Exasesor de Trump reconoce que mintió al FBI sobre sus contactos en Rusia

Comparte este artículo:

El general retirado Michael Flynn, exasesor del presidente Donald Trump, se declaró culpable de haber mentido al FBI por sus contactos con funcionarios rusos, y aceptó colaborar con la justicia.

El general de tres estrellas dijo que fue “extraordinariamente doloroso” enfrentar varios meses acusado de “traición”, y añadió que esas “falsas acusaciones son contrarias a todo lo que he hecho y todo lo que defiendo”.

Sin embargo, añadió: “reconozco que las acciones que admití en la corte hoy fueron equivocadas y, a través de mi fe en Dios, estoy trabajando para hacer lo correcto”.

“Acepto la responsabilidad plena por mis actos”, señaló el general, que ocupó el cargo de Asesor de Seguridad Nacional por poco más de tres semanas antes de ser despedido.

El falso testimonio ofrecido por Michael Flynn sobre sus contactos con un alto diplomático ruso antes de asumir como asesor de Seguridad Nacional fue obstaculizó la investigación sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016, de acuerdo con el Departamento de Justicia.

Flynn fue inculpado por mentir a agentes del FBI sobre sus contactos con un alto diplomático ruso semanas antes de asumir su cargo como principal asesor en materia de Seguridad Nacional en la Casa Blanca.

El papel del internet en México

Comparte este artículo:

En su visita a México el fundador de Alibabá Group, el fundador y presidente ejecutivo de la empresa de internet explicó en distintos foros la importancia de internet para el futuro de los Estados y el desarrollo de la economía. En sus palabras explica que “si la gente no está conectada a Internet en los próximos 10 ó 20 años, va a estar peor que cuando la gente no tenía electricidad hace 20 años; se quedarán rezagados”.

Con estas declaraciones en perspectiva, habrían de considerarse las capacidades institucionales que se requieren para potencializar el uso del internet, en específico la seguridad informática en nuestro país porque el desarrollo de internet tiene como contraparte una serie de riesgos.

De acuerdo con el libro “La Guerra en la Red” de Richard A. Clarke y Robert K. Knake el escenario del ciberespacio se convertirá en el teatro de operaciones para las próximas guerras entre estados.

Esta situación se ha visto reforzada por tres acontecimientos que posibilitan visibilizar el potencial de amenaza para Estados y ciudadanías: 1) en 2007 fue el ciberataque que se efectuó contra Estonia desde direcciones IP rusas, esto en represalia por quitar un monumento a los soldados soviéticos caídos durante la Segunda Guerra Mundial, cabe destacar que Estonia es uno de los Estados con mayor uso del internet por lo que los daños fueron importantes; 2)  en 2010 fue el empleo de Stuxnet un virus especialmente diseñado para destruir los sistemas de la planta nuclear iraní de Sushehr y el complejo de enriquecimiento de uranio en Natans, este segundo acto fue perpetrado por Estados Unidos e Israel; 3) en 2013 las revelaciones que dio Edward Snowden sobre las capacidades de investigación y el uso de los metadatos para intervenir correos electrónicos, servicios de voz, video, foto, entre otras, por parte de las agencias de inteligencia de ese país, es decir, un espionaje global, donde hasta los celulares de líderes mundiales fueron intervenidos.




En este contexto el Estado Mexicano asentó en su Programa para la Seguridad Nacional al ciberterrorismo como un riesgo y amenaza; asimismo, en México el Gobierno de la República puso en operación el Centro Nacional de Respuesta a Incidentes Cibernéticos de México (CERT MX) de la Policía Federal.

Sin embargo, aún falta por hacer, por ejemplo Víctor Lagunes Soto, Jefe de la Unidad de Innovación y Estrategia Tecnológica de la Presidencia de la República, declaró en septiembre del año pasado que nuestro país pierde 3 mil millones de dólares por ciber delitos al año. Del mismo modo, en nuestro territorio sólo el 19 por ciento de las empresas tienen programas de seguridad informática contra el 40 por ciento que se presenta a nivel global.

