AMLO y el feminismo

Comparte este artículo:

AMLO es un reflejo del machismo mexicano y la causa feminista le hará mucho daño.  Porque no la quiere ni la puede  entender. No en la base social que le apoya en cualquier circunstancia, pero sí en su base femenina de clase media que no le perdonará haber minimizado lo que significa la violencia de genero. 

La desconoce como desconoce la violencia que provoca 35,000 muertos al año y que no sabe cómo detener, porque no quiere entender el problema narco. No lo quiere entender o simplemente, renunció a buscarle solución porque ha sido más fácil pactar con las cabezas que desmantelar el fenómeno. Ni la Guardia Nacional ni sus llamados a los abrazos en lugar de balazos, ni sus exhortos a las mamás y abuelas de los delincuentes para que los razonen o que les propinen nalgadas. 

Ser presidente implica rodearse de un equipo capaz de enfrentar todos los tipos de problemas que surgen en el camino. En términos de seguridad, AMLO ha fracasado porque él cree que entiende el problema. Lo que no es cierto. El problema no reside simplemente en la pobreza cómo lo asume siguiendo su razonamiento simplista de lucha de clase, el problema reside en algo más complejo a nivel de sociedad y a nivel internacional que no tiene capacidad o voluntad de captar. 

El feminismo es más producto de una aspiración a situaciones igualitarias que una reacción contra un machismo eterno que se ha manifestado desde antes de los tiempos bíblicos. El feminismo es producto de una sociedad en evolución positiva que ha favorecida la educación de las mujeres y que en respuesta a esta mayor educación ha recibido mayores exigencias. 

El machismo seguirá y no es exclusivo de la sociedad mexicana. Es consecuencia de una sociedad que ha aceptado la dependencia económica de las mujeres de los varones y de una ausencia de valores de igualdad que se originan en la propia historia de la humanidad, es decir en la propia historia del hombre y de la mujer. Mientras la mujer cría y educa, el varón tiene obligación de aportar recursos para sustentar la cría y la educación. De ahí deriva lo que denominamos machismo y que es universal, no típicamente mexicano. 

Desgraciadamente, en su estilo autocrático, AMLO pretende imponer su interpretación del fenómeno. Que bueno que afirme ser humanista antes que feminista. Mejor sería que traduzca esto en una promoción de mayores apoyos a las mujeres, en lugar de eliminar guarderías y refugios. Humanismo implica entender mejor a la humanidad, no simplemente reducirla a su visión primaria y rudimentaria.       

Yucatán: La impunidad y violencia silenciadas

Comparte este artículo:

En tiempos recientes, Yucatán se convertido desde un aspecto narrativo político y  social, como un referente obligado a nivel nacional e internacionales  en  materia de seguridad, paz  y bienestar. Esto lo podemos ver en los múltiples reconocimientos  como el otorgado por los Readers Choice Awards por la editorial de revistas Condé Nast Traveler a la Ciudad de Mérida, Yucatán, como Mejor Ciudad del Mundo en la categoría de Ciudades Pequeñas, superando a lugares como Dresde, Alemania, Québec, Canadá entre otras, el pasado 7  de octubre de este año. Este fenómeno que incluso pareciera mercadológica, se puede ver en paginas inmobiliarias donde supuestamente “Mérida es una de las mejores ciudades para vivir en nuestro país… debido a su calidad de vida, cohesión social, desempeño de autoridades y satisfacción respecto a los servicios públicos”. Esto tiene varios efectos muy importantes dentro del imaginario colectivo yucateco, que si bien, por supuesto que la realidad en Yucatán es distinta a la nacional y existen ciertos privilegios de vivir en esta región, uno de las consecuencias más graves y  en la que me quiero centrar es en la invisibilización de los distintos tipos de violencia, la cual no necesariamente deviene del aparato de gobierno,  sino  está conjugado con la reflexión o como la sociedad se asume sin violencia y  tranquila. La percepción de paz y seguridad que vive Yucatán, se tiene debido a los bajos índices delictivos y los casi inexistentes hechos de violencia relacionados al crimen organizado, sin embargo, la violencia tiene diversas formas de manifestarse, y en ese sentido, vemos que en la entidad existe una alta incidencia en violencia de género; discriminación de diversos grupos en situación de vulnerabilidad como muestra la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS) 2018  del INEGI, que 1 de cada 5  personas en Yucatán se ha sentido discrminado siendo las mas recurrentes el color de piel, manera de hablar, sexo y orientación sexual; la depresión y suicidios;  los cuales son silenciados e invisibilizados debido a esta idea de paz absoluta.

