El Presupuesto de AMLO

Comparte este artículo:

Reducir el presupuesto de Cultura de 7.6%, el de la UNAM de 6%, el de CONACYT de 12.8%, el de la Secretaría de Medio Ambiente de 32%, el de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de 28% no puede significar nada bueno por parte de un gobierno “progresista”. La única explicación que podemos encontrar cómo justificativo, es que, durante la transición, se percataron que el costo de las ineficiencias y de la corrupción en dichas dependencias era respectivamente de 7.6% o más en Cultura, de 6% o más en la UNAM, del 12.8% o más en el CONACYT y agárrense, de 28% o más en la Secretaría de Agricultura y de 32% o más en la Secretaría de Medio Ambiente. 

¿Será? ¿Aplicará el mismo concepto a la reducción del presupuesto (-9%) de la Secretaría de la Marina Armada de México? La reestructuración del presupuesto refleja las nuevas prioridades de Bienestar Social. Nadie se lo puede reclamar. Los recursos aplicados al Bienestar Social serán rápidamente inyectados en la economía y traducidos en alivios reales para una parte significativa de la población más vulnerable. Ni los adultos mayores ni los “Jóvenes Construyendo el Futuro” se dedicarán a atesorar sus nuevos ingresos. Los gastarán inmediatamente para construir su nuevo Bienestar. ¡Qué bueno! Será dinero que regresará rápidamente a los circuitos económicos, a través del consumo. 

Lo que asombra en el proyecto es aspirar a este Bienestar Social sin mayores recaudaciones. ¿Realmente, el Bienestar Social deberá lograrse castigando la Cultura, la Ciencia y la Tecnología, el Medio Ambiente y el Desarrollo Rural? Desgraciadamente, los aspectos encomendables del nuevo régimen con relación al Bienestar Social, se lograrán a través de una nivelación negativa. Una nivelación hacía abajo. ¿Adónde está en el Presupuesto la mayor recaudación indispensable para poder redistribuir? Generar Bienestar Social afectando la Cultura, la Ciencia y la Tecnología, la Educación Superior y el Desarrollo Rural no es progresista, es destruir el futuro. 

¿Por qué el nuevo gobierno no tiene la congruencia de sus propuestas? Decide aplicar de inmediato sus propuestas sociales, pero decide esperar tres años para modificar el esquema fiscal indispensable para financiar su programa. Mientras, destruirá la Cultura, la Educación Superior, la Ciencia y la Tecnología, el Desarrollo Rural y el Medio Ambiente. Parece un juego de Ganar – Perder. No un juego para Ganar – Ganar. ¿Será que AMLO hizo un pacto con quienes podrían (deberían) contribuir más, para acceder al poder? La estabilidad de un gobierno es función directa de su congruencia. Hago lo que digo, digo lo que hago.   

Día internacional de la Anticorrupción

Comparte este artículo:

Este domingo 9 de diciembre, fue el Día Internacional de la Anticorrupción. La Corrupción es una plaga mundial ya que cómo lo señaló el Secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, el costo de la corrupción representa aproximadamente el 5% del PIB mundial, cerca de 2.6 billones de dólares, (trillones según la escala americana) respaldada por una impunidad que se extiende peligrosamente en todos los ámbitos, ya que parece demasiado peligroso enfrentar la corrupción en forma abierta.  

En el México de Peña Nieto,  el costo de la corrupción fue más cercano al 10% del PIB nacional. Sin embargo, en México, este domingo fue día dedicado a las refinerías y al regreso a políticas del siglo XX, gracias a un presidente que ya olvidó que el respaldo de 30 millones de electores fue por su discurso anticorrupción. Sin embargo,  ya decidió sumarse a los partidarios de la impunidad, declarando perdón a los corruptos de los últimos tres sexenios, incluyendo sus predecesores en la presidencia. 

Los 30 millones de electores tendrán que buscar otras formas de combatir la corrupción. Este régimen no lo hará. ¿Engaño electoral que anuncia más corrupción durante el sexenio? ¿O cobardía frente a los poderosos intereses encubiertos por la corrupción reciente? No tardaremos mucho en saber cual de las dos opciones es la buena, o si cómo es muy probable, las dos son muy reales. 

