#ElNidoDelGavilán: “La final más extraña del mundo. Cronología del papelón.”

Comparte este artículo:

Antes de empezar, como extranjero, cito a académicos argentinos de diversas áreas del conocimiento que se pronunciaron al respecto. 

Pablo Alabarces afirmó “No son animales disfrazados de hinchas: son hinchas. Ni siquiera inadaptados: son sujetos adaptados a lo que espera de ellos una cultura futbolística organizada en torno de la violencia como ética.”

Nicolás Cabrera sostuvo “Hace tiempo que los jugadores, devenidos hinchas, asumen la ética, estética y retórica propia del aguante. Los dirigentes hacen del exitismo una meta sin lugar a obstáculos. Los periodistas, autoerigidos paladines morales, nos saturan, día y noche, con metáforas bélicas, machistas, xenófobas, homofóbicas y racistas, y esto tiene consecuencias, pues la prensa no solo describe al fútbol, también lo prescribe.” 

José del Tronco Paganelli afirmó “No son 15 o 20. No es sólo ‘la sociedad’. Son también, nuestros dirigentes. Los que compran el servicio de los barras, o los toleran por temor. Son ellos, millonarios, prepotentes, los que nos metieron -y a quienes acompañamos- en este desmadre.”

Martín Caparrós remató “En un país donde sigue habiendo un tercio de pobres, 45 por ciento de inflación anual, cada vez menos educación, cada vez menos esperanzas, este partido parecía la ocasión de mostrar otra cosa. No pudieron. Hoy el mundo vio cómo está la Argentina. Ojalá sirva para algo.”

Estamos ante un hecho sin precedentes en el mundo del fútbol, una final extenuante que no llega, que no sucede, desprolija, caótica. La final Boca Juniors vs River Plate es un partido único en el mundo por lo que representa en historia y tradición. Sin embargo, las diversas suspensiones, decisiones, errores y postergaciones nos muestran las terribles falencias del fútbol argentino.

La Copa Libertadores empezó mal: River tuvo problemas de dopaje, problemas de alineaciones indebidas en el juego contra Racing, la tibia sanción a Gallardo por bajar al vestido en Gremio estando suspendido, entre otras cosas. Llega a la final después de ese juego en Brasil contra Gremio con un final bastante extraño con goles al final juego con el VAR jugándole a favor. 

Después de eso, sucedieron situaciones o circunstancias extrañas que fueron llevando esta final a lo más sui generis y extraño que se ha visto en el fútbol mundial en los últimos años. 

31 de octubre: 

Una vez clasificados los equipos para la final, la AFA pidió cambiar las fechas de la final programada por CONMEBOL los miércoles 7 y 28 de noviembre por la reunión del G-20 en Buenos Aires. Hasta ahí comprensible. Después salió Daniel Angelici, dirigente de Boca alegando que por “respeto a la comunidad judía” no podían jugar en sábado… Lo extraño era que Boca ya jugó 3 fechas en sábado, la más reciente contra Gimnasia y Esgrima…

2 de noviembre: 

El rol del Presidente Macri se volvió problemático para la gran final, primero en un chiste insulta a Marcelo Gallardo, técnico de River. También sostuvo que prefería a un brasileño en la final (Gremio) por las dificultades de un juego entre estos equipos, después, en un arranque de insensatez pide que la final se juegue con aficionados visitantes en las tribunas (Algo prohibido actualmente por seguridad).  

3 de noviembre: 

La sensatez regresó de la órbita y tanto River como Boca no le hicieron caso al presidente por tamaña tontera y decidieron jugar sin público visitante. 

8 de noviembre:

Para añadir más en esta lista de cosas sin sentido e inexplicables del fútbol argentino, ese día 8, la AFA emite un video institucional hablando de la final con la palabra “inexplicable” en alegoría a la pasión de la gente por esta final. Precisamente, ese mismo día la AFA junto a Uruguay y Paraguay ratificaron su candidatura para el mundial del 2030. O sea, un día antes no podían asegurar la entrada de visitantes a los estadios y al día siguiente quieren un mundial… …inexplicable…

10 de noviembre

El día de la primera final, el día esperado llegó, sería en la cancha de Boca y un diluvio sobre Buenos Aires obligó a suspender la final. Sin embargo, el clima hizo ver la inoperancia de la dirigencia de Boca Juniors por no prever nada, las malas condiciones del drenaje de la cancha, la inundación de las plateas y en general, una exhibición de la falta de medidas de seguridad de parte del club para con la Copa Libertadores. 

El ridículo de la Conmebol radicó en que tuvieron que cancelar el juego poco antes de jugarse, de acuerdo con La Nación, ya existían 30000 en la Bombonera a los que después de unas horas se les tuvo que comunicar la suspensión del juego para el día siguiente.

11 de noviembre

Llegó el día siguiente, ese día por fin se jugó la ida, un partido altamente trabado, pero con goles empatando 2 a 2. 

17 de noviembre

Como la liga argentina tiene estas medidas extrañas de cambios de fecha y los equipos grandes hacen lo que quieren con el reglamento, ese día 17, Fecha FIFA donde usualmente las ligas en el mundo paran para dar prioridad a las selecciones nacionales, Boca pidió adelantar un juego… y así jugó y ganó contra Patronato de Paraná. Mientras tanto, River no quiso jugar amparado en el reglamento de Liga que permite aplazar juegos de liga debido a compromisos internacionales. Un tinglado…

22 de noviembre

Este día, Boca logró un récord histórico y fue que la cancha de la Bombonera se llenó para un entrenamiento previo a la gran final con más de 45000 personas presentes. El periodismo bautizó esto como “El Bombonerazo” que Clarín en un patético encabezado lleno de fantasía títuló “La tarde en que Boca volvió a vestirse de pueblo”. 

El patetismo dirigencial no paró ahí, la dirigencia de Boca no previó tanta gente y decenas de hinchas se cambiaron de tribunas, se metieron al campo…. Así fue como el gobierno de la ciudad clausuró el estadio. 

En otra parte de la ciudad, hinchas de AllBoys, equipo de tercera división ataca salvajemente a la policía y a hinchas de Atlanta, equipo asociado a la comunidad judía. El Estado falló nuevamente.

23 de noviembre 

La policía hizo dos allanamientos a miembros de la barra de River Plate, específicamente a un sujeto apodado “Caverna Godoy” donde se encontró dinero en efectivo, dólares y entradas para la final de la Copa. Inexplicable el poder y dinero ganado por barras solapados por la dirigencia.

