Revocan amparo a Kate del Castillo

Cd.México(17 de Mayo) – Según información del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal de Ciudad de México revocaron el amparo otorgado a Kate del Castillo, con esto queda sin efecto la petición de protección de la justicia y determino que la Procuraduría General de la República, no atento contra la actriz ni violo sus derechos.

En noviembre del 2016, la actriz, quien fue protagonista de la serie de televisión “La Reina del Sur”, obtuvo un amparo en contra de la PGR por la omisión de información en la averiguación hecha por presuntamente tener nexos con Joaquín El Chapo Guzmán.

Fecha en la que un juez federal dio una resolución, en la cual se filtraron diversos materiales que realizaron medios de comunicación impresos, digitales y televisivos, de acuerdo con el fallo del juzgado tercero de distrito amparo en materia penal de la Ciudad de México publicado en noviembre de 2016, la resolución formo parte del expediente 70/2016, en el cual da cuenta de la demanda presentada por Kate del Castillo, después de haberse reunido junto al actor Sean Penn de nacionalidad estadounidense y Guzmán Loera poco antes de ser recapturado el pasado 8 de enero de 2016.

Determinando así el Tribunal Colegiado que queda firme sobre el juicio de amparo 70/2016 promovido por Kate del Castillo a través de su abogado y que en materia de revisión se revoca la resolución y que la justicia de la unión no la amparaba ni la protegía.

 

Con información de López Doriga Digital.

El Chapo, el surrealismo y otras inquietudes

“El Chapo” antes de su segunda captura y fuga ya se había convertido en algo más que en un simple personaje del hampa. En la prensa comparaban su poderío crematístico con el de los grandes empresarios de los negocios lícitos y; una (¿gran?) parte de mexicanos, lo enaltecían al nivel de un héroe del pueblo, una leyenda viva, como una especie tergiversada de Robin Hood de los narcóticos que otorgaba dádivas a sus paisanos con dinero ilícito.

Sabíamos, como cualquier otro narcotraficante, que “El Chapo” maniobraba sus negocios ilícitos desde la seguridad de su escondrijo y que era el capo de unos de los cárteles más longevos y poderosos de México; pero poco conocíamos de la personalidad y vida privada de este hombre enigmático; solo esas historias urbanas de que iba a restaurantes y pagaba al final la comida a todos los comensales, o de sus paseos despreocupados por las calles de alguna metrópoli sin que alguna autoridad se le atreviera a aprehenderle. Que eran chismes de boca en boca y solo eso, y que a los más escépticos nos parecían esas historias más que patrañas, idolatrías, hipérboles de pláticas de café o de borrachera. Una leyenda más como la de “El Chupacabras” y “La Llorona”.

Su última fuga exaltó en la población aún más esa idolatría, y a los escépticos nos dio un atisbo de su astucia y su poder de persuasión pecuniaria.

Su última fuga exaltó en la población aún más esa idolatría, y a los escépticos nos dio un atisbo de su astucia y su poder de persuasión pecuniaria. El Chapo era capaz de franquear cualquier barrera que se le presentara para conseguir su libertad y de utilizar subterfugios para persuadir con grandes fajos de billetes a los celadores. Sin duda, el Gobierno Federal subestimó su astucia y poderío, y eso nos hizo pensar en que tal vez sí fuera ese hombre un mítico, intocable, impasible.

A seis meses de haber besado la libertad por segunda ocasión, la noticia de su tercera aprehensión inundó los periódicos mundiales. El legendario señor del narco de Sinaloa al fin había caído. Tal vez había cometido un craso error de logística como en sus capturas pasadas. Pero más que eso, su tercera recaptura desembocaba en un melodrama inverosímil, surrealista, que se dividió en opiniones maniqueas sobre su función en la sociedad. Digno de una película noventera de Hollywood con Jean-Claude Van Damme como protagonista, con todo y sus clichés y su Deus ex machina.

