Apuntes sobre los indicadores del bienestar

Comparte este artículo:

Los gobiernos alrededor del globo suelen competir acorde a una serie de indicadores que muestran el rendimiento que ha tenido su país en los últimos años, de esta forma se demuestra músculo ante los demás actores del escenario internacional o incluso compiten internamente con las administraciones anteriores para demostrar desde una óptica político electoral, que se vive mejor bajo su mandato.

Producto Interno Bruto

El indicador más común suele ser el Producto Interno Bruto (PIB), introducido por el economista Simon Kusnetz en 1934 en el reporte titulado “National Income 1929-1932”, mismo que entregaría al Congreso de los Estados Unidos durante la época de la Gran Depresión (1929-1939). El PIB tomaría la relevancia que tiene actualmente debido a que la medición sobre la productividad que ofrece, permitió que en ese entonces el gobierno de los Estados Unidos pudiera tomar decisiones que favorecieran precisamente la productividad y el empleo. Siendo una manera de ligar la economía con el bienestar es que se convirtió en el indicador por excelencia, pero a pesar de la necesaria información que nos revela, es insuficiente, pues se limita solo al terreno económico dejando a un lado aspectos de desarrollo social, medio ambientales o de calidad de vida.

Para el año 2017, estos fueron los 10 países (incluyendo a la Zona Euro) con mayor PIB:

pastedGraphic_1.png
Comparativa del PIB anual a nivel mundial para el año 2017. Expansión / Datos Macro.

Por otro lado, el PIB per cápita nos da una noción de la distribución de esa productividad entre los habitantes de la población, de este modo damos cuenta del ingreso del habitante promedio en dicho país. Lo que supondría que al tener mayor renta, el habitante accede a mejores servicios y bienes que lo llevan al bienestar. La siguiente tabla nos muestra los diez primeros países en esta variable en el año 2017: 

pastedGraphic_2.png
Comparativa del PIB per cápita anual a nivel mundial para el año 2017. Expansión / Datos Macro.

Índice de Desarrollo Humano

En lo que representa un paso hacia adelante con respecto a la medición del bienestar, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) mediante el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) elabora desde el año 1990 lo que se conoce como Índice de Desarrollo Humano. 

Basado en las ideas de los economistas Amartya Sen y Mahbub ul Haq, este indicador nos presenta tres dimensiones fundamentales en la vida de todo ser humano: Salud, Educación y Riqueza.

La dimensión de la salud se calcula en base a la esperanza de vida al nacer, la dimensión de la educación se calcula de acuerdo a la tasa de alfabetización de adultos y la tasa bruta combinada de matriculación en educación primaria, secundaria y superior, así como los años de duración de la educación obligatoria y finalmente, la dimensión de la riqueza se mide conforme al PIB per cápita y la paridad de poder adquisitivo (PPA).

La siguiente tabla nos muestra a los primeros diez países en el IDH para el año 2016 (último año de medición): 

pastedGraphic_3.png
Índice de Desarrollo Humano 2016. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

En esta tabla podemos ver que sólo 3 países que figuraban entre los primeros diez en la lista del PIB mundial aparecen entre los primeros diez del IDH: Estados Unidos, Alemania y Australia. 

Índice de Progreso Social

Ahora bien, estamos de acuerdo en que el IDH representa un mejor indicador de bienestar que solamente el PIB y a lo largo de los últimos años se ha convertido en un indicador esencial en el mundo como para los países, pero sigue dejando fuera elementos esenciales que permitirían visualizar la situación social de manera más objetiva. Por ejemplo, viendo la posición de México (77) en el IDH nos damos cuenta de que Cuba (68) y Venezuela (71), países que no son un precisamente un ejemplo en cuanto a desarrollo, están por encima de nosotros. De hecho, en octubre de 2015 tuve la oportunidad, junto a otros estudiantes, de dialogar con Amartya Sen, premio Nobel de Economía y uno de los principales ideólogos del IDH, le pregunté que si para el este indicador podía ser considerado como el definitivo a lo que respondió que no, era sólo una medición, que era necesario ir más allá. 

De este modo, llegamos al Índice de Progreso Social, un indicador que realiza la organización Social Progress Imperative, que si bien deja un lado el rol central de los aspectos económicos evalúa condiciones necesarias para el desarrollo individual y social de las personas. Este indicador utiliza tres dimensiones: Necesidades humanas básicas (NHB), Principios del Bienestar (PDB) y Oportunidades (O). En cuanto a NHB mide el acceso a la nutrición y cuidados médicos, acceso a agua y saniamiento y seguridad personal; PDB mide acceso a educación básica, acceso a información y comunicaciones, salud, ecosistema y sostenibilidad; Oportunidades mide derechos personales, libertad y elecciones personales, tolerancia e inclusión y acceso a educación superior.

