El Riesgo de ser Mujer: Desaparecidas y asesinadas

Comparte este artículo:

Asesinadas

Cifras oficiales indican que mientras en 2015 se iniciaron 295 carpetas de investigación entre enero y septiembre, este año sumaron 607 en el mismo periodo.

Este año comenzó con las cifras más oscuras en violencia contra las mujeres. En los cuatro primeros meses de 2018, se registraron 226 feminicidios, un aumento del 15% en relación con el mismo periodo del año pasado, y 116% más en comparación con hace tres años.

Es decir, este 2018 las procuradurías y fiscalías estatales abrieron 105.7 por ciento más indagatorias de feminicidio que en el 2017.

El número de carpetas ha mantenido un crecimiento sostenido, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Tomando en cuenta los primeros nueve meses de cada año, de 2015 a 2016 aumentó 49.4 por ciento; de 2016 a 2017 creció 24 por ciento, y de 2017 a 2018 subió 10.9 por ciento.

Durante 2018, la cifra ha llegado a su nivel más alto: asesinan a más de dos mujeres al día. El mes más violento de los últimos tres años fue abril pasado, con 75 mujeres victimadas.

Cifras oficiales:

– Los estados que este año tienen un mayor número de casos son Estado de México, con 70; Nuevo León, con 58; Veracruz, con 51; Guerrero, con 43, y Chihuahua, con 41.

– Por número de carpetas, les siguen Sinaloa, con 33; Ciudad de México, con 32; Jalisco, Oaxaca y Tabasco, con 22 cada uno, así como Puebla, San Luis Potosí y Sonora, con 19 cada uno.

– En tasa de casos por cada 100 mil mujeres, encabezan la lista Guerrero, con 2.30; Nuevo León, con 2.18; Zacatecas, con 2.17; Sinaloa, con 2.13, y Chihuahua, con 2.11.

Desaparecidas

En el periodo de enero de 2008 a octubre de 2017, el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) reportaba 8 mil 495 mujeres desaparecidas en todo el país. En el año 2016 se registró poco menos del 20% de estas, mientras que hasta octubre del 2017 la cifra es mayor a la correspondiente al mismo periodo del año anterior, por lo que se prevé que el número de desaparecidas durante 2017 sea mayor al año previo. De estos casos, en el 10 por ciento se desconoce el municipio donde sucedió la desaparición.

Las entidades en donde se han registrado mayor número de desapariciones de mujeres son el Estado de México con 2 mil 024, Tamaulipas con mil 245, Puebla con 855, Nuevo León con 657 y Sinaloa con 365.

Ana Lorena Delgado, integrante de la Fundación para la Justicia y el Estado de Democrático de Derecho indicó, que en lo últimos doce años se reportaron oficialmente al menos 5 mil 452 menores desaparecidos de los cuales 3 mil 217 son niñas. 

Insistir en que ser mujer en México es exponer tu vida todos los días en todos los espacios, que partiendo de ello se tiene que replantear todo el rol de la mujer en todos los escenarios (laboral, hogar, escolar, académico, político, etc…). 

“De acuerdo con la información de los últimos 15 años (…) los asesinatos de mujeres derivan de un patrón cultural y menos de los cambios de la violencia social por el crimen organizado”, señaló el Instituto nacional de estadística y geografía (INEGI) en una carpeta informativa sobre la violencia contra las mujeres en el 2016.

En nuestro país parecería que está claro que el problema no es que las mujeres intenten llevar una vida normal, vestir con la ropa que quieran, viajar por el mundo, tomarse las fotos que deseen, sino que existe un problema de violencia e impunidad real y profundo, y si no vamos sobre las causas desgraciadamente las seguirán matando…

Urge una estrategia de seguridad clara y objetiva que pueda brindar de seguridad a las mujeres en nuestro país, pero urge más entender que el problema va más allá de una mera agenda de seguridad, y que ámbito cultural y educativo juegan un papel fundamental para empezar a dejar de justificar y empezar a actuar.

