¿Reforma Fiscal?

Comparte este artículo:

La aprobación de la reforma fiscal de los Estados Unidos en diciembre del año pasado trae consigo un gran reto para nuestro país de reaccionar y tomar las decisiones adecuadas en un panorama internacional adverso pero sobre todo incierto. Esta reforma representa la única pieza de legislación importante propuesta y aprobada por el Presidente Donald Trump y es también la reforma más importante de este tipo en los últimos 30 años. Los recortes ascienden a 1.5 trillones de dólares que dejaría el estado de recibir vía impuestos, la mayoría de los cuales eran enfocados a las grandes corporaciones y personas con ingresos altos. Los demócratas votaron en contra pero el voto republicano bastó para pasarla. Esta reforma en pocas palabras hace más atractivo el generar empleo en Estados Unidos y de cierta forma busca retener el capital estadounidense para contrarrestar la cerrazón en su política comercial y cumplir con una promesa de campaña.

Nuestro país se ve afectado directamente por esta medida porque ya varias empresas estadounidenses que tenían planeado trasladar su producción fuera de ese país (a países como México por ejemplo) han anunciado que no se irán por los beneficios fiscales de esta nueva reforma. Esta legislación topa a 37% el impuesto máximo a individuos de altos ingresos, baja el impuesto corporativo a la utilidad a 21% que antes estaba en 35% y que representa el cambio más importante. México es uno de los países que menos recauda de la OCDE pero aún así ahora tenemos una tasa impositiva mayor a la de Estados Unidos y esto no es bueno, si consideramos además, todas las ventajas que da el gobierno estadounidense a sus inversionistas en materia de seguridad e infraestructura mientras que en México la mayoría de los incentivos son fiscales y no son beneficiosos para el lugar donde se instala la empresa en el corto plazo.

A raíz de la reforma fiscal de 2014 nuestro país ha incrementado sus ingresos tributarios en el rubro de impuestos a personas físicas y morales que vino a contrarrestar la baja en los ingresos petroleros de la nación considerando que de estar el barril en 120 dólares se desplomó a menos de 40 dólares en cuestión de meses. Antes casi el 40% de los ingresos del estado eran por PEMEX, ahora esos recursos se han buscado obtener cobrando impuestos que no se cobraban, lo cual no vino a solucionar un problema de fondo, que es que en México es un deporte nacional el buscar formas para no pagar impuestos y que muchos no lo hacen por falta de credibilidad en las instituciones y fallas en el estado de derecho.

Históricamente estas medidas de grandes recortes no le han funcionado a los Estados Unidos, Ronald Reagan lo intentó en el 86 y el crecimiento económico no llegó pero sí un tremendo déficit fiscal. Ahora México tendrá que sacar una reforma fiscal para contrarrestar los efectos de la estadounidense que ya lo podemos sentir en las inversiones y el tipo de cambio. Algunos proponen aumentar el IVA y disminuir el ISR pero argumentan que causaría una inflación aún más perjudicial, otros proponen disminuir el IEPS a gasolinas a más de la mitad y recortar el gasto pero tampoco viene a resolver el problema de la competitividad. Hay poco margen para recortar y subir ahora parece inviable además que con las elecciones del 2018 el panorama luce incierto, seguramente tendremos que esperar a que pasen las elecciones para ver un cambio de fondo en materia fiscal, veremos y diremos.

Dimes y Diretes: “Municipios Gandallas”

Comparte este artículo:

El #GandallaGate le llamaría yo a lo que hicieron los ex alcaldes de Santa Catarina y San Nicolás pues todo apunta a que los muy listos se clavaron la lana que había retenido en ISR e IVA y ahora las administraciones actuales tienen que pagar los costos de este robo al erario público.

…todo apunta a que los muy listos se clavaron la lana que había retenido en ISR e IVA y ahora las administraciones actuales tienen que pagar los costos de este robo al erario público.

La semana pasada trascendió que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) le solicitó el pago de 178 millones de pesos al gobierno de Victor Fuentes en San Nicolás, pues resulto que su antecesor, Pedro Salgado, nunca reportó al SAT el ISR que le estuvo descontando de sus salarios durante tres años a los empleados del municipio. Claro después de esta situación Pedro Salgado ni la cara ha salido a dar, mientras tanto el municipio tendrá que ver cómo le hace para pagar tal adeudo.

Mientras salía a la luz este caso, no tardó mucho en salir la situación por la que pasa el municipio de Santa Catarina, que de igual manera debe 90 millones de pesos al SAT en ISR e IVA retenido que nunca reportó. Cabe mencionar que en este caso según el ayuntamiento el adeudo viene desde administraciones anteriores al 2013, aun así ¿dónde esta la lana?

Pedro Salgado, nunca reportó al SAT el ISR que le estuvo descontando de sus salarios durante tres años a los empleados del municipio. Claro después de esta situación Pedro Salgado ni la cara ha salido a dar, mientras tanto el municipio tendrá que ver cómo le hace para pagar tal adeudo.

Lo que me impresiona de la situación es que el SAT ha sido muy “light” con estos adeudos, imagínese si usted o yo debiéramos tal cantidad de dinero, o que su empresa estuviera en una situación similar, es muy probable que estaría escribiendo esta columna desde el bote, por qué el SAT no perdona, pero pues como estos son gobiernos municipales hasta no dudemos que le hagan un “Borrón y cuenta nueva compadre”.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”