Calentamiento global desaparecería 3 estados de México

Comparte este artículo:

Al menos 38 ciudades de México podrían desaparecer debido al cambio climático en los siguientes años, así lo dio a conocer el sitio Flood Map mediante un mapa interactivo en el que recrea, con información de la NASA, las afectaciones en nuestro país debido al incremento en el nivel de los océanos.

En un escenario apocalíptico una gran parte de la Península de Yucatán, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas quedarían bajo el agua, y con ello al menos 38 ciudades de importancia en el país.

Nuestro país podría ser de los países más afectados a nivel mundial por la subida en el nivel de los mares, como resultado del deshielo de los glaciares; pues si el mar aumentara tan solo 5 metros, en una proyección conservadora, Yucatán, Campeche y Tabasco y Veracruz prácticamente desaparecerían.

Las ciudades que corren el riesgo de desaparecer son Celestún y Progreso en Yucatán; mientras que la capital yucateca, Mérida, quedaría a orilla del mar.

Campeche por su parte perdería sus islas, con la evidente desaparición de Ciudad del Carmen; en Quintana RooCancún podría desaparecer y el sur de la entidad se convertiría en un conjunto de islas.

 

 

 

(Con información de Heraldo)

Yucatán: La impunidad y violencia silenciadas

Comparte este artículo:

En tiempos recientes, Yucatán se convertido desde un aspecto narrativo político y  social, como un referente obligado a nivel nacional e internacionales  en  materia de seguridad, paz  y bienestar. Esto lo podemos ver en los múltiples reconocimientos  como el otorgado por los Readers Choice Awards por la editorial de revistas Condé Nast Traveler a la Ciudad de Mérida, Yucatán, como Mejor Ciudad del Mundo en la categoría de Ciudades Pequeñas, superando a lugares como Dresde, Alemania, Québec, Canadá entre otras, el pasado 7  de octubre de este año. Este fenómeno que incluso pareciera mercadológica, se puede ver en paginas inmobiliarias donde supuestamente “Mérida es una de las mejores ciudades para vivir en nuestro país… debido a su calidad de vida, cohesión social, desempeño de autoridades y satisfacción respecto a los servicios públicos”. Esto tiene varios efectos muy importantes dentro del imaginario colectivo yucateco, que si bien, por supuesto que la realidad en Yucatán es distinta a la nacional y existen ciertos privilegios de vivir en esta región, uno de las consecuencias más graves y  en la que me quiero centrar es en la invisibilización de los distintos tipos de violencia, la cual no necesariamente deviene del aparato de gobierno,  sino  está conjugado con la reflexión o como la sociedad se asume sin violencia y  tranquila. La percepción de paz y seguridad que vive Yucatán, se tiene debido a los bajos índices delictivos y los casi inexistentes hechos de violencia relacionados al crimen organizado, sin embargo, la violencia tiene diversas formas de manifestarse, y en ese sentido, vemos que en la entidad existe una alta incidencia en violencia de género; discriminación de diversos grupos en situación de vulnerabilidad como muestra la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS) 2018  del INEGI, que 1 de cada 5  personas en Yucatán se ha sentido discrminado siendo las mas recurrentes el color de piel, manera de hablar, sexo y orientación sexual; la depresión y suicidios;  los cuales son silenciados e invisibilizados debido a esta idea de paz absoluta.

