#ElTalónDeAquiles: “Cocteles peligrosos”

Comparte este artículo:

Este 28 de junio se celebra el “Día Internacional del Orgullo”. Como lo expliqué en 2017, podemos debatir del sentido político de las marchas de la diversidad, y como lo aduje en 2018, los progresos realizados por la comunidad LGBTIQ+ (Lesbiana, Gay, Bisexual, Transgénero, Queer, o en cuestionamiento) son innegables. Sin embargo, existen problemas que acrecientan su precariedad, entre ellos un oscuro coctel cuyo resultado puede ser la muerte. Considerado por separado, cada ingrediente no presenta un peligro inmediato, con la notable excepción del tercero. Paso a detallar los componentes de la mezcla.

El primero son las redes sociales y los saunas gais, los cuales pueden crear todo tipo de situaciones, pero rara vez la muerte. Vivimos en un mundo de redes sociales en donde muchos, heterosexuales o no, utilizan aplicaciones para conocer nuevas personas, ya sea para tener sexo inmediato o para establecer relaciones afectivas. Mucho se podrá discutir sobre las consecuencias del hecho, pero nada lleva, salvo excepciones, a la muerte prematura. Vivimos también en un mundo en donde, a pesar de los embates contra la tolerancia, se han logrado proteger espacios subculturales de encuentros sexuales propios a la comunidad LGBTIQ+. De nuevo, se puede discrepar sobre su conveniencia, pero más allá de argumentos fundamentalistas, religiosos, puritanos, moralizadores, y otros, lo cierto es que estos espacios siempre existieron, claro, con distintos grados de permisividad y de represión según las épocas y las culturas.  

El segundo ingrediente del coctel es la profilaxis preexposición (PrEP), uno de los avances científicos recientes más notables, pues logró convertir al VIH, una sentencia de muerte, en enfermedad crónica. Pero la PrEP también mandó el condón al olvido. Subsecuentemente, se registra un aumento de otras enfermedades sexualmente transmisibles. Y aunque la PrEP no protege al 100% del VIH y que nuevas cepas de virus son más resistentes a los antibióticos (ver el caso de la gonorrea), es innegable que, por el momento, los virus contraídos por los usuarios de la PrEP, tienen cura. Ahora bien, si se une el olvido del condón al acceso instantáneo a sexo por medio de aplicaciones, es fácil observar cómo crecen las probabilidades de contagios sexualmente transmisibles. El sexo seguro ya no está a la moda pues el VIH ya no genera miedo.

El tercer elemento del coctel es el Chemsex o PnP (party & play), cuyo principio es tener sexo bajo la influencia de drogas químicas. En este universo, el cual es decididamente mucho más peligroso que los anteriores, las metanfetaminas, mejor conocidas como Crystal Meth, pero que usualmente se mezclan con ácido gramma-hidroxibutírico (GHB), o “droga de la violación”, ocupan un espacio central. Aunque el Crystal, una droga altamente adictiva (puede ser hasta 1000% más fuerte que la cocaína), afecta a todos los grupos y estratos sociales, parece estar particularmente asociada a la comunidad LGBTIQ+. Según el Instituto nacional de salud pública de Quebec (INSPQ), 8,3% de los hombres que tienen sexo con otros hombres que participaron a una encuesta de salud sexual en diciembre de 2018, dijo haber consumido Crystal al menos una vez en los últimos seis meses. La desinhibición y, con ella las conductas sexuales más riesgosas, son el común denominador. 

Súmese la errónea percepción que estas drogas son recreativas, la sensación de invulnerabilidad ante el VIH (proporcionada por la PrEP), y el fácil acceso al sexo por medio de las aplicaciones, y se obtiene un coctel sumamente peligroso con el todos y todas, pero en especial la subcultura LGBTIQ+, debemos lidiar. Acepto que mi análisis es rápido, superficial, y que cada uno de estos elementos merece un espacio amplio para una reflexión profunda y detallada. Mi punto es el siguiente: en este mes del orgullo gay, se celebran las luchas dignas y solidarias de esta comunidad. Hay lugar para la gratitud y la celebración, pero debemos recordar el camino que queda por hacer para preservar ese orgullo tan difícilmente ganado y para asegurar nuestra supervivencia individual. Hoy, miembros de esta comunidad mueren como resultado de este coctel, y por ello, la lucha debe continuar. 