Sobre este fenómeno, podemos remitirnos a un texto escrito por Octavio Paz el 8 de mayo de 1937 para el periódico El Nacional durante su primera visita a Mérida, como parte de una campaña de alfabetización para las comunidades indígenas. Paz describe a una Mérida colorida y llena de vida, pero después de un tiempo se da cuenta de la división por “clases sociales, por la miseria y servidumbre; toda una orgullosa arquitectura de castas” (Paz, 1937, 28-31). Lo que más llamó la atención al autor de “El Laberinto de la Soledad” fue la forma en cómo el color de piel jugaba un papel fundamental en el reparto de ganancias; una sociedad que hablaba con entusiasmo del racismo alemán y su renuncia a “mezclar sangre” con lo indígena, considerado inferior y como todo lo grave sucedía a puerta cerrada para que nadie lo viera. Y podemos ver los temas que más preocupan a la sociedad de la entidad, son: el desempleo, la pobreza y la corrupción, de acuerdo con la organización Massive Caller en su encuesta con fecha de 15 de junio de este año. Como podemos apreciar, a diferencia de otras partes del país, dentro del imaginario colectivo yucateco, la inseguridad no es parte de los temas de mayor preocupación local, y ello también se ve reflejado en la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana realizada por el INEGI en junio de 2019, donde Mérida se coloca dentro de las ciudades con menor índice de percepción social sobre la inseguridad. Sin embargo, tenemos que recalcar que la corrupción sí se sitúa dentro de lo urgente (socialmente hablando), y el combate a la corrupción conjugado con la violencia, son síntomas de una degradación del estado de derecho.,  y por lo tanto, un tipo de violencia silenciosa.

Yucatán en ese sentido, no posee síntomas graves de un desgaste institucional  o jurídico, pero sí tenemos señales de alerta dentro de algo sumamente fundamental  y que está estrechamente relacionado a otros tipos de violencia y deficiencia institucional: la procuración e impartición de justicia. Respecto a esto, los yucatecos tenemos una alta confianza en el ministerio público, y somos el segundo estado con mayor índice en este rubro, según datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2018 del INEGI. Esto resulta prometedor, ya que al contar una alta legitimad social con los ministerios públicos, existen buenas oportunidades de generar nuevas prácticas que abonen a un mejor estado de derecho y seguimiento de los delitos cometidos.