Sobre este fenómeno, podemos remitirnos a un texto escrito por Octavio Paz el 8 de mayo de 1937 para el periódico El Nacional durante su primera visita a Mérida, como parte de una campaña de alfabetización para las comunidades indígenas. Paz describe a una Mérida colorida y llena de vida, pero después de un tiempo se da cuenta de la división por “clases sociales, por la miseria y servidumbre; toda una orgullosa arquitectura de castas” (Paz, 1937, 28-31). Lo que más llamó la atención al autor de “El Laberinto de la Soledad” fue la forma en cómo el color de piel jugaba un papel fundamental en el reparto de ganancias; una sociedad que hablaba con entusiasmo del racismo alemán y su renuncia a “mezclar sangre” con lo indígena, considerado inferior y como todo lo grave sucedía a puerta cerrada para que nadie lo viera. Y podemos ver los temas que más preocupan a la sociedad de la entidad, son: el desempleo, la pobreza y la corrupción, de acuerdo con la organización Massive Caller en su encuesta con fecha de 15 de junio de este año. Como podemos apreciar, a diferencia de otras partes del país, dentro del imaginario colectivo yucateco, la inseguridad no es parte de los temas de mayor preocupación local, y ello también se ve reflejado en la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana realizada por el INEGI en junio de 2019, donde Mérida se coloca dentro de las ciudades con menor índice de percepción social sobre la inseguridad. Sin embargo, tenemos que recalcar que la corrupción sí se sitúa dentro de lo urgente (socialmente hablando), y el combate a la corrupción conjugado con la violencia, son síntomas de una degradación del estado de derecho.,  y por lo tanto, un tipo de violencia silenciosa.

Yucatán en ese sentido, no posee síntomas graves de un desgaste institucional  o jurídico, pero sí tenemos señales de alerta dentro de algo sumamente fundamental  y que está estrechamente relacionado a otros tipos de violencia y deficiencia institucional: la procuración e impartición de justicia. Respecto a esto, los yucatecos tenemos una alta confianza en el ministerio público, y somos el segundo estado con mayor índice en este rubro, según datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2018 del INEGI. Esto resulta prometedor, ya que al contar una alta legitimad social con los ministerios públicos, existen buenas oportunidades de generar nuevas prácticas que abonen a un mejor estado de derecho y seguimiento de los delitos cometidos.

