Asegura Ricardo Anaya que se ha vivido un año de mentiras por la pandemia

Comparte este artículo:

A través de un video en redes sociales, el ex candidato a la presidencia por el Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya, afirmó que a un año de la pandemia ocasionada por el Covid-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha mentido durante todo este tiempo. 

En el video, además de acusar al presidente, propone medidas, entre las que se encuentran realizar una consulta para frenar la construcción de la refinería de Dos Bocas, para mejorar la crisis dentro del país.

“Llevamos un año de pandemia, un año de mentiras. ¿Cómo te ibas a preparar para la crisis económica y de salud si el Gobierno te estaba mintiendo? Nos dijeron que no pasaba nada y aun en las cifras oficiales han muerto 21 personas cada hora, 500 al día desde que empezó la pandemia en México. El manejo de la pandemia en México es un desastre sumado a otro desastre”, expresó.

Anaya exigió que el presidente sea honesto sobre las cifras de contagios, fallecimientos y vacunación. También pidió que se otorgaran recursos para apoyar a las familias mexicanas durante estos tiempos difíciles.

Con información de: “El Norte”. 

Arturo Herrera dice que recuperación económica llegará al final de pandemia

Comparte este artículo:

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, aseguró que la crisis económica nacional se debe a la pandemia derivada del Covid-19, por lo que no habrá una recuperación total económica hasta que ésta esté completamente controlada. El funcionario afirma que esto se llevará a cabo a través de las vacunas. 

“Pues todos sabemos que esta es una crisis causada por la pandemia, cuando tengamos bajo control la pandemia de manera importante, es cuando habrá la recuperación económica. Habrá una recuperación parcial, etcétera, pero no habrá una recuperación total hasta que esté completamente controlada la pandemia y eso básicamente va a ser a través de las vacunas” expresó el titular de la SHCP.

A través de su cuenta de Twitter, la diputada Dolores Padierna, Vicepresidenta de la Cámara de Diputados, expresó que según Herrera, si México hubiera adquirido el equivalente al 5% del PIB con la tasa de interés del inicio de la pandemia, esto se hubiera implicado en un pago de $350 mil pesos extra.

Además, explicó que el secretario informó sobre las respuestas de distintos países como China, Japón, Corea del Sur, Alemania y Estados Unidos ante la pandemia y su diferenciación por las diversas rutas de contagio.

“Dijo que los programas de préstamos han sido entre 20 o 30% del PIB, pero sus niveles de población, son en algunos países menores a 1%, su informalidad de 20-22%. Sus tasas de interés son muy bajas o negativas y sus deudas están pactadas en sus propias monedas”, escribió la diputada.

Padierna sostuvo que las tasas han bajado pero a pesar de estar en 4.5, la deuda sigue siendo cara. “El 75% de la deuda está pactada en pesos pero el resto está en dólares que al devaluarse la moneda tuvo un impacto muy fuerte en el tamaño de la deuda pública”, informó.

Por último, la diputada destacó que al tener un 42% de la población mexicana en pobreza y un 56% en la informalidad, la respuesta del gobierno ha sido la de apoyar a la población más desprotegida.

Con información de: “El Universal”.

Coparmex dice que se tiene al peor presidente en el peor momento

Comparte este artículo:

Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), consideró que contrario a lo que el mandatario AMLO dijo en su mensaje con motivo del Segundo Informe de Gobierno, ante la crisis sanitaria y económica que se vive en el país, tenemos al “peor gobierno en el peor momento“, aunque admitió que hay algunos funcionarios valiosos.

De Hoyos también describió el discurso de AMLO como un informe desangelado, parecido más a una “mañanera de larga duración“, pero sin preguntas.

El presidente de Coparmex indicó que contrario a lo que manifiesta AMLO, se esperaban propuestas para enfrentar la crisis económica y de salud pública, pero no las hubo.

Previamente, López Obrador aseguró que para enfrentar el “peor momento” que se vive por la crisis económica y sanitaria, ocasionada por la pandemia de coronavirus o COVID-19, se cuenta con el “mejor gobierno“.

