Dimes y Diretes: “El verdadero peligro para México”

De la noche a la mañana el ex periodista y ahora candidato a la Presidencia de México, Pedro Ferriz de Con, volvió a ser relevante en las redes sociales. Esto después de que la “periodista” pero más bien, señora del chisme de lavandería, Paty Chapoy acusara al presidenciable de haber pagado $10 millones de dólares a Kate del Castillo, para que esta se volviera candidata independiente a la gubernatura del Estado de México.

La cuestión aquí no es la calumnia al presidenciable, pues claro es muy deplorable que a cualquiera le inventen un chisme de ese tamaño. El tema que quiero tratar aquí es la reacción del Ferriz de Con. Al principio del video, el presidenciable por la via independiente, empieza de manera justificada y muy acertada a atacar y desmentir lo dicho por Paty Chapoy. Concuerdo con Pedro que Chapoy solo se dedica a “inventar chismes y calumnias”. Por otro lado, también niega que en algún momento le haya ofrecido esa cantidad de dinero a Kate del Castillo y que incluso en la misma entrevista, Kate, no hace mención sobre una entrega de dinero.

El problema viene al final del video, donde el presidenciable hace una seria amenaza diciendo “no sabes quién soy, ten mucho, mucho, cuidado”. Y esas son las palabras que retumban en mi cabeza, esa amenaza, vacía tal vez, pero al final del día amenaza, por parte de alguien que quiere llegar a ser Presidente de la República. Lo preocupante es que, no es la primera vez que a Ferriz se le va la lengua. No olvidemos la ocasión que vino a Monterrey, vez que un estudiante cuestiono su fidelidad a México, si no le fue fiel a su esposa. En esa ocasión, Pedro, le contesto al estudiante, “eres un pendejo…”.

Definitivamente el Sr. Pedro Ferriz de Con necesita, le urge, cuidar sus explosiones y su lengua. Se por muy buenas fuentes que incluso el acepta que no le gusta, “ser cuestionado” o que “lo critiquen”. Lo siento señor, si usted quiere llegar a ser Presidente debe de aceptar que su vida privada ahora es pública, y que será cuestionado y criticado igual de fuerte como otros Presidentes.

Por eso, considero que el verdadero peligro de México en el 2018 es Pedro Ferriz de Con. Imagínese usted, que le sacaran un trapito estilo la Casa Blanca, o que lo cuestionen como se le ha cuestionado a Peña Nieto. Claramente este señor no aguantará la presión, se la pasará amedrentando y amenazando a cualquiera que haga cuestionamientos o críticas. Por último, ¿alguien sigue viendo a Paty Chapoy?… ¿Por qué?

¡Ahí Se Leen!

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Pan y circo: Cómo se manipula a las masas

Bien se sabe de los artilugios que en la antigüedad empleaban o aprovechaban los gobiernos para mantener controlada a la población; casos que se remontan a la antigua Roma, donde se incurría al entretenimiento a través de peleas entre gladiadores, muestran claramente lo ancestral que resulta utilizar al elemento previo, y a los respectivos empleadores del mismo, para conservar a los ciudadanos ocupados y alejados de los asuntos que les conciernen directamente (dicho de otra forma, los asuntos políticos). La trascendencia de dichas maniobras ha sido tal, que en la época moderna han podido observarse estas mismas en nuestro país.

Ahora bien, cabe resaltar que, si bien los elementos repetitivos e hiperbólicos de tales recursos empleados por algunos medios de comunicación, logran aumentar considerablemente las posibilidades de distanciar (más de lo que ya esta) al mexicano de los asuntos públicos de la nación, estos no deben encuadrarse de forma absoluta en las infames “cortinas de humo”, o más recientemente “cajas chinas”.

Hay que ser realistas: no siempre es el gobierno el responsable de utilizar estos mismos recursos para el cometido mencionado anteriormente, si no que en diversas ocasiones aquellos llegan a ser el producto de tener unos medios con una ínfima calidad que han visto en programas y noticias que no cultivan el intelecto, la forma perfecta de mantener sus niveles de rating.