Algo importante es no olvidar el escenario nacional, ya que México se encuentra en el lugar 115 de 126 países evaluados en el índice de Estado de Derecho (Rule of Law Index 2019), que investiga “la efectividad de en la investigación, prevención del delito y reinserción social, no discriminación, imparcialidad, ausencia de corrupción, injerencia política y debido proceso, todas del sistema de justicia penal”. Dentro de este  panorama, vemos que nuestro país tiene una agenda pendiente y crítica con la justicia penal y el combate de la impunidad, a pesar de contar un nuevo sistema de justicia penal, que privilegia un mayor respeto a los derechos humanos de los detenidos, indiciados, imputados o sentenciados, así como de las víctimas. Es preocupante que en todas las entidades federativas de la república mexicana, se rebasa el 90% de impunidad de la totalidad de delitos cometidos entre 2010 y 2016. Esta reforma estructural del 2008 del sistema penal mexicano, modificó completamente los principios y procesos, generando un nuevo modelo de justicia, o al menos esa era la intención. Debemos señalar que Yucatán fue de los primeros estados en implementar las reformas necesarias para instaurar este nuevo de procuración e impartición de justicia. Nuestro estado tiene un avance a nivel nacional destacable, ya que es la cuarta entidad federativa con el mayor número de ministerios públicos por cada 100 mil habitantes, generado un mayor acercamiento y atención de los aparatos estatales para y con los ciudadanos. Sin embargo, este dato contrasta con el hecho de que a nivel nacional, el gobierno Yucateco es el sexto con menor presupuesto en procuración de justicia (IMPUNIDAD CERO 2019, 34). Afortunadamente, de acuerdo con datos del Censo Nacional de Procuración de Justicia Estatal 2018, nos encontramos por debajo de la media nacional en el lugar 9 de 32 de cargas de trabajo promedio por ministerio público, lo  que se traduce que dentro de los ministerios públicos yucatecos no existe una sobrecarga preocupante como en otros estados, pero tenemos que señalar que esto no puede  leerse como que no exista una alta demanda de justicia penal o pocos avances de las institucionales con las investigaciones. Si conjugamos otros factores como la capacitación de los operadores, infraestructura y avance legislativo en la materia, tiene como resultado que Yucatán tenga la mejor puntuación a nivel nacional en el índice Estatal de Desempeño de Procuradurías y Fiscalías 2019 (IEDPF 2019), elaborado por la organización IMPUNIDAD CERO y los investigadores Guillermo Raúl Zepeda Lecuona y Paola Guadalupe Jiménez Rodríguez. En este sentido, el Indice de Procuración de Justicia 2019 muestra que tenemos la segunda mejor procuración de justicia del país. A pesar de los datos alentadores, existen cifras preocupantes sobre que tan efectivos han sido los operadores en el nuevo sistema de justicia penal (acusatorio adversaria), ya que conforme al IEDPF 2019, Yucatán se encuentra por debajo de la media nacional, en el puesto 13 del país, y si una persona es víctima de un delito, solo tiene el 1.5% de probabilidad de que se esclarezcan los hechos, teniendo un porcentaje de impunidad del 90.4%; esto nos reprueba en términos de la efectividad del modelo acusatorio en la procuración de justicia, estando nuevamente por debajo de la media nacional. Por otro lado, un tema pendiente es el desarrollo policial y los encargados de encarar y combatir la delincuencia menor en la entidad. En este tema, la organización Causa en Común desarrolló el índice de Desarrollo Policial (INDEPOL), que evalúa la carrera policial, como es el perfil de los cargos; la profesionalización, entendiéndose como una academia que prepare a los elementos policiacos; el régimen disciplinario, como sus exámenes de control de confianza; la seguridad social, que es una parte de las prestaciones a las que deberían tener acceso; y la certificación, lo cual es la promoción dentro de la institución según el desempeño mostrado. De acuerdo con este INDEPOL 2018, Yucatán tenemos una calificación reprobatoria (-54 puntos conforme a la evaluación del índice) en los puntos antes mencionados, pero existen mejoras y avances en temas de transparencia y acceso a la información pública a cargo de la  Secretaria de Seguridad. Según esta evaluación, dentro de la corporación policial yucateca, es necesario y fundamental consolidar el régimen de seguridad social y ademas prestaciones laborales; generar un mecanismo de profesionalización de los elementos para que se conviertan y consoliden como profesionales de la seguridad ciudadana, así como operativos de control de confianza, ya que en 2016 se detectaron 282  elementos que no aprobaron dicha evaluación, y en 2017 no se reportaron bajas por el tema. En último término, es primordial instrumentar mecanismos disciplinarios como un código de ética, catalogo de faltas y sanciones y acompañamiento a policías por asuntos psicológicos o de otra Indole.

Mientras persista esta idea de un estado donde “no pasa nada “, no podemos visibilizar los distintos fenómenos institucionales que están sucediendo. La crítica y presión ciudadana es fundamental para construir nuevos y mejores escenarios. En Yucatán tenemos una violencia desde el aspecto institucional relacionado a la impunidad. Esto no va a mejorar mientras pensemos que solo la violencia relacionada al crimen organizado cuenta, existen condiciones de desigualdad y fenómenos como la violencia de genero que tienen una presencia importante en la realidad social, el cual Yucatán se encuentra en el puesto número 16 de 32 entidades con mayor violencia contra las mujeres, y un 66.8% de mujeres reportó haber sufrido algún tipo de agresión y la entidad de situar dentro de las primeras a nivel nacional en violencia economía y  patrimonial, según el  Sistema Integrado de Estadística sobre Violencia contra las Mujeres del INEGI. Nos urge cambiar la narrativa y el discurso porque el seguir perpetuando como “la entidad más segura”, invisibilidad de manera permanente las muchas manifestaciones de violencia e impunidad.

Advierten por señales de recesión económica en ocho estados

Comparte este artículo:

El Indicador Trimestral de Actividad Económica Estatal muestran que la actividad económica en 22 entidades del paños (69% del total nacional) retrocedió durante el segundo trimestre del año respecto al primero, e incluso algunas de las entidades se sitúan en recesión.