24 de noviembre

Llegó el día de la Gran Final, la vuelta por jugarse en el barrio de Núñez en el Monumental de River y aconteció lo peor, en el mero cruce de Avenida del Libertador y Lidoro Quinteros, un contingente de hinchas de River emboscó y atacó el camión donde se trasladaba el plantel de Boca, quebrando vidrios laterales, afectando jugadores, específicamente Pablo Pérez que sufrió lesiones en el ojo izquierdo. Además, se vieron afectado por los gases lacrimógenos lanzados por la policía a la gente. Los futbolistas de Boca Juniors al verse afectados no quisieron jugar y el partido no inició. 

Para añadir más en esta carrera al ridículo del año sucedió que en esos días se encontraba Gianni Infantino, presidente de la FIFA, en Buenos Aires.

Visiblemente sacado de onda y agredido indirectamente por la gente, Infantino acudió al Monumental para deliberar con la gente de River, Boca, Conmebol y AFA. Se juntaron intereses y presiones de todo tipo en ese preciso instante. Mientras tanto, 60 mil hinchas en el Monumental esperando el juego… Pero el mamarracho continuó, el juego cambió de horario 3 veces el mismo día, hasta que al final con la gente en el estadio casi todo el día, se canceló para el día siguiente. 

25 de noviembre

La Conmebol en un ridículo repetitivo sin consultar ni mediar puso la fecha y se echó para atrás otra vez. No hubo juego, de nuevo con la gente llegando al estadio.

Luego llegaron las frases vacías y ambiguas en los discursos “El juego se juega siempre y cuando Boca estuviese en condiciones de competir en igualdad de condiciones”. 

26 de noviembre

A pesar de un supuesto respaldo de River Plate hacia Boca Juniors para no jugar y esperar a la mejor decisión, surgieron del mundo Boca la llamada Doctrina Tévez-Benedetto por Pablo Alabarces. 

La cual, tribunera y petulante, sostiene que todo el desorden fue causado por un contubernio de River con la Conmebol, con frases como “Que le den la copa a River que tiene tanto peso en la Conmebol”. En River algunos se planteaban como víctimas de un montaje de Angelici y Macri.

27 de noviembre

Hasta el martes, Boca sigue por la vía legal buscando ganar por escritorio la Copa Libertadores edición número 59. Han llevado la causa al tribunal de la Conmebol en Paraguay, apelando a una venganza legal del caso gas pimienta en 2015 donde Boca se vio afectado por un hincha que lanzó gas pimienta a los jugadores de River, siendo eliminado de la competencia. Esa Copa fue la misma donde River vence a Tigres en la final.

En Conmebol, en un aparente hilo de lucidez, han propuesto postergar la fecha entre el 7 y el 8 de diciembre fuera de Argentina, ya sea en Catar o en Asunción, Paraguay. 

El orquestador del esquema de seguridad y del operativo policial, el ministro de Seguridad de Buenos Aires, Martín Ocampo renunció al puesto, después de decir en días pasados que no se tenía manera de controlar la situación, y sí, no pudo lograrlo.

Todos los periodistas más reconocidos del fútbol argentino se han pasado días enteros en prensa, televisión y twitter sosteniendo las más desopilantes teorías de conspiración posibles que den que desafortunadamente en el contexto argentino todas tienen algo de sensato, todas pudieran pasar. 

28 de noviembre

La Liga argentina se fue afectada por este bodrio de organización, cerró la jornada 13, 16 equipos jugaron 13 partidos, 7 equipos jugaron 12 partidos, 2 equipos jugaron 11 partidos y 1 equipo jugó 10 partidos. Terrible.

Expectativas a futuro 

Ahora viene la justicia, la justicia donde históricamente en Conmebol se favorece a los equipos grandes, de países relevantes y se friega a los chicos. Ya pasó hace años con Bolívar siendo agredidos por hinchas de Gimnasia y Esgrima, pasó este año con Temuco en el juego con San Lorenzo, no pasa con River Plate, no pasa con Boca, con Sao Paulo, entre otros. En la misma Argentina pasa, con los grandes no pasa nada, pero sí con Vélez, Nueva Chicago o Chacarita. 

Hay muchas soluciones por proponer, en lo personal propondría que intervenga la FIFA o el TAS para imponer sanciones como la imposibilidad de participar en la siguiente Copa Libertadores. Respecto al juego, ojalá se realice fuera de Argentina y a puerta cerrada. Pablo Alabarces propone de manera tajante que la FIFA intervenga la AFA por medio de castigos ejemplares tales como los que recibió el fútbol inglés en 1984, los ingleses fueron sancionados por 5 años de no poder participar en competencias internacionales por tragedias relacionadas con hooligans.

Después del papelón del mítico “38-38”, la imposibilidad de llevar visitantes a estadios, el torneo de 30 equipos, la jornada de clásicos en 2016-17, los barras llenos de dinero y poder, los políticos metidos en el futbol, los desempates extraños para asignar puestos a torneos, entre otras, el futbol argentino tiene que reformarse. El fútbol argentino hace mucho dejó de ser sólo folclor, color y talento se ha vuelto en drama, en violencia exacerbada por esos discursos de vida o muerte, de dar todo por el equipo, de Matar o Morir, de la cultura del aguante, del barra que se la pasa drogado todo el partido y no se enteró cómo quedó el juego. ¿Se necesitan tragedias de decenas de muertos para que cambie todo? Ojalá que no. 

Las sentencias de Monterrey y la falta de certeza en las reglas

Comparte este artículo:

A la falta de certeza en la elección extraordinaria de Monterrey contribuyó la administración electoral. Pero también abonó a ella un sistema de justicia electoral cuyo diseño cada vez sirve menos para generar certeza sobre las reglas de una elección. Este quiebre institucional se evidencia aún más en el contexto de la elección extraordinaria más grande que jamás se haya organizado en México.

Las sentencias emitidas por el Tribunal Electoral del Estado y por la Sala Regional Monterrey del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) sobre los resultados de Monterrey generaron “falta de certeza por parte de las autoridades de la cadena impugnativa” (SUP-REC-1638/2018 y acumulados, p. 22).

No obstante, la sentencia de nulidad de la Sala Superior del TEPJF del pasado 30 de octubre también sumó elementos de incertidumbre.

Subrayo el cambio de sentido en unas cuantas horas. El proyecto del Magistrado Felipe Fuentes proponía revocar la sentencia de la Sala Regional y regresar el triunfo a Adrián de la Garza (Reforma, 30 de octubre de 2018). Este proyecto no alcanzó la mayoría y se construyó uno nuevo proponiendo la nulidad de toda la elección de Monterrey. Surgen las preguntas siguientes: ¿Puede un Magistrado cambiar completamente el sentido de su proyecto de sentencia antes de la discusión en sesión pública? ¿Son los tribunales constitucionales órganos cuasi parlamentarios que deben buscar en primer lugar obtener mayorías, antes que el convencimiento de sus pares, de los justiciables y de la sociedad por medio de la expresión de razones jurídicas para sustentar su proyecto? Si un tribunal constitucional desea construir certeza, estas preguntas deben ser respondidas en sentido negativo.