La siguiente tabla nos muestra a los países más altos con respecto al IPS 2017:

pastedGraphic_4.png
Países que figuran con Muy Alto Progreso Social en el IPS 2017.

En este sentido, el IPS pretende ser el indicador por excelencia para señalar el desarrollo tanto humano como social de las naciones del mundo y vaya que es un indicador muy completo. Pero el hecho de dejar de lado las variables económicas le restan peso al momento de ser utilizado para la comparación entre gobiernos. 

En el caso de México, nuestro país figura en los puestos 77 y 48 con respecto al IDH y al IPS respectivamente. Muy alejados de nuestros vecinos del norte, Estados Unidos en los puestos 11 y 18 y Canadá en los puestos 10 y 6, lo que explica en parte la migración de nuestros connacionales a estos países, donde se vive un mejor bienestar, plasmado en dichos indicadores.

Dejo el debate abierto, ¿Ustedes creen que estos indicadores son los adecuados para medir el bienestar?, ¿Qué otros utilizarían? ¿Realmente reflejan la realidad?

Referencias

  1. Datos del PIB mundial para 2017. Tomado de: https://datosmacro.expansion.com/pib 
  2. Datos del PIB per cápita mundial para 2017. Tomado de: https://datosmacro.expansion.com/pib 
  3. Página Oficial del PNUD sobre el Índice de Desarrollo Humano 2016. Tomado de: http://hdr.undp.org/en/2016-report 
  4. Resultados del Índice de Progreso Social 2017. Tomado de: http://www.socialprogressindex.com/results 

#ElTalónDeAquiles: “El fin de la era de plástico”

Comparte este artículo:

Hace al menos quince años inició el fin de la era de plástico. La revuelta comenzó en los supermercados de Canadá, Estados Unidos, y Europa, cuando la gente empezó a rechazar el uso de bolsas de plástico, que tardan siglos en biodegradarse, para llevar sus compras a casa. Años después, inició la lucha contra – llamálos como mejor te convenga – los absorbentes, bombillas, calimetes, cañitas, carrizos, pajitas, pajillas, pitillos, o popotes. Luego aparecieron las máquinas para fabricar agua mineral casera. Hoy, el agua natural empaquetada en cartón (como la leche o el jugo de naranja) se popularizariza.

El fin de la era del plástico llegó al punto de no retorno. En definitiva, la economía verde está aquí para quedarse. Los reportajes televisivos sobre la inmensa isla de plástico que flota en alta mar se multiplican. Durante mi escala en el aeropuerto Mohamed V, vi por vez primera uno de los aviones asociados al esfuerzo para limpiar ese mar de desechos. También aflora la conciencia sobre la importancia de los micro-plásticos, esos residuos no biodegradables que entran en la cadena alimenticia de los peces, y por lo tanto, en la nuestra. 

Pero, como siempre, es en los países menos desarrollados en donde el mayor esfuerzo queda por hacer. Tomaré un ejemplo para ilustrar mi angustia. Durante mi semana en N’Djamena, organicé un taller en el cual participaron 30 personas. Todos los días (y el evento duró tres), cada persona recibió una botella matutina de agua, y otra vespertina. En realidad no fue mucho, pero aun así, se repartieron 180 unidades. 

El agua de tubería de la ciudad, como es el caso en muchos otros lugares del mundo, no es potable. Por lo tanto, a parte de las seis botellas de 350 ml que consumí durante el taller, tomé las dos botellas que el hotel puso a mi disposición todos mis días de estancia (10 unidades). Y como esos 750 ml no bastaron para hidratarme diariamente, compré al menos cuatro botellas, de 1.5 L, más. Así, tan solo en materia de agua, mi huella ecológica de plástico de la semana que recién termina fue de 50 botellas (un aumento de alrededor de 1700 % de mi producción individual semanal de este tipo de basura). 

Supongamos ahora un consumo individual similar de cada uno de los participantes al evento: 1500 botellas. Olvidemos el consumo de otros refrescos, envases de jabón (por ejemplo para limpiar la vajilla), botellas de salsas, aceite, etc. Todo ese plástico, sin excepción, durará una eternidad en desaparecer y producirá micro-plásticos no degradables. Ahora multipliquemos esa cantidad por varios billones de personas, y luego hagámoslo de nuevo por 365 días para obtener un estimado del consumo anual. Prefiero no hacer el cálculo. ¿Entendés ahora por qué es un capricho usar una pajilla durante diez minutos para ingerir un refresco? ¿Queda claro por qué es inexusable olvidar tu bolsita de tela para tu diario? ¿No es ser malagradecido el menospreciar el privilegio, porque eso es lo que es, de vivir en un lugar en donde el agua de tubería es potable? 

