¿Comienza AMLO a desvariar?

Comparte este artículo:

¿Será AMLO el Tlatoani que esperaba ansiosamente el “pueblo bueno y sabio”? ¿O será uno más de los portavoces del Foro de Sao Paulo creado bajo la inspiración de Fidel Castro para concretizar un socialismo a la  cubana en América Latina? 

¿Por qué será que la carta que dicen que envió al rey de España para exigirle compensaciones históricas por la Conquista, está inspirada en un discurso de Nicolás Maduro del 12 de octubre de 2017? ¿Por qué será que quiere exigir del papa Francisco una declaración de arrepentimiento a nombre de la Iglesia Católica por hechos de los siglos XVI y XVII, bajo el pretexto que el papa Francisco ya ofreció disculpas a los indígenas en Bolivia, después de haberlo invitado a ser el juez misericordioso de las miserias mexicanas? 

¿Estará el presidente de los mexicanos buscando la prosperidad y la modernización del país o será más importante para él regresar a los tiempos pre conquista en los cuales los aztecas explotaban a los tlaxcaltecas y ellos a su vez a los mixtecos, zapotecos y puede ser que a los totonacas? 

El presidente de México está desvariando. Quizás sea el producto anticipado de la cuarta transformación. En todo caso, quizás sería bueno anticipar la revocación de mandato al año 2020. ¿Les parece el mes de junio?  ¿Ayudará el INE?  

¿Hablar o escuchar?

Comparte este artículo:

La cuarta transformación sigue trayendo sorpresas desagradables que implican un retroceso de cincuenta años en los avances del país. Más que prospectar el siglo XXI, se pretende regresar a los años sesentas del siglo pasado. 

Despreciar las energías limpias en la generación de energía para volver a dar prioridad al uso del carbón es un triple contrasentido. Contrasentido por el tráfico de influencias de un senador que vende el carbón de sus propias minas a la CFE (¿será esto combate a la corrupción?), contrasentido por la bofetada a los acuerdos de Paris en cuanto a la disminución de emisiones con efecto invernadero, cuando el país es terreno ideal para aprovechamiento de la energía solar,  contrasentido por el incremento en costos de generación, cuando se está gastando una fortuna en unos gasoductos costosísimos que enriquecen a unos cuantos, operen o no operen. 

0En otro capítulo del regreso al siglo XX, se efectuó el viernes el Foro de Consulta sobre Ciencia, Tecnología e Innovación, con la participación entre otros del Dr. Jaime Parada, director del PITT y del Dr. Darío Alejandro Escobar Moreno, Director del Instituto de Investigaciones sobre la Agricultura Regional y Desarrollo Rural de la Universidad Autónoma de Chapingo, futuro delegado del nuevo CONACYT en Nuevo León, en representación de la Directora General, Dra. María Elena Álvarez-Buylla. 

Frente a los reclamos de investigadores de las instituciones locales para más recursos en los desarrollos de punta, de la nueva etapa 4.0 y a los llamados del Dr. Parada para seguir apoyando el PITT y su concepto generador de innovación, el Dr. Escobar enfrió a todos los ánimos declarando que urge más canalizar los recursos a arar los campos de Chiapas. La ciencia y la tecnología de la cuarta transformación se enfocará a optimizar la capacidad de cultivo de las milpas chiapanecas más que a mantener a México en los avances que permiten las innovaciones generadoras de nuevos emprendimientos. 

El presidente de la cuarta transformación, quien sufrió ahora, en la CDMX, en carne propia los abucheos que reservaba a los gobernadores de oposición en sus territorios, menospreció esta manifestación de inconformidad, atribuyéndola a los “fifís”. Aparentemente, él no es presidente de los “fifís”. 

Quizás debería atender una sugerencia surgida de una carta anónima que circuló en las redes sociales este fin de semana, invitándole a dejar de hablar tanto para empezar a escuchar más. La propuesta es de sustituir sus peroratas diarias en Palacio Nacional por sesiones enfocadas de manera específica hacía sectores definidos de la población, para que le lleguen en forma directa los reclamos y aspiraciones del “pueblo bueno y sabio”. Saber escuchar es  muchas veces mucho más enriquecedor que mil discursos repetitivos, que parecen más a propaganda que a ilustración. ¿Escuchará?   

La asfixia de Monterrey

Comparte este artículo:

Gobernar es construir una visión, planear y dirigir para que esta visión se transforme en planes realizables. De acuerdo con esta definición, Nuevo León no ha tenido gobernantes durante los últimos 20 años. Que me disculpen todos, pero los legados de Fernando Canales, Fernando Elizondo, Natividad González Parras, Rodrigo Medina y Jaime Rodríguez Calderón, no obedecen a los criterios de gobernantes serios y capaces. 