Me enfoco ahora en el fondo. La Sala Superior repite constantemente que hubo irregularidades en cuanto a los paquetes electorales y su cómputo en 186 casillas. La Sala concluye que con ello se afectó el principio de certeza y autenticidad de toda la elección. Más preguntas: Dentro de un universo de 1,606 casillas instaladas, ¿irregularidades en 186 casillas son suficientemente graves desde el punto de vista cuantitativo? Sin duda no, porque esa cantidad de casillas representa el 11.58 por ciento del total de las casillas instaladas. Por otra parte, si a la Sala Superior le preocupaba el principio de certeza, ¿por qué no señala específicamente en su razonamiento cuáles fueron las casillas respecto de las cuales se acreditaron irregularidades en los paquetes electorales y el cómputo?

Esta sentencia, desafortunadamente, no es la única que ha abonado a la falta de certeza en la elección extraordinaria de Monterrey. En efecto, una vez que la Comisión Estatal Electoral fijó el día para la jornada electoral extraordinaria y determinó que según la Ley Electoral los partidos políticos y coaliciones no podían cambiar de candidaturas, MORENA impugnó este acuerdo directamente ante la Sala Superior, saltándose (per saltum) las instancias del Tribunal Local y de la Sala Regional. La razón de fondo de MORENA para inconformarse es que deseaban (aún desean) postular una candidatura a la Alcaldía diferente a la que presentó la coalición en la elección ordinaria. Sin embargo, la Sala Superior consideró que el asunto debía ser analizado primero en el Tribunal Local y posteriormente en la Sala Regional. Una decisión más de la Sala Superior que abonó a la falta de certeza, porque aún ahora no existe certeza sobre la constitucionalidad del artículo de la Ley Electoral que prohíbe cambiar de candidaturas en una elección extraordinaria.

Efectivamente, primero el Tribunal Local (JI-320/2018 y su acumulado), y posteriormente la Sala Regional Monterrey (SM-JRC-381/2018), dotaron de mayores dosis de incertidumbre a la elección. La primera sentencia permitió nuevas coaliciones e incluso nuevas candidaturas; la segunda, por su parte, confirmó la posibilidad de nuevas coaliciones, aunque con las mismas candidaturas. Demasiadas interpretaciones sobre un artículo muy claro: “Los partidos políticos no podrán cambiar de candidato o candidatos….” (Art. 16 de la Ley Electoral de Nuevo León). Norma que ya ha sido declarada constitucional por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. (Acción de Inconstitucionalidad 9/99 y su acumulada 10/99).

La sentencia del TEE, además, deja de pronunciarse sobre la constitucionalidad del artículo 16 de la Ley Electoral que le planteó MORENA, con lo cual abona a la incertidumbre que todo tribunal debe evitar. Sin embargo, la sentencia de la Sala Regional Monterrey deriva consecuencias jurídicas que resultan aún más ambiguas. En efecto, esta sentencia confirma el derecho a crear nuevas coaliciones, pero obliga a que postulen las mismas candidaturas que en la elección ordinaria, salvo que exista renuncia, fallecimiento o inhabilitación. Pensemos en la nueva coalición PRI-PVEM: Si Adalberto Madero no renuncia a su cargo, ¿quién encabezará la planilla? Pero pensemos en el problema inicial, esto es, la coalición de MORENA-PES-PT. Para ellos, la sentencia de Sala Monterrey implica un efecto negativo: Si constituyen una nueva coalición MORENA y PES, debe ser con las mismas candidaturas de la elección ordinaria, esto es, con el candidato a la Alcaldía cuyo origen partidario es del PT, “Pato” Zambrano; pero si MORENA y PES no desean a este candidato, entonces se quedan fuera de la contienda porque individualmente no pueden postular nuevas candidaturas, esto es, están obligados a ir en coalición y con una candidatura que no desean.

Esta incertidumbre y confusión podría haberse evitado si la Sala Superior hubiese admitido el juicio per saltum que le planteó originalmente MORENA (actualmente hay tres recursos de reconsideración esperando ser resueltos por la Sala Superior faltando menos de un mes para la elección).

En fin, para cuando finalmente tome posesión la planilla ganadora lo único que nos quedará cierto es que en una elección extraordinaria la falta de certeza no es solo responsabilidad de las autoridades administrativas. También los tribunales contribuyen a ella con: i) la judicialización excesiva; ii) la atomización de las instancias jurisdiccionales, pero sobre todo iii) la inflación interpretativa de las normas. 

¡Qué paradoja!: quienes adujeron que en la elección ordinaria hubo falta de certeza son quienes ahora la fomentan. Los Tribunales deben crear condiciones de certeza en cuanto a las reglas del juego, no fomentar la incertidumbre.

#WikiPolíticaNL: “La Extraordinaria”

Comparte este artículo:

Lectoras, lectores, este espacio es para compartirles una primicia: Wikipolítica Nuevo León está buscando registrar una candidatura independiente a la alcaldía de Monterrey. 

El pasado 31 de octubre el TEPJF anuló la elección local para renovar el ayuntamiento de Monterrey. El tribunal no pudo dar certeza al triunfo de ninguno de los candidatos, por lo que el proceso se repetirá. En las próximas semanas, Monterrey vivirá una elección extraordinaria y siempre hemos pensado que situaciones extraordinarias, requieren acciones iguales. Para nosotras, participar en esta elección va más allá de los resultados electorales.

Hay muchas interrogantes alrededor de esta elección. No es claro cuál fue el espíritu del voto en la elección del 1ro de julio. Tampoco tenemos respuestas contundentes de por qué se tuvo que repetir la elección ni de quién fue culpa. Porque si la elección fue un cochinero y no brinda garantías, algo -o mucho- de culpa tendrán las instituciones involucradas y si, por otro lado, echar abajo una elección en los tribunales es más fácil que contraer una deuda en el Buen Fin, tendríamos que repensar el rol de estos organismos en nuestra democracia. 

Como tampoco hay certeza de que ahora sí saldrá bien, queremos entrometernos en las campañas a la alcaldía de Monterrey. No sólo para buscar que esta elección sea distinta, sino para garantizar que en el futuro tendremos elecciones donde la validez de nuestro voto sea una garantía, donde no se pierdan ni urnas ni votos, donde los procesos de participación sean justos y donde podamos elegir entre candidaturas de calidad. 