De acuerdo a los datos revelados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), muestran que el crecimiento en México es heterogéneo, con una tercera parte del país avanzando y las otras dos rezagadas.

Entidades como Tabasco y Campeche se ven afectadas por la crisis petrolera; s Coahuila, Nuevo León y Querétaro les perjudica la desaceleración de sus ventas al exterior, o también las que padecen la contracción de la inversión pública por tener un peso importante en el gasto gubernamental, explicó el investigador de la Facultad de Economía de la UNAM.

Por otro lado, los datos del INEGI mostraron que las entidades con mayores caídas durante el segundo trimestre fueron Sinaloa, Baja California Sur, Tabasco, Guerrero, Hidalgo, Chiapas, Michoacán y Yucatán.

Además, la situación es más critica para ocho entidades que ligaron dos o más retrocesos trimestrales, lo que constituye una señal de que se encuentran en recesión, entre estos estados se encuentran Tabasco y Zacatecas, que hilaron cinco trimestres con cifras rojas; Chiapas, Estado de México y Nayarit, con cuatro, y Baja California Sur, Oaxaca y Sonora, con dos.

Cabe señalar que las actividades terciarias, relacionadas con el comercio, transporte y servicios financieros, entre otros, lograron un crecimiento anual acumulado de 3.6% en el primer semestre de 2019, sin embargo, fue insuficiente para compensar el desplome en la producción industrial de 18.3%.

La producción industrial registró una caída de 8.9% en el primer semestre respecto al mismo periodo de 2018, mientras que el sector servicios retrocedió 0.3% debido al menos dinamismo del comercio.

Solamente 10 entidades lograron datos positivos, teniendo un peso total en el PIB del 47%, lo que permitió que a escala nacional la actividad económica no se viera más afectada. Las entidades que sobresalieron fueron Chihuahua, Colima, Jalisco, Guanajuato, Aguascalientes, Durango, Nuevo León, Quintana Roo, Coahuila, y la CDMX.

(Con información de El Universal)

“Ojalá a Yalitza la hubiesen abortado”, dice panista

Comparte este artículo:

El presidente del Consejo Nacional de Estudiantes Capítulo Yucatán, instinto legal al Partido Acción Nacional (PAN), Francisco Cano Ail, dijo en sus redes sociales que a la actriz Yalitza Aparicio “la hubiesen abortado”.

El comentario de Cano Ail, se dio luego de que Aparicio se pronunció a favor de la despenalización del aborto durante su participación en la Cumbre de Mujeres Líderes de Latinoamérica, en Mérida.

La actriz de la película Roma señaló que estaba a favor del aborto, comentario que fue retomado en las redes sociales y justamente en una publicación, el panista, señalo que a la oaxaqueña “ojalá la hubiesen abortado”.

El comentario provocó muchas respuestas en las que el panista fue acusado de misógino.

RENUNCIA A SU PUESTO

En un documento fechad el 28 de septiembre, Cano Ail presentó su renuncia como dirigente del Consejo Nacional de Estudiantes en Yucatán.

En la carta, el panista asegura que la decisión de separarse del cargo se tomó con la intención de no dañar a la institución política a la que pertenece y ofreció una disculpa por su falta de madurez.

“La decisión la he tomado con la intención de no dañar a nuestra institución, ofrezco una disculpa por la falta de madurez en un comentario realizado en redes sociales, acepto que no es la forma en la que un dirigente de Acción Juvenil de expresarse”.

 

Yalitza Aparicio se pronuncia a favor de la despenalización del aborto en Oaxaca

Comparte este artículo:

La actriz Yalitza Aparicio se pronunció a favor de la despenalización del aborto en su natal Oaxaca, aseverando que la decisión que tomó el Congreso es “el reconocimiento a los derechos” de las mujeres.