… casos que se remontan a la antigua Roma, donde se incurría al entretenimiento a través de peleas entre gladiadores, muestran claramente lo ancestral que resulta utilizar al elemento previo, y a los respectivos empleadores del mismo, para conservar a los ciudadanos ocupados y alejados de los asuntos que les conciernen directamente…

NO OBSTANTE, esto no quiere decir que los servidores públicos no tomen ventaja, por ejemplo, de la programación pobre y repetitiva en los canales principales de la televisión, para así poder realizar libremente sus prácticas habituales consistentes en engañar a los votantes, traicionarlos y saquear las arcas de la nación.

Asimismo, ejemplos no muy distantes del presente sobran; de los casos actuales, cabe mencionar a aquel famoso “romance”, entre el nuevamente capturado Joaquín “El chapo” Guzmán, y Kate del Castillo, el cual ocupó semanas al aire de los noticieros de las televisoras principales, y dentro de aquellas semanas, una conversación filtrada de whatssapp donde incluso se contaba con intérpretes que dramáticamente leían cada uno de los supuestos mensajes enviados por parte de la “aparente pareja”.

Definitivamente, tal dramatización de los supuestos hechos no solo resulta en una pérdida de espacio informativo que pudo ser ocupado en asuntos de mayor relevancia, sino que también insultan y degradan la inteligencia del mexicano. Tristemente, el mencionado caso no es el primero que se presencia. Es, igualmente destacable el suceso ocurrido hace un par de años, que ganó los reflectores mediáticos por más de un mes: el caso Paulette.

…esto no quiere decir que los servidores públicos no tomen ventaja, por ejemplo, de la programación pobre y repetitiva en los canales principales de la televisión, para así poder realizar libremente sus prácticas habituales consistentes en engañar a los votantes, traicionarlos y saquear las arcas de la nación.

Tocando el tema asiduamente por los presentadores de noticias en horarios estelares, dicho suceso despertaba diversas preguntas: Siendo México, un país catalogado como uno donde se violan constantemente los derechos humanos, donde hay un considerable número de desaparecidos y de fallecidos producto del narcotráfico ¿Por qué hubo tanto empeño, por parte de los noticieros, en un solo caso, siendo que hay miles de ellos en todo el país? ¿Por qué no se le dedicó (y se le dedica) la misma cobertura a los demás aún desaparecidos de México?

Tales interrogantes, aunadas a la incapacidad del gobierno para responder de manera fehaciente y efectiva a los problemas que encara la nación, así como la todavía pobre y vergonzosa programación que se aprecia por parte de las principales televisoras, nos dejan clara una cosa: o exigimos y luchamos por tener el gobierno que merecemos, o continuamos en este círculo vicioso, hasta que este llegue a las generaciones venideras.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

El Chapo, el surrealismo y otras inquietudes

“El Chapo” antes de su segunda captura y fuga ya se había convertido en algo más que en un simple personaje del hampa. En la prensa comparaban su poderío crematístico con el de los grandes empresarios de los negocios lícitos y; una (¿gran?) parte de mexicanos, lo enaltecían al nivel de un héroe del pueblo, una leyenda viva, como una especie tergiversada de Robin Hood de los narcóticos que otorgaba dádivas a sus paisanos con dinero ilícito.

Sabíamos, como cualquier otro narcotraficante, que “El Chapo” maniobraba sus negocios ilícitos desde la seguridad de su escondrijo y que era el capo de unos de los cárteles más longevos y poderosos de México; pero poco conocíamos de la personalidad y vida privada de este hombre enigmático; solo esas historias urbanas de que iba a restaurantes y pagaba al final la comida a todos los comensales, o de sus paseos despreocupados por las calles de alguna metrópoli sin que alguna autoridad se le atreviera a aprehenderle. Que eran chismes de boca en boca y solo eso, y que a los más escépticos nos parecían esas historias más que patrañas, idolatrías, hipérboles de pláticas de café o de borrachera. Una leyenda más como la de “El Chupacabras” y “La Llorona”.

Su última fuga exaltó en la población aún más esa idolatría, y a los escépticos nos dio un atisbo de su astucia y su poder de persuasión pecuniaria.

Su última fuga exaltó en la población aún más esa idolatría, y a los escépticos nos dio un atisbo de su astucia y su poder de persuasión pecuniaria. El Chapo era capaz de franquear cualquier barrera que se le presentara para conseguir su libertad y de utilizar subterfugios para persuadir con grandes fajos de billetes a los celadores. Sin duda, el Gobierno Federal subestimó su astucia y poderío, y eso nos hizo pensar en que tal vez sí fuera ese hombre un mítico, intocable, impasible.