El desastre en el cual han dejado la zona metropolitana de Monterrey en términos de seguridad, vialidad y desarrollo urbano, demuestra que su visión nunca rebasó su propio sexenio o periodo de gobierno. Los datos publicados por El Norte bajo la firma de José Villasáez, demuestran que los seudo gobernantes nunca entendieron la evolución de la zona metropolitana y en lugar de ofrecer soluciones a su crecimiento, abdicaron frente a intereses de unos cuantos transportistas que no supieron disciplinar. 

Cuando el crecimiento poblacional es del 34% y el crecimiento de la capacidad de transporte colectivo es solamente de un 16%, el resultado es un abultado desbordamiento de 190% en el crecimiento de autos en las calles. En estos veinte años, cero crecimiento del metro. ¿Dónde tenían la cabeza los seudo gobernantes? ¿En intereses particulares o partidistas? ¿En engordar las cajas del partido para fines políticos? Pero no en una visión de una metrópoli moderna . 

Su incapacidad se traduce ahora en una ciudad paralizada y asfixiada. Son cinco los culpables, inconscientes que heredaron generaciones de sub desarrollo urbano y de muerte por envenenamiento de sistemas respiratorios de millones de personas. ¿Cuál de ellos sembró las bases de un Sistema Metropolitano de Transporte eficaz y operativo? ¿Cuál de ellos propuso una Autoridad Metropolitana de la Calidad del Aire? ¿Cuál de ellos tuvo la visión de un Monterrey moderno y pujante? 

Si alguno la tuvo, no fue capaz de expresarla en organismos eficientes y menos en el dominio de empresarios transportistas (¿cuántos serán, 8, 15, 25?) que privilegian el intereses propio en detrimento de 5 millones de usuarios potenciales. La zona metropolitana de Monterrey merece mejor. El próximo gobernador del estado no puede ignorar estas prioridades. Se trata de salud y de calidad de vida.

Fuerza Ambiental

Comparte este artículo:

¡Vergüenza para las autoridades, que sean federales, estatales o municipales, cuando son niños los que ponen el dedo en la llaga y que les llaman la atención por la mala calidad del aire que respiramos en Monterrey! En realidad, es una vergüenza la calidad del aire que hemos respirado en la zona metropolitana durante este invierno. 

Mientras el Bronco se iba a despilfarrar nuestros recursos en una campaña sin sentido para los nuevoleoneses, menospreciando el mandato para el cual había sido electo, insultando al pueblo de Nuevo León, nadie (¡ni el gobernador interino!) se preocupó  por tomar medidas para salvar a Monterrey de una asfixia lenta y segura. 

Nadie se preocupó de reclamar la mala calidad de los combustibles usados en la zona metropolitana, nadie se preocupó de señalar la criminalidad de una refinería que día a día nos envía sus venenos, ni de las pedreras, asesinas diarias con su polvareda que atascan las vías respiratorias, y menos de empresas que purgan sus gases tóxicos en la noche. Ni valen las normas federales, menos las estatales y los inspectores que sean municipales, estatales o federales no sirven ni para espantar a una mosca. 

Ojalá los papas de estos niños, todos de colegios de alto nivel social, tengan la capacidad de convocatoria para obligar a las autoridades de cualquier nivel a crear una fuerza de reacción para rescatar lo que pueda ser rescatado. Y no sólo la convocatoria, sino la capacidad de mostrar el camino para soluciones inteligentes, modernas y progresistas. Alborotar a los niños es un buen inicio. Una buena continuación será mostrar voluntad para cooperar con la autoridad, y dedicar recursos a encontrar la solución que todos esperamos. 

Hace días, evocamos la creación de una Fuerza Ambiental, sobre el modelo de la Fuerza Civil de los años 2011 y 2012, producto de los esfuerzos combinados de las autoridades civiles y de la propia sociedad, academia, empresas y organizaciones comunitarias. Cuando un problema se le atora a los gobernantes, urge que la sociedad civil acuda a sacudirlos y a mostrarles el camino. No hay que inventar el hilo negro. Solamente, se requiere hacer la tarea.  

Los gobernantes deben tener la humildad de aceptar que solos no serán capaces de solucionar el problema. La Sociedad Civil debe tener la disponibilidad de colaborar con el gobierno y mostrarle el camino para una solución eficaz. Va nuestra salud de por medio.