En el show armado para celebrar la nueva refinería de Tabasco, varios gobernadores aceptaron formar parte del elenco y aplaudir las migajas que les ofrecen para rehabilitar las refinerías ubicadas en sus estados. De estas migajas, verán pocos impactos en sus estados. Cuando mucho impactos de corrupción cómo sucedió en Cadereyta con empresas coreanas y alemanas en la última reconfiguración que no sirvió para gran cosa en términos técnicos. Es significativo que ya regresamos a los espectáculos priistas de hace 40 años, cuando era impensable no ser visto en la cercanía del gran tlatoani.  

Mientras los países del primer mundo programan la desaparición de los vehículos que usan combustibles contaminantes, México será el último país de la OCDE en quemar gasolina cuando todos los demás ya estarán en la era de los coches eléctricos. ¿Será para permitir y proteger el huachicoleo que le da buena vida a muchos? 

Perdón e indulgencia

Comparte este artículo:

Para un gobierno electo a nombre del combate a la corrupción y la impunidad, el perdón y la indulgencia a los corruptos es la primera incongruencia dentro de la cuarta transformación. Ya sufrimos el engaño en Nuevo León, ¿se repetirá a nivel nacional? 

El perdón se acuerda a los culpables. Si no hay culpables, ¿a quién acordarán el perdón? ¿A todos en forma genérica? ¿Valdrá algo un perdón sin arrepentimiento? ¿Se arrepentirán los miles de servidores públicos que disfrutarán tranquilamente de los productos de sus malversaciones? ¿O vendrán espontáneamente a devolver las toneladas de dinero y de propiedades mal habidas durante sus administraciones?  ¿Tendrá caso seguir ejerciendo una Justicia selectiva que no tendrá sustento ni justificación? A partir del día 1º de diciembre, ¿quiénes serán sujetos a persecuciones por una Justicia que perdió el derecho de decidir quien es culpable y quien es inocente, si el gran juez, en Palacio Nacional será el único en rendir sentencias? 

Mal empieza un régimen que se atribuye derechos supra naturales para definir la justicia y dictaminar impunidad a quienes saquearon el país durante los últimos sexenios. De democrático, no tiene nada. No entiende ni respeta la separación de los poderes. Más preocupante todavía, cómo lo señala Mauricio González Ochoa en su editorial dominguero, “¿Cómo van a redactar una Constitución Moral aquellos que están perdonando actos inmorales?” La discrecionalidad en las decisiones de Justicia no hará más que perpetuar dos siglos de injusticia que la cuarta transformación pretende erradicar. 

Desgraciadamente, estas posturas erráticas no dejan de ser el reflejo de la sumisión del nuevo régimen a una “mafia del poder” que no dudará en usar el poderío económico y financiero acumulado a costas del erario público para hacer valer su fuerza y hacer prevalecer sus intereses. La lucha será sin piedad. El Presidente sabe el precio que tuvo que pagar para que se respetará la voluntad popular. 

Si es sincero en el combate a la corrupción, algún funcionario de su nuevo equipo de gobierno debería pisar la cárcel en menos de seis meses para que le otorguen credibilidad. ¿Será un fiscal a sus ordenes que designará el chivo expiatorio? Bien lo escribió Gabriel Zaid hace treinta años. “La corrupción es el Sistema”. Parece que aún con cuarta transformación, el nuevo régimen seguirá adoptando el mismo Sistema. 

Un presidente electo desgastado

Comparte este artículo:

Al anticipar 5 meses la toma de posesión de la presidencia de la República, con el beneplácito del presidente saliente, AMLO ha debilitado considerablemente su imagen. Los primeros días del nuevo presidente serán conflictivos y estará remando a contra corriente. 

Sus declaraciones contradictorias acerca del combate a la corrupción han dejado al desnudo su falta de convicción o por lo menos su falta de herramientas para combatirla. 30 millones de electores lo eligieron para que meta los corruptos a la cárcel. En lugar de eso, Morena ratificó el nombramiento de un fiscal a su devoción. Se escribirá el evangelio y la justicia según AMLO. 

Miles de priistas y de panistas que se enriquecieron a costa de perpetuar la pobreza en el país, respiran a gusto, con la seguridad que podrán disfrutar sus fortunas ilegales sin preocupación. AMLO afirma que será honesto. Nos gustaría creerle. Pero el país seguirá siendo de los corruptos. 