Fernando A. Chinchilla 

Montreal (Canadá), 11 de junio de 2019

#EspacioPúblico: “Sin respeto a la ley”

Comparte este artículo:

‘Hacer cumplir la ley es la mejor manera de reducir los hechos de tránsito’. Con esa frase nos dejó reflexionando Pere Navarro, Director de la Dirección General de Tráfico de España, al terminar su ponencia en el primer foro internacional de seguridad vial celebrado en Monterrey.

No debe ser solo una frase que se escucha en una conferencia sin llevarla a la práctica; recordemos que somos el estado con la mayor cantidad de muertos por hechos viales. Afortunado momento para exponer la realidad de la ciudad ante la presencia de directores y oficiales de tránsito de diversos municipios del Estado. La zona metropolitana en número de personas fallecidas en sus calles es tan alarmante como el número de faltas cometidas al reglamento de tránsito que se quedan sin sanción.

A diario vemos exceso de velocidad en calles y avenidas, en zonas escolares y hospitales, autos circulando sin hacer uso de direccionales al cambiar de carril, autos bloqueando banquetas y cruces peatonales y a toda hora vemos autos ocupando indebidamente cajones para personas con discapacidad sin que se reciba una sanción. 

Desafortunadamente lo vemos como algo habitual y hemos hecho de la cultura de la impunidad y la supremacía del auto privado la única regla vigente en las calles.

Yo veo un problema desde tres perspectivas:

Por un lado una falta de conocimiento de la ciudadanía del reglamento de tránsito y en especial por la jerarquía de movilidad que en el reglamento homologado del área metropolitana de Monterrey establece:

ARTÍCULO 2.- El uso del espacio público en los diferentes modos de desplazamiento marcará las prioridades conforme a la siguiente jerarquía:

     Peatones;

     Ciclistas;

     Motociclistas;

     Usuarios y prestadores del servicio de transporte público individual o           colectivo;

    Usuarios de transporte particular automotor; 

     y Usuarios y prestadores del servicio de transporte de carga.

El desconocimiento de las reglas nos ha llevado a considerar que cualquier sanción sea un abuso de autoridad o una práctica recaudatoria, pero lo más preocupante es que nos lleva a ejercer acciones que ponen en peligro a otros y a las consecuencias mortales derivadas les llamamos ‘accidentes´, sin tener claro que se pudieron evitar al cumplir con la ley.

Desde  otra perspectiva veo una autoridad rebasada que con recursos y personal limitado, le es difícil hacer cumplir la ley en especial ante la recurrencia de infractores que imponen su comodidad, su falta de respeto a la autoridad  y su falta de empatía con los más vulnerables sin importarles la existencia de la ley.  

Y por último veo una ciudad que se sigue construyendo sin entender la jerarquía de movilidad en donde la mayor parte del presupuesto y la planeación siguen siendo para favorecer al auto dejando desprotegidos a peatones, ciclistas y personas con discapacidad. 

Esta combinación de ciudadanía que desconoce o no respeta las reglas, de autoridad que no se da abasto para sancionar y gobierno que no construye una ciudad para las personas son los temas a corregir.

¿Por dónde empezar?

La ciudadanía podría empezar por conocer el reglamento de tránsito, entender que existen prioridades en el espacio público, descubrir cuantas faltas se cometen por desconocimiento de las reglas y entender las consecuencias de cometer faltas al no atenderlo. 

Los departamentos de tránsito podrían aplicar programas de comunicación que vayan directo a las principales causas de hechos mortales, en específico los relacionados con la velocidad. 

Los gobiernos municipales necesitan reenfocar sus recursos y su planeación hacia la construcción de entornos que promuevan mejor transporte público y movilidad no motorizada. 

Pero me parece que lo más importante es que independientemente de tener una mala infraestructura y autoridades de tránsito rebasadas en su desempeño, todos los que habitamos esta ciudad nos podemos dar ya a la tarea de mejorar la calidad en la seguridad vial con solo respetar señalamientos  y reportar las faltas que se cometan. No podemos seguir viendo a la impunidad como lo habitual. Sin respeto a la ley no se salvan vidas. 

 

Algunas implicaciones para la Guardia Nacional en la frontera sur

Comparte este artículo:

Pasada la amenaza del Presidente Trump de imponerle a México un arancel del 5% y, del acuerdo alcanzado entre ambos países, es necesario hacer un ejercicio de reflexión al respecto. En el texto del acuerdo compartido en redes por el Canciller Marcelo Ebrard llama la atención el punto sobre el ‘Reforzamiento de las acciones para asegurar el cumplimiento de la ley en México’. Este menciona que la Guardia Nacional será desplegada en el territorio nacional a “fin de reducir la migración irregular”. 