Los daños por ataques del terrorismo cibernético pueden ir desde la inhabilitación de los equipos y algunas máquinas como lo demostró el caso de Stuxnet hasta el robo de información para después ponerla en venta, vulnerándose los datos personales y confidenciales de los usuarios.

En evidencia, si internet es la herramienta económica del futuro, hay que estructurar un plan de seguridad mediante una política pública que sume las acciones de Gobierno, empresas, centros de educación superior y ciudadanía contra los riesgos que puede traer.

La información que se maneja a través de Internet es valiosa para las personas y para las instituciones públicas, privadas y sociales. La información supone conocimiento, inteligencia y valor agregado, y esta información va desde la que se utiliza para operar una termoeléctrica o una planta nuclear hasta el intercambio de imagen, voz y texto de las personas en su vida cotidiana.




La seguridad informática representa uno de los ejes de trabajo, formación, capacitación e investigación del presente y del futuro, de ahí el peso que cada vez más se le da en diversos foros nacionales e internacionales, más aún si se consideran los graves riesgos a los que un país, una comunidad o una empresa están expuestos ante ataques de diferente índole que van desde el robo de activos hasta riesgos a la seguridad nacional.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

Sergio González Rodríguez: ‘Estamos contemplando la crisis integral de las instituciones Publicas en México’

Comparte este artículo:

México ha perdido a una de sus voces más importantes dentro del periodismo y la literatura en una etapa en la que era imprescindible. Si el presente vislumbra un futuro complicado para el país, los libros de Sergio González Rodríguez ayudan a comprender nuestra terrible actualidad a través de un pasado que no deja de actualizarse.

En octubre de 2015, Sergio vino a Monterrey para presentar su libro Los 43 de Iguala. México: verdad y reto de los estudiantes desaparecidos. Meses atrás había leído Campo de Guerra, por el que se hizo acreedor del Premio Anagrama de ensayo 2014 y tuve la oportunidad de entrevistarlo por su generosidad de otorgarme 10 minutos después de que ya había concluido su tiempo de prensa.

Campo de Guerra analiza el problema geopolítico en México y su relación con Estados Unidos en la guerra contra el narcotráfico, por eso mismo me pareció imposible no relacionarlo con el libro que estaba presentando, una estupenda crónica e investigación sobre lo ocurrido en Iguala la noche del 26 de septiembre de 2014.

Revivo esta entrevista con la intención de recordar algunas ideas – de tantas – de Sergio González Rodríguez derivadas de algunas preguntas torpes que le hice. Desearía no hacerlo alrededor de esta terrible noticia que nos afecta a todos, porque a partir de hoy nos hemos quedado, como ya lo dije, sin una de las voces más importantes dentro del periodismo, que investigó y denunció los feminicidios en Ciudad Juárez y por eso Roberto Bolaño lo incluyó en su libro 2666 con su nombre original, por el simple hecho de ser el periodista que investigó los crímenes.

¿De qué forma el contexto que rodea a la guerra contra el narcotráfico declarada por Felipe Calderón influyó en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa?

La vinculación que señalas es, desde luego, cierta. Campo de guerra es un estudio geopolítico, es un informe sobre la situación geopolítica de México y tiene como centro de la investigación la guerra contra el narcotráfico que se realizó en México entre el año 2007 y 2012, y el caso del libro actual, un año después, los 43 de Iguala, es un estudio de caso donde se documentan los asuntos que estaban planteados, algunos de ellos a nivel teórico, otros empíricos y se explica por qué pudo darse este episodio tan atroz. Yo creo que sí hay una continuidad en la investigación, en la documentación, pero sobre todo, en la comprobación de las tesis que manejé en Campo de Guerra.