Con cada nueva información que se publicaba, ésta iba acompañada de un incrédulo “Oh my God!”, seguido por el escrutinio de la fuente para cerciorarse de no haber caído en uno de esos sitios de sátira. Con los videos de la entrevista y los mensajes con la actriz mexicana, lo conocimos de forma más íntima, humana, capaz de odiar y amar, y que sobre todo era capaz de cometer los más flagrantes errores por sentimentalismos e ínfulas. El capo mítico, intocable e impasible se había reducido a un ser humano ordinario que el azar y la coyuntura nacional lo hicieron proliferar en uno de los negocios más violentos.

“El Chapo” cometió sus errores y ahora nos toca a nosotros no cometer los nuestros. Un error sería guardar por él un sentimiento entrañable.

La manera en que se logró capturar a “El Chapo”, con el asalto de un comando de elite de la marina mexicana a la casa en donde se ocultaba, para seguir con la persecución por las alcantarillas y terminar en la ventura de dos policías federales que patrullaban en la carretera, la veremos encarnada en un alud de películas y series que aparecerán en los próximos años. Ensalzadas con el romántico desenlace de la actriz mexicana y la polémica entrevista del actor galardonado con dos Oscar.

Un narcotraficante no debe de ser símbolo de humildad, valentía ni altruismo, aun si éste regalara toda su fortuna a los pobres, ese fin nunca justificará el medio sangriento y caótico con lo que lo consiguen.

“El Chapo” cometió sus errores y ahora nos toca a nosotros no cometer los nuestros. Un error sería guardar por él un sentimiento entrañable. Las recientes entrevistas y ola de películas, series y libros que se vienen de la vida del capo podrían, a algunos de nosotros, suscitar simpatías por él. Hollywood convertirá la vida del capo en una historia romántica y aventurera, escondiendo las atrocidades que el mercado negro de las drogas (por la prohibición) ha causado en el país. Un narcotraficante no debe de ser símbolo de humildad, valentía ni altruismo, aun si éste regalara toda su fortuna a los pobres, ese fin nunca justificará el medio sangriento y caótico con lo que lo consiguen.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Se dice “Globos de Oro”

Pasado un año, y en una fecha por demás estratégica para la industria del cine, Alejandro González Iñárritu vuelve a ser noticia mundial tras su reconocimiento por la película The Revenant, galardonado con las preseas a “Mejor película (drama)” y “Mejor director”. Además de esto, se cosecha el éxito de Gael García Bernal, merecedor del premio “Mejor actor (comedia)” por su participación en Mozart in the Jungle y quien se consagra poco a poco gracias a su versatilidad.

El éxito de Birdman y Gravity también nos recuerda la trascendencia que, aunque a paso lento, los mexicanos van teniendo en el cine internacional, haciéndose presentes en uno de los eventos más cerrados —pero a la vez más populares— de esta industria.

En retrospectiva, el éxito de Birdman y Gravity también nos recuerda la trascendencia que, aunque a paso lento, los mexicanos van teniendo en el cine internacional, haciéndose presentes en uno de los eventos más cerrados —pero a la vez más populares— de esta industria. Gracias a películas como Amores Perros, Biutiful, El laberinto del Fauno y otras, Hollywood se acostumbra a hablar en español, y es que no podemos olvidar el discurso de Iñárritu respecto al gobierno mexicano, fomentando al surgimiento de una sociedad activa luego de los eventos relacionados a la conmoción nacional por la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la comunidad de Ayotzniapa.

Gracias a películas como Amores Perros, Biutiful, El laberinto del Fauno y otras, Hollywood se acostumbra a hablar en español.

En esta ocasión, los mexicanos no se pronunciaron ante la noticia nacional del momento —la recaptura de El Chapo—, pero eso no significa que no haya llegado a la ceremonia. Durante el opening de la ceremonia, el director Ricky Geravis hizo alusión a la entrevista que Sean Penn sostuvo con el narcotraficante durante el periodo en el que se encontraba prófugo de la justicia mexicana. “Voy a hacer este monólogo y luego me voy a esconder. Ni Sean Penn me va a poder encontrar”, dijo durante su intervención al comenzar el evento.

