Alerta Artículo 19 que #LaMañanera son “instrumento de desinformación”

Comparte este artículo:

En su informe anual titulado “Distorsión: el discurso contra la realidad“, Artículo 19 aseguró que las conferencias mañaneras del Presidente Andrés Manuel López Obrador son un instrumento de desinformación. Adevirtió también que el 2020 se convirtió en el año más violento contra la prensa, mientras que el Gobierno federal continuó sin responder a las preguntas ciudadanas realizadas vía transparencia.

EL documento indica al respecto: “Con el tiempo, la ‘mañanera’ se ha alejado de ser un verdadero espacio informativo, de transparencia y rendición de cuentas, para convertirse en uno donde se concentra y posiciona la agenda del Ejecutivo a cualquier costo, incluso sacrificando la verdad sobre el desempeño gubernamental“, plantea el documento.

Sobre el periodismo, de acuerdo con la organización, en 2020 se registraron 692 agresiones contra periodistas, una cada 13 horas, un incremento de 13.6 por ciento más respecto a los ataques de 2019. Se destaca que el año pasado asesinaron a seis periodistas debido a su profesión, con lo que suman 17 en el presente sexenio.

Además, se muestra falta de transparencia en el informe, siendo que las respuestas que el Gobierno federal hace a las solicitudes de información pública, Artículo 19 destaca que las declaraciones de notoria incompetencia pasaron de 0 en 2019 a 389 en 2020, mientras que, en sentido contrario, las declaraciones de inexistencia de la información disminuyeron a 0 el año pasado.

“El cambio de argumento jurídico es evidente, pero la consecuencia es la misma: no hay sostén para muchos de los dichos que el Presidente formula en sus conferencias matutinas”.

Para el organismo, en 2020 se mantuvieron tres tendencias en materia de publicidad oficial: la ausencia de criterios claros de asignación como mecanismo de censura indirecta, el apiñamiento del gasto en los últimos dos meses del año fiscal como síntoma de mal manejo de los recursos públicos y la concentración de la publicidad en algunos medios.

Con información de Reforma

Denuncia reportera Mitzi Yanet que policías la trataron de violar

Comparte este artículo:

Mitzi Yanet Torres Quintero, una reportera en Morelia, Michoacán, ha denunciado a través de un video que difundió en las redes sociales que el día martes 20 de agosto sufrió a causa de un intento de violación. Acudió a policías de la Policía Municipal de Morelia para pedir ayuda, pero éstos en vez la golpearon y arrestaron.

 

Los agentes habían llegado al lugar donde ocurrió el intento de violación, y la subieron  a la patrulla. Ella les comentó que era periodista y empezaron a maltratarla, diciendo que “no les importaba que se creyera muy influyente”; se le cuestionó por su vestimenta y le golpearon el rostro.

 

“Fui víctima de muchas burlas por mi vestimenta, por mi profesión, por mi forma de ser, de mi persona. Se me trató con mucha saña, con mucha burla.”

 

En su denuncia agregó que el médico no quiso registrar los golpes presentados, y la juez también omitió las señales de violencia física. “La juzgadora, dijo la reportera, le ‘hizo el favor’ de dejarla salir sin cumplir el arresto de 24 horas que le impuso, adicional a sanciones comunitarias.” El Ayuntamiento de Morelia y el gobierno de Michoacán no han dicho nada respecto a la situación de Mitzi Yanet Torres Quintero.

 

(Con información de Aristegui Noticias)

#HojaDeRuta: “Volver a creer en el periodismo”

Comparte este artículo:

Qué cosa tan frágil es la confianza hoy en día. Lo ha sido siempre, pero ante el asedio de la desinformación y la falta de criterio para discernir incluso lo que se creían verdades sólidas, la situación es particularmente delicada.

Cada año, la agenda estadounidense Edelman publica el “Barómetro de la Confianza”, donde mide este factor en lo que llama las “instituciones principales”: gobiernos, empresas, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil.

