Cine político: la nueva tendencia

Comparte este artículo:

Si antes decían que a las personas no les interesaba la política o que se les hacía aburrida, hoy podríamos decir que es todo lo contrario. La política, además de tratarse de todo lo relativo a la actividad entre individuos, la gestión de los recursos y la administración de los servicios y bienes públicos, ahora cada vez más se está convirtiendo en un producto. Y vende mucho y gusta y entretiene y la gente sigue pidiendo más.

Hace unas semanas se estrenó en Netflix el documental Knock Down the House cuya principal protagonista es Alexandria Ocasio-Cortez. En él se exhiben fragmentos del recorrido que atravesó la demócrata para vencer en las primarias de 2018 a Joseph Crowley, uno de los candidatos con más peso dentro del partido. En él también se muestran las historias de Amy Vilela, Cori Bush, y Paula Jean Swearengin, quienes de igual manera son del ala más progresista de los azules.

Otro de los más recientes es el documental The Brink (Steve Bannon, el Gran Manipulador) que hace un recorrido por la reciente carrera política del asesor y ha causado muchísima controversia, pues hoy día Bannon es considerado uno de los principales artífices del resurgimiento de la extrema derecha tanto en Estados Unidos como en Europa, donde incluso ha asesorado proyectos y partidos políticos con bases neofascistas.

Y así como éstas existen muchas otras que seguramente nos son familiares (Vice, Brexit: The Uncivil War, House of Cards, Game Change, The West Wing, No). Todas estas películas, documentales y series nos hacen sentir como si estuviéramos ahí y nos enseñan una realidad que poco a poco nos estamos atreviendo a conocer: la política detrás de los discursos, de las reuniones, de la prensa; las formas que construyen a la política misma. ¿Y por qué es que nos llama tanto la atención?

Considero que parte importante de que las grandes productoras sigan apostando por mostrar este tipo de contenido sobre política tiene que ver con la facilidad de acceso a la información. A través de Internet tenemos acceso a todos los conocimientos básicos (fechas, lugares, etc.) y ello nos ha hecho evolucionar e interesarnos en los procesos: nos preguntamos cada vez más los porqués de las cosas y estamos dispuestos a indagar un poco más, ya sea por conocimiento propio o por tener un tema de conversación en alguna reunión. A la gente ya no le interesa sólo conocer los hechos, sino que quiere saber hasta el más mínimo detalle de las personas que estuvieron involucradas en todos estos acontecimientos.

La presencia de temas políticos en el cine no es para nada un fenómeno reciente, pero la estrategia para comunicarla es distinta a la de antes. En nuestro país, películas como La Ley de Herodes o El Infierno retrataban una realidad política adaptada a manera de sátira y con el propósito de generar incomodidad en la audiencia. En cambio, series como Historia de un Crimen: Colosio presentan a los individuos como si fueran personas comunes que también sufren las consecuencias de la vorágine de eventos alrededor suyo y que, sin saberlo, se convierten en protagonistas de la historia misma.

Siempre encontrando como positivo que el cine no sea visto sólo como un medio más de entretenimiento, me complace saber que hay interés en general por cuando menos conocer sobre este otro lado de la política del que usualmente no se conoce tanto. Pienso que, dentro de unos años, no nos debería sorprender si en el cine llegara a salir un documental protagonizado por Andrés Manuel, Tatiana Clouthier, Ricardo Monreal y compañía sobre la campaña de 2018. Más allá de si simpatizan o no con el Presidente, ¿a poco no les suena que después en Netflix les salga como sugerencia de contenido? ¿O anunciada en el cine a nivel nacional? Cuando salga, no se olviden de invitar a su servidor a verla.

#HojaDeRuta: “¿Hay monstruos personales?”