#Kleroterion: “Suicidio…”

Comparte este artículo:

¿Qué pasará por la mente de las personas que deciden quitarse la vida? ¿Qué tan mal debe de sentirse una persona como para encontrar en el suicidio la solución a todos sus problemas?

Para muchos de nosotros quizá nunca nos haya pasado por la cabeza la primer pregunta, y muy seguramente tampoco hayamos pensado en contemplar este hecho como una salida a fácil para alejarnos de los problemas.

El suicidio es el acto por el cual una persona de forma deliberada se provoca la muerte. Acorde algunas definiciones, este es consecuencia de la desesperación derivada o atribuible a una enfermedad física, una enfermedad mental -como la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia o el trastorno límite de la personalidad– el alcoholismo o el abuso de sustancias. No obstante, el más importante factor de riesgo individual es el antecedente de un intento de suicidio no consumado.

Por si fuera poco cada año hay 800 mil suicidios en todo el mundo, y tan solo en México la tendencia registrada de la mortalidad por suicidios va en aumento, y se ha llegado a niveles más que preocupantes. Los datos de los años 2015 y 2016, registrados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), muestran indicadores de 6,425 y 6,370 casos, respectivamente.

De manera acumulada, entre los años 2010 y 2016, el INEGI estima que se han consumado 41,321 casos de suicidio en todo el país; sin embargo, en estudios previos, dados a conocer mediante la publicación Estadísticas de Suicidio e Intentos de Suicidio, el propio INEGI alertaba que por cada caso en que se concretaba el suicidio, podría haber hasta 8 casos en los que la persona que lo intentó había fallado en su propósito.

Lo alarmante de esta situación es que no hay políticas públicas que prevengan la atención al suicidio. Todo el esfuerzo por atender este problema ha sido puesto por organismos como el Centro de Integración Ciudadana que posee un número de atención las 24 horas del día, o como el Consejo Psicológico e Intervención en Crisis que atiende también vía telefónica a quien se encuentre en este problema.

A menudo influyen diversos factores estresantes como las dificultades financieras, los problemas en las relaciones interpersonales o el acoso psicológico.

Regresando a la pregunta del primer párrafo, ¿estamos fallando como sociedad? ¿Qué clase de atención le estamos dando a nuestros hijos, familiares y amigos?

Dentro del manejo que se debe tener al hablar del suicidio, éste se termina convirtiendo en un tabú por el temor a que se replique en otras personas, y con esto, se bloquea el flujo de información para todas aquellas personas que se encuentren en crisis, en situaciones conflictivas a las que no sabrán cómo reaccionar, a las cuales no tendrán con quien hablar por tratarse de un tabú.

Me parece que vamos tarde con esta situación porque las enfermedades mentales son un problema de todos los días, y entre más los evadimos, más daño les hacemos a la sociedad. Es momento de hablar de las emociones y de lo que realmente siente una persona cuando se encuentra en ese estado de depresión, es tiempo de hablar con claridad, de hablar abiertamente y difundir para conocer, es hora de conocer para entender, el día para entender y decir “Si necesitas algo, puedes hablar conmigo” es hoy.

Porque el suicidio no solo le sucede a quienes padecen un trastorno mental. El suicidio puede pasarle a cualquiera de nosotros en cualquier momento, hablemos y hagamos de su conocimiento que las medidas drásticas no son necesarias, porque todo en esta vida tiene solución, todo se puede superar, solo hay que saber pedir ayuda.

Con 31 mil 174 casos registrados en 2017, México alcanza récord histórico en homicidios: INEGI

Comparte este artículo:

México registró un nuevo nivel histórico de homicidios en el 2017 con un total de 31 mil 174 casos, lo que significa una tasa de 25 asesinatos por cada 100 mil habitantes, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La cifra es mayor en seis mil 615 casos comparado con el año 2016, cuando la tasa de homicidios fue de 20 homicidios por cada 100 mil habitantes.

