AMLO agradece a Salinas, Fox y Calderón, pero insiste en quitar pensiones

Comparte este artículo:

Andrés Manuel López Obrador agradeció a los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox y Felipe Calderón por sus felicitaciones tras ganar la contienda electoral aunque reiteró les quitará las pensiones por la reducción al gasto público.

“Le agradezco mucho al ex presidente Vicente Fox por sus palabras, estamos en un tiempo de reconciliación y unidad nacional; les agradezco esas muestras de respeto hacia mi persona, lo mismo agradezco al ex presidente Calderón y al ex presidente Salinas“, dijo después de una reunión con empresarios este miércoles por la mañana.

Sin embargo, reiteró que existe un acuerdo para eliminar las pensiones de los ex presidentes pues su gobierno estará marcado por la austeridad y la reducción del gasto público.

Ante el cuestionamiento sobre el respaldo del líder petrolero Carlos Romero Deschamps, López Obrador respondió que  eso se verá en su momento pues insistió, va a haber una democracia sindical y no se permitirá la corrupción.

Este miércoles, Andrés Manuel López Obrador se reunió con representantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) donde aseguró que no habrá imposiciones a este sector sino libertad para mejorar la economía de México.

En esa misma reunión, acordó con los empresarios un plan de apoyo para que más de 2.6 millones de jóvenes puedan continuar con sus estudios e insertarse en el mundo laboral a través de prácticas.

AMLO manda mensaje a Salinas y Cevallos

Comparte este artículo:

El candidato a la Presidencia de México por la coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, envío un mensaje al ex Presidente Carlos Salinas de Gortari y al panista y ex candidato a la Presidencia, Diego Fernández de Cevallos, en el cual les pidió serenidad, esto durante su cierre de campaña en Querétaro.

“No quiero terminar sin mandar un mensaje a Carlos Salinas de Gortari y a Diego Fernández de Cevallos con todo respeto. Tengo información de que están muy activos tratando de unir al PRI y PAN, sobre todo arriba, en la cúpula, para enfrentarnos y están alentando la guerra sucia, azuzando. Yo les digo que se serenen, que se tranquilicen, nosotros no le vamos a hacer daño a nadie, nosotros lo que queremos es que las cosas mejoren en beneficio de todos los mexicanos”, dijo López Obrador.

Poro otro lado, aseguró que el no tiene enemigos y que tampoco busca tenerlos.

“Les recuerdo que no es muy mi9 fuerte la venganza, nosotros no queremos venganza, nosotros buscamos,os que haya justicia y siempre van a tener extendida mi mano franca y sincera. Nadie va a ser perseguido, nadie se va a tener que ir del País, no vamos a desterrar a ningún mexicano”, aseguro el morenista.

En su discurso de cierre, el político tabasqueño, aseguró que su contrincante, Ricardo Anaya, esta desesperado y que por eso tiene como promesa de campaña, triplicar la pensión a los adultos mayores.

Balance de cuentas, Fin del Sexenio

Comparte este artículo:

En menos de un mes, millones de mexicanos saldremos a votar a las urnas, a elegir a nuestro futuro Presidente por los próximos 6 años, una de las reglas del presidencialismo mexicano no escritas es: a los 6 años dejará el poder y te retirarás del servicio público.

Hay un candidato que piensa que todo esta mal, que se requiere destruir todo y empezar todo desde cero, que la corrupción galopante es la culpable de todos los males, ciertamente es algo que molesta a todos y más en un país donde el costo de uno de los bienes inelásticos en la economía se compone en 40% de impuestos, me refiero,  a la gasolina.

Es prudente mencionar que el gobierno que está por terminar el próximo 1 de diciembre, se atrevió en conjunto con la oposición a sacar reformas como la energética, educativa, electoral, competencia económica y telecomunicaciones (estas desde el punto de vista propio como las más importantes en los bolsillos de los mexicanos y las “más populares”), desde luego está la reforma hacendaria que nos dejó enojados por el alza en el ISR a las personas que mas ingresos tienen, el IEPS que en opinión propia a alimentos de alto contenido calórico (viene a ser meramente recaudatorio y sin probabilidad de acreditarlo como lo es el caso del IVA).

