Dueño de Palacio de Hierro pide no votar por AMLO

Comparte este artículo:

“Voten por el candidato que tenga la mayor probabilidad de vencer a Andrés Manuel López Obrador; es la mejor oportunidad que tenemos de preservar el sistema económico que nos permite emplearlos”. Ese fue el mensaje que recientemente el Palacio de Hierro, propiedad de Alberto Baillères, dirigió a sus empleados, de acuerdo con Bloomberg, uno de los medios especializado en negocios más importantes del mundo.

Según diversos medios, ejecutivos de una de sus empresasEl Palacio de Hierro, citó al personal de Perisur en el comedor para una reunión obligatoria en donde por 40 minutos, les repitieron una y otra vez, que votaran por el candidato que tenga la mayor probabilidad de vencer a López Obrador; pues según lo que les dijeron es la mejor oportunidad que tienen de preservar el sistema económico que les permite emplearlos.

El mensaje del Palacio de Hierro se suma al de Finsa, Herdez, Grupo Vasconia y Grupo México, cuyos CEO’s pretenden orientar el voto en la elección del 1 de julio, donde el candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador encabeza las preferencias. Apenas hoy el diario Reforma publicó su más reciente encuesta: le da una ventaja de 52 por ciento.

El Palacio de Hierro pertenece al conglomerado Grupo Bal, que integra otras empresas como Petrobal, GNP, afore Profuturo, Casa de Bolsa Valmex y Peñoles, una de las grandes compañías mineras mexicanas que junto con Grupo México son responsables de desastres ambientales.

El dueño de Grupo Bal es Alberto Baillères González, quien posee una fortuna de 10.8 mil millones de dólares y es el tercer hombre más rico de México, de acuerdo con el listado de la revista Forbes.

Para López Obrador, Baillères forma parte de la “mafia del poder” en México que necesita ser controlada y se sumaría allanado que han hecho otros empresarios como Germán Larrea dueño de Grupo México.

#HojaDeRuta: “El desfogue”

Comparte este artículo:

En su más reciente edición, la revista Bloomberg Business Week publicó un análisis de López Obrador que tituló: “México ama a AMLO ¿Los negocios? No tanto”. 

En particular, llamaron mi atención dos elementos: primero, que Monterrey como símbolo del empresariado y diversas de sus figuras son mencionadas constantemente como el centro de la preocupación por una eventual victoria de López Obrador el próximo julio. 

Segundo, un insight que encontré particularmente esclarecedor. Al referenciar la polémica generada por la propuesta de amnistía del candidato puntero, los autores señalan: “Una perogrullada política parece emerger de todo esto: cuando importantes instituciones gubernamentales están profundamente rotas, la política de la continuidad se vuelve insostenible, y los extremos son atraídos hacia el centro ¿cómo podría ser criticado un candidato por ser muy radical, cuando cambios radicales se necesitan desesperadamente?”. 

Al menos desde dieciocho meses antes de la elección presidencial, sostuve en diversos foros que quien ganase la bandera de la alternativa tendría las mejores posibilidades de triunfo. En ese marco, se abrían dos caminos: o irrumpía con fuerza una candidatura independiente, o el líder de Morena se proclamaba como el receptáculo del rechazo e inconformidad a las opciones tradicionales. 

Aunque aún falta un trecho para el día de la elección, respecto a ese último punto se impuso la lógica: fue el tabasqueño quien pudo emerger como la alternativa, pues las candidaturas independientes (ambas con una carrera política hecha desde los partidos) no solamente fallaron en constituirse como opciones competitivas, sino que incluso la legalidad de su proceso fue severamente cuestionada. Al menos en esta elección, las opciones sin partido quedarán en lo anecdótico. 

En diversas partes del globo ha crecido la tendencia de opciones políticas anti-sistema. Incluso el texto de Bloomberg compara el nacionalismo de Trump y su arenga a los trabajadores de la industria pesada norteamericana lastimados por el TLCAN con la que hoy hace AMLO con los campesinos, naturalmente reconociendo que el líder norteamericano y el candidato tabasqueño contrastan en sus formas de pensar. Sin embargo, en encuestas recientes, por ejemplo la de Grupo Reforma, al desagregar los datos se revela que el segmento que más apoya a Andrés Manuel son las personas con mayor grado de estudios. Abonando otra perogrullada, habrá que decir que en ese segmento difícilmente hay campesinos. 

Hasta ahora, la realidad ha resultado una loza demasiado pesada como para levantar candidaturas presentadas por las dos marcas que han gobernado México en el siglo XXI. Quizá la reflexión no pase por considerar la de AMLO una candidatura anti-sistema (lleva más de una década funcionando como la  principal oposición a las fuerzas tradicionales) sino por el hecho que, de darse, haya tardado tanto en llegar ¿En qué escenario la descomposición política (corrupción), económica (pobreza) y social (violencia) no acabarían por buscar una vía de desfogue y cobrar factura? 