Este comentario es equiparable con el del mismo Penn cuando llamó “hijo de puta” a Iñárritu en plena ceremonia de los Oscar en 2015 que se vio vista por los distintos reclamos en temas como el género, la raza y los sentimientos xenófobos y nacionalistas. Afortunadamente, los comentarios sarcásticos y el humor negro no han causado revuelo en México, pues la discordia ahora gira en torno Caitlyn Jenner, quien también fue agraviada por su condición transgénero.

¿Por qué ahora no existe un clima de indignación ante esta referencia? ¿A caso es el tema de la entrevista de El Chapo para Rolling Stone lo que más nos tiene inconformes? ¿O seguimos creyendo que esto se trata de una cortina de humo? Cualquiera que sea la respuesta, lo cierto es que Guzmán Loera lentamente se convierte en tema atractivo, tanto que ya existen varias propuestas para hacer un filme basado en la vida del narcotraficante. Hablar de él es hablar del sistema político mexicano, de la corrupción y falta de profesionalización de nuestras cárceles, y de lo fantástico —con connotación de “fantasía” y no de “excepcional”— que puede llegar a ser nuestro país, donde la extradición apenas está llegando a la terminología de nuestros líderes en cuestión judicial para ser transformada en algo tangible.

Así como en estos últimos años hemos tenido la oportunidad de ver triunfar a nuestros cineastas, esperemos que sus logros no vengan acompañados de tragedias o noticias de alto impacto nacional. Vamos a demostrarle a Ricky Geravis que en México sí nos preocupamos temas de coyuntura y que no nos sentimos ofendidos únicamente por 15 minutos, como ya lo dijo en un tuit.

¡Corte… y queda!

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Una apología del delincuente: La entrevista a El Chapo por Kate del Castillo y Sean Penn

La verdad es que no quería escribir de esto al principio por todo el coraje que me da la situación. Pero estimo que es un tema que debe discutirse. Es inevitable, puesto que este ya está sobre la mesa.

Causó mucho revuelo desde el sábado la noticia de que Kate del Castillo, actriz mexicana, y Sean Penn, actor estadounidense, entrevistaron a El Chapo Guzmán en octubre, mientras este último todavía era prófugo de la justicia mexicana e internacional.

Mi crítica a esta situación, más que nada, es moralista. A quien no le guste, es bienvenido a no leerme… pero no pienso callarme en cuanto a que sus acciones me parecen de lo peor: de lo más egoísta, hipócrita, insensible, inconsciente e inmoral.

Las autoridades estadounidenses ya están investigando a estas personas por obstrucción de la justicia y encubrir a un delincuente fugitivo.

Las autoridades mexicanas quieren hablar con Sean Penn y Kate del Castillo sobre las reuniones que tuvieron con El Chapo. Las autoridades estadounidenses ya están investigando a estas personas por obstrucción de la justicia y encubrir a un delincuente fugitivo.

Espero que los juzguen por sus actos. Es de esperarse de Sean Penn… el típico actor de Hollywood que no podría importarle menos México y sus leyes. El típico gringo “rebelde”. Literalmente, le importó un comino la situación tan violenta que vivimos aquí y sobrepuso sus intereses personales de estar en el spotlight y tener unos minutos más de fama de los que le otorgan sus películas. Pero, en este acto tan egoísta, demostró que pisotea a México y a los mexicanos.

Y no se diga de Kate del Castillo… de ella da más coraje todavía. Sobre todo, por lo hipócritas que resultan sus acciones después de la carta que publicó hace aproximadamente cuatro años en los que invitaba a El Chapo a “traficar con el bien”. ¿Qué pasó, Kate? ¿Qué cambió? ¿Los mismos intereses egoístas que Sean Penn tienes? ¿Importaron más tus minutos de fama que toda la gente que ha asesinado El Chapo y el cártel que dirige?

Me repugnan principalmente los siguientes tres puntos:

Si usted, lector, conoce la ubicación de uno de los homicidas en masa y narcotraficantes más buscados del mundo, ¿a quién llama? ¿A su editor o a las autoridades (ya sea DEA, policía o lo que sea)?