La reforma energética adopta un modelo de libre competencia en dos empresas productivas del Estado (CFE y PEMEX) que tienen graves problemas en sus finanzas y el tema de las pensiones, que se debió manejar desde tiempos de Salinas de Gortari bajo esquemas de libre mercado e inversión por parte de la IP, mediante estrategia compartida donde el riesgo y ganancias fueran para todos los participantes (incluyendo al Gobierno) y permitir la entrada de capitales en toda la cadena productiva del sector desde exploración hasta venta al público.

La reforma política electoral que tiene a bien incluir a los ciudadanos en las elecciones con la figura de las candidaturas independientes, sin duda algo que la Administración pública tenía como pendiente desde el 2006, con el caso de Jorge Castañeda, que hoy en el caso de Nuevo León una entidad federativa competitiva tiene ya un gobernador independiente.

La de competencia económica introduce organismos (COFECE y Tribunales de Competencia Económica) que por primera vez investiga y castiga de manera efectiva a los agentes económicos preponderantes por prácticas que afectan al consumo de las familias y empresas. 

En materia educativa el garantizar la calidad de la educación y la evaluación de los docentes por un organismo constitucionalmente autónomo (INEE) e instaura una educación de calidad para los niños y jóvenes mexicanos, se le tiene que seguir que apostando e invirtiendo en este rubro pero que sea a gasto de inversión como las TIC e instalaciones de calidad no a “sueldos de aviadores”. 

La de telecomunicaciones que regula y abre el mercado de sectores ante monopólios como son el  triple-play (telefonía, televisión de paga e internet) para que haya mayor cantidad de oferentes y los pequeños productores se beneficien de la infraestructura de los grandes como es el caso de la tarifa de interconexión, eliminando la larga distancia y el cobro por minuto en paquetes de telefonía celular pasando a esquemas de llamadas ilimitadas nacionales e incluso a Estados Unidos y Canadá.

Sin duda alguna en la opinión de un servidor estos cambios son perfectibles, sin embargo no se pueden instituciones o leyes y empezar desde cero, un buen gobierno se caracteriza por responder a intereses del ciudadano, entiendo el enojo ciudadano por los casos de moches y escándalos de corrupción pero creo que el próximo 1 de julio tendremos que salir a votar con la cabeza y no con el estómago, ya que retomando una frase que escuché hace poco tiempo y la dejó a su criterio: “La libertad es algo que solamente valoramos cuando la perdemos y que siempre se puede estar peor cuando se toman decisiones que no son a conciencia”. Lo peor que se puede hacer ese domingo es no salir a votar (abstenerse) o anular el voto.

AMLO: el presidente de las mayorías

Comparte este artículo:

Si las elecciones fueran hoy, el tabasqueño llegaría al poder con un apoyo nunca antes visto en la historia de la democracia mexicana

Andrés Manuel López Obrador será el presidente de México por los próximos 6 años. Él y su equipo cercano lo saben, así como lo saben los candidatos rivales Ricardo Anaya y José Antonio Meade; los grandes empresarios del país que en los últimos días han sacado comunicados invitando a sus empleados a reflexionar su voto y evitar votar por opciones populistas. También lo sabe el presidente Peña, analistas y periodistas, válgame, hasta el ciudadano que tiene cero interés en las campañas. 

Es por ello que las campañas en los últimos días se apagaron, ahora la gente ya está pensando más en el mundial que viene, que en saber qué hicieron o dónde estuvieron los candidatos presidenciales. Solo una tragedia de proporciones bíblicas evitaría que AMLO sea electo el 1 de julio. 

La cuestión no es saber si López Obrador ganará o no la presidencia, sino con qué porcentaje de votos lo hará. Las últimas dos encuestas (El Norte y Parametría) lo ubican en una intención de voto del 52% al 54%. Para darnos una idea numérica, si del total del listado nominal (90 millones), vota un 60% (cifra que muy probablemente sea superior), estaremos hablando de que cerca de treinta millones lo elegirían presidente. 