Comparte este artículo:

Para Guillermo del Toro, todos lo son. En el “Laberinto del Fauno”, en un mundo donde la fantasía se cruza con la realidad, y detrás de lo aparente hay sapos gigantes, un hombre pálido con ojos en las palmas de las manos y un fauno cruel, el verdadero monstruo es el que aplasta los sueños y ahoga libertades: el Capitán Vidal, soldado fascista del ejército de Franco en los estertores de la guerra civil española. En un mundo de monstruos, ninguno peor que el ser humano, parece decirnos el jalisciense.

El genio ha vuelto a la carga de la mejor manera que sabe hacerlo: contando historias fantásticas que resuenan en nuestra realidad, en este caso, responde con la rebeldía propia del amor genuino ante el clima monstruoso generado por Donald Trump. Entra a escena su nuevo largometraje, “La Forma del Agua” (The Shape of Water), que cuenta la historia de una “princesa” muda que se enamora de un hombre-pez (sin duda, un guiño a la criatura de la laguna negra) atrapado en un laboratorio militar en plena guerra fría. Un romance donde el galán es un monstruo (por supuesto que hay un eco a la bella y la bestia) y la heroína, una conserje muda de un gris edificio gubernamental. Personas que no se ven (ella, ignorada; él, escondido en cautiverio), de pronto se encuentran el uno al otro sin prejuicios, barreras o etiquetas.

Con su usual elocuencia, Del Toro explica que, “lo que estoy tratando de decir con la película es que la cosa más deseable es la imperfección y la tolerancia. Los ideologizados entronizan la pureza y la perfección. Son valores inalcanzables. Si te digo que tienes que ser perfecto, no puedes. Pero si te digo que tienes que ser imperfecto…”. Y abunda: “Para mí, lo que tienen en común el cine y el amor es que se tratan de ver. El mayor acto de amor que puedes darle a alguien es verlos exactamente como son. La ideología te ciega a las personas: inmigrante, negro, gay. Lo que sea que vuelva a esa persona invisible y parte de un grupo, es lo que borra el acto de ver ¿y qué es el cine, sino el acto de ver? (Vanity Fair, septiembre 2017).

Del Toro ha confeccionado un romance profundamente anti-fascista, una respuesta amorosa y valiente a un mundo cuya política parece cada vez más centrada en el prejuicio, el miedo, la ira. En una conversación con El País, el director mexicano regala otra perla que devela la esencia de la obra: “Vivimos en un mundo raro, donde odio y cinismo se consideran discursos inteligentes y si hablas de sentimientos suenas como un idiota. La emoción es el antídoto, es el nuevo punk. Por eso quería una película enamorada del amor y del cine, mi obra más esperanzadora”.

Un romance rabiosamente distinto, y por ende, de naturaleza incluyente, parece ser una de las apuestas más arriesgadas para detener con arte los embates de ese odio que hibernó por largos años y hoy nos amenaza de nuevo. La verdadera rebelión ante el fascismo es ver la genuina humanidad en otros seres humanos, asumirlos como únicos en su esencia, pero iguales en su valor, y para eso, quizá necesitamos que un monstruo marino y una mujer muda nos recuerden que ellos, como cualquiera, tienen derecho enamorarse. Y que el amor, como el agua, toma cualquier forma. (The Shape of Water estará en cines este diciembre).

5 cosas que aprenderás cuando veas la película Intensa-Mente (Inside Out)

Comparte este artículo:

intensamente

Si estás planeando que actividades realizar durante estas vacaciones, ¡llegaste al artículo indicado! Tenemos una propuesta perfecta para que pases un rato agradable conviviendo con toda familia.

Se trata de una de las películas más recomendadas de Disney Pixar, pues tiene un mensaje muy profundo que hace reflexionar a jóvenes y adultos, mientras que a los más pequeños, y no tan pequeños, les da la oportunidad de conocer más sobre sus emociones, ideas y pensamientos; además tendrás asegurado un buen rato de risas y coloridos escenarios que los mantendrán sin querer parpadear.

La película se llama Intensa Mente y es 100% recomendable para toda la familia, si no la has visto este es momento ideal para hacerlo, te presentamos 5 cosas que aprenderás cuando la veas.