A este esfuerzo le llamamos La Extraordinaria. Una iniciativa de tres fases: 

Fase 1: Diagnóstico en vivo durante campañas

Fase 2: Inteligencia colectiva para crear una nueva ley electoral 

Fase 3: Llevar al Congreso Local la Ley Electoral de las personas

Si nuestra política parece una sección del programa Acábatelo, tendremos que arreglarla bajo una lógica de reality show. Vamos a empezar con el diagnóstico en vivo de esta elección, metiéndonos hasta la cocina. Vamos a ver si las estructuras de los partidos son de gente voluntaria, como ellos dicen. Preguntaremos a los equipos de los partidos qué tanto saben de las propuestas de sus candidatos. Vamos a hacer campaña para que las personas puedan conocer los sinsentidos de las reglas actuales.

Queremos realmente tratar de hacer un voto informado con lo que nos ofrecen y también evaluar hasta qué punto el diseño de nuestras campañas y nuestras elecciones afecta la calidad del ejercicio democrático que tenemos.

No vamos a cambiar la ley sólo porque sí. Éste es el segundo ejercicio de carácter electoral que tendrá Wikipolítica Nuevo León tan solo en el 2018 y el objetivo es que dé insumos suficientes para llevar a cabo una propuesta de reforma que realmente garantice que cualquier persona pueda participar activamente en la política. 

Si hoy ésta situación es sólo un espacio de cálculo político para los partidos políticos, nosotros aprovecharemos ese descuido y ambición para fortalecer el futuro de las elecciones de nosotras, las personas.

En Monterrey la elección regresó a su punto de origen, pero toda la organización está pensada sólo para que compitan los partidos, revelando que la figura de candidaturas independientes sólo se toma con el cuidado que merece cuando sirve a algún grupo de poder. 

Nosotros queremos que no se nos excluya de participar y por eso el viernes 23 de noviembre entregamos un oficio en la Comisión Estatal Electoral (CEE) pidiendo que se nos diera la convocatoria para poder registrar una candidatura independiente. Hasta el momento no hemos tenido respuesta de la Comisión. Si la respuesta de la CEE es que no tiene una convocatoria que permita la participación de independientes quedará de manifiesto que no tiene en el radar esta forma de participación. Si nos dejan participar bajo los requisitos del periodo ordinario nos estarán dando una invitación a saltar al vacío porque es imposible, de entrada, cumplir con los requisitos en este periodo de tiempo. 

Queremos cuestionar a las instituciones y a los Partidos Políticos, porque estas preguntas son reveladoras de los cambios que necesitamos hacer para que nuestra política ponga al centro a las personas. No sirve tener una figura como la candidatura independiente si exige tener la capacidad instalada de un partido, si no garantiza la participación de un ciudadano promedio, si está ahí sólo para ser utilizada por grupos de poder.

Participar como ciudadanía activamente en los procesos democráticos no debería ser heroico, sino cotidiano. Por eso este nuevo proyecto que nace en la Wiki Nuevo León lleva ese nombre, porque normalizar la participación de las personas en un sistema como el nuestro resulta en una labor extraordinaria. 

Facebook: WikipoliticaNL

Twitter: @wikipoliticaNL

Un presidente electo desgastado

Comparte este artículo:

Al anticipar 5 meses la toma de posesión de la presidencia de la República, con el beneplácito del presidente saliente, AMLO ha debilitado considerablemente su imagen. Los primeros días del nuevo presidente serán conflictivos y estará remando a contra corriente. 

Sus declaraciones contradictorias acerca del combate a la corrupción han dejado al desnudo su falta de convicción o por lo menos su falta de herramientas para combatirla. 30 millones de electores lo eligieron para que meta los corruptos a la cárcel. En lugar de eso, Morena ratificó el nombramiento de un fiscal a su devoción. Se escribirá el evangelio y la justicia según AMLO. 

Miles de priistas y de panistas que se enriquecieron a costa de perpetuar la pobreza en el país, respiran a gusto, con la seguridad que podrán disfrutar sus fortunas ilegales sin preocupación. AMLO afirma que será honesto. Nos gustaría creerle. Pero el país seguirá siendo de los corruptos. 

Sus manifestaciones insensatas de una participación ciudadana fingida, mediante dos consultas  supuestamente populares, desfiguraron para el resto de sus sexenio cualquier llamado a la opinión pública. De antemano, sus invitaciones a opinar sobre la revocación de mandato están descalificadas desde que el proceso de consulta está en manos de Morena y no del INE y de los ciudadanos. 

¿Desde cuando los 304 votos que levantó la consulta (entre cerca de 90,000 ciudadanos electores en el padrón) de este fin de semana en San Pedro Garza García significan apoyo a diez ideas tan disparatadas y sin relación  ninguna entre ellas?  ¿Esto es su concepción de la participación ciudadana? Hasta se oyó el comentario ridículo de que “el que calla, otorga”, cuando la realidad, es que callan para no contribuir a legitimar decisiones hechas sin fundamentos legales. 

Se abre un juego nuevo en la relación entre la ciudadanía y el poder. Probablemente, será necesario salir de la apatía ciudadana prevaleciente y volver a encontrar el camino de la calle para desmentir las afirmaciones que justifican atropellos que se multiplicarán en el futuro. El ejercicio del nuevo poder revelará poco a poco que el compromiso con la democracia tendrá sus limitaciones y que serán cada día más pesadas.  Y más dolorosas. 

La narrativa del poder

Comparte este artículo:

En julio de 1830 estalló en París una revolución que obligo al rey Carlos X a abdicar. Se reunió a una comisión, compuesta por las máximas autoridades del país con el fin de designar a un sucesor, y el hombre elegido fue Luis Felipe, duque de Ornelas.

Desde el primer momento resultó claro que Luis Felipe sería un rey diferente, no porque provenía de una rama distinta de la familia real, ni porque no había heredado la corona. La principal diferencia radicaba más bien, en el hecho de que detestaba los ceremoniales y los atavíos de la realeza, su estilo no aspiraba a crear un nuevo tipo de dominio real, como lo había hecho Napoleón, sino a pasar lo más inadvertido posible, para poder mezclarse mejor con los hombres.

De ahí, los símbolos que terminaron por representar a Luis Felipe no fueron el cetro ni la corona, sino el sombrero gris y el paraguas con el que paseaba con orgullo por las calles de París como si fuera un burgués más de paseo. 