Es en mi recamara de hotel, entre mis botellas de plástico que de seguro terminarán en cualquier lugar menos en un centro de reciclaje (porque en África reciclar como en Europa es un lejano sueño), que vi al siempre anacrónico Donald Trump eliminar medidas de protección ambiental creadas por su predecesor. Pero también vi un reportaje sobre una empresa europea que descubrió cómo fabricar plástico biodegradable a partir de leche de vaca: el plástico del futuro. Y entonces, como eterno optimista que soy, y a pesar de ser la siempre privilegiada Europa la que desarrollará las primeras sociedades autosustentables de nuestra era (mientras el sur, falto de infraestructuras, se seguirá ahogando en mares y montanas de plástico), que pensé: algo de esperanza todavía hay para el futuro de nuestra especie. 

Fernando A. Chinchilla 

N’Djamena (Tchad), agosto de 2018

#ElNidoDelGavilán: “Villoro y Charly: Crónicas desde el establishment literario”

Comparte este artículo:

En los pasados días se suscitó un conflicto en el círculo literario nacional con la publicación del 20 de julio en el diario Reforma del texto del afamado escritor Juan Villoro titulado “Un cuento moral”, en el cual ataca a un personaje de nombre Charly Girón, en alusión a otro escritor del medio. Las redes sociales y los foros de internet apuntaron a que ese Charly Girón era en realidad el escritor zacatecano Tryno Maldonado. Es especialmente, Heriberto Yépez, afamado escritor especialista en temas fronterizos, quien aprovechó el momento para analizar el texto y criticar lo planteado por Villoro.

Juan Villoro es un escritor consagrado en el país, una de las figuras más relevantes en los últimos años, sin embargo, este texto está escrito con saña y mala leche.

El texto arranca sosteniendo que -Charly-, era un tipo que vestía siempre de negro, que trabajaba en una agencia de publicidad y que escribía cuentos sobre su vida interior los fines de semana. Ahí asesta el primer golpe, diciendo que sus anuncios para jarabes de tos eran mejores que sus escritos. Incluso saca a relucir un tema de tipo sexual entre el criticado y otro escritor, pero continuar con la narración de la destilación de veneno es innecesario, para eso recomiendo leer el texto de Yépez citado al final de esta columna.

No obstante, existe una joya del texto que hay que resaltar, esto es, la crítica hacia Maldonado por despotricar contra las becas y financiamientos gubernamentales a los artistas para luego pedir una de estas. 

Juan Villoro a pesar de ser un gran escritor y consagrado intelectual, al mismo tiempo es un escritor afín al régimen, amigo de quien debe ser amigo, hijo de una familia acomodada y miembro del Colegio Nacional, una especie de instituto/sindicato/club inventado por el gobierno-partido de los años 40 donde sus miembros cobran mensual y vitaliciamente 164 mil pesos, dinero que proviene de los contribuyentes. En palabras de Yépez, el Colegio Nacional es una élite que se autoelige. (Su padre también estuvo en el Colegio Nacional).

En dicho club están Villoro, Enrique Krauze, Christopher Dominguez, Julio Frenk y hasta el cineasta Alfonso Cuarón.

Este chisme ilustra el conventillo del mundo intelectual nacional, un lugar de ciegos donde el tuerto es rey. Una intelectualidad corrompida por los aplausos de los políticos y el dinero del gobierno. 

La crítica de Villoro es un sinsentido pues las becas provienen del dinero de los contribuyentes. Las becas no son un favor del gobierno en turno, ni dádivas. En México, producir arte es caro y difícil volviendo toda una odisea para los artistas tener una subsistencia digna.

Yépez señala con razón de que la corrupción en el otorgamiento de apoyos es el principal obstáculo a los artistas. Nadie sabe como sé dan, con base a qué, todo pasa por una oscuridad total.

Sin dudar del talento de Villoro, él pertenece a ese selecto grupo nacional que actúa de juez en premios y concursos. Esta elite que sube o baja el pulgar a cuanto nuevo artista se acerque. 

Por este tipo de disputas y ataques en el mundo del arte en México entre los acomodados y quienes creen que les han dado poco con respecto a su talento y producción, es que se perpetúa la brecha con el resto de la sociedad.

Es así como a diferencia de otros lugares, la elite mexicana del mundo del arte está compuesta en su mayoría por personas de clase alta bajo las premisas del clasismo, el servilismo político y en una lógica heteropatriarcal de fondo.

Lo dicho, dicho está.

Fuentes:

Villoro, J. (2018). Un Cuento moral. Recuperado de https://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=138705

Yépez, H. (2018). Respuesta a Juan Villoro: Charly Girón. Recuperado de https://borderdestroyer.com/2018/07/22/respuesta-a-juan-villoro-charly-giron/

Bartlett: ¿retroceso o beneficio de la duda?

Comparte este artículo:

El anuncio de Manuel Bartlett como próximo director de la Comisión Federal de Electricidad ha estado rodeado de polémica. Lo interesante, es que no solo ha levantado críticas de la oposición, sino de la misma izquierda y de aquellos que fueron simpatizantes de Morena las pasadas elecciones. 