Intensa Mente es una ingeniosa película que aborda el tema de los complejos procesos que ocurren en nuestro cerebro y de las consecuencias de los mismos, desde la generación de pensamientos, recuerdos, olvidos hasta las emociones que nos provocan diversos sentimientos y que a veces nos inducen a tomar decisiones drásticas.

Todo esto podrás verlo desde adentro, es decir desde el propio cerebro de uno de los personajes principales: Riley Anderson una niña que irá creciendo hasta llegar a la pubertad y experimentará muchísimos cambios y sentimientos en esa importante etapa.

Aquí las emociones adquieren rostro y su personalidad de alguna manera va acorde con su nombre: ALEGRÍA, representada por una niña entusiasta y positiva, TRISTEZA caracterizada por su pereza, pesimismo y tendencia al llanto, DESAGRADO quien hará evidente su disgusto y apatía ante todo aquello que le cause conflicto, FURIA aprovechará cada mala experiencia para hacerse presente y TEMOR quien tendrá muchas dudas y tomará precauciones ante lo que puede o no puede hacer.

1. APRENDERÁS A ACEPTAR QUE ES NORMAL NO SENTIRSE ALEGRES

Estamos acostumbrados a creer que tenemos que ser felices siempre, que todo lo que hagamos y que nos pase en la vida deberá ser realizado bajo ese objetivo. ¿Pero qué pasa entonces cuando las cosas no suceden como lo planeamos? Esta película es de muchísima utilidad para comprender ese punto porque en ella la alegría, accidentalmente, desaparece por algún tiempo.

Nos hizo recordar las difíciles situaciones que todos hemos pasado o pasaremos alguna vez, también en aquellas personas que hemos atendido en el CIC por problemas como depresión, ansiedad, ideación suicida y por supuesto en aquellas víctimas de delitos.

Quizás atravesarás por situaciones en las que sentirás que no habrá nada que te motive, no habrá algo que te haga sentir feliz o afortunado, pero la gente te dirá que “tienes que ser feliz” que le “eches ganas”. Y, a veces no se trata de ganas, ni siquiera de buenas intenciones. Acepta que de vez en cuando está bien no ser la persona más entusiasta y feliz; y está bien porque nadie dijo que la ALEGRÍA es la única emoción necesaria.

2. APRENDERÁS LA IMPORTANCIA DE CONTROLAR TUS EMOCIONES

A pesar de la variedad de las emociones, en la película todas trabajan en equipo desde una sala de control (llamada cuartel general) donde monitorean y dirigen las acciones de Riley, siempre se hacen compañía y se brindan auxilio cuando a Riley le sucede algo que provoca que una de las emociones quiera dominar, pero a veces no es la apropiada, por lo cual otra emoción intentará tomar el mando.

Cuando estás pasando por una situación crítica es normal que una emoción sea la que predomine y que sea ésta la que haga que actúes de determinada manera. Por ejemplo, en una discusión con otra persona, muchas veces la emoción que predomina es la FURIA y en consecuencia te sientes enojado(a), otras veces es el TEMOR el que no te permite dar ese importante paso en tu vida y te está obstaculizando ver realizadas tus metas.

Toma en cuenta que todo lo que digas o hagas bajo el dominio de una emoción incorrecta puede perjudicar tus acciones futuras y tu relación con personas importantes en tu vida, analiza tus emociones antes de tomar alguna decisión definitiva.

3. APRENDERÁS QUE HAY COSAS QUE TIENES QUE DEJAR IR

Todos conservamos recuerdos, imágenes e información que consideramos importante, pero muchas veces nos será imposible llevarlos en nuestra memoria por siempre.

En la película hay una conmovedora escena que ejemplifica la importancia y el dolor de las pérdidas; sin embargo, hace ver que a veces hay que dejar cosas atrás, hay que soltar para poder avanzar, dejar lo pasado en el Pasado o “esconderlo” profundamente en nuestra mente de tal forma que demos pie a que la ALEGRÍA continúe su camino y quedarnos con el aprendizaje adquirido.