Durante su visita a Mérida, Yucatán, Aparicio respaldo la decisión que permite la interrupción legal del embarazo en Oaxaca, la segunda entidad a nivel nacional en avalarla.

La actriz de la película “Roma”, hizo referencia a aquellos padres ausentes que se pronuncian en contra del reconocimiento del derechos a decidir de las mujeres.

“Luego volteo a ver a las mujeres que son madres solteras, que solas sacan adelante a sus hijos y creo que no es justo que hombres que han dejado sin un apoyo económico a sus hijos que los han abandonado, que han optado por negarlos, digan que no es junto un aborto cuando ellos no apoyan a sus mujeres, siento que es un asunto de doble cara”, dijo Aparicio durante su participación en la Cumbre de Mujeres Líderes Latinoamericanas.

Yucatán, transgénicos y la Suprema Corte

Comparte este artículo:

Recientemente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), resolvió una Controversia Constitucional (233/2016) que promovió el Gobierno de Enrique Peña Nieto al Decreto 418/2016 emitido por el Gobernador Rolando Zapata, en el cual decretó al Estado de Yucatán como una “zona libre de cultivos agrícolas con organismos genéticamente modificados”. Antes que nada, debemos entender que un Organismo Genéticamente Modificado o conocido por sus siglas como OGM, es como su nombre menciona, un “organismo cuyo material genético ha sido modificado de una manera que no se produce de forma natural en el apareamiento o recombinación natural” (Schaper Marianne y Parada Soledad, 2001, pág. 8) o desde un aspecto jurídico, como menciona la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados:  “cualquier organismo vivo, con excepción de los seres humanos, que ha adquirido una combinación genética novedosa, generada a través del uso específico de técnicas de la biotecnología moderna”. Podemos apreciar desde una primera revisión, que los OGM son parte del avance e impacto tecnológico en el desarrollo, sin embargo, existe un extenso y complejo debate en torno a este fenómeno moderno. Si bien, existen beneficios en su uso como el producir cultivos resistentes a plagas y virus así como una mejora alimenticia, desde el aspecto social, se ha visto una dinámica empresarial peligrosa en donde existen casos documentados en los cuales se han violado de manera sistemática los derechos humanos de los pueblos originarios en la adquisición de los terrenos para el uso de cultivo, así como “procesos de monopolización que llevan hacia una concentración de actividades agroempresariales en manos de pocas empresas transnacionales[…]”(Oswald Úrsula, 2001). 

Independientemente de la discusión de fondo, la SCJN en dicha determinación invalidó el Decreto haciendo un análisis desde la competencia. ¿A qué me refiero con esto? Bueno, nuestro máximo tribunal estableció que la regulación en la materia de alimentos de esta naturaleza, pertenece a la Federación, debido a que la ley reguladora de los OGMs, establece explícitamente a la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural como la autoridad responsable y ente obligado para poder involucrarse en toda la operatividad en las actividades que involucren a estos organismos. En ese sentido, las entidades federativas no pueden legislar en la materia argumentado desde una perspectiva del sistema federal, la distribución de competencias y que “ni constitucional ni legalmente pueda sostenerse que el Poder Ejecutivo del Estado de Yucatán tiene facultades conferidas expresamente para declarar zonas libres de organismos genéticamente modificados”. Aunado a esto, la Controversia resuelta por la Corte exhorta a la autoridad federal “para que dé respuesta a las solicitudes presentadas por diversas comunidades del Estado de Yucatán en relación con el establecimiento de zonas libres de OGMs”. Cabe mencionar, que la Ministra Piña Hernández expuso un argumento sumamente importante, haciendo referencia a  que la protección del medio ambiente y la salubridad es una competencia concurrente, lo cual significa que existe la facultad de ser regulada tanto a nivel federal como local. 