Algo importante es no olvidar el escenario nacional, ya que México se encuentra en el lugar 115 de 126 países evaluados en el índice de Estado de Derecho (Rule of Law Index 2019), que investiga “la efectividad de en la investigación, prevención del delito y reinserción social, no discriminación, imparcialidad, ausencia de corrupción, injerencia política y debido proceso, todas del sistema de justicia penal”. Dentro de este  panorama, vemos que nuestro país tiene una agenda pendiente y crítica con la justicia penal y el combate de la impunidad, a pesar de contar un nuevo sistema de justicia penal, que privilegia un mayor respeto a los derechos humanos de los detenidos, indiciados, imputados o sentenciados, así como de las víctimas. Es preocupante que en todas las entidades federativas de la república mexicana, se rebasa el 90% de impunidad de la totalidad de delitos cometidos entre 2010 y 2016. Esta reforma estructural del 2008 del sistema penal mexicano, modificó completamente los principios y procesos, generando un nuevo modelo de justicia, o al menos esa era la intención. Debemos señalar que Yucatán fue de los primeros estados en implementar las reformas necesarias para instaurar este nuevo de procuración e impartición de justicia. Nuestro estado tiene un avance a nivel nacional destacable, ya que es la cuarta entidad federativa con el mayor número de ministerios públicos por cada 100 mil habitantes, generado un mayor acercamiento y atención de los aparatos estatales para y con los ciudadanos. Sin embargo, este dato contrasta con el hecho de que a nivel nacional, el gobierno Yucateco es el sexto con menor presupuesto en procuración de justicia (IMPUNIDAD CERO 2019, 34). Afortunadamente, de acuerdo con datos del Censo Nacional de Procuración de Justicia Estatal 2018, nos encontramos por debajo de la media nacional en el lugar 9 de 32 de cargas de trabajo promedio por ministerio público, lo  que se traduce que dentro de los ministerios públicos yucatecos no existe una sobrecarga preocupante como en otros estados, pero tenemos que señalar que esto no puede  leerse como que no exista una alta demanda de justicia penal o pocos avances de las institucionales con las investigaciones. Si conjugamos otros factores como la capacitación de los operadores, infraestructura y avance legislativo en la materia, tiene como resultado que Yucatán tenga la mejor puntuación a nivel nacional en el índice Estatal de Desempeño de Procuradurías y Fiscalías 2019 (IEDPF 2019), elaborado por la organización IMPUNIDAD CERO y los investigadores Guillermo Raúl Zepeda Lecuona y Paola Guadalupe Jiménez Rodríguez. En este sentido, el Indice de Procuración de Justicia 2019 muestra que tenemos la segunda mejor procuración de justicia del país. A pesar de los datos alentadores, existen cifras preocupantes sobre que tan efectivos han sido los operadores en el nuevo sistema de justicia penal (acusatorio adversaria), ya que conforme al IEDPF 2019, Yucatán se encuentra por debajo de la media nacional, en el puesto 13 del país, y si una persona es víctima de un delito, solo tiene el 1.5% de probabilidad de que se esclarezcan los hechos, teniendo un porcentaje de impunidad del 90.4%; esto nos reprueba en términos de la efectividad del modelo acusatorio en la procuración de justicia, estando nuevamente por debajo de la media nacional. Por otro lado, un tema pendiente es el desarrollo policial y los encargados de encarar y combatir la delincuencia menor en la entidad. En este tema, la organización Causa en Común desarrolló el índice de Desarrollo Policial (INDEPOL), que evalúa la carrera policial, como es el perfil de los cargos; la profesionalización, entendiéndose como una academia que prepare a los elementos policiacos; el régimen disciplinario, como sus exámenes de control de confianza; la seguridad social, que es una parte de las prestaciones a las que deberían tener acceso; y la certificación, lo cual es la promoción dentro de la institución según el desempeño mostrado. De acuerdo con este INDEPOL 2018, Yucatán tenemos una calificación reprobatoria (-54 puntos conforme a la evaluación del índice) en los puntos antes mencionados, pero existen mejoras y avances en temas de transparencia y acceso a la información pública a cargo de la  Secretaria de Seguridad. Según esta evaluación, dentro de la corporación policial yucateca, es necesario y fundamental consolidar el régimen de seguridad social y ademas prestaciones laborales; generar un mecanismo de profesionalización de los elementos para que se conviertan y consoliden como profesionales de la seguridad ciudadana, así como operativos de control de confianza, ya que en 2016 se detectaron 282  elementos que no aprobaron dicha evaluación, y en 2017 no se reportaron bajas por el tema. En último término, es primordial instrumentar mecanismos disciplinarios como un código de ética, catalogo de faltas y sanciones y acompañamiento a policías por asuntos psicológicos o de otra Indole.

Mientras persista esta idea de un estado donde “no pasa nada “, no podemos visibilizar los distintos fenómenos institucionales que están sucediendo. La crítica y presión ciudadana es fundamental para construir nuevos y mejores escenarios. En Yucatán tenemos una violencia desde el aspecto institucional relacionado a la impunidad. Esto no va a mejorar mientras pensemos que solo la violencia relacionada al crimen organizado cuenta, existen condiciones de desigualdad y fenómenos como la violencia de genero que tienen una presencia importante en la realidad social, el cual Yucatán se encuentra en el puesto número 16 de 32 entidades con mayor violencia contra las mujeres, y un 66.8% de mujeres reportó haber sufrido algún tipo de agresión y la entidad de situar dentro de las primeras a nivel nacional en violencia economía y  patrimonial, según el  Sistema Integrado de Estadística sobre Violencia contra las Mujeres del INEGI. Nos urge cambiar la narrativa y el discurso porque el seguir perpetuando como “la entidad más segura”, invisibilidad de manera permanente las muchas manifestaciones de violencia e impunidad.