4. APRENDERÁS LO VITALES QUE SON LAS REDES DE APOYO

Las redes de apoyo son estructuras que brindan algún tipo de contención a algo o alguien, en este caso nos referimos al conjunto flexible de personas con las que mantenemos un contacto frecuente y un vínculo social cercano. En la película están caracterizadas como “islas” que conforman la personalidad de Riley, islas a las que ella recurre, incluso sin saberlo, cada vez que tiene que tomar alguna decisión.

Cuando pasas por un suceso doloroso una de las principales recomendaciones es que busques ayuda en los demás, sin embargo, en ocasiones eso te parece imposible, sencillamente a veces una cosa lleva a otra y terminas sintiéndote solo (a), dices que ya nada te importa y prefieres apartarte de todo; el riesgo aquí es dejar de sentir.

Esto representa el peligro de no ser capaz de experimentar ninguna emoción. En Intensa Mente podrás apreciar la importancia de mantener y recurrir a las redes de apoyo sobre todo cuando el caos se hace presente.

5. APRENDERÁS A ACEPTAR LO NECESARIO QUE ES LA TRISTEZA EN TU VIDA

La TRISTEZA, pero ¿quién querría sentirse triste?! En la mayoría de las culturas las personas hemos aprendido que hay cosas malas que pueden pasarnos y que ante éstas será normal sentirse triste; de tal forma que es tan común percibir la tristeza como algo negativo e indeseable.

A lo largo de la película irás viendo cómo la TRISTEZA va formando parte de la vida de Riley haciéndose presente en sus recuerdos, pensamientos, ideas y finalmente se convierte en un sentimiento, una expresión de dolor y desaliento.

¿Cuántas veces has creído que es necesario eliminar toda cosa que cause tristeza en tu vida? ¿Cuántas veces te han dicho que ya no estés triste? ¿Cuántas veces has percibido la tristeza como algo ajeno a ti, algo negativo que hay que eliminar cuanto antes?

Sin embargo, si hay algo que todas las personas tenemos seguro, es que estaremos tristes alguna vez en nuestra vida, y habrá que hacer algo con esa tristeza, aunque la tristeza hace lo suyo por cuenta propia, logrando -en el mejor de los casos- que experimentes esa sensación tan liberadora que es el llanto. Ya lo dice una antigua frase: “¿Cómo podríamos apreciar la luz si no existiera la oscuridad?” Permítete sentirte triste, la tristeza es una parte imprescindible de tu vida que tiene más bondades de las que te han contado.

Por: Lic. Mayra Aracely López García
Coordinadora del Departamento de Psicología CIC

MÁS INFORMACIÓN:

Tráiler: Intensa Mente

Vías de contacto CIC

T: 83 78 00 00 y 01 800 838 80 80

Facebook: Centro de Integración Ciudadana

Twitter: @CicMty

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

[REVIEW] ‘UN ESPÍA Y MEDIO’

Comparte este artículo:

No hay mucho que alegre mis mañanas un lunes. En Monterrey, el mes de Julio convierte las calles en hornos de concreto. Debes levantarte temprano y cumplir con tus obligaciones ‘Godin’. Sin embargo, dentro de esas pocas cosas que me alegran durante estos días destaca el escribir una reseña positiva.

El sábado por la noche tuve la oportunidad de ver la película Un Espía y Medio en el cine, a escasos días de haberse estrenado en México. Debo admitir que compre los boletos sin mucho animó. Incluso en la caja aún debatíamos entre esta película o El Exorcismo de Anna Waters, y no me arrepiento que esta resultara ganadora.

Pero, ¿de qué va?

Luego de sufrir un severo bulling debido a su sobre peso, Bob Stone, interpretado por Dwayne ‘The Rock’ Johnson, contacta al que considera su único amigo en el mundo, Calvin Joyner (Kevin Hart), un contador melancólico por sus días como la super estrella de la secundaria. Bob hoy luce musculoso y en forma, además de trabajar como un agente letal de la CIA que necesita de las habilidades con los números de Calvin para resolver un caso que involucra la seguridad nacional. Juntos, los ex-compañeros de secundaria se encuentran en medio de tiroteos, espionaje internacional y agentes dobles, mientras intentan prevenir un caos global.

