La piratería en México

De acuerdo con Enrique Guillén, Presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA) el contrabando y la piratería en México cuestan alrededor del 1.25% del PIB lo que en cifras equivaldría a 236 mil 800 millones de pesos. Por ello, la piratería representa el segundo delito que más preocupa a las autoridades, justo después del narcotráfico. Habría de decirse que el segundo delito que más debería preocupar a los mexicanos es la piratería.

Los sectores con mayor vulnerabilidad ante esta situación son el de vinos, cigarros, libros y acero. Algunos datos al respecto muestran el alcance de la piratería en esos terrenos, por ejemplo: en la industria tabacalera creció del dos al 17 por ciento entre 2011-2014, dicho en términos netos: 340 millones de cajetillas de cigarros que entran al territorio nacional no pagan impuestos, esto representa un grave riesgo a la salud y habría que atenderlo a la prontitud. Ahora hay que imaginar cuántas escuelas se dejaron de construir o en su caso de equipar debido a hábitos de consumo nocivos para la ciudadanía y para las instituciones.

Por otro lado, explica Salvador Quesada, Director de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (CANACERO), que en la industria del acero ha ingresado varilla china que sólo cuenta con el 15% de fortaleza que la nacional, esto quedó demostrado al efectuarse pruebas de calidad, sin embargo es más barata y se vende sin ningún tipo de problema aunque ponga en riesgo las construcciones donde se instala. Se ahorran unos pesos y se pone en riesgo el patrimonio de miles de familias que son sus hogares, y aún de terceros.




Por ello la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados dictaminó a favor la propuesta presentada por el suscrito y los también diputados Jorge Ramos del PAN y Enrique Jackson del PRI para decretar el 11 de Octubre de cada año “Día Nacional del Combate al Contrabando y Delitos en Materia de Derechos de Autor”. El problema de la llamada piratería implica un vector fundamental de las sociedades modernas que es la propiedad intelectual, esto es, el mundo de las patentes, los procesos, las técnicas y los materiales con que se genera riqueza.

Ahora bien, la tarea no es menor porque si bien pueden crearse herramientas legislativas para tratar de combatir este mal, también es cierto, como lo comentan los legisladores en el cuerpo dictamen que se turnará al Pleno de Diputados para su valoración y votación, la necesidad de fomentar una cultura de la legalidad con participación de ciudadanos, sector productivo y autoridades.

Esto es importante ya que de acuerdo con el estudio “Piratería: entendiendo el mercado sombra en México” realizado por la American Chamber of Commerce of México y el Centro de Investigación para el Desarrollo AC (CIDAC) en general el 50% de los encuestados no ven a la piratería como un delito grave, incluso es algo que forma parte de su vida cotidiana, de ahí que tampoco se considere problemático consumir productos que tienen un origen ilegal.

Por último, tomando en consideración la “Cuarta encuesta de hábitos de consumo de productos pirata y falsificado” realizada por el mismo instituto se obtuvo como resultado que ocho de cada diez personas han comprado un producto pirata y que los productos que más se consumen son: películas, calzado, ropa, textiles y perfumes.




La cultura de la legalidad en el consumo es primordial por varias razones, primero, porque con la piratería se fractura la innovación y la investigación, segundo, porque se pone en riesgo el trabajo de cientos de miles de personas; tercero, porque se adquieren productos de mala calidad con riesgos reales para el consumidor;  y cuarto porque se crea una economía paralela que daña las finanzas públicas y así la disponibilidad de recursos para el desarrollo.