Sus manifestaciones insensatas de una participación ciudadana fingida, mediante dos consultas  supuestamente populares, desfiguraron para el resto de sus sexenio cualquier llamado a la opinión pública. De antemano, sus invitaciones a opinar sobre la revocación de mandato están descalificadas desde que el proceso de consulta está en manos de Morena y no del INE y de los ciudadanos. 

¿Desde cuando los 304 votos que levantó la consulta (entre cerca de 90,000 ciudadanos electores en el padrón) de este fin de semana en San Pedro Garza García significan apoyo a diez ideas tan disparatadas y sin relación  ninguna entre ellas?  ¿Esto es su concepción de la participación ciudadana? Hasta se oyó el comentario ridículo de que “el que calla, otorga”, cuando la realidad, es que callan para no contribuir a legitimar decisiones hechas sin fundamentos legales. 

Se abre un juego nuevo en la relación entre la ciudadanía y el poder. Probablemente, será necesario salir de la apatía ciudadana prevaleciente y volver a encontrar el camino de la calle para desmentir las afirmaciones que justifican atropellos que se multiplicarán en el futuro. El ejercicio del nuevo poder revelará poco a poco que el compromiso con la democracia tendrá sus limitaciones y que serán cada día más pesadas.  Y más dolorosas. 

El “guardadito” de la Comisión Estatal Electoral

Comparte este artículo:

Mientras el Estado de Nuevo León y el recién nombrado Concejo Municipal se siguen peleando acerca del mando único, decretado por un Secretario de Seguridad quien ahora lo rechaza en su calidad de Concejal Presidente, en un guión digno de Kafka y que el gobernador independiente no es capaz de clarificar (o no quiere clarificar), mientras el propio Concejo no sabe si integrar comisiones de 3 o 5 miembros, mientras sus concejales síndicos (¿o serán síndicos concejales?) entienden que les corresponde de trabajo por hacer,  sigue sin definirse quien soportará el costo de una elección extraordinaria en Monterrey que quiso el PRI y que decretaron unos jueces a su servicio. 

El PRI sí se está preparando con todo su ejercito de mapaches y de acarreados pero la Comisión Estatal Electoral pretende jugar con el gobierno del estado para sacarle más recursos. 

Muy oportunamente, el Tesorero del Estado, Carlos Garza Ibarra,  soltó la información  del avance de gestión financiera del tercer trimestre 2018 de la Comisión Estatal Electoral, revelando así que dispone de un “guardadito” (como hubiera dicho Fernando Canales) de 161 millones de pesos, que los angelitos constituyeron para construirse un palacio. Sin embargo, exigen del gobierno del estado que le apoquine 44.7 millones para sufragar la próxima elección extraordinaria. 

Por lo visto, la CEE no entiende lo que es austeridad ni lo que es ser solidario con un estado que tiene muy apretadas sus finanzas (el Tesorero insiste que le faltan 3,400 millones para cerrar el año decorosamente). La CEE debería tomar ejemplo de su hermano mayor, el INE, el cual también tenía sueños guajiros de construirse un palacio de las mil y unas noches en la capital del país, pero que se resignó a esperar vientos más favorables cuando el gasolinazo de Peña vino a derrumbar más de un sueño y más de unas aspiraciones a ser maestro de obra a parte de ser comisionado electoral. 

Además, la CEE debería tener la humildad de reconocer que el lio electoral actual es consecuencia de su ineptitud a controlar adecuadamente el proceso electoral. ¿Quién extravió las boletas? ¿No es responsabilidad de la CEE asegurar la cadena de custodia desde las casillas hasta su recinto en dónde las debe resguardar y cuidar? Es conveniente que la CEE doble las manos rápidamente, si no quiere que se indague más a fondo lo que ocurrió con dicha cadena de custodia y que no se destape una cloaca apestosa que no le conviene. Su edifico que pretende levantar como tributo al orgullo de una casta que no ha sabido merecer el respeto que exige, puede esperar tiempos más prósperos. 

¿Tendrá la democracia nuevoleonesa el merito suficiente para levantar un monumento a su gloria? Esto merece una elección extraordinaria, o ¡una consulta popular!

¿Sirven de algo las elecciones?