Al principio todo esto me sonaba como una comedia genérica. El trailer era bueno, sin embargo, estamos acostumbrados a que en estos avances nos presenten lo mejor del filme a sabiendas de que el resto es meramente basura. Afortunadamente no fue el caso con el filme que en inglés se titula Central Intelligence. ¿Es una comedía genérica? Sí. Pero  sabe explotar de manera adecuada sus fortalezas y regalarnos casi dos horas de agradable comedia.

La fórmula Johnson/Hart funciona gracias a la innegable contrariedad de sus personalidades. Kevin Hart en su papel es inquieto, con una manera de hablar y expresarse tan veloz y llena de ‘repeticiones enfáticas’ que podríamos afirmar que improviso el 80% de la película. Por otro lado tenemos a ‘La Roca‘, a quien por momentos le compramos su interpretación de inseguro y extraño, sin embargo, no dejaras de buscar los puntos de comparación entre Bob Stone y Hobbs (Su personaje en la franquicia Fast & Furious).

La trama y las escenas de acción son la plantilla común en este genero: la información robada, el agente mal encarado que todos aseguran es el antagonista, las conspiraciones internas, y el sujeto que no quiere ser parte del embrollo y termina involucrado de todas formas. Es verdad que no es aquí donde recae la fuerza del film, pues podríamos poner aquí el título de cualquier película de Bruce Willis o Mel Gibson y haría un match perfecto con la descripción de la trama sin que nadie note la diferencia.

El mensaje es positivo: Un estandarte contra el bulling tan adoptado por las generaciones más jóvenes hoy en día. Tan apático y ciego a los negativos resultados que tiene para los victimados. Por otro lado  están las metas. Vivir lamentándonos no solo por el pasado que se fue si no por todo lo que no llego con el futuro. Se consciente de donde estas parado en este momento, saca el mejor partido y sigue adelante.

No. No es el blockbuster del año ni mucho menos acreedora a un Oscar. Sin embargo el resultado es positivo y las risas una garantía. Además, cuenta con algunos invitados sorpresa en el elenco que sacaran más de un “¿Ya viste quien es?” a los espectadores.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Se dice “Globos de Oro”

Comparte este artículo:

Pasado un año, y en una fecha por demás estratégica para la industria del cine, Alejandro González Iñárritu vuelve a ser noticia mundial tras su reconocimiento por la película The Revenant, galardonado con las preseas a “Mejor película (drama)” y “Mejor director”. Además de esto, se cosecha el éxito de Gael García Bernal, merecedor del premio “Mejor actor (comedia)” por su participación en Mozart in the Jungle y quien se consagra poco a poco gracias a su versatilidad.

El éxito de Birdman y Gravity también nos recuerda la trascendencia que, aunque a paso lento, los mexicanos van teniendo en el cine internacional, haciéndose presentes en uno de los eventos más cerrados —pero a la vez más populares— de esta industria.

En retrospectiva, el éxito de Birdman y Gravity también nos recuerda la trascendencia que, aunque a paso lento, los mexicanos van teniendo en el cine internacional, haciéndose presentes en uno de los eventos más cerrados —pero a la vez más populares— de esta industria. Gracias a películas como Amores Perros, Biutiful, El laberinto del Fauno y otras, Hollywood se acostumbra a hablar en español, y es que no podemos olvidar el discurso de Iñárritu respecto al gobierno mexicano, fomentando al surgimiento de una sociedad activa luego de los eventos relacionados a la conmoción nacional por la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la comunidad de Ayotzniapa.

Gracias a películas como Amores Perros, Biutiful, El laberinto del Fauno y otras, Hollywood se acostumbra a hablar en español.