Por tanto, deben reforzarse las acciones orientadas a la cultura de la legalidad y hacer visibles los problemas que se crean al consumir productos de origen “pirata” particularmente por su vinculación con el crimen organizado. Que las ciudadanías financien con sus compras lo que más las lastima que es la delincuencia organizada resulta una paradoja, sin embargo, es real y evidente que se incentiva la evasión fiscal, el daño a la propiedad intelectual, el trabajo honesto de hombres y mujeres y la inversión económica. La economía de la piratería es de suma cero en términos de desarrollo público: todos pierden menos la delincuencia.
______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

Mr. Muro en México

Esta semana pasará a la memoria y probablemente a la historia de nuestra sociedad, ya que lo que parecía sin sentido, y hasta apocalíptico, sucedió, se reunieron las dos figuras que representan el repudio social de los mexicanos. El encuentro de Enrique Peña Nieto, el Presidente con la aceptación más baja de la historia moderna de México y por el otro lado Donald Trump, el racista #1 de Norteamérica, quien ha repudiado la aportación de los migrantes a su país, en especial a los mexicanos.

Si bien sus declaraciones desde el inicio despertaron la indignación nacional de propios, pero la despertaron más de extraños, lo que colocó rápidamente a Trump como una figura realmente conocida, y no por bueno. Ante sus polémicas declaraciones y la semilla de repudio y xenofobia que sembró en el lado republicano de los estadounidenses, distintas “figuras” del ámbito nacional se pronunciaron en contra de las declaraciones y posibles políticas internacionales del candidato de los elefantes americanos.

Desde atinadas declaraciones como las de Jorge Castañeda, hasta el ridículo de Eugenio Derbez, donde se magnificó de una manera exponencial la mala fama del rubio candidato; sin embargo, faltaba la cereza en el pastel de reclamos y repudio, faltaba la postura de la Presidencia de la República Mexicana con respecto a sus declaraciones.

Como cita en el IMSS, el momento llegó, tarde, pero llegó. Y antes que se muriera el tema, como en el IMSS, a EPN se le ocurrió la idea de abrir la invitación a los dos candidatos Hilary Clinton y Donald Trump, para conocer la postura de los aspirantes, a lo que sorpresivamente, Trump acepto dicha invitación y un día después, se encontraba ya en suelo mexicano.

Uno se imaginaría que después de todo el revuelo social que encendió, el nuevo repudio a su “Nueva América” y sus desatinadas opciones hacia nuestro país, nuestro comandante supremo, ósea nuestro Presidente, saliera a defender a sus compatriotas con el orgullo lastimado e indignados aun por la propuesta de su reunión… Pero no, en una nueva muestra de poca habilidad política, Peña Nieto no nos dijo más lo que ya sabemos, que si hay una co-dependencia comercial, que si somos vecinos, que si vamos por buen camino, que si Taco Bell no son tacos de verdad, todo, menos lo importante; y con justa razón, discutir sobre las políticas migratorias que propone, ¡lo tenía enfrente!, tenía la oportunidad de llevarse un aplauso después de tantos abucheos, y se quedó callado.

Entendemos las cordialidades y que un arrebato del Presidente podría entorpecer relaciones futuras, pero pedirle una disculpa al pueblo mexicano, además de ser políticamente correcto para ambos, se quedó en el aire.

Así una vez más EPN nos demostró que aquella despensa y votos comprados no garantizan un Gobierno con pantalones, además se posiciona como alguien en quien no nos sentimos representados, porque a la opinión de muchos de nosotros, el peor enemigo del Presidente siguen siendo sus asesores.

En voz de Jorge Ramos, periodista de Univison, orgullosamente inmigrante por cierto, Peña Nieto “desaprovecho una oportunidad única de enfrentar a Trump. Ni una sola vez lo cuestionó en público. Trump le comió el “mandado”.

Efectivamente así fue, ya que con un semblante serio y de comentarios sin relevancia en su intervención, Trump llego a uno de los países más lastimados por él, invitado por el presidente del mismo, y así como llego se fue. Sin penas, pero con la gloria de haberse impuesto en nuestro país.

Los dos políticos mantuvieron sus posturas, ya que ninguno toco el tema de la frontera más cruzada del mundo, salvo menciones escuetas, pero ambos se manifestaron por separado, y nuevamente Trump cerro con esta joya en twitter: “México pagara el muro”.