Desfogar significa dar salida al fuego. Si fuéramos otro país, ese fuego de tantos agravios por largo tiempo acumulados ya hubiese estallado las calderas. Aquí, estamos temerosos de lo que suceda en las urnas. 

Sea cual sea el resultado, lo que importa son dos cosas: primera, que la elección sea limpia y la voluntad respetada. Segundo, que quien resulte ganador actúe con estatura de Estado y comience un largo camino de reconstrucción. El aliento mismo de nuestras posibilidades democráticas pasa por entender que la supervivencia de la República está por encima de cualquier interés, pugna, ideología o personaje.

AMLO brinca y ya está más de 18 puntos arriba; Margarita crece fuerte; Anaya y Meade pierden

Comparte este artículo:

El candidato presidencial del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, está ya 20 puntos arriba de su más cercano contrincante, Ricardo Anaya Cortés, quien cayó 1.8 puntos porcentuales en el consolidado de encuestas que realiza Bloomberg.

La gran sorpresa es Margarita Zavala Gómez del Campo. Lleva una racha ganadora casi desde el momento en el que Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” salió de la contienda. El crecimiento de la esposa de ex Presidente Felipe Calderón es directamente proporcional a la caída de Anaya y de Meade.

La señora Zavala avanzó 5.5 puntos porcentuales para situarse por primera vez en los dos dígitos; estaba hace una semana en 6.80, y creció hasta 11.70 por ciento.

El Barómetro Electoral que realiza Bloomberg se basa en un “sistema de agregación de encuestas ponderadas por su nivel de calidad. Se les asigna mayor ponderación con base en lo siguiente: precisión de la casa encuestadora en sondeos para las campañas presidenciales del 2006 y 2012, qué tan recientemente fue levantada la encuesta, tamaño y margen de error de las muestras; También los sondeos realizados en vivienda reciben mayor peso que aquellos por teléfono”.

El tres veces candidato presidencial, quien comenzó oficialmente su campaña el domingo, tiene un 38 por ciento de apoyo de cara a la votación.

Ni el candidato que ocupa actualmente el segundo puesto, Ricardo Anaya, ni el tercero, el ex Secretario de Hacienda José Antonio Meade, mostraron señales de estar alcanzando a López Obrador.

En la encuesta de Parametría, Anaya, de la coalición de izquierda-derecha “Por México al Frente”, obtuvo el 20 por ciento de las preferencias, mientras que Meade, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se mantuvo en el 16 por ciento del apoyo. La candidata independiente Margarita Zavala subió a un 13 por ciento de las intenciones de voto.

En otra encuesta, la que realiza el medio Nación321.com sobre el “Voto Millennial”, arrojó que el tabasqueño sería el candidato más votado por los jóvenes, pues el 51 por ciento de los encuestados asegura que votaría por él.

El candidato de Morena está por encima de Ricardo Anaya, quien tiene el 29 por ciento de las preferencias en este sector, mientras que José Antonio Meade registró el 13 por ciento del apoyo. En cuarto lugar se ubica la independiente Margarita Zavala, con 5 por ciento.

El panista Ricardo Anaya Cortés se ubica en segundo lugar de las preferencias, aunque disminuido por acusaciones sobre presuntos actos de corrupción que, hasta hoy, no han llegado a los tribunales.

 

Trump avala aranceles y amenaza a TLC al inicio de sexta ronda de negociaciones del TLC

Comparte este artículo:

Al inicio de la sexta ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) de América del Norte en Montreal, el Presidente estadounidense, Donald Trump, reiteró su amenaza de abandonarlo.

Si bien el Mandatario señaló un poco de optimismo sobre las conversaciones del TLC, repitió su amenaza de que Estados Unidos podría cancelar el trato por completo.

Esto, luego de que firmara la imposición de aranceles de hasta el 30 por ciento en paneles solares que afectarán tanto a Canadá como a México, aunque el mayor impacto recaerá en los fabricantes chinos, incluido JinkoSolar Holding Co.

Los aranceles en las lavadoras de hasta un 50 por ciento representarán el mayor golpe para la Samsung de Corea del Sur Electronics Co. y LG Electronics Inc. México es el único socio del TLC afectado por la medida de lavadoras.

Incluso si las acciones se dirigieron principalmente a Corea del Sur y China, no es el mensaje correcto para México y Canadá, dijo el Ministro de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, en una entrevista televisiva de Bloomberg desde la reunión del Foro Económico Mundial en Davos.

“Tenemos que revisar por qué motivos tenemos que abordar esta imposición de aranceles”.

Un portavoz de la canciller canadiense, Chrystia Freeland, quien dirige las conversaciones del TLC para Canadá, dijo que su oficina no haría comentarios hoy.

En tanto, el Primer Ministro canadiense Justin Trudeau afirmó que está intentando convencer al Presidente estadunidense Donald Trump para que vea los beneficios del TLC.

El mensaje llega luego de que Canadá, México y otras naciones de la Cuenca del Pacífico acordaron avanzar en otro pacto comercial internacional, luego de que Trump se retirara de una versión anterior de la Asociación Transpacífico durante su primera semana en el cargo.