Para la mayoría, la elección de este personaje representa un retroceso democrático. Y es que, resulta irónico que, bajo el lema de una cuarta transformación, se incluya a una de las figuras que representan el pasado oscuro de la “democracia” mexicana. Bartlett ha sido señalado como uno de los responsables del fraude electoral del 88, además de contar con un largo historial priista. En términos coloquiales, vendría siendo lo que se conoce como un dinosaurio. Aquellos del viejo PRI, antidemocrático y tecnócrata. 

Por su parte, López Obrador y otros miembros de Morena han defendido su designación, afirmando que Bartlett es una persona muy capaz, y que sigue con la línea ideológica del partido, por su trayectoria en contra de la Reforma energética. Algunos, presumen que Bartlett ya se rectificó y que los fantasmas de su pasado son solo parte de una mitificación de su personaje por intereses de otros partidos. Los que declaran esto, han pedido el beneficio de la duda para Bartlett, planteando que el tiempo será el que tenga la última palabra, al revelar su desempeño como director de la CFE.

Sin embargo, esto no es algo fácil de pedir a la opinión pública. La entrada de personajes como Manuel Bartlett, Alfonso Durazo, o Manuel Mondragón al proyecto de López Obrador acrecienta el escepticismo que ya existe en cuanto a la llegada de un verdadero “cambio”.

López Obrador tiene una oportunidad fuera de serie, como la tuvo Fox (y la desperdició). Los números de la pasada jornada electoral le dan una legitimidad a nivel nacional e internacional que solo pueden dar las urnas; y la naturaleza ideológica de su movimiento de oposición le brinda también legitimidad democrática. México será gobernado por primera vez en mucho tiempo por la izquierda, bajo la batuta de un partido que -al menos en el discurso- priorizó al cambio y a la transformación.

La gente espera, como parte de este proceso, ver caras nuevas y personalidades frescas. Y al decir esto, no necesariamente me refiero a la edad. El gabinete de López Obrador es, en promedio, de edad avanzada. Pero, el problema no es que Bartlett tenga 82 años, sino su historia, sus conexiones, y todo lo que él representa. Existen otros como Olga Sánchez Cordero, que independientemente de su edad representan ideas nuevas, personas proactivas y algo de esperanza para el país.

El hecho de que se incluyan políticos con trayectoria en otros partidos y sexenios en el próximo equipo de López Obrador no es algo nuevo. Esto se manejó desde la campaña y distintos nombres han resultado polémicos y sorpresivos. Sin embargo, me cuesta trabajo encontrarle el lado positivo a la incorporación de Bartlett. Como muchos otros, lo considero una decisión peligrosa. Creo que compromete los ejes de transparencia, renovación y democracia, que supuestamente son algunos de los pilares del movimiento lopezobradorista. Será cuestión de tiempo saber si valió la pena darle el beneficio de la duda, o si fue una decisión infortunada que causará la decepción de muchos mexicanos. 

#EspacioPúblico: “Monterrey. Texas.”Todo el mundo”

Comparte este artículo:

¿A qué genio se le ocurrió eliminar las vueltas continuas a la derecha en luz roja? Esa fue, hace algunos meses, la principal queja a la interpretación del nuevo reglamento homologado de tránsito del área metropolitana de Monterrey.

Fue tanta la presión política, que se tuvo que modificar la redacción del artículo para que se interpretara claramente que era permitida la vuelta continua si se hacía con precaución. 

El fundamento que daban los quejosos, todos ellos automovilistas que veían afectada su movilidad, era que se permitía en “todo el mundo” y por lo general ponían ejemplos de ciudades americanas. 

En una ciudad como la nuestra, las quejas relacionadas con las condiciones de calles, velocidad y flujo continuo parecen tener mayor peso al momento de poner las reglas que las muertes por hechos de tránsito, la seguridad de peatones o la promoción de medios no motorizados. Pero las cosas en otras partes del mundo están cambiando y hace unos días lo constaté.

En un viaje reciente a Estados Unidos visité College Station, Texas. La ciudad es relativamente pequeña pero tiene gran movimiento por ser la sede de la sexta universidad más grande del país con cerca de 50 mil estudiantes: Texas A&M University.  

En los últimos años se han desarrollado complejos de usos mixtos aledaños al campus universitario en los que cada día viven más personas, hay más tráfico pero también hay más peatones y ciclistas. 

En el cruce de las dos principales avenidas que colindan la universidad, en el carril de vuelta a la derecha por la avenida Texas para incorporarse a University, se encuentra una señal vial que dice “Prohibida la vuelta en luz roja” y a unos metros de esta señal se encuentra otra que dice “Obedezca las leyes locales”. 