En 2017, la violencia se desbordó en el país y tocó niveles que ni siquiera fueron alcanzados en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa quien le declaró la guerra al narcotráfico, dejando miles de víctimas a lo largo del territorio nacional.

De acuerdo con un informe, dado a conocer en 2013 también por el Inegi, durante el primer año de gobierno del panista Calderón Hinojosa, cuando declaró la guerra contra el narco, la cifra de homicidios fue de ocho mil 867, menor a la registrada durante 2006, último año de gobierno del su antecesor, Vicente Fox Quesada, que fue de 10 mil 452 homicidios.

Sin embargo, a partir del segundo año de gobierno de Calderón, el número de muertes violentas fue en ascenso hasta alcanzar su punto máximo en 2011.

En 2008 se registraron 14 mil seis homicidios y, para 2009, la cifra se elevó a 19 mil 803; luego, en 2010, aumentó a 25 mil 757, y en 2011 subió a 27 mil 213 homicidios dolosos.

Para 2012, año de cambio de gobierno federal, hubo una leve disminución en el número de homicidios, pues se reportaron 26 mil 37.

Y al actual presidente, Enrique Peña Nieto se le salió de las manos el tema de la seguridad en el país, ya que no sólo se elevaron los homicidios, sino también el robo de vehículos que tuvo un nivel récord a lo largo de este sexenio, según informó la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), la semana pasada.

En cuestión de los homicidios, la situación es la siguiente:

Si bien el 2012, último año del gobierno de Calderón concluyó con un total de 26 mil 37 o de 22 homicidios por casa 100 mil mexicanos; el gobierno de Peña Nieto logró reducir dicha tasa a 17 asesinatos por cada 100 mil personas durante el 2014 y el 2015.

Sin embargo, a partir del 2016, la incidencia se elevó a 20 casos y en 2017 25 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Según el Inegi, la mayor parte de los 31 mil 174 homicidios en el 2017 fueron por agresión por disparo de otras armas de fuego y no especificadas, con un total de 20 mil 49 casos; tres mil 840 por agresión con un objeto cortante; tres mil 13 por agresión con medios no especificados; dos mil 94 por agresión por ahorcamiento, estrangulamiento y sofocación; mil 43 por agresión con disparo de arma corta; 359 por agresión con objeto romo o sin filo y 226 casos por agresión con disparo de rifle, escopeta y arma larga.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía recolectó de manera directa en las Oficialías del Registro Civil, en las Agencias del Ministerio Público y en los Servicios Médicos Forenses el certificado de defunción, el cual establece las causas que provocaron la muerte de una persona.

En un comunicado, el organismo precisó que tales cifras se derivan de la información sobre estadísticas vitales captada de los registros administrativos de defunciones accidentales y violentas, generados éstos por las entidades federativas.

Contiene registros de dos mil 127 oficialías del Registro Civil, 688 agencias del Ministerio Público (MP) y de 145 Servicios Médicos Forenses (Semefo) que mensualmente proporcionaron información al Inegi.

Se pudo haber prevenido la tragedia

Comparte este artículo:

El pasado domingo 15 de julio de 2018, Ana Lizbeth Polina de 8 años fue secuestrada en el municipio de Juárez, Nuevo León y 3 días después su cuerpo sin vida fue identificado en un lote baldío de este mismo municipio. 

Más allá del homicidio, hay que fijarnos en el culpable de este acto. Juan Fernando “N” fue policía en Monterrey en el 2000, pero no hay registro de cuándo o porqué fue dado de baja. También ya había estado preso 7 años por la violación de una menor de edad, y en 2014 se le levantaron 2 órdenes de aprehensión por delitos sexuales contra una menor de 12 años y otra joven de 20 años. 

En primer lugar: Juan Fernando ya había cumplido una condena y como quiera reincidió en los mismos delitos. ¿No se supone que precisamente para esto es la prisión? ¿Para corregir actitudes y que la persona no vuelva a quebrar la ley? De acuerdo con la Encuesta Nacional de Población Privada de Libertad de 2016 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 24.7% de la población privada a la libertad ya había estado recluida previamente en un centro penitenciario, es decir, son reincidentes. 