Si queremos dimensionar lo significante que sería el resultado, ese porcentaje de votos no lo ha obtenido ninguno de los presidentes electos en los últimos 30 años. Carlos Salinas obtuvo un 50.36% (9.6 millones); Ernesto Zedillo un 48.69% (17.1 millones); Vicente Fox un 42.52% (15.9 millones); Felipe Calderón un 35.89% (15 millones) y Enrique Peña Nieto un 38.15% (18.7 millones). El último presidente electo con un porcentaje mayor a la intención que tiene el tabasqueño, fue Miguel de la Madrid en 1982 con el 84.4% del respaldo, en unas campañas electorales que servían como trámite para que el candidato del PRI accediera al poder. 

Casas encuestadoras como Consulta Mitofsky, estiman que Morena y sus aliados tengan con certeza una mayoría simple e incluso si las campañas siguen con este rumbo, lograrán una mayoría absoluta, algo que ningún presidente ha podido conseguir desde Ernesto Zedillo en el periodo 1994-1997. 

Por eso considero que AMLO será el presidente de las mayorías. Para el primero de julio habrá ganado con una mayoría superior al 50% de los votos, junto a una mayoría simple o una mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y Senadores. Ostentará el mayor bono democrático, incluso superior al de Vicente Fox y el cambio en el 2000. Esto porque lo que se estará votando ahorita no es meramente para cambiar de partido en el gobierno, para sacar al PRI de los pinos. No, lo que se votará este primero de julio va a ser un cambio en el régimen político mexicano. 

Para bien o para mal, Andrés Manuel López Obrador llegará a Palacio Nacional con la consigna y la gran responsabilidad de responderle y darle resultados a un pueblo que ya está cansado de la inseguridad, del no crecimiento económico, de la desigualdad y la pobreza, y sobre todo de la corrupción que tanto cuesta y que tanto detiene. 

Sí, AMLO tendrá un bono político muy amplio pero a la vez muy riesgoso, porque si los resultados no llegan y pronto, es probable que su presidencia no pase el corte de caja de la primera consulta para la revocación de su mandato.  

#HojaDeRuta: “¿Un Presidente de mayoría?”

Comparte este artículo:

La democracia tiene como una de sus principales funciones la construcción de mayorías. Se construyen mayorías al momento de elegir representantes populares, para tomar decisiones legislativas y para dictar sentencias en el tribunal constitucional.

La recién publicada encuesta de Grupo Reforma da a Andrés Manuel López Obrador una intención de voto de 52%, lo cual significa una holgada ventaja de 26 puntos de su más cercano perseguidor, Ricardo Anaya, cuyos números han permanecido básicamente estancados desde el inicio de la campaña. 

Ante esta posibilidad, merece la pena recordar un dato: desde 1994 ningún presidente ha alcanzado o superado el 50% de la intención de voto. En aquél año, Ernesto Zedillo se proclamó vencedor precisamente con esa cifra. Seis años antes, tras un proceso plagado de irregularidades, Carlos Salinas de Gortari alcanzó la presidencia también con 50% de los sufragios.

Es comúnmente aceptado que las elecciones en México empezaron a ser “reales” a raíz de la reforma política del 95-96 y el subsecuente proceso electoral del 97, donde por primera vez el PRI perdió la mayoría en la cámara de diputados, mientras que la izquierda ganaba la primera elección a la Jefatura de Gobierno del entonces Distrito Federal, en la figura de Cuauhtémoc Cárdenas.

De llegarse a dar un triunfo de AMLO por más de 50%, estaríamos ante el mayor margen de victoria en un cuarto de siglo, y también podría decirse, desde que las elecciones presidenciales con todos sus bemoles son competitivas. Por si esto fuera poco, dado el tamaño actual del padrón, sería el presidente con más votos en toda la historia del país.

Lo importante de la cifra radica en uno de los pilares del sistema democrático: la legitimidad y el capital político que esta conlleva. El histórico triunfo de Vicente Fox en el alba del milenio vino acompañado de lo que en aquél momento se llamó el “bono democrático”, que significó un capital político inusitado al ser el primer presidente de alternancia en siete décadas y representar la posibilidad de consolidar la transición democrática en México. Un capital que, sobra decir, fue desperdiciado.