Para la medición de 2019 se realizaron más de 30,000 encuestas en 27 países, incluido México. A continuación comentaré algunos de los hallazgos que encuentro de mayor relevancia para reflexionar sobre la confianza (o la falta de ella) y las implicaciones que tiene para el debate y comunicación públicos.

En primera instancia -y quizá lo más destacable, en mi opinión- es que la ciudadanía a nivel global está mostrando una tendencia a consumir más noticias, es decir, tiene mayor interés por informarse. 

El reporte divide a los encuestados en tres categorías respecto al consumo de noticias: los desenganchados, que consumen noticias menos de una vez por semana; los consumidores, que lo hacen una vez o más por semana y finalmente los amplificadores, que son las personas que consumen noticias más de una vez por semana y las publican varias veces al mes en sus redes sociales.

Los consumidores se incrementaron 8% respecto al año pasado, pero lo que más sorprende es que los amplificadores mostraron un notable crecimiento de 14%, es decir, muchas más personas se están involucrando con las noticias y publicándolas en sus redes, denotando mayor interés en la agenda pública y en abrir conversaciones.

A lo anterior se suma un factor más: el principal crecimiento en la categoría de amplificadores se dio en las mujeres, que en población abierta aumentaron en 13% y en el público informado un 23% respecto a la medición publicada en 2018.

Respecto a las fuentes confiables de información, dos empatan en el primer lugar: en el promedio global el 65% de las personas encuestadas confían en los medios tradicionales y en motores de búsqueda como Google. Los medios digitales registran un 55% de confianza, mientras que los medios institucionales (páginas web oficiales, por ejemplo) tienen un 49%. El último lugar de confianza como fuente informativa son las redes sociales, con 43%.

Resulta una buena noticia que los medios tradicionales van recuperando algo de confianza del público, sin embargo, a nivel global siguen siendo la institución más desprestigiada. Pero esto cambia en el caso mexicano.

En nuestro país, el gobierno es la institución en la que menos se confía, con apenas 34%, incluso registrando un aumento de seis puntos en esta edición. De ahí le siguen los medios con 53%. Las empresas son quienes encabezan el listado de confianza a nivel nacional, consiguiendo un 71%. Cabe destacar que México es uno de los cinco países donde más se confía en las empresas.

El instrumento cuenta con más información de relevancia, por ejemplo, que el 73% de los encuestados le preocupa el uso de las noticias falsas como un arma, y un 76% quisiera ver a los líderes empresariales involucrarse más en problemáticas sociales como el cuidado del medio ambiente, la paga igualitaria entre hombres y mujeres y el combate al acoso sexual.

A mi juicio, una de las principales conclusiones que pueden desprenderse del estudio es que la crisis de las noticias falsas y la incertidumbre generada por ellas en las redes sociales, están generando un mayor interés del público de consumir noticias de los medios tradicionales o de buscar información de manera personal a través de motores de búsqueda, probablemente realizando una comparación de fuentes.

Lo anterior significa una buena nueva, pues marca una tendencia por regresar a la certidumbre y por recuperar la idea de la recolección, manejo y publicación profesional de la información, validada por periodistas profesionales y casas de prestigio. Se abre entonces una oportunidad de oro para el periodismo, que implicará retos que van desde la ética en el ejercicio hasta la adaptación a nuevos modelos de negocio. 

Recuperar la confianza del público será complejo, pero es posible. Una prensa sana y profesional en su ejercicio es aliento puro para la democracia, en particular, en contextos como el nuestro donde el autoritarismo echó por largo tiempo raíces. Contribuyamos para que así sea.

Asesinan a periodista en Cancún; Suman 8 en lo que va del año

Comparte este artículo:

Este miércoles el camarógrafo y reportero Javier Enriquez Rodríguez Valladares, fue ultimado a balazos en la zona urbana de Cancún, con lo que suman ya ocho comunicadores asesinados en el 2018.

Rodríguez Valladares trabajaba en el Canal 10 de noticias, con sede en Cancún, Quintana Roo, entidad en la que tres comunicadores fueron asesinados en dos meses.

La fiscalía del estado dio a conocer que “hasta el momento” no tienen indicios de que el crimen este relacionado con su trabajo, pero que todas las líneas de investigación están abiertas.

