#PulsoUrbano: “De baches, banquetas destruidas y luminarias rotas”

Comparte este artículo:

Tres son los síntomas escritos en este título que reflejan si hay o no hay gobiernos competentes en las Ciudades. La razón es sencilla. Las evidencias físicas de infraestructura no mienten.

Es difícil que aceptemos que todo está bien cuando esos detalles que hacen la diferencia entre una ciudad con calidad de vida para sus habitantes y otra que no, son la mejor muestra de que no es posible que así sea si los elementos básicos de las calles están en tales condiciones.

¿Por qué importan esas evidencias? porque la calle es la célula del espacio público. Es ahí en donde hacemos la mayoría de los tránsitos que no son de la vida privada. Por ahí pasamos, comemos, convivimos, nos detenemos a descansar, vamos hacia el trabajo o la casa… Vaya, las condiciones de salud, seguridad, servicios públicos de las calles importan en tanto ahí hacemos también la vida.

Por eso indigna tanto que no se pueda atender si quiera esos “detalles” que se vuelven relevantes una vez que ocurren “accidentes” derivados de una banqueta rota, por ejemplo. O, nosotras como mujeres cuando pasamos en espacios poco iluminados donde sabemos que algo podría suceder por cada luminaria que no funciona.

Entonces, de ahí que haya grupos sociales que defienden su pedazo de infraestructura a “muerte”. Producto de la ineficiencia, son las luchas más absurdas en pleno siglo XXI, pero existen… Los de las banquetas, los que tapan baches, los que reportan luminarias rotas. Y, así.

Debemos, Gobierno y ciudadanía, entender que poco podemos avanzar en el diseño de futuro de una ciudad a menos que se resuelvan estos mínimos de los que ni siquiera deberíamos estar preocupados. Porque los temas importantes de una urbe no son ni las banquetas (que de hecho ese concepto está por desaparecer) ni las luminarias ni los baches. Los problemas de las ciudades en el mundo hoy son discusiones muchos más profundas sobre energía, pobreza y exclusión social, contaminación del agua y aire, nuevas tecnologías, entre otros.

Ese es el debate al que debemos avanzar, una vez que gobierno y ciudadanía asumamos con responsabilidad el futuro que ya nos alcanzó y rebasó porque lo mínimo en infraestructura no es lo óptimo ni lo seguro.

#EspacioPúblico: “La trampa de la percepción”

Comparte este artículo:

¿En qué condiciones están las calles de Monterrey?

Es muy probable que la primera respuesta sea: llenas de baches.

En fechas recientes la plataforma Cómo Vamos Nuevo León, presentó su encuesta anual de percepción ciudadana Así vamos 2017*. En este estudio, habitantes del área metropolitana de Monterrey, entre otras cosas, destacaron la mala calidad de la infraestructura vial y de manera específica los baches.

En contraste, municipios como Monterrey y Guadalupe, llevan dos años trabajando en programas de pavimentación de sus calles, pero sobre todo han hecho una intensa campaña de comunicación de estos trabajos en medios tradicionales, digitales y redes sociales.

¿Por qué si los municipios comunican un trabajo intenso reparando baches, el problema sigue siendo mencionado por la ciudadanía?

Aquí empieza la trampa de la percepción. 

El ciudadano recibe a través de estímulos una interpretación de la realidad. A diario ve calles y avenidas con bache y hundimientos. Siente el golpeteo en su auto o transporte público en movimiento, esquiva baches, registros y defectos de construcción que lo ponen en riesgo de un percance y escucha el claxon de otros automovilistas desesperados.

Por otro lado, el municipio comunica los trabajos, la inversión y su buena voluntad. Y es probable que el ciudadano vea en las calles y en los medios de comunicación que se están realizando estos trabajos.

Sin embargo, el resultado es que la ciudadanía sigue dando más peso a los baches que al trabajo realizado; o al menos a lo que es comunicado.