En esta ocasión, los mexicanos no se pronunciaron ante la noticia nacional del momento —la recaptura de El Chapo—, pero eso no significa que no haya llegado a la ceremonia. Durante el opening de la ceremonia, el director Ricky Geravis hizo alusión a la entrevista que Sean Penn sostuvo con el narcotraficante durante el periodo en el que se encontraba prófugo de la justicia mexicana. “Voy a hacer este monólogo y luego me voy a esconder. Ni Sean Penn me va a poder encontrar”, dijo durante su intervención al comenzar el evento.

Este comentario es equiparable con el del mismo Penn cuando llamó “hijo de puta” a Iñárritu en plena ceremonia de los Oscar en 2015 que se vio vista por los distintos reclamos en temas como el género, la raza y los sentimientos xenófobos y nacionalistas. Afortunadamente, los comentarios sarcásticos y el humor negro no han causado revuelo en México, pues la discordia ahora gira en torno Caitlyn Jenner, quien también fue agraviada por su condición transgénero.

¿Por qué ahora no existe un clima de indignación ante esta referencia? ¿A caso es el tema de la entrevista de El Chapo para Rolling Stone lo que más nos tiene inconformes? ¿O seguimos creyendo que esto se trata de una cortina de humo? Cualquiera que sea la respuesta, lo cierto es que Guzmán Loera lentamente se convierte en tema atractivo, tanto que ya existen varias propuestas para hacer un filme basado en la vida del narcotraficante. Hablar de él es hablar del sistema político mexicano, de la corrupción y falta de profesionalización de nuestras cárceles, y de lo fantástico —con connotación de “fantasía” y no de “excepcional”— que puede llegar a ser nuestro país, donde la extradición apenas está llegando a la terminología de nuestros líderes en cuestión judicial para ser transformada en algo tangible.

Así como en estos últimos años hemos tenido la oportunidad de ver triunfar a nuestros cineastas, esperemos que sus logros no vengan acompañados de tragedias o noticias de alto impacto nacional. Vamos a demostrarle a Ricky Geravis que en México sí nos preocupamos temas de coyuntura y que no nos sentimos ofendidos únicamente por 15 minutos, como ya lo dijo en un tuit.

¡Corte… y queda!

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

El cine también es conocimiento

Comparte este artículo:

Para consultar acerca de algún acontecimiento o conocer más acerca de la historia de un hecho en específico, los principales medios de comunicación —o los medios de comunicación tradicionales, más bien— son las fuentes de información preferidas por las personas. No conozco a nadie que jamás haya leído alguna nota periodística, que haya consultado algún diario o que haya visto las noticias por televisión. Evidentemente las redes sociales (y el Internet) han venido a revolucionar la manera en que nos informamos acerca de los hechos y en la actualidad es muy sencillo tener la información —en verdad está al alcance de nuestras manos—, pero considero que hay otro método informativo que muy pocos considerarían como tal: el cine.

El presidente mexicano se presentaba en actos cívicos y hacía propaganda de su gobierno frente a las cámaras, misma que después ordenaba se llevara a todos los rincones del país para su difusión.

Si nos basamos en su origen, el cine y las películas incursionaron como una nueva forma de documentar la historia. Recordemos que en nuestro país, los primeros filmes de los que se tiene registro son aquellos relacionados con la vida de Porfirio Díaz. El presidente mexicano se presentaba en actos cívicos y hacía propaganda de su gobierno frente a las cámaras, misma que después ordenaba se llevara a todos los rincones del país para su difusión. Esta medida fue probablemente muy aplaudida por el grueso de la población en esa época, y es que para ver una película uno no tiene por qué saber leer ni escribir, como sucedía en la mayoría de los casos.

Tampoco podemos olvidar que el cine fue una de las principales plataformas informativas durante los años 40, o que incluso había funciones especiales en las salas donde se transmitían las principales noticias del día. Recuerdo películas de época en donde se ve a la población acudiendo a los cines para así enterarse sobre las catástrofes que ocurrían en Europa durante la guerra, por ejemplo. Sin embargo, la poca inmediatez del cine es lo que hace que este medio de comunicación masiva entre en desventaja respecto a los otros, pues a pesar de que el mensaje transmitido se lleva a una cantidad considerable de personas, una producción cinematográfica requiere de mucho más esfuerzo y tiempo para materializarse que una columna en un periódico. Por fortuna, éste no es el único fin del cine.