Medios de la ciudad costera señalaron que se habría tratado de un ataque directo contra el comunicado.

México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo con más de 100 comunicadores asesinados desde el año 2000. La mayor parte de los crímenes permanecen impunes.

(Con información de MVS Noticias)

#HojaDeRuta: “El imperio ataca y la prensa contraataca”

Comparte este artículo:

“La oportunidad de evitar la derrota está en nuestras manos, pero la oportunidad de derrotar al enemigo la proporciona el enemigo mismo” -Sun Tzu

Que la prensa está perdiendo confianza en el mundo entero, irónicamente, no es noticia. Pero en estos días ¿quién no la está perdiendo? Liderazgos, partidos, gobiernos, empresas, instituciones, caen de sus antiguas torres de marfil. Lo advirtieron las barbas de Marx: lo que antes era sólido hoy se desvanece en el aire.

Vivimos una era de impensables (o cuando menos, improbables): las videollamadas prometidas por la ciencia ficción hoy son cosa de todos los días; los polos empiezan a derretirse; en México ganó un presidente de izquierda; los rusos intervienen en las elecciones norteamericanas, y consecuencia, ese país es gobernado por un ultra conservador en el que laten ideas oscuras y peligrosamente similares a las que pusieron al mundo en guerra hace menos de un siglo.

El país que se preciaba de ser la cuna de la democracia tiene un presidente que no ganó la mayoría de los votos y que echado por tierra el carácter intocable que creían tener sus instituciones. Si algo ha demostrado el trumpismo es que el cinismo y la bravuconería son rentables políticamente, y que pocos catalizadores son tan potentes como el enojo.

La opresión del tirano es terrible, pero por naturaleza genera rebeldía. La resistencia es producto de una circunstancia opresora, o de una circunstancia liberadora que se desea oprimir. Esa tensión se ve reflejada particularmente en la pugna que Donald Trump mantiene con la prensa. Ninguna buena enemistad es casual: si deseas crear tu propia verdad sin el más mínimo fundamento, no basta creer que la luna es de queso, debes atacar a quienes lo niegan. Ellos son los disparatados, no el que cree que los lácteos y los cuerpos celestes son deliciosa combinación.

El Boston Globe, diario con más de 140 años de tradición, ha iniciado una rebelión abierta contra Trump con el arma máxima del periodismo (quizá, de la humanidad misma): el discurso. Su Consejo Editorial ha partido de una potente oración: “Los periodistas no son el enemigo”.

Empiezan su posicionamiento diciendo: “Reemplazar a la prensa libre con una prensa controlada por el Estado siempre ha sido el primer punto en la agenda para cualquier régimen corrupto que se apodera de un país. Hoy en Estados Unidos tenemos un Presidente que ha creado un mantra: los miembros de la prensa que no apoyen abiertamente las políticas de la actual administración son “enemigos del pueblo”. Esta es una de las muchas mentiras que han sido lanzadas por este Presidente, muy parecido a los charlatanes de antaño que arrojaban polvo o agua mágicos sobre una esperanzada multitud”.

Las rebeliones contra la opresión deben ser, por definición, momentos de solidaridad. Por eso el Boston Globe ha llamado a todos los periódicos norteamericanos a publicar editoriales defendiendo la libertad de prensa. El fenómeno toca el corazón: desde el New York Times hasta periódicos de pequeñas ciudades y pueblos se han unido a través de su editorial. Ya suman más de 300 en unos cuantos días.

La batalla no solo es por la verdad, sino por la razón: de acuerdo a una lista compilada por el Washington Post, en los primeros 558 días de su presidencia, Trump hizo 4,229 declaraciones falsas o engañosas. No hay que confundir “verdad” en términos ideológicos, con verdad en términos de evidencia científica y hechos comprobables.

Lo que está sucediendo es una señal de esperanza, no solo al rescate de la esencial labor del periodismo para el aliento democrático, sino porque comienza a pelear contra Trump en el terreno del discurso. “Fake News” no es solo una categoría para noticias falsas, es un grito de guerra, es una identificación del “enemigo”, es señala al “infiel” sin fe, es aquél que se niega a creer en la verdad única del único líder.

