¡No te preocupes Peña!

Comparte este artículo:

La nota del diario estadounidense “The Wall Street Journal” está sacudiendo intensamente el panorama político mexicano y puso a temblar a más de uno del circulo cercano al ex Presidente Enrique Peña Nieto. Señalan, que un funcionario federal de la actual administración y cercano al Presidente López Obrador filtró que el ex Presidente Peña Nieto está siendo investigado por la Fiscalía General de la República (FGR) y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y como parte del expediente de investigación en curso del ex director de Pemex en ese sexenio Emilio Lozoya Austin, detenido en Málaga, España, apenas la semana pasada. 

Aunque la posibilidad de juzgar a un ex Presidente suena muy popular ante un ambiente social polarizado y la solo idea se “saborea” ante el escrutinio público, hay que tener paciencia, pues el proceso judicial apenas va comenzando y tiene muchas etapas. Primero, hay que esperar a que de inicio el largo y complejo proceso de extradición que ha caracterizado históricamente a España, y una vez en México, habrá que ver por cuáles delitos se le puede juzgar según lo que dictamine el Juez de aquel país europeo, pues no sería sorpresa para nadie, que ya instalado en una prisión mexicana no se arme bien el expediente en su contra y derive en su eventual liberación.

Este caso tiene múltiples derrames (Odebrecht, Anitrogenadados, despilfarro y excesos operados con las arcas de Pemex, el cobro por reuniones con el, etcétera) y en algún momento, va a derivar en lo político, y aunque el ex Presidente Peña Nieto no ha sido acusado formalmente en ninguna Corte, ni Emilio ha declarado en su contra, AMLO ya le mandó un mensaje vía su conferencia “mañanera”, mismo que podemos interpretar como el que hace unos años el ex titular del Ejecutivo le expresó en su momento a Rosario Robles: No te preocupes Peña“; pues señaló de forma muy precisa, que “no le conviene al país perseguir, juzgar y encarcelar a un ex Presidente”; sin embargo, le funciona muy bien como distractor el poner sobre la mesa la idea de someter a consulta popular -como lo hacía Poncio Pilato en la plaza pública de la antigua Roma- si los ex Presidentes, por lo menos de Salinas de Gortari a la fecha, deban ser juzgados o no (misma que por cierto, expresó que el votaría en contra en la consulta). Sí, como si la aplicación de la justicia fuera selectiva y el Presidente tuviera la facultad de decidir a quien si y a quien no se le aplica la Ley. ¿Ese es el Estado de Derecho que pregonan?. Esperemos que la fuerza de los hechos lo pueda hacer modificar la postura por el bien de nuestra incipiente democracia.

La historia que comenzó a finales de 2016 y que se materializa en mayo de 2019 cuando la Secretaría de la Función Pública (SFP) inhabilita a Lozoya, tiene un elemento clave si en verdad existe voluntad política: la ruta del dinero, tarea que le corresponde a la UIF, es decir, a Santiago Nieto, que cabe recordar, fue el funcionario que separaron de su cargo como Fiscal Electoral en ese sexenio precisamente por indagar muy a fondo este tipo de casos de corrupción y lastimar fibras muy sensibles con el argumento de que el dinero terminaba finalmente en campañas políticas del Partido Revolucionario Institucional. ¿Habrá venganza política? No lo se, pero a Santiago voluntad política le debe sobrar; habrá que esperar a ver que línea le da el Presidente, pues si la obsesión de hacer historia se impone, que mejor que por primera vez en la historia, un ex Presidente de la República enfrente cargos de corrupción ante la justicia mexicana.

El debate enriquece la mente, se vale discrepar.

Ya lo juzgó la sociedad

Comparte este artículo:

Como es público, después de una persecución que duró poco más de un año, en la ciudad de Málaga, España, el 12 de febrero del actual fue detenido Emilio Lozoya Austin, quien fue Director general de PEMEX durante el periodo 2012 a 2016.

Detención, que fue celebrada por algunos Servidores Públicos como por ejemplo Irma Eréndira Sandoval (Secretaria de la Función Pública), varios medios de comunicación, ciertos columnistas y parte de la sociedad que le atribuye responsabilidad y no dudan sobre su “lógica” culpabilidad.