A lo largo de la historia de la humanidad los símbolos han sido parte fundamental y más, si hablamos del poder ejercido por los mandatarios, muchas de las veces han sido representados con espadas, cetros, coronas, tronos, entre muchas otras figuras que han adornado las narrativas sociales. 

Para muchos de nosotros quizá ya no tengan el mismo impacto o no lo podamos apreciar en la actualidad, pero están presentes más de lo que imaginamos, lo están en los guardias personales de algún funcionario o los vehículos blindados, los aviones privados, las residencias oficiales o el distintivo en sus trajes, todos son símbolos que dan un mensaje muy concreto sobre la jerarquía del poder.

Pero, ¿Qué pasaría si tuviéramos a un presidente que se transportara en un vehículo compacto? ó ¿Qué pasaría si ya no hubiera residencia oficial donde se reciba a los personajes importantes de otros países? ó ¿qué una nación como la nuestra no tuviera un avión presidencial?

Quizá para muchos, sería muy bueno poder prescindir de estos símbolos, ya que estamos cansados de los abusos, de la ostentación material que ha sido pagada con el sudor de la clase trabajadora y de que sólo algunos, puedan tener esos beneficios.

Pero la historia nos ha demostrado que no siempre funcionan esos mensajes de austeridad e igualdad en el pueblo. Al ejerce el poder, se cuenta una narrativa y los símbolos deben de estar presentes siempre ya que ayudan a dar orden y legitimar las acciones del gobernante.

Al principio, el sombrero burgués y el paraguas del rey fueron muy agradables para los franceses, pero pronto pasaron a ser elementos irritantes. La gente sabía bien que Luis Felipe no era igual a ellos y que el sombrero y el paraguas constituían un truco para alentar en ellos, la fantasía de que el país se había vuelto más igualitario, cosa que la gente sabía no era cierta.

Que no nos engañen, si se vende un avión o se transporta en un vehículo compacto no son símbolos de humildad o igualdad, ya que más pronto de lo que imaginamos estos símbolos nos irritarán como sociedad.

El 23 de febrero de 1830 una muchedumbre de parisienses rodeo el palacio. Con mucha celeridad que tomo a todos por sorpresa, Luis Felipe abdico aquella misma noche y huyó a Inglaterra. No dejó sucesor ni surgió nadie que lo sustituyera; todo su gobierno levanto campamento y se disolvió, como un circo ambulante que abandona la ciudad.

Se vale debatir…

Por un México sin miedo

Comparte este artículo:

El tema de inseguridad en México nunca pierde importancia. Día con día la situación no mejora. Acorde a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía entre 2012 a 2018, más de 37,000 personas han desaparecido en el país. La respuesta del Estado a esta crisis ha sido pobre o a veces nula. La maquinaria estatal parece estar averiada, las demandas de la población no son escuchadas y por lo tanto no son respondidas. Un Estado en tensión es aquel que no es capaz de tomar decisiones o al hacerlo, estas resultan no ser eficaces para solucionar el conflicto.

En México se vive un estado de crisis; 171,440 personas han sido víctimas de homicidios en un periodo de 6 años. Estas no son cifras sin sentido, lo que se reporta aquí son vidas de profesionistas, de trabajadores, de padres, de madres, de mujeres y hombres, jóvenes y niños que merecían seguridad brindada por un Estado fuerte, que les asegurará el derecho a vivir en libertad, porque no se puede ser una persona libre teniendo miedo.

El 9 de octubre del 2018 a menos de 60 días de dejar el mandato, el presidente Enrique Peña Nieto creo el Sistema de Búsqueda de Desaparecidos como respuesta a la crisis de inseguridad latente en México. Esta acción llega tarde, a cuatro años de Ayotzinapa, a siete meses del caso de los estudiantes de cine en Guadalajara, después de miles de feminicidios, después de un plan de seguridad fallido y dejando muchas dudas sobre su implementación a nivel federal.

El pasado 15 de noviembre del 2018, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador presentó el Plan Nacional de Paz y Seguridad, en donde expone las medidas de pacificación que serán tomadas por la nueva administración federal a partir del 1 de diciembre. El plan consta de 8 ejes centrales para lograr un México en Paz: la erradicación de la corrupción en la administración pública, la procuración de justicia, la garantía de contar con educación, empleo y salud para los mexicanos, la promoción y respeto de los derechos humanos, la constitución moral, la legalización y combate de las drogas, la amnistía por medio de la implementación de la justicia transicional, la recuperación de las cárceles bajo un marco de derechos humanos y la creación de la Guardia Nacional. Esta última ha causado una gran polémica tanto a nivel nacional como internacional.  

128 organizaciones de la sociedad civil y 523 activistas, ciudadanos y académicos solicitaron al presidente electo no seguir con la propuesta de la Guardia Nacional. Debemos pensar lo que esto significa. El crear una Guardia Nacional, es tomar la decisión de dejar al mando militar una facultad que le corresponde a la guardia civil. 

El presidente electo, en su Plan Nacional de Paz y Seguridad, habla de la institución policiaca como materia perdida, corrompida y acabada. Se habla de una crisis tan profunda que no queda más que transitar al mando militar, claro, bajo un marco de derechos humanos, que se les será impartido por medio capacitaciones en los planteles militares, justificando las acciones antes cometidas por los mismos, con el argumento de la falta de conocimiento que estos tenían sobre qué acciones realizar para proteger a la ciudadanía. 

Esta decisión resulta peligrosa, se traduce en un contrapeso nulo de poder en materia de seguridad pública ya que todo quedará bajo el mando de la Secretaría de la Defensa. Me pregunto, ¿Qué ha pasado con el personaje que decía que el pueblo es sabio y bueno? ¿Por qué no escuchar ahora al pueblo? ¿Por qué no invertir en una verdadera capacitación y reconfiguración de la guardia civil? ¿Dónde quedó el pensamiento de que la militarización no era la solución? 

No queda más que observar con ojo crítico los siguientes pasos a dar y esperar que ese bienestar y justicia que los mexicanos tanto necesitan y demandan sea otorgado a ellos por este Plan Nacional de Paz y Seguridad, todo con el fin de que las próximas generaciones no sepan del riesgo que es hoy, salir a la calle. 

#Kleroterion: “Avanza la Fiscalía…”

Comparte este artículo:

Esta semana fue aprobado en el Senado, el dictamen de la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la Nación, sin embargo, para mi punto de vista es importante argumentar que en primer lugar, para que la Fiscalía General de la República pueda tener suficiente autoridad y alcance, es necesario contar con autonomía en todos los sentidos, ya que en este momento, aun aprobada la Ley, el Fiscal puede ser removido por el Titular del Ejecutivo y, a su vez, el Fiscal puede quitar a los fiscales especializados, lo que acota la funcionalidad total de la misma. 