A partir de lo que pasó en Iguala aquella noche, ¿cómo inicias la investigación que se materializa en este libro?

Creo que como todos los que escuchamos las noticias, al principio teníamos datos muy aislados y versiones muy poco claras de lo que había sucedido esa noche; a la fecha seguimos preguntando qué es lo que sucedió realmente. Yo lo que traté de hacer desde el principio es responder estas preguntas en vez de circular información sobre los hechos, circulaban versiones a favor o en contra, es decir: se estableció una narrativa de buenos contra malos que fue la que persistió a lo largo de los meses contra la idea de reducir los hechos a una simple visión de partidarismo, por una u otra parte es lo que yo trato de contradecir porque lo rechazo en mi libro; trato de proporcionar los elementos informativos y documentar los diversos niveles que confluyen en la tragedia de esa noche.

Esteban Illades, editor de la revista Nexos, tituló uno de sus reportajes sobre el tema: El polvorín que nadie olió, ¿crees que realmente nadie estaba al tanto de lo que sucedía en Guerrero, en Iguala?

Está demostrado por las propias declaraciones gubernamentales que sí existía información al respecto, no solamente a nivel de información de inteligencia por la coordinación de Seguridad Nacional, que es el organismo de inteligencia del Estado Mexicano, sino también se sabe por las propias declaraciones de las autoridades que estos hechos estaban siendo monitoreados, no solamente por las instituciones de la seguridad pública, también por la oficina de la presidencia y las distintas corporaciones policiacas de distintos niveles.

En el momento de los hechos se tuvo un conocimiento en tiempo real de lo que estaba aconteciendo, de manera que hablar de algo que no se previó, es más bien hablar de irresponsabilidad gubernamental para responder a tiempo sobre este asunto. Hay que considerar que también en el ejército y la marina tenían conocimiento sobre estos hechos y sus agentes están en actuación permanente, no solamente los que están destacamentados por razones de combate al narcotráfico, también las organizaciones de inteligencia estaban absolutamente al tanto de todo lo que iba a suceder y sucedió esa noche.

 

¿De qué forma podemos relacionar a los 43 estudiantes de Ayotzinapa, a sus padres, a sus familiares, con lo que en Campo de guerra denominas como la “Anamorfosis de la víctima”?

Así es. El problema aquí es que estamos contemplando un país donde todos somos víctimas reales o potenciales del crimen organizado y fuerzas armadas o corporaciones policiacas, es un estado “Alegal”, como menciono en Campo de guerra, un “An-Estado”, que quiere decir: contra y fuera de la legalidad y que simula defender la ley.

Este asunto es muy claro, es una Normal tradicionalmente opuesta al gobierno y al estado mexicano y en los últimos años se ha radicalizado esta postura y su actitud ha sido cada vez más beligerante en confluencia con otros grupos como los anarquistas que tienen alcance internacional y actúan en México; esto hizo que el año anterior tuviéramos una efervescencia muy fuerte contra el Estado y contra el Gobierno en México, no sólo el Federal, sino también con los municipales y estatales, de modo que tenemos que encuadrar estos fenómenos de una manera más amplia, más allá del reduccionismo a hechos aislados de nota roja o un hecho excepcional o esporádico como se llegó a decir. Estamos contemplando en la noche de Iguala una atrocidad que esperamos nunca se repita, la crisis integral de las instituciones Publicas en México.




Recordamos el caso de Radilla Pacheco y vemos la influencia que tuvo para que hubiera cambios en la Constitución sobre el procedimiento e investigación de los desaparecidos, ¿vislumbras al caso de los 43 estudiantes como posible detonador de cambios en las leyes?

Creo que tenemos la legislación suficiente, tenemos las normas constitucionales ya inscritas en el derecho convencional internacional que atañe  a la defensa de Derechos Humanos en México y lo que no tenemos es el cumplimiento de estas normas constitucionales. Yo creo que el caso de Iguala nos debe llevar a exigir el cumplimiento de estas.