          La implementación de dicha tarea tiene, a mi parecer, tres implicaciones serias. La primera, y tal vez la más importante, es la clara contradicción entre el “deber ser” y “los hechos”. En la Estrategia Nacional de Seguridad Pública recientemente aprobada se menciona que el modelo nacional de policía debe “(…) considerar un enfoque de derechos humanos, proximidad y participación ciudadana”. 

          Sin embargo, en la práctica, la actual administración ha endurecido su política de captura y deportación de migrantes, sobre todo desde el día en que el gobierno estadounidense anunció su amenaza. Más aún, los procedimientos se han caracterizado por un alto déficit en el respeto a los derechos humanos, como varios activistas lo han documentado y denunciado aquí: http://bit.ly/31sVw9Z

          A lo anterior hay que agregar, como segundo punto, la falta de claridad sobre la participación que deberían de tener las policías locales. En ocasiones anteriores he comentado que las tareas de proximidad deben ser realizadas por las policías locales, no las nacionales. Solo en casos en los cuales las policías municipales y estatales se vean rebasadas tendría sentido pensar en una Guardia Nacional de proximidad, y que solo sea de forma temporal. 

          Es verdad que las policías municipales y estatales carecen de recursos suficientes para hacer frente a la oleada de migrantes centroamericanos. Aún así, sería absurdo negar su presencia en los territorios fronterizos, o pretender que no se han visto involucradas en abusos de autoridad contra los migrantes. 

          De ahí la importancia de que la administración del Presidente López Obrador explique con claridad la manera en que la Guardia Nacional se coordinará con las policías municipales. Dicha coordinación debería caracterizarse por un ejercicio de mando único en los procedimientos de atención a los migrantes, que aseguren el apego a la ley por parte de las policías locales. De otro modo, el Gobierno Federal estaría contribuyendo a la perpetuación de abusos y vejaciones contra los migrantes. 

           La tercera implicación es presupuestal. Los gobiernos estatales de la frontera sur necesitarán recursos adicionales para realizar tareas de regulación migratoria. El decreto de creación de la Guardia Nacional abre la oportunidad para que los gobiernos estatales señalen sus requerimientos presupuestales. Los diagnósticos de necesidades que enviarán a la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, y al Congreso, guiarán la aprobación del Presupuesto de Egresos de 2020 en ese rubro. Será hasta entonces cuando se tenga una idea más clara del costo total que tendrá esta medida y si la regulación migratoria con respeto a los Derechos Humanos es viable en la práctica. 

“El riesgo al emprender”

Comparte este artículo:

El emprendimiento es sin duda alguna, un tema de suma importancia. Hoy en día no se habla de ningún tema sin que salga este término en la conversación; sin embargo, muchos desconocen su significado.

¿Entonces qué es emprender? según la RAE es “acometer y comenzar un negocio, un empeño, especialmente si encierra dificultad o peligro”; y me gusta mencionar y citar este significado en especial porque hace referencia a que al emprender se corre un riesgo; lo cual muchas o la mayoría de las veces genera miedo y es lo que frena a las personas a dar ese primer paso para comenzar su negocio.

Es cierto, hoy en día en esta era de innovación tecnológica se debe tener un enfoque global; de acuerdo a las problemáticas que afectan a la mayoría de las personas. Sin embargo, el objetivo primordial o misión personal al emprender debe ser aquel que genere valor a la empresa, para sacar el mayor provecho a su potencial. Es por ello, que siempre se debe tener el objetivo y la meta clara de lo que en realidad se busca a corto, mediano y largo plazo antes de dar el primer paso, porque como dice Warren Buffet “El riesgo viene de no saber lo que uno está haciendo”.

En este sentido, “Se puede aceptar fallar, todo el mundo falla en alguna ocasión. Lo que no puedo aceptar es no intentarlo” (Michael Jordan). Esto es clave, el emprender siempre conlleva a tener un riesgo de pérdida o incertidumbre de éxito que muchas de las veces frenan grandes ideas y proyectos, que al final del día quedan encerrados en un cajón. Dar el primer paso es la clave, lanzarse, animarse a soñar para lograr ese objetivo o meta que se tiene al emprender.