Merece la pena puntualizar que cuando hablamos de transición democrática, hablamos el paso de un sistema autoritario a uno democrático por la vía pacífica e institucional. Ese proceso en México ha vivido algunos avances y múltiples retrocesos, pero definitivamente permanece inacabado.

Tras casi dos décadas de la alternancia, un triunfo de López Obrador con tal holgura podría abrir un escenario que permitiera retomar el proceso de transición. Esto implicaría un llamado a la reconciliación, tanto política como social, así como el desmantelamiento de instituciones y prácticas autoritarias heredadas del viejo sistema, que siguen vivas como hongos que estrangulan la raíz del árbol.

Idealmente, desde mi óptica, retomar la transición también implicaría una reforma del estado profunda, contemplando la posibilidad de un nuevo constituyente. Este último elemento no está en la agenda de AMLO, incluso ha declarado que no hace falta hacer mayores cambios constitucionales para aplicar su proyecto de gobierno.

Aunque hace algunos meses se veía lejano, hoy se asoma la posibilidad de que una eventual presidencia de López Obrador pudiese contar con mayoría en alguna de las cámaras (Reforma registra 42% de intención de voto para Morena en la Cámara Baja), fenómeno que también se ha vuelto extraño, pues los últimos presidentes han tenido que gobernar con congresos divididos.

Con un mes de campaña por correr, la tendencia se antoja irreversible, pues su comportamiento ha sido constante cuando menos desde fines del año pasado. 

De confirmarse una victoria por encima del 50%, AMLO y su equipo deberán proceder a un cálculo tan fino como veloz para procurar una transición tersa entre julio y diciembre, pero sobre todo, para definir los movimientos de sus primeros dos semestres, sin duda determinantes, porque será ahí donde utilice la reserva de capital político de la histórica victoria, y al mismo tiempo, donde la ola de la expectativa romperá para enfrentarse a las dificultades de gobernar.

Las circunstancias dibujan el sendero hacia la primera presidencia de mayoría del siglo XXI. Las condiciones favorables para la gobernabilidad podrían conducir hacia la consolidación de la transición democrática, etapa histórica que trascendería al proyecto político particular y podría contribuir sustancialmente a la maduración de la endeble democracia mexicana. 

No habrá pleito con empresarios, dice AMLO

Comparte este artículo:

Andrés Manuel López Obrador, candidato a la presidencia de la República por la coalición Juntos Haremos Historia advirtió que las cámaras empresariales continuarán publicando desplegados en su contra.

En un mitin en Nuevo León, el aspirante explicó que tiene información de que empresarios se reunieron hace unos días en Valle de Bravo, Estado de México, y que dieron la orden para que firmen una publicación que saldrá posiblemente publicada mañana.

En el evento, en el que estuvo arropado por Alfonso Romo, presidente del Consejo del Grupo Plenus, y Esteban Moctezuma, presidente ejecutivo de Fundación Azteca; el tabasqueño aclaró que tiene una buena relación con empresarios, más no con aquellos que han hecho riqueza mal habida.

“Ahora, el grupo que se cree dueño de México están reuniéndose para ponernos en contra de los empresarios de México. Se reunieron hace unos días, en Valle de Bravo, los de mero arriba, asociados, casi todos, con Carlos Salinas de Gortari, y dieron la orden para que organizaciones empresariales firmen un desplegado que va a salir posiblemente mañana en contra de nosotros”, dijo el candidato.

“Que se serenen los de la mafia del poder, no va a pasar nada, lo único que va a suceder es que los vamos a hacer a un lado sin testerearlos mucho, los vamos a tratar con sutileza, nada más que se va a acabar el bandidaje oficial, se va a acabar la robadera en México“.

El conflicto entre empresarios y Andrés Manuel López Obrador inició el pasado 2 de mayo cuando el candidato afirmó que se habían reunido con el aspirante de la coalición Por México Al Frente, Ricardo Anaya, para realizar un frente contra el morenista.

Expectativas 2018

Comparte este artículo:

El ejercicio al cual se prestaron tres ex presidentes para describir “Las Expectativas 2018”, a invitación de Grupo Reforma, resultó probablemente más útil para quienes las escribieron que para quienes leímos las disertaciones presidenciales. En estos textos, se lavaron la memoria de todos sus olvidos y de todos sus errores en la conducción del país.