Estado de Derecho en Decadencia

Comparte este artículo:

México está en un eterno grito de auxilio, un grito que no es escuchado ni atendido. Nuestro país, como la mayoría de los países latinoamericanos, es relativamente nuevo en comparación a naciones del resto del mundo. Seguimos en una constante transformación que nos ha costado vidas, seguridad, respeto, humanidad y educación. Prueba de todo esto son dos hechos recientes importantes: la famosa liberación de Ovidio Guzmán y la masacre contra la familia LeBaron.   

¿Qué nos está pasando? Estamos llegando a un punto en que el único resultado a esperar es la violencia y la falta de Estado de derecho. Tenemos instituciones debilitadas por un sistema que ha cargado a lo largo del tiempo con vicios generados por quienes lo ejecutan. Vivimos en un país en donde la mayoría de los estados tienen alerta de género, como si el ser mujer fuera un mal que se debiera exterminar. Todos tenemos tan poco interés en nuestro país que la única vez que nos importa nuestro gobierno, las decisiones que toman y los programas que tendrán, es en periodo electoral. Nos hacemos de la vista gorda aceptando y tolerando los constantes abusos de la autoridad, los tratos chuecos que se tienen con el narco, el sistema tan pobre de acceso a la salud, la falta de educación y las innumerables violaciones a derechos humanos. Todo esto con la excusa de que si no nos afecta directamente a nosotros, entonces no es nuestro problema. Pero sí, esto es problema tuyo, mío y de todos. 

Nuestro presidente sigue convencido que el modo que ha llevado desde que inició su administración es el correcto, pero nadie le ha dicho que en estas situaciones no se trata de estar bien o no, si no de hacer lo que brinde mayor protección a los derechos de la población y lo que más se apegue al comportamiento de la misma. Claro, sin perder su autoridad como se vio en el caso de Ovidio. “Sí nos va a llevar tiempo desde luego, pero vamos bien. Y al no haber complicidad entre autoridades y delincuencia… Nada de que vamos a respetar a los delincuentes. No, el que comete un delito va a ser castigado. Y no vale el dinero, nada de que con dinero se logra todo. No tenemos precio, nuestra dignidad no tiene precio”, expresó López Obrador. Es incongruente hablar de que se mantendrán firmes en la detención de criminales, cuando en las acciones demuestran completamente lo contrario. La hipocresía en este país es tan descarada, que creen que por decir las cosas con seguridad la gente creerá lo que dicen y ya no se preocupan en que sus acciones demuestren lo que predican o no. 

Los verdaderos cambios toman tiempo, no se puede negar. Pero tampoco se puede refutar e ignorar los hechos. “Vamos bien, que no haya duda de que vamos muy bien y que vamos a ir superando todo esto, que es una herencia de una política fracasada, que nunca más se va a volver a aplicar en el país” dijo el presidente. No se está pidiendo menos de lo que el pueblo mexicano merece: que el gobierno haga su trabajo. Se debe atacar el problema actual y paralelamente lo que lo provoca, porque ignorar lo que sucede hoy solo nos dará como resultado lo que siempre vivimos: muertes, violaciones, secuestros, falta de escolaridad, problemas económicos y así la lista puede seguir. El sistema y los programas que tienen, no son el problema. El verdadero obstáculo es la deficiente ejecución de estos. No dejemos que los hechos que afectaron nuestro pasado condenen nuestro futuro. 

De vuelta al inicio: la inseguridad y AMLO

Comparte este artículo:

En menos de un año de la toma de protesta del presidente, hay cosas que han cambiado y otras que no. Lo que ha cambado, por ejemplo, es que la agenda se dicta todos los días de 7:00am a 9:00am. Ahora, algunos de los ministros clave duran meses y que, cuando Estados Unidos quiere, nos manda llamar directo a Washington para negociar que no nos aumenten los aranceles. Pero hay un tema que parecía que había cambiado, pero no: la inseguridad.

La percepción de inseguridad en el país sigue creciendo y eventos como los de hace unas semanas en Culiacán o el más reciente atentado contra miembros de la familia LeBarón, le ponen la tarea más difícil al presidente para intentar encontrar un argumento que le dé salida o buscar entre sus “otros datos” y resolver el tema desde Palacio Nacional. Mal le salió el tiro a Andrés Manuel cuando dijo que, en aras de proteger la vida y la seguridad de la gente, liberaba a Ovidio Guzmán, pues al poco tiempo le aparecieron, por ejemplo, narcomantas en Monterrey.

