Exigen organizaciones Fiscal Anticorrupción Independiente

Organizaciones ciudadanas, académicas y empresariales, en las que destacan el Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C., Transparencia Mexicana y Coparmex, convocaron el día de hoy a una conferencia de prensa donde exigirán la creación de una Fiscalía General Independiente, con las que se atiendan las investigaciones de casos de corrupción.

Otras de las demandas que harán los representantes de las organizaciones es transparencia en el nombramiento de funcionarios, la asignación de recursos públicos para combatir la corrupción y una nueva generación de reformas contra esos delitos.

Por último, exigieran al Congreso de la Unión que avance en las reformas y nombramientos que tiene pendientes antes de que termine el sexenio.

La conferencia de prensa se da a unas horas de que el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) inicié. Como ya se había mencionado con anterioridad, el Congreso no aprobó un periodo extraordinario para nombrar al fiscal y magistrados que controlaran el SNA, por lo que su inició será sin dientes ni garras para combatir la corrupción.

Radiografía anticorrupción: reformas locales pendientes

Quizá de manera generalizada podamos afirmar que un fiel protagonista de las campañas políticas en los últimos 3 procesos electorales ha sido el discurso de la lucha contra la corrupción y las distintas promesas o estrategias que abanderaba cada candidata o candidato en la materia.

Por ello me parece particularmente importante destacar que a tan solo 14 días del plazo límite que tienen las entidades para la implementación de su propio sistema anticorrupción (derivado de la reforma federal que crea el Sistema Nacional Anticorrupción), el número de los estados que carecen de avances al respecto asciende a la cantidad de 13.

Para dejar el punto bastante claro, estamos hablando de un rezago presentado en el 40 por ciento de las entidades en México.

El IMCO, COPARMEX y Transparencia Mexicana desarrollaron una herramienta amigable y de gran utilidad para medir la calidad legislativa tanto de la reforma constitucional como de las leyes locales que dieran vida a los sistemas locales anticorrupción. De acuerdo a los datos arrojados por el “Semáforo anticorrupción: Monitoreo de los Sistemas Locales Anticorrupción”, Sonora y Baja California son los punteros en cuanto al desarrollo de legislaciones locales calificadas como “satisfactorias” (mediante la medición de 31 indicadores que reflejan aspectos relevantes de armonización con la norma federal). La herramienta identifica además las constantes deficiencias encontrada en relación a los comités coordinadores.

Como mexicanas y mexicanos preocupados por este tema, resulta de gran relevancia estar al pendiente del proceso de implementación de estos sistemas, ya que de ellos dependerá la efectividad en el combate de la corrupción en nuestro escenario más cercano: lo local.

#ElPesoDeLaResponsabilidad: “Gobierno Abierto en México: ¿La Alianza que no fue?”

En términos generales, Gobierno Abierto es un concepto que se emplea para caracterizar a aquel gobierno que inaugura un proceso de interacción con los ciudadanos, a través de una relación de doble vía, en la que éstos expresan sus opiniones sobre políticas públicas, coparticipan en la producción de bienes o servicios públicos, e intervienen activamente en el control y evaluación de la gestión gubernamental.

El concepto ha estado en el centro de numerosos estudios de Ciencia Política desde hace, por lo menos, una década. Quizás tomó su mayor proyección cuando en 2011 se creó la Open Government Partnership (Alianza para el Gobierno Abierto), con el propósito de construir la mayor instancia institucional global de intercambio y evolución conjunta en la materia. Precisamente, México fue uno de los ocho fundadores de esa alianza, junto a los gobiernos de Brasil, Estados Unidos, Filipinas, Indonesia, Noruega, Reino Unido y Sudáfrica. Actualmente son 75 países los que se han adherido a la Alianza, realizando más de 2500 compromisos para hacer que sus gobiernos sean más abiertos y responsables (para más información sobre la Alianza se puede consultar: goo.gl/MyqZ4n).

La importancia del tema –y, aún más, de la Alianza– radica en que los instrumentos de cualquier gobierno que se considere “abierto” deben estar basados en tres principios fundamentales: 1) transparencia y acceso a la información; 2) participación activa de los ciudadanos en los asuntos públicos; y 3) colaboración entre diferentes sectores (público, privado y sociedad civil), con el fin de incrementar la eficiencia de la gestión del Estado y mejorar los servicios públicos y la calidad de vida de toda la población, aprovechando las ventajas del uso de las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Así, resulta evidente que este modelo pretende establecer nuevos elementos sobre la manera en cómo los gobiernos se relacionan con los ciudadanos. Uno de esos elementos es, sin duda, el valor de la confianza. Valor que, por naturaleza, debe ir en dos direcciones: de los ciudadanos a los gobernantes, y viceversa.