Carlos Salinas de Gortari prefirió plantear el escenario y no proponer soluciones. Reveladores de las frustraciones que le dejó su sexenio, resultan sus cuestionamientos sobre neoliberalismo, “una ciudadanía desarticulada y a la merced de los abusos del mercado” versus “el populismo (que) arrasa las iniciativas ciudadanas con sus métodos de control social vertical, aplicando una especie de socialismo de Estado”. Cuestiona las políticas aplicadas durante su mandato y profesadas por un sistema político priista invariable: “¿Continuarán las políticas sociales que solo promueven la dependencia en la ayuda oficial “focalizada”? ¿Alentarán más clientelismo para someterlos a los profetas de las soluciones sin esfuerzo?”

Todavía más patéticas se presentan las recomendaciones de un Vicente Fox quien exhala en un suspiro todo lo que no supo o no quiso hacer durante su sexenio: “Poner fin a la corrupción y a la impunidad”. ¿Algo hizo para detener al Fobaproa, expresión de todas las corrupciones acumuladas de políticos y empresarios reunidos? ¿Se atrevió a enfrentar el Pemexgate que exhibió todas las suciedades de un sistema electoral pervertido? Recomienda también: “Acabar con la violencia”, la cual sitúa después de su ejercicio del poder y en su tercera recomendación, deja entrever la frustración que sembró su gobierno: “Cambiar el régimen político”; la tarea que todos esperaban de su “gobierno del cambio” y que no supo o no quiso llevar a cabo. Ahora la pone de tarea para el futuro presidente. ¡18 años tarde! ¿Tendrá autoridad moral para proponer eso? Sugiere también nuevos procesos, ojalá tenga las herramientas para empujarlos: “garantizar el acceso masivo al crédito”, “impulsar una educación práctica”, “promover una mayor democracia y libertad de expresión”. Esperamos que en su “think tank” de Guanajuato utilice los abundantes recursos a su alcance para sustentar estos proyectos. Le aportaría al país lo que por tanta confusión y por una Martha tan estorbosa, no realizo durante su sexenio.

Felipe Calderón escribe cómo el alumno reprobado en su examen final pero que, ahora sí, tiene las respuestas correctas que no supo expresar en la tarea que la benevolencia del IFE de 2006 le encargó a nombre de la Nación. Está muy seguro de lo que hay que hacer. ¿Porqué no lo hizo en su tiempo? ¿Incapacidad para saber escuchar, distracciones personales, falta de una verdadera calidad moral para ejercer la política? Él tendrá la respuesta. Descubrió la lámpara mágica: “La falta de Estado de Derecho se refleja en problemas graves: inseguridad, corrupción, desigualdad. A su construcción debe destinarse la mayor cantidad de recursos y la mayo atención de la o el Presidente”. ¿Se dio cuenta después de haber sido presidente, o se le olvidó durante los seis años que tuvo para hacer este discurso realidad? ¿Realmente cree merecer una segunda oportunidad a través de Margarita? Hasta donde entiendo, la reelección no está disponible todavía para la presidencia de la República.

Comentarios realistas para denunciar políticos hipócritas que creen que pueden seguir engañando. Que estos comentarios negativos no impidan unos deseos verdaderos de Paz, Salud y Alegría, para cada uno de los lectores y los miembros de su familia.

Queda pendiente selección del Auditor General de la Federación

Comparte este artículo:

Al no llegar la Junta de Coordinación Política (Jucopo) a un acuerdo, la Cámara de Diputados dejo pendiente la selección del nuevo Auditor General de la Federación, hasta el día de mañana o el jueves, así lo informaron los diputados en San Lázaro.

Aunque se preveía que este martes la terna fuera puesta a consideración del Pleno de la Cámara de Diputados, ya que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y aliados cuentan con la mayoría, no fue el caso.

Aunque la terna no paso de la Jucopo, los diputados esperan que esta sea aprobada y se haga la selección del nuevo auditor antes del 15 de diciembre, día en el que culmina el actual periodo de sesiones.

“Esperemos que mañana, a más tardar pasado mañana, ya se tenga una resolución”, afirmó la coordinadora de los diputados de Morena Rocío Nahle.