En segundo lugar: Juan Fernando ya tenía 2 órdenes de aprehensión desde hace 4 años, ¿cómo es posible que la misma búsqueda que se realizó durante esta semana para capturarlo no se hizo en su debido momento en el 2014? Además, que la primera condena fue muy corta, ¿sólo le dieron 7 años por violar a una menor de edad?

¿Por qué nos tenemos que esperar a que una mayor tragedia suceda para poder actuar? ¿Por qué hay gente con órdenes de aprehensión que siguen libres? ¿Por qué no podemos invertir y enfocarnos en políticas públicas de prevención de delito y también mejorar los programas dentro de los centros penitenciarios para que haya una efectiva reinserción social del reo? 

Con esto notamos que hay más de un solo responsable en la muerte de la menor de edad. Debe de haber una reforma total dentro de la Fiscalía que tome en cuenta los aspectos ya antes mencionados, porque es un hecho que no solo basta con sancionar este tipo de violencia. Definitivamente el presunto culpable no va a quedar (y no puede quedar) impune, pero hay más personas como Juan Fernando que siguen sueltos y es cuestión de tiempo para que el caso de Anita se repita si no se hacen los cambios necesarios. 

La inflación llega a su punto más alto en 8 años; Tacos y Tortas suben de precio, igual el gas.

Comparte este artículo:

Monterrey (7 de julio de 2017).- La inflación afectara aún más el bolsillo de todos los mexicanos, El INPC (Índice Nacional de Precios al Consumidor) registro un aumento del 0.25% mensual, por lo que la tasa de inflación anual se ubica en 6.31%, mayor nivel desde diciembre de 2008 en el consumo de tacos y tortas.

El incremento se debe, principalmente, al aumento de los productos agropecuarios, así como de los servicios y mercancías necesarias, según el comunicado del INPC.

El INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) menciona que los productos con mayores aumentos en el mes pasado fueron; el jitomate, transporte aéreo, vivienda propia, carnes de res, restaurantes, gas LP, loncherías, fondas, torteras, taquerías, servicios turísticos, papa, tubérculos y pollo.

Y algunos de los productos con precios bajos fueron; tomate verde, la gasolina de bajo octanaje, limón, huevo, uva, tomate, calabacita, chile poblano, lechuga, col y el costo de los autobuses foráneos.

El INGEI señalo que las ciudades más afectadas por esta inflación son;Campeche, Colima, Baja California, Guanajuato, Mexicali, Tijuana, Ciudad Juárez, Mérida y Guadalajara. 

Por debajo de la media nacional se encuentran; Baja California Sur, Querétaro, Quintana Roo, Hidalgo, Guerrero, Coahuila y Michoacán.

El Banco de México estimo que dicha inflación alcanzara su nivel máximo en los próximos meses para retomar trayectoria descendente hacia finales del 2018.

Hoy seguimos luchando contra las felicitaciones

Comparte este artículo:

El 8 de marzo se conmemoró el Día internacional de la mujer. Pareciera que la situación en la que el sistema nos obliga a vivir como mujeres es bastante conocida, o eso pensé hasta el miércoles que me topé con las tradicionales felicitaciones por ser “mi día”, lo más sorprendente es que éstas fueron por parte de personas o instituciones que considero deben tener conocimiento de la causa por la que se conmemora.

Hoy seguimos luchando porque nuestros derechos sean tomados en cuenta, hoy seguimos luchando por desvincularnos del concepto “grupo en situación de vulnerabilidad” como se puede denominar por las instituciones de Derechos Humanos.

Estamos en esa “situación” porque el sistema nos obliga a vivir permanentemente ahí, nos reprime y nos mata. Hoy seguimos luchando contra la normalización de actitudes machistas. Estas actitudes también nos matan.