Me interesa escribir sobre este tema debido a que apenas el pasado lunes 19 de junio diversos medios de comunicación informaron, con base en un reportaje de The New York Times, a su vez elaborado a partir en un estudio del Citizen Lab de la Universidad de Toronto, que diversos representantes de la sociedad civil habían sido espiados a través de sus teléfonos celulares por medio de un software conocido como Pegasus, desarrollado por la empresa NSO Group Technologies, cuyo capital y oficinas centrales se encuentran en Israel. Como lo escribió ayer Salvador Camarena, el artículo del diario estadounidense amplía los hallazgos del reporte “Gobierno Espía, vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos en México”, dado a conocer por la Red de Defensa de los Derechos Digitales (documento que se puede revisar en el siguiente vínculo: https://goo.gl/r8pt89).

Sin embargo, este no es el primer caso de espionaje contra integrantes de la sociedad civil que se da en nuestro país. Ya en mayo pasado, el Núcleo de Organizaciones de la Sociedad Civil (NOSC) determinó retirarse de los trabajos de la Alianza para el Gobierno Abierto en el plano federal, argumentando que han perdido la confianza en el Secretariado Técnico, institución tripartita en la que participan representantes del Ejecutivo y del Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (INAI), como órgano garante. En este sentido, organizaciones como Fundar, GESOC, Transparencia Mexicana y CIDAC, entre otras, censuraron la actitud asumida por las autoridades frente a evidencias de que se había violentado la privacidad de algunos de sus miembros. Sin confianza no pueden continuar participando en la Alianza, argumentaron.

Avanzar para que la construcción de los Sistemas de Rendición de Cuentas y Combate a la Corrupción incorporen las exigencias de organizaciones civiles, académicas y empresariales, es un elemento indispensable para restaurar la relación Estado-sociedad. Como lo mencionó Jacqueline Peschard en su toma de protesta como presidenta del Comité Ciudadano del Sistema Nacional Anticorrupción, no basta que los ciudadanos sepan qué hacen los gobiernos, por vía de la transparencia, sino que deben ser actores directos de las decisiones y políticas que aquéllos adoptan. Se trata, pues, de una nueva relación entre sociedad y gobierno, y para que prospere es indispensable que exista un dialogo basado en el respeto mutuo y la confianza de las partes.

El establecimiento de políticas relacionadas con Gobierno Abierto, construidas a partir de mecanismos transparentes y con aportaciones ciudadanas, ha demostrado ser eficaz en otras regiones del mundo. México no debe ser la excepción. Con todo –como se argumenta desde la Ciencia Política– se debe reconocer que Gobierno Abierto, como idea y como práctica, continúa siendo un concepto en construcción. Por desgracia, el contexto actual lleva a suponer que la idea difícilmente se podrá materializar mientras siga existiendo un déficit de confianza entre las partes. Toca ahora al gobierno actuar para recuperarla. Cuidado, si no lo hace, se puede perder una oportunidad que no regresará.

#Ley3de3: La solución a la corrupción desde la ciudadanía

giphy-2

Desde el año pasado, durante el proceso electoral, me llamó mucho la atención una iniciativa de Transparencia Mexicana y el Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C. (IMCO) llamada 3de3. El 3de3 consiste en que los gobernantes, y en ese entonces candidatos, le presentaran su declaración patrimonial, de intereses y fiscal. Durante campaña varios candidatos presentaron sus declaraciones y otros se negaron a hacerlo o simplemente hicieron caso omiso de esto.

Transparencia Mexicana y el IMCO, junto con otras organizaciones ciudadanas, presentaron la Ley 3 de 3, la cual obliga a nuestros actuales funcionarios y a los futuros candidatos a puestos públicos a presentar las declaraciones antes mencionadas.

Esta semana, Transparencia Mexicana y el IMCO, junto con otras organizaciones ciudadanas, presentaron la Ley 3 de 3, la cual obliga a nuestros actuales funcionarios y a los futuros candidatos a puestos públicos a presentar las declaraciones antes mencionadas. Adicional a esto, incluye otras partes que considero muy importantes como:

1. Una Guía de cómo debe de comportarse un servidor público.
2. 3de3 como ley general en todas las entidades federales.
3. 10 actos de corrupción claros y unificados a nivel nacional.
4. Red de 90 autoridades coordinadas para la PREVENCIÓN y COMBATE a la corrupción.
5. Capacidades completas para la investigación.
6. Pesos y contrapesos en los procesos e investigación y sanción.
7. Integridad de las empresas, es decir, de la Iniciativa Privada.
8. Sanciones a personas físicas y morales en caso de ser partícipes en actos de corrupción.
9. Plataforma sencilla e independiente de denuncia.
10. Protección para denunciantes y testigos.
11. Obligación de los servidores públicos de denunciar actos de corrupción.
12. Recompensas por denunciar.
13. Autodenuncia con incentivos para limitar la responsabilidad.
14. Sanciones severas para servidores públicos corruptos y una lista negra de corruptos.
15. El corrupto lo pierde todo: prioridad en la recuperación y su uso.