Del lado de la que no fue invitada y es la consentida de los mexicanos es la Señora Clinton, quien debemos saber o recordar, que la Iniciativa Mérida, la Operación Rápido y Furioso, y recientemente las Reforma Estructurales del Gobierno Mexicano, y ella tuvo algo que ver directa e indirectamente con la aplicación de estos sucesos en nuestro país.

Ahora ella maneja inteligentemente un mensaje de armonía y paz con los latinos, que junto con la cercanía con Obama, la posiciona como la dueña del apoyo latino, que cada vez más, domina las elecciones en estados como California, Arizona y la vital Florida para las aspiraciones de cualquier presidenciable.

Y así Donald Trump, llegó como cuando tu mamá invita a tu ex novia a comer a tu casa, se come el postre y pasa su nuevo novio por ella, así de lastimoso es para muchos mexicanos su visita.

PD. Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón se destapa para la Presidencia de 2018, que al cabo ¿Nuevo León qué? Aún no resuelve los problemas de nuestro estado, como el lo menciono muchas veces, entonces ni que se chifle.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Dimes y Diretes: “Por dignidad, renuncia EPN”

Seis vidas fueron brutalmente interrumpidas el pasado domingo por armas del mismo gobierno mexicano. Hayan sido maestros o no, no es el punto de discusión, el tema debe ser y cómo bien lo pregunto el periodista Jorge Ramos, “¿Quién dio la orden de disparar?”. Éste incidente se acumula ya a una serie de errores y desatinos del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Algunos aclaman por la renuncia de Aurelio Nuño, el Secretario de Educación Pública, otros más por la renuncia del gobernador de Oaxaca, Gabino Cué. Pero creo que los que piden la renuncia de uno solo o de ambos se están quedando cortos. La realidad es que el que ya tiene que irse es el Presidente Enrique Peña Nieto.

Pero creo que los que piden la renuncia de uno solo o de ambos se están quedando cortos. La realidad es que el que ya tiene que irse es el Presidente Enrique Peña Nieto.

Sin tratar de caer en lo chairo, ¿cuántas le hemos “pasado” durante lo que va de su sexenio? La Casa Blanca y su conflicto de intereses con Grupo Higa, el pésimo manejo por parte de su ex procurador y de su gobierno en el caso de la desaparición de los 43 normalistas en Ayotzinapa, el mal manejo de la seguridad a lo largo y ancho del país, y ahora la muerte de seis personas inocentes en Oaxaca.

Lo ridículo de la situación del domingo fue la manera tan descarada con la cuál el Consejo Nacional de Seguridad (CNS) negaba en primera instancia que los Policías Federales portaran armas, pero las pruebas fueron más que claras en fotos y videos que circulaban en las redes sociales, que no lo pudieron negar más. ¿La razón de portar armas? No la dejan en claro, se supone que el objetivo de la PF era contener las protestas y evitar desmanes, no oprimirlas y disparar en contra de los manifestantes.

¿La razón de portar armas? No la dejan en claro, se supone que el objetivo de la PF era contener las protestas y evitar desmanes, no oprimirlas y disparar en contra de los manifestantes.

Por desatinos como los del domingo, ahora nuestro país es titular a nivel mundial, donde se muestra que vivimos en un país opresor y donde el diálogo no es una opción, todos se tiene que arreglar a punta de pistola al parecer.

Hay límites en todo, y Enrique Peña Nieto y su gobierno los han rebasado, por eso Presidente, con todo el respeto que se merece, renuncie, por dignidad RENUNCIE, le quedó grande la silla.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Carta Abierta a los Medios de Comunicación

Desde el proceso electoral del año pasado, existe en Nuevo León un alta incredulidad a los medios de comunicación tradicionales, sean escritos, radiofónicos o televisivos y con justa razón. El año pasado vimos como el proceso era politizado por los medios, por un lado apoyando a la candidata Ivonne Álvarez y por el otro un apoyo relativo a Jaime Rodríguez Calderón. Los medios, por intereses propios, agarraron partido, algo que nadie en la industria debe de hacer.