¿El resultado? Gente cruzando con seguridad a pie o en bicicleta avenidas de 6 carriles. Quizás la cantidad de peatones y ciclistas que tiene este cruce actualmente no es tan grande pero están probando la efectividad del sistema y apostando a tener mayor flujo peatonal en los próximos  años.   

No es sencillo cambiar una regla de tránsito, especialmente en ciudades que por años han dado prioridad a los autos y las vueltas a la derecha en luz roja han sido la regla, como son las ciudades de Estados Unidos. Para acompañar a este nuevo criterio se instalaron agentes de tránsito permanentes verificando que se cumpla el nuevo sistema y multando a quienes no lo hacen. 

La experiencia de ver una sencilla solución vial enfocada a lo local me da esperanza de poder lograr cambios en Monterrey; una ciudad compleja en la que, para modificar el reglamento de tránsito, se requiere de mucho trabajo político. Formo parte de una organización civil que representa la movilidad peatonal y como tal, hemos propuesto adecuaciones que mejoren la seguridad de peatones en cruceros que detectamos como peligrosos,  sin embargo, con frecuencia, nos topamos con la negativa bajo criterios que dan prioridad  al flujo vehicular y temen a los costos políticos que se puedan enfrentar. 

El ejemplo vial de College Station no es aislado, ya es algo que se aplica en ciudades de Canadá, en Nueva York y desde hace varios años en la Ciudad de México. La tarea en Monterrey parece ser cambiar la percepción de lo que se considera “todo el mundo”, que muchas veces no llega más allá de Texas, y dejar de imitar soluciones de las que se desconoce el contexto y la problemática. 

Si se quiere realmente ser una ciudad de vanguardia, se necesitan analizar los problemas locales y encontrar soluciones propias que sean ejemplo. Seguramente se cometerán errores antes de llegar a una solución final, pero siempre es mejor ser un buen referente que una mala copia. 

Eduardo Quintanilla

Julio 18, 2018

La decisión de AMLO y Morena en relación a la SCJN

Comparte este artículo:

Tal vez usted piense que la Suprema Corte de Justicia de la Nación es un ente lejano para el ciudadano y en realidad es más cercano de lo que usted piensa y su importancia es vital para la vida pública y privada del país, ya que en los últimos años el máximo tribunal ha sentado precedentes interesantes en materia de derechos humanos, interés superior del menor, así como el control de constitucionalidad de las medidas que toman los poderes.

El próximo presidente y la siguiente legislatura tendrán la obligación de renovar al menos a 2 ministros de la Suprema Corte de la Nación, pudiendo cambiar el sentido ideológico del máximo tribunal de una tendencia moderada-conservadora a una progresista.

Presentó a usted el mecanismo el procedimiento se elige a un ministro de la Corte, el presidente manda una terna de candidatos al Senado, que cumplan con los requisitos establecidos por ley, algunos de ellos son que sea licenciado en derecho (con un determinado tiempo de titulación) y que cuente con honorabilidad, el Senado tiene que aprobar con 2/3 partes del Pleno el nombramiento, en caso de que no se logre el voto en la proporción antes mencionada se regresa la terna y el Presidente de la República tiene que mandar una nueva terna (puede cambiar solamente a una o a dos personas de la terna que originalmente envió).

Algunos logros de la SCJN han sido el matrimonio igualitario, el interés superior del menor y el respeto a las minorías LGBTIQ en sus derechos humanos, así como la protección a los indígenas y el respeto a la mujer en todas las áreas de la vida pública y privada.

Así pues AMLO teniendo mayoría en el Senado (ojo es mayoría simple que no le alcanza para realizar designaciones solamente con su partido y aliados) tendrá que negociar con otras fuerzas políticas para llegar a acuerdos sobre los ministros de la SCJN dentro de ello, tiene la posibilidad de volver la SCJN en un espacio más progresista y que tenga en cuenta la agenda de la izquierda mexicana.

Hay que recordar que la nominada por López Obrador a la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero ya fue ministra de la Suprema Corte (1995-2015) influirá en las decisiones respecto a la designación de ministros del máximo tribunal; La ministra tuvo un papel fundamental en la resolución de sentencias y jurisprudencias que sin duda marcaron un precedente en la vida jurídica del país, como lo es el caso del matrimonio igualitario y llevando que todas las entidades federativas tengan que acatar el mandato de que los Registros Civiles tienen que llevar uniones entre personas del mismo género, aun cuando se contrapongan los Códigos Civiles de las entidades federativas (como es el caso de Nuevo León) en caso de que algún Oficial del Registro Civil se niegue a llevar el matrimonio se puede promover un amparo y con base en el criterio de la SCJN se le concede para que este pueda casarse

AMLO después del primero de julio tiene la posibilidad inclusive de poner a personas de alta confianza en la Suprema Corte de Justicia de la Nación para el respeto de los derechos humanos, habrá que darle tiempo al virtual presidente de saber sí será un Presidente que mandará ternas con candidatos al máximo tribunal con carrera judicial (que sería lo más apropiado) o mandará personajes polémicos y con participación en la política como lo fue en su momento criticado por su nominación y posterior designación el actual ministro: Eduardo Medina Mora.