Es inaceptable que el ejército mexicano nos explique que no intervino porque hay una limitación de tipo legal: sólo interviene el ejército a petición de la autoridad civil y creo que este es un error porque la constitución indica que el poder ejecutivo, y en este caso las fuerzas armadas son un ramo del poder ejecutivo, están responsabilizadas, son las garantes del respeto a los Derechos Humanos y no es posible que no expliquen con una razón procedimental la vulneración a derechos constitucionales, esto es lo que no podemos aceptar.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Un Totolapan en cada hijo te dio…

Comparte este artículo:

En los últimos días supimos la noticia de los hechos ocurridos en San Miguel Totolapan, Guerrero donde grupos de autodefensa han surgido para combatir al grupo criminal denominado “Los Tequileros”.

El hecho que ilustra el punto máximo de la ridiculez es cuando al secuestrar los Tequileros a un ingeniero de la localidad, el grupo autodefensa en represalia secuestró a la madre del líder de dicho grupo, Raybel Jacobo de Almonte.

Totolapan es de esos pueblos de la zona de Tierra Caliente que es uno de tantos en este país que nunca han existido para nadie, que han sido sistemáticamente olvidados por todos y que los recordamos sólo por tragedias o hechos que llenan de asombro y enfado a la sociedad nacional.

El problema de las autodefensas es un fenómeno cada día de mayor repetición en el país y tanto sus causas como consecuencias dependen del contexto específico del país. Sin embargo, la estrategia gubernamental es siempre la misma.

Paso 1: Desprestigiar el movimiento

Paso 2: Instarlos a deponer las armas

Paso 3: Dinamitar las diferencias internas

Paso 4: Atomizar los grupos

Paso 5: Eliminación del movimiento

Más allá de la ilegalidad que, por supuesto, constituye un movimiento autodefensa, el gobierno simplemente va por el camino fácil a problemas tan complejos y tan ríspidos que, sin lugar a dudas, no resuelve absolutamente nada.

Grupos como “Los Tequileros” se han formado como consecuencia de la terrible estrategia de seguridad nacional de los tres niveles de gobierno que fragmentan a unos y otros agravando el problema en proporciones desconocidas.




El polvorín que es la Tierra Caliente es algo que a pocos asusta en estos momentos pero que sin lugar a dudas es reflejo del enorme vacío gubernamental en esos estados (Guerrero y Michoacán) donde sus gobiernos están a total merced del crimen organizado en los tres niveles de gobierno.

En Michoacán donde matar secretarios de seguridad pública se ha convertido en uno de sus principales deportes tenemos una ausencia total del gobierno en todo tipo de temas. ¿Dónde quedó el movimiento del Dr. Mireles? Domesticado bajo la figura del “Papá Pitufo” que a estas horas tiene menos o igual poder que un policía rural.

No se trata de apoyar o eliminar las autodefensas de un plumazo, el problema está en la miopía del gobierno para resolver el problema y mientras el narco siga teniendo voz y voto en los palacios de gobierno la situación no se resolverá.

Este tema en Totolapan no se resolverá ni capturando/asesinando al “Tequilero” ni siquiera capturando/asesinando a cada uno de los miembros del grupo.

No se trata de eliminar “Tequileros” o pulqueros o mezcaleros… se trata de abordar el tema de frente con modelos de policía única, renovación de policías y una intervención total y permanente del gobierno federal en estas regiones.

Afortunadamente, el ingeniero anteriormente mencionado fue liberado, lo mismo que la madre de Raybel Jacobo de Almonte. Sin embargo, el problema está ahí y como siempre el gobierno del estado de Guerrero inexistente y sin saber cómo abordar el tema.




Guerrero, es una región tan fallida como Siria o Afganistán porque, aunque se escuche a exageración, comparten muchas características, incluso en el tema de desplazados. Lo único que salva a la zona de Tierra Caliente es su limitación geográfica y que el problema no se ha trasladado a otras regiones.