A seis meses de haber besado la libertad por segunda ocasión, la noticia de su tercera aprehensión inundó los periódicos mundiales. El legendario señor del narco de Sinaloa al fin había caído. Tal vez había cometido un craso error de logística como en sus capturas pasadas. Pero más que eso, su tercera recaptura desembocaba en un melodrama inverosímil, surrealista, que se dividió en opiniones maniqueas sobre su función en la sociedad. Digno de una película noventera de Hollywood con Jean-Claude Van Damme como protagonista, con todo y sus clichés y su Deus ex machina.

Con cada nueva información que se publicaba, ésta iba acompañada de un incrédulo “Oh my God!”, seguido por el escrutinio de la fuente para cerciorarse de no haber caído en uno de esos sitios de sátira. Con los videos de la entrevista y los mensajes con la actriz mexicana, lo conocimos de forma más íntima, humana, capaz de odiar y amar, y que sobre todo era capaz de cometer los más flagrantes errores por sentimentalismos e ínfulas. El capo mítico, intocable e impasible se había reducido a un ser humano ordinario que el azar y la coyuntura nacional lo hicieron proliferar en uno de los negocios más violentos.

“El Chapo” cometió sus errores y ahora nos toca a nosotros no cometer los nuestros. Un error sería guardar por él un sentimiento entrañable.

La manera en que se logró capturar a “El Chapo”, con el asalto de un comando de elite de la marina mexicana a la casa en donde se ocultaba, para seguir con la persecución por las alcantarillas y terminar en la ventura de dos policías federales que patrullaban en la carretera, la veremos encarnada en un alud de películas y series que aparecerán en los próximos años. Ensalzadas con el romántico desenlace de la actriz mexicana y la polémica entrevista del actor galardonado con dos Oscar.

Un narcotraficante no debe de ser símbolo de humildad, valentía ni altruismo, aun si éste regalara toda su fortuna a los pobres, ese fin nunca justificará el medio sangriento y caótico con lo que lo consiguen.

“El Chapo” cometió sus errores y ahora nos toca a nosotros no cometer los nuestros. Un error sería guardar por él un sentimiento entrañable. Las recientes entrevistas y ola de películas, series y libros que se vienen de la vida del capo podrían, a algunos de nosotros, suscitar simpatías por él. Hollywood convertirá la vida del capo en una historia romántica y aventurera, escondiendo las atrocidades que el mercado negro de las drogas (por la prohibición) ha causado en el país. Un narcotraficante no debe de ser símbolo de humildad, valentía ni altruismo, aun si éste regalara toda su fortuna a los pobres, ese fin nunca justificará el medio sangriento y caótico con lo que lo consiguen.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Una apología del delincuente: La entrevista a El Chapo por Kate del Castillo y Sean Penn

La verdad es que no quería escribir de esto al principio por todo el coraje que me da la situación. Pero estimo que es un tema que debe discutirse. Es inevitable, puesto que este ya está sobre la mesa.

Causó mucho revuelo desde el sábado la noticia de que Kate del Castillo, actriz mexicana, y Sean Penn, actor estadounidense, entrevistaron a El Chapo Guzmán en octubre, mientras este último todavía era prófugo de la justicia mexicana e internacional.

Mi crítica a esta situación, más que nada, es moralista. A quien no le guste, es bienvenido a no leerme… pero no pienso callarme en cuanto a que sus acciones me parecen de lo peor: de lo más egoísta, hipócrita, insensible, inconsciente e inmoral.

Las autoridades estadounidenses ya están investigando a estas personas por obstrucción de la justicia y encubrir a un delincuente fugitivo.

Las autoridades mexicanas quieren hablar con Sean Penn y Kate del Castillo sobre las reuniones que tuvieron con El Chapo. Las autoridades estadounidenses ya están investigando a estas personas por obstrucción de la justicia y encubrir a un delincuente fugitivo.

Espero que los juzguen por sus actos. Es de esperarse de Sean Penn… el típico actor de Hollywood que no podría importarle menos México y sus leyes. El típico gringo “rebelde”. Literalmente, le importó un comino la situación tan violenta que vivimos aquí y sobrepuso sus intereses personales de estar en el spotlight y tener unos minutos más de fama de los que le otorgan sus películas. Pero, en este acto tan egoísta, demostró que pisotea a México y a los mexicanos.