Michel Foucault creía que retar al poder se trata de separar al poder de la verdad de las formas de hegemonía social, económica y cultural que operan en el presente. El discurso puede ser un espacio de poder, pero también de resistencia. “El discurso transmite y produce poder, lo refuerza, pero también lo socava y lo expone, lo hace frágil y permite frustrarlo”.

Esta unión de espacios editoriales en defensa de la libertad de prensa nos recuerda que el oficio es hermoso, que los poderosos deben ser puestos al ojo público y llamados a cuentas por sus actos, que el poder de unos cuantos no está por encima de las mayorías, que la justicia, a veces, esas benditas, pocas y dolorosas veces, se alcanza. 

“Hubo un tiempo en que el periodismo no era una carrera, era un llamado”, dice Mackenzie Davis en The Newsroom. Es tiempo de volver a escuchar.

Poniatowska de cumpleaños y reconocimientos

Comparte este artículo:

Cd.México(19 de Mayo).-Aunque nació en París, Elena Poniatowska se declara más mexicana que el mole, pues desde los 9 vive en México, hoy celebra el día de su cumpleaños número 85 y de la mejor manera pues el día de ayer jueves 18 de Mayo, recibió la Presea Sor Juana Inés de la Cruz.

El reconocimiento  otorgado a la escritora de Noche de Tlatelolco por su contribución al desarrollo cultural, artístico y académico en el Auditorio Divino Narciso de la Universidad  del Claustro de Sor Juana, además la Secretaría de Cultura Federal  se sumó a la celebración retomando dos títulos  de la colección Periodismo Cultural  que hacen referencia a la trayectoria de la festejada.

“Es un rayo de sol en medio del horror por el asesinato de compañeros periodistas, que finalmente son mis hermanos del oficio” afirma Elena sobre la Presa Sor Juana Inés de la Cruz.

Su discurso de agradecimiento estuvo dedicado a los reporteros asesinados  en donde aseguró que ” es una situación deplorable  del cual tendría que avergonzarse nuestro gobierno ”

La presea ha sido entregada a personajes  como Leonora Carrington y  Carlos Monsiváis, en esta ocasión es  para Elena, donde el premio a nombre de Sor Juana se volvió una oportunidad para defender en una época dura donde la censura existe.

Durante la ceremonia la rectora Carmen Beatriz López Portillo Romano aseguró que Poniatowska, al igual que Sor Juana, supo tomar la palabra cuando muchas mujeres son en el silencio.

“Es un ser excedido  que se da en la palabra, en el amor,en la capacidad de escuchar, en la vida  no por carencia  ni por insuficiencia,sino por abundancia, por exceso, por generosidad” expresó López Portillo Romano.

Poniatowska a sus 85 años festejó su vida y obra con la Presea de Sor Juana Inés de la Cruz como ella sabe hacerlo: con dedicación, gracia  y  libertad.

 

 

Hoja de Ruta: “La democracia muere en la oscuridad”

Comparte este artículo:




La democracia muere en la oscuridad” es el eslogan que recién estrenó el Washington Post y que ahora aparece debajo de su nombre en sus ediciones digital e impresa. Esto vino a mi atención hace unos días por un artículo publicado en Vanity Fair titulado “El oscuro nuevo lema del Washington Post es pura genialidad de branding”.

James Warren, periodista autor del mencionado artículo, argumenta que la frase podría verse como una prédica arrogante para la autoestima de la industria en un momento de incertidumbre, ataques y desinformación, salvo por un pequeño detalle: funciona. “Pudiera ser una pincelada maestra cuando se trata de branding. Una frase directa y breve que captura el propósito”.

Obviamente se trata de la democracia… pone la vara muy alta para el periódico, especialmente en un mundo cada vez más lleno de engaños y comentarios que se hacen pasar por “reporteo”. Lo interesante es que la frase no solo busca vender, o mejor dicho, busca vender de la mejor forma posible: haciendo clara y atractiva su promesa central, que en este caso es la búsqueda de la verdad. Aunque es preciso darle un apellido para que cobre sentido: la verdad pública, aquella que todos tenemos derecho a conocer y que debemos conocer como un deber cívico.