La cuestión es que estos son los hechos que trascienden en la prensa nacional (e incluso en la internacional), pero que se sumen a la larga lista de páginas y páginas de periódicos de nota roja que diariamente publican incidentes como estos; portadas que nos recuerdan que, una vez más, la relativa calma y los tiempos de paz que se vivieron hace unos años desgraciadamente se acercan a su fin.

Hay que recordar que desde principios de año los síntomas se veían venir. ¿Hace cuánto fue que Jorge Ramos confrontó al presidente en una de sus mañaneras y le demostró que ambos tenían los mismos datos? Esos números demostraban que el número de homicidios era superior si se comparaba con los inicios de otras administraciones. Hoy más que nunca recordamos con nostalgia que el lema contra la inseguridad era “abrazos, no balazos” y vemos como la estrategia de seguridad se tradujo en la creación de una Guardia Nacional, cuyo actual mando inmediato es de corte militar.

Habrá quien piense (y espero sea producto de la desesperación) que el presidente debería aceptar el apoyo que ofrece Donald Trump desde la Casa Blanca, pero esto sólo confirmaría que se está volviendo al principio. ¿Les suena la operación “Rápido y Furioso”? La intención era la cooperación entre el gobierno de México y EEUU para frenar al crimen organizado en el país y el resultado fue que se empeoró la situación. No es un secreto que el armamento que utilizan los grandes carteles de la droga es de origen estadounidense y que esto fue producto de la negligencia de ambas administraciones.

Es muy fácil hacer críticas contra el gobierno, lo reconozco. Es fácil escribir estas líneas e intentar desahogarse ante la situación de incertidumbre que se vive en el país y que tiene a las familias viviendo con miedo. Más que hacer reclamos, ahora más que nunca deseo que las cosas le salgan bien al presidente. Si su estrategia de seguridad le llegara a funcionar igual de bien que su logro de convertir a un partido recién fundado en la fuerza hegemónica de un país, entonces puede que haya algo de esperanza. 

AMLO dice que si es necesario protegerán a mando de operativo de Culiacán

Comparte este artículo:

Esta mañana, en conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador habló sobre si el gobierno garantizará la protección para el coronel que habría dirigido el operativo en Culiacán, Sinaloa; del cual se habría revelado su nombre.

Esta declaración se forma en el marco luego de que el pasado lunes, Luis Cresencio Sandoval diera a conocer a petición de AMLO el nombre del supuesto responsable de los operativos a nivel nacional, quien fuera el coronel de Caballería del Estado Mayor.

Ante esta situación, el titular del ejecutivo señaló que de ser necesario, el teniente de caballería que se encargó de coordinar el operativo para detener a Ovidio Guzmán contará con el apoyo necesario.

AMLO de igual modo comentó que como servidores públicos, todos corren un riesgo y por tal motivo “por supuesto que debemos de actuar con precaución, pero el que nada debe nada teme, aún en esas circunstancias, si hace falta se le protege“.

Así mismo, el mandatario aprovechó la oportunidad para aclarar que el coronel mencionado no fue el encargado del operativo en Culiacán, más bien “es el coordinador de estas operaciones a nivel nacional“.

Sin embargo también aclaró que el teniente “no está solo, pues somos un equipo y todos nos vamos con responsabilidad, de todas maneras respetando los procedimientos del Ejército y lo que ellos valoren; se va a actuar, se va a proteger“.

El secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, también tuvo oportunidad de tener la palabra, para lo cual dijo que el coronel no participó en el operativo en Culiacán ya que se encontraba trabajando desde la Ciudad de México (CDMX).

Este mismo personaje resaltó que quien llevó el mando de la operación para capturar a Ovidio Guzmán es otro elemento militar del cual evitaron decir su nombre dado que hay una investigación en proceso.

Con información de El Diario de Finanzas

Monterrey XXI

Comparte este artículo:

Esta semana se entregó el premio nobel de economía a Esther Duflo, economista francesa y segunda mujer en la historia en ganarlo. Duflo, en conjunto con sus colaboradores, plantea una nueva forma de hacer política pública. Dejemos las ideologías de lado y concentrémonos en la acción. Hace 500 años la revolución científica nos dio la principal herramienta que nos ha hecho avanzar a pasos agigantados en medicina, tecnología, química, física y muchas otras ciencias naturales. Esa herramienta es el Método Científico, pero irónicamente no lo hemos utilizado para la política, economía y otras ciencias sociales. Es momento de cambiar eso. 