No se trata de meter más soldados o más marinos, es claro que Cienfuegos no está de acuerdo y que dicha estrategia no puede mantenerse a largo plazo.

Astudillo, el desconocido gobernador de Guerrero ha salido a decir que el problema no está fuera de control. Es paradójico decir que la zona está controlada cuando él está en el cargo tras la renuncia y huida de un gobernador que no pudo con dicha zona.

La constitución de la autodefensa en Totolapan es reflejo de la ausencia de toda autoridad y presenta un falso dilema que la prensa ha presentado “Apoyar o no a las autodefensas”.




Las autodefensas son un síntoma de la enfermedad, sin embargo, lo que pasará en los próximos días será la solución antes presentada, los conminarán a deponer las armas, el Ejército pudiera estar un par de semanas, los Tequileros no morirán, es más, se fragmentarán en células aún más difíciles de rastrear y le facilitarán el trabajo a grupos como Los Zetas que podrán entrar a operar en Totolapan y zonas aledañas con un panorama más alentador, grupos rivales divididos, sociedad en temor, autodefensas extintas y una ausencia de gobierno traducida en espléndida cooperación.

Lo dicho, dicho está.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Inseguridad en el país: COPARMEX arrepentida de su decisión pasada

Comparte este artículo:

El 2016 podría presentarse como el año con mayor inseguridad para México. Podemos señalar esto como el vivo reflejo de la corrupción que existe dentro del país, en los últimos meses se han agraviado todo lo que esté relacionado con economía y seguridad en el país. El pueblo pide al gobierno Federal hacerse responsable y poner medidas de respuesta de inmediatas, pero no solo el pueblo, también organismos públicos han declarado en contra del sistema.

El pasado 13 de octubre la COPARMEX (Confederación Patronal de la República Mexicana) exigió que la seguridad nacional dejara de ser función de la Secretaría de Gobernación. En 2012 la COPARMEX dio voto de confianza a la propuesta del Ejecutivo para que se disolviera la Secretaría de Seguridad Nacional, y sus funciones se delegarían a la Secretaría de Gobernación.

Pero en la confederación que tuvo lugar el pasado jueves el presidente de la COPARMEX, apuntó lo siguiente: “Hoy, con la misma convicción que hemos mantenido en respaldo a la mayoría de las reformas estructurales que impulsó el presidente y aprobó el Congreso, debemos reconocer que, en materia de seguridad, nos equivocamos”

En los primeros ocho meses del año hubo 23 mil 138 homicidios, mil 219 más que los cometidos el año pasado. Después de estas declaraciones el Secretario de la Secretaria de Gobernación, Osorio Chong negó que la situación de inseguridad de la nación se haya agravado. Sin embargo, los números no mienten, la inseguridad en el país ha aumentado considerablemente.

 




La COPARMEX no ha sido el único organismo que pide al gobierno la solución de estos problemas, el Consejo Coordinador Empresarial sostiene que la disminución de delincuencia, violencia e impunidad deben de volver a ser una prioridad en la agenda del Gobierno Federal.

La COPARMEX admite haber cometido un error al aceptar la disolución de la Secretaría de Seguridad Nacional, ya que efectivamente la Secretaria de Gobernación cuenta actualmente con muchas funciones, y agregarle el peso de la seguridad nacional es una catástrofe total.

 




Podrá ser la mala administración del Secretario de Gobernación, o podrá ser el exceso de funciones de la Secretaría. Muchas veces resulta contradictoria la delegación de responsabilidades a un solo organismo, lo que sí es seguro es que se necesita una pronta solución a la inseguridad que se está enfrentando actualmente en el país.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Los hooligans de Monterrey

Comparte este artículo:

Hace 30 años, en junio de 1986, cientos de aficionados ingleses inundaban la ciudad de Monterrey para ver a su equipo jugar la fase de grupos de la Copa del Mundo jugada en nuestro país. Con la llegada de los ingleses, México conoció por primera vez a los hooligans, también llamados ultras que son una bola de inadaptados sociales que bajo el pretexto del futbol hacen N cantidad de desmanes y desorden por donde pasen. Tristemente, los hooligans son un sello característico que ha venido cargando el pueblo inglés durante años.