 

 

(Con información de Político)

¿Qué le espera al mundo económico en el 2020?

Comparte este artículo:

No es ningún secreto que el año 2019 ha sido complejo en el sentido económico a nivel mundial; después de registrarse periodos de tensión y un estancamiento generalizado en el crecimiento de los países, las perspectivas respecto a una recuperación y eventual desarrollo y expansión no son las mejores de acuerdo a los expertos.

En general, “la economía mundial seguirá siendo frágil en 2020, después de haber registrado en el 2019 el menor crecimiento mundial desde la recesión de 2009“, vaticinó la agencia calificadora Moody’s. Pero de forma más específica, ¿cuáles son los riesgos a los que se enfrentará la economía a nivel mundial?, ¿cuáles son sus debilidades? O inclusive, ¿existe alguna esperanza sobre la cuál podamos recargarnos?

La directora administrativa adjunta de Moody’s, Elena Duggar, en el reporte establecido para el análisis del 2020 establece que “El crecimiento en las economías avanzadas se desacelerará (…) a medida que los mercados laborales continúen tensándose, mientras que el crecimiento en muchos países de mercados emergentes será inferior al promedio como resultado de la desaceleración de China a medida que el crecimiento del comercio mundial se detenga“.

Es importante destacar que, aunque la agencia no espera una recesión en el próximo año hablando globalmente, advierte varios factores que la posibilitan en un futuro. Entre ellos están, además de la política nacional e internacional, el espacio “limitado” disponible para las medidas fiscales y monetarias en las economías desarrolladas y, por último y como un mayor riesgo, un número alto de emisores de deuda de crédito de calidad baja.

¿Qué dicen los organismos internacionales?

Durante los meses finales de este año, los organismos internacionales han publicado sus proyecciones respecto a lo que sucederá en materia económica en el año 2020; en este sentido se tienen malos presagios, sustentados semana a semana, informe tras informe.

Fondo Monetario Internacional

En el mes de octubre se publicó el informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), en este mismo, se especifica la ralentización del crecimiento despuntó este año con un crecimiento global del 3%, el más bajo desde la crisis de la década pasada, conocida como la Gran Recesión.

En el mismo sentido, a Kristalina Georgieva quien se colocó recientemente al frente del organismo le cayó como agua fría sobre la economía mundial. En términos exactos se declara que la actividad crecerá poco este año aunque el próximo lo hará algo más, un 3,4%. Pero (como repitió la economista jefa del FMI, Gita Gopinath, en una comparecencia en Washington) esta recuperación futura es “precaria” y sometida a muchas amenazas.

El crecimiento apagado es consecuencia de las crecientes barreras al comercio, de la elevada incertidumbre que rodea al comercio y a la geopolítica; de tensiones en economías emergentes y de factores estructurales como el bajo crecimiento de la productividad y el rápido envejecimiento en países desarrollados” se desarrolla en el documento. Por lo tanto, en resumidas cuentas, se vive un periodo de estancamiento, en donde, a pesar del entusiasmo por el acuerdo entre China y los Estados Unidos, no se descarta la preocupación por zonas específicas como la europea la cual vive un claro periodo de estancamiento en países como Italia y Alemania.

Una de las principales preocupaciones del organismo es el retroceso en el sector industrial, ocasionado principalmente por la caída en la producción, la baja confianza empresarial y las tensiones tecnológicas y comerciales.

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

El organismo internacional que cuenta con 37 países miembros, ha publicado sus previsiones destacando un clima de creciente tensión comercial, menor demanda privada e inversión lastrada por la incertidumbre, se prevé que para esta zona, el crecimiento se quedará este año y el próximo en el 2,9%, su nivel más bajo desde la Gran Recesión y casi medio punto por debajo de la media del último lustro. En su informe anual de proyecciones económicas se destaca de manera explícita este escenario adverso, con correcciones a la baja.