Esta idea de tener medios de comunicación controlados por grupos de poder me llevaron a crear lo que hoy se conoce como Altavoz. Me aterra la idea de que la desinformación en un futuro controle a la gente. Lo que me preocupa es que ahora la gente simplemente no cree en ningún medio, y existe ciertamente una intolerancia a la crítica y a las opiniones diferentes.

Lo que me preocupa es que ahora la gente simplemente no cree en ningún medio, y existe ciertamente una intolerancia a la crítica y a las opiniones diferentes.

“Medio vendido”, “Bots”, “PeñaBots”, “¿Por qué no criticaban así a Medina?”, “Es por que ya no les dan cheque”, son algunos de los comentarios que veo constantemente en la página y en Facebook cuando se hace crítica al actual gobierno. Ni somos Peñabots, ni tampoco nos sentimos mal por que no recibimos ni un centavo del gobierno; ni estamos vendidos con nadie y nunca lo estaremos.

Entiendo la fuente de esta desconfianza, pues se ha generado por los medios que realmente estuvieron vendidos, que los llamo por nombre: Televisa, Multimedios y hasta cierta medida TV Azteca. Pero les contaré un secreto: hay una diferencia entre esos medios y los medios independientes como nosotros.

El Arq. Benavides, María Julia la Fuente y Gregorio Martínez no son periodistas, son lectores de noticias, pues tienen una pantalla enfrente de ellos que les dice qué decir y cómo actuar. Al contrario, San Juana Martínez, Carmen Aristegui y Jorge Ramos son periodistas; pues verá, un periodista se la pasa horas y horas enfrente de una computadora o en un teléfono consiguiendo fuentes, o en el campo de batalla consiguiendo la información y yendo por la noticia. De ahí, se generan investigaciones y se revelan cosas como el Caso de la Casa Blanca, que es el más afamado de los últimos dos años.

Un periodista se la pasa horas y horas enfrente de una computadora o en un teléfono consiguiendo fuentes, o en el campo de batalla consiguiendo la información y yendo por la noticia.

Altavoz busca ser siempre neutral, atrayendo opiniones a favor y en contra de personajes políticos. ¿A caso quiere usted un medio que hable el 100% del tiempo bien del gobierno actual? Digo, a final de cuentas es lo que hacían otros cuando estaba Medina. Si el día de mañana alguien hace algo bueno, lo aplaudiremos; pero si hay algo malo, lo vamos a criticar y lo vamos a hacer saber.

Lectores, tenemos que entender que siempre habrá opiniones en contra de lo que nosotros pensamos, pero esto no hace mala a una persona. Nosotros exponemos opiniones de todos los lados para que al final del día usted sea el que formule su propio punto de vista, con esperanza utilizando algo del material que aquí le exponemos.

Nosotros exponemos opiniones de todos los lados para que al final del día usted sea el que formule su propio punto de vista, con esperanza utilizando algo del material que aquí le exponemos.

Por el momento, duermo con tranquilidad porque se que estamos haciendo un buen trabajo, y comentarios como “Gracias, Altavoz, por enseñar esta información” o “Los sigo y muy buena labor” hacen que todos los días me levante y trabaje más duro que un día antes.

Hago un llamado a los medios de comunicación tradicionales a ajustarse a hacer una buena labor, a en verdad informar a la gente, no informar la línea de su compañía, porque así no se construyen sociedad sanas, sino enfermizas, ignorantes y llenas de odio.

Hago un llamado a los medios de comunicación tradicionales a ajustarse a hacer una buena labor, a en verdad informar a la gente, no informar la línea de su compañía, porque así no se construyen sociedad sanas, sino enfermizas, ignorantes y llenas de odio.

Les agradezco a todos nuestros lectores su confianza y siempre estaré al pendiente de sus comentarios.