Lo anterior, por la publicidad y el contexto que las autoridades y “comunicadores” han realizado sobre las acusaciones que se le han imputado a Emilio Lozoya Austin.

Sin embargo, independientemente de su probable responsabilidad, lo anterior podría involucrar una indeseada violación a un derecho fundamental, a saber, la presunción de inocencia.

Esto, pues el principio de trato esencialmente consiste en que todo inculpado de un delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad.

No obstante, debe decirse que la naturaleza y alcance de la presunción de inocencia no es limitativo al desarrollo del procedimiento, sino que esta regla también debe ser aplicada de manera extraprocesal.

Me explico, la presunción de inocencia implica también el derecho fundamental a recibir la consideración y el trato de no partícipe en hechos de carácter delictivo y en consecuencia, que no se apliquen consecuencias anudadas a hechos de esta naturaleza. En pocas palabras, la Constitución no permite condenas anticipadas.

Lo anterior, pues tal y como en reiteradas ocasiones lo ha señalado la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dada la trascendencia de una acusación en materia penal, la Constitución otorga al imputado una serie de derechos fundamentales a fin de garantizar que se efectúe un juicio justo en su contra, sin embargo, de nada sirven estos derechos cuando las autoridades encargadas de investigar el delito realizan diversas acciones que tienen como finalidad exponer públicamente a alguien como responsable del hecho delictivo, pues frente a estas acciones, se corre el enorme riesgo de condenar al denunciado antes de tiempo, ya que el centro de gravedad que corresponde al proceso como tal, se desplaza a la acusación pública realizada por la autoridad.

En esa tesitura, es que en el caso de Emilio Lozoya Austin puede existir una violación a su derecho fundamental de presunción de inocencia, pues se insiste, los señalamientos públicos influyeron tanto en la sociedad que pocos dudan sobre su culpabilidad.

Ante este escenario, lo cierto es que el verdadero juicio fue celebrado antes de la aparición de un juzgador e incluso antes de su extradición, pues hoy la realidad es que a Lozoya Austin y a su familia ya los juzgó la sociedad.

Finalmente, todo linchamiento mediático que no tiene más que la perversa intención de difamar resulta contraproducente a la sociedad mexicana.

Dictan prisión a Lozoya; se niega a ser extraditado

Comparte este artículo:

El juez de instrucción número 2 de la Audiencia Nacional de España, Ismael Moreno, decretó “prisión provisional incondicional y comunicada” y sin derecho a fianza contra Emilio Lozoya Austin, el exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex) quien fue detenido el día de ayer en una zona residencial de multimillonarios en la inmediaciones de la ciudad de Málaga, al sur de España.

Lozoya fue uno de los hombres que más influenció al expresidente Enrique Peña Nieto, además de ser uno de sus más cercanos. Por lo que pasó la noche en el calabozo de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional en Málaga. Posteriormente, fue muy temprano trasladado al juzgado de primera instancia, en Marbella. Ahí Lozoya negó ser extraditado a México y le aseguró al juez haber llegado a España hace apenas unos días.

Allí, en Marbella permaneció durante el día y a través de una videoconferencia, rindió su primera declaración ante el juez español.

El magistrado Moreno, quien está de guardia esta semana y por eso es quien instruirá los primeros pasos de la causa, informó a Lozoya de los delitos de corrupción por los que fue detenido a petición de la Fiscalía General de la República de México (FGR), estos son: asociación delictuosa, operaciones con recursos de procedencia ilícita y cohecho.

El juez dictó prisión incondicional como medida cautelar dado que había “riesgo de fuga”, siendo que Lozoya se encontraba prófugo de la justicia desde mayo del año pasado y para su detención se llevó a cabo un complejo operativo.

El operativo corrió a cargo de agentes del Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales de la Comisaría General de Policía Judicial y de la Unidad de Droga y Crimen Organizado (UDYCO) de la Comisaría Provincial de Málaga, con base en información que aportó la FGR.

El juez advierte que se basó en “una extradición cursada por las autoridades judiciales mexicanas por delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, que en España corresponde con blanqueo de capitales“.