En miras al 2021

Comparte este artículo:

El presidente de la República sigue en campaña permanente, usando las viejas estrategias y técnicas priistas de recorrer el país, hasta en fines de semana, y visitando en forma predilecta los estados gobernados por partidos que resultan ser hoy en día de oposición. 

Sus tropas locales de Morena organizan eventos con enormes acarreos y el nombre del juego es provocar rechifla en contra de las autoridades locales, para que en su magnanimidad presidencial, el presidente venga en defensa de la autoridad rechazada, y según los casos, hasta reconocer su derecho a disentir. Morena emitió un manual para eventos de este tipo, el cual ya se difundió en las Redes. El manual invita a provocar abucheos de desaprobación contra las autoridades locales y porras y manifestaciones de alegría cuando hable el presidente. Invitados preferentes, todos los beneficiarios de los nuevos programas asistenciales, “Jóvenes construyendo el Futuro” y “Pensión para Adultos Mayores”. 

En lugar de unir el país en defensa de sus propuestas, el presidente se dedica a dividirlo en forma más profunda, hostigando a las autoridades legítimamente electas, vejándolas públicamente de manera gratuita, ya que por protocolo republicano, el gobernador de un estado se debe de estar presente cuando el presidente visita su estado. Está abusando de su puesto y privilegios para hacer campaña para la elección intermedia del 2021, y quien sabe si aprovecharla para realizar, a su estilo de consulta popular muy “sui generis”, una prueba de “aprobación” de mandato. 

El estilo personal de gobierno no se limita a las conferencias matutinas diarias, ya que su alcance es muy capitalino y muy orientado a la sola clase política, pero se traduce en innumerables viajes y visitas a todo el país, cómo lo acostumbra hacer desde hace más de 12 años. ¿Quién dijo que la cuarta transformación formaría parte de la transición democrática? ¿Alguien quiso decir transición demagógica?    

No hay seriedad en el combate a la Corrupción

Comparte este artículo:

Queda cada vez más claro que el supuesto Sistema Nacional (y Estatal) Anticorrupción es una simulación que armaron Peña Nieto y la partidocracia para aplacar la indignación cada día mayor que despertó tantos hechos vergonzosos, desde la casa blanca hasta el escándalo Odebrecht, pasando por el tren rápido a Querétaro y los despilfarros de los senadores y diputados. 

Basta decir que antes de nacer, contemplaba un Comité Nacional de Ética integrado por el Presidente de la República y los Gobernadores de los Estados. ¡Un Comité que hubiera sido la risa del planeta entero! ¡La ética en manos de los más corruptos del país! Preocupa que el nuevo régimen ni siquiera se moleste en simular; su filosofía es de perdonar a los corruptos contra los cuales armó su campaña para ganar la presidencia de la República. Entre perdonar a los corruptos de ayer y proteger a los corruptos de mañana hay poca diferencia y pronto sabremos si existe tal diferencia. 

Es engañoso el discurso cotidiano del Presidente que afirma que por ser honesto él, (lo que es obvio solamente para él mismo; ¿honesto quién invitó a los tabasqueños a no pagar la luz hasta crear adeudos por casi 20 mil millones de pesos con la CFE?) el régimen es honesto e insospechable. AMLO da por asentado que ganó, o está ganado el combate al huachicoleo, pero no hemos sabido de un solo nombre de huachicolero detenido. Y siguen ardiendo los ductos. ¿Igual les va a perdonar haciéndoles prometer que se van a portar bien? ¿Pasará el mismo fenómeno con los “factureros”? 

No hay seriedad en el combate a la corrupción. ¿La habrá en el combate a la inseguridad? A nivel estatal, con el apoyo de los diputados de la partidocracia, están rápidamente transformando el Sistema Estatal Anticorrupción en un elefante blanco, refugio de los protegidos de Paco Cienfuegos, y de sus compinches de la partidocracia. 

El Comité de Participación Ciudadana, cuestionado mediante amparos que piden su nulidad por no cumplir con los requisitos de la convocatoria, se dedica a patrocinar eventos de análisis de la movilidad en el área metropolitana, cómo si no hubiera permanentemente hechos de corrupción por denunciar. Guadalupe Rivas, presidenta de dicho Comité está más presente en actos que no le corresponden que dando cuentas de las labores del Comité que preside. Resulta más preocupada por el sistema de transporte público que por el combate a la corrupción. 

Un Sistema que iba a ser eminentemente ciudadano resulta ser un monumento a la inutilidad y al despilfarro. Su Comité Coordinador sigue integrado sin que nadie proteste, por un Contralor carente de  legitimidad que el Congreso ni siquiera se ha dignado en ratificar, violando la Constitución del Estado de Nuevo León. Corrupción es también aceptar puestos y responsabilidades públicas para las cuales uno no está preparado. 