Por consiguiente, ese paso es diseñar la misión personal, la cual debe ser esa guía que te motive a levantarte temprano, organizar tus metas, tu tiempo, y esta será la fuerza que te motive día con día a avanzar en lograr las metas que te propongas. Y como decía Walt Disney “Piensa, Cree, Sueña y Atrévete”. Cualquier meta que valga la pena, merece el reto y ese reto es atreverse a empezar y si tienes miedo, hazlo con miedo, solo atrévete.

Finalmente, el emprender siempre trae consigo un riesgo, una incertidumbre de si tu idea de negocio tendrá éxito o será un fracaso. Sin embargo, esto no debe ser una limitante para no empezar a conseguir ese sueño tan anhelado, eso que te mueve a crear y hacer algo nuevo. Ten en cuenta que, si uno cae, se levanta y si se levanta es para seguir y si sigue es para llegar a la meta. Y siempre recordar que: “Si piensas que no estás preparado, hazlo de todas formas, solo da el primer paso, avanzar es avanzar.” 

¿Ganó alguien o perdimos todos?

Comparte este artículo:

Cuando el propio rudo de la película celebra su victoria felicitando a sus contrincantes, todo deja a suponer que el acuerdo logrado fue favorable al rudo. Sino, no celebraría. Trump no es un individuo que se caracteriza por celebrar los acuerdos justos. Solamente los acuerdos victoriosos. Él no conoce acuerdos justos. Solamente acuerdos en los cuales gana más que el adversario. 

Todavía no sabemos la historia completa. El propio Trump reveló que falta por dar a conocer parte de los acuerdos. Y se permite recordar que en caso de falla en la aplicación de lo negociado, volverá a la carga con sus mismas amenazas. Si ya funcionó una vez, ¿por qué privarse de repetir el juego? Si México cedió frente a una amenaza violatoria de los contratos vigentes, ¿porqué interesarse en respetar los contratos vigentes? ¿Funciona el chantaje? Sigamos con el chantaje, paga buenos dividendos. 

Trump llegará triunfante a su arranque de campaña para la reelección. Igual que hace cuatro años, su posición fuerte será la de despreciar a México. Y mostrar una fuerza fácil frente a un país que resulta indefenso. 

Para muchos mexicanos que no caen en el juego del populismo, debe parecer igual de preocupante el grito de victoria del gobierno de AMLO, y el despliegue de apoyo “de las fuerzas vivas” organizado en Tijuana. Recordando escenas de los mejores años del priismo, el ver sentado representantes de “los indígenas”, de los empresarios y políticos sumisos de todos colores, pretende hacer olvidar que los indígenas de Centroamérica constituyen víctimas del acuerdo y que ahora, los empresarios le deben una a AMLO y a Ebrard.

 ¿Quién se atreverá a seguir reclamando la inaceptable decisión de cancelar el aeropuerto del futuro, quien se atreverá a cuestionar un tren maya que dará la vuelta a un bosque para transportar una carga inexistente? El costo de estos acuerdos todavía desconocidos es avalar decisiones nefastas para el país. ¿Será Dos Bocas la solución para la soberanía de México porque se evitó un arancel violatorio de los acuerdos vigentes? ¿Será la canalización de todos los recortes presupuestales a abonar la deuda de una empresa quebrada y sin futuro cómo es Pemex porque se aceptó hacerle de gendarme de la frontera sur de Estados Unidos en lugar de la Border Patrol? 

Será importante ponderar lo que sí se puede celebrar y lo que exige vigilancia continua y rigurosa para detectar más derivas que empeorarán la economía del país. 

Trump y PEMEX: dos problemas que agravan el panorama de México

Comparte este artículo:

La semana pasada el país sufrió dos embates que pusieron a la economía a temblar. Por un lado, el presidente de Donald Trump amenazó con imponer aranceles a todas las importaciones mexicanas si el país no colaboraba con la política migratoria estadounidense. Por el otro lado, Moody’s y Fitch ajustaron las calificaciones de la deuda soberana y de PEMEX. Si bien la primera se mantiene en niveles de inversión, la de Petróleos Mexicanos descendió al umbral de especulación (“bono basura”). Eso significa que el precio de los bonos de la petrolera será más bajo y la tasa de interés a pagar será más alta. Esto se traduce en mayores complicaciones para el financiamiento de la petrolera más endeudada de todo el mundo.