Echar luz sobre la verdad es la esencia misma del periodismo, pero una verdad que debe tener propósitos claros: acotar al poder, denunciar su abuso y formar criterio en el público. Cuando eso sucede el periodismo contribuye no solo a salvaguardar la democracia, sino a llenarla de contenido.

La contundente frase “La democracia muere en la oscuridad” no solo resalta la razón del ser del oficio, sino que recuerda un principio fundamental: las libertades políticas, los derechos humanos, la democracia misma nunca son regalados, y una vez que se tienen, deben fortalecerse y nunca darse por sentados. Con mayor razón en un país como el nuestro donde las cosas existen a medias o por pedazos, donde a veces la simulación impera y en entre las sombras de la trastienda sigue reinando la mezquindad.




Hoy, que el azote de los populismos nacionalistas de la derecha avanzan en distintas partes del globo; hoy que Steve Bannon, el principal asesor de Trump considera que los medios “deberían mantener la boca cerrada” y son “el partido de oposición”; hoy que en Nuevo León se recomienda fumigar a los periodistas (medida reservada para plagas y pestes); hoy que la desinformación impera y tiene mayor credibilidad el vecino o el compañero de trabajo que un vocero oficial, la verdad pública es uno de los mayores remedios contra el avance del autoritarismo.

En estos tiempos de nubarrones, habrá que mantener muy cerca del pecho las palabras de Alfonso Reyes: “Defended, contra las nuevas barbaries, la libertad del espíritu y el derecho a las insobornables disciplinas de la verdad
______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

Dimes y Diretes: “Ataque a la Libre Expresión”

Comparte este artículo:

Parece que hemos vuelto al México de los sesentas. Ayer se dio a conocer el robo, descarado y cobarde, a las oficinas de Aristegui Noticias, sitio comandado por la afamada periodista, Carmen Aristegui.

Lo grave de la situación es que, en el caso de Aristegui, se ha pasado del ataque mediático y “legal”, al ataque directo contra la periodista y su equipo.

Como ya estarán enterados para estas alturas, durante el robo se llevaron una computadora con información de investigaciones en curso, solicitudes de información a dependencias del gobierno y claro información sobre investigaciones pasadas que ha realizado este importante diario.

El allanamiento no puede venir en peor momento, tan solo hace unos días un juez acuso oficialmente a Aristegui de difamar a uno de los dueños de MVS, su antiguo jefe.

 




Lo preocupante de toda esta historia, es que el robo es un claro ataque hacia la libre expresión. Llevarse una computadora y solamente eso durante el allanamiento, hace que los focos rojos se prendan más que nunca en un país donde ser periodista es una profesión de peligro extremo.

En agosto de este año la organización no gubernamental, Articulo 19, dio a conocer que en México cada 26 días un periodista es asesinado. Este número tampoco cuenta la cantidad de periodistas que son amedrentados con el fin que no publiquen información que ellos sepan.

 




El robo a las oficinas de Aristegui es una clara señal, “o te callas o te va a ir peor”. Aristegui pude ser alguien que tiene una clara tendencia a beneficiar a ciertos actores políticos, pero no nos equivoquemos, esto es un ataque a la libre expresión, es un ataque hacia los medios que día con día buscan revelar las porquerías que nuestros gobernantes nos ocultan.

Este es una llamada de atención, de sepa que delincuente, hacia medios como, Animal Político, Sin Embargo, El Norte, Reforma y por qué no, Altavoz aunque sea pequeño.

Nunca sabremos bien que información tenía la computadora que se llevaron los asaltantes, sirvientes de algún hampón que está en el gobierno. Pero de lo que estamos seguros es que debe de existir una defensa total a la libre expresión en este país, al periodismo.

¡Ahí Se Leen!

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿Ocupa “dientes” la CNDH?