Comparte este artículo:

¿Habrá sido responsable el tribunal al anular las elecciones del 1º de julio en el municipio de Monterrey, o habrá obedecido a intereses políticos en vez de impartir justicia? Cuando se presentan estas situaciones y que las mayorías partidistas bloquean la búsqueda de soluciones, es deber y obligación de las minorías ser más participativas y sobre todo más propositivas. 

Poco se puede esperar del PRIAN. La calidad de su debate está a la altura de un pleito de lavanderas (con el perdón de las lavanderas). Tomamos en cuenta la inutilidad de la Comisión Estatal Electoral, la cual se limita a hablar de dinero (¿porqué será?) en vez de preocuparse por su capacidad de convocatoria para asegurar la participación de los 11,000 ciudadanos voluntarios que requiere para organizar la elección. La responsabilidad de encontrar soluciones recae en los partidos minoritarios, y si no pueden o no quieren, entonces los organismos de la Sociedad Civil organizada deben multiplicar las propuestas para no permitir que la parálisis buscada por los partidos permanezca, en beneficio de sus intereses particulares.  Peor todavía,  en beneficio de un poder ejecutivo quien, no sin razón, actúa como zopilote para aprovecharse de las carroñas potenciales. 

El embrollo desatado por unos jueces de dudosa respetabilidad, pone a la clase política del estado frente a sus responsabilidades y demuestra su verdadera capacidad de acción. Por lo pronto, no han surgido liderazgos arrolladores. Nadie ha demostrado tener la clase o la autoridad suficiente para imponer otra solución que no sea de irse a disfrutar del puente. Tomamos nota. Ha sido el único consenso logrado por quienes pretenden representarnos. Irse de puente. Por lo demás, ha prevalecido la metodología del “porque no” en vez de la del “cómo sí”. 

Constatamos un vacío de capacidad política y la ineficiencia de los partidos minoritarios que no han logrado quitarle la batuta a un PRI derrotado en las elecciones pero que sigue actuando cómo si fuera la voz determinante. Falta oficio político. Falta claridad de visión. ¿O solamente se trataba de estorbar sin impedir que la partidocracia real siga sus negocios y sus enredos, en detrimento de la ciudadanía?  

¿Sirven de algo las elecciones? En ningún momento parece que el PRI fuera rechazado al punto de tener un solo diputado de mayoría entre los 26 del Congreso. Por falta de liderazgos, este 4% pesa más en el pleno y en las negociaciones que la tropa desordenada que, después de dos meses, resulta incapaz de organizarse. El resultado de esta elección extraordinaria será un reflejo de esta ausencia de liderazgo y de la mediocridad de la clase política que pretende gobernarnos.      

Al diablo con las instituciones

Comparte este artículo:

Llama mucho la atención la participación de conocidos políticos de todos partidos en la consulta, carente de fundamento legal, que organizó AMLO a través de Morena. 

Tenemos ahí una respuesta a la indefinición relativa a la situación del país frente al estado de derecho. En lugar de justificar su no participación por la falta de legalidad de la consulta, políticos tan destacados como José Antonio Meade y muchos otros (muchos a nivel local), se prestaron a expresar su voto, explicando porque la propuesta Texcoco les parecía la mejor solución, o para justificar la opción Santa Lucía. 

En México, el estado de derecho es todavía una noción bastante floja y cualquier aventado al estilo de AMLO, por más presidente electo que sea,  lo puede violar sin la menor dificultad. Urge que los que saben de derecho y de leyes pongan por delante la defensa de una situación que respalda la Ley. Cuando un presidente electo se permite violar la Ley, con toda conciencia de la violación, invitando a una Consulta que no obedece a las normas constitucionales, el país entero debería levantarse y cuestionar los actos ilegales sometidos a su consideración. 

¿A nombre de qué principio se justificó ir a contestar una pregunta que estaba fuera de lo que dicta la Constitución del País? El millón de ciudadanos desprevenidos que acudieron a las (falsas) urnas puestas por Morena y sus afiliados fuera de contexto, cayeron en una trampa que les tendió un (todavía no) nuevo régimen que pretende gobernar en base a seudo consultas, sin fundamentos legales. México, que ya estaba batallando con el estado de derecho distorsionado por la partidocracia, está cayendo en una ausencia de estado de derecho al estilo AMLO. 