Entran muchos factores para entender que sucede: Quizás la gente está viendo que son trabajos similares a los que se han hecho en otros años y conoce los resultados. Quizás lo está viendo en muy pocas calles. Tal vez no ve algo nuevo o ya no cree lo que el gobierno dice que hace y las administraciones municipales siguen pensando que comunicar acciones a través de los medios es suficiente para que sean avalados sus programas.

La realidad que cuenta es la que se percibe y no la que se comunica.

Aquí la importancia de una encuesta de percepción. Es un diagnóstico. Mediante la participación ciudadana se puede verdaderamente entender la ciudad. La encuesta Así vamos 2017 puede servir, si se ve con humildad, para evaluar los resultados de programas de gobierno. Sirve para analizar la efectividad de las acciones y cambiar la dirección de ser necesario. Si las gestiones no están cambiando la percepción, es un foco rojo que se debe de atender.

Con un buen dictamen, se puede saber si la ciudadanía está recibiendo los programas de gobierno como un verdadero medicamento o como paliativos que al paso de un corto tiempo vuelven a dejar a la vista los síntomas de la enfermedad. O peor aún, ya sabe que son paliativos y nunca deja de sentir los dolores del padecimiento.

Para salir de la trampa de la percepción hay que escuchar a quienes reciben las acciones y los mensajes. Hacer un buen diagnóstico y  modificar lo que sea necesario para que percepción y realidad estén en la misma dirección.

Cuando la percepción es realidad, las acciones y la comunicación que busques cambiarla deben presentar nuevas y mejores realidades.

* La encuesta Así Vamos 2017 está disponible a través de la página de la plataforma Cómo Vamos Nuevo León:  www.comovamosnl.org

¿De qué se quejan?

Comparte este artículo:

En definitiva, estos días han sido algunos de los más caóticos en cuestión de grilla política en nuestro estado. Desde el sábado en la madrugada que se aprobó el aumento de los valores catastrales en varios municipios y luego el domingo se acordara mantener solo el 20% de descuento en el impuesto de la tenencia, en redes sociales han llovido quejas por parte de los ciudadanos inconformes.

Lo que muchas de nuestras autoridades estatales, municipales y legislativas parece que no logran comprender, es la naturaleza de las quejas.

Para muchos, la queja nace por el hecho de que los ciudadanos van a tener que pagar más, o tal vez por qué son morosos y no piensan pagar tenencia o predial. Para mí, el tema va más allá.

Aunque las autoridades presumen que necesitan los recursos para poder mantener servicios públicos, pavimentación, nómina, entre otras cosas necesarias para el sostenimiento del estado o municipios. La verdad es que los ciudadanos no ven esto reflejado en su día a día.




No hay motivación tangible para pagar prediales más altos y seguir costeando la tenencia. Cuando se les pregunta a los mandatarios en que se gasta el dinero, citan la página de transparencia o “programas sociales en beneficio de la sociedad”.

La realidad es que caer en baches es algo diario, tener luminaria pública que no funciona o en otros casos es inexistente, es constante. ¿Problemas de inseguridad? Este año hubo un auge en delitos del fuero común y graves.

Si esa es la situación, ¿cómo esperan nuestras autoridades que los ciudadanos paguen impuestos más altos? Mientras tanto, muchos de los programas sociales (aclaro no la mayoría) tienen el objetivo de motivar el voto para el partido político en las próximas elecciones.

Lo que deben de hacer los alcaldes y el Gobernador es en verdad gastar el dinero como dicen que lo hacen. Hacer un programa completo de repavimentación, pero no solo eso, mejorar el transporte público, que ha decir la verdad está muy deteriorado.

Pagando mejores salarios a los policías, lo que lleve a mejores índices de seguridad. También mejorar los salarios de los bomberos y que estos no tengan que estar vendiendo boletos para una rifa. Solo dándole resultados tangibles a los ciudadanos, es probable que las quejas bajen de volumen, pero por obvias razones no se callen.