Nuestra capital se encuentra en un momento crítico, seguimos sin resolver los principales problemas que día a día nos afectan, contaminación, tráfico, inseguridad, vivienda digna, pobreza y desigualdad. Lo que plantea Duflo es que en lugar de concentrar los esfuerzos en los grandes problemas, partámoslos en pequeños problemas para encontrar sus causas y ataquemos su raíz con el Método Científico. Para esto hay que desarrollar grupos de control con experimentos sociales para encontrar que sí funciona y que no funciona. 

Monterrey sufre de inseguridad, confirmado con los resultados de la ENSU de Septiembre de la INEGI con un 73.8% de percepción, la peor de toda la ZMM. No sólo eso, somos la ciudad con peor calidad del aire de latinoamérica, perdemos $9,800 mdp anuales en el tráfico, no hay espacios públicos o de esparcimiento, no hay inversión en transporte público, estamos llenos de basura, hay mucho desperdicio de comida y hay un claro rezago en la lucha contra la corrupción dentro del gobierno. Problemas que no se han resuelto con las alcaldías del PAN ni del PRI. 

Para resolver estos problemas complejos tenemos que plantearnos preguntas sencillas que busquen respuestas concretas. En vez de concentrarnos en resolver la seguridad, preguntémonos: ¿Con más luminarias se reducen los crímenes? ¿Parques, vecinos atentos, hacinamiento, cursos de prevención en escuelas? ¿Un carril carpool reduce el tráfico y la contaminación? ¿Tren ligero, verificación vehicular, scooters eléctricos, red de ciclovías? ¿Una contraloría ciudadana resuelve la corrupción? ¿Evaluación policial, evaluación de políticas públicas o funcionarios? Es así como tenemos que comenzar a implementar acciones concretas que busquen resolver estos cuestionamientos para encontrar soluciones reales, con datos y comparaciones claras para estar seguros de su efectividad. 

Tenemos que dejar de lado el pensamiento ideológico, si aplicamos un capitalismo, socialismo, comunismo, progresismo, etc. y concentrarnos en cada tema. En desarrollo urbano tenemos que voltear a ver ciudades como Singapur, Boston, Barcelona o Curitiba, donde se realizó vivienda social vertical y se aumentaron los espacios públicos. En Medio Ambiente comenzar con programas de reciclaje para poco a poco probar si hay reducción de basura y mayor generación de energía, así como fomentar el uso de paneles solares y regular la contaminación industrial y vehicular. En desarrollo social atacar la desigualdad de ingreso de las familias, dejar de lado la burocracia de esos programas y probar un Ingreso Básico sin ataduras que ayude a su economía a fin de fomentar la reinversión y reenfoque en actividades más productivas. Pero todo esto tenemos que probarlo de manera controlada antes de implementarlo en su totalidad, porque sólo así sabremos si sí funciona o no. 

Duflo fue reconocida por concentrarse en estas preguntas y atacar la pobreza en diversas partes del mundo. Como resultado hay personas en África, Asia y Latinoamérica que cuentan con mejor educación, salud y calidad de vida. Pero todas son diferentes culturas, lenguas y sociedades, no sabemos si lo que funciona en otras partes va a funcionar aquí, a menos que lo probemos.

Todo esto solamente se puede lograr si trabajamos en conjunto, al fin y al cabo el Método Científico es una herramienta, no una respuesta. Pero está muy claro que el conocimiento y la mejora es resultado de un trabajo colectivo, de prueba y error. Pongamos nuestras propuestas en acción, juntémonos como regios para encontrar soluciones, para así, juntos construir el Monterrey que queremos para el siglo XXI. 

“La delincuencia organizada ha superado al gobierno”: PAN

Comparte este artículo:

El dirigente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, comentó sobre las ineficaces estrategias de seguridad que está llevando a cabo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Recalcó, que a pesar de sus intentos de establecer seguridad y paz, el presidente solo ha logrado lo que ha pasado en otros sexenios, que la delincuencia organizada quede por encima del gobierno

 

Así mismo, agregó, que su estrategia es ineficaz y piensa que no es la adecuada para combatir la magnitud de un problema como la delincuencia organizada en México. Incluso, Cortes, añadió, que hasta la Guardia Nacional, en la investigación de Uruapan, solo “está haciendo mucho ruido y tiene pocas nueces.”