Según la calificadora Fitch, el ajuste en la calificación de PEMEX es debido al panorama de incertidumbre que genera la paraestatal, referente a su alto apancalamiento y a sus bajos de niveles de producción. Asimismo, la incertidumbre aumenta en tanto que PEMEX se encargará de la construcción y operación de la refinería en Dos Bocas; una inversión que para muchos es inviable financiera y operativamente. Además del aumento en el gasto por las condiciones del terreno y el tipo de crudo de la región, el costo de oportunidad de la inversión es considerable. Dentro de la industria petrolera, la refinación es el proceso menos rentable. El gobierno mexicano debería enfocarse en su ventaja comparativa, reorientando esa inversión a exploración y a impulsar la producción de PEMEX.

Por otro lado, si bien se han implementado estrategias para reactivar a la petrolera, a través de capitalización y reasignación fiscal, entre otras, estas no parecen disminuir la incertidumbre alrededor de la paraestatal. El gobierno mexicano todavía no entiende que el problema de PEMEX no es solamente de liquidez, sino de solvencia. 

Paradójicamente, la insistencia de AMLO de apuntalar nuevamente a Petróleos Mexicanos como una gran petrolera que vuelva a aportar sustancialmente a los ingresos federales puede significar el último clavo de su ataúd. Y lo que resultaría peor, su situación financiera podría arrastrar consigo a las finanzas públicas y mermar la estabilidad macroeconómica del país. 

El otro tema no tiene su causa en las malas decisiones de este gobierno, aunado a la corrosiva corrupción del sexenio pasado, sino que alude a una variable exógena. Algunos parecen estar sorprendidos de la asimetría de poder entre Estados Unidos y México. Eso no es algo nuevo, desde el nacimiento de México como país, la relación entre ambos países es de subordinación. Empero, el contexto global de antaño jugaba a favor de México. Sobre todo, en el contexto de la Guerra Fría, en la cual Estados Unidos buscaba evitar la propagación del comunismo en América Latina. Esto le permitía a México tener una moneda de cambio para apaciguar dicha relación.

Por otro lado, el problema de la migración no es algo reciente. Desde la segunda mitad del siglo pasado, la confrontación por la migración y el narcotráfico han sido temas centrales en la política exterior con Estados Unidos, tal que condicionaban los acuerdos de comercio entre ambos países. 

El gobierno mexicano debe entender que la amenaza de los aranceles no es un asunto comercial, ni siquiera un asunto migratorio, sino un asunto totalmente electoral. Trump, el presidente pragmático por antonomasia, ya apunta a las elecciones del próximo año. Sabe que colocar a los inmigrantes como chivo expiatorio, culpándolos de todos los males que sufre Estados Unidos, lo puede llevar nuevamente a ganar los comicios federales. 

Era necesario evitar la imposición de aranceles, si bien el tipo de cambio hubiera absorbido en su totalidad el arancel de cinco por ciento, el costo del servicio de la deuda hubiera aumentado y la incertidumbre que el país vive se hubiera intensificado. Sin embargo, el costo de evitar lo anterior es sumamente alto, ya que le otorgamos el poder a Trump de jugar la carta de los aranceles cuando crea que México no está cooperando. 

Nos comprometimos a fortalecer los esfuerzos en la frontera sur, lo que se traduce en regresar a más migrantes centroamericanos, así como recibir a aquellos que sean deportados desde Estados Unidos. Trump no entiende que la ola de migración proveniente de Centroamérica es culpa, en parte, de la política exterior de Estados Unidos. La desestabilización de esos países fue generada por el gobierno estadounidense en los años ochenta, poniendo y quitando dictadores, y generando pobreza y marginación. 

Estamos a merced de un megalómano que hará cualquier cosa para poder mantenerse en el poder, incluso si en el intento aniquila a sus socios comerciales. Trump está dispuesto combatir por la victoria -y ganará- sin importar que sea una victoria pírrica. 

Un recordatorio para MORENA

Comparte este artículo:

En las pasadas elecciones, el Movimiento Regeneración Nacional ganó la Presidencia de la República con 30 millones de votos a favor, consiguió 55 escaños en el Senado de manera directa, así como 191 diputaciones, 4 gubernaturas estatales, y mayoría prácticamente en todos los congresos que disputó. 