Nos esperan seis años de gobierno dictados por el tlatoani tabasqueño. No esperemos respeto a la Constitución. Su juramento del primero de diciembre será probablemente la mentira más grande de su vida. Y ni hablar del gobierno saliente que por cobardía, se quedó callado, cuando no cómplice, de esta farsa institucional. ¿Así será el próximo sexenio? ¿Una farsa basada en la famosa expresión “al diablo con las instituciones”? Más vale que nos preparemos. 

La corrupción mata

Comparte este artículo:

La corrupción mata. La corrupción genera negligencias administrativas y operativas. La negligencia mata. Las negligencias administrativas y operativas provocan irresponsabilidades criminales. La irresponsabilidad mata. La irresponsabilidad resulta de juegos políticos y partidistas que son muy ajenos al bien común que debería ser el fin último de la política. Los juegos políticos y la partidocracia matan. 

Pero Adrián de la Garza es candidato a su propia sucesión. Su porvenir político tiene que estar por encima de las muertes que genera la corrupción de su administración, de las negligencias y de la irresponsabilidad criminales que se generan por la ineficiencia de su administración. Alega que solamente tiene 15 inspectores para Desarrollo Urbano. ¿Cuántos asesores costosos, impuestos por el partido, soporta su administración? Por cada uno de estos asesores inútiles, podría contratar cinco inspectores responsables de vigilar las obras. 

Como alcalde tiene prioridades que le impone la Ley y los Reglamentos municipales. Si no es capaz de estructurar un presupuesto responsable y que prefiere privilegiar los asesores que le indica el partido, si no es capaz de dar la importancia que le corresponde al respecto de las normas de construcción, entonces está en el lugar equivocado. ¿Puede pasar un político de Procurador a Alcalde? O fue un pésimo Procurador o está siendo un pésimo alcalde.  ¿Es alcalde sin rodearse de los expertos en administración municipal capaces y suficientes? ¿Por qué no tiene más inspectores de obras? ¿Le vale o prefiere no darse cuenta de lo que ocurre en las calles y desarrollos nueves de su municipio? 

Monterrey acaba de vivir un episodio vergonzoso, previsible y evitable, fruto de la voracidad de los desarrolladores y de la corrupción de su administración municipal. Y no es el primero en esta administración. 

El Gobernador la tiene fácil exigiendo que se castigue a los culpables, sean quienes sean, él que ha sido incapaz de detener la corrupción en su administración estatal, siendo al mismo tiempo un ejemplo de ineficiencia en el combate a la corrupción de su predecesor y un modelo de desvíos millonarios de recursos públicos para fines particulares bajo pretextos de Seguridad Pública. No le hallamos la cuadratura al círculo. 

En este fin de semana, se presentaron dos libros muy documentados para denostar la corrupción, “Qué tanto es tantito, Análisis de la Corrupción en México 2000-2018” por  Carolina Rocha y Miguel Pulido, y “¿Cómo nos arreglamos” del ex Procurador Anticorrupción del propio Bronco, Ernesto Canales. Testimonios que son igual numero de confesión de impotencia frente a un fenómeno que decidió dos elecciones, en 2015 en Nuevo León, y en 2018 en México, pero cuya solución no se visualiza por  ningún lado. 

¿Será México un país destinado a sucumbir bajo una corrupción sin límites? ¿Será que lo que promete AMLO predicando con el ejemplo será suficiente para erradicar el fenómeno o será que solamente encubrirá una nueva clase de corruptos? Mientras tanto, los corruptos del régimen Peña Nieto podrán disfrutar en toda tranquilidad el fruto de sus robos y saqueos. Rodrigo Medina y Emilio Gamboa podrán seguir citándose en el Hotel Ritz de Madrid con toda la tranquilidad del mundo.   

La democracia abusada en Nuevo León

Comparte este artículo:

En Nuevo León se dan cosas extrañas. En 2015, el voto popular marcó un rechazo total a la partidocracia del PRIAN, sin embargo, parece que el Gobernador electo en nombre del combate a la corrupción está perpetuando la corrupción, insultando así a los electores, quienes se lo devolvieron tres años después, infligiéndole una derrota electoral de la cual no parece haberse percatado. O es o se hace. 