Esta iniciativa busca 120 mil firmas, tú ciudadano puedes ayudar a que este ley se haga realidad y comencemos una verdadera lucha en contra de la corrupción en nuestro país.

Esta iniciativa busca 120 mil firmas, tú ciudadano puedes ayudar a que este ley se haga realidad y comencemos una verdadera lucha en contra de la corrupción en nuestro país, que tiene un costo de alrededor de 347 millones de pesos. ¿Imagínate ciudadano que se podría hacer con todo ese dinero que se va por la coladera de la corrupción?

Los invito a leer y firmar el documento adjunto. Sólo nosotros los ciudadanos podemos combatir este cáncer que solamente nos llevará a la gradual muerte de nuestra nación. Necesitamos hacer algo ahorita, por que en el futuro no tiene caso quejarse.

Descarga la #Ley3de3

Descarga y Firma el Formato

Puntos de Entrega

La democracia está desencantada de los mexicanos

México es un país con un sistema democrático probado. Tan es así que el Bronco o Carmelita Salinas fueron electos, uno para gobernar el estado de Nuevo León y la segunda para ser diputada federal por el PRI. El Bronco se lanzó como candidato independiente, y a Carmelita Salinas le bastó ser un personaje popular para ser electos como parte de la clase gobernante.

La discusión, me parece, está en la calidad de nuestra democracia. El problema es que este sistema de gobierno no nos ha entregado los resultados que esperábamos los ciudadanos. ¿Y qué esperábamos que estamos tan decepcionados y desencantados? Confiábamos en que se solucionaran muchos problemas, entre ellos, la corrupción y la inequitativa distribución de la riqueza. Pero esto no ha sucedido, al contrario, parece que cada día se agravan más.

La democracia nos debe a los ciudadanos, sin duda. Pero ya que los ciudadanos somos parte central de este sistema de gobierno, quiero proponerles que invirtamos el argumento. ¿Qué tal que la democracia es la que está desencantada con los ciudadanos, con los mexicanos? Quiero apuntar que esta idea no es mía sino de Diego Fernández de Cevallos (lo escuché hace unas semanas en una una conferencia). Ya sé, ya sé… Es difícil darle crédito a cualquier idea que salga de la clase política, pero creo que vale la pena detenerse en esta idea.

La democracia está desencantada con los ciudadanos. ¿Por qué? Porque nosotros tampoco nos hemos portado a la altura de las circunstancias.

La democracia está desencantada con los ciudadanos. ¿Por qué? Porque nosotros tampoco nos hemos portado a la altura de las circunstancias. Los comentarios peyorativos, los insultos y las mentadas de madre a los políticos, son ejercicios válidos dentro de una democracia. La libertad de expresión, por la que tanto se ha luchado, nos permite esas licencias y los gobernantes están expuestos a eso. Pero, ¿en eso topa nuestro ejercicio como ciudadanos? ¿No nos estamos quedando cortos en nuestra forma de exigir resultados? Está probado que las manifestaciones, las movilizaciones y los insultos en redes sociales no han solucionado ningún problema.

¿No nos estamos quedando cortos en nuestra forma de exigir resultados? Está probado que las manifestaciones, las movilizaciones y los insultos en redes sociales no han solucionado ningún problema.

Nosotros exigimos respeto, tolerancia y disposición al diálogo por parte de los políticos. Sí, por supuesto, es parte de su trabajo. Pero también es parte del nuestro como ciudadanos y no estoy segura de que estemos dispuestos a eso. Y, ¡ojo!, escuchar no significa coincidir ni estar de acuerdo. Significa prestar atención a lo que el otro tiene que decir y tratar de entender sus motivaciones.

Nosotros exigimos respeto, tolerancia y disposición al diálogo por parte de los políticos. Sí, por supuesto, es parte de su trabajo. Pero también es parte del nuestro como ciudadanos y no estoy segura de que estemos dispuestos a eso.

Para empezar a cambiar las cosas y “dialogar” con la clase política tampoco hay que hacer grandes esfuerzos. La sociedad civil ya está haciendo algunas cosas para ayudarnos a los demás. Han creado el 3de3 de Transparencia Mexicana y el IMCO, El Sabueso de Animal Político o DHP (Dejémonos de hacernos pendejos), que son instrumentos que nos permiten valorar el trabajo y la trayectoria de los políticos.

Un ejercicio democrático responsable empezaría con tomarnos 20 minutos al día, a la semana o al mes para revisar esta información, que ya está ahí, al alcance de nuestra mano. Si no nos parecen los políticos que tenemos, no votemos por ellos. Puede afectarles más no ser electos que los insultos que les podamos dejar en su Facebook o Twitter.

La calidad de la democracia depende de los políticos y de los ciudadanos. Los ciudadanos tenemos que comportarnos a la altura de las circunstancias. Y eso, en estos momentos, significa estar mejor informado. Exijamos a los políticos que trabajen y se comporten con honestidad, pero en el pedir está el dar. Queremos políticos ejemplares, seamos ciudadanos ejemplares.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”