Lo anterior ya ha sido ampliamente analizados por diversos reporteros, académicos, politólogos y todos coinciden en que una de las principales razones para una victoria tan imponente fue el hartazgo de la sociedad hacia una clase política abusiva y omisa a los problemas sociales de diversos sectores de la población. MORENA, y específicamente Andrés Manuel López Obrador, supieron aprovechar el repudio hacia los partidos políticos tradicionales y lograron contar con las bases para establecer un nuevo régimen. 

La sociedad juzgó duramente al PRI, ya que castigó errores del pasado y muchos cometidos por la administración de Enrique Peña Nieto para dejar al partido en los huesos. Por eso hoy MORENA debería reflexionar sobre algunas de las decisiones que está tomando y las consecuencias que puedan tener en el futuro, si es que quiere evitar un futuro similar.

Cancelar un aeropuerto con un avance significativo -desperdiciando miles de millones de pesos- por medio de una “consulta” y tomar la decisión de construir Santa Lucía sin siquiera presentar un estudio formal de viabilidad operativa, tendrá consecuencias. Construir un Tren Maya sin estudios de impacto medioambiental y sin presentar un análisis de viabilidad financiera, tendrá consecuencias. Encargar a PEMEX, quien hace más de 30 años no lleva a cabo un proyecto de tal magnitud, la construcción de la Refinería de Dos Bocas, destruyendo hectáreas de ecosistemas y apostando por los hidrocarburos cuando la tendencia mundial está dirigida a tecnologías verdes, tendrá consecuencias. Designar a ciertos candidatos a gobernador y distintos cargos públicos que no cuentan con la experiencia ni los conocimientos para solucionar problemas en materia económica, social y sobre todo de seguridad, también tendrá consecuencias. 

El Gobierno está perfectamente a tiempo de rectificar en varios temas, como permitir que sean los privados los encargados de financiar el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, invertir en generación de energías renovables y con consciencia medioambiental y llevar a cabo todos los estudios de factibilidad requeridos por ley para la construcción del Tren Maya e inclusive de Dos Bocas, si así lo desean. No se trata de presagiar un futuro negativo para el país y regodearnos en algunos años para decir “se los dijimos”; se trata de tomar las mejores decisiones para el rumbo del país y que todos nos beneficiemos de ellas. Lo que MORENA tiene que entender, cosa que no hicieron los dos partidos anteriores en el poder, es que es momento de dejar atrás las divisiones partidistas y dejar de llevar a cabo, a costa de los ciudadanos, decisiones unilaterales para establecer y demostrar el predominio de una fuerza política. MORENA desde su conformación se planteó como una organización diferente -aunque la gran mayoría de los actores hayan pertenecido a diversos partidos políticos anteriormente-, un partido político con consciencia social en favor del pueblo y de los mexicanos. Hay que recordarles que somos más de 120 millones de mexicanos, no solamente 30 que votaron por ellos y que las decisiones que toman impactan al país completo y seguramente lo harán por varias generaciones. Debemos recordarles que el compromiso que asumieron es para beneficiar a los mexicanos, sin importar si son fifís, chairos, fachos o gansos. 

#HojaDeRuta: “Chernobyl: la verdad y sus consecuencias”

Comparte este artículo:

El hubiera no existe, suele decirse cuando se imaginan decisiones o sucesos que pudieron haber sido distintos, y, por ende, cambiado el curso de la historia. Suele ser por nostalgia o lamento, pero, en ocasiones, pensar en lo que pudo haber sido resulta una reflexión necesaria.

Una de estas ocasiones es el máximo desastre nuclear de la historia: la explosión de la planta de Chernobyl en 1986 en la entonces Unión Soviética, para ser precisos, en lo que hoy es Bielorrusia, muy cerca de la frontera ucraniana.

El accidente y la crisis descomunal que le sobrevino son el tema de una nueva miniserie televisiva producida por HBO que se titula simplemente “Chernobyl”. Escrita por Craig Mazin, se desenvuelve por apenas cinco episodios, pero está dejando una marca profunda en el público.

La miniserie ha logrado atrapar la imaginación colectiva (cosa cada vez más compleja en tiempos donde reina el déficit de atención) con base en una estremecedora historia real. Tres grandes ideas, considero, cruzan la obra: las consecuencias de esconder la verdad y la búsqueda de ella; los sacrificios -la heroicidad existe- que hacen las personas comunes en medio de una crisis y, finalmente, el impacto destructivo que la actividad humana está teniendo sobre el planeta.