Sin duda alguna, el tono con el cual la SCJN resolvió el asunto tuvo un efecto de no entrarle a un estudio de fondo del tema y resolver respecto a la protección de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientes que envuelven a dichos organismos, pudiendo ser una oportunidad perdida para delimitar las acciones estatales en estos temas. Podríamos especular en el porqué, pero es claro que desde nuestra trinchera local debemos apostar a escuchar y atender las demandas de las personas afectadas por cualquier practica que involucre los OGMs sin introducirnos a un falso debate político o ideológico. Como dijo la activista Greta Thunberg: “quizás los políticos no tienen la suficiente madurez para entenderlo”

“Lo lamento mucho, no depende de mí”, le responde AMLO a Rosario robles

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel López Obrador, respondió a la carta que le envió Rosario Robles, donde le pide un juicio justo.

“Lamento mucho todo esto, nosotros no tenemos intención de perjudicar a nadie, lo dije desde mi toma de posesión, no es mi fuerte la venganza, también no podemos detener procesos en curso, proceso iniciados, en este caso eran denuncias que se habían presentado con anterioridad y corresponde resolver estos temas tanto a la Fiscalía General que es autónoma, independiente”, dijo López Obrador en su conferencia de prensa matutina desde Mérida, Yucatán.

La respuesta del mandatario se da después dd que la exsecretaria de Desarrollo social, le pidió un pocero y u8n juicio justo porque acusó que enfrenta una ofensiva por parte de funcionarios del actual gobierno.

“¿Por qué esa saña? ¿Acaso no tengo el mismo derecho que una ciudadana francesa, sobre todo tratándose de mi país? ¿Tienen más derechos los vinculados al caso Ayotzinapa y la desaparición de 43 jóvenes?”, cuestiona la ex funcionaria en su carta.

¿Está muriendo la izquierda “tradicional”?

Comparte este artículo:

El siglo XX fue un episodio importante para la izquierda en el sureste, y en específico para Yucatán. Los congresos socialistas, obreros y feministas, son ejemplo del tinte progresista de la época y la serie de movimientos sociales y políticos con un génesis en temas preponderantemente de izquierda política de aquel siglo. La izquierda poseía en naturaleza, una afiliación a los temas sociales, pero sabía que desde su poca incidencia era imperativo el construir puentes con aquellas que no pensaban como ellos. 

El inicio del siglo XX, con los gobiernos de Salvador Alvarado y Felipe Carrillo Puerto, fue sustancial para entender el actual comportamiento público de muchas instituciones jurídicas y el intento de una estrategia social para la clase trabajadora y los pueblos originarios. Desde una perspectiva del positivismo jurídico, las reformas respecto a la tenencia de tierras, los derechos civiles y políticos, la inclusión del pueblo maya en las decisiones de gobierno y una serie de comportamientos institucionales, son ejemplo directo de la profunda presencia de la izquierda en los aparatos de gobierno y como corriente preponderante en el ámbito político de la época. De igual manera, medios de comunicación como la Revista Tierra y el periódico La Voz de la Revolución, también ejemplifican la presencia de líderes y personajes de izquierda en los diferentes ámbitos del acontecer social.

El ímpetu reformista de la época nos hace afirmar que el temprano siglo XX yucateco es donde se nace, se consolida y hace efectivo el liderazgo de la izquierda política en Yucatán. Ante la revisión somera del pasado yucateco, surge la pregunta ¿qué sucedió con la izquierda en Yucatán que presentaba lo mejor del movimiento de la época?

La historia es dinámica y en ese ejercicio se perdió el proyecto y aquellas deudas históricas que tiene izquierda con distintos sectores. Los personajes y movimientos socialistas se fueron poco a poco a la clandestinidad de lo político. Si bien no podemos afirmar que se quedaron al margen de lo público, ya que surgieron pequeños episodios y personajes que mantuvieron un fuego vivo, aún sigue, aunque podemos decir que está muriendo. La presencia de partidos políticos afines a la izquierda, como el PRD o Morena, no necesariamente se han traducido en la instauración de un proyecto socialdemócrata o social. La bandera los derechos sociales y los derechos del pueblo maya, así como el feminismo, la igualdad de derechos o temas sociales en general, ha sido tomada por la superficialidad de la clase política actual.