También recordar que las decisiones sobre los ministros de la Suprema Corte tienen efectos transexenales, ya que los ministros duran 15 años en el puesto y como he mencionado toman decisiones que involucran las relaciones entre los poderes de la Federación.

#Kleroterion: “Es momento de hablar de la pena de muerte…”

Comparte este artículo:

Tomó mucho más tiempo encontrar el cuerpo de la pequeña Ana Lizbeth Polina de 8 años de edad, que enterarnos sobre los antecedentes delictivos de su asesino, Juan Fernando R. que, por cierto, era buscado desde 2014, pero tras la indignación social que ocasionó dicho crimen, fue capturado en pocas horas.

Este delincuente y ex-policía estatal, a lo largo de su vida ya había sido procesado en tres ocasiones, una por lesiones y otras dos por abuso sexual de dos menores más, incluso había cumplido una sentencia en prisión, una pena privativa de la libertad que de nada sirvió, pues lo volvió a hacer y ahora además, incluyó el homicidio doloso en su lista de crímenes.

El caso de Ana es y seguirá siendo la punta del iceberg, pero cuántas familias lloran a sus muertos arrebatados por personas sin alma y sin escrúpulos, sobre todo por asesinos que nunca tendrán una readaptación social y que se insiste en seguir invirtiendo en ellos sin tener resultado alguno. En algunas ocasiones se encuentran a los delincuentes, pero en la mayoría  de los casos siguen libres y por supuesto cometiendo delitos cada vez más atroces.

Siguiendo este tipo de delitos, en el caso de feminicidios, existen más de 23 mil asesinadas en lo que va de la década, por lo que coloca a México con una tasa de las más altas de América Latina y lo dejan por debajo de los dos países más peligrosos del mundo, Honduras y el Salvador, de acuerdo al informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Por su parte el Instituto Nacional de Estadística, en su último informe sobre violencia de género dice que las mujeres son privadas de su vida con mayor saña y violencia.

Ahora bien, cuando los hechos de violencia escalan de esta manera, el primer instinto que se tiene como ciudadano es culpar a las Fuerzas Armadas, al sistema político, a la policía y al gobierno, exigiendo mejores resultados, sin embargo, cuando el delincuente es detenido, juzgado y sentenciado, para la mayoría de los ciudadanos esto no es suficiente. Esto no quita el sufrimiento de las personas por encontrar a sus familiares asesinados de maneras inhumanas y darse cuenta que el culpable nunca se readaptará en esta sociedad y que cada día se vuelva más peligroso.

Es por esto, que cuando una niña de 8 años es secuestrada, abusada y asesinada, o como el caso de  Fátima Quintana del Estado de México, que con tan solo 12 años, fue violada, apuñalada, cercenada y fracturada, se hace necesario replantear estos temas que están latentes y lastiman cada vez más a nuestra sociedad a nivel nacional, me refiero a las penas corporales, específicamente a la pena de muerte.

Dentro de esta sociedad tan lastimada se han manejado conceptos como pena de muerte, castración química, cadena perpetua, por ejemplo, en los días previos al hallazgo del cuerpo de la pequeña Ana Lizbeth, los comentarios no sólo son realizados por los familiares de la víctima o la turba enardecida de las redes sociales, sino también están siendo debatidos por activistas sociales y académicos, por lo que no podemos abstraernos de esta situación.

Tengo muy claro que nuestra Constitución no nos permite aplicar la pena de muerte, especificado en el artículo 22 y que a la letra dice: “Quedan prohibidas las penas de muerte, de mutilación, de infamia, la marca, los azotes, los palos, el tormento de cualquier especie, la multa excesiva, la confiscación de bienes y cualesquiera otras penas inusitadas y trascendentales”.

Pero me parece necesario replantearnos las siguientes preguntas, ¿será momento de modificar este artículo?, ¿será momento de proponer excepciones?, ¿será momento de ser más estrictos y duros con las penas para estos casos?; es evidente que hay individuos como Juan Fernando, que tienen pocas o nulas posibilidades de reinsertarse.

También estoy totalmente seguro que tenemos un sistema de justicia garantista, en el que se toman en cuenta los derechos humanos, así como un riguroso proceso para asegurar que la persona que está vinculada cuente con un trato justo y profesional, se realiza así para tener la certeza de la culpabilidad del individuo sobre una conducta delictiva antes de imponer una sentencia, pero también me queda claro que el sistema penal actúa conforme a lo que tiene en su marco jurídico.