Como punto de partida se tomó el libro “Voces de Chernobyl: la historia oral de un desastre nuclear”, de Svetlana Alexievich, escritora bielorrusa que ganó el Nobel de literatura en 2015, premio que la academia sueca decidió otorgarle “por su escritura polifónica, un monumento al sufrimiento y coraje de nuestro tiempo”.

Y vaya que sufrimiento y coraje sobran en Chernobyl. No existe consenso sobre la cantidad de muertes generadas por el accidente (el rango va de las 4 mil hasta más de 90 mil), pero las dimensiones pudieron haber sido, cuando menos, continentales, amenazando los medios de subsistencia de millones de personas en Rusia y Europa.

En una escena, el mandatario ruso Mijail Gorvachov reprende a su gabinete por lo ocurrido, enfatizando que el poder de la Unión Soviética proviene de la percepción que desde fuera se tiene precisamente sobre el poder que ese país ostentaba. Lo que se ve no necesariamente es lo que hay, el problema es que se sepa.

Una de los testimonios recuperados por Alexievich en su libro sobre la tragedia, recordaba: “Nos dijeron que teníamos que ganar ¿Contra quién? ¿Al átomo? ¿A la física? ¿Al universo? La victoria no es un evento para nosotros, es un proceso”

Mazin, el creador de la miniserie, la considera un vehículo hacia la verdad, es decir, un recuento que intenta ser fiel, con lapsos dramatizados, de aquél episodio histórico, pero sobre todo, que despierte en la audiencia la intención de saber más sobre lo que sucedió. Y es que la verdad (o los esfuerzos deliberados de ocultarla) juega un rol clave dentro de la historia, cuestionando si la seguridad nacional, los secretos de Estado y la reputación misma de un gobierno, de una nación, justifican ocultar información de interés público.

En todo momento, las personas comunes son quienes sufren la tragedia, pero también quienes surgen para enfrentarla, muchas veces con el conocimiento de arriesgar sus propias vidas: mineros que cavan un túnel bajo lava nuclear; soldados que tienen segundos para palear grafito radioactivo; científicos que buscan respuestas a lo ocurrido.

El paralelismo con el presente es tan inevitable como necesario: vivimos tiempos donde las Naciones Unidas califican al calentamiento global como el mayor desafío que enfrenta la humanidad, mientras que el líder del país más poderoso del mundo niega la evidencia científica y ha hecho de la mentira tal costumbre que ha comenzado a confundirse con la verdad.

Chernobyl es un testimonio escalofriante de lo que nuestra ambición y errores pueden provocar. Es también una prueba de la templanza humana, pero, sobre todo, el recordatorio de lo necesaria que resulta la verdad para la democracia, y eventualmente, para nuestra propia supervivencia como especie.

gilberto@altiusconsultores.com

La delgada línea de pixeles #5

Comparte este artículo:

A continuación hay spoilers del final de Game of Thrones

Aunque sonó muy poco convincente -y yo estoy hablando de esto un poco tarde y asumiendo que todos ven la serie a sabiendas que no es así- el discurso que Tyrion Lannister dio en el último capítulo de la serie de Game of Thrones aún me persigue. No sé si me hubiera convencido de nombrar a Bran Stark como rey de los ahora súbitamente seis reinos, pero es cierto que lo que nos une son las historias, como dice el enano, aunque no sólo nos unen. Las historias que nos contamos a nosotros mismos, sobre el país en el que vivimos, la familia a la que pertenecemos, lo que hicimos y lo que queremos hacer. El nacionalismo, el fascismo, la resistencia, la protesta, todos los movimientos que han existido, todos dependen de que entendamos las historias que nos cuentan. Estas historias, claro, a diferencia de una serie de HBO, tienen repercusiones directas en las vidas de la gente que las cuenta, que las vive. El motor de la civilización son estas historias. Pero también son la tuerca en los engranes, la falta de aceite, el “desvieladero”.

Algunas historias activamente buscan desvielar el motor, quizá desde siempre pero hoy con más armas. No es exageración pensar en grupos de trolls en internet que, por cualquier razón, sea por miedo a un mundo que cambia rápidamente, por sones de venganza, por una emulación desviada al guasón de El Caballero de la Noche, quieren que el mundo se desviele. Para otros, como para Petyr Baelish, o Littlefinger, otro personaje de la serie, el caos es una escalera. Un montón de personajes, cada vez más numerosos, explotan los miedos y la incertidumbre para vendernos la salvación, los dragones o un grupo de mercenarios, y en el caos buscan acumular poder. Las historias más poderosas son las más simples. El enemigo que viene a aniquilarnos, y el mesías que viene a salvarnos. La comida que escasea gracias al otro, y la quincena que llega gracias al otro más, al que está de nuestro lado.