La terna de opciones para ocupar la Auditoria Superior de la Federación del 2018 a 2025, ha estado en medio e controversias, debido a que las opciones tiene nexos importantes con el PRI.

Salim Arturo Orcí Magaña, quien es actual auditor especial de Gasto Federalizado en la ASF, es militante del partido tricolor y además cercano al senador Emilio Gamboa, ademas de que trabajo en las administraciones de los ex Presidentes Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari, según lo informa el periódico Reforma.

Por su parte David Colmenares, fue cercano a José Antonio Meade en el periodo de 2000 y 2006, cuando trabajaron juntos en la Secretaría de Hacienda.

Por ultimó, Ángel Trinidad Zaldívar, es ex comisionado del Instituto Federal de Acceso a la Información y cercano al priista Manlio Fabio Beltrones.

Romero Deschamps, reelecto por cuarta vez al frente del sindicato de Pemex

Comparte este artículo:

El Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) aprobó reelegir a Carlos Romero Deschamps como su líder sindical hasta 2024.

De esta forma, el también senador por el PRI permanecerá 22 años al frente de la organización petrolera, ya que fue electo dirigente sindical desde 1996.

Cabe recordar que en 1993 fue electo como secretario general del STPRM luego de la detención de Joaquín Hernandez Galicia, mejor conocido como ‘La Quina’.

A Romero Deschamps se le a vinculado con actos de corrupción y con personajes polémicos como Carlos Salinas de Gortari y la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, hechos por los que no ha sido investigado por las autoridades.

En 2001, tras las elecciones del año 2000, se le vinculó al escándalo del  ‘Pemexgate‘, ya que se le acusó de desviar recursos del sindicato para apoyar la campaña presidencial del candidato Francisco Labastida Ochoa. Sin Embargo, en 2011 el proceso se dio por terminado de forma inapelable.

También, se ha desempeñado como senador de la República en dos ocasiones sin haberse sometido a una elección.

En julio pasado, uno de sus hijos causó polémica por pasear en un auto Ferrari por Montecarlo.

También, en 2005, José Carlos Romero Durán pagó casi 8 millones de dólares por dos departamentos de “ultralujo” en la torre The Bath Club de Miami, y en 2013, apareció con un Enzo Ferrari de edición limitada, cuyo valor es de 2 millones de dólares.

En mayo pasado, su hija Paulina Romero Durán lució joyas de un valor considerable durante la ceremonia de su matrimonio por el civil.

Dicha joyas pertenecen a la colección “Love” de la casa francesa: seis de ellas en oro amarillo de 18 quilates, y la séptima, en oro blanco de 18 quilates, engastada con 216 diamantes, todas con un valor total de 1 millón 934 mil pesos. Hija de Carlos Romero Deschamps usó siete brazaletes Cartier en su boda.

En la última década, el sindicato de los petroleros ha recibido en las manos del senador Romero Deschamps más de 1,600 millones de pesos por conceptos como la celebración del 18 de marzo, el 1 de mayo, así como viajes y la revisión del Contrato Colectivo de Trabajo.

Dice Bronco que Salinas de Gortari es su amigo

Comparte este artículo:

Durante una entrevista con la reconocida periodista Carmen Aristegui, el gobernador de Nuevo León y aspirante a la Presidencia de México, Jaime Rodríguez Calderón “el Bronco”, reconoció que es amigo del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari y que no lo puede negar.

Al ser cuestionado por Carmen Aristegui sobre su supuesta amistad con Salinas de Gortari, “el Bronco” admitió que es su amigo y que no podía negarlo, como no niega a ninguno de sus amigos.

“No puedo negar a ninguno de mis amigos y es algo que nunca haré… Negarlo sería como Judas… y no soy Judas”, dijo el mandatario nuevoleones.

Rodríguez Calderón aclaró que aunque el ex mandatario priista es su amigo, no lo consulta, ni lo frecuenta.

Cuando Aristegui le pidió su opinión sobre el Frente Ciudadano por México, el ahora aspirante a la Presidencia se limitó a decir que el ha propuesto integrarse al frente, siempre y cuando postulen a alguien que no haya tenido un cargo anterior.

(Con información de Aristegui Noticias)