Y no se diga de Kate del Castillo… de ella da más coraje todavía. Sobre todo, por lo hipócritas que resultan sus acciones después de la carta que publicó hace aproximadamente cuatro años en los que invitaba a El Chapo a “traficar con el bien”. ¿Qué pasó, Kate? ¿Qué cambió? ¿Los mismos intereses egoístas que Sean Penn tienes? ¿Importaron más tus minutos de fama que toda la gente que ha asesinado El Chapo y el cártel que dirige?

Me repugnan principalmente los siguientes tres puntos:

Si usted, lector, conoce la ubicación de uno de los homicidas en masa y narcotraficantes más buscados del mundo, ¿a quién llama? ¿A su editor o a las autoridades (ya sea DEA, policía o lo que sea)?

1. Complicidad o comisión por omisión.
Toda la gente (inocente o no), incluyendo periodistas, que El Chapo mató o mandó matar entre octubre (mes desde el que Kate del Castillo y Sean Penn conocían su ubicación) y el viernes pasado (día en el que recapturaron a El Chapo) aún estarían vivos si estas dos personas hubieran avisado a las autoridades. Si usted, lector, conoce la ubicación de uno de los homicidas en masa y narcotraficantes más buscados del mundo, ¿a quién llama? ¿A su editor o a las autoridades (ya sea DEA, policía o lo que sea)?

Igual que su más reciente “escape”, esta “entrevista” contribuye a su reputación de Robin Hood. Y más que lástima, da coraje.

2. Publicidad para El Chapo.
Este tipo de publicidad para El Chapo (porque eso es lo que es, no nos engañemos) sólo contribuye a la lamentable construcción sociocultural de su personaje como un folk hero. Como bien dijo Don Winslow, cuando El Chapo escapó en julio pasado: “It’s a shame, because this ‘escape” will only add to his reputation as a Robin Hood-like folk hero — songs will be written and sung, kids will listen to them and aspire to be the next Chapo Guzman. The man is no Robin Hood — he’s a mass murderer.” Como bien dice el novelista, es una lástima. Igual que su más reciente “escape”, esta “entrevista” contribuye a su reputación de Robin Hood. Y más que lástima, da coraje. Causa coraje y repulsión que actores como Penn y del Castillo (son ídolos de muchas otras personas) se hayan prestado a ser portavoces de El Chapo y productores de su publicidad, tanto en forma de “entrevista”, como de biografíaa y de película.

3. Sirviendo los deseos de un narcotraficante y asesino.
No son periodistas, sino meros portavoces. Y lo afirmo no con aire de soberbia, como muchos han criticado a quienes negamos el carácter periodístico del “trabajo” de Penn y del Castillo. Lo afirmo porque la publicación estuvo sometida a la aprobación del capo mexicano. ¿Qué periodista que se respete (o qué periodista de verdad, más bien) hace eso? Como bien decía George Orwell: “periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas”.

El mismo conflicto ético y moral se dio hace unos dos años aproximadamente, cuando Julio Schrerer entrevistó a El Mayo Zambada (el segundo en mando, después de El Chapo, del cártel de Sinaloa) para la revista Proceso. El tema lo abordó en ese entonces el Dr. Raúl Trejo Delabre bastante bien:

“La mayor parte de los defensores de Scherer han querido resolver los cuestionamientos a ese terrible error profesional y político diciendo que se trata de manifestaciones de envidia. Esa es una de las maneras más primitivas de eludir un cuestionamiento. Tal intolerancia resulta especialmente significativa porque el periodismo es, como pocas, una actividad por definición abierta al escrutinio público.

Otra línea de defensa del allanamiento de don Julio a las exigencias del capo del cártel de Sinaloa, ha consistido en sostener que Proceso tenía obligación de darle espacio a Zambada porque se trata de un personaje público. Desde luego lo es, aunque por los peores motivos. Pero la notoriedad de un delincuente no obliga a ningún medio de comunicación a abrirle sus puertas. Con esa lógica, podrían justificarse las exigencias e incluso extorsiones, además de los atentados cuando sus requerimientos no se cumplen, que distintos grupos de narcotraficantes han perpetrado contra periodistas, redacciones y medios de comunicación en varias ciudades del norte del país.

¿Qué habrán pensado esos periodistas perseguidos y amenazados, o los familiares de los informadores que han muerto como resultado de la cobertura que hacían del narcotráfico, cuando vieron al fundador de Proceso abrazado por uno de los jefes delincuenciales más influyentes?”