Felicitarnos es una muestra más de como el patriarcado ha logrado apoderarse e invisibilizar una fecha tan relevante para nosotras y convertirla en algo comercial, sin trascendencia y vacío. Hoy aparte de luchar contra la discriminación, la igualdad de oportunidades laborales y de sueldos, luchamos por que no nos maten. Luchamos por una vida libre y digna. Luchamos por salir de la situación en la que el sistema nos metió.




Hoy sigo luchando porque no tenemos ningún lugar seguro para nosotras, porque en México mueren 6 mujeres cada día de las cuales el 44% fueron asesinadas por su cónyuge o esposo. Entre 2012 y 2015, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señalaron tener conocimiento de 10 mil 203 homicidios de mujeres en todo el país.

Hoy lucho porque la violencia machista que existe en mi país como en muchos latinoamericanos es perpetuada por el sistema en el que vivimos, porque nuestras instituciones se niegan a reconocer la violencia que sufrimos, porque el machismo logro permearnos. Las felicitaciones por el día son una muestra más sobre porque debemos seguir en la lucha.

Hoy estoy luchando porque ser mujer te vuelve vulnerable. Hoy lucho porque quiero vivir libre y segura, sin miedos ni ataduras a un sistema que no me dejo escoger. Un sistema que me obliga a luchar para salir de la situación en la que me pusieron.




______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Inseguridad; cuando percepción y realidad nos alcanza

Comparte este artículo:

El índice de delitos de alto impacto se ha elevado de forma paulatina en el primer semestre de 2016 según observamos en las cifras reportadas por la Procuraduría de Justicia de Nuevo León y análisis de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

En el último reporte trimestral del Observatorio Ciudadano de Nuevo León se advirtió a manera de alerta a las autoridades locales —estado y municipios— que rebasar el promedio de 300 robos de vehículos mensuales es sintomático de una oleada de inseguridad.

En los primeros tres meses del año hubo un promedio de 344 denuncias mensuales por este delito, cifra que tan sólo es superada por los 389 casos presentados en el mes de mayo de 2013.

Entre enero y junio de 2016, la Procuraduría General de Justicia Estatal reportó 2 mil 31 denuncias por robo de vehículos, que contrasta con los mil 537 casos reportados en el mismo periodo de 2015, presentando así un incremento de 32%.

En un reporte relacionado, la AMIS hace un análisis respecto a los vehículos asegurados robados en el periodo de junio de 2015 a mayo de 2016 en el que refleja que Nuevo León registra un incremento de 16% frente al mismo periodo anterior.

De esta forma, la entidad ocupa el tercer lugar nacional en dicho ranking, sólo después de Edomex y la CDMX.

Vemos como las cifras reportadas por las autoridades del estado no distan de la percepción ciudadana de inseguridad que prevalece en el área metropolitana de Monterrey y el resto de la entidad. En el primer levantamiento del Pulso Metropolitano de Seguridad de 2016 expuso que 52.7% de los ciudadanos considera inseguro vivir en la metrópoli.

A lo anterior se agregan los resultados arrojados por la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) elaborada por el Inegi que se publicó el pasado 6 de julio, que refieren que 67.9% de la población mayor de 18 años y más considera que vivir en esta ciudad es inseguro.

El reporte evidencia que los espacios o lugares donde la población consultada por el Inegi se siente más insegura son los cajeros automáticos localizados en la vía pública, en el transporte público, en el banco y las calles que habitualmente usa.

A la percepción del regiomontano se suma que sólo 23.4% de la población de 18 años y más considera al gobierno de la ciudad como “muy o algo efectivo” para resolver los problemas más importantes, apenas ligeramente superior a la media nacional de 21.5%, de acuerdo con la ENSU.

Este es el panorama con el que llegamos a la mitad de 2016, por lo que este texto es preámbulo para las observaciones y señalamientos precisos que preparamos para el siguiente reporte del Observatorio Ciudadano de Nuevo León que entregaremos en los próximos días.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”