Que rectifiquen el Gobernador, el Congreso y el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción. Urge por simple congruencia. Nuevo león lo exige.   

AMLO y el Combate a la Corrupción

Comparte este artículo:

AMLO tiene una curiosa interpretación del combate a la corrupción. Una interpretación que no convence a quienes se dedican al verdadero combate a la corrupción. A los muy corruptos, entiéndase los ex presidentes y sus colaboradores cercanos, les acordó una amnistía de estilo muy personal, para comprar la paz. Una paz insultante para el resto de los mexicanos. ¿Quién entenderá un AMLO silencioso frente a los desafíos que le envía Peña Nieto desde la cumbre de los lujos en Madrid a la cual accedió gracias a una vida política empapada de corrupción? ¿Habrá lógica en el combate a la corrupción predicado por el presidente y el lujo en el cual se exhibe su predecesor con dinero que nos robó a todos los mexicanos?  

A los proyectos desarrollados por sus antecesores que consideró manchados por la corrupción, simplemente los cancela. Sea cual sea el precio que tenga que pagar el país por esta cancelación. No intenta enderezarlos, no intenta rescatar proyectos muy valiosos para el futuro del país. Los cancela. Así pasó con el NAIM, proyecto clave para fortalecer la vocación turística de México, una vocación indiscutible por las playas, el patrimonio arqueológico y colonial, el clima privilegiado por la ubicación tropical del país. Cancelado. Por corrupto y por demasiado elegante y bonito. Igual que el avión presidencial. Demasiado bonito para él. El aspira a aeropuertos al estilo de los países de Europa oriental antes de la caída del muro de Berlín. Grises y aburridos. Así se siente a gusto. ¿Probabilidades de corrupción en las estancias infantiles? ¡Canceladas! ¿Intento de combatir la corrupción? La corrupción no se combate, se erradica matando los organismos en los cuales se desarrolla. ¿Manejos dudosos en el CONACYT? ¡Que le quiten recursos al CONACYT! 

Para mayor congruencia, solamente falta que acabe con el STPRM y su líder. ¿Tendrá el valor y la honestidad política de hacerlo? ¿O está pavimentando el camino para que Romero Deschamps y Gómez Urrutia escriban las nuevas páginas del sindicalismo mexicano de la nueva era? 

Ya en 2015, Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, engaño a 1 millón de nuevoleoneses con un discurso anticorrupción. Para resultar igual de corrupto que sus antecesores. Y más inútil e ineficiente. Nuevamente, en 2018, AMLO logró el apoyo de 30 millones de mexicanos en nombre de un combate a la corrupción que no es más que un engaño electoral. ¿Será menos inútil e ineficiente? 

Camino resbaloso y peligroso por delante

Comparte este artículo:

Apenas pasaron dos meses de este nuevo régimen, (todavía no se puede hablar de un nuevo gobierno, porque si bien hay un nuevo presidente, parece que ocupa todas las funciones del gobierno….¿en dónde está el gobierno?) y ya está dando lugar a análisis políticos novedosos, cómo lo demostró un editorialista el día lunes, dedicándose a estudiar el “mecansogansismo”, nueva palabra del vocabulario político, propio del nuevo régimen. 

Falta ahora que este editorialista o cualquier otro se dedique a analizar esta afirmación presidencial muy sesuda de la mañanera del día de ayer: “el pueblo se cansa de tanta pinche transa”. La República está tomando altura, gracias a estos ejercicios discursivos novedosos que con toda seguridad van a elevar la capacidad de decisión y a lograr una mejor división de poderes. 

Tal afirmación presidencial era probablemente la consecuencia de una agenda dominical frustrada por haber perdido el vuelo de regreso de Veracruz a la Ciudad de México y de haber tenido que regresar por carretera, agregando fastidio al cansancio de un fin de semana dedicado a una gira política, en lugar de procurar un descanso indispensable para seguir cargando con el país. 

Particularmente, sin querer compartir la tarea con un gobierno que no gobierna nada. En intervenciones nada discretas, el presidente ha dejado sentir su descontento con el poder legislativo, acerca de la Guardia Nacional, y ahora con el poder judicial por su tibieza en condenar la corrupción. ¡Ojo! el “mecansogansismo” está a punto de romper con las instituciones. 

Solamente confirmando lo que exclamó hace 12 años en el Zócalo: “Al diablo con las instituciones”. El camino por delante está resbaloso y podría ser peligroso.  

¿Juntos o acarreados?