En esos días de ese Monterrey pre-urbanizado, los hooligans llegaron a la Central de Autobuses de Avenida Colón rumbo a la zona del Tecnológico donde jugarían contra Portugal y Marruecos. Comentarios de la época y narraciones periodísticas señalan la inoperancia de la policía y la sorpresa del público ante estos sujetos que hicieron destrozos en su paso.

Esa fase de grupos que fue algo complicada para Inglaterra, aunado al calor infernal que se vivía en ese mes, increpó a los hooligans de tal manera que tenían que sacar su coraje de algún modo.

En esos días de ese Monterrey pre-urbanizado, los hooligans llegaron a la Central de Autobuses de Avenida Colón rumbo a la zona del Tecnológico donde jugarían contra Portugal y Marruecos.

Escandalizaron en las cantinas del Centro, tuvieron varias batallas campales a las afueras del Estadio Tecnológico contra mexicanos que les hicieron frente con unos cuantos detenidos y para terminar de burlarse de la autoridad, hombres y mujeres se bañaron sin ningún pudor enfrente del Palacio de Gobierno ante la mirada burlona de la policía.

Paren a los hooligans es el clamor en Monterrey” tituló El Norte en esos días. Ahora en 2016, el fenómeno se repite en Francia, los hooligans ingleses se enfrentaron a otros igual de violentos como son los ultras rusos.

Decenas de lesionados y daños en negocios dejaron en Marsella que sin deberla ni temerla ha tenido que pagar el plato roto del nulo control de la seguridad. A diferencia de los policías regiomontanos de 1986 que solo se reían de ver a los hooligans desnudos bañándose en la Macroplaza, en Francia han tomado medidas serias y apropiadas.

De inicio, han puesto sobre la mesa la eliminación de Rusia e Inglaterra como medida final si los altercados continúan. Aparte de eso, han decidido escoltar a estos grupos antes y después de los partidos y expulsar del país a todo aquel desquiciado que siga causando problemas.

A diferencia de los policías regiomontanos de 1986 que solo se reían de ver a los hooligans desnudos bañándose en la Macroplaza, en Francia han tomado medidas serias y apropiadas. De inicio, han puesto sobre la mesa la eliminación de Rusia e Inglaterra como medida final si los altercados continúan.

A reserva de las subsecuentes investigaciones que se harán de cada caso, vemos como la seguridad nacional se pone en riesgo por sujetos descontrolados y carentes de límites que son usados por células del crimen para hacer sus fechorías. Esto no es nada nuevo, ni dejará de pasar tristemente… sin embargo, es preciso señalar que en Francia se están tomando medidas que aquí en México debemos copiar y aplicar no solo en espectáculos deportivos sino de cualquier tipo.

Las barras, que son la versión tropical de los hooligans en México, son grupos que se comportan y actúan por líderes que cual cártel manipulan y agreden a todo aquel que consideren enemigo.

Quizás en México no tenemos en las barras el nivel de violencia que tienen en Inglaterra pero, en un país donde la violencia es casi endémica, no estamos para tolerar más cosas como esta.

30 años pasaron desde el paso hooligan en Monterrey y el gol con la mano de Maradona que los eliminó. Con la mano, la mano de la cero-tolerancia debemos acabar con las barras en México que no le aportan nada al fútbol ni le aportarán y así cortar de tajo cualquier elemento violento bajo el auspicio de una camiseta de un equipo…

Lo dicho, dicho está.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”