Es importante que en una Ley de tal trascendencia, no se comience con recovecos jurídicos, por lo que el siguiente paso, sería realizar una reforma Constitucional, en especifico al articulo 102, fracción IV, para poder brindar autonomía e independencia real y total, aunado a la expedición de la Ley. Ahora bien, dicha Ley dentro de su régimen transitorio establece que tiene un año para hacer las modificaciones y reformas para la buena conducción de la fiscalía, por lo que entonces, esta modificación constitucional sería el segundo paso para poder estructurarla de manera eficiente fortaleciéndola al  brindarle la tan mencionada autonomía, por supuesto, en ningún momento debe excluirse la participación del Presidente de la República, por lo que es necesario analizar el concepto de “autonomía” en toda su extensión, vinculándose con el ejecutivo federal. 

Por supuesto, es un buen comienzo la propuesta de los legisladores proponentes, ya que la finalidad de esta Fiscalía es única y principalmente eficientar la procuración de justicia, la investigación de hechos delictivos, la protección legal del inocente y en el caso del inculpado, la aplicación de la ley de manera eficaz, pronta y expedita, buscando abatir la impunidad y teniendo como aspectos principales en su función, el derecho a la verdad, la justicia y, en su caso, la reparación del daño. 

Respecto al análisis del dictamen aprobado, encontramos avances muy concretos, en primera instancia se reglamentaría el funcionamiento y atribuciones de la Fiscalía, buscando eficientar la procuración de justicia de manera rápida, eficaz y legal. En este sentido, con esta Ley, se fortalece a los ministerios públicos, ya que uno de los principales temores de la ciudadanía, es la de hacer denuncias, suponiendo que estos son corrompidos o influenciados para la toma de decisiones, durante la investigación del procedimiento penal. 

Otra propuesta, es la Base Nacional de Información Genética para la identificación de cuerpos o restos humanos, lo que sin duda y de acuerdo a lo acontecido en este tema durante este año, se vuelve una propuesta pertinente y adecuada, que coadyuvara con la aplicación de la Ley General de desaparición forzada de personas, desaparición cometida por particulares y del Sistema Nacional de búsqueda de personas. También se exalta la integración de un Consejo Ciudadano para opinar sobre el Plan de Persecución  Penal, integrado por cinco ciudadanos de probidad y prestigio, destacados por su contribución en materia de procuración e impartición de justicia, investigación criminal y derechos humanos, en especial de las mujeres, de pueblos y comunidades indígenas, de niños, niñas, adolescentes y migrantes.

Es importante señalar que durante el plan de transición que realizará la FGR, se de cause real a los asuntos en trámite para que sigan su cause y que de ninguna manera esto, sea motivo de plazos distintos o acciones que pongan en riesgo el procedimiento realizado, así como de los asuntos nuevos, enfocándose en la estrategia de gestión de los casos para el ejercicio de la acción penal en el marco de un sistema de justicia penal acusatorio.

Por otro lado, el Instituto de Servicios Periciales y Ciencias Forenses de la FGR, contará con un Consejo Técnico, que estará facultado para aprobar, evaluar y conocer la ejecución de los programas y proyectos a cargo del Instituto y en su caso los informes que presente su titular. Dentro de los artículos propuestos cabe resaltar que se da autonomía presupuestal y administrativa al Fiscal General, tomando en cuenta el principio de austeridad y que será contemplado en el PEF 2019 y subsecuentes, para poder garantizar la suficiencia presupuestal para su instalación. Asimismo, se fortalece la figura del MP al transformarse en Fiscalías especializadas.

Igualmente, es muy importante precisar que los actos jurídicos celebrados previamente continuaran como vigentes y una parte, que en mi punto de vista es vital, se refiere que respecto a los delitos de corrupción, estos deberán continuar su rumbo, hasta su culminación, pero sobre todo la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción podrá atraer cualquiera de los casos de corrupción.

Derivado de lo anterior, se debe anteponer de manera primordial que esta Ley en ningún momento debe contravenir los señalamientos constitucionales, aunado a los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte y demás disposiciones aplicables, buscando en todo momento, legitimar la procuración de justicia. Durante la transición se deben hacer reformas adecuadas, estoy seguro que este es un primer paso para poder brindar la seguridad necesaria que requiere México, devolviendo la confianza a las instituciones, erradicar la corrupción, el abuso de autoridad, los procedimientos penales injustos, lentos y en muchas ocasiones en contra de los derechos humanos, así como el uso indebido de recursos públicos, en conclusión, es necesario terminar con la ineficiente impartición de justicia en nuestro país.

Mas allá de las posiciones políticas y del análisis de la autonomía de la Fiscalía, es importante unificar esfuerzos para impactar de manera positiva a la justicia en México, este dictamen aprobado es un comienzo, por lo que es importante en esta apertura del Gobierno entrante, aportar elementos clave, así como subsanar vacíos y lagunas que tiene la Ley, con un solo objetivo, la seguridad e impartición de justicia a todos y cada uno de las y los mexicanos. 

Culmino diciendo que estoy a favor de la modernidad del sistema de impartición de justicia en nuestro país, ya que es necesario adecuarnos a las necesidades de la sociedad que en este tema esta muy lastimada, hago votos para que esto sea el primer detonante de una serie de reformas que la sociedad reclama, hay mucho que trabajar, que reformar, que adecuar, pero todo con una sola visión, el bienestar de las y los ciudadanos, me queda claro y resalto que la propuesta que se engloba en el dictamen, como toda nueva ley, puede ser perfeccionada y acoplada a las necesidades reales de la sociedad y del Sistema de Procuración de Justicia, pero podemos decir que ahora, ¡avanza la fiscalía!…

#ElTalónDeAquiles: “Los Siete Pecados Capitales de Enrique Peña Nieto”

Comparte este artículo:

El cambio generacional es importante porque supone innovación. El refrescante (aunque limitado) “Pacto por México”, un acuerdo inter-partidario suscrito en diciembre de 2012, que permitió reformas estructurales en educación, telecomunicaciones, y energía, encarna el potencial de Enrique Peña Nieto (EPN) para renovar la política de su país, e ilustra también su fracaso. Pocos son los avances en los ejes de acción definidos en esa iniciativa: el fortalecimiento del Estado, la ampliación de derechos económicos y sociales (democratización político-económica), y la participación ciudadana en el diseño, ejecución, y evaluación de políticas públicas. El primer pecado capital de EPN, un error usual en la política mundial contemporánea, es haber defraudado las esperanzas de cambio de sus votantes. 