Comparte este artículo:

No es ningún secreto que nuestro país tiene, desde hace varias décadas, una crisis en lo concerniente al respeto de los derechos fundamentales de sus ciudadanos. Eventos como la matanza de Tlatelolco, Acteal, Ayotzinapa, y más recientemente, Nochixtlán, corroboran el latente problema que hoy se vive, el cual es causado en numerosas ocasiones por las mismas autoridades (nótese que, en todos los casos mencionados, existen supuestos de la participación de funcionarios públicos, además de las sospechas de intervención policial y militar).

Por otra parte, ¿qué medidas ha llevado a cabo el gobierno para solucionar esta evidente crisis? Desde hace tiempo, México se ha incorporado a organismos internacionales que velan por la protección a los derechos humanos, tales como la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos), o bien, el CDH (Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas).

Dichos organismos han señalado, en más de una ocasión, la falta de consideración que se tiene en torno al aseguramiento de los derechos fundamentales para con su población; ¿cuáles han sido las repercusiones de la integración de México a estas agrupaciones internacionales?

Si bien cabe destacar que, desde que México comenzó a fungir como miembro de diversos grupos de cooperación para el resguardo y protección de las antes llamadas garantías individuales, este ha tenido que darle una mayor ponderación a las mismas, así como aceptar la intervención de aquellos grupos, en casos que han causado gran difusión mediática, el problema no ha logrado disminuir más que de forma tenue.

A pesar de este supuesto “compromiso” para mejorar la defensa de nuestros derechos por medio de la subscripción antes dictada, los ataques y la represión continúan formando parte de la vida diaria de los mexicanos, sin importar si estos tienen como profesión el periodismo (México es calificado como el país con mayor riesgo para tal empresa), o si son maestros o aspirantes a los mismos (previamente mencionado de Ayotzinapa), o bien si son campesinos (San Quintín).

Ahora bien, ¿qué es lo que falta hacer para mejorar esta situación y garantizarle la dignidad y la existencia a cada miembro de la nación? Lo primero que habría que hacer es, reforzar nuestras instituciones antes de estar firmando acuerdos que sabemos, no vamos a cumplir; actualmente tenemos instituciones como la CNDH, la cual tiene por objeto la defensa de derechos humanos. No obstante, ¿cómo es posible que esta misma pueda defender nuestros derechos si su función se encuentra limitada a la “emisión de recomendaciones”?

Es preocupante observar casos, como lo ocurrido en Veracruz, donde pudimos ser testigos de una abierta represión hacia el periodismo y hacia todo aquel que se opusiera al gobernador, Javier Duarte, en donde las recomendaciones del organismo mencionado no trascendieron, a lo mucho, a un “jalón de orejas”.

Si en verdad queremos mejorar esta deplorable situación por la que pasamos, si en verdad queremos construir una nación más prospera y garantista de derechos, deberíamos empezar por darle “dientes” a nuestras instituciones protectoras de derechos fundamentales.

¿Cómo empezar con dicho cambio? Con algo tan simple como hacer de carácter vinculatorio (obligatorio) aquellas “recomendaciones” de la CNDH, para que así el poder judicial se encuentre obligado a investigar a los servidores públicos que la comisión ha señalado como posibles responsables de violaciones hacía los derechos reconocidos en la carta magna.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Quemando las naves: Televisa

Comparte este artículo:

Con la próxima salida de Joaquín López-Dóriga del noticiero estelar de Televisa se confirma nuevamente la necesidad imperante de la televisora por tratar de rescatar algo de los niveles de audiencia que solía ostentar, y es que las nuevas tendencias y la apertura a través del Internet han generado un cambio bastante positivo en nuestra sociedad, a tal grado que existen más cuestionamientos al oficialismo y menos creyentes de que lo que aparece en la televisión es cien por cien real.

No podemos olvidar que la salida del conductor de “El Noticiero” había sido anunciada hace varios meses a manera de rumor y ya se decía que algunos buitres ya rondaban por ahí, queriéndose bañar en oro y gloria para ocupar el espacio.