En 2018, en las elecciones para renovar el Congreso estatal, se le dio una paliza ejemplar al PRI, para castigar el desempeño nacional del partido y de su presidente y la corrupción que para este partido es “el” sistema de gobierno. Sin embargo, lo que sembró este partido, a raíz de las raterías y de los desvíos de Rodrigo Medina, de Javier y César Duarte y de tantos otros, parece perpetuarse a través del diputado paracaidista Paco Cienfuegos, diputado por obra y gracia de una ley electoral a modo, ensuciada por la propia partidocracia. 

Siendo minoría parece tener la fuerza suficiente para manipular todos y cada uno de los partidos y de manejar el Congreso a su antojo, con el respaldo de los milloncitos que su partido tiene acumulado gracias a las maniobras de empresas fantasmas y de los milagros que realizó su jefe y cuate Rodrigo Medina que dejó un Estado endeudado sin nunca justificar en que había utilizado el dinero de la mega deuda que nos heredó y que pagarán todavía nuestros nietos y sus propios nietos. 

Parece que Paco Cienfuegos es quien tiene acceso a parte del tesoro. ¿Será? ¿Cómo será que para los observadores se ve que hasta Morena obedece a las instrucciones de Paco Cienfuegos, a través de operadores ex priistas que oportunamente vistieron la casaca morena? Hasta la coordinadora del partido de AMLO fue desbancada por instrucciones del tal Paco. 

¿Se habrá enterado la dirigencia nacional del partido moreno o asistimos a un juego arreglado con anticipación? Que desaparezca el PRIAN y viva el PRIMOR. La democracia mexicana está viviendo horas revueltas en Nuevo León. 

Pronto sabremos si unos cuantos ingenuos sirvieron de pantalla para que reviva la pesadilla del partido único y de sus consecuencias antidemocráticas o si nos aprestamos a ser testigos de un verdadero intento de reequilibrio de la sociedad y de la implementación de las medidas necesarias para que exista justicia social, a través de una sistema de redistribución fiscal equitativo y que dé esperanza a una nación entera y no solamente a los mas favorecidos. 

Lo cierto es que parece que la democracia electoral en Nuevo León no tiene consecuencias y que los mismos pillos de siempre hacen y deshacen a su antojo. ¿Se habrán percatado los electores? La Sociedad Civil debe pronunciarse para no mostrarse sumisa a unos cuantos políticos manipuladores y deshonestos. 

AMLO y las dadivas

Comparte este artículo:

En forma discreta pero muy visible, AMLO sigue su recorrido por la República, visitando sistemáticamente a todos y cada uno de los 32 gobernadores, siempre en presencia de su futuro delegado personal en el estado visitado, muchas veces, un candidato derrotado en las pasadas elecciones del 1º de julio. 

El mensaje que transmite el futuro presidente es transparente pero no por esto aceptable. Su mensaje es una amenaza para el federalismo, y una advertencia acerca del futuro reparto de las prebendas que la política asistencialista que se avecina estará sembrando en todo el país.  El presidente electo informa a sus anfitriones que los fondos para repartir serán vigilados por su delegado especial, no dejando lugar a que los gobiernos estatales los puedan dispersar ni menos desviar a través de empresas fantasmas, de las que tanto le gustaban a Rosario Robles y a Enrique Peña Nieto. 

AMLO cree realmente que regalando dadivas a los más amolados rescatará el país de la pobreza extrema. Esperamos que no tarde seis años antes de darse cuenta que con esto, solamente sigue contribuyendo a hacer de México un pueblo dependiente e irresponsable. Luis Echeverría lo intentó hace 45 años y lo que logró fue un país de limosneros que solamente aprendieron a tender la mano y no a ofrecer trabajo responsable. 

La construcción de un nuevo orden social y económico no puede depender de dadivas. Las dadivas incrementan la irresponsabilidad de quienes las reciben. El nuevo orden social y económico debe respaldarse en la formalización de la economía, en un sistema fiscal que permita la incorporación de todos y al mismo tiempo la fiscalización justa y equitativa de los grandes contribuyentes que ya no pueden seguir escondiendo su responsabilidad tras una consolidación fiscal amañada, criminal y que constituye un engaño y un fraude fatal para el país. 

Si AMLO logra esto, cambiará un México injusto y lleno de desigualdad por un México progresista y capaz de ocupar el lugar que le corresponde dentro de las grandes economías  del planeta. Si no lo logra, solamente prolongará un sociedad desbalanceada, susceptible de reventar con cualquier provocación social.