El año que viene no pinta nada bien para la economía familiar, eso claro está. Lo mejor que pueden hacer nuestras autoridades es hacer que nuestros impuestos funcionar y no gastarlos en tontería y media y menos para imagen propia para la reelección.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Espacio para el deporte

Comparte este artículo:

El área metropolitana de Monterrey es un conglomerado urbano que concentra al 88% de la población del estado de Nuevo León. La problemática que afecta a nuestra ciudad es muy variada y en años recientes se han acentuado algunos de estos problemas. En el año 2010 sufrimos el embate del huracán Alex, de cuyos devastadores efectos aún no hemos podido sobreponernos, destrozó varias avenidas y nos trastocó la vialidad. El trabajo realizado por el gobierno anterior para reparar los daños que dejó el huracán dejó mucho que desear, tanto la calidad de las obras de pavimentación, como las obras viales, no fueron lo esperado para resolver la problemática.

Aunado a este problema, también la ciudad se vio afectada por una crisis de seguridad sin precedentes. La vida diaria de los regiomontanos se vio afectada de una manera terrible, la inseguridad nos obligó a cambiar nuestros patrones de conducta. Ya no era posible socializar, ni tener acceso a lugares de esparcimiento; la desconfianza y el temor se apoderó de la sociedad.

En el año 2010 sufrimos el embate del huracán Alex, de cuyos devastadores efectos aún no hemos podido sobreponernos, destrozó varias avenidas y nos trastocó la vialidad.

Uno de los efectos palpables en la sociedad ha sido el aumento del stress en las personas, diariamente vemos la agresividad e impaciencia con la cual se comportan la mayoría de los conductores de vehículos por las calles. Esta agresividad es producto de la frustración que generan los embotellamientos viales, los cuales a su vez son causados por la deficiente planeación de la vialidad en el área metropolitana, a los múltiples baches y a las obras pendientes de terminar.

Otro de los efectos devastadores que nos dejó a su paso el huracán Alex fue, la pérdida de un gran espacio para el deporte y el esparcimiento con el que contábamos. Para quienes no conocieron la ciudad antes del paso de huracán Alex, tal vez les resulte increíble enterarse que lo que es el lecho del Rio Santa Catarina, en un tiempo fue un parque deportivo lineal que albergaba cientos de canchas deportivas para el uso de todos los ciudadanos.

En ese lecho del Rio, además de las canchas, también se encontraban albercas públicas (a la altura de Pino Suárez), además se hacía espacio para que se alojaran temporalmente circos y ferias. Entre broma y orgullo los regiomontanos denominábamos a este espacio “el estadio más grande del mundo”.

Es indudable la necesidad de recuperar este espacio para el deporte y el esparcimiento de la sociedad. Todos los ciudadanos: niños, jóvenes y adultos, disfrutábamos de las canchas y atracciones del Rio Santa Catarina. Los beneficios de contar con un espacio de esta magnitud son muchos, además del buen efecto en la salud pública que acarrea la práctica de los deportes, también son una válvula de escape social y son un alivio para el stress que vivimos los ciudadanos en el día a día.

Los beneficios de contar con un espacio de esta magnitud son muchos, además del buen efecto en la salud pública que acarrea la práctica de los deportes, también son una válvula de escape social y son un alivio para el stress que vivimos los ciudadanos en el día a día.

Es imperativo que los nuevos gobernantes, tanto del estado como de los gobiernos municipales, pongan empeño en rehabilitar este espacio y lo vuelvan a poner a la disposición de los habitantes. Sin embargo, también es importante que sea un espacio público y de libre acceso para la población, ya que también hemos pasado por la experiencia de verlo privatizado y no ha sido una buena experiencia.

Los ciudadanos requerimos de más espacios para el deporte y el sano esparcimiento social

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”