La OCDE destaca que la ralentización no responde a un “shock cíclico“, sino a “cambios estructurales” que los Gobiernos siguen sin atender y que se dividen en dos grupos: los que ya se podrían catalogar ya como clásicos las tensiones comerciales y dos nuevas variantes: la digitalización y, muy especialmente, el cambio climático, que sitúa como problemas “estructurales” y sobre los que hace un llamamiento especial para que sean atendidos con urgencia.

La economista en jefe de la OCDE, Laura Boone señala que “Sería un error considerar estos cambios como factores temporales: son estructurales y, en ausencia de una dirección política clara en estos cuatro temas, la incertidumbre seguirá cerniéndose sobre nosotros, dañando las perspectivas de crecimiento“.

El panorama es malo, pero de acuerdo al organismo, el riesgo de recesión permanece lejano, contrariamente a los lúgubres pronósticos que han ido ganando predicamento en los últimos meses. Sin embargo, es de destacarse de nuevo el estancamiento de los principales motores de crecimiento: el frenazo es especialmente brusco en la zona gobernada por el euro, que pasará de rozar el 2% de crecimiento en 2018 al 1,2% este año y el 1,1% en 2020, lastrada por sus dos principales polos industriales, Alemania e Italia y Estados Unidos, que pasará de rozar el 3% al 2,3% en 2019 y el 2% el próximo ejercicio pese al buen tono general del consumo.

Lo que le sucede a China también es de llamar la atención ya que por su parte, proseguirá su senda bajista bajo el mantra del “aterrizaje suave“, sin embargo en 2020 el crecimiento quedará por debajo del 6% y esto es sumamente relevante ya que sucederá por primera ves en tres décadas.

Es de destacarse el papel de la India que emerge como una de las escasas buenas noticias mundiales, con una expansión que recuperará el suelo del 6% en 2020.

Los casos al borde de la recesión

Tras esta breve explicación, y gracias a esta desaceleración mundial se ha visto a los bancos centrales obligados a bajar las tasas de interés cerca de cero o menos en un esfuerzo por proporcionar estímulo, en ese sentido, artículos de investigación elaborados por portales especializados como Forbes vaticinan que existen economías en alertas de recesión, por ejemplo:

Hong Kong: Este territorio ha tenido un 2019 muy complicado luego de cinco meses de protestas ciudadanas que han azotado la economía de la ciudad, ha entrado en una “recesión técnica“, con industrias como el turismo y el comercio minorista especialmente afectadas por la agitación en curso.

Reino Unido: Este es tal vez uno de los países con un riesgo mayor, ya que con su actual incertidumbre sobre dejar la Unión Europea (y todavía no se vislumbra un final), ha visto cómo su economía se contrae recientemente por primera vez desde 2012, y un Brexit sin acuerdo, sin duda podría llevarlo a una recesión, contrayendo sus PIB en por lo menos un 3%.

Alemania: Este es actualmente la economía más grande de la UE y una de las más frágiles en el momento, está preparada para caer en una recesión gracias a una disminución continua en su sector manufacturero, así como a las ventas mundiales de automóviles mediocres y una caída en los empleos de más del doble de lo estimado. Por su parte, el Banco Federal de Alemania (Bundesbank) asume que el país podría haber entrado en recesión técnica en el tercer trimestre de 2019, pues espera que el PIB sufra una ligera contracción en ese periodo.

Italia, la cuarta economía más grande de la UE, estuvo en una recesión técnica durante la segunda mitad de 2018 y se ha enfrentado a continuos problemas económicos debido a la débil productividad, el alto desempleo, la enorme deuda y la agitación política.

Estados Unidos

La economía estadounidense, por su parte, continúa creciendo y desafiando los pronósticos de algunos analistas que anticipaban una recesión económica. Los modelos Probit de la Reserva Federal los cuales son un indicador de probabilidad para incurrir en recesión, estimaban un 30% de probabilidad de una recesión hace un par de meses, hoy es solamente de 10%.

Sin embargo, los riesgos a la baja para la economía de EUA persisten, sobre todo si analizamos que los índices de gerentes de compras estadounidenses del Supply Managers Index, que se ubican en niveles menores a los 50 puntos, sugiriendo que la industria se encuentra en contracción.