1. Complicidad o comisión por omisión.
Toda la gente (inocente o no), incluyendo periodistas, que El Chapo mató o mandó matar entre octubre (mes desde el que Kate del Castillo y Sean Penn conocían su ubicación) y el viernes pasado (día en el que recapturaron a El Chapo) aún estarían vivos si estas dos personas hubieran avisado a las autoridades. Si usted, lector, conoce la ubicación de uno de los homicidas en masa y narcotraficantes más buscados del mundo, ¿a quién llama? ¿A su editor o a las autoridades (ya sea DEA, policía o lo que sea)?

Igual que su más reciente “escape”, esta “entrevista” contribuye a su reputación de Robin Hood. Y más que lástima, da coraje.

2. Publicidad para El Chapo.
Este tipo de publicidad para El Chapo (porque eso es lo que es, no nos engañemos) sólo contribuye a la lamentable construcción sociocultural de su personaje como un folk hero. Como bien dijo Don Winslow, cuando El Chapo escapó en julio pasado: “It’s a shame, because this ‘escape” will only add to his reputation as a Robin Hood-like folk hero — songs will be written and sung, kids will listen to them and aspire to be the next Chapo Guzman. The man is no Robin Hood — he’s a mass murderer.” Como bien dice el novelista, es una lástima. Igual que su más reciente “escape”, esta “entrevista” contribuye a su reputación de Robin Hood. Y más que lástima, da coraje. Causa coraje y repulsión que actores como Penn y del Castillo (son ídolos de muchas otras personas) se hayan prestado a ser portavoces de El Chapo y productores de su publicidad, tanto en forma de “entrevista”, como de biografíaa y de película.

3. Sirviendo los deseos de un narcotraficante y asesino.
No son periodistas, sino meros portavoces. Y lo afirmo no con aire de soberbia, como muchos han criticado a quienes negamos el carácter periodístico del “trabajo” de Penn y del Castillo. Lo afirmo porque la publicación estuvo sometida a la aprobación del capo mexicano. ¿Qué periodista que se respete (o qué periodista de verdad, más bien) hace eso? Como bien decía George Orwell: “periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas”.

El mismo conflicto ético y moral se dio hace unos dos años aproximadamente, cuando Julio Schrerer entrevistó a El Mayo Zambada (el segundo en mando, después de El Chapo, del cártel de Sinaloa) para la revista Proceso. El tema lo abordó en ese entonces el Dr. Raúl Trejo Delabre bastante bien:

“La mayor parte de los defensores de Scherer han querido resolver los cuestionamientos a ese terrible error profesional y político diciendo que se trata de manifestaciones de envidia. Esa es una de las maneras más primitivas de eludir un cuestionamiento. Tal intolerancia resulta especialmente significativa porque el periodismo es, como pocas, una actividad por definición abierta al escrutinio público.

Otra línea de defensa del allanamiento de don Julio a las exigencias del capo del cártel de Sinaloa, ha consistido en sostener que Proceso tenía obligación de darle espacio a Zambada porque se trata de un personaje público. Desde luego lo es, aunque por los peores motivos. Pero la notoriedad de un delincuente no obliga a ningún medio de comunicación a abrirle sus puertas. Con esa lógica, podrían justificarse las exigencias e incluso extorsiones, además de los atentados cuando sus requerimientos no se cumplen, que distintos grupos de narcotraficantes han perpetrado contra periodistas, redacciones y medios de comunicación en varias ciudades del norte del país.

¿Qué habrán pensado esos periodistas perseguidos y amenazados, o los familiares de los informadores que han muerto como resultado de la cobertura que hacían del narcotráfico, cuando vieron al fundador de Proceso abrazado por uno de los jefes delincuenciales más influyentes?”

El Chapo es también un personaje público por los peores de los motivos: narcotraficante, torturador, asesino.