Comparte este artículo:

“Asertividad es una habilidad social y comunicativa que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás.” Parece que esta habilidad les faltó a la mayor parte de los organismos que firmaron el desplegado patrocinado  por la Mesa Metrópoli Monterrey (por una ciudad segura y justa) y que apareció publicado a página entera y a todo color en la página 3 de la sección “Nacional” del periódico el Norte, este domingo 27 de enero de 2019. 

Hasta donde pude averiguar, no apareció en todos los periódicos de la localidad. Ya que la Guardia Nacional sigue siendo un proyecto en construcción, aprobado por la Cámara de Diputados, con reservas del propio AMLO y que sigue siendo sujeta a la aprobación y modificaciones que le hagan el Senado de la República, parece algo extraño que tantas instituciones y organismos hayan firmado este desplegado, que no se sustenta en ninguna realidad. 

Por averiguaciones personales, puedo afirmar que muchos de los que aparecen cómo firmantes o fueron forzados o fueron violados. ¡Es decir que su firma, vulgo, su logo, fue puesto sin su consentimiento formal! ¿Quién está detrás de este desplegado? ¿Será el Gobierno de la República, a través de Judith Díaz, urgido del apoyo a un proyecto en construcción, que todavía no recibe apoyo unánime de los propios diputados de Morena? ¿O será el Ejercito, deseoso de recibir un apoyo formal de las instituciones a través de un desplegado que podría dejar abierto el respaldo a su deseo de asumir la responsabilidad formal de la seguridad interior del país? 

Cualquiera sea la respuesta, levanta harta sospecha y no menos cuestionamiento. ¿A dónde vamos? La Guardia Nacional no deja de ser una imposición de AMLO, con todo y pataleo de Morena y de Tatiana Clouthier, para establecer una fuerza represiva armada que en el futuro tendrá el poder de intervenir en todos y cualquiera de los eventos de la vida nacional. El Norte se hizo portavoz de un proyecto subversivo, violentando a muchas organizaciones y forzando su aceptación aparente, sin tener muestras evidentes de su aceptación real. ¿Así será el sexenio de AMLO? ¿Violación de la expresión de los diferentes niveles de la sociedad? 

Todavía estamos a tiempo para patalear y exigir correcciones a lo que aparenta ser una orientación hacía una  violación a la libertad de expresión. Que nos digan Tatiana, Judith  y El Norte que tanto los forzaron para que salga este desplegado. Se trata de los próximos seis años. ¿Libertad real o libertad fingida?     

Construir el presente

Comparte este artículo:

“Yo construyo presente” declara Tatiana Clouthier en una entrevista reciente. Este objetivo debería procurar AMLO en sus búsquedas para lograr construir el nuevo México que pretende construir, bajo la etiqueta de la cuarta transformación. No de la Cuarta República, como algunos quisieran confundirnos. 

Construir el presente sería cumplir con su compromiso de erradicar la corrupción sin transar con la corrupción institucional que existe en el país. Construir el presente sería respetar sus discursos de campaña en los cuales pretendía ganar votos fáciles atacando a un Romero Deschamps, que ahora cómo presidente ni se atreve a tocar y menos a denostar cómo solía hacerlo de candidato. 

Construir el presente sería respetar su promesa de devolver al ejercito a sus cuarteles de dónde nunca debería haber salido y no de pretender armar una Guardia Nacional militarizada y a sus órdenes. Construir el presente debería ser construir una “Fuerza Civil” nacional, sobre el modelo ideado y diseñado por la iniciativa privada de Nuevo León para constituir una verdadera capacidad de respuesta al crimen organizado. 

Construir el presente sería actuar de presidente cómo predicaba de candidato y no de darle la vuelta a enfrentar los verdaderos problemas del país. ¿Realmente pretende construir el presente basándose en el “pueblo bueno y sabio” que aspira a robar gasolina? Si no entendemos que construir el presente es corregir al pueblo bueno y sabio, también es atacar de frente los criminales disfrazados de políticos que robaron a México durante 18 años.

Si no entendemos que construir el presente implica apoyar a los emprendedores en lugar de volver a instaurar precios de garantía para los productos agrícolas, repitiendo errores de hace más de 50 años, si no entendemos que construir el presente es apoyar a la ciencia y a la innovación en lugar de crear cien universidades sin propósito, entonces probablemente, lo que se busca será regresar a un pasado de fracasos ya comprobados. 

Construir el presente significa no regresar a un pasado que condujo al país  a la pobreza y a la incapacidad de progresar. Esperemos que AMLO entienda lo que quiere decir Tatiana cuando afirma que construye presente.