La izquierda se ha refugiado no en la acción política, sino en el sueño de la intelectualidad pasiva y en pocas organizaciones civiles. La socialdemocracia vive sólo en la mente de aquellos que la simpatizan, y vive lejana del actuar político de los liderazgos contemporáneos. El panorama local actual al igual que el federal están estrechamente relacionados. La izquierda podrá decir que gobierna desde Palacio Nacional, sin embargo, su comportamiento actual está lejos de ser igual que en los años dorados. 

Yucatán y los inicios de la Izquierda

Comparte este artículo:

El siglo XX fue un episodio importante para la izquierda en el sureste, y en específico para Yucatán. Es durante este periodo histórico, donde se unificaron las distintas expresiones sociales y partidistas para conformar un frente único, lo que resultó en la creciente ola de generación de partidos de izquierda en todo el país, tanto a nivel local como nacional. Los congresos socialistas, obreros y feministas, son ejemplo del tinte progresista de la época, y la consecuente serie de movimientos sociales y políticos con un génesis en temas preponderantemente de izquierda política, que ayudaron a consolidar el proyecto de nación.

El inicio del siglo XX, con los gobiernos de Salvador Alvarado y Felipe Carrillo Puerto en Yucatán, fueron imperativos y sustanciales para entender el actual comportamiento público de muchas instituciones jurídicas y el intento de una estrategia social para la clase trabajadora y los pueblos originarios. Desde una perspectiva del positivismo jurídico, las reformas respecto a la tenencia de tierras, los derechos civiles y políticos, la inclusión del pueblo maya en las decisiones de gobierno y una serie de comportamientos institucionales, son ejemplo directo de la profunda presencia de la izquierda en los aparatos de gobierno y como corriente preponderante en el ámbito político de la época. De igual manera, medios de comunicación como la Revista Tierra y el periódico La Voz de la Revolución, también ejemplifican la presencia de liderazgos específicos de izquierda en los diferentes ámbitos del acontecer social.

El ímpetu reformista de la época nos hace afirmar que el temprano siglo XX yucateco es donde se nace, consolida y se hace efectivo el liderazgo de la izquierda política en Yucatán. Ante la revisión somera del pasado, surge la pregunta: ¿qué sucedió con la izquierda en Yucatán y en todo el país con el contexto actual de un gobierno autodenominado de izquierda?

Los personajes y movimientos socialistas se fueron poco a poco a la clandestinidad de lo político. Si bien no podemos afirmar que se quedaron al margen de lo público, ya que surgieron pequeños episodios y personajes que mantuvieron un fuego vivo, aún sigue, aunque podemos decir que está muriendo. La presencia de partidos políticos afines a la izquierda, como el PRD o Morena, no necesariamente se han traducido en la instauración de un proyecto socialdemócrata o social. La bandera los derechos sociales y los derechos del pueblo maya, así como el feminismo, la igualdad de derechos o temas sociales en general, ha sido tomada por la superficialidad de la clase política actual.

La izquierda nacional y yucateca se ha refugiado no en la acción política. Al contrario, se han apaciguado y hemos visto resurgir la crítica al liberalismo desde un aspecto conservador. La socialdemocracia en México y Yucatán vive sólo en la mente de aquellos que la simpatizan, y vive lejana del actuar político de los liderazgos contemporáneos. Diferentes hechos tanto a nivel local aquí en Yucatán, como en el actuar nacional nos generar preocupación porque si analizamos la Cuarta Transformación, y removemos los programas sociales, fuera del discurso, no existe un verdadero compromiso con las exigencias (actuales e históricas) de la izquierda. El panorama nacional y local actual, si bien a nivel federal es completamente distante, en nuestra entidad todo parece indicar que la izquierda seguirá dormida en el poder. La izquierda no está durmiendo en Palacio Nacional.