Probablemente Loret de Mola o el mismo Gregorio Martínez se relamían los bigotes para sentarse en esa silla giratoria que, aunque más sencilla en su diseño, vaya que tiene tanto poder como la presidencial. La realidad es que no se les hizo: Denise Maerker les ganó la partida.

Probablemente Loret de Mola o el mismo Gregorio Martínez se relamían los bigotes para sentarse en esa silla giratoria que, aunque más sencilla en su diseño, vaya que tiene tanto poder como la presidencial. La realidad es que no se les hizo: Denise Maerker les ganó la partida.

Haciendo gala de un estilo periodístico bien pulido y con una imagen poco cuestionada, Maerker parece ser una excelente alternativa para sustituir a “El Teacher”. El giro es tan drástico que ella se convertirá en la primera mujer en estar al frente del tradicional espacio noticioso; es más, será la mujer más poderosa en el ámbito periodístico. ¿Por qué hacer una declaración así, tan arriesgada? Porque ni Dresser ni Aristegui tienen el monstruo institucional que Maerker tendrá, y en ese medio las exclusivas, las coberturas especiales y las principales notas se consiguen gracias a eso: a estructuras de poder y relaciones con ‘los grandes’.

Este es el cambio más notorio que está dando Televisa, pero hay muchos otros que se están dando (o ya se dieron) como parte de esta reestructuración general. Si consideramos que además del ámbito noticioso, los principales productos que la televisora ofrece giran en torno al entretenimiento y los deportes (lástima por lo ‘cultural’), entonces encontramos respuesta al porqué de la salida de Javier Alarcón de Televisa Deportes, incluso la razón por la que “En Familia con Chabelo” llegó a su fin. ¿Cuál fue la respuesta de emergencia? Los “Raoul ‘Pollo’ Ortiz”, las “Laura G”, los “Andrés Vaca”, entre otros. Vaya respuesta.

Es evidente que la formula tan reciclada llegó al punto de putrefacción máximo, donde ni la flexibilidad con los temas tabú en la programación, ni la pobre barra nocturna juvenil, ni las peladeces en los programas de revista, ni las caras bonitas, ni los escotes de las súper modelos pudieron detener el declive de los Azcárraga. Por supuesto, si a eso le agregamos los discursos preparados, la discrecionalidad al transmitir la información, y los acontecimientos como la ‘recreación de los hechos solicitada por los medios’ para el caso Cassez, entonces nos encontramos con una serie de graves errores.

Es evidente que la formula tan reciclada llegó al punto de putrefacción máximo, donde ni la flexibilidad con los temas tabú en la programación, ni la pobre barra nocturna juvenil, ni las peladeces en los programas de revista, ni las caras bonitas, ni los escotes de las súper modelos pudieron detener el declive de los Azcárraga.

La misma imagen de Televisa es la que comunica todo lo contrario a dinamismo, juventud, o novedad. La empresa sigue representando a la ‘vieja escuela’ y la modernidad le ha quedado grande. Basta con ver que desde el día de su lanzamiento, ‘Blim’ –el intento de Televisa por hacerle competencia en mercado a Netflix– ha sido objeto de crítica y burla, pues no es otra cosa más que ‘pan con lo mismo’, sin pensar que ése es el principal problema: no puedes pretender que con tan sólo reubicar tus contenidos a otra plataforma (y encima usando a los mismos actores) el panorama va a cambiar y serás un éxito; y mucho menos si tu principal contenido son las mismas telenovelas que se transmiten por cadena nacional.

Televisa hoy está quemando sus naves y está echando mano de sus últimos assets no requemados para hacer frente a su fin.

Desafortunadamente no me queda la menor duda de que, si bien Maerker tratará de mantener su estilo, habrá una línea muy marcada en cuanto a notas de coyuntura se refiere, ¿o será lo suficientemente autónoma en tomar las decisiones respecto a la información que comunicará? No niego que es positivo que una personalidad como ella suceda a López-Dóriga, pero las preguntas siguen en el aire, todas excepto una: el primer programa de Maerker como titular del noticiero será el más alto en rating de todas sus emisiones.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”