El mismo juez advirtió que el delito por el que le reclama la justicia mexicana “tiene una pena máxima de prisión de 15 años“.  Agregaron que “en el momento de su detención iba en un taxi con un carnet de conducir con su fotografía pero a nombre de otra persona, de lo que se desprende una intención de sustraerse a la acción de la justicia.”

¿Dónde se encontraba Lozoya?

La aprehensión de Lozoya fue compleja, dado su alto poder adquisitivo y sus lazos internacionales, por lo que de acuerdo a fuentes esto le permitió cruzar varias fronteras hasra instalarse en Málaga. La zona donde fue detenido Lozoya se llama La Zagaleta y es uno de los refugios acorazados donde se aíslan para disfrutar del sol y los campos de golf multimillonarios de todo el mundo, sobre todo árabes, rusos y estadunidenses.

Este apartado, cuenta con un sistema de seguridad dirigido por una élite de ex militares de Europa del Este, que impiden la entrada a cualquier extraño y se encargan de que se garantice el anonimato de las personas que están dentro de la zona vallada.

El destino de Lozoya lo decidirá el juez siendo que se tienen hasta ahora dos opciones: Una era Alhaurin de la Torre, una de las cárceles españolas con mayor grado de hacinamiento y donde se ha registrado la mayor tasa de muertes naturales del último año. Otra posibilidad era la cárcel de Archidona.

Ahora, desde prisión, Lozoya esperará las próximas decisiones de la justicia, que se prevé que será su traslado definitivo a Madrid para estar siempre a disposición del juez. Por su parte, a partir de ahora, la FGR y el gobierno mexicano tiene hasta 40 días para formalizar los cargos contra Lozoya y presentar los documentos para la petición de extradición. La causa se elevará entonces a la Sala de lo Penal, que decidirá si otorga o no la extradición.

Con información de La Jornada

 

 

Hay dos casos más contra Lozoya: Santiago Nieto

Comparte este artículo:

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, informó que aún quedan dos caso que no han sido judicializados en contra de Emilio Lozoya.

En rueda de prensa, Nieto confirmó la detención del ex director de Pemex en Málaga, España.

“Primero, la UIF presentó cuatro denuncias en contra del señor Lozoya, por los casos de Odebrecht, de Agronitrogenados y algún tema de defraudación fiscal. Y estos casos han sido procesados por la Fiscalía, quien obtuvo las órdenes de aprehensión”, explicó el titular de la UIF.

Por otro lado, Nieto señaló que Hau dos casos que no han sido judicializados y que se tiene que esperar la determinación del Poder Judicial de la Federación.

“Nosotros seguimos investigando un caso respecto a un astillero en España, donde hay pérdidas por 50 millones de euros. Y 83 millones en un caso similar a la estafa maestra para una universidad pública, estamos revisando otros casos similares para ver cuál fue el monto total”.

Indicó que la captura es importante para avanzar en la política del Presidente.

“Se ha confirmado por la Fiscalía Federal de la República la detención del señor Emilio Lozoya. Es un caso muy importante para efectos de ir avanzando en esta política del presidente Andrés Manuel López Obrador, de cero tolerancia a la corrupción y la impunidad”.

Abogado de Lozoya asegura que su cliente no se mandaba solo

Comparte este artículo:

Después de que la Fiscalía General de la República (FGR) diera a conocer la detención en España del ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, su abogado Javier Coello Trejo dijo que el arresto fue sorpresivo.

Coello afirmó que hablará con la familia de Lozoya y tendrán que ir a España para ver su quiere que se lleve a cabo su juicio de extradición o venir a México para hacerlo aquí.

“Es decisión de él (quedarse en España o venir a México). Ahí sé que yo le podría aconsejar, pero la decisión es de él. Algún día tenía que pasar y hay que aclarar las cosas. Emilio no se mandaba solo, hay muchas cosas que no se han aclarado y las aclararemos en su momento. Si la decisión de él es si quiere llevar su juicio de extradición en España ya se le llevará el juicio y acreditaremos si existe o no delito”, afirmó el litigante.

Coello aseguró que los delitos que se le imputan a su cliente no ameritan prisión preventiva oficiosa y que esperarán, ya que son decisiones de los jueces.