Lo que ignoramos, la miopía tal vez inherente a nuestra especie, es justamente que hay muchas otras historias, y que muchas de ellas son verdad para la gente que las cuenta. Eso no significa que sean historias reales, que tengan los argumentos de su lado o que deban ser reconocidas y apreciadas sólo por ser, sino que el hecho de reconocer su existencia nos obliga a ver nuestras propias historias desde los ojos de otros.

Las cámaras selladas del internet, o de la sociedad de hoy, que algunos ya verán casi como sinónimos, parecen sólo enseñarnos contenido que confirme las historias que creemos, y cuando nos enseña contenido que va contra ellas pareciera es para que creamos de manera más reacia en nuestras historias. O tal vez son sólo algoritmos. Nuestras burbujas, aumentadas y potenciadas, nos acercan cada día más a no sólo contar historias paralelas, sino a vivir en realidades diferentes. 

Al llegar a ese enunciado me encuentro con mi propia miopía: siempre hemos vivido en realidades diferentes, un exiliado del Tíbet y el príncipe de Mónaco. Pero el internet, que nos acerca más y más historias, muchas terribles y falsas y otras muchas -quisiera creer que la mayoría- esperanzadoras y llenas de empatía, podría tener el efecto de acercar nuestras realidades. Pero ¿Quién quiere eso? ¿Quién quiere admitir que la historia que siempre le han contado puede no ser La Única? ¿Quién está abierto a pensar desde el otro? 

Fue difícil creer que en el discurso de Tyrion no sólo porque es debatible que la historia de Bran sea la mejor, pero porque las historias no sólo nos unen, lamentablemente también nos separan. Ojalá escuchemos más historias, ojalá entendamos a más personas, ojalá aceitemos el motor y no nos dejemos llevar por nuestras miopías.

#Kleroterion: “¡Búsquedas Dolorosas!”

Comparte este artículo:

Una de la problemáticas que hoy en día cercenan a nuestra sociedad, es sin duda, la desaparición de personas.

En cualquiera de los escenarios posibles de este lamentable hecho, se vuelve una nebulosa no sólo social, sino también una problemática en derechos humanos.

Las cifras son alarmantes y desgraciadamente cada vez más crecientes, a estas alturas, existen denuncias por más de 40 mil personas desaparecidas de acuerdo a la Comisión Nacional de Búsqueda; además, las autoridades cuentan con el registro por huella dactilar de 36 mil 708 personas fallecidas sin identificar.

Es urgente realizar políticas públicas necesarias y útiles para poder enfrentarlo y brindar el derecho legítimo que tiene cualquier persona, el saber dónde están sus familiares, ya que aparte de tener que padecer las efectos de la delincuencia y la violencia en nuestro país, es inhumano tener el gran dolor de no saber el paradero de sus seres queridos.

Por lo anterior y entendiendo la gravedad de este asunto, el Gobierno de Nuevo León se convirtió en el primer y único estado en el país que firma un convenio con la Secretaría de Gobernación para la búsqueda de personas desaparecidas, donde se otorgará un subsidio de 11 millones por parte de la federación y 11 millones más que pondría el Ejecutivo Estatal.

Un total de 22 millones de pesos son los que se destinarán para la Comisión Local de Búsqueda de Personas Desaparecidas en el Estado, con la finalidad de que las asociaciones o colectivos de familiares, puedan seguir con la lucha para encontrar a sus familiares.

Por lo que queda de manifiesto la buena voluntad política de trabajar en colaboración por parte del Gobierno Federal y el estado de Nuevo León, comprometiéndose con las familias neoloneses que desde hace mucho tiempo han padecido estas desapariciones.

Es imperante buscar una reconciliación con todas y todos los mexicanos, ya que desde hace mucho tiempo existe una deuda por parte de todas las instituciones, gobiernos y sexenios, con las familias de México en el tema de la violencia, por lo que estas actuaciones brindan un paso firme y humanista en la justicia de nuestro país, empezando con nuestro estado, con la finalidad de terminar o disminuir estas “búsquedas dolorosas”, por lo que Nuevo León, tiende la mano a las familias de desaparecidos…