El Chapo es también un personaje público por los peores de los motivos: narcotraficante, torturador, asesino.

Asimismo, El Chapo es también un personaje público por los peores de los motivos: narcotraficante, torturador, asesino… ¡Qué coraje me da! Porque lo único que hicieron fue emperifollar su personaje. El Chapo, gracias a situaciones como esta, ya no sólo es una persona, sino un personaje inmortal. Gracias por ello, Sean y Kate.

Kate, tú escribiste esto hace cuatro años:
“Sr. Chapo, no estaría padre que empezara a traficar con el bien? Con las curas para las enfermedades, con comida para los niños de la calle, con alcohol para los asilos de ansianos(sic) que no los dejan pasar sus últimos años haciendo lo que se les pegue la reverenda chingada, con traficar con políticos corruptos y no con mujeres y niños que terminan como esclavos? Con quemar todos esos “puteros” donde la mujer no vale mas(sic) que una cajetilla de cigarros, sin oferta no hay demanda, animese(sic) don, seria(sic) usted el heroe(sic) de heroes(sic), trafiquemos con amor, usted sabe como(sic).”

¿Por qué no traficas con el bien, Kate? ¿Por qué no ofreces espacios a los que necesitan ser escuchados? ¿Por qué no eres la voz de los sin voz? ¿Por qué preferiste hacer una apología del delincuente? Además, escribiste en tu carta “no a la impunidad, no a la corrupción y no más sangre”: ¿por qué contribuiste, por otro lado, a que la impunidad se mantuviera, a que la corrupción se agravara y a que la sangre se haya seguido derramando? También escribiste “sí a la vida”, ¿y todas las vidas que ha quitado El Chapo? ¿Qué con esas vidas, Kate?

En fin. Que quede constado que no es nada personal contra Kate del Castillo (o Sean Penn). La verdad es que esta situación se ha dado muchas veces con otras personas, periodistas y no periodistas, y todas esas son igual de reprobables. Con esto sólo pretendo hacer reflexionar en que estuvo mal lo que hicieron sean o no sean periodistas. ¿Dónde quedó la ética y la moral?

Como bien preguntó en el 2010 el Dr. Raúl Trejo Delabre: ¿no será que llegó la hora de nuevas reglas para los medios?

______________________________
P.D. Sobre el tema de la extradición, quisiera decir brevemente mi opinión. Es necesario extraditarlo, porque en México no hay una cárcel lo suficientemente segura para El Chapo. Estoy consciente de que el extraditarlo mandaría un mensaje muy peligroso: México es un Estado débil. Lamentablemente, estimo que ese mensaje está ahí desde que se escapó por segunda vez. Considero que lo correcto por hacer sería extraditar a El Chapo para que Estados Unidos lo mantenga en la cárcel y que además indague sobre los funcionarios públicos que han sido cómplices de este y puedan ser enjuiciados (en México, esta posibilidad es nula). Pero también debe trabajar el Estado Mexicano en fortalecer el sistema penitenciario. No podemos continuar siendo un Estado tan débil. De lo contrario, peligramos en convertirnos en un Estado fallido.

_____________________________
Fuentes de información

• El Economista. Kate del Castillo manda mensaje al Chapo. Enero, 2012. Disponible en línea: <http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2012/01/10/kate-castillo-manda-mensaje-chapo-guzman>.
• El Universal. Kate del Castillo under investigation for obstruction of justice. Enero, 2016. Disponible en línea: <http://www.eluniversal.com.mx/articulo/english/2016/01/10/kate-del-castillo-under-investigation-obstruction-justice>.
• The Observer. Mexico wants to quiz Sean Penn over Chapo meeting. Enero, 2016. Disponible en línea: <http://www.jamaicaobserver.com/news/UPDATE–Mexico-wants-to-quiz-Sean-Penn-over-Chapo-meeting>.
• Trejo Delabre, Raúl. Nuevas reglas para los medios. Abril, 2010. Disponible en linea: <https://sociedad.wordpress.com/2010/04/09/nuevas-reglas-para-los-medios-¿llego-la-hora/>.
• Winslow, Don. El Chapo’s escape: no light at the end of his tunnel. Julio, 2015. Disponible en linea: <http://edition.cnn.com/2015/07/13/opinions/winslow-el-chapo-escape/>.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”