Lector, si para este punto piensas que la única manera de aprender a través del cine es viendo documentales como los de National Geographic, Discovery o History, entonces te invito a que continúes leyendo.

Sé que cuando pensamos en el cine es imposible no traer a nuestra mente todas las películas que provienen de la industria hollywoodense y los grandes blockbusters que tanto gustan: las grandes películas de acción y crimen, los grandes dramas, entre otras. Hay quienes al pensar en el cine reducen su visión a una actividad de ocio y entretenimiento, buscando relajarse por al menos un par de horas mientras se disfruta de una historia; cualquiera que sea, mientras sea “divertida” o “llame la atención”. Lector, si para este punto piensas que la única manera de aprender a través del cine es viendo documentales como los de National Geographic, Discovery o History, entonces te invito a que continúes leyendo.

Si nuestro deseo es conocer, entonces recomiendo ampliamente combinar las fuentes de información actuales y comenzar a través del cine.

Sí, la falta de inmediatez del cine le hace ser deficiente como medio informativo, pero aún cabe en esta categoría si lo que se busca es conocer los datos más recientes de un determinado suceso. Por el contrario, si nuestro deseo es aprender acerca de la historia del mundo, acerca de los usos y costumbres contemporáneos, o si nos interesa conocer acerca de una nueva temática; en una palabra, si nuestro deseo es conocer, entonces recomiendo ampliamente combinar las fuentes de información actuales y comenzar a través del cine.

Por ejemplo, si nos interesa conocer de un tema tan exótico como podría ser el nacionalismo indio, podríamos empezar por ver la película Gandhi (Richard Attenborough, 1982) y protagonizada por el galardonado actor, Ben Kingsely. ¿Te interesa la psicología? La película alemana Das Experiment (Oliver Hirschbiegel, 2001) nos habla acerca de la recreación del famoso Experimento de Zimbardo, el cual trata acerca de la personalidad del ser humano al asumir un determinado rol. Para quienes gustan de conocer sobre la cultura indígena neozelandesa, la película Whale Rider (Niki Caro, 2002) es una excelente opción, pues muestra algunas de las tradiciones y cómo éstas se combinan con la vida de hoy.

Naturalmente, el cine mexicano no se puede quedar atrás. Películas como Rojo Amanecer (Jorge Fons, 1989) y Vámonos con Pancho Villa (Fernando de Fuentes, 1935) nos ayudan a recordar momentos muy importantes de nuestra historia. Más recientemente, la película Hilda (Andrés Clariond, 2015) también aborda el tema de los hechos de Tlatelolco, aunque lo hace más desde una óptica sobre la crítica a las diferentes percepciones de las clases sociales sobre un mismo fenómeno. Otras películas como La otra familia (Gustavo Loza, 2011) y Nos vemos, papá (Lucía Carreras, 2012) hablan acerca de temáticas un tanto más complejas, tales como la condición de los matrimonios homosexuales en México, los procesos de adopción en nuestro país, o bien ejemplifican temas tabúes como el Complejo de Electra en una situación común. Otro tipo de filmes como Fraude: 2006 (Luis Mandoki, 2007) o La dictadura perfecta (Luis Estrada, 2014) son una buena fuente de conocimiento para entender el funcionamiento de nuestro sistema político mexicano. Y así puede seguir la lista…

Sin desprestigiar a los medios de comunicación tradicionales, el cine es una herramienta de conocimiento mucho más enriquecedora, entretenida y artística. ¿A quién no le gusta platicar acerca de una película después de verla? Por pequeño que sea el diálogo, esa interacción y ese intercambio de conocimiento es lo que hace que ver una película e ir al cine sea toda una experiencia.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”