Concluyo con otra pregunta, el Estado Mexicano en su conjunto y los ciudadanos a través de sus impuestos, ¿debemos estar manteniendo artificialmente a individuos que no tienen ninguna posibilidad de ser reinsertados en sociedad?.

Me parece que ha llegado el momento de ponerlo sobre la mesa, iniciemos este debate de manera razonada y real, pero sobre todo con la premisa de que “una sociedad no puede vivir sin justicia y con impotencia”.

 

Cambio de Paradigma

Comparte este artículo:

Si buscas resultados diferentes no hagas siempre lo mismo.
Albert Einstein
 

Es natural cuestionar lo desconocido, indagar en lo que no estamos acostumbrados, e incluso demeritarlo; ello radica en la costumbre y en la tradición de haber visto las cosas de la misma manera por décadas. 

Los cambios administrativos que se avecinan están en boca de todos. Los jerarcas de este país no conciben que las cosas se pueden hacer de manera distinta. La opinión pública, que ha demostrado velar por intereses particulares y ser aparato del Estado, no quiere entender que se acabó un modelo. La actual tesitura ha tocado fibras importantes y ha puesto en la agenda debates como la estrategia de seguridad pública y la continuidad de los altos salarios de funcionarios de primer nivel. La realidad es que el grueso de la población vive sumido en la inseguridad y con un ápice de esas cantidades estratosféricas. 

En la vida como en la política, la congruencia es un arma poderosa que avala futuras acciones. Las condiciones a los que nos llevaron pasadas administraciones y pasados paradigmas, fueron la principal causa para que AMLO obtuviera el bono democrático. Sin duda, predicar con el ejemplo es la estrategia pedagógica más acertada y acorde a las condiciones sociales y políticas que vive el país. 

Algunos tachan de intolerantes al electorado que favoreció al presidente electo, aseveran que el motor de cambio fue el odio y la intolerancia. Otros pensamos totalmente lo opuesto; la esperanza, el hartazgo y un proyecto cobijado por personas capaces, hicieron que el pasado 1 de Julio se lograra una victoria histórica; por primera vez la izquierda mexicana ganó la presidencia de la República y hoy tiene la oportunidad de seguir forjando nuevos derroteros. 

Los problemas apenas empiezan para un proyecto que ha marcado diferencia desde las campañas. La capacidad del futuro presidente y de su equipo se pondrán a prueba día con día frente a las olas de críticas que seguirán llegando. Finalmente, la voluntad es fundamental para encausar un programa de trabajo, que si se combina con buenos diagnósticos y con personas capaces se pueden lograr muchas cosas. El futuro nos dirá si nos equivocamos o no, sin embargo, ya hay un gran mensaje en todo esto; hemos ganado en materia institucional e histórica, y las señales previas a la toma de posesión vaticinan aires favorables para los mexicanos.

#HojaDeRuta: “5 lecciones de la elección”

Comparte este artículo:

La elección presidencial donde resultó ganador Andrés Manuel López Obrador fue histórica: obtuvo la votación más amplia en porcentaje desde 1982, ganó todos los estados a excepción de Guanajuato y tendrá mayoría legislativa por primera vez desde 1994, además de que será el debut de una opción de izquierda al frente del país.

La contundente victoria de AMLO, que además provocó un crecimiento exponencial de Morena, sacudió al sistema político mexicano y abre una nueva etapa histórica e institucional en México. Además de haber rebasado el umbral del 50%, un dato ilustra la dimensión del resultado: en las tres elecciones presidenciales anteriores, la diferencia entre ganador y segundo lugar había sido de 6 puntos (2000), 0.5 puntos (2006) y 6 puntos nuevamente en 2012. AMLO superó a Anaya por 30 puntos. 

En la agencia que dirijo hemos realizado un análisis de lo ocurrido el primero de julio, buscando arrojar luz sobre los factores que generaron el resultado y consecuencias de este, mismo que hemos estado compartiendo con clientes, líderes de opinión y grupos de interés.

De ese documento comparto un extracto en la forma de cinco grandes lecciones que deja la elección presidencial de 2018:

  • La victoria de AMLO fue, principalmente, la combinación de dos factores: el enojo hacia las opciones tradicionales por su falta de resultados en seguridad, economía y combate a la corrupción, junto a la tenacidad de López Obrador de sobrevivir y sobreponerse a sus dos derrotas previas, para convertirse en el momento clave en la única opción de cambio. Fue capaz de mantener su base en su totalidad y convencer a votantes molestos e indecisos.
  • Fue una elección de muchos brincos, donde el suelo siempre estuvo parejo. De acuerdo a los ejercicios de poll of polls o agregados de encuestas que hicieron Oraculus y El País, la tendencia siempre fue la misma: un solo puntero que iba creciendo, con dos perseguidores lejanos peleando por el segundo lugar. A pesar del ruido y polémica que rodearon al proceso, en los hechos fue una elección sin sorpresas.
  • AMLO tendrá una fuerza política inusitada proveniente de tres factores: primero, la legitimidad que le brinda su margen de triunfo que se distribuyó por todo el país. Segundo, que ese triunfo fue construido prácticamente por todos los segmentos de la sociedad en términos de edad, estudios e ingresos, resaltando el hecho de que las personas con escolaridad de universidad o más (65%) y de ingresos altos (64%), fueron quienes más le votaron, de acuerdo a la encuesta de salida de Parametría. Tercero, su partido tendrá la mayoría simple en ambas cámaras federales y en 19 de los 32 congresos locales.
  • La gravedad de la derrota sufrida tanto por el PAN como por el PRI obligará a tensiones y reacomodos al interior de ambas fuerzas políticas. Ricardo Anaya obtuvo la votación más baja para un candidato panista desde 1988, mientras que José Antonio Meade no logró ganar ni una sola de las 300 secciones electorales del país. Anaya resquebrajó al blanquiazul en el proceso de adjudicarse la candidatura, lo que ha dejado como resultado que al menos haya cinco grupos en pugna por el control del partido: el del propio Anaya; el calderonismo; el nuevo frente de gobernadores panistas (GOAN); el grupo Puebla de Moreno Valle y los conservadores. El PRI estrenó líder en la figura de Claudia Ruiz Massieu, quien ha dejado entrever que contempla la posibilidad de un cambio de identidad del partido, en un momento donde el PRI requiere, más que una cirugía estética, una ética.
  • El dinero y estructuras no pueden contra un fenómeno sociopolítico. No se puede comprar la realidad: un país sumido en una crisis de violencia (el sexenio de EPN ya superó al de Calderón en homicidios dolosos); que no crece en términos reales desde hace 25 años; donde los casos de corrupción e impunidad se apilan y donde la movilidad social para los más pobres es tan baja, la existencia de un enojo generalizado resulta una obviedad. Por suerte, los agravios se expresaron a través de las urnas, porque las condiciones para un arrebato social hace tiempo que están dadas.

En la próxima entrega compartiremos algunos puntos del análisis desde la perspectiva de Nuevo León.

Energía: Reto y Oportunidad

Comparte este artículo:

Durante el proceso de las campañas de este 2018 uno de los temas principales sobre la mesa fue el del sector energético en nuestro país, generando debate, propuestas y polémica por parte de los distintos candidatos presidenciales y algunos gobernadores. La discusión real en mesas políticas y  empresariales no se centró en un dilema de si seguir adelante con la reforma energética o echarla para atrás, sino más bien en los cómos y en cada una de las categorías que integran el sector: petróleo, gas, electricidad y su exploración, explotación, transportación, comercialización, etc. Es una reforma mucho más compleja que otras por tratarse no solamente de un negocio sino de un tema de seguridad nacional, empleo, cuidado del medio ambiente, etc. 

Como ya nos han dicho, el sector energético necesitaba un cambio en el marco legal, para poder avanzar, y según expertos si no hubiera sido por la reforma aprobada, México no podría llegar a las metas que se planteó en materia de desarrollo sostenible y emisión de contaminantes ante la ONU, en el protocolo de París y varios organismos internacionales. Los precios de la energía eléctrica para el sector industrial han disminuido y se sigue caminando para llegar a la meta del 35% en generación de energía limpia. Según cálculos, sin la reforma, la economía de México sería 4% menor que como esta ahorita por las inversiones y empleos que se han generado gracias a ella. 

Por el otro lado hay grandes áreas de oportunidad para la reforma, en 2012 por ejemplo solo en el norte de Veracruz se perforaron 650 pozos mientras que en 2013 fueron solo 100 hasta llegar a solo 8 en 2017. Por el otro lado el Gas LP ha subido en 59% su precio afectando a las 25 millones de familias mexicanas que la utilizan, ni se diga del tema del precio de la gasolina que debido a la liberalización de su precio pero con un alto IEPS se disparó su precio a inicios de 2017 afectando toda la cadena de producción y generando descontento a nivel nacional en todos los sectores de la sociedad. 

Parte de la discusión actual por el nuevo gobierno en temas energéticos tiene que ver con la viabilidad de construir 2 nuevas refinerías y pedir un 80% de contenido nacional de contratos petroleros. En lo personal pienso que el tema energético debe evitar politizarse, dada la relevancia que tiene para nuestro país, debemos apoyar las medidas que tome el nuevo gobierno y proponer como mejorar las ya existentes, es necesario reconstruir la capacidad de producción y distribución de gasolina de nuestro país que se encuentra en su punto más bajo desde 1990 y también es importante que hayan grandes inversiones en el sector  no solamente de los extranjeros, sino de la iniciativa privada nacional y del propio gobierno que busque incentivar la creación de empleos de nivel y bien remunerados con profesionistas con buena capacitación.