¿Y América Latina?

Recientemente, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) revisó a la baja las proyecciones de crecimiento de la actividad económica de la región para 2019 y subsecuentemente para el 2020, actualmente se espera una expansión promedio de 0,1% en América Latina y el Caribe.

Para el año entrante, el organismo proyecta que la región continúe en una senda de bajo crecimiento e inclusive un estancamiento profundo, con una expansión estimada del producto interno bruto (PIB) de 1,4%. Lamentablemente si se llegase a cumplir, serían siete años en que América Latina y el Caribe permanecería situada como una región de bajo crecimiento, entre las peores regiones en el mundo, que se ha traducido a su vez en un deterioro de los niveles de ingreso per cápita promedio. De hecho, como dato importante, el PIB per cápita de la región se ha visto reducido en un 4% entre 2014-2019, lo que implica una caída promedio anual de 0,8%.

Hoy en día, la desaceleración del crecimiento se ha extendido para la mayoría de las economías de América Latina, siendo que 17 de los 20 países se han ubicado con proyecciones a la baja en este 2019. Este preciso año, las economías de América del Sur, especializadas en la producción de bienes primarios, en especial petróleo, minerales, y alimentos caerían un 0,2%, la primera caída desde 2016. En 2020 se espera que el crecimiento en esta subregión sea de 1,3% en promedio.

Para las economías de Centroamérica y México, por su parte, se prevé una tasa de expansión de 0,7% para 2019 y de 1,6% para 2020, valores que implican una reducción respecto de la tasa media de crecimiento observada desde 2014 en esta subregión.

¿La antesala de una recesión global?

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) ha revelado hace apenas un par de meses, en septiembre para ser específicos, sobre el peligro de una recesión mundial para 2020. A través de un informe titulado sobre el Comercio y el Desarrollo 2019, se habla de que aún a una década de la crisis financiera de 2008 la economía mundial permanece sobrefinanciarizada y frágil.

El texto indica que “las perspectivas de la economía mundial actualmente se ven envueltas en una densa niebla de tensiones comerciales internacionales y conflictos geopolíticos“; aunado a esto, se destaca la situación del Estados Unidos, quien no ha podido reanimarse al 100% destacando que se encuentra inmerso en la “recuperación más prolongada jamás registrada” desde la crisis de 2008.

Se concluye que “La desaceleración de este año es patente en todas las regiones en desarrollo, sobre todo en América Latina, que ha sufrido un revés especialmente fuerte“.

Sería irresponsable señalar que esta evidencia es suficiente para declarar alerta de crisis global para el año 2020, sin embargo, cabe destacar que se corren serios riesgos para el porvenir, siendo que personajes tan impredecibles como lo ha sido el presidente Donald Trump en los Estados Unidos, representan un claro engrane que puede sucumbir para provocar serios problemas económicos en el mundo; cuando este personaje habló en Davos en 2018, justificaba que su política de poner a su país primero era algo que el resto de líderes del mundo deberían copiar. “América primero no significa América solo. Cuando la economía de América crece, crece todo el mundo“, decía entonces. La perspectiva que da el tiempo demuestra que esto no es así. Porque las trabas comerciales son la primera causa del enfriamiento de la economía global. Y, después de mucho anunciarla, esta es ya una realidad.

Sin duda, en cuanto a la economía global, se avecina un periodo de nueva incertidumbre que puede significar dos opciones radicalmente distintas: la más optimista se representa como una oportunidad para salir del estancamiento económico presentando alternativas de crecimiento global e íntegro para todos los países, combatiendo y atendiendo mediante soporte fiscal, a los retos del Siglo XXI como los son la tecnología y el cambio climático. Aunque también se encuentra el escenario de la catástrofe, vaticinado por el mal acatamiento de los problemas previamente mencionados, esto podría provocar una crisis, que sin duda, podría ser peor que la del 2008. ¿Qué es más probable? Lo más acertado sería preguntarle a una moneda en el aire.

Con información de artículos especializados e informes de la OCDE, FMI y CEPAL