Réplica a Salvador Alva, presidente del Tecnológico de Monterrey

Comparte este artículo:

Creer que la pobreza se soluciona creando más riqueza es legitimar la desigualdad y desconocer la realidad histórica de nuestro país.

Este martes 23 de julio grupo Reforma publicó una columna de Salvador Alva, Presidente del Tecnológico de Monterrey. El escrito denominado “Creando riqueza y bienestar” me llamó mucho la atención por la forma en la que parece legitimar la desigualdad en México. A través de este texto doy réplica puntual a lo escrito por el directivo. 

Para Salvador Alva la pobreza siempre ha existido, y lo que inventamos recientemente es cómo crear riqueza, “y eso nos ha llevado a una reducción dramática de la pobreza: sólo creando riqueza se crea bienestar y se reduce la pobreza”.

Si esto fuera cierto, estimado Salvador, México no sería uno de los 20 países con más millonarios, y a la vez uno de los 15 países con el mayor número de pobres (Animal Político, 2017).

Como lo señala Carlos Brown en la revista Nexos, México es un país en el que  “los grandes edificios en Paseo de la Reforma en la Ciudad de México, los autos de lujo de San Pedro Garza García en Nuevo León, o las grandes casas porfirianas del Paseo de Montejo en Mérida resulta terriblemente contrastante con el México que se vive en Ecatepec, en el Estado de México, o en Tahdziú, Yucatán; este último considerado el municipio más pobre en América Latina”. 

En una idea que me parece por demás inconsistente, el presidente del Tec hace un comparativo de la disminución de la riqueza a nivel global desde ¡1500! Sí, desde la época de los aztecas, antes incluso de la conquista de México. 

Argumentando que en el mundo la pobreza se ha reducido drásticamente en los últimos treinta años, “la población en pobreza extrema… se redujo de mil 900 millones de personas a 650 millones”, Alva lo adjudica a que se abrieron los espacios a la libertad, al esfuerzo individual, la meritocracia, etcétera. 

Remata haciendo énfasis en que los países exitosos disminuyendo la pobreza han tenido una fórmula de ser iguales ante la ley de tener una igualdad de oportunidades. 

Me parece que el artículo de Alva cae en la falacia de la meritocracia, en la que es el esfuerzo individual y las ganas de salir adelante los que definen tu avance en la vida.  Apostarle al desarrollo por méritos es apostarle al desarrollo desigual, simplemente porque tienen más méritos los que nacen con oportunidades que los que no.

Repito mucho este dato pero en México el 99.7% de las personas que nacen en situación de pobreza, van a crecer y morir siendo pobres. Mismo caso de los que nacen con riqueza. 

No es cuestión de generar más riqueza, como lo menciona Alva, es cuestión de disminuir la brecha de desigualdad, de lograr una distribución de la riqueza más equitativa. Y no, no me refiero a hacer pobres a los ricos y ricos a los pobres, sino de ver y actuar de una manera justa, tanto en los puestos de trabajo como en las oportunidades que se les otorgan a todos y cada uno de los mexicanos. 

En una reseña publicada en el Colmex, del libro de Gonzalo Saraví Juventudes fragmentadas. Socialización, clase y cultura en la construcción de la desigualdad, se señala que “el modelo educativo profundiza la desigualdad, ya que depende de las condiciones sociales favorables o perjudiciales de la familia del estudiante”.

Como exalumno del Tecnológico de Monterrey, me es preocupante que una de sus máximas autoridades, refleje en un escrito lo que parece ser el adoctrinamiento al que caen muchas instituciones educativas y que Gonzalo Saraví expone: reproducir paralelamente la desigualdad a partir de la socialización y la legitimación de los discursos de la riqueza, la desigualdad y la visión que tienen a raíz del privilegio.