En efecto, como líder partidario, su figura acongoja. Su candidatura al frente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) es símbolo de una modernización fracasada. Siempre se podrá argüir que difícil es que una persona transforme sola estructuras internas que empezaron a ser erigidas noventa años atrás. Pero el sexenio 2012-18 es una suma de oportunidades perdidas para cambiar la avejentada y anacrónica cultura priista. “Casa Blanca”, el escándalo por la compra de propiedades por parte de la pareja presidencial, y que simboliza la inmortalidad de las arcaicas formas de hacer política, encarna el segundo pecado capital de EPN. Además de resucitar y perennizar un tema inscrito en el ADN del PRI corporatista -la corrupción- el caso recordó la prepotencia del PRI neoliberal. Nada malo hubo, según EPN: si el gobernante ofreció excusas… es por empañar “la credibilidad de la institución presidencial”. ¡Pues gracias!

La errática política exterior es su tercer pecado capital. Claro, desde que decidió mirar al norte, el México neoliberal de los años 1990s decidió dejar de ser uno de los países más ricos de América Latina para convertirse en el socio (requete) pobre de Norteamérica (reduciendo además a lo económico su mirada multidimensional internacional). Se acabaron las alianzas con los países andinos, la política autónoma hacia el Caribe y el rol de poder subregional en Centroamérica. Por supuesto, EPN no tiene vela en ese entierro, pero sí en cuanto a su fracaso en privilegiar, como lo prometió, el multilateralismo para disminuir la dependencia de Estados Unidos. A decir verdad, todos los presidentes de México desde Carlos Salinas son culpables de lo mismo. Lo que convierte hoy en capital este pecado, es el marco de la ascensión del presidente Trump. La repugnancia nacional y la vergüenza ajena ante el servilismo mexicano en el marco de la cuestión migratoria y de la renegociación comercial norteamericana, fue evidente. La popularidad de EPN nunca se levantará de los deslices diplomáticos cometidos entre 2016 y 2018. 

A nivel económico, un crecimiento anualizado de alrededor de 2% del Producto Interno Bruto (PIB) y el mantenimiento de la “estabilidad”, son a menudo mostrados como signos de éxito. Cierto es que el crecimiento del PIB mexicano a partir de 2014 es mayor que el de Latinoamérica, que el desempleo urbano abierto 2014-16 bajó en poco más de un punto porcentual, y que el salario medio real, aumentó. Pero los datos formales en un país en donde lo informal representa al menos 25% de la actividad económica son, en el mejor de los casos, parciales. Además, no solo México seguía siendo en 2017 uno de los países más desiguales de la región, sino que el número de pobres permaneció invariable durante el sexenio 2012-18 (43,6% de la población en 2016). Malgastar el potencial económico existente en México para implantar reformas progresistas tendientes a disminuir las desigualdades, es el cuarto pecado capital de EPN. Que alguien me explique por qué es un “éxito económico” dejar un país tan pobre como se le encontró.

La inseguridad ciudadana es sin duda una mancha indeleble de este sexenio, el cual inició con el loable objetivo de privilegiar la prevención sobre la confrontación. Se buscó así dejar de combatir al crimen organizado para esforzarse en disminuir la violencia colectiva que tanto aquejaba a la ciudadanía. Sin embargo, la realidad superó la ficción. Los 31,174 asesinatos cometidos en 2017 (la tasa fue de 25 homicidios por cada 100,000 habitantes) hacen de ese año el más mortífero de la historia del país. Peor aún, la tendencia en la violencia generada por los choques entre las autoridades policiales y militares, y los carteles de la droga, sigue siendo hoy, a la alza. El quinto pecado capital de EPN es cuantificable: los homicidios ascendieron en marzo de 2018 a 104,583, superando así los 102,859 registrados durante el sexenio de Felipe Calderón, durante el cual se desarrolló la infame “Guerra contra el Narcotráfico”.

Con la torpe gestión de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, su sexto pecado capital, EPN hizo exactamente lo contrario a lo firmado en el “Pacto por México”. En vez de reforzar el Estado, extirpó todo amago innovador. En vez de promover la democracia, repitió una hipótesis cuya veracidad fue categóricamente desmentida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH): no es cierto que policías corruptos hayan entregado los estudiantes a grupos criminales, quienes los habrían incinerado en un basurero. Esta mentira perpetúa el manto de impunidad que protege a los culpables. En vez de suscitar la participación ciudadana en la formulación de políticas públicas, Ayotzinapa muestra la importancia que EPN dio a la transparencia, la imputabilidad política, y la vigencia del Estado de Derecho: ninguna.

El séptimo pecado capital de EPN, que lo sintetiza todo, es el haberse constituido en el reproductor de los vicios del pasado en vez de convertirse en el arquitecto de las aspiraciones de futuro. En una encuesta publicada en agosto de 2018, el 66,8% de la población desaprobó su gestión, mientras que tan solo 21,2% la aprobó. ¿Qué esperar dados los antecedentes aquí expuestos? México llega al desenlace de un interminable sexenio que la mayoría desea olvidar. Que la guerra contra Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se detenga. Es tiempo de suspirar y respirar, aunque sea por unos cuantos minutos. 

Fernando A. Chinchilla

Nuakchot (Mauritania), noviembre de 2018

#HojaDeRuta: “Oponerse con razón”

Comparte este artículo:

Era bien sabido que vendrían reformas a la ley orgánica previas al inicio del nuevo gobierno federal. Es lógico que una nueva administración busque cambiar la arquitectura institucional del aparato federal para que este se adecúe al plan de gobierno que se ejecutará. De hecho esto suele suceder cada sexenio.

Si bien es natural que la oposición polemice con la naturaleza de estos cambios, no deja de sorprender el encuadre político que se ha buscado darle en este caso: el de prevenir una dictadura. 

Los legisladores de Acción Nacional tomaron la tribuna previo a la aprobación de estas reformas, sosteniendo una manta que rezaba “No a la Dictadura Obradorista”, acompañada de una imagen del presidente electo con uniforme militar y una bandera venezolana de fondo, obviamente referenciando al ex mandatario de ese país, Hugo Chávez.

Como táctica, la comparación de AMLO con Chávez dio excelentes dividendos al PAN, pues desde 2006 buscó hacer un símil entre ambos personajes bajo un discurso del miedo, en aquella infame campaña del “Peligro para México”, a pesar de que las supuestas similitudes no resistían el escrutinio. 

En el proceso electoral de 2018 se buscó nuevamente generar una liga similar, que no funcionó ante un electorado lleno de hartazgo y enojo hacia las opciones tradicionales y las agudas problemáticas del país, desde la corrupción hasta la violencia.