Asimismo, El Chapo es también un personaje público por los peores de los motivos: narcotraficante, torturador, asesino… ¡Qué coraje me da! Porque lo único que hicieron fue emperifollar su personaje. El Chapo, gracias a situaciones como esta, ya no sólo es una persona, sino un personaje inmortal. Gracias por ello, Sean y Kate.

Kate, tú escribiste esto hace cuatro años:
“Sr. Chapo, no estaría padre que empezara a traficar con el bien? Con las curas para las enfermedades, con comida para los niños de la calle, con alcohol para los asilos de ansianos(sic) que no los dejan pasar sus últimos años haciendo lo que se les pegue la reverenda chingada, con traficar con políticos corruptos y no con mujeres y niños que terminan como esclavos? Con quemar todos esos “puteros” donde la mujer no vale mas(sic) que una cajetilla de cigarros, sin oferta no hay demanda, animese(sic) don, seria(sic) usted el heroe(sic) de heroes(sic), trafiquemos con amor, usted sabe como(sic).”

¿Por qué no traficas con el bien, Kate? ¿Por qué no ofreces espacios a los que necesitan ser escuchados? ¿Por qué no eres la voz de los sin voz? ¿Por qué preferiste hacer una apología del delincuente? Además, escribiste en tu carta “no a la impunidad, no a la corrupción y no más sangre”: ¿por qué contribuiste, por otro lado, a que la impunidad se mantuviera, a que la corrupción se agravara y a que la sangre se haya seguido derramando? También escribiste “sí a la vida”, ¿y todas las vidas que ha quitado El Chapo? ¿Qué con esas vidas, Kate?

En fin. Que quede constado que no es nada personal contra Kate del Castillo (o Sean Penn). La verdad es que esta situación se ha dado muchas veces con otras personas, periodistas y no periodistas, y todas esas son igual de reprobables. Con esto sólo pretendo hacer reflexionar en que estuvo mal lo que hicieron sean o no sean periodistas. ¿Dónde quedó la ética y la moral?

Como bien preguntó en el 2010 el Dr. Raúl Trejo Delabre: ¿no será que llegó la hora de nuevas reglas para los medios?

______________________________
P.D. Sobre el tema de la extradición, quisiera decir brevemente mi opinión. Es necesario extraditarlo, porque en México no hay una cárcel lo suficientemente segura para El Chapo. Estoy consciente de que el extraditarlo mandaría un mensaje muy peligroso: México es un Estado débil. Lamentablemente, estimo que ese mensaje está ahí desde que se escapó por segunda vez. Considero que lo correcto por hacer sería extraditar a El Chapo para que Estados Unidos lo mantenga en la cárcel y que además indague sobre los funcionarios públicos que han sido cómplices de este y puedan ser enjuiciados (en México, esta posibilidad es nula). Pero también debe trabajar el Estado Mexicano en fortalecer el sistema penitenciario. No podemos continuar siendo un Estado tan débil. De lo contrario, peligramos en convertirnos en un Estado fallido.

_____________________________
Fuentes de información

• El Economista. Kate del Castillo manda mensaje al Chapo. Enero, 2012. Disponible en línea: <http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2012/01/10/kate-castillo-manda-mensaje-chapo-guzman>.
• El Universal. Kate del Castillo under investigation for obstruction of justice. Enero, 2016. Disponible en línea: <http://www.eluniversal.com.mx/articulo/english/2016/01/10/kate-del-castillo-under-investigation-obstruction-justice>.
• The Observer. Mexico wants to quiz Sean Penn over Chapo meeting. Enero, 2016. Disponible en línea: <http://www.jamaicaobserver.com/news/UPDATE–Mexico-wants-to-quiz-Sean-Penn-over-Chapo-meeting>.
• Trejo Delabre, Raúl. Nuevas reglas para los medios. Abril, 2010. Disponible en linea: <https://sociedad.wordpress.com/2010/04/09/nuevas-reglas-para-los-medios-¿llego-la-hora/>.
• Winslow, Don. El Chapo’s escape: no light at the end of his tunnel. Julio, 2015. Disponible en linea: <http://edition.cnn.com/2015/07/13/opinions/winslow-el-chapo-escape/>.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”