 

“El Gobierno decidió dejar de combatir a la delincuencia organizada y hoy se le ve rebasado y sin estrategia… por eso urgimos mayor coordinación con autoridades municipales y estatales, a fin de fortalecer las policías locales que se encuentran completamente en el olvido y otras más sumergidas en la corrupción, como lo que acaba de ocurrir en Mahahual, Quintana Roo, donde más de 200 pobladores corrieron a los elementos por no cumplir con su trabajo de manera ética”

Desplegaran a la Guardia Nacional en la CDMX

Comparte este artículo:

“Hace falta más presencia de elementos y de protección a los ciudadanos de la capital“. Dijo el presidente de México en una conferencia matutina el jueves.

Dado a el incremento de inseguridad en la Ciudad de México, la guardia nacional se desplegará en todo su territorio, confirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador. Se dice que bajo la administración de Miguel Ángel Mancera “entraron grupos de la delincuencia organizada” que han estado empeorando este problema en diversas partes de la ciudad.

La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, acordó con el presidente a coordinarse con la Guardia.

López Obrador no fue específico en cuántos elementos estarán en la ciudad, pero aseguró que ya se hay una estrategia en mente en respuesta a la elevada violencia que hay en la capital.

(Con información de Expansión Política)

La Crisis de los 18 años

Comparte este artículo:

Estamos viviendo una problemática muy significativa en materia de violencia en el país, dándose una descomposición acelerada en los gobiernos locales. Se construyen ciudades, gobiernos y ciudadanos que visualizan la inseguridad como algo cotidiano. Nos despertamos con noticias sobre feminicidios en el Estado de México, las ejecuciones y las guerras por plazas del narcotráfico en León, los homicidios frente a funcionarios de gobierno en Morelos

Es un mal que se hereda del sexenio pasado, más bien son 18 años de una crisis que no ha podido parar.  La historia de la política pública en materia de seguridad en México nos dice que estamos haciendo mal las cosas, la estrategia de seguridad en 1999 se genera sobre la implementación de la policía preventiva con el PRI, después se transforma en la policía federal preventiva con el cambio de sexenio y la primera alternancia política con el PAN, luego persiste la misma corriente política y aún así cambia el nombre a policía federal, después regresa el PRI con Enrique Peña y viene la gendarmería nacional y ahora a través de la guardia nacional, pero lo que podemos observar es que sigue siendo la misma cosa pero disfrazada de otra. Sumado a esto podemos notar que cada célula criminal se fortalece con la alternancia gubernamental, porque es cuando el crimen organizado tiene la oportunidad de expandir sus negocios, ya que se desarticula una estrategia debido a que no tenemos políticas públicas transexenales por falta de una cultura política en el país.  

Para ser francos la inseguridad no es un problema de mercado, necesitamos un estado que provea seguridad porque es un bien público y si el actual gobierno resolviera el tema de seguridad, definitivamente “harían historia”, la realidad es que no vemos directrices claras que permitan observar resultados significativos a corto o mediano plazo. Y la verdad es que estos 5 meses y medio han demostrado que, para ser estadistas, administran muy mal al estado.  

San Pedro y San Nicolás los municipios menos inseguros: INEGI

Comparte este artículo:

Los municipios de Nuevo León, San Pedro Garza García y San Nicolás de los Garza se ubicaron en el primero y segundo lugar, respectivamente, en la lista de las ciudades con menos percepción de inseguridad durante el tercer trimestre del año.

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana que publica este mes el INEGI, corresponde al tercer trimestre del año y da a conocer los resultados del levantamiento de percepción de inseguridad entre personas mayores a los 18 años.

Después de los municipios neoleóneses, aparecen la ciudades de Merida y Saltillo, en tercero y cuarto lugar, respectivamente.

Al contrario, las ciudades de Ecatepec de Morelos, Villahermosa y Reynosa, fueron mencionadas como las de mayor inseguridad.

San Pedro registro un 21.6% de inseguridad, mientras que San Nicolás un 34.2%. Mérida en Yucatan, un 38.1% y Saltillo en Coahuila, 39.1%.

Las ciudades con mayor percepción de inseguridad, Ecatepec se coloco en primerço con 96.3%, Villahermosa, 94.5% y Reynosa con 92.8%.