Como cualquier tema público, la creación de la figura de los delegados federales y cualquier otra decisión que tome la administración de AMLO -y cualquier otra, para ese propósito- es debatible. Sin embargo, afirmar que estas reformas están llevando al país hacia una dictadura es un exceso que carece de responsabilidad institucional hacia la República.

Para dimensionar los cambios que están ocurriendo, por ejemplo, con la nueva Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, habrá que recordar que en 2012, al entrar la administración del Presidente Peña Nieto, también se hicieron reformas a la Ley Orgánica que desaparecieron la Secretaría de Seguridad Pública y crearon la Comisión Nacional de Seguridad dentro de la Secretaría de Gobernación. Esta dependencia quedó como responsable tanto de la política interior como del aparato de seguridad no militar del Estado Mexicano, es decir, reunió en un solo ente la operación política y la seguridad pública.

En aquél momento se criticó de diversos sectores la maniobra, pero no se habló de una dictadura. Cabe también traer a la memoria pública el exposé que publicó el New York Times en junio de 2017, cuando dio a conocer que el Estado Mexicano, a través del software Pegasus (en el que habría gastado alrededor de 80 millones de dólares), estaba espiando a activistas de Derechos Humanos y periodistas, cuando se suponía que esa herramienta solo debería ser utilizada para investigar a criminales y terroristas. Esa sí que era una práctica propia de una dictadura: espiar a quienes un régimen considera enemigos políticos.

La oposición tiene derecho de ejercer crítica y presión política como mejor le parezca, dentro del marco de la ley, pero también de un marco ético: el de no desinformar ni tergiversar la realidad, pues vivimos una época donde los hechos comprobables son cada vez más frágiles, mientras se fortalecen percepciones políticas basadas en la desinformación y la discordia.

Una dictadura implica la desaparición de garantías, censura a la prensa, represión ante la disidencia, la utilización del aparato estatal para amedrentar e incluso asesinar. Significa la destrucción de las instituciones democráticas y el imperio de la ley. 

La tragedia es que, aunque no de forma generalizada, estas atrocidades han venido ocurriendo durante los últimos años en México: se violan Derechos Humanos; se asesinan periodistas; se espía a activistas; se realizan ejecuciones extrajudiciales; se cometen actos de corrupción y fraude de forma sistemática; se pisotea la ley.

Personajes como Bolsonaro en Brasil, Duterte en Filipinas y el mismo Trump significan una regresión hacia fantasmas del pasado que creímos expiados en el siglo XX, pero retornan de las sombras de donde se escondían. Hoy México tiene el reto compartido desde el nuevo gobierno federal, las autoridades a todos los niveles, la oposición, la prensa y la sociedad en su conjunto, de conducir la vida democrática dentro de la institucionalidad.

Más valdría concentrarse en fortalecer nuestra frágil democracia para evitar la polarización, que andar azuzando y sembrando la sedición sin fundamentos. Puede estarse de acuerdo o no con la agenda del Presidente electo, pero no existe ningún elemento objetivo para afirmar que se está avanzando hacia un régimen totalitario.

Vivimos un momento complejo, donde las polarizaciones pueden agudizarse y mutar en extremismos. Lo mejor que puede hacer la oposición es precisamente serlo, de manera crítica, responsable y con la dureza que considere necesaria, pero dentro de un marco democrático, es decir, con hechos y dentro de la ley.

gilberto@altiusconsultores.com

El mal presagio

Comparte este artículo:

Ese día, Francisco Fernando archiduque de Austria-Hungría estaba de visita junto a su esposa Sofía en la ciudad de Sarajevo, sin embargo, la visita no era vista con buenos ojos, para muchos era una acto de provocación.

Hacían un recorrido en el automóvil mientras la multitud los recibía con gritos, de pronto una granada fue lanzada hacia la pareja, pero el proyectil no cumplió con su cometido, la Guardía Real hizo maniobras para sacar de ahí a Francisco y a su esposa pero no recorrieron muchas calles cuando de frente se encontraron con un tirador que acertó en el cuello del archiduque y en el abdomen de Sofía. Para muchos, este fue el suceso que detonó la Primera Guerra Mundial donde perecieron más de 23 millones de personas.

El 11 de noviembre del 2018 se cumplieron cien años de la conclusión de la Primera Guerra Mundial, en esa misma fecha se llevó a cabo el “Foro de Paris para la Paz”, con el objetivo de reflexionar sobre los retos de la humanidad y recordar que la paz no es solamente la suspensión de la guerra, sino toda acción que contribuye a disminuir cualquier conflicto.

Emmanuel Macron fue el anfitrión de este evento y en su discurso inicial mencionó que hay que evitar que el mundo descienda hacia el caos, que hay que acompañarlo en el camino de la paz y dijo también; que tenemos que tener el coraje de abrir un nuevo capítulo de la historia, superando nuestros hábitos y rompiendo los tabúes. Angela Merkel, canciller Alemana, y Antonio Gutierres, Secretario General de la ONU fueron los oradores iniciales del evento e hicieron un llamado efusivo a la cooperación internacional y la búsqueda de la paz.

Hoy en día estamos viendo situaciones a nivel mundial que pintan para ser  malos presagios, vemos a un presidente estadounidense haciendo prácticas militares en sus fronteras y criminalizando a todos sus opositores. 

En México, tenemos un mandatario electo que pretende crear una guardia nacional que estará al mando de la milicia dándole fuerza constitucional. En Brasil, Bolsonaro el presidente electo, considera que el calentamiento global es sólo un “dogma” que se ha utilizado para justificar el aumento del poder de los Estados sobre la economía, aún y cuando este tema es el más importante de la agenda global y que Brasil, tiene en la selva del amazonas, lo que se considera “el pulmón del mundo”.

Hoy en día estamos viviendo dos realidades una en el “viejo mundo” donde los líderes están enfocados en conciliar, enmendar los errores históricos de sus naciones, en mejorar la calidad de vida del mundo y la otra realidad, está enfocada en todo lo contrario, en fortalecer a los ejércitos, cerrar las fronteras y minimizar problemas que ya nos afectarán a todos.

Este conflicto lo único que está haciendo es polarizar más a la humanidad y cada vez que eso sucede, cosas malas pasan.

Meses antes de que asesinaran al archiduque Francisco Fernando, el mundo se alineó en dos bandos: por un lado los aliados de la Triple Entente y por otro las potencias centrales de la Triple Alianza. 

El asesinato quizás fue solo una excusa, para que la gran guerra comenzara.

Dicen que el que no conoce la historia está condenado a repetirla…

Espero esto no sea un mal presagio.

Se vale debatir…