que eso implica. Las mujeres exigen políticas públicas que les permitan tener un trato justo en todos los ámbitos de su vida. Son varias las lecciones que el mundo recientemente nos muestra para pensar que la dirección correcta no es por donde nuestro país transita.

